Domingo, 30 de abril de 2006



Por Fernando Pascual Aguirre de C?rcer

En una vi?eta sugestiva aparece una cig?e?a que lleva a un ni?o. Vuela delante de un anciano que mira hacia arriba. El anciano, al ver al ni?o, exclama: ??Mientras haya vida habr? esperanza!? El ni?o, desde arriba, responde: ??Mientras haya esperanza habr? vida!?.
Entre vida y esperanza se establecen unas relaciones muy profundas. Muchas parejas de esposos j?venes se plantean preguntas como estas: ?cu?ndo tendremos un ni?o? ?cu?ntos hijos tendremos? ?Tendremos de verdad hijos? Seg?n el cuadro que se dibuje en el horizonte, la respuesta puede ser muy distinta. Adem?s, hay cosas que no dependen de los esposos, como es el doloroso drama de la esterilidad.

Tal vez alguno piense que una pareja que tenga una casa propia, con un trabajo seguro, con una estabilidad emocional y familiar y con unos salarios aceptables, estar?a m?s preparada a acoger pronto a uno o varios hijos que pudiesen nacer como fruto de su amor. Una pareja, en cambio, que apenas est? pagando su piso, que no tiene un futuro laboral claro o que recibe salarios bajos, y que encima vive con tensiones familiares, tender? a retrasar la venida del primer (o segundo o tercer) hijo. So?ar? seguramente en convertirse en una familia peque?a.

Sin embargo, la vida nos da muchas sorpresas. Hay familias bien dotadas econ?micamente que, contra lo que uno esperar?a, no tienen casi hijos. Otras familias menos favorecidas, incluso pobres, acogen uno tras otro a un peque?o ej?rcito de chiquillos que alegran los pocos rincones disponibles del peque?o hogar que les cubre de las lluvias o de los rayos del sol. Descubrir el porqu? de una y otra situaci?n resulta algo muy dif?cil.

Lo que s? est? claro es que, si en un matrimonio reina el amor y el respeto mutuo, y se vive en un clima de optimismo, de confianza, de generosidad, de armon?a, de fe profunda, es m?s f?cil abrirse a la posibilidad de un primer, segundo... quinto o s?ptimo hijo, aunque antes de la venida de cada uno se pueda hacer una lista m?s o menos larga de dificultades que acompa?ar?n al nuevo inquilino de la casa.

Desde luego, hay situaciones que exigen a los padres el pensar seriamente en retrasar el nacimiento de un nuevo hijo. Pero en otros casos, con un poco de esfuerzo y de optimismo lo que parec?a un problema se resuelve con esa dosis de esperanza que permite el inicio de un nuevo embarazo.

Hay quienes, en nuestro mundo, creen que cada hijo que nace es un nuevo problema que resolver, sobre todo en los lugares donde hay m?s pobreza y donde faltan alimentos y medicinas. Pero si valoramos a cada hombre por lo que es, y rompemos esquemas de ego?smo y de pereza, nos daremos cuenta de que cada ni?o que nace, incluso en condiciones de pobreza, nos obliga a todos a agudizar nuestro ingenio, a trabajar por darle lo que necesita, a distribuir mejor las riquezas de un mundo que vive en medio de injusticias clamorosas, y a dejarle crecer como un nuevo ciudadano que podr?, si acoge la semilla de una buena educaci?n, mejorar a esta humanidad y hacerla algo m?s justa y menos ego?sta.

Por eso, si mantenemos en alto la bandera de la esperanza, veremos que muchos esposos que se cre?an casi obligados a renunciar a nuevos hijos entre las paredes del hogar, encuentran maneras y modos para que, si Dios lo quiere, puedan asomarse nuevas cabecitas en este planeta que necesita crecer en la esperanza.

Mientras en Europa hay pa?ses donde las escuelas se vac?an y los gobiernos prev?n serios problemas econ?micos en unos 15 ? 20 a?os por la falta de ni?os y j?venes, Am?rica vive la presi?n de algunos grupos de inter?s que quieren controlar, desde arriba o con propaganda m?s o menos subliminal, y no pocas veces con enga?os y violencias, el n?mero de hijos de tantas parejas que querr?an acoger, con generosidad, una nueva vida.

Ojal? un d?a esos grupos, que muchas veces dicen querer combatir la pobreza, renuncien a eliminar el hambre con la t?ctica de impedir nuevos nacimientos. No es as? como se logra la justicia en nuestra tierra sufriente. El hambre se elimina con hombres y mujeres que puedan recibir educaci?n y ayudas econ?micas con las cuales podr?n desarrollar actividades econ?micas capaces de darles alimento, vivienda y sanidad. La pobreza no se quita con millones de d?lares destinados a esterilizar a miles de personas, a veces contra su voluntad, sino con millones de d?lares para distribuir medicinas, para ense?ar t?cnicas agr?colas, para abrir nuevos pozos de agua. No puede ser justo el mundo globalizado si permite, por ejemplo, que en Hait? o en Vietnam haya m?s facilidad de acceso a los contraceptivos que al agua potable...

Mientras haya esperanza habr? vida. Quiz? todav?a los profetas del pesimismo seguir?n luchando contra la familia, contra los hijos. En cambio, el progresismo basado en el respeto al hombre y a la mujer y en la acogida de cada vida como un tesoro de valor incalculable trabajar? por distribuir mejor las riquezas, para que los ricos no sean siempre m?s ricos ni los pobres vean cada d?a aumentar su pobreza. La esperanza nos lleva a construir un mundo mejor. Nuestros hijos ser?n los primeros beneficiarios, y, ?por qu? no?, tambi?n nosotros nos daremos cuenta de que hemos crecido un poco en el amor y la justicia.


Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 18:31  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar



Sara Smith tiene 23 a?os y quiere vivir la vida a 100 por hora. Hacerlo todo dos veces, hacer que el d?a tenga, ojal?, 48 horas. Decidi? vivir as? cuando supo que su madre se hab?a practicado un aborto estando embarazada de ella y de un hermano gemelo. Ese hermano no sobrevivi? y Sara siente que es su deber compartir con ?l el incre?ble milagro de ser una sobreviviente del aborto.

Sara: "Los dos est?bamos en un ?tero peque?o que fue raspado de arriba a abajo. Le quitaron la vida y yo todav?a segu?a ah? dentro. Perd? casi todo el l?quido amni?tico, pero segu?a viva. Varias semanas despu?s pude patear el vientre de mi madre y ella me sinti? y decidi? no practicarse un segundo aborto, decidi? darme la vida."

Betty Smith, madre de Sara: "Todo lo que yo sab?a es que hab?a sentido a esa ni?a moverse, tal vez eran sus brazos o sus costillas, pero era una vida, estaba viva, era una persona viva. Y cu?ndo el m?dico se ofreci? para abortarla, dije que no, con la misma fuerza con que la primera vez hab?a dicho que s?. Estaba viva era una vida y nada iba a detenerla."

Sara naci? prematura, con las piernas cruzadas sobre el pecho y las caderas dislocadas, vivi? en hospitales hasta los dos a?os y medio y antes de sus 14 a?os ya la hab?an operado treinta veces. Fueron los primeros cap?tulos de una historia incre?ble, vividos en el silencio inquietante que todav?a inspiran en muchos m?dicos sus recuerdos y sus miradas. Sus ojos son de alg?n modo la mirada de 18 millones de ni?os que han muerto antes de nacer desde que se legaliz? el aborto en los Estados Unidos. Su historia es la historia que para otros no pudo ser, en este pa?s donde lamentablemente est? permitido abortar desde los primeros d?as del embarazo hasta un minuto antes del parto. Un pa?s de familias peque?as, donde tener muchos hijos puede llegar a ser mal visto, donde un sexto embarazo, como el que afront? la madre de Sara, puede llevar a una decisi?n que nunca antes pas? por su mente.

La madre de Sara: "Me hab?an dicho que era muy ego?sta, que era como una coneja, que maltrataba a mis hijos, que estaba quit?ndoles oportunidades a otros ni?os, que estaba desequilibrando al mundo por tener tantos hijos. Se burlaban de m? y cuando ven?an las esposas de otros amigos a la casa, y mis hijos se despertaban de la siesta, ellas dec?an: 'Miren, aqu? vienen los conejitos saliendo de su madriguera', y eso me daba pena, y algo se desencaden? en m? esa noche. Todav?a lo recuerdo y formul? un decidido voto: 'Nunca tendr? otro ni?o'. Cuando le dije a mi esposo que quer?a practicarme un aborto, ?l no me respondi? nada; fij? la cita, ?l me llev? al hospital y se fue a la casa. Yo pas? la noche all? y me practicaron el aborto al otro d?a.

El aborto fue r?pido, el m?dico reconoci? los restos de un feto y dio por terminada su tarea, era el cuerpo del hermano de Sara, hoy lo recuerdan con una l?pida sobre una tumba vac?a. Sara Smith conoce al Papa Juan Pablo II

Sara: "Tuve la oportunidad de dise?ar esa l?pida, que dice su nombre completo 'Andrew James Smith, hermano gemelo de Sara'. Porque yo quer?a ver nuestros nombres all?. Porque pude haber sido yo, deb? haber sido yo. As? que cada vez que voy, pienso en cu?nto lo necesito, en que es parte de mi vida. Aunque nunca llegu? realmente a conocerlo, pienso en cu?nto ans?o llegar a conocerlo, decirle todo lo que quiero decirle, cosas as?."

La madre de Sara: "Si tan s?lo hubiera sabido que no era un pu?ado de c?lulas como yo cre?a, si tan s?lo lo hubiera sabido, creo que no me habr?a hecho el aborto. Pero si usted me pregunta por qu? yo cre?a eso habiendo tenido cinco ni?os, probablemente [hubiera respondido] porque eso es lo que yo quer?a creer.

"A los nueve a?os, mucho antes de saber la verdad de lo ocurrido, Sara gast? sus ahorros en comprar estas dos figuras [de un ni?o y una ni?a]. Ella lo sab?a, yo creo que en su subconsciente ella lo supo todo el tiempo."

Sara: "Cuando lo supe fue para m? un trauma terrible. Pero aunque sonara espantoso, para m? ten?a sentido, yo sent?a que algo me faltaba; pienso que como gemelos pod?an separarnos f?sicamente, pero siempre sentir? su ausencia."

Sara y su madre viven solas y viajan por todo el mundo en una constante campa?a anti aborto que se ha ido convirtiendo en una especie de exorcismo para espantar a los fantasmas que a?n permanecen entre ellas.

Sara: "A veces la gente me pregunta si odio a mi madre o si estoy molesta con ella porque me arrebat? a mi hermano. Y yo les digo que he visto el dolor por el que ella ha pasado; me ha dicho tantas veces: '?Perd?n Sara, perd?n, Dios quer?a que tuvieses a tu hermano gemelo y yo lo imped?, y trat? de quitarte a ti tambi?n del medio'. Yo no tengo derecho a cargarle m?s sentimiento de culpabilidad sobre sus espaldas."

As? que Sara decidi? quitarle tiempo al pasado y exprimir el m?ximo al presente. Con la urgencia que s?lo conocen por la experiencia los que han llegado al l?mite de la supervivencia, cada minuto libre que le deja su carrera de medicina ya tiene un objetivo.

Sara: "Acabo de recibir una notificaci?n de la Madre Teresa de Calcuta, que quiere conocerme, pasar alg?n tiempo conmigo, y posiblemente trabajar juntas. Estoy escribiendo un libro. Este verano voy a estudiar m?sica, estoy haciendo de todo. Se me abren much?simas puertas.

"La vida en s? es una aventura. D?a a d?a no sabes lo que va a suceder, puede cambiar en dos minutos o en una hora, tan solo hay que caer en la cuenta de que todos y cada uno de nosotros estuvimos en el seno de una madre, que pudimos haber sido eliminados, pero no lo fuimos, sino que nos dieron la vida como un regalo. Si tan solo las personas se dieran cuenta de lo especial que son."

Fuente:Texto del programa transmitido por el canal 13 de televisi?n cat?lica en Santiago, Chile, 1994. Usted puede ponerse en contacto con la Srta. Sarah Smith por medio del Sr. J.T. (John Timothy) Finn,
Pro-Life America


Adopci?n espiritual



Miami, 16 de mayo, 01 (ACI).- Una joven de 19 a?os del estado de la Florida celebr? un inesperado pero feliz D?a de la Madre el domingo pasado cuando naci? su hija sana, pese a hab?rsele inyectado el abortivo qu?mico methotrexate en una cl?nica de abortos.

El diario St. Petersburg Times del norte de la Florida inform? del sorprendente nacimiento de la "beb? milagro", Alexandria Nicole Saia, nacida el 5 de abril.

Cuando ten?a 18 a?os, Nicole Saia descubri? que estaba embarazada y fue inmediatamente presionada por el enamorado para someterse a un aborto. "Cuando fui a la cl?nica abortista -cuenta Nicole- habl? con la consejera. Yo estaba llorando y le dije que no quer?a hacerlo y que no estaba preparada para ello; pero ella le dijo al doctor que yo estaba bien y que deb?a seguir con el procedimiento".

Sin embargo, dos d?as despu?s de hab?rsele inyectado la methotrexate -un agente qu?mico mortal para el beb? en formaci?n- Nicole cambi? de idea, le cont? a sus padres de su decisi?n y la familia decidi? rezar y confiar al ni?o por nacer a Dios.

"Yo le dije: 'lo primero que vamos a hacer es rezar y ponerte en las manos de Jes?s, porque definitivamente esto est? fuera de las nuestras," relata Joan Saia, la hoy feliz abuela.

"Al d?a siguiente, Nicole llam? a la cl?nica de aborto para averiguar qu? hacer, pero ellos le dijeron que el embri?n ya estaba muerto y no hab?a nada que hacer", sigue relatando Joan. "Luego llam? a la farmacia para preguntar sobre los efectos del f?rmaco y le dijeron que el beb? pod?a estar todav?a vivo, pero con serias deformidades".

El Dr. Steven Roth, un especialista del Genesis Women's Center en Inverness, a quien Nicole y su familia recurrieron, decidi? intervenir en el caso, pero le pregunt? a Nicole si estaba realmente dispuesta a hacer todo lo posible por salvar al beb?.

Ante la enf?tica respuesta afirmativa, el galeno trat? a Nicole con Leukovorin, un f?rmaco que se utiliza en tratamiento de c?ncer para contrarrestar el efecto destructivo de la quimioterapia. El tratamiento no s?lo permiti? salvarle la vida de la beb?, sino, milagrosamente, prevenir cualquier malformaci?n.

El Dr. Roth, ha coincidido con Nicole y su familia que el nacimiento normal de la ni?a es un milagro de Dios. "Nunca en mi vida hab?a recetado Leukovorin. Tuve que llamar a un especialista amigo para averiguar la dosis", dijo el Dr. Roth. "Creo que Dios intervino al abrirme la mente a la idea de ensayar esa opci?n de tratamiento centrado en solamente proteger al beb?". "Definitivamente Dios estuvo all? desde el primer momento", agreg? el m?dico, quien describi? a Nicole como una mujer muy valiente por su cambio de decisi?n.

Nicole, quien pr?ximamente concluir? su bachillerato en administraci?n de empresas en la Universidad de Saint Leo, dice que no es nada f?cil ser una madre soltera. A pesar de la asistencia de sus padres y su hermana menor, y con la ayuda de su abuela, que vive en la casa contigua, descubre que "es muy dif?cil criar a un beb? a esta edad, pronto debo regresar a trabajar y sigo con el temor de que algo salga mal".

"Sin embargo -agrega Nicole- "no cambiar?a a mi hija por nada del mundo. Toda mi familia ha sido maravillosa, adem?s del apoyo que he recibido desde fuera. El "Life Choice Care Center", me ayud? emocionalmente a lo largo de mi embarazo. Mi iglesia y mi universidad tambi?n. No podr?a haber deseado una familia mejor o una mejor red de apoyo".

ACI Digital


Adopcion Espiritual




"Las nuevas pr?cticas biom?dicas nos est?n dando cosas que queremos, pero a un precio del que no somos conscientes". Leon R. Kass es uno de los bio?ticos de talla mundial que no se dejan obnubilar por la investigaci?n con c?lulas madre embrionarias o por la clonaci?n. Doctor en Biolog?a y en Medicina, profesor de la Universidad de Chicago, es tambi?n miembro del Consejo asesor del presidente de EE.UU. sobre Bio?tica. Es autor de numerosos libros cient?ficos, as? como de otros de tema antropol?gico y filos?fico.


? Ud. parece haber adoptado una actitud cr?tica hacia algunos logros recientes de la tecnolog?a biom?dica, pero ?podr?a precisar sus t?rminos?

? La medicina moderna se est? haciendo m?s poderosa en su combate contra la enfermedad, la vejez y la muerte, en un progreso por el que debemos estar muy agradecidos. Pero si observamos los avances ?o los proyectos? en tecnolog?a gen?tica y reproductiva, en neurociencia y en psicofarmacolog?a, en el desarrollo de ?rganos artificiales e implantes de chips, etc., vemos que algunas de estas nuevas pr?cticas sobrepasan los objetivos tradicionales de la medicina, a saber, curar la enfermedad y aliviar el dolor. Algunos las celebran sin objeciones: unos pocos cient?ficos y biotecn?logos, quienes los financian, los futur?logos y los "partidarios de la inmortalidad".



Hay en juego prestigio, poder y mucho dinero, pero creo que ha llegado el momento de estar alerta. Y el problema es que nuestra cultura no est? acostumbrada a permanecer alerta en estos terrenos. Primero, porque creemos en una suerte de "automatismo tecnol?gico": cuando no creemos que toda innovaci?n implica progreso, pensamos sencillamente que es inevitable. Segundo, porque creemos supersticiosamente en la libertad, sin advertir que su uso debe ser adecuado. Tercero, porque el proyecto biom?dico est? ?ntimamente relacionado con la preocupaci?n humanitaria. Y cuarto, porque nuestro pluralismo y relativismo dificultan el consenso sobre lo que es aceptable.

Lo que podemos perder

? Pero ?qu? podemos perder si nos embarcamos en ese nuevo proyecto biom?dico?

? Podemos iniciar una deshumanizaci?n del hombre, de cuyas consecuencias a?n no somos conscientes. Por ejemplo, la investigaci?n con c?lulas madre embrionarias: no es s?lo que se destruyan los embriones, es que adem?s nosotros ?quienes los empleamos? nos insensibilizamos, corrompemos y desnaturalizamos. O la clonaci?n: la Comisi?n Asesora de Bio?tica de Clinton, en su informe de 1997 "Cloning Human Beings", s?lo se puso de acuerdo en una cosa: que clonar seres humanos es, "de momento", inmoral porque no es seguro. Pero no logr? ponerse de acuerdo sobre ninguna objeci?n a la clonaci?n en s? misma. O el tr?fico de ?rganos, una pr?ctica prohibida durante dos d?cadas en Estados Unidos que vuelve ahora, con renovada fuerza.

O la diagnosis previa obtenida del conocimiento del genoma humano, que abre las puertas a un panorama de planificaci?n e ingenier?a gen?ticas. ?C?mo no afectar?a a la protecci?n social o al empleo de una persona ?o, sencillamente, a la intimidad? el que se conozca su genoma? O el uso de drogas para optimizar rendimientos: muchos se preocupan por el dopaje deportivo, la seducci?n con "?xtasis" o el apaciguamiento de los escolares en un colegio por medio de la administraci?n de Ritalin, pero pocos recapacitan sobre lo que significa empezar a cambiar el car?cter y la estructura de la actividad humana, separando la capacidad del esfuerzo.

? Tal vez ese principio de los fundadores de la naci?n norteamericana, enunciado en su Constituci?n, el derecho a "la b?squeda de la felicidad" tenga algo que ver con todo esto. Si se entiende ese derecho de forma unilateral e irrestricta, algunos arguyen que en el modelo europeo del Estado de bienestar el Estado no s?lo no debe interponerse sino que ha de proporcionar al ciudadano algunos elementos de su proyecto de b?squeda de la felicidad, como las operaciones de cambio de sexo, que pasar?an a considerarse un derecho.

? La libertad es necesaria, pero no suficiente. Junto con los valores de libertad, vida y b?squeda de la felicidad, es preciso advertir la exigencia humana de "dignidad". El problema es que la dignidad es una abstracci?n, no despierta consensos f?ciles sobre su naturaleza, es poco democr?tica (es m?s bien una idea aristocr?tica) y tal vez carezca de una fundamentaci?n suficiente en la tradici?n filos?fica occidental. Por ejemplo, en el mundo hom?rico los griegos la hicieron descansar sobre el valor, o sobre la sabidur?a en la pedagog?a socr?tica. Aspectos irrenunciables del ser humano, pero que excluyen muchas cosas necesarias para que una vida humana sea realmente tal. O Kant, que identific? esa dignidad con la racionalidad ps?quica, igualmente caracter?stica del ser humano, pero que soslaya algo esencial y concreto de nuestra vida, que debe ser reivindicado: nuestra corporalidad.

Reivindicar la corporalidad ? Pero ?qu? es lo que hay de digno e importante en nuestra corporalidad y en su transmisi?n en la procreaci?n humana? ?No parece m?s seguro y m?s limpio realizar esa transmisi?n en un laboratorio?

? La cuesti?n es que la reproducci?n humana es sexual no por consenso, cultura ni tradici?n, sino por naturaleza. En ella, un hijo es resultado de la combinaci?n de la naturaleza y el azar. Es m?s: s?lo encontramos reproducci?n asexual en formas poco desarrolladas de vida: bacterias, algas, hongos y algunos invertebrados. La sexualidad trae consigo una nueva y m?s rica relaci?n con el mundo: para el animal sexuado, el mundo no es ya una otredad homog?nea, en parte peligrosa y en parte comestible; es adem?s el lugar que contiene otros seres especialmente relacionados con ?l. Por eso, entre otras razones, el ser humano es el m?s sexual ?las hembras no atraviesan momentos puntuales de celo sino que son receptivas durante todo el ciclo reproductivo? y el m?s social, el m?s lleno de aspiraciones, el m?s abierto y el m?s inteligente.

? Si en efecto es tan peligrosa la disociaci?n entre sexo y reproducci?n, entre otros cambios que plantea esas nuevas pr?cticas biom?dicas, ?qu? cabe hacer al respecto?

? Espero que a?n podamos hacer algo pero no ser? f?cil, porque los inconvenientes ?ticos de este nuevo panorama est?n relacionados con cosas que deseamos intensamente. No se trata de "1984", la novela de George Orwell, cuya imagen es la de una bota pisoteando el rostro del ser humano para siempre. El caso aqu? es distinto: las nuevas pr?cticas biom?dicas nos est?n dando cosas que queremos, pero a un precio del que no somos conscientes. Creo que al menos se podr?a hacer dos cosas. La primera, "decir que existe ese precio" y ser claros acerca de lo que debe ser protegido y defendido; la tarea primordial, as?, ser?a intelectual: hacer p?blico que existen efectivamente estos males "suaves", que no se manifiestan como los males que podr?amos llamar "fuertes", como el asesinato o el terrorismo.

? ?Y la segunda?

? Esta ser?a de ?ndole pol?tica. ?Es posible establecer gu?as, normas, limitaciones legales para estas pr?cticas? En los Estados Unidos somos muy buenos para legislar sobre la seguridad, la efectividad o los atentados m?s obvios contra la libertad, pero no tenemos una tradici?n que se haga cargo de estos problemas. Otros pa?ses hacen esto mejor: Alemania, Canad?, Francia, Gran Breta?a... El problema es que estas nuevas pr?cticas no est?n previstas en muchos sistemas legales vigentes y suscitan cuestiones ?ticas in?ditas; as?, parece que en muchos casos se llega en realidad a darles carta de naturaleza desde la l?gica de los hechos consumados. Pero si no somos cuidadosos, creo que en diez o veinte a?os el panorama puede ser peligroso.

Hay alternativas ?ticas


? ?No ser?a posible impulsar aspectos de estas investigaciones biom?dicas que no susciten tantos reparos ?ticos?

? Claro. Deber?amos esperar a aclarar las cuestiones antropol?gicas y ?ticas primero. Ser?a estupendo que se pudieran emplear c?lulas madre adultas para producir tejidos y ?rganos v?lidos para el trasplante. Pero cient?ficamente no podemos afirmar a?n nada sobre esta posibilidad. Desde hace seis o siete a?os, sabemos producir c?lulas musculares, ?seas y de otros tejidos, pero el estado de la investigaci?n a?n no ofrece razones para un optimismo incondicional, y precisamente por eso lamento que no se impulse m?s una investigaci?n de este tipo. La gran novedad es que en este momento se est?n investigando al menos cuatro m?todos distintos para producir c?lulas madre sin destruir embriones, a base de invertir el proceso de diferenciaci?n de las c?lulas.

? Ud. ha argumentado que utilizar la "semilla" de la generaci?n futura para asegurar o mejorar la vida de la generaci?n presente es ?ticamente objetable porque nos hace indignos. Ahora bien, ?cree Ud. que se puede llevar esa objeci?n m?s all? del sujeto que realiza ese proceso? Al margen de la indignidad social, ?hay razones para creer que un embri?n es una vida humana?

? Creo que hay buenas razones para pensarlo y que al menos deber?amos estudiarlas y debatirlas antes de legislar sobre estas pr?cticas y abrir la puertas a procesos dif?cilmente reversibles. A m? me parece que el embri?n humano es un misterio: claro, yo no lo considero un equivalente de mis nietos, que tienen entre tres y ocho a?os, pero tal vez eso se deba a que mi capacidad de percepci?n es limitada. Creo que en ese estadio de la vida es ya un ser humano, como lo fuimos Ud. y yo un d?a, y si alguien hubiese interrumpido nuestro desarrollo no estar?amos manteniendo esta conversaci?n.

Uno deber?a contemplar una vida naciente ?la de un embri?n o un feto, tambi?n el producido "in vitro"? con admiraci?n y respeto. Incluso aunque no posea el mismo estatuto que un ni?o ?cosa que no creo que se pueda demostrar, pero tampoco refutar?, me parece que nunca se le deber?a tratar peor que a un ni?o: no se le deber?a poner la mano encima. Tal vez existan circunstancias en las que sea preciso ejercer violencia sobre ?l, pero entonces no se debe fingir que se le est? haciendo otra cosa que violencia.

Un embri?n necesita hospitalidad

? Aunque trata otro tema, como lo es la antropolog?a de la alimentaci?n, creo que su libro "El alma hambrienta" [ver Aceprensa 85/05] contiene dos argumentos a favor de ese respeto al embri?n humano. Uno, la ?tica de la hospitalidad que aparece en su comentario a la historia de Abraham: antes incluso de haber visto el rostro de los tres peregrinos, sale de su tienda para darles la bienvenida, los acoge en su hogar y los agasaja; creo que hacerse cargo de un hijo no dista mucho de esto.

Otro, su idea de la primac?a de la forma en un organismo: desde esa perspectiva, si bien tal vez no puede decirse que constituye un organismo, s? es cierto que un embri?n posee ya en acto toda su dotaci?n gen?tica y para desarrollarse necesita lo mismo que cualquier organismo, calor y alimento. No puede decirse que ese desarrollo sea puramente cuantitativo, como una mera acumulaci?n de c?lulas indiferenciadas que dan lugar a un quiste: hay ya una unidad org?nica, ?no le parece?

? En efecto. Adem?s, como Ud. se?ala, un embri?n necesita hospitalidad. Cuando, desde la incertidumbre, uno se abre y ofrece un lugar, es porque de alg?n modo uno es interpelado por el propio ser que le llega, que pide seamos generosos y hospitalarios con ?l. Esa es la par?bola de la vida humana, que protagoniza el embri?n: hasta la llegada de la fecundaci?n "in vitro", todo embri?n llegaba en el lugar que se le hab?a concedido, en el vientre de su madre, semanas antes de que el an?lisis m?s preciso pudiera mostrar que exist?a. Llegaba misteriosa, secretamente, en la oscuridad, como un extra?o, pero era acogido, protegido y alimentado antes de que nadie tuviese noticia de su presencia.

Es una anticipaci?n biol?gica de una verdad profunda: lo que significa acoger a un hijo en la existencia como un don que debe ser apreciado, un forastero al que dar cobijo. No se trata de "nuestro proyecto", de un producto de nuestra voluntad, y s?lo cuando colocas al embri?n humano fuera de su lugar natural, en un laboratorio, se hace posible olvidar esta verdad. Es entonces cuando se empieza a pensar en ?l en t?rminos de producci?n, cuando se le considera una "cosa" y se piensa que nos toca a nosotros decidir c?mo debemos tratarlo. Creo que esto es un grave malentendido sobre la naturaleza de un embri?n y sobre lo que le debemos.

? La menci?n a Abraham me conduce a otra cuesti?n: la controversia generada en Estados Unidos acerca de la teor?a del llamado "dise?o inteligente". Ud. es un cient?fico, un bi?logo preocupado por cuestiones antropol?gicas, y no duda en acudir a textos literarios, incluidos algunos de la Biblia, para ilustrar muchas de sus ideas. ?Cree Ud. que la idea de un autor inteligente de la creaci?n es anticient?fica? ?Es real ese conflicto entre evolucionismo y creacionismo o se trata de hip?tesis compatibles?

? Creo que si leemos el texto b?blico, en particular el inicio del G?nesis, cuidadosa, incluso literalmente, descubriremos que la historia que se cuenta ah? no es cient?fica, ni siquiera hist?rica, de modo primordial. Su contenido es una especie de "verdad permanente" sobre el cosmos y sobre nuestro lugar en ?l. Es una historia que la ciencia no puede demostrar ni desmentir. Pienso que el debate en Estados Unidos sobre el "dise?o inteligente" es, en muchos aspectos, desafortunado. Hay importantes cuestiones filos?ficas sobre los inicios m?s radicales que la teor?a del evolucionismo ni siquiera intenta tratar; y hay m?s temas en juego si los evolucionistas llegan a afirmar que el hecho de la evoluci?n hace insostenible el relato de la Biblia y, por ende, la religi?n. En este sentido los cr?ticos del evolucionismo tienen algo importante que decir. Pero de la observaci?n de esos temas filos?ficos implicados en la pregunta por los or?genes no se deduce necesariamente, me parece, la presencia de un Creador inteligente que la ciencia requiera para sostener sus hip?tesis. Esos cr?ticos hacen un cierto servicio al devolver al tema el car?cter misterioso de esos or?genes y recordarnos que existen esas cuestiones filos?ficas, a las que la ciencia no ha podido responder a?n. Pero no creo que el juda?smo y el cristianismo tengan nada que temer del desarrollo cient?fico ni del evolucionismo.


Firmante: Gabriel Insausti
26-04-2006
ACEPRENSA

Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 9:06  | Embriones
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 29 de abril de 2006



NUEVA YORK, 28 Abr. 06 (ACI).- El Senado de Louisiana, Estados Unidos, aprob? una ley que proh?be todo tipo de aborto, convirti?ndose as? en el segundo estado del pa?s, despu?s de Dakota del Sur, en aprobar una norma de este tipo.

Seg?n informa el sitio pro-vida LifeSiteNews.com, en una votaci?n de 17 votos a favor y 20 en contra, el Senado tambi?n super? una enmienda que propon?a permitir las excepciones de violaci?n o incesto, y finalmente aprob? la ley por 30 votos a 7. Si la norma es ratificada y supera el veto del Gobernador, la ley prohibir? todo tipo de abortos excepto aquel que lo autoriza cuando la vida de la madre est? en peligro.

La ley pena con diez a?os de prisi?n y multas de hasta 100 mil d?lares a los m?dicos que realicen abortos; y contiene una cl?usula espec?fica en la que no se castiga a las mujer que busque o sea sometida a esta pr?ctica. Asimismo, penaliza el uso de abortivos como la RU-486, p?ldoras hormonales o la p?ldora del d?a siguiente.

Adem?s, para que no queden dudas, la norma define el embarazo como ?tener a un ser humano no nacido dentro del cuerpo (de la madre) desde la fase embrionaria y fetal hasta la gestaci?n total y el nacimiento? y al ?ser humano no nacido? como ?el ni?o desde el primer instante en que el espermatozoide penetra al ?vulo?.

Para el senador Ben Nevers, el legislador que promueve esta ley, ?un crimen cometido por un violador no debe terminar con la muerte de un ni?o no nacido?. La norma aprobada contiene una provisi?n que establece su entrada en vigor cuando la Corte Suprema revierta la decisi?n de Roe vs Wade, que legaliz? el aborto en todo el pa?s en 1973.

Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 22:30  | defendiendo la vida
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 28 de abril de 2006


? MUERTE:

Las primeras causas de muerte en relaci?n con el aborto son hemorragia, infecci?n, embolia, anestesia, y embarazos ect?picos sin diagnosticar [ undiagnosed ]. El aborto legal constituye la quinta causa de muerte de gestantes en los EE. UU, aunque de hecho se sabe que la mayor?a de muertes relacionadas con el aborto no son registradas oficialmente como tales.(2)

? C?NCER DE MAMA:

El riesgo de c?ncer de mama casi se dobla despu?s de un aborto e incluso se incrementa a?n m?s con dos o m?s abortos.(3)

? C?NCER DE OVARIOS, H?GADO Y CERVICAL (cuello uterino):

Las mujeres con un aborto se enfrentan a un riesgo relativo de 2.3 de c?ncer cervical, en comparaci?n con las mujeres que no han abortado, y las mujeres con dos o m?s abortos encaran un riesgo relativo de 4.92. Riesgos igualmente elevados de c?ncer de ovario e h?gado se ligan con el aborto ?nico o m?ltiple. Estos porcentajes incrementados de c?ncer para el caso de mujeres que han abortado se vinculan aparentemente a la interrupci?n no natural de los cambios hormonales que acompa?an al embarazo, as? como a la lesi?n cervical no tratada. (4)

? PERFORACI?N DE ?TERO:

Entre un 2 y un 3 % de las pacientes de aborto pueden sufrir perforaci?n del ?tero; es m?s, la mayor?a de estas lesiones quedar?n sin ser diagnosticadas ni tratadas a no ser que realice una visualizaci?n mediante laparoscopia. (5) Esta clase de examen puede resultar ?til cuando se inicia un proceso judicial por negligencia en la pr?ctica del aborto. El riesgo de perforaci?n uterina se incrementa para las mujeres que ya han tenido hijos y para las que reciben anestesia general durante la realizaci?n del aborto.(6) El da?o en el ?tero puede complicarse en ulteriores embarazos y eventualmente puede acarrear problemas que requieran una histerectom?a, lo que de por s? puede conllevar diversas complicaciones adicionales y lesiones que incluyen la osteoporosis.

? DESGARROS CERVICALES (cuello del ?tero):

En al menos un uno por ciento de abortos realizados en el primer trimestre se producen importantes desgarros cervicales que requieren sutura. Las laceraciones de menor envergadura o las micro-fracturas, que normalmente no son tratadas, pueden tambi?n a la larga perjudicar la funci?n reproductiva. La lesi?n latente post-aborto puede abocar a una posterior incompetencia cervical [ subsequent cervical incompetence ], parto prematuro y complicaciones durante el parto. El riesgo de lesi?n cervical es mayor en adolescentes, para abortos realizados en el segundo trimestre, y cuando los facultativos no usan laminaria (sic) para dilatar el cuello uterino.(7)

? PLACENTA PREVIA (sic):

El aborto incrementa el riesgo de placenta previa en ulteriores embarazos (una circunstancia que pone en peligro tanto la vida de la madre como su embarazo deseado), en una escala de entre siete y quince. El desarrollo anormal de la placenta debido a lesi?n uterina aumenta el riesgo de malformaci?n fetal, muerte perinatal y efusi?n excesiva de sangre durante el parto. (8)

? RECI?N NACIDOS DISCAPACITADOS EN POSTERIORES EMBARAZOS:

El aborto se asocia con lesiones cervicales y uterinas que pueden incrementar el riesgo de parto prematuro, complicaciones en el parto y desarrollo anormal de la placenta en posteriores embarazos. Estas complicaciones reproductivas constituyen las causas principales de las minusval?as en reci?n nacidos. (9)

? EMBARAZO ECT?PICO:

El aborto est? relacionado de forma importante con un riesgo a?adido de embarazos ect?picos posteriores. Los embarazos ect?picos, a su vez, amenazan la vida y pueden llevar a un descenso en la fertilidad. (10)

? AFECCI?N INFLAMATORIA P?LVICA [ pelvic inflammatory disease (PID) ]:

Se trata de una enfermedad que puede poner en peligro la vida y conllevar un riesgo a?adido de embarazo ect?pico y reducci?n de fertilidad. De entre las pacientes que tienen una infecci?n por clamidia [ a chlamydia infection ] en el momento del aborto, un 23 % desarrollar? PID en cuatro semanas. Algunos estudios han arrojado que entre un 20 y un 27 % de pacientes que abortan sufren una infecci?n por clamidia. Aproximadamente un 5 % de pacientes que no han sido infectados por clamidia desarollan PID dentro de las 4 semanas posteriores a un aborto realizado durante el primer trimestre. Es por tanto razonable suponer que cuantos practican abortos previenen y tratan tales infecciones antes del aborto. (11)

? ENDOMETRITIS:

La endometritis representa un riesgo post-aborto para todas las mujeres, pero en especial para las adolescentes, las cuales tienen una probabilidad 2.5 veces mayor de contraer endometritis despu?s de un aborto que las mujeres con edades entre 20 y 29 a?os. (12)

? COMPLICACIONES INMEDIATAS:

Alrededor de un 10 % de mujeres que se someten a un aborto provocado sufrir?n complicaciones inmediatas, de las cuales aproximadamente un quinto (2 %) tienen la consideraci?n de riesgo mortal. Las nueve grandes complicaciones m?s comunes que pueden darse durante la pr?ctica del aborto son: infecci?n, efusi?n excesiva de sangre, embolia, desgarro o perforaci?n del ?tero, complicaciones de la anestesia, convulsiones, hemorragia, lesi?n cervical y "shock" endot?xico. Las complicaciones 'menores' m?s comunes incluyen: infeccion, efusi?n de sangre, fiebre, quemaduras de segundo grado [ second degree burns ], dolor abdominal cr?nico, v?mitos, problemas gastro-intestinales, y sensibilizaci?n del Rh [ Rh sensitization ]. (13)

? RIESGOS A?ADIDOS PARA LAS MUJERES CON M?LTIPLES ABORTOS:

En general, la mayor?a de los estudios arriba citados reflejan factores de riesgo para mujeres que se han sometido a un solo aborto. Estos mismos estudios muestran que las mujeres que tienen abortos m?ltiples encaran un riesgo mucho mayor de sufrir tales complicaciones. Este punto es especialmente digno de ser mencionado desde el punto y hora en que alrededor de un 45 % de todos los abortos se practican en mujeres que ya hab?an abortado antes.

? RIESGOS A?ADIDOS PARA LAS ADOLESCENTES:

Las adolescentes, que suponen aproximadamente un 30 por ciento de las mujeres que abortan, se exponen a un riesgo mucho m?s alto de sufrir numerosas complicaciones relacionadas con el aborto. Esto reza tanto para las complicaciones inmediatas como para los perjuicios reproductivos a largo plazo. (14)

? PEOR ESTADO DE SALUD GENERAL:

En un estudio realizado sobre 1.428 mujeres, los investigadores descubrieron que los embarazos malogrados y en particular los debidos a aborto provocado se asociaban de manera significativa a una salud general m?s deficiente. Los abortos m?ltiples correspond?an a una valoraci?n todav?a peor de la salud presente. Mientras que la interrupci?n del embarazo por causas naturales iba en detrimento de la salud, el aborto provocado result? estar m?s estrechamente relacionado con una salud deficiente. Tales hallazgos confirman investigaciones anteriores que arrojaban que durante el a?o siguiente a un aborto las mujeres visitaban a su m?dico de cabecera un 80 % m?s por toda clase de razones y un 180 % m?s por razones psico-sociales. Los autores tambi?n se encontraron con que si hay un compa?ero presente y que no presta apoyo [not supportive], el porcentaje de aborto natural se eleva a m?s del doble y el de aborto provocado es cuatro veces mayor que si ?l est? presente y apoyando. Si el compa?ero est? ausente, el porcentaje de aborto provocado es seis veces mayor. (15)

? RIESGO A?ADIDO POR FACTORES QUE HACEN PELIGRAR LA SALUD:

El aborto est? en buena medida ligado a cambios de conducta tales como promiscuidad, tabaquismo, abuso de las drogas y des?rdenes alimenticios que en conjunto contribuyen a incrementar los riesgos de padecer problemas de salud. Por ejemplo, la promiscuidad y el aborto est?n ambos relacionados con un aumento de las tasas de PID y embarazos ect?picos. Cu?l de los dos contribuye m?s es algo todav?a incierto, pero deslindarlo puede ser irrelevante si la promiscuidad es de por s? una reacci?n al trauma post-aborto o a la p?rdida de autoestima.

NOTAS

1. Una excelente fuente de informaci?n para cualquier abogado interesado en lo referente a la negligencia en la pr?ctica del aborto es Thomas Strahan's Major Articles and Books Concerning the Detrimental Effects of Abortion (Rutherford Institute, PO Box 7482, Charlottesville, VA 22906-7482, (804) 978-388.).

2. Kaunitz, "Causes of Maternal Mortality in the United States," Obstetrics and Gynecology, 65(5) May 1985.

3. H.L. Howe, et al., "Early Abortion and Breast Cancer Risk Among Women Under Age 40," International Journal of Epidemiology 18(2):300-304 (1989); L.I. Remennick, "Induced Abortion as A Cancer Risk Factor: A Review of Epidemiological Evidence," Journal of Epidemiological Community Health, (1990); M.C. Pike, "Oral Contraceptive Use and Early Abortion as Risk Factors for Breast Cancer in Young Women," British Journal of Cancer 43:72 (1981).

4. M-G, Le, et al., "Oral Contraceptive Use and Breast or Cervical Cancer: Preliminary Results of a French Case- Control Study, Hormones and Sexual Factors in Human Cancer Etiology, ed. JP Wolff, et al., Excerpta Medica: New York (1984) pp.139-147; F. Parazzini, et al., "Reproductive Factors and the Risk of Invasive and Intraepithelial Cervical Neoplasia," British Journal of Cancer, 59:805-809 (1989); H.L. Stewart, et al., "Epidemiology of Cancers of the Uterine Cervix and Corpus, Breast and Ovary in Israel and New York City," Journal of the National Cancer Institute 37(1):1-96; I. Fujimoto, et al., "Epidemiologic Study of Carcinoma in Situ of the Cervix," Journal of Reproductive Medicine 30(7):535 (July 1985); N. Weiss, "Events of Reproductive Life and the Incidence of Epithelial Ovarian Cancer," Am. J. of Epidemiology, 117(2):128-139 (1983); V. Beral, et al., "Does Pregnancy Protect Against Ovarian Cancer," The Lancet, May 20, 1978, pp. 1083-1087; C. LaVecchia, et al., "Reproductive Factors and the Risk of Hepatocellular Carcinoma in Women," International Journal of Cancer, 52:351, 1992.

5. S. Kaali, et al., "The Frequency and Management of Uterine Perforations During First-Trimester Abortions," Am. J. Obstetrics and Gynecology 161:406-408, August 1989; M. White, "A Case-Control Study of Uterine Perforations documented at Laparoscopy," Am. J. Obstetrics and Gynecology 129:623 (1977).

6. D. Grimes, et al., "Prevention of uterine perforation During Curettage Abortion," JAMA, 251:2108-2111 (1984); D. Grimes, et al.,"Local versus General Anesthesia: Which is Safer For Performing Suction Abortions?" Am. J. of Obstetrics and Gynecology, 135:1030 (1979).

7. K. Schulz, et al., "Measures to Prevent Cervical Injuries During Suction Curettage Abortion", The Lancet, May 28, 1983, pp 1182-1184; W. Cates, "The Risks Associated with Teenage Abortion," New England Journal of Medicine, 309(11):612-624; R. Castadot, "Pregnancy Termination: Techniques, Risks, and Complications and Their Management," Fertility and Sterility, 45(1):5-16 (1986).

8. Barrett, et al., "Induced Abortion: A Risk Factor for Placenta Previa", American Journal of Ob&Gyn. 141:7 (1981).

9. Hogue, Cates and Tietze, "Impact of Vacuum Aspiration Abortion on Future Childbearing: A Review", Family Planning Perspectives (May-June 1983),vol.15, no.3.

10. Daling,et.al., "Ectopic Pregnancy in Relation to Previous Induced Abortion", JAMA, 253(7):1005-1008 (Feb. 15, 1985); Levin, et.al., "Ectopic Pregnancy and Prior Induced Abortion", American Journal of Public Health (1982), vol.72,p253; C.S. Chung, "Induced Abortion and Ectopic Pregnancy in Subsequent Pregnancies," American Journal of Epidemiology 115(6):879-887 (1982)

11. T. Radberg, et al., "Chlamydia Trachomatis in Relation to Infections Following First Trimester Abortions," Acta Obstricia Gynoecological (Supp. 93), 54:478 (1980); L. Westergaard, "Significance of Cervical Chlamydia Trachomatis Infection in Post-abortal Pelvic Inflammatory Disease," Obstetrics and Gynecology, 60(3):322-325, (1982); M. Chacko, et al., "Chlamydia Trachomatosis Infection in Sexually Active Adolescents: Prevalence and Risk Factors," Pediatrics, 73(6), (1984); M. Barbacci, et al., "Post-Abortal Endometritis and Isolation of Chlamydia Trachomatis," Obstetrics and Gynecology
68(5):668-690, (1986); S. Duthrie, et al., "Morbidity After Termination of Pregnancy in First-Trimester," Genitourinary Medicine 63(3):182-187, (1987).

12. Burkman, et al., "Morbidity Risk Among Young Adolescents Undergoing Elective Abortion" Contraception, 30:99-105 (1984); "Post-Abortal Endometritis and Isolation of Chlamydia Trachomatis," Obstetrics and Gynecology 68(5):668- 690, (1986)

13. Frank, et.al., "Induced Abortion Operations and Their Early Sequelae", Journal of the Royal College of General Practitioners (April 1985),35(73):175-180; Grimes and Cates, "Abortion: Methods and Complications", Human Reproduction, 2nd ed., 796-813; M.A. Freedman, "Comparison of complication rates in first trimester abortions performed by physician assistants and physicians," Am. J. Public Health, 76(5):550- 554 (1986).

14. Wadhera, "Legal Abortion Among Teens, 1974-1978", Canadian Medical Association Journal, 122:1386-1389,(June 1980).

15. Ney, et.al., "The Effects of Pregnancy Loss on Women's Health," Soc. Sci. Med. 48(9):1193-1200, 1994; Badgley, Caron, & Powell, Report of the Committee on the Abortion Law, Supply and Services, Ottawa, 1997: 319-321



Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 16:34  | Aborto
Comentarios (0)  | Enviar



Educar a los ni?os no es tan dif?cil, pero hay que dedicar tiempo para ense?arles una serie de conductas que despu?s desarrollar?n solos.


La conducta de las personas se empieza a desarrollar desde el d?a de su nacimiento. Es cierto que se nace con una carga gen?tica, pero el ambiente que rodea al ni?o desde que llega al mundo ser? fundamental en la formaci?n de su car?cter. El desarrollo neuronal de los ni?os de 0 a 3 a?os facilita su capacidad de aprendizaje, aunque hay una serie de conocimientos que no se pueden aprender tan temprano.

Durante la presentaci?n del libro Escuela de Padres, su autora, la psic?loga ?ngeles Bartolom?, directora del centro Alba, detall? que es necesario que los padres analicen la educaci?n que le dan a su hijo observando las respuestas de ?ste ante el tipo de educaci?n elegido.

Seg?n la psic?loga, "hay tantos estilos para educar como padres", pero todos deben tener como objetivo aumentar las conductas positivas, disminuir las negativas y conseguir que los hijos sean felices. Asimismo, destac? que "no hay que educar desde el coraz?n, sino con la cabeza, pero poniendo mucho coraz?n".

En los ?ltimos a?os se ha mejorado la educaci?n infantil, aunque a veces se ha exagerado. "Las palabras deben ir acompa?adas de hechos, tanto negativos como positivos. No vale con soltar sermones; los actos tienen que ir unidos a consecuencias y ?stas deben ser inmediatas, porque en los primeros a?os de su vida el ni?o a?n no es capaz de valorar las consecuencias de su conducta", seg?n Bartolom?.

Florencio Santiago, pediatra, a?ade que "no puede haber imposiciones en el desarrollo de h?bitos en el ni?o". Sin embargo, para que una conducta se convierta en un h?bito hay que pasar por varias fases. Primero, hay que dejar claro que las acciones tendr?n una serie de consecuencias, hasta que el ni?o sea capaz de comprender los efectos reales de sus actos. Santiago tambi?n destac? que los padres deben recordar que "el ni?o aprende fundamentalmente con el ejemplo".

La educaci?n infantil exige adem?s unos l?mites. Bartolom? asegura que "decir no a un ni?o no es traum?tico y hay que empezar a dec?rselo al mismo tiempo que se le dice s?. De hecho, es una de las diez primeras palabras que un ni?o aprende, incluso por delante de la expresi?n afirmativa".

David Rodr?guez Carenas

Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 8:01  | Educaci?n
Comentarios (1)  | Enviar
Jueves, 27 de abril de 2006


Mujeres Damnificadas por la Fecundaci?n In Vitro alertan de las consecuencias psiqui?tricas que supone ?tener hijos congelados?

Redacci?n - 27/04/2006
?La fecundaci?n in vitro nos ha amargado la vida porque todav?a tenemos hijos congelados?. Mujeres y parejas afectadas por la aplicaci?n de esta t?cnica se queja de no haber recibido suficiente informaci?n

Ante la aprobaci?n de la Ley de T?cnicas de Reproducci?n Humana Asistida que permite la selecci?n gen?tica de embriones decidiendo sobre el futuro del no nacido, la asociaci?n Mujeres Damnificadas por la Fecundaci?n In Vitro rechazan la norma porque atenta contra la salud f?sica y ps?quica de la mujer.

?Lo hago por mis hijos que tengo todav?a congelados en un centro privado y que no quiero que se mueran en el congelador o se destruyan en investigaci?n. A m? me han intentado implantar ocho embriones y se han muerto todos. Todav?a tengo cuatro hijos congelados y no puedo superar la angustia de pensar que van a morir?, declara Rosa Garc?a, Portavoz de la asociaci?n.

Tras sufrir graves depresiones y trastornos f?sicos debido a la falta de informaci?n sobre la aplicaci?n de esta t?cnica, Garc?a pidi? que ?el fin de la congelaci?n de embriones hijos y la promoci?n y ayuda p?blica de la adopci?n de embriones congelados?.

Asimismo, incidi? en que ninguna madre desea que sus hijos sean destruidos con el fin de investigar.
Se quejan de que el personal de los centros de FIV no les inform? de que esos embriones sobrantes eran seres humanos, ni que sus hijos podr?an correr peligro para su salud y vida en el congelador del centro. Ni fueron informadas de que podr?an sufrir depresiones graves y ansiedad al dejar embriones congelados en los centros, y otros efectos m?dicos graves que podr?an estar asociados como el c?ncer de ovario y mama. El consentimiento informado que firmaron consideran que era totalmente incompleto.


Adopci?n espiritual

Lunes, 24 de abril de 2006



Enrique Monasterio



El aspecto

Los llaman "metrosexuales" m?s que nada porque los anglicismos de origen americano deslumhran al personal. Lo de "metro" viene de metr?poli, ya que hablamos de urbanitas, de gentes de ciudad que se emperifollan como animalitos en celo, para estar sexualmente disponibles las 24 horas. Kloster y yo sin embargo preferimos llamarlos "sexopolitas" o "sexopolitanos" por dos razones: la primera, para llevar la contraria; la segunda, porque este vocablo est? compuesto con los mismos elementos que el anterior, pero los coloca en su orden l?gico: primero el sexo, por supuesto.

La semana pasada me tropec? con uno al salir de casa. Podr?a tener sesenta o setenta a?os. No puedo ser muy preciso, ya que me dio verg?enza lanzarle m?s que una breve mirada de reojo. Por otra parte sus patas de gallo y dem?s intersticios cut?neos aparec?an sepultados bajo la cascarilla cobriza de un maquillaje reseco, que imped?a calcular su edad sin recurrir a la prueba del carbono 14. M?s llamativa a?n era su camisa, o, mejor dicho, su generoso despechugue tipo pecho-lobo, a pesar de que est?bamos a cinco o seis grados de temperatura, y, a determinadas edades, no sea prudente, por razones higi?nicas y est?ticas, descubrir demasiado pellejo. Tal vez llevaba peluca o tal vez no; pero entre tintes, implantes y pr?tesis hab?a logrado una cabellera de ali?o con reflejos acervezados. Portaba, como casi todo el mundo, un m?vil pegado a la oreja, y mientras charlaba con alguien del sexo femenino a quien llamaba repetidamente "cari?o", caminaba como una grulla dando peque?os saltitos. Por eso me fij? en sus zapatos: eran blancos y negros y se apoyaban en unas plataformas de quince cent?metros de altura, malamente disimuladas bajo el vuelo de unos pantalones ocres que llegaban casi hasta el suelo.
Son de toda la vida

Siempre han existido personajes atildados, y me temo que la cursiler?a y el amaneramiento son una plaga. Pero no es ?ste el caso: los sexopolitas no buscan la belleza con mejor o peor gusto. A ellos les interesa exclusivamente la atracci?n f?sica y una inequ?voca provocaci?n sexual en dos direcciones.

Muchos de ellos son viejos grotescos, ancianos, que bien podr?an llamarse "necrosexuales", como el que he descrito en el p?rrafo anterior. Pero el virus est? contagiando tambi?n a lo m?s j?venes.

Se quedan s?lo en eso

Lo que ocurre es que los chavales nunca hacen el rid?culo como los viejos. Una carita adolescente, con o sin granos, y una piel de albaricoque resiste cualquier indumentaria o adorno por muy hortera que sea. A los dieciocho a?os uno puede dejarse una melena molona (qui?n pudiera) o afeitarse al cero la calavera sin perder la dignidad. Incluso es capaz de despechugarse coram populo como mi amigo Luis, mientras echa un pitillito en la calle, entre clase y clase, rodeado por tres o cuatro ni?as del curso.

Lo que no entiendo, querido Luis, es qu? necesidad tienes de dejar que caiga el pantal?n a media ladera para exhibir veinte cent?metros de un calzoncillo floreado, que ni siquiera es de marca. ?Tampoco es para tanto ?me dice?. Yo pienso que s? lo es. Los sexopolitas, j?venes o viejos, coinciden en una cosa: en que lo son a jornada completa. Viven (perdonadme) en celo sexual permanente. Y ?ste es un grave problema.
Los animales

Ahora que se acerca la primavera volver? a salir al campo para ver p?jaros. Y comprobar? que los machos ya han afinado sus trinos y han mudado el color de la pluma para atraer a las hembras una vez al a?o. Los seres humanos no estamos sujetos a estas leyes: somos esp?ritu y carne, y nuestro modo de amar, con alma y con cuerpo, es infinitamente m?s rico y m?s libre. Pero la libertad puede corromperse. Y hay que estar ciego para no ver la epidemia que nos ha ca?do encima.

No hablo s?lo de castidad o del sexto mandamiento. Hablo de la esclavitud del sexo hortera, y de recuperar la libertad, de aprender a ser hombres o mujeres capaces de mirarnos a los ojos.

Seguir? con este tema no s? cu?ndo. S?lo tengo una duda: ?ser? capaz de mantener la sonrisa y el tono desenfadado de este pensar por libre?

Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 22:08  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar



Mendoza. Cae mito abortista: La ligadura de trompas no es un m?todo anticonceptivo m?s. A la hora de reglamentar la ley provincial de ?contracepci?n quir?rgica? sancionada en noviembre, el Ministerio de Salud de la provincia no quiere mencionar su reversibilidad por lo que har?a volver la norma a la Legislatura provincial para que suprima esa exigencia.

Corrientes: Esterilizan a los pobres. Ignorando la legislaci?n vigente el Tribunal Superior de Justicia de Corrientes autoriz? a dos mujeres -que por v?a de amparo llegaron a esa instancia- a ligarse las trompas.

Mendoza

Tras varios a?os de discusiones en noviembre pasado la Legislatura provincial aprob? la ?contracepci?n quir?rgica? (Vid Notivida 326, 327) a condici?n de que s?lo fuera un m?todo anticonceptivo m?s, es decir, que la intervenci?n quir?rgica tuviera car?cter reversible. Por otro lado al verse afectada la fecundidad de la pareja, se exigi? el consentimiento de ambos c?nyuges para realizar la pr?ctica.

Pero seg?n el Diario los Andes del d?a de la fecha ?las probabilidades de recanalizar o de refuncionalizar las trompas de falopio, o el conducto deferente que transporta los espermatozoides, van de un 0,1 a un 0,5 por ciento?. Lo que equivale a decir que, en el mejor de los casos, s?lo una de cada 200 intervenciones podr?a revertirse.

No es pol?ticamente correcto decir que con la ?contracepci?n quir?rgica? se castra a la gente -mucho menos a los pobres- por eso los abortistas han asegurado, en todos lo ?mbitos, que la pr?ctica es s?lo un m?todo anticonceptivo m?s. No obstante a la hora de plasmar en una ley lo que verbalmente sostienen, dan marcha atr?s previendo los juicios que el Estado tendr?a que afrontar si la remanida tesis quedara asentada. De all? que el Ministerio de Salud de la provincia de Mendoza se niegue a reglamentar la ley en los t?rminos en que fue sancionada y trabaje en un proyecto de ampliaci?n que enviar?a pr?ximamente a la Legislatura.

El Ministerio pretende adem?s que no se solicite la autorizaci?n del c?nyuge; esto ?ltimo coincide con las recomendaciones del Comit? de seguimiento de la Convenci?n Internacional sobre la eliminaci?n de todas las formas de discriminaci?n contra la mujer (CEDAW) y otros organismos de la ONU.

Corrientes


En dos sentencias emitidas el 12 de abril el Tribunal Superior de Justicia de Corrientes autoriz? a practicar ligaduras de trompas a dos mujeres de condici?n humilde que lo hab?an solicitado por v?a de amparo; los m?s altos magistrados provinciales entendieron que el procedimiento es ?contraceptivo?. En uno de los casos el tribunal se?al? errores de procedimiento en el juez que previamente neg? la autorizaci?n, pero en el otro, el de Mar?a Liliana Falc?n, se basaron en ?la autonom?a de las personas sobre su cuerpo? (Corrientes Noticias, 19/04/2006).

El Caso Falc?n
La demanda presentada por la Sra. Falc?n -con el patrocinio del defensor de pobres y ausentes Enzo Di Tella- solicitaba que se le ligaran las trompas durante el alumbramiento del hijo que estaba gestando. El recurso consigui? un dictamen favorable en primera instancia de la jueza en lo Civil y Comercial Silvia Garicoche, que sostuvo que ?est? cient?ficamente comprobado que la ligadura de trompas no es considerada de esterilizaci?n, ya que existen t?cnicas de microcirug?a que revierten los alcances de la obstrucci?n, por lo que no es definitivo? (El Litoral 10/07/2005).

La sentencia fue apelada por el Hospital Vidal, el centro de salud que deb?a efectuar la intervenci?n quir?rgica, ?porque la paciente no presentaba una raz?n de orden m?dico para optar por la ligadura de trompas?. Y la ley nacional N? 17.132 que regula el ejercicio de la medicina prev? -en relaci?n al tipo de operaci?n en cuesti?n- la prohibici?n a los profesionales de la medicina de ?practicar intervenciones que provoquen la esterilizaci?n sin que exista indicaci?n terap?utica perfectamente determinada? (art. 20, inc. 18). El Hospital calific? de aberrante que la sociedad autorizara la esterilizaci?n por el ?nico hecho de la pobreza.

Recordemos que el ex-presidente de Per? Alberto Fujimori, fue acusado de genocidio por un plan de esterilizaci?n quir?rgica, supuestamente voluntaria, que se convirti? de hecho en un programa de esterilizaci?n forzosa de la poblaci?n m?s pobre de ese pa?s.

El litigio en el m?s alto tribunal de la provincia

Una Junta M?dica llevada a cabo por el Servicio Forense del Poder Judicial de la Provincia, dictamin? que ?la Sra. Falc?n al momento de ser examinada presentaba buen estado de salud general aparente, no constatando patolog?as; (?) que no exist?an riegos ni peligros en caso de un pr?ximo embarazo; finalmente informan -coincidentemente con el nosocomio demandado- que la paciente no presentaba una raz?n de orden m?dico para optar por la ligadura de trompas como m?todo de control de natalidad?.

Pero la psic?loga del Cuerpo M?dico Forense inform? tras entrevistarla que a la sra. Falc?n le costaba asumir el embarazo debido a su ?realidad econ?mica?. Que ?si bien un nuevo embarazo no acarrear?a riesgo en su salud f?sica si podr?a tener una desfavorable repercusi?n en su n?cleo familiar dado que comprometer?a el precario equilibrio de recursos humanos y econ?micos apenas alcanzado?.

Los jueces Carlos Rub?n, Guillermo Semhan y Juan Carlos Codello que finalmente autorizaron la ligadura de trompas se basaron en la definici?n de la Organizaci?n Mundial de la Salud que describe a la salud como un estado de completo bienestar bio-psico-social. Y en la Convenci?n Internacional sobre la eliminaci?n de todas las formas de discriminaci?n contra la mujer (CEDAW) que dice en su art. 12 que "Los estados adoptar?n las medidas para eliminar la discriminaci?n en el acceso a los servicios de atenci?n m?dica, inclusive en los que se refieren a la planificaci?n familiar?. Concluyendo que existe ?se?or?o del hombre sobre su propio cuerpo? y derecho a la ?autodeterminaci?n y el respeto a las conductas auto referentes.

Un ?nico voto en disidencia, el del ministro Fernando Niz

El juez Niz critic? la interpretaci?n amplia de salud, y agreg? que no se encontraba ?en peligro la salud de la madre y/o del beb?, por el contrario ?sentenci? el juez- de los informes rendidos por los m?dicos de Tribunales se desprende el estado ?ptimo de la embarazada y su embarazo?.

Adujo que ?el t?rmino terap?utico refiere al modo de tratar las enfermedades, escapando por lo tanto la fertilidad a esa conceptuaci?n?. Raz?n por la cual no se puede aconsejar la ligadura de trompas como ?indicaci?n terap?utica?.

Destaquemos finalmente que el art. 91 del C?digo Penal Argentino considera punibles las lesiones que produzcan ?la capacidad de engendrar o concebir? y que esto s?lo puede ser modificado por el Congreso de la Naci?n seg?n la Constituci?n Nacional. Por lo que cualquier ley provincial que autorice la contracepci?n quir?rgica es inconstitucional. De todos modos a?n a esto se anticip? el Tribunal Superior de Justicia de Corrientes ya que la norma que ilegalmente podr?a autorizar esa pr?ctica en la provincia se encuentra todav?a en estudio en la Legislatura correntina. FIN


NOTIVIDA, A?o VI, n? 349, 24 de abril 2006
Editor Pbro. Dr. Juan C. Sanahuja
Coeditor: Lic. M?nica del R?o
P?gina web http://www.notivida.org.ar



Adopci?n espiritual



-Se os acusa de practicar la autotortura f?sica...

-No me digas...

Uno ya no se asombra de nada. Ni siquiera de que te acusen de extravagancias ni de que te lancen a la cara palabras-tab?, como "tortura".

-que se nos acusa... ?de qu??

-Ya sabes. La llaman "mortificaci?n corporal".

-Ya, ?y en qu? consiste el delito?

-Bueno.... est? claro. Uno no puede obligar a nadie a torturarse. Eso es de sectas.

-Ya. O sea que adem?s obligamos. S?, realmente es grave...

Sirva este inicio de di?logo, surrealista pero real, para introducir unas melanc?licas consideraciones, ahora que termina la Cuaresma y entramos en la Semana de Pasi?n.

Lo reconozco: torturar est? feo: seguro que es anticonstitucional. Y si encima es "auto", mucho peor. Pero lo que resulta definitivamente irritante es que quienes se sacrifican, aleguen motivos religiosos para tan tenebrosas pr?cticas.

Con lo f?cil que ser?a sufrir lo mismo o incluso m?s, pero sin dar la nota. Bastar?a con que los "autotorturados" se aplicaran alguno de los suplicios f?sicos y ps?quicos admitidos, recomendados y aplaudidos por la moral dominante. Y es que hay torturas hedonistas, est?ticas, pol?ticas, deportivas y econ?micas la mar de correctas y urbanas, como las que paso a enumerar a continuaci?n sin ?nimo de ser exhaustivo.

1. Mortificaciones por razones de imagen: a) la depilaci?n a la cera; b) la liposucci?n;, c) las perforaciones umbilicales, auriculares, labiales, nasales y linguales, o sea, el piercing. d) La automutilaci?n de las partes adiposas del organismo y otras pr?cticas quir?rgicas salvajes: forjarse unos morritos-guardabarro a la silicona como los que lucen varias famosas requiere un esp?ritu de sacrificio cercano al hero?smo. e) Los tatuajes. f) La dietas de la alcachofa y de la sopa de apio. g) El footing ma?anero con ch?ndal de penitente. h) Los tacones de aguja. i) El ombligo y los ri?ones congelados. j) Y, por supuesto, el cors?, ya en desuso, que fue el cilicio de nuestras abuelas.

2. Mortificaciones pol?ticas. a) La laringitis electoral, que nuestros amados l?deres padecen despu?s de cada campa?a. b) Los insufribles viajes en autob?s por el suelo patrio. El tormento se acent?a por el hecho de que muchos l?deres no han tomado jam?s un autob?s. e) La llamada "sonrisa f?sil" o rictus met?lico: supongo que algunos se operan para aguantar la tirantez muscular del rostro sin desfallecimientos.

3. Mortificaciones hedonistas: a) El zurriagazo masoca y otras pr?cticas sexuales dolorosas. Antes se llamaban "perversiones" porque lo son; pero si a uno le gustan, se ofertan a buen precio en los peri?dicos m?s progres. b) Los atascos vacacionales de ida; e) los de vuelta. d) El tueste al sol con crema bronceadora a la zanahoria. e) El men? creativo de la cu?ada. f) Las hormigas fritas. g) La nouvelle cousine. h) La cuenta.

4. Renuncio a enumerar por falta de espacio las mortificaciones ol?mpicas o deportivas, que est?n en la mente de todos. Y no digamos nada de las torturas econ?micas. Por un pu?ado de d?lares, Clint Eastwood se hinch? a matar forajidos en el Oeste para cobrar la recompensa. Por un pu?ado de euros, nos sacrificamos hasta dejar chiquito al bueno de San Sim?n el Estilita, supuesto inventor del cilicio.

-Entonces, ?por qu? se escandalizan tanto de las mortificaciones corporales?

-Elemental, mi querido Kloster. No se escandalizan del dolor sino de los motivos. Por ganar una pasta estar?an dispuestos a dejarse apalear hasta perder el sentido, pero por amor de Dios les parece excesivo mover un dedo.

Cuentan que en cierta ocasi?n, alguien dijo a la Madre Teresa de Calcuta: "lo que ustedes hacen, yo no lo har?a ni por un mill?n de d?lares". La monja sonri? antes de responder:

-Nosotras tampoco, hijo m?o.

Enrique Monasterio, MC, 1.IV.06

Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 18:55  | Glup!
Comentarios (0)  | Enviar


La comprensi?n cabal de los contenidos de la ley natural, seg?n un planteamiento estrat?gico cl?sico, exige asumir la implicaci?n rec?proca entre ?tica y ontolog?a. El caso del bien de la vida humana es singularmente indicativo de esta reciprocidad, pues en ?l el bien moral revela presencia de un ser que es querido por si mismo.

En efecto: ?el hecho de que el hombre sea querido por si mismo exige que su vida sea protegida de manera absoluta, a fin de que pueda cumplirla en plenitud?.

Esta exigencia opera incluso aunque la vida humana no haya manifestado a?n su racionalidad o nunca la llegue a manifestar. Por ello, se afirma que la vida humana no es un bien f?sico o pre-moral sino un bien moral.

Con todo, en el pensamiento de Santo Tom?s la especial dignidad de la vida humana encuentra su expresi?n ?ltima en la ense?anza b?blica del hombre como imagen de Dios. El hombre es imagen de Dios por su inteligencia, libertad y dominio sobre sus actos. Sin embargo, la libertad del hombre no es absoluta: puede ponerse fines pero ?esta capacidad suya descansa a su vez en el hecho de que su raz?n est? ilustrada por unos primeros principios que no se ha dado a si mismo, y en el hecho de que su voluntad est? orientada, tambi?n por naturaleza, al bien en general?.

Emiliano Qu?lez Roche

Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 8:01  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 22 de abril de 2006



Ha fallecido Cristina Kaufmann. Aqu? una entrevista de octubre de 2003


Caterine Galaz. Entrevista publicada por cortes?a del Servicio de Observaci?n sobre Internet http://www.observatoriodigital.net

?Qu? ocurre cuando se pone Internet al servicio de la espiritualidad? El uso de la red en una comunidad de clausura revela su potencial para acercar a las comunidades distantes, difundir el mensaje y fomentar la oraci?n y la inspiraci?n religiosa.




Desde la apertura de las carreteras del ciberespacio, habr?a parecido que se mejorar?a la comunicaci?n entre las personas, sobre todo con las facilidades para la conexi?n. Sin embargo, a pesar de tantos medios, la comunicaci?n personal e ?ntima se ha vuelto dif?cil. De all? que algunos consideren que una comunicaci?n profunda debe nacer a partir del silencio y la soledad, sobre todo en estos momentos donde existen tantas relaciones pasajeras y transitorias. Una de las mujeres que considera que el silencio es preparatorio para la palabra, es la religiosa, Cristina Kaufmann, ex priora del monasterio de la Inmaculada Concepci?n de las carmelitas Descalzas de Matar? en Catalu?a (Espa?a).

Cristina Kaufmann nace en 1935 en Baden, Suiza, e ingresa como carmelita el a?o 1964. En 1985, dej? una huella penetrante en los medios de comunicaci?n, al ser una de las primeras carmelitas entrevistadas por la Televisi?n Espa?ola. En el ?ltimo tiempo, ha escrito algunas reflexiones sobre la necesidad del silencio y la oraci?n
(Ver http://www.mercaba.org/FICHAS/ORACI%C3%93N/668-3.htm, http://www.fespinal.com/espinal/castellano/eides/eies34.htm, http://www.fespinal.com/espinal/castellano/eides/eies34.htm)

Si bien Internet es algo que en la cotidianidad de la vida laica es muy com?n, poco se sabe c?mo esta Red ha llegado a aquellas personas que se retiran en busca de soledad y silencio, o que optan por una vida m?s contemplativa. ?De qu? manera se ve este fen?meno y el desarrollo de estas nuevas tecnolog?as desde el interior de una comunidad como la suya?

Internet espec?ficamente ha entrado bastante r?pido en las congregaciones, con una velocidad incre?ble. Y en toda clase de comunidades -yo hablo desde mi experiencia de carmelita- pero s? que incluso monasterios muy tradicionales, de aire de clausura tradicional, de rejas y todo eso, han sido de las primeras que han tenido correo electr?nico y p?ginas Web. Nosotras desde un primer momento, no nos hemos puesto en contra o en una posici?n de rechazo, sino que miramos este fen?meno con apertura y mucho inter?s. Incluso unos amigos vinieron y nos ense?aron c?mo usar algunas de las herramientas que este servicio brinda.

?Qu? herramientas son las m?s usadas? ?Cu?les son las ventajas que tiene la Red para una congregaci?n como la carmelita?

Como comunidad carmelita tenemos una p?gina Web y correo electr?nico, tanto de la comunidad como particular de las hermanas que lo desean. Es de libre acceso. Se usa igual que el tel?fono, que tambi?n es de libre acceso y queda a criterio de cada hermana, con lo que, la que tiene inter?s accede, la que tiene m?s relaciones hacia afuera.

De fondo, creo que hay un tema importante, que es la formaci?n en torno a estas nuevas tecnolog?as. Nosotras nos hemos preguntado en profundidad, ?para qu? queremos Internet?, ?para qu? desarrollar una p?gina Web? En esto, tambi?n fuimos guiadas por el centro de la orden carmelita y algunas carmelitas descalzas que se han formado m?s que nosotras en esta l?nea.

Por supuesto lo que m?s usamos de Internet actualmente es el correo electr?nico. Yo personalmente lo uso como correo, es m?s seguro, m?s r?pido que el correo postal, sobre todo si vives un poco apartada. Ahora, siempre lo uso para dar noticias, recados o cosas as?, pero una carta que me sale de dentro, que es m?s ?ntima, la sigo enviando por correo postal, con la certeza de que no tengo prisa y que no importa que llegue m?s temprano o m?s tarde.

?C?mo considera la posibilidad de generar herramientas de tipo espiritual a trav?s de este medio?

Por lo que s? en algunas congregaciones, s? de algunas en Arag?n y Valencia, las hermanas de all? se cuidan de poner alguna conferencia que sea de inter?s para la gente. Nosotras recibimos por Internet casi exclusivamente peticiones de oraci?n: pidan por esto, me ha pasado esto, me est? pasando lo otro... y nosotras les contestamos. Incluso hay mujeres que piden informaci?n sobre nuestra orden a trav?s de este medio. Una direcci?n espiritual permanente, todav?a no se da, no me he encontrado con esa situaci?n.

Dentro de la Iglesia, se ha evidenciado una preocupaci?n importante en torno a la Red y sobre todo bajo la idea de promover los valores cristianos, se han tratado de desarrollar nuevas herramientas de evangelizaci?n... ya se han visto, por ejemplo, misas por Internet, p?ginas de oraci?n, capillas virtuales. ?Cu?l es su opini?n frente a este tipo de usos?

La invitaci?n a la oraci?n me parece muy bien; sin embargo, no creo que cada comunidad o congregaci?n que se dedica a la oraci?n tenga que hacer sus propios programas para ello, porque existen ya muchas y muy buenas opciones. Por ejemplo, los jesuitas en Barcelona tienen una p?gina sobre la oraci?n en que invitan, dan algunos m?todos y cada d?a o cada semana la renuevan, para ense?ar a orar, a entrar en oraci?n, a incorporar el silencio. Pero colocarse frente al ordenador y asistir a misa... no s?, tengo mis reservas.

?Y de qu? forma Internet les ha servido a ustedes como comunidad de clausura?

Hay m?s noticias y tambi?n hay m?s ocasi?n de manifestar lo que nosotras vivimos concretamente en la vida contemplativa. Pero por otro lado veo que hay casi una inundaci?n de noticias, no s?lo de afuera sino de la misma Iglesia, de los creyentes en general. Pero cada d?a no llegas a todas las noticias que se dan, es imposible. Por ello creo importante saber escoger, educarte para aprender a escoger y no creerte que cada comunidad, cada persona tiene que ser a la vez, receptora y emisora. Te tienes que convertir en emisora seg?n una real necesidad o una real inspiraci?n, no decir: como ahora tenemos la posibilidad, vamos a hacer eso. No, sino que decir: yo quiero hacer esto, c?mo lo hago, con esta posibilidad que hay ahora con Internet. Que sea en primer lugar la inspiraci?n antes que los medios. A veces se llenan los medios con inspiraciones que no se sostienen. Hay que saber escoger, y cuando uno escoge siempre est? renunciando, y eso hay que tenerlo claro.

?C?mo evitan ustedes la sobresaturaci?n de informaci?n, que es una de las cr?ticas que se hacen de Internet?

Tenemos una hermana dedicada a esto, cada ma?ana mira lo que entra y seg?n su criterio, lo deja a la Priora y despu?s se comenta. Hay cosas que imprime, otras que no, se comenta en los momentos de convivencia que tenemos como comunidad. Se comentan las noticias que llegan, tanto religiosas como no religiosas.

Y yo, como ahora vivo apartada en una ermita, me he servido de Internet para ver la prensa nacional e internacional. En ocasiones tambi?n, la hermana encargada utiliza Internet para buscar m?s informaci?n sobre alguna noticia que haya le?do en la prensa de papel.

?Y la Red les ha ayudado a mantener contacto con otras comunidades religiosas de otras zonas, de otros pa?ses?

S?, much?simo. Ahora tenemos contacto con comunidades de Estados Unidos, Argentina... tenemos un listado de comunidades del mundo, y muchas tienen correo electr?nico y p?gina Web. Con estas comunidades tenemos un intercambio muy bueno y vivo. No nos hemos visto nunca, ni nos hemos o?do nunca, pero a trav?s de Internet tenemos un di?logo fluido. Nos mandan ellas informaci?n o nos piden informaci?n sobre Santa Teresa, por ser originaria de Espa?a. Y tambi?n tenemos mucho contacto con Am?rica Latina.

El contacto sobre todo se establece para comunicarnos los acontecimientos de las comunidades, de las federaciones, aunque en alg?n momento, por ejemplo con una hermana de Argentina, s? que hemos ido intercambiando ideas sobre temas concretos, de m?s profundidad.

? http://www.observatoriodigital.net


Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 15:58  | Dulce Roma
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 21 de abril de 2006


"El aborto no es una cuesti?n religiosa, sino moral y jur?dica. No enfrenta a los cat?licos y a quienes no lo son, sino a posiciones divergentes en cuanto a la naturaleza y los l?mites de la protecci?n de la vida humana". Dejando al margen por esta vez la valoraci?n moral del aborto, S?nchez C?mara analiza las implicaciones jur?dicas.

"El problema jur?dico reside en determinar si se trata de un asunto de conciencia que debe ser decidido por cada cual sin intervenci?n de los poderes p?blicos (en sana doctrina liberal) o si (tambi?n en sana doctrina liberal) se trata de un asunto que afecta al orden p?blico y a los fundamentos de la convivencia. De lo que en ning?n caso se trata es de un conflicto entre el laicismo y el integrismo religioso".

Por tanto, esto se ha de decidir apelando no a la fe, sino a los principios ordenadores de las leyes. Resulta entonces, sostiene S?nchez C?mara, que "la consideraci?n del aborto como un derecho (de la mujer) o la legalizaci?n de la producci?n de embriones destinados a la destrucci?n, aunque sea con fines sanitarios, contradicen el estatuto de derecho a la vida y la protecci?n jur?dica del embri?n reconocida por el Tribunal Constitucional. Entra?an una violaci?n del derecho a la vida y una subversi?n radical de nuestro sistema jur?dico".

Se podr?a contestar que, como se dice con respecto a la prostituci?n o la pornograf?a, el aborto es una "cuesti?n moral, reservada al ?mbito de la conciencia, en el que los poderes p?blicos no deber?an intervenir". Pero no es ese el caso: "Se trata de la protecci?n de la vida humana, que es uno de los fines fundamentales del Derecho. Tampoco cabe invocar la libertad en casos como la ablaci?n de cl?toris o las pr?cticas eugen?sicas. Lo que hay que determinar es si el aborto entra?a la eliminaci?n de una vida humana. Y, sobre eso, por m?s disquisiciones que se quieran hacer, no caben dudas".

Por eso, la pol?mica sobre el aborto remite a los derechos fundamentales. "Se encuentran en conflicto quiz? dos concepciones antag?nicas acerca del valor de la vida y de su dignidad. Para unos es un valor fundamental que debe ser protegido sin excepciones (en algunos casos, no en todos, porque se trata de un don de Dios). Para otros, parece tratarse de algo as? como de una mera propiedad inmanente a ciertos seres, sin un valor especial, y sobre el que deben prevalecer la libertad y el bienestar de los adultos o la salud de otras personas".

Frente a esta discrepancia, "no se trata de imponer a todos las convicciones de algunos. Se trata de cu?l es la convicci?n mayoritaria y, sobre todo, y por encima de las eventuales mayor?as, cu?l es la soluci?n m?s justa. Por otra parte, existen los tres supuestos ya reconocidos, y la aplicaci?n de las eximentes, como el estado de necesidad, y de las atenuantes, para eliminar o paliar los eventuales efectos nocivos o duros de la aplicaci?n de las penas en muchos casos. Pero esto no puede eximir al Estado de su obligaci?n de proteger el derecho a la vida".


Ignacio S?nchez C?mara,
catedr?tico de Derecho en la Universidad de La Coru?a,
ABC 2 junio 2004.

Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 21:34  | Aborto
Comentarios (0)  | Enviar


Magaly Llaguno
Directora Ejecutiva de VHI


Han transcurrido m?s de 30 a?os desde que el aborto provocado fue legalizado en EEUU, el 22 de enero de 1973. Han muerto m?s de 47 millones de seres humanos inocentes que no llegaron a nacer1, incluyendo mujeres que han sido abortadas2. Para lograr este macabro triunfo, los abortistas dijeron que la mujer debe tener el mal llamado ?derecho a decidir?. ?Pero es cierto que ahora lo tiene? En los a?os en que el aborto ha sido legal, he visto muchos casos de mujeres a quienes sus novios o esposos, su madre o su padre --o en algunos casos alguien en su trabajo-- las ha presionado para que aborten. En este art?culo me voy a referir a tres de esos casos, que he conocido recientemente.



El primer caso es el de Ana L?a, inmigrante del Uruguay. Lamentablemente, el aborto se permite libremente en su pa?s, aunque no es totalmente legal. Ella fue obligada a abortar por su madre cuando ten?a 17 a?os, y aunque ya han pasado 30 a?os, jam?s ha podido olvidar a ese hijo que perdi?. Todav?a lleva en su coraz?n esa herida y para tratar de reparar de alg?n modo aquel error, ha contado su historia p?blicamente. Su testimonio en v?deo, ?El arrepentimiento de una madre?, est? en la misma p?gina de entrada del portal de VHI: http://www.vidahumana.org.



El segundo caso es el de Vivian, llegada de Cuba hace pocos a?os, pa?s donde, lamentablemte tambi?n, el aborto es legal. Como el aborto se practica con tanta frecuencia en ese pa?s, es por ello que quiz?s Vivian no se detuvo a pensar bien en lo que iba a hacer, ni ten?a idea sobre lo que realmente es el aborto. Adem?s, no ten?a ninguna formaci?n religiosa y nadie le dijo que el aborto es un grave pecado. Su esposo la indujo a abortar en EEUU, quiz?s porque tampoco ten?a idea sobre lo que es el aborto ni conoc?a sus posibles consecuencias. Vivian vio en el portal de VHI fotos de los restos de beb?s abortados3 y se dio cuenta del grave error que hab?a cometido. Desde entonces, ha estado orando semanalmente ante un centro de abortos y hablando con las mujeres y sus compa?eros que all? acuden, para tratar de salvar a otros beb?s.



El tercer caso es el de Luz Marina, a quien su esposo y el personal del centro de abortos la presionaron para que abortara. Ella me cont? que no fue all? con la intenci?n de abortar, sino para complacer a su esposo y a ?ltima hora convencerlo para que le permitiera a su hijo nacer. Me ha confesado que si hubiera encontrado apoyo en alguien, no hubiera abortado. Como consecuencia del da?o f?sico que le caus? ese aborto, perdi? despu?s a otros dos hijos debido a abortos espont?neos. Luz Marina tambi?n sufri? graves da?os psicol?gicos. Al pr?ximo d?a de haber abortado, ya estaba en manos de un psic?logo porque ten?a intensos deseos de suicidarse.



No hay m?s que leer algunos de los testimonios postaborto que han sido publicados en el portal de VHI4, para darse cuenta del da?o psicol?gico y espiritual que el aborto le causa a la mujer y tambi?n al hombre. De hecho, las mujeres tambi?n sufren da?os f?sicos y hasta mueren, debido a abortos legales y ?seguros?. En la secci?n sobre el aborto del portal de VHI5, tambi?n en el portal del Elliott Institute6 y en muchas otras fuentes, se ofrecen abundant?simas pruebas de esta afirmaci?n. El aborto tambi?n afecta al hombre, a los otros hijos de la mujer que aborta y a la sociedad en general. En el portal de VHI, hay informaci?n al respecto y tambi?n testimonios personales7.



?A qui?n beneficia la legalizaci?n del aborto? Muchos dir?an que a los que lo practican, porque ganan mucho dinero. Sin embargo, a pesar de que es cierto que esas personas se enriquecen, ese dinero est? manchado con la sangre de incontables seres humanos inocentes. Adem?s de ello, a menudo los abortistas mismos sufren graves consecuencias psicol?gicas. VHI tiene a la venta tres v?deos titulados ?Encuentro con los abortistas?, ?La verdad sobre el aborto? y ?La mano de Dios ? (este ?ltimo del Dr. Bernard Nathanson, ex abortista luego convertido en provida y en cat?lico), todos los cuales contienen testimonios de ex-proveedores de abortos, que han sufrido las consecuencias de sus actos y finalmente se han arrepentido8. Esos conmovedores testimonios y muchos m?s que existen9, demuestran que el precio que se paga por matar por dinero a los inocentes, es demasiado alto.



Gracias a Dios, hay programas para ayudar a las personas que sufren el s?ndrome postaborto, a reconciliarse con Dios y a curarse interiormente de la terribles heridas que el aborto causa. En el portal de VHI, hay toda una secci?n dedicada a este tema4. En esa secci?n, hay un enlace en el cual se encuentra una lista de instituciones que ofrecen ayuda postaborto a las personas afectadas, tanto dentro como fuera de EEUU10. Aprovecho esta oportunidad, para destacar el Instituto para la Rehabilitaci?n de la Mujer que ha Abortado (IRMA)11. IRMA fue fundado en M?xico con la ayuda de VHI. De manera que nadie debe perder la esperanza, ?el amor y la misericordia de Dios son infinitamente m?s grandes que el pecado!



Notas:

1. ?Tragic: U.S.passed 47 million mark for abortions in 2005?, BP News, enero 20, 2006, http://www.bpnews.net/bpnews.asp?ID=22488.

2. Ver el ?Muro de Blackmun?, el cual contiene los nombres de 347 mujeres que murieron debido a un aborto legal y supuestamente ?seguro?: http://www.lifedynamics.com/Pro-life_Group/Pro-choice_Women/. La inmensa mayor?a de las muertes maternas debido al aborto legal, no se informan.

3. http://www.vidahumana.org/vidafam/aborto/advertencia.html.

4. Haga ?click? en el bot?n que dice ?Postaborto?. Para mayor conveniencia del lector, el enlace directo es: http://www.vidahumana.org/vidafam/aborto/sindrome_index.html.

5. http://www.vidahumana.org/vidafam/aborto/conseq-fisicas.html.

6. http://www.afterabortion.org.

7. http://www.vidahumana.org/vidafam/aborto/otras-conseq_index.html.

8. Haga ?click? en el bot?n azul que dice ?Cat?logo? en el portal de VHI, http://www.vidahumana.org, y luego en ?Aborto?, para encontrarlos y adquirirlos.

9. http://www.vidahumana.org/vidafam/aborto/muertes_index.html.

10. ?Instituciones y grupos de apoyo?, http://www.vidahumana.org/vidafam/aborto/apoyo_index.html.

11. http://www.vidahumana.org/vidafam/aborto/irma.html.

Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 20:41  | V?ctimas del aborto
Comentarios (0)  | Enviar


Las cadenas p?blicas de Dinamarca, Noruega y Suecia organizar?n su propio festival en noviembre, donde ?los concursantes actuar?n como los ni?os que son?

CARMEN VILLAR MIR. CORRESPONSAL

ESTOCOLMO. Fue ayer una noticia mayor que las tres naciones escandinavas, Dinamarca, Noruega y Suecia, tras intentar imponer sin resultado unos principios que consideran ?ticos sobre la forma de vestir y de maquillar a los concursantes del Festival de Eurovisi?n Junior en el que participan peque?os de casi todos los pa?ses de Europa, han decidido no participar en esa fiesta de la canci?n infantil como protesta contra el reglamento que es ?un insulto contra la protecci?n de menores y una explotaci?n de la Infancia?.

Opinan que es una aberraci?n que ?ste, siguiendo el modelo norteamericano, permita que las ni?as aparezcan en escena como reci?n salidas de una discoteca, con un estilo muy ?fashion? y aspecto de peque?as mujeres o vampiresas sofisticadas, un vestuario ?absurdo y fuera de contexto, lo que es un insulto contra los valores de la infancia?.

Seg?n recordaron los responsables de esas televisiones por medio de su portavoz Lars Grarup, director de la televisi?n del Estado dan?s, aunque ese festival fue ideado para los ni?os, en las anteriores ediciones ha sido bochornoso comprobar c?mo algunas ?mu?ecas? de diez u once a?os aparec?an en escena con aspecto de mayores por su forma de vestir, de ir peinadas o pintadas. Seg?n esta versi?n, algunos concursantes hac?an adem?s movimientos soeces y sensuales que no vienen a cuento. ?La televisi?n es un poderoso medio que debe dar buen ejemplo y no repartir basura que induce a ciertos sentimientos inadecuados?, explica Lars Grarup.

Un concurso alternativo

Esa decisi?n, que ha sido muy aplaudida por estas sociedades n?rdicas, fue tomada conjuntamente por los responsables de las televisiones p?blicas de los tres pa?ses n?rdicos y es una de las consecuencias l?gicas de la campa?a iniciada por los padres de familia la primavera pasada contra las cadenas y tiendas de moda que comercializan modelitos de ropa muy avanzados para las nenas de entre siete y quince a?os.

Las tres cadenas p?blicas de Dinamarca, Noruega y Suecia organizar?n su propio concurso en Estocolmo en el mes de noviembre. Un certamen en el que ?los concursantes actuar?n como los ni?os que son, con sus premisas y a su altura, antes durante y despu?s de la competici?n?.

Adem?s, seg?n Grarup, se llevar? un control muy ajustado sobre una de las reglas del Festival que ha sido olvidada por algunos pa?ses: se trata de que los peque?os sean los aut?nticos autores de la canci?n que interpretan, lo que no siempre ocurre ya que ?pap? o ?mi t?o Paco? compuso esa canci?n.



Adopci?n espiritual




Seg?n la encuesta ?El Aborto en Espa?a Hoy. An?lisis sociol?gico? para la comunidad de Madrid, realizada por el Instituto de Pol?tica familiar, el incremento de ayudas sociales (82% de los entrevistados) as? como la ayuda directa econ?mica (81,3%) a la embarazada, contribuir?a a disminuir el n?mero de abortos. La mayor?a de los entrevistados (78%) opinan que las campa?as de prevenci?n de embarazos no previstos realizadas hasta la fecha por el Ministerio de Sanidad no han resultado eficaces.


HAZTEOIR.ORG .- El Instituto de Pol?tica Familiar (IPF) ha presentado este jueves los resultados para la Comunidad de Madrid de la encuesta ?El Aborto en Espa?a Hoy. An?lisis sociol?gico?.

La encuesta ?que consta de 1.600 entrevistas personales- ha sido dise?ada por un equipo multidisciplinar de expertos en distintas ?reas y coordinada por la Dra. Ondina Velez, y se ha desarrollado en las cuatro comunidades espa?olas donde m?s abortos se producen (Comunidades de Madrid, Catalu?a, Andaluc?a y la comunidad Valenciana), ya que s?lo en estas cuatro comunidades aut?nomas se producen el 66% de los abortos en Espa?a.

"En el 2004 -se?ala Eduardo Hertfelder, presidente del Instituto de Pol?tica Familiar- se produjeron en Espa?a 84.985 abortos. Esto significa que se produce un aborto cada 6,2 minutos y que uno de cada seis embarazos termina en aborto. En definitiva, asistimos a una verdadera explosi?n del fen?meno en nuestro pa?s."

En este contexto, el Instituto de Pol?tica Familiar (IPF) ha considerado importante conocer la opini?n de los ciudadanos sobre la realidad de las defunciones por aborto en Espa?a, "al entender que la conexi?n con la realidad social ser? una potente aliada de las medidas p?blicas que se hacen indispensables para reducir y corregir la tragedia del aborto en Espa?a", se?ala Hertfelder.

Las principales conclusiones de la encuesta han sido:

1. Desconocimiento de la magnitud del aborto, aunque se reconoce como una de las principales causas de mortalidad en Espa?a.

No hay una percepci?n clara de la magnitud de los datos del aborto (solo un 16% de los encuestados considera que es de 85.000 abortos o mas). Tampoco hay una clara percepci?n la dimensi?n exacta del principal motivo de aborto. La salud materna, concepto que engloba los riesgos f?sicos y ps?quicos, es, s?lo seg?n un 58% de los entrevistados, el supuesto legal por el que m?s abortos se producen en Espa?a.

No obstante, hay cierta conciencia de que es una de las principales causas de mortalidad en Espa?a. As?, el n?mero de abortos se considera claramente superior al n?mero de muertes por suicidio, sida, tabaquismo o enfermedades cardiovasculares que se producen en nuestro pa?s... y semejante a las muertes por c?ncer.

2. La falta de recursos econ?micos es, con diferencia, el motivo m?s importante para decidir abortar.

La soledad de la madre y la no planificaci?n del embarazo le siguen como principales causas del aborto. Por el contrario, los motivos despenalizados son considerados por un escaso n?mero

3. La inmensa mayor?a (97%) cree que el aborto trae consecuencias negativas para alguno de los afectados.

Y es casi la mitad (42%) quienes creen que afecta a todos (padre, madre y no nacido). S?lo un 3% considera que no afecta a nadie.

4. Las administraciones deben desarrollar una pol?tica orientada a reducir el n?mero de abortos (94%).

Ayuda basada en el incremento de ayudas sociales (82% de los entrevistados), as? como la ayuda directa econ?mica a la embarazada (81,3%), que contribuir?an a disminuir el n?mero de abortos.

5. Ante el fracasi de las actuales campa?as de prevenci?n, hay necesidad de nuevas soluciones.

Las campa?as de prevenci?n de embarazos no previstos realizadas hasta la fecha por el Ministerio de Sanidad no han resultado eficaces (78%). Por el contrario, hay unanimidad (m?s del 90%) en que la pol?tica preventiva, en sus aspectos informativos, debe inclu?r, sobre todo, las alternativas que existen al aborto y las consecuencias del mismo para la mujer.

6. Las mujeres que deciden abortar no lo hacen con un conocimiento adecuado.

Ni de las consecuencias f?sicas y ps?quicas que la interrupci?n del embarazo puede ocasionar ni de las alternativas disponibles en caso de no abortar.

Soluciones nuevas, no continuismo

El IPF se?ala que "seguir insistiendo en ocultar la realidad o en pol?ticas agotadas no es, por tanto, la soluci?n eficaz. Es necesaria una reorientaci?n dr?stica de una pol?tica obsoleta y err?nea que ha demostrado obstinadamente su fracaso."

El Instituto apunta, adem?s, que "es necesario aportar soluciones nuevas. Es necesario el desarrollo de una pol?tica preventiva que gire alrededor de cuatro ejes:

a) "la sensibilizaci?n y concienciaci?n sobre la importancia y el valor personal y social de la natalidad, el embarazo y la maternidad

b) "el aumento de los recursos p?blicos tanto de organismos como de dotaciones presupuestarias

c) "la implantaci?n de medidas de apoyo destinadas a la mujer embarazada y

d) "una pol?tica de informaci?n a la mujer embarazada."

A la vista de los resultados del precedente an?lisis sociol?gico de la realidad del aborto en la Comunidad de Madrid, el Instituto de Pol?tica Familiar (IPF) propone el siguiente conjunto de medidas.


a) CONCIENCIACI?N Y SENSIBILIZACI?N

1. Realizaci?n de campa?as de sensibilizaci?n y concienciaci?n sobre la importancia y el valor personal y social de la natalidad, el embarazo y la maternidad. Campa?a espec?fica de sensibilizaci?n del n?mero de abortos en la Comunidad.

2. Incorporaci?n de las defunciones por aborto en las estad?sticas de defunciones de la Comunidad de Madrid.

3. Compromiso de transparencia por parte de las Administraciones P?blicas, que deben proporcionar los datos de defunciones por aborto dentro del primer trimestre de cada a?o.

4. Separaci?n y distinci?n entre abortos realizados por riesgo para la salud f?sica de la madre y los producidos por riesgo para su salud ps?quica (representa el 96,7% de los abortos totales)

b) RECURSOS DE LOS PODERES P?BLICOS

5. Creaci?n de la ?Mesa de Expertos?, en las que agentes sociales, especialistas, instituciones familiares y Administraci?n analicen y propongan soluciones y alternativas para resolver la problem?tica de aborto.

6. Creaci?n de una Comisi?n Interconsejer?as, dependiente de la Consejer?a de Sanidad, que con el asesoramiento y coordinaci?n de la ?Mesa de Expertos? aborde la problem?tica de las defunciones por aborto e implemente medidas encaminadas a su reducci?n as? como a combatir sus efectos negativos.

7. Elaboraci?n de un Plan Regional sobre Natalidad, de car?cter trienal, con dotaci?n presupuestaria suficiente

c) MEDIDAS DE APOYO

8. Potenciaci?n e incremento presupuestario del ?Programa Red de Madres?, que actualmente est? desarrollando la Comunidad, de manera que ayude a todas las madres, solteras o casadas, a tener a sus hijos.

9. Ayuda directa universal al embarazo de 1.026 euros (correspondiente a una paga de 114 euros durante 9 meses) que se paga en el momento del parto

10. Programa especifico de ayuda a la adolescente embarazada e inmigrante para afrontar los singulares problemas que un embarazo puede plantear a estos dos grupos sociales especialmente indefensos.

d) POL?TICA DE INFORMACI?N

11. Creaci?n, Potenciaci?n y/o promoci?n de los Centros de Ayuda a la Mujer embarazada para que pueda acudir para conocer y buscar alternativas al aborto menos traum?ticas que este.

12. La regulaci?n del consentimiento informado especifico en materia de aborto que incluya la informaci?n a la embarazada sobre las secuelas que un aborto puede dejar para la salud f?sica y psicol?gica de la mujer

13. Reorientaci?n, en aquellos que lo requieran, de los Centros de Planificaci?n Familiar hacia enfoques y pr?cticas m?s respetuosos con el valor de la vida humana.

14. Impulso de una educaci?n afectivo-sexual, en las etapas escolares m?s adecuadas y bajo el control de los padres, que promueva el desarrollo responsable e integral de la sexualidad.

Para m?s informaci?n:

El Aborto en Espa?a Hoy. An?lisis sociol?gico

Instituto de Pol?tica Familiar - Espa?a
Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 8:07  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 19 de abril de 2006



ALFONSO BASELGA/M?DICO

En un art?culo anterior expuse los argumentos por los que el embri?n humano merece el respeto que cualquier otro hombre merece. El embri?n humano, producto de la fecundaci?n de un ?vulo humano por un espermatozoide humano, es ya un individuo de la especie Homo Sapiens. Si no es vida humana en ese momento, ya no lo ser? nunca. Un embri?n no es un adulto. Ni un ni?o es un anciano. Pero todos ellos por ser individuos homo sapiens, son personas. Lo que es potencial en el embri?n no es el ser persona, sino el comportarse como persona adulta y sana. El proceso de desarrollo es continuo, no hay un momento a partir del cual se pueda decir que antes no era humano y ahora s?. No es que el embri?n se desarrolle hasta convertirse en hombre, sino que se desarrolla como hombre. Un embri?n y un ni?o de 4 a?os no se valen por s? mismos. Necesitan cuidados y alimento. Y tiempo. Son lo que son y tienen la dignidad de lo que son: hombres.

Se habla a veces de preembri?n. Esa expresi?n es una ficci?n ling??stica carente de todo fundamento cient?fico. El preoperatorio es aquello que ocurre antes de la operaci?n. La Am?rica precolombina o prehisp?nica es la anterior a descubrimientos de Crist?bal Col?n o de los espa?oles. No se puede hablar de preembri?n para referirse al embri?n de pocos d?as de vida, porque preembri?n quiere decir ?antes del embri?n?. Y antes del embri?n no hay embri?n, hay un ?vulo y muchos espermatozoides. Despu?s de la fecundaci?n, aparece un nuevo ser individual humano (no es una vaca, ni un cerdo) dotado de todo su c?digo gen?tico, de todas sus posibilidades, de toda su dignidad Y aparece directamente, sin fases intermedias. Podr?amos hablar de ?embrioncito?, pero no de preembri?n.

El proyecto de nueva ley espa?ola de reproducci?n asistida se presenta a la opini?n p?blica como soluci?n para salvar mediante un trasplante a un hijo que sufre una enfermedad incurable. La idea es tener un hijo por fecundaci?n artificial, seleccionado gen?ticamente, con el fin de que sea donante compatible para su hermano mayor.

Parece una buena soluci?n pero ser?a menos enga?oso plantearlo en t?rminos m?s crudos, m?s realistas, sin cortinas de humo: para intentar curar al hermano enfermo, creamos artificialmente unos cuantos hermanos suyos -seleccionamos al compatible- los que sobran los destruimos o los usamos para hacer experimentos, intentamos sacar adelante el embarazo del que parece que vale, y ya tenemos al ?beb?-medicamento? que busc?bamos. Esa selecci?n de los compatibles, exige tomar dos c?lulas de los embrioncitos de tres d?as, que s?lo tiene ocho, con lo que con frecuencia quedan da?ados. Mientras hacen el an?lisis gen?tico a sus dos c?lulas, ?l estar? en el laboratorio sin recibir de su madre lo que necesita para arrancar su vida con fuerza; por ello, podr? sufrir raras y graves enfermedades. As? que buscando ayudar a un hermano se est? colocando en peligro al nuevo. Es probable que este m?todo traiga a los padres sufrimientos a?n mayores que los que desean evitar.

Las probabilidades de ?xito de est?s t?cnicas son limitadas. En cuanto a conseguir un beb? id?neo, es preciso desechar de media 40 hermanos: de 199 embriones de 13 parejas se seleccionaron 45 y s?lo nacieron 5 ni?os. Cfr. Jama (vol. 291, p?g. 2079). Una vez conseguido este paso previo, las posibilidades de ?xito para curar una enfermedad gen?tica son del 75% al 90%; para curar una leucemia, del 30% al 50%.

Los problemas ?ticos que se plantean son evidentes: la destrucci?n de embriones que lleva consigo, y la instrumentalizaci?n del beb? como ?medicamento? del hermano, en vez de ser deseado por s? mismo. Para salvar a un hijo matas a varios de sus hermanos que tambi?n son hijos tuyos. Y juegas con la vida de los que no mueren.

Entonces, ?dejamos morir al ni?o enfermo? Desde luego, no podemos salvarlo a costa de la vida y la dignidad de 40 hermanos suyos (y aunque s?lo fuera uno). En ning?n caso es leg?timo utilizar a un ser humano para salvar la vida de otro.

Pero hay alternativas sin inconvenientes ?ticos, como el uso de c?lulas madre procedentes de adultos: existen m?s de cien proyectos de investigaci?n que han sido satisfactorios y han permitido el desarrollo de tratamientos eficaces. Tambi?n las c?lulas madre de cord?n umbilical son v?lidas para tratar distintas clases de c?ncer como linfomas o leucemias. Cada vez se les descubren m?s aplicaciones en medicina regenerativa y son de las m?s f?ciles de obtener. Ya en 2004 se hicieron en Jap?n m?s trasplantes con ellas que con las de m?dula ?sea. La 'Technology Review' (marzo 2005) comunicaba que los bancos de sangre de cord?n umbilical en Estados Unidos estaban alcanzando ya los 150.000 cordones, lo que se estima suficiente para satisfacer la compatibilidad del 80-90% de una poblaci?n de 300 millones.

En cuanto a las c?lulas madre procedentes de experimentaci?n con embriones: ?Desde hace ocho a?os se investiga con ellas y, por ahora, no ha habido ning?n avance ni de tipo terap?utico ni cient?fico. Los pocos que se han publicado son preliminares y han causado efectos adversos en los enfermos, algunos de los cuales han fallecido por el desarrollo de tumores causados por la capacidad proliferadora de las c?lulas madres embrionarias?. (Doctora Vila-Coro: miembro del Comit? de Bio?tica del Consejo de Europa desde 1999 y presidenta del Grupo de ?tica y vocal de la Comisi?n Espa?ola de la Unesco).

No soy yo qui?n para aportar soluciones. S?lo quiero llamar la atenci?n sobre la falta de respeto que supone la nueva ley hacia al ser humano m?s indefenso. Para ello termino copiando algunas de las ?faltas muy graves? que la anterior ley contemplaba y que ahora han sido eliminadas (mantengo el impropio t?rmino ?preembri?n? que aparece en el original):

1. Comerciar con preembriones o con sus c?lulas, as? como su importaci?n o exportaci?n.

2. Utilizar industrialmente preembriones, o sus c?lulas, si no es con fines estrictamente diagn?sticos, terap?uticos o cient?ficos.

3. Utilizar preembriones con fines cosm?ticos o semejantes.

4. La selecci?n del sexo o la manipulaci?n gen?tica con fines no terap?uticos o terap?uticos no autorizados.

5. La fusi?n de preembriones entre s? o cualquier otro procedimiento dirigido a producir quimeras.

6. El intercambio gen?tico humano, o recombinado con otras especies, para la producci?n de h?bridos.

7. La transferencia de gametos o preembriones humanos en el ?tero de otra especie animal, o la operaci?n inversa.

8. La ectog?nesis o creaci?n de un ser humano individualizado en el laboratorio.

Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 11:57
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 18 de abril de 2006



Obliga a una compa??a de seguros a indemnizar por los da?os causados al feto en un accidente de tr?fico


Ashiya. El Tribunal Supremo japon?s dictamin? el pasado 28 de marzo que las p?lizas voluntarias de seguros familiares de veh?culos cubren tambi?n a los fetos en caso de accidente de tr?fico. Confirm? as? la sentencia de un tribunal inferior que obligaba a la compa??a de seguros a indemnizar al ni?o no nacido por los da?os causados en un accidente de tr?fico ocurrido en 1999.


El fallo del Tribunal concluy? que el feto es un miembro de la familia y sujeto, por lo tanto, de derecho a indemnizaci?n. En consecuencia el Supremo confirm? la orden a la aseguradora Mitsui Sumitomo de pagar alrededor de 140 millones de yenes a los padres del ni?o, que naci? poco despu?s del accidente.

Esta decisi?n del Tribunal Supremo afectar? probablemente a otras p?lizas que cubren a la familia de los asegurados.

El accidente ocurri? en la ciudad de Kosugi, en la prefectura de Toyama, en 1999. El coche en el que viajaba una mujer embarazada y que conduc?a su marido fue golpeado en una intersecci?n por otro coche, cuyo conductor estaba cubierto s?lo por el seguro obligatorio contra terceros.

El ni?o sufre de varias discapacidades debido a falta de ox?geno en el cerebro y otras complicaciones. La familia reclam? las prestaciones del seguro a las que ten?a derecho, pero la compa??a se neg? en principio a pagar, aduciendo que los fetos no estaban incluidos en la p?liza del seguro familiar. Sin embargo el juez presidente del tribunal, Tokiyasu Fujita, declar? que "los fetos tienen derecho a reclamar indemnizaci?n por actos ilegales".

Al terminar el juicio, Mitsui Sumitomo dijo que llevar?a a cabo inmediatamente los tr?mites para el pago del seguro y que preparar?a una nueva versi?n de la p?liza en la que se exponga claramente que los fetos est?n tambi?n incluidos en el seguro.

Antonio M?lich
19-04-2006

Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 15:07
Comentarios (0)  | Enviar



Hay un t?pico muy difundido en el debate democr?tico: ?Nadie debe imponer sus convicciones a los dem?s! Con frecuencia, se dice: ?Si a usted le parece mal, no lo haga, pero permita que los dem?s lo hagan si les parece bien?. Expresi?n que se concreta en frases como: ??Yo te impido a ti hacer matrimonios estables? Pues hazlos. Y si yo quiero hacer matrimonios por tres meses ?por qu? me lo vas a impedir??. Con el bombardeo de este sofisma uno se pregunta: ??Qui?n soy yo para decir a los dem?s c?mo deben organizar sus vidas??.

Y hay otro t?pico: afirmar que quien discrepa de esas conductas permisivas puede vivir seg?n su opini?n -pues no est? obligado a llevarla a cabo-; de igual manera, a quien aprueba esas conductas se le permite vivir tambi?n seg?n su opini?n. Se afirma, por ejemplo: ?Si t? no quieres la eutanasia, pues no la hagas, pero comprende que somos d?biles y permite, al que quiere aplic?rsela, que la haga?.

Muchos ciudadanos no se identifican, de igual manera, con su realidad social por cuestiones de gran relevancia ?tica, como el rechazo y la aceptaci?n del divorcio express, del aborto, de las relaciones homosexuales o de la eutanasia, dando lugar a una latente y soterrada sociedad fragmentada. Quienes aprueban esas pr?cticas ven satisfechas sus expectativas. Quienes discrepan son considerados, muchas veces de modo hostil, como intolerantes; y, por coherencia, no les queda m?s posibilidad que no practicar las ideas de sus contrarios.

Legalizada una conducta, que uno considera inmoral, se impondr? por ley y presi?n social. De tal forma, que no podr? excluir de su entorno -el profesor de su hijo, un colaborador en el trabajo, etc.- a quienes practican esa conducta. Y, adem?s, debe permanecer mudo ante la proclamaci?n abierta de tal comportamiento. Lo contrario se califica como una intolerable discriminaci?n. A quien discrepa de una conducta legalizada se le exige permitir a los dem?s practicar lo que ?l juzga inmoral. Y tambi?n se le exige, quiz?s no por ley, pero s? de hecho por la presi?n de grupos organizados, recluir sus opiniones en el ?mbito silencioso e insignificante de lo estrictamente privado.

La legalizaci?n de lo que unos aceptan y otros rechazan por razones ?ticas, no es equivalente en su realizaci?n. Aceptar la legalizaci?n de lo reprobable, en raz?n del sofisma ?si a usted le parece mal, no lo haga...?, es aceptar una sociedad como si aquello fuera bueno y respetable en s?. Y las ideas (unas ideas que no sintonizan con la nueva ley) de quienes discrepan se consideran, con muy poco respeto, rid?culamente tolerables. Casi como si lo legalizado fuera bueno, pero no tan bueno como para ser obligatorio.

Legalizar una determinada conducta no supone sin m?s que sea justa, pues la equidad de una acci?n es anterior a su legalizaci?n. Despenalizar el aborto o matar una cig?e?a, legalizar el divorcio express o prohibir fumar en un lugar p?blico, tienen una relevancia ?tica de muy distinto rango. Sin embargo, legalizar una conducta s? facilita la repetici?n de dicho comportamiento: se invita a practicar lo legalizado al juzgarlo socialmente positivo.

Es insuficiente solventar los problemas de gran impacto ?tico-social s?lo por el imperio de 'democracias' aritm?ticas. Cuando la fuente del Derecho es la mayor?a, en ocasiones, puede no haber diferencia entre derecho y abuso. La pena de muerte; la guerra sucia antiterrorista; la poligamia, que es real, aunque se encubra inscribiendo s?lo a una de las mujeres en el registro civil; la pregunta sobre si la ablaci?n es delito, etc. son cuestiones que exigen, previamente, una postura ?tica (la ?tica como la ciencia o el arte no se establece en sus fundamentos por medio de consensos democr?ticos) y no admiten soluciones neutras al margen de su equidad. Todas las cuestiones, en las que se juega tanto la persona o la sociedad, requieren instituir, jur?dicamente, unos valores acordes con la dignidad humana.

Carlos Moreda de Lecea


Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 9:07  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 16 de abril de 2006




Los centros de aborto esconden sus cifras de abortos por temor a Hacienda. Al menos eso es lo que afirma a ALBA la Jefa de Salud y del Ni?o del Ministerio de Sanidad, Sagrario Mateu. Adem?s, la secretaria del PP de Asuntos Sociales, Ana Pastor, reconoce que en los hospitales p?blicos muchos abortos son camuflados bajo el nombre de ?legrados terap?uticos?. La ministra Salgado lo niega todo.


SEMANARIOALBA.COM .- El director del centro de abortos Euskalduna, Roberto Lertxundi, afirmaba recientemente que las cifras de abortos presentadas anualmente por el Ministerio de Sanidad no representan la realidad del aborto en Espa?a. ?S?lo una parte de los abortos queda registrada en las estad?sticas de los organismos p?blicos?, se?ala tambi?n la Sociedad Vasca de Fertilidad. Un dato corroborado a ALBA por el Jefe de Servicio de Ginecolog?a del Hospital Santiago Ap?stol de Vitoria, I?aki Lete, que apunta que la cifra real de abortos podr?a triplicar a la ofrecida en las estad?sticas oficiales.

?La raz?n? El temor al Fisco. ?Lo que se comunica a Sanidad se entiende comunicado a Hacienda?, explica Lete. Una explicaci?n confirmada por el Dr. Ezequiel P?rez Campos, presidente de la Sociedad Espa?ola de Contracepci?n. La tesis es coherente con lo manifestado por las mujeres que han acudido a un centro de abortos. ?Lo primero que te piden es que pagues en dinero met?lico y nunca te dan factura?, se?ala Esperanza Puente, presidenta de la Asociaci?n de V?ctimas del Aborto. Y es que el negocio del aborto produce un important?simo volumen de dinero negro. ?Lo que hacen es crear cl?nicas ?blancas? de est?tica u ortodoncia para lavar ese dinero negro?, explica una fuente financiera a este cronista.

Confirmaci?n ministerial

Desde el Ministerio de Sanidad, confirman que efectivamente las estad?sticas oficiales no reflejan la realidad estad?stica sobre el aborto en Espa?a. ?En el ministerio calculamos la cifra real en el doble de la oficial?, se?ala a este cronista la Jefa de Salud de la Mujer y del Ni?o del Ministerio de Sanidad, Sagrario Mateu. Un esc?ndalo que deber?a de obligar al ministerio a intervenir. ?Las competencias est?n transferidas a las comunidades aut?nomas y no nos resulta tan f?cil exigir las estad?sticas?, se?ala Mateu. ?Nadie exige rellenar los papeles y es muy factible que muchos opten por no informa por motivos fiscales?, reconoce P?rez Campos.

No obstante, la secretaria de Pol?ticas Sociales del PP y ex ministra de Sanidad, Ana Pastor, afirma desconocer que los centros de aborto escondan la realidad del n?mero de madres por razones fiscales. La misma tesis que la sostenida a ALBA por la actual ministra de Sanidad, Elena Salgado.

Derecho a saber la verdad

Desde la sociedad civil se exige conocer las cifras reales del aborto en Espa?a. Seg?n las estad?sticas oficiales uno de cada cinco embarazos no llega a t?rmino debido al aborto provocado. La incidencia es muy desigual entre nacionales y extranjeras. Seg?n los datos oficiales, las espa?olas abortan en un 10% de los embarazos mientras que las inmigrantes lo hacen en un 40% de los casos.

Sin embargo, la incidencia es muy superior teniendo en cuenta la infrarrepresentaci?n de las estad?sticas oficiales. Se trata sin duda del fraude m?s grave del Ministerio de Sanidad en toda su historia. ?Queremos conocer la verdad; tenemos derecho a conocer la verdad?, se?ala la presidenta de la Asociaci?n de V?ctimas del Aborto, Esperanza Puente. Distintos movimientos provida y familiares han mostrado su indignaci?n ante estas informaciones y exigen al Ministerio de Sanidad que trabaje en ofrecer unas estad?sticas fiables sobre la realidad del aborto en Espa?a. ?Resulta indignante saber que desde hace a?os el Ministerio de Sanidad se conoc?a ese dato y no se haga nada para evitar el fraude y ocultamiento de datos? se?alan desde el Centro de Estudios Jur?dicos Tom?s Moro.

La Sociedad Vasca de Fertilidad denuncia que s?lo una parte de los abortos queda registrada en las estad?sticas de los organismos p?blicos.

?Lo primero que te piden al entrar es que pagues en dinero met?lico y nunca te dan factura?, explica la presidenta de la Asociaci?n de V?ctimas del Aborto

Legrados terap?uticos en lugar de abortos

La pr?ctica de esconder la realidad del aborto no es exclusiva de los centros de aborto privados. Tambi?n los hospitales p?blicos realizan estas pr?cticas tal y como se?ala a ALBA la secretaria de Pol?ticas Sociales del PP y ex ministra de Sanidad, Ana Pastor. ?Muchos abortos realizados en hospitales p?blicos son disfrazados de legrados terap?uticos. Esto se hace desde siempre?, se?ala Pastor.

(Un legrado es una t?cnica quir?rgica ginecol?gica que puede emplearse para extirpar un tumor en el ?tero o eliminar restos de un aborto natural, pero tambi?n es uno de los m?todos empleados para abortos provocados. Es totalmente condenable desde el punto de vista m?dico y ?tico esconder la eliminaci?n de una vida humana bajo el nombre de su t?cnica, y menos a?n, si para m?s enga?o y confusi?n se le a?ade el adjetivo ?terap?utico?.)

La raz?n en este caso de ocultamiento de cifras no es fiscal, sino de imagen y de verg?enza. ?Debe de quedar mal eso de aborto?, se?ala Pastor. ?Y el eufemismo de interrupci?n voluntaria del embarazo o IVE?, le preguntamos. ?Tampoco, tampoco gusta. Ya sabemos lo que es?, contesta la secretaria de Pol?ticas Sociales del PP. Curiosamente, la Jefa de Salud de la Mujer y del Ni?o del Ministerio de Sanidad, Sagrario Mateu, afirma desconocer que tales pr?cticas se est?n produciendo. ?Por motivos fiscales s?, pero en la sanidad p?blica, no existen motivos para esconder los datos reales?, se?ala.
No obstante, fuentes de la Consejer?a de Sanidad de la Comunidad de Madrid, han confirmado a ALBA la facilidad para realizar el ?camuflaje? de las cifras en hospitales p?blicos. ?El personal abortista de los hospitales p?blicos no quiere dar explicaciones a los m?dicos objetores de conciencia y esconden los abortos bajo el nombre gen?rico de ?legrados terap?uticos? para evitar problemas?, se?alan estas. Seg?n nos explican, en los hospitales no existe el adecuado control m?dico o administrativo para detectar ese fraude.

(La minor?a de m?dicos que ha traicionado sus principios realizando abortos no quiere que se sepa lo que hacen y por ello etiquetan en la causa de ingreso y en el informe de alta esta denominaci?n falsa)



Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 17:41  | Aborto
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 13 de abril de 2006


Esteban Santiago


A veces pienso que alguien enga?a y sabe que enga?a. Y a veces nos dejamos enga?ar. En las noticias que recoge la prensa sobre la ley de reproducci?n asistida, o de la biomedicina, nos encontramos con silencios y medias palabras. Leemos lo que nos dicen de las c?lulas madre. Escuchamos cantos, promesas, aplausos. Y en letra peque?a, casi como a escondidas, nos enteramos de que los cantos van dirigidos a unas c?lulas madre a las que apellidan ?embrionarias?. ?Sabemos qu? son las c?lulas madre embrionarias? Me parec?a que para opinar, aplaudir o criticar nos podr?an venir bien unas pocas ideas.

Si digo que la inmensa mayor?a de las c?lulas que forman nuestro organismo poseen un cargamento informativo duplicado tal vez sorprenda a algunos. Me explico. En el n?cleo de una c?lula del cerebro, del coraz?n o de la piel podemos hacer visibles los ?paquetitos de informaci?n? donde se guarda nuestro DNA. Son los cromosomas. Hasta 22 pares, y otro par m?s que en la mujer es el XX. En el hombre el XY. Tanto en el hombre como en la mujer, las c?lulas sexuales, espermatozoide y ?vulo, se quedan con ?informaci?n sencilla?, un cromosoma de cada uno de esos 22 pares, y tambi?n uno de cada pareja de cromosomas sexuales. En el ?vulo de la mujer siempre un cromosoma X y en el espermatozoide que aporta el hombre, seg?n el azar, un X o un Y. Cuando estas dos c?lulas se fusionan dentro de una membrana com?n pueden verse durante unas horas los n?cleos de una y otra, los pron?cleos. El proceso de fecundaci?n culmina con la formaci?n de una c?lula nueva, hasta entonces inexistente, con ?informaci?n duplicada?. Y uno de los pares de cromosomas ser? XX, y en otros casos XY. Ah? arranca el embri?n.

A m? me gusta llamar a esa c?lula embri?n unicelular. Una c?lula extraordinaria. Indeterminada y abierta. Una investigadora polaca afincada ahora en Inglaterra, Magdalena Zernicka-Goetz, nos ha dado una pista que a algunos ha sorprendido. La primera divisi?n celular da dos c?lulas desiguales. De una se formar?n las cubiertas del embri?n, y de la otra el embri?n propiamente dicho. Un camino de divisiones cada vez m?s preciso consigue que se formen hasta las 210 variantes celulares presentes en nuestro organismo. Una maravilla. Cada c?lula en su sitio preciso. El desarrollo embrionario es una obra de arte. El embri?n dista, y mucho, de lo que algunos, con juego de palabras, llaman ?ac?mulo impreciso de c?lulas?.

A los cuatro o cinco d?as del arranque, algunos desalmados rompen el embri?n. En ese momento tiene forma de un peque?o bal?n y en su interior un grupo de c?lulas que llaman masa interna. La acci?n agresiva del investigador rompe las relaciones precisas de estas c?lulas, algo que manten?a su unidad dirigida. Y esas son las c?lulas madre embrionarias. La vida de un hombre o de una mujer se queda en el camino.

Algunos pretenden aprovechar la potencia de estas c?lulas para arreglar ?desarreglos? en un organismo adulto. El resultado, hasta el momento, desolador. Se forman tumores que llaman teratomas, en los que encontramos c?lulas de la piel, pulmones, o coraz?n. Cuando en 1998 James Thompson, de la Universidad de Wisconsin, anunci? que hab?a conseguido aislar y multiplicar estas c?lulas, muchos vieron en ellas promesas para regenerar tejidos da?ados, y tambi?n un fruct?fero negocio. Para muy poco van a servir las c?lulas madre embrionarias.

Afortunadamente hay otras c?lulas madre, las que est?n en los tejidos de un adulto, que persisten all? desde que era un embri?n. Estas s? que mantienen viva la esperanza, y nos ofrecen ya realidades de curaci?n en la medicina regenerativa. Y adem?s, sin destruir vidas embrionarias para usar sus c?lulas como ?material?.

La pregunta es clara: ?por qu? ese empecinamiento en un camino destructor, enga?oso, car?simo e in?til, sin ninguna raz?n cient?fica que avale sus promesas?


Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 17:42  | Embriones
Comentarios (0)  | Enviar


Cancelado el aborto de un beb? de once semanas en Madrid, tras una ?Cadena de Oraci?n?

Para ella estaba ya muerto

La joven madre de dieciocho a?os que ten?a previsto abortar esta semana en una cl?nica de Madrid, donde ya hab?a concertado fecha y hora para la intervenci?n m?dica, ha decidido finalmente seguir adelante con su embarazo y esperar el nacimiento de su hijo, de once semanas. As? inform? a la agencia Veritas la voluntaria de la Fundaci?n Madrina que la ha acompa?ado en los ?ltimos d?as, Ana Degan.

?Ha sido un milagro ?dijo Degan?. Nos damos cuenta de que ante casos as?, m?s que manifestaciones de protesta, necesitamos oraci?n y actos de amor. Dios quiere defender la vida, pero necesita nuestras rodillas y nuestras manos?.

La decisi?n de la joven Mar?a de echarse atr?s en la decisi?n que hab?a tomado de acabar con la vida de su beb?, que para ella ?ya estaba muerto?, empez? a gestarse este pasado fin de semana en la residencia de madres solteras en la que hab?a sido acogida.

Eficacia de la oraci?n

Seg?n explic? Degan, la noche del viernes Mar?a no pudo apenas dormir porque ?su hijo no par? de moverse en el ?tero, un hecho extraordinario en un embarazo de s?lo dos meses y medio?. Horas despu?s, la joven le comunicaba a Degan entre l?grimas que ?quer?a seguir adelante?, pero que necesitaba su ayuda para encontrar un trabajo para el padre del ni?o.

?La decisi?n de Mar?a a favor de la vida desencaden? una serie de hechos que responden a las numerosas oraciones que hab?amos pedido a trav?s de un ?mailing?: ofrecieron trabajos al novio de Mar?a, que ya se encuentra en Madrid y la joven recibi? un piso en herencia?, explic? la voluntaria.

"Ante estos acontecimientos, ?la madre le confes? a la voluntaria?, en las ?ltimas horas he experimentado la ayuda de Dios". Quien el viernes hab?a asegurado que no cre?a en Dios porque no le hab?a escuchado nunca.

Y cunde el buen ejemplo


Para la Fundaci?n Madrina , la salvaci?n de la vida del beb? ha supuesto un impulso para seguir luchando a favor de las madres desamparadas y sus hijos. Esta semana se ha constituido un nuevo grupo de oraci?n llamado ?Mensajeros del amor?, bajo el lema ?Vida, fuerza y amor?.

Sus miembros se unir?n, de momento, a un grupo celebra una oraci?n, una Misa y el rezo del Rosario, los jueves por la tarde en la Parroquia del Cristo de la Salud, en la calle Ayala n?mero 12 de Madrid, junto al Metro Colon. Posteriormente, ?Mensajeros del amor? buscar? un lugar, probablemente el convento de monjas de Clausura del Paseo Recoletos o el Santuario de Sch?nstatt, para orar peri?dicamente por el respeto a la vida.

11/02/2004


Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 15:27  | Oraci?n por la vida
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 12 de abril de 2006




Yo ten?a 19 a?os y sal?a con un mal chico, un a?o menor que yo. La realidad es que, quitando al principio, se port? fatal conmigo. Se dedicaba a ponerme en rid?culo delante de mis amigos, a reirse de mi, a sacarme todos los defectos... As? lleg? el d?a 1 de marzo de 1997; est?bamos en una discoteca y ?l se empe?? en que entr?ramos en el ba?o. No me pareci? buena idea, pero dado que ya pr?cticamente me ten?a anulada, entr? con ?l. Empezamos a besarnos y pronto entend? que las cosas se me iban a ir de las manos, por lo que intent? separarle y le ped? que parara. En vez de eso, me inmoviliz? y me viol?, sin ni siquiera haber tenido la preocupaci?n de ponerse un preservativo. Al salir del ba?o me dijo que a ver c?mo me las arreglaba, pero que ?l no iba a tener un hijo con 18 a?os.

Ese lunes fui al centro de salud de mi casa. Pas? a la consulta de la ginec?loga y le dije que se nos hab?a roto el preservativo (me sent?a fatal por lo que hab?a pasado, me sent?a sucia y culpable, y, lo que es peor, sent?a que tendr?a que haber accedido sin quejarme porque ?l ten?a "derecho", y no quer?a que nadie supiera que me hab?a negado). La doctora me pregunt? cu?ndo hab?a tenido la ?ltima regla, y con un calendario especial calcul? los d?as y me dijo que estaba ovulando, por lo que era casi seguro que me hubiera quedado embarazada.

Me recet? cuatro p?ldoras, dos para ese momento y las otras dos para tomarlas transcurridas doce horas. Ante mi pregunta de si las pastillas eran abortivas, ella me dijo que no, que si el ?vulo (me pregunto por qu? no dec?a directamente embri?n) se hab?a implantado en el ?tero ya no hab?a nada que hacer. Me las tom? como una tonta ingenua porque me mor?a de miedo: miedo a mis padres (menudo disgusto), miedo a que mi novio me dejara (afortunadamente me dej? unos meses despu?s), miedo a mi futuro, miedo al qu? dir?n...

Han pasado ya nueve a?os y sigo pensando en lo que pas? y en c?mo actu?. Pas? varios a?os mal, muy mal; al principio no era capaz ni de levantarme de la cama; me pasaba el d?a llorando, no pod?a dormir, dej? la carrera, dej? a mis amigos... S?lo pensaba en que hab?a matado a mi hijo, y necesit? m?s de cuatro a?os para recuperarme. Necesit? irme de Madrid para olvidar lo ocurrido, y todav?a sigo pensando en ello. Pienso el d?a 1 de marzo, pienso el d?a 3 de marzo, y pienso en los a?os que cumplir?a mi hijo en diciembre... si hubiera tenido el valor de seguir adelante.

La conciencia de que lo que hice fue abortar fue casi inmediata. Me lo confirmaron un m?dico y un farmac?utico en un programa de radio, y me lo confirm? la raz?n. Querer negar la realidad es una actitud muy humana. Querer negar que un ?vulo fecundado es un embarazo es negar la realidad por miedo. Lo peor de todo es cuando te das cuenta de que casi seguro que has abortado y no puedes decirle a nadie c?mo te sientes, porque nadie lo considera un aborto, y piensan que eres est?pida.

Siento verg?enza cuando recuerdo lo sucedido. Verg?enza, rabia y, ante todo, una profunda tristeza. A veces sigo llorando. A veces me toco el vientre pensando en mi hijo. Durante otros cuatro a?os olvid? lo sucedido, hasta que mis hermanas se quedaron embarazadas y todo volvi? como una bofetada. Volv? a deprimirme pero por fortuna mi pareja estuvo ah?. Le cont? lo sucedido y se convirti? en mi principal apoyo. Me ayud? a "levantarme" de nuevo y a buscar el lado positivo. Al igual que mi abuela, dice que todo tiene su lado bueno, aunque tan s?lo sea aprender y, con lo que se aprende, poder ense?ar a los dem?s.

www.vozvictimas.org


Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 14:48  | Pildora Dia Despues
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 11 de abril de 2006


"Como pueden negarle un aborto a una ni?a de doce a?os que ha sido v?ctima del incesto?" .Se queja un indignado partidario del aborto. "Y como puede llamarse a usted misma una amante cristiana si puede forzar a la v?ctima de una violaci?n violenta a dar a luz al hijo del violador?". Cada partidario pro-vida ha escuchado estos mismos desaf?os de una forma u otra. Estas son preguntas emocionalmente cargadas, dise?adas para probar:

1) que los partidarios pro-vida son insensibles "amantes de fetos",

2) o, con una ?tica inconsistente, permitir el aborto para algunas circunstancias, pero no en otras.

Desafortunadamente, muchas personas pro-vida tienen dificultad en responder a estos desaf?os porque el asunto de los embarazos por asaltos sexuales es algo ampliamente incomprendido. T?picamente, ambos lados del debate aceptan la presunci?n de que las mujeres con embarazos debidos a asaltos sexuales querr?an un aborto y que el aborto de alguna forma las ayudar?a a recobrarse del asalto. As?, las personas pro-vida se quedan en la posici?n inc?moda de que la santidad de la vida es m?s importante que las necesidades de las v?ctimas de asaltos sexuales con quienes todos simpatizamos con toda justicia.

Pero de hecho, el bienestar de la madre y del ni?o nunca est?n en conflicto,ni siquiera en casos de asaltos sexuales. Tanto la madre como el ni?o son ayudados al preservar la vida, al no perpetuar la violencia. La raz?n por la que la mayor parte de la gente alcanza la conclusi?n equivocada acerca del aborto en casos de violaci?n e incesto es que las verdaderas experiencias de las v?ctimas de asalto sexual que se han embarazado, son dejadas de lado siempre. Muchas personas, incluyendo las v?ctimas de asalto sexual que no se embarazaron, han formado opiniones basadas en prejuicios y temores que est?n desconectadas de la realidad.

Muchas razones se dan para no abortar. Primero, aproximadamente el 70% de todas las mujeres creen que el aborto es inmoral. Aproximadamente el mismo porcentaje cree que el aborto ser?a otro acto de violencia perpetrado contra sus cuerpos y sus hijos.

Segundo, algunas creen que la vida de sus ni?os tiene un significado intr?nseco o un prop?sito que ellas a?n no entienden. Este ni?o fue tra?do a sus vidas por un acto horrible, repulsivo.

Tercero, las v?ctimas de un asalto muchas veces se vuelven introspectivas.

Su sentido del valor de la vida y el respeto a otros se hace mayor. Ellas han sido victimizadas, y la idea de que se pueden volver el verdugo de su propio e inocente hijo a trav?s del aborto es repulsivo.

En cuarto lugar, al menos a un nivel inconsciente, la v?ctima puede sentir que si ella puede superar el embarazo, ella habr? conquistado la violaci?n.

Al dar a luz, ella reclamar? algo de su autoestima perdida. Dar a luz,especialmente cuando la concepci?n no fue deseada, es un acto totalmente desinteresado, un acto generoso, un despliegue de coraje, fuerza y honor. Es la prueba de que ella es mejor que el violador. Mientras ?l fue ego?sta,ella puede ser generosa. Mientras ?l destruy?, ella puede dar cuidados. Si dar a luz construye el auto respecto, ?qu? hay acerca del aborto?. Esta es una cuesti?n que muchas personas no consideran. En vez de eso, la mayor?a de la gente asume que un aborto al menos ayudar? a la v?ctima de violaci?n a poner atr?s el asalto y continuar con su vida. Pero al saltar a esta conclusi?n el p?blico est? adoptando un punto de vista no realista respecto al aborto.

El aborto no es una cirug?a m?gica que regresa el tiempo y hace que una mujer se "desembarace". En vez de eso, es un evento real que siempre es estresante y muchas veces traum?tico. Una vez aceptado que el aborto es en si mismo un evento con ramificaciones en la vida de una mujer, entonces debemos mirar cuidadosamente a las especiales circunstancias de una v?ctima de violaci?n embarazada. ?Podr? un aborto en verdad consolarla, o solo causar? m?s dolor a su ya golpeada psiquis?

Al contestar a esta pregunta, es de ayuda, el empezar por notar que muchas mujeres reportan que sus abortos se sintieron como formas degradantes y brutales de violaci?n m?dica. (2) Esta asociaci?n entre el aborto y la violaci?n no es dif?cil de entender.

El aborto involucra un examen doloroso de los ?rganos sexuales de una mujer por un extra?o enmascarado que est? invadiendo su cuerpo. Una vez que ella se encuentra en la tabla de operaciones, ella pierde el control sobre su cuerpo. Si ella protesta y pide a aborcionista que pare, probablemente se la ignorar? y se le dir? "Es demasiado tarde para que cambie de opini?n. Esto es lo que quer?a. Tenemos que terminar ahora." Y mientras ella yace ah? tensa y desvalida, la vida escondida dentro de ella es literalmente succionada fuera de su ?tero. La diferencia? En un asalto sexual, a una mujer le roban su pureza, en esta violaci?n m?dica a ella le roban su maternidad.

Esta asociaci?n experimental entre el aborto y el asalto sexual es muy fuerte para muchas mujeres. Es especialmente fuerte para mujeres que han tenido una historia previa de asalto sexual, est? o no la mujer embarazada como resultado del asalto (3). Esta es solo una raz?n de porque las mujeres con una historia de asalto sexual son proclives a experimentar una mayor angustia durante y despu?s del aborto que otras mujeres.

Segundo, investigaciones muestran que despu?s de cualquier aborto es com?n para las mujeres el experimentar culpabilidad, depresi?n, sensaciones de estar "sucia", resentimiento contra los hombres y baja autoestima. Lo que es m?s significativo es que esas sensaciones son id?nticas a las que las mujeres sienten t?picamente luego de una violaci?n. El aborto, entonces,solo se suma y acent?a las sensaciones traum?ticas asociadas con el asalto sexual. M?s que eliminar las cargas psicol?gicas de la v?ctima de asalto sexual, el aborto se suma a ellas.

Esta es la experiencia de Jackie Bakker, quien reporta: "Descubr? muy pronto que las consecuencias de mi aborto continuaron mucho despu?s que el recuerdo de mi violaci?n se hab?a desvanecido. Me sent? vacia y horrible. Nadie me dijo acerca del dolor interno que causar?a pesadillas y profundas depresiones. Ellos solo me dijeron que despu?s del aborto podr?a continuar mi vida como si nada hubiera pasado."

Los que alientan el aborto muchas veces lo hacen porque se sienten inc?modos en tener que tratar con v?ctimas de la violaci?n, o tal vez por prejuicios contra las v?ctimas a quienes ven como "culpables por dejar que les sucediera." El deshacerse del embarazo es una forma de esconder el problema. Es el camino "r?pido y sencillo" de evitar el tener que enfrentar las verdaderas nece sidades emocionales, sociales y financieras de la mujer.

De acuerdo a Kathleen DeZeeuw, "He sobrevivido la violaci?n y tambi?n he criado a un hijo "concebido en una violaci?n", me siento personalmente asaltada e insultada cada vez que escucho que el aborto deber?a ser legal en el caso de violaci?n e incesto. Siento que somos usadas por los pro-aborcionistas para promover el aborto, incluso a pesar de que no nos han pedido que demos nuestra opini?n.

El caso contra el aborto de embarazos por incesto es a?n m?s fuerte.

Los estudios muestran que las v?ctimas de incesto raramente acceden en forma voluntaria a un aborto (4). En vez de ver el embarazo como indeseado, es m?s com?n que la v?ctima de incesto vea el embarazo como una forma de parar la relaci?n incestuosa porque el nacimiento de su hijo expondr? a la luz la actividad sexual. Es m?s probable que ella tambi?n vea el embarazo como una esperanza de tener un hijo con qui?n establecer? una verdadera relaci?n afectiva, una muy diferente de la relaci?n de explotaci?n en la cual se encontraba atrapada.

Pero mientras las v?ctimas de incesto pueden atesorar su embarazo porque ofrece una esperanza de liberaci?n, y la esperanza de encontrar amor, su embarazo es una amenaza para el abusador. Tambi?n es una amenaza para el secreto patol?gico que puede incluir a otros miembros de la familia quienes est?n asustados de reconocer que el abuso est? ocurriendo. Ya que esta es una amenaza doble, las v?ctimas pueden ser obligadas a un aborto no deseado tanto por parte del abusador como de otros miembros de la familia.

Por ejemplo, Edith Young, una v?ctima de incesto de 12 a?os de edad se embaraz? de su padrastro, y escribe veinticinco a?os despu?s del aborto de su hijo: "Al pasar de los a?os he estado deprimida, suicida, furiosa, ultrajada, sola, y he tenido un sentimiento de p?rdida... El aborto que iba a ser por "mi mejor inter?s" no lo fue. Tanto como puedo expresar, solo salv? sus reputaciones, resolvi? sus problemas, y permiti? que sus vidas continuaran alegremente... Mi hija, como extra?o a mi hija. La extra?o sin importar la raz?n de su concepci?n."

Los proveedores del aborto, quienes ignoran esta evidencia, y se no se molestan en entrevistar a menores que se presentan para abortos por signos de coerci?n o incesto, est?n en realidad contribuyendo al abuso de j?venes ni?as. No solo le est?n robando a la v?ctima su hijo, est?n escondiendo el crimen, incitando al perpetrador, y devolviendo la v?ctima al abusador de forma que la explotaci?n contin?e.

Finalmente, debemos reconocer que los ni?os concebidos a trav?s del asalto sexual tambi?n tienen una voz que merece ser escuchada. Julie Makimaa,concebida en un acto de violaci?n, trabaja diligentemente contra la percepci?n de que el aborto es aceptable o incluso necesario en casos de asalto sexual. Mientras que es compasiva al sufrimiento que su madre en las manos de su atacante, Julie tambi?n est? muy orgullosa de su valor y generosidad.

Respecto a su propia percepci?n de su origen, Julie proclama: "No me importa como empec?. Lo que importa es en lo que me he convertido."

Ese es un eslogan con el cual todos podemos vivir.




Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 22:51
Comentarios (0)  | Enviar



Sidney Callahan

Quisiera empezar una campa?a contra la idea de "ni?os deseados". La frase es peligrosa para los ni?os, incluso en dosis peque?as. La gente que usa la frase en su esfuerzo para controlar el crecimiento de la poblaci?n o vender programas de planificaci?n familiar tienen buenas intenciones, pero est?n sembrando las semillas de una sutil destrucci?n.

La corrupci?n que se implica es bastante sencilla de ver. Si empezamos a hablar y pensar en un ni?o como un "ni?o deseado", no se puede evitar el crear la idea de que los ni?os existen y tienen el derecho a existir solo porque alguien los quiere. Y ciertamente, la conclusi?n opuesta tambi?n est? ante nuestros ojos: si un "ni?o no es deseado", no tiene derechos.

Es destructivo para la vida familiar siquiera el pensar en estas categor?as de ni?os deseados y no deseados. Usando estas palabras se coloca a los padres en un posici?n de excesivo poder, incluyendo el poder psicol?gico..

De alguna forma, el ni?o se mide por las actitudes de sus padres y se define por los sentimientos de los padres. Normalmente, nosotros deseamos objetos y desearlos o no, implica que somos superiores o al menos que estamos relacionados de una forma unilateral con ellos.

De forma similar, los hombres han "deseado" a las mujeres a trav?s de los tiempos; muchas veces, la posici?n de una mujer era precaria y se basaba en ser deseada por alg?n hombre. La mujer no deseada pod?a se expulsada cuando ya no era un objeto deseable. Ella no ten?a una dignidad intr?nseca m?s all? del deseo. Eso es a lo que se refieren las protestas contra ser un objeto sexual.

Bien, hablar de "ni?os deseados" es hacer de los ni?os un "objeto l?dico".

Cuando quieres uno, lo haces o lo compras, y entonces tiene el derecho a existir como una forma glorificada de propiedad. Y pobre del ni?o que ya no es deseado, o es imperfecto de alguna forma. As? podr?amos preguntar ?Est? satisfecho el se?or? Si no, la mercanc?a se puede devolver, usted sabe.

El punto que quiero aclarar, por cierto, es la vieja idea en nuestra cultura com?n de que cada humano tiene derechos inviolables y dignidad sin importar nada m?s. Si eres un jud?o y no te quieren en la Alemania Nazi, es una verg?enza para Alemania. Si eres negro y no te quieren en el club es un crimen del club. Si eres mujer y no te quieren en tu trabajo, es culpa de ellos. No se puede permitir que los que tienen poder (incluyendo los padres) deseen o no deseen gente a su voluntad.

En la vida familiar, se necesita de forma especial estas ideas ?nicas de dignidad inviolable y valor intr?nseco. Ya que las emociones son tan fuertes y las necesidades de dependencia son tan urgentes, la tentaci?n de evadirse est? siempre presente. No siempre nos quedamos porque queremos, o porque deseamos algo o a alguien. El padre viejo, el c?nyuge enfermo, el ni?o necesitado no siempre son deseados. As? que ?qu? importa si tu eres deseado,o si otra gente te quiere? Los seres humanos son seres humanos. Cada individuo tiene sus derechos. La existencia de un ni?o es un derecho por si mismo


Adopci?n espiritual




Oriana Fallaci
Artículo publicado en El Mundo, los días 9 y 10 de junio de 2005
Traducción: José Manuel Vidal

Italia celebrará un referéndum los días 12 y 13 de junio donde los ciudadanos de ese país decidirán si quieren que se permita la investigación con embriones humanos, si se profundiza el desarrollo científico en áreas como la fertilización asistida y las pruebas con células madres. A raíz de la consulta a la población, la escritora Oriana Fallaci publicó en el Corriere della Sera un artículo que El Mundo reproduce íntegro por la actualidad que posee el tema en nuestra sociedad y la necesidad de un debate entre ciudadanos debidamente informados. En Italia se votarán cuatro cuestiones de una ley considerada muy rígida. El primer punto permitirá derogar el artículo que impide la investigación sobre embriones –el asunto más controvertido–; mientras que los tres capítulos restantes son mucho más técnicos y dependerán, en esencia, del primero.

No, no me gusta este referéndum en el que los mecenados del doctor Frankenstein votarán por simple partidismo político o miopía moral. Es decir, sin razonar con su propia cabeza, sin escuchar a la propia conciencia e, incluso, sin conocer el significado de las palabras células–madres–ovocito–blastocito–heterólogo–clonación, y ciertamente sin preguntarse o sin entender qué hay detrás de la ofensiva en pro de la libertad ilimitada de la investigación científica. De hecho, el 12 de junio no utilizaré mi derecho al voto, y con todo el corazón deseo que la ofensiva fracase estrepitosamente. Un deseo que se reforzó el día en que en el Liceo Mamiani de Roma el más autorizado promotor de las cuatro preguntas referendarias hizo una broma que parece un chiste del jefe de los payasos del viejo teatro de variedades: «Si el embrión es vida, masturbarse es un suicidio» (Señor mío, a los estudiantes debería haberles hablado de libertad y no de masturbación. Les habría debido recordar lo que dice Platón en el Libro VIII de la República, cuando escribe que de la libertad degenerada en libertinaje nace y se desarrolla una mala planta: la mala planta de la tiranía. No se trata aquí de masturbarse. Se trata de explicarle a la gente que la libertad ilimitada, es decir sin freno alguno y sin ningún sentido moral, ya no es Libertad sino libertinaje. Inconsciencia, arbitrio. Se trata de clarificar que, para mantener la Libertad, hay que ponerle límites con la razón y con el sentido común. Con la ética. Se trata de reconocer las diferencias que hay entre lo lícito y lo ilícito). No me gusta este referéndum, porque aparte del astuto chantaje con el que la llamada clonación terapéutica justifica sus perversidades, es decir promete curar enfermedades, amén del obvio cuento de siempre que con ese chantaje se llena los bolsillos (por ejemplo, la industria farmacéutica, cuyo cinismo supera al de los mercaderes de armas), detrás de este referéndum hay, además, un proyecto o, incluso, un objetivo inaceptable y terrible. El proyecto de reinventar al Hombre en el laboratorio, transformarlo en un producto para vender, como un bistec o una bomba. El propósito de sustituir a la Naturaleza, manipular la Naturaleza, cambiar o, incluso, desfigurar las raíces de la Vida, deshumanizarla masacrando a las criaturas más inermes e indefensas.

Es decir, a nuestros hijos jamás nacidos, a nuestros futuros nosotros mismos, a los embriones humanos que duermen en los congeladores de los bancos o de los institutos de investigación. Masacrarlos, reduciéndolos a fármacos para inyectarse o tragar o, incluso, haciéndolos crecer lo suficiente para matarlos como se mata un ternero o un cordero y extraerles los tejidos y órganos para venderlos como se venden las piezas de recambio de un coche.

Todo esto me recuerda a Un Mundo Feliz de Huxley, sí, al abominable mundo de los hombres Alfa y Beta y Gamma, pero sobre todo me recuerda la obscenidad de la eugenesia con la que Hitler soñaba crear una sociedad formada sólo por rubios con ojos azules. Me recuerda a los campos de Auschwitz y de Mauthausen, de Dachau y de Birkenau donde, para apresurar la producción de la raza aria intensificando los partos gemelares de las rubias con ojos azules, el doctor Mengele hacía experimentos con los gemelos. Gracias a la ilimitada libertad de investigación que le había concedido Hitler, Mengele martirizaba, asesinaba y, a veces, los viviseccionaba. Por lo tanto, ojo con los cuentos y con las hipocresías.

Los Frankenstein

Si en lugar de Birkenau, Dachau, etcétera, ponemos los institutos de investigación gestionados por la democracia, si en vez de gemelos viviseccionados por Mengele, ponemos los embriones humanos que duermen en los congeladores, el discurso no cambia. No en vano, cuando hace ocho años los ingleses crearon la oveja Dolly, en vez de saltar de gozo me recorrió un estremecimiento de horror y dije: «Estamos acabados. Vamos a una sociedad hecha de clones. Volvemos al nazismo».

Frankenstein y sus mecenados (juristas, periodistas, editorialistas, actrices, filósofos, grillos cantarines, miembros de la Academia de Línceo, políticos en busca de votos, médicos en busca de gloria) no quieren oír ese «Estamos–acabados, vamos–a–una–sociedad–hecha–de–clones, volvemos–al–nazismo». Cuando centro el discurso sobre Hitler y sobre el nazismo o sobre Mengele, se hacen los ofendidos e, incluso, los escandalizados. Parlotean de prejuicios y protestan por la ilegítima comparación. Y después, en el más puro estilo bolchevique, te ponen en la picota. Te llaman tonto, meapilas, siervo del Papa y del cardenal Ruini, mercenario de la Iglesia católica. Te rechazan con palabras como retrógrado–oscurantista–reaccionario y, dándoselas de neo–iluministas, de progresistas, de vanguardistas, te echan en cara las acostumbradas banalidades.

Repiten que no se le pueden poner calzones cortos a la Ciencia, que el Saber no puede tener freno, que el progreso no puede detenerse, que los hechos son más fuertes que las razones y que el mundo camina hacia delante a pesar de los obtusos como tú. Como yo. Con estúpido sosiego declaran que el embrión no es un ser humano: es una simple–propuesta–de–ser–humano–o–de–ser–vivo, un–simple–conjunto–de–células–que–no–piensan. Con bufonesca seguridad proclaman que no tiene alma, que el alma existe si existe el pensamiento, que la sede del pensamiento es el cerebro, y el cerebro comienza a desarrollarse dos semanas después de que el embrión se ha instalado en el útero materno.

O que un feto comienza a pensar sólo al octavo o al noveno mes de embarazo, que, según Santo Tomás de Aquino, hasta el cuarto mes somos animales y, por ende, es lo mismo proteger los embriones que los chimpancés. Es inútil objetar que Santo Tomás de Aquino vivió en el 1200 y que de genética entendía lo mismo que yo de ciclismo. Inútil replicar que parapetarse tras el silogismo «Cerebro–Pensamiento–Alma–igual–Humano» es una estupidez. Una ofensa a la lógica. También los animales tienen cerebro, por favor. También los animales piensan. Ergo, si nos atenemos a ese silogismo, también ellos deberían tener un alma y ser considerados humanos.

Inútil observar, por último, que sobre la formación del pensamiento–alma no sabemos absolutamente nada. Ni siquiera lo que se sabía sobre el átomo cuando Enrico Fermi halló el del uranio 235 y descubrió que su núcleo medía una cienmillonésima de milímetro y podía desintegrar en un momento ciudades como Hiroshima y Nagasaki. ¿Y si lo infinitamente pequeño albergase mucho más que lo infinitamente grande? ¿Y si el cerebro–alma del embrión midiese todavía menos que una cienmillonésima de milímetro y la miopía moral (así como intelectual) no consiguiese descubrirlo? ¿Y si, consiguientemente, el embrión pensase, sufriese como sufrimos nosotros, cuando Zarqaui nos corta la cabeza con su cuchillo halal?

El hecho es que las afirmaciones que no se apoyan en pruebas son teorías y punto, presuntas certezas por conveniencia o por oportunismo lanzadas como absolutas certezas, puntos de vista basados en el presuntuoso espejismo de recibir un Nobel al que sin pudor alguno y sin mérito alguno optan y ambicionan muchos descaradamente. Dogmas que no valen más que el mío. Incluso valen mucho menos que el mío, que no se basa en cálculos, en conveniencias ni en oportunismo. ¿Y cuál es el mío? El que expreso en Carta a un niño jamás nacido, un libro que comienza con estas palabras: «Esta noche he sabido que existes. Una gota de vida escapada de la nada». Mi dogma es el que repetí en la entrevista al Foglio, cuando los neoiluministas y los progresistas y los vanguardistas aplaudieron la condena a muerte de Terri Schindler o, si ustedes quieren, Terri Schiavo. (A su juicio, culpable de haber dejado de pensar, de no tener ya alma, de no poder asistir todos los domingos a la misa llamada partido de fútbol). Es verdad que también yo, sin tener las pruebas que Fermi proporcionó sobre el núcleo del átomo, creo que desde el momento en que el espermatozoide fecunda al óvulo y la célula primaria se convierte en dos células y después en cuatro y después en ocho y después en dieciséis, en definitiva empieza a multiplicarse, somos ya lo que seremos. Es decir, seres humanos. Quizás no todavía personas, dado que una persona es el resultado de la esencia innata y de las experiencias adquiridas tras el nacimiento, pero seguramente un ser humano. El embrión que florece en un óvulo de un piojo es un piojo. El embrión que florece en el óvulo de un perro es un perro (el ejemplo del perro lo pone incluso monseñor Sgreccia). El embrión que florece en el óvulo de un elefante es un elefante. El embrión que florece en el óvulo de un ser humano es un ser humano. Y no me importa en absoluto que, esta vez, mi opinión coincida con la de la Iglesia católica. Con la del Papa Wojtyla y con la del Papa Ratzinger, con la del cardenal Ruini y con la de los obispos, arzobispos y sacerdotes que se opusieron al divorcio y al aborto. (También yo detesto el aborto y para dar mi voto favorable al aborto, me vi presa de profundos dilemas. Pero considero el divorcio como una conquista de la civilización y, por él, me batí con uñas y dientes).

Sin chantajes

De hecho, si mi opinión coincidiese con la de la Iglesia marxista, de Lenin, de Stalin, de Mao Zedong e, incluso, con la del rey de Cuba, el despreciable Castro, la expresaría con el mismo candor. No me importa en absoluto ni siquiera su astuto chantaje, es decir su promesa de curar la diabetes, la distrofia, el Alzheimer, la esclerosis múltiple de Stephen Hawking. (El gran cosmólogo que, desde hace décadas, vive en una silla de ruedas y se inclina más que una flor ajada). Como dije en la entrevista al Foglio, ni siquiera me importaría si las células madres sirviesen para curar mi cáncer o, mejor dicho, mis cánceres. Dios sabe lo que me gusta vivir y que me gustaría vivir lo máximo posible. Estoy enamorada de la vida. Pero curar mis cánceres inyectándome las células de un niño jamás nacido me parecería ser una caníbal. Una Medea que mata a sus propios hijos. («Mujer maldita, aborrecida por los Dioses, por mí y por todo el género humano. Monstruo, ser obsceno, asesina de tus hijos», le dice Eurípides por medio de Jasón).

Y todavía me importa menos el hecho de que los Frankenstein y sus mecenados me expongan al escarnio público con sus acusaciones de retrógrada–oscurantista–reaccionaria–estúpida–meapilas–sierva–del–Vaticano. Y es que a ellos no vale la pena explicarles por qué una atea (a pesar de ser cristiana) no puede ser estúpida, no puede ser meapilas, etcétera. O por qué una laica que siempre se batió por la justicia y la libertad no puede ser retrógrada, oscurantista o reaccionaria. Y añado: realmente no hay límites para la incoherencia de los cambiachaquetas. Hace unos años, los ahora partidarios del canibalismo gritaban que era cruel sacrificar a los animales en los laboratorios. Y estoy de acuerdo con ellos. (He visto cosas atroces en los laboratorios. Una vez, en Nueva York, vi quitarle el corazón a una perrita, sustituirlo por el corazón de un cerdito, y después colocarlo ante las narices de la pobre criatura para ver si lo reconocía. Ella lo reconoció y se puso a gemir desesperadamente. Otra vez, en Chicago, vi quitar el cerebro de un pequeño mono. El mono estaba vivo, dado que el cerebro tenía que permanecer vivo. Se llamaba Libby y, mientras lo ataban a la mesa de operaciones me miraba fijamente con sus ojos, como si pidiese ayuda. De hecho, me avergoncé. Vomité y el Frankenstein de turno, un prestigioso investigador, me preguntó sorprendido: «Why? –¿por qué?– La creía menos melindrosa, –less squeamish–. Libby no tiene alma»).

Se quejaban también de los ratones utilizados para experimentar los fármacos, esos charlatanes. Los definían como mártires y, para defenderlos, organizaban reivindicativas manifestaciones, semejantes a las de los pacifistas que sólo quieren la paz para una parte y punto. Ahora, en cambio, aceptan que las cobayas sean nuestros hijos jamás nacidos, sacrificados como la perrita de Nueva York y como Libby. Aceptan que las células de estas nuevas cobayas vayan a enriquecer las cuentas farmacéuticas, cuyo cinismo supera al de los mercaderes de armas. Aceptan que los embriones sean descuartizados como terneros en las carnicerías para poder disfrutar de órganos para vender como se venden las piezas de recambio de un coche.

Aceptan que todo eso nos conduzca a realizar el Mundo Feliz de Huxley, a convertirnos en hombres Alfa o Beta o Gamma o Dios sabe qué. ¿Campeones en salud y en belleza pero sin cerebro o monstruos inteligentísimos pero sin brazos ni piernas? (A propósito, en los laboratorios vi, en otra ocasión, a un pájaro que, quizá para divertirse, habían hecho nacer sin alas. Parecía una bola de plumas, y me miraba con unos ojos que, comparados con él, los Prisioneros de Miguel Angel, es decir las cuatro estatuas con la cabeza y los miembros todavía dentro de la piedra, parecen criaturas felices...).

Y es lógico que, en adelante, las cobayas seamos también nosotros. Una mujer que sufre la extracción de un óvulo es ciertamente una cobaya. Una que, para quedarse encinta, se lo hace implantar, lo mismo. Gracias a una ciencia que es, cada vez más, una tecnociencia, gracias a una medicina que es, cada vez más, una tecnomedicina y, por lo tanto, cada vez más deshumanizada, somos cobayas incluso en los casos que nada tienen que ver con la fecundación artificial.

Cuando me someto a una radioterapia en EEUU, no veo seres humanos. Intuyo que los médicos y los técnicos están en alguna parte, sí. Quizás al otro lado del cristal que separa la estancia en la que me encuentro con los aparatos. Pero de ellos no oigo ni la voz. No me hablan ya. Incluso cuando recibo la orden de mantener la respiración, es una máquina la que me habla. La reproducción de una voz humana. Y me siento sola, como un embrión en el congelador, indefensa como una cobaya a merced de un investigador. Y lo mismo me pasa cuando tengo que rellenar los formularios que sirven para enriquecer las estadísticas sobre los métodos de curación, los supervivientes y los muertos. Formularios en los que soy un simple número. El número de un producto en cuya etiqueta falta sólo la fecha de caducidad.

En aras del progreso

Quienes de buena fe favorecen el Mundo Feliz se protegen siempre bajo el paraguas de las palabras Ciencia y Progreso. Quizás las palabras de las que más se abusa tras las de Amor y Paz. Pero sobre la interpretación de la palabra Progreso e, incluso, sobre el concepto del llamado Progreso, las opiniones no concuerdan. Y se hace muy difícil saber a qué atenerse. Para Giordano Bruno era la astronomía copernicana. Para Voltaire, el refinamiento de las artes y de las costumbres. Para Kant, el Derecho que sustituye a la Fuerza. Para Darwin, la evolución biológica. Para Marx, el hundimiento del sistema capitalista. Para mis tatarabuelos, el telégrafo, el tren, el barco de vapor, la iluminación con gas o la monarquía constitucional. Para mis bisabuelos, la luz eléctrica, el termómetro, la vacuna de Pasteur, el radio de Madame Curie o la democracia sin sufragio universal. Para mis abuelos, el coche, el avión, el teléfono, la radio de Marconi, la penicilina o el sufragio universal sin el voto de las mujeres. Para mis padres, el voto de las mujeres, el aire acondicionado, los lavavajillas, la televisión, las motos o la República. Para mi mundo, los transplantes de órganos, las naves espaciales, los viajes a la Luna y a Marte, los malditos ordenadores, los malditos teléfonos móviles y el maldito Internet, con los que puedo calumniar a quien quiera y robar el trabajo de otro sin terminar en la cárcel. A pesar de los alabadísimos Derechos Humanos que no incluyen los de los que, como yo, van a contracorriente, ni los Derechos Humanos de los niños. Derechos violados con el lavado de cerebro en la escuela, con maltratos, con secuestros, con asesinatos, a veces, realizados por Medeas que matan a sus propios hijos a martillazos o ahogándolos en las bañeras o en las piscinas. Y eso sin contar a los niños abusados por los pederastas en los colegios y en las sacristías, o violados y estrangulados y, después, sepultados vivos como Jessica Lundman.

¿Es que queremos colocar también el holocausto de los embriones humanos en el discutible elenco de un progreso que, en el 99% de los casos, se basa en éxitos de la tecnología, no de la moral? Por lo que parece, sí. Y paciencia si éramos más avanzados, cuando éramos más ignorantes, más enfermos, más pobres o más humanos, para que la muerte de un hijo nacido o no nacido nos llenase de tristeza. ¡Por Cristo! Tiene razón Ratzinger (gracias, Santidad, por tener el coraje de llamar siempre al pan, pan y al vino, vino), cuando escribe que el Progreso no parió a un Hombre mejor, a una sociedad mejor, y comienza a ser una amenaza para el género humano.

Por lo que a la Ciencia se refiere, Dios mío. Desde joven me inclinaba ante la Ciencia con la misma devoción que los musulmanes tienen por el Corán. Con la misma obsequiosidad que sienten por Mahoma. Quería ser una científica, y por eso me matriculé en Medicina. Por lo demás, tengo por la Ciencia un respeto instintivo, una pasión que ni siquiera los Frankenstein consiguen apagar. Y sería imbécil si negase que la Humanidad ha evolucionado también gracias a ella. Incluso a mí me gustaría ir a la Luna o a Marte. Incluso me gustaría mucho más de lo que les gusta a los vanguardistas. También a mí me gusta utilizar el teléfono, la radio, el avión y la televisión. Y si por el momento sigo con vida, se lo debo a la medicina que, aún cuando, a veces, me hace sentir un embrión en el congelador o una cobaya a merced de un investigador, me curó y me cura. Pero...

Pero la Ciencia es como el fuego. Puede hacer un gran bien o un gran mal. Como el fuego, puede calentarte, desinfectarte, salvarte o bien incinerarte. Destruirte. Como el fuego, a menudo hace más mal que bien. Y la razón es precisamente que, como el fuego, no se plantea problemas morales. Para ella, todo lo que es posible es lícito. No se deja atrapar por la retórica. La Ciencia nunca tuvo escrúpulos ni remordimientos. Siempre se arrogó el derecho de hacer todo lo que quería hacer y que quiere hacer porque puede. Y, al hacerlo, nunca se preguntó si era justo. Más aún, como una puta que vende su cuerpo, siempre se vendió al mejor postor. Siempre buscó los Premios Nobel, su vanidad, su delirio de omnipotencia, su deseo de sustituir a la Naturaleza (Ratzinger dice «sustituir a Dios»). Y nunca tuvo en cuenta a sus víctimas. Ni siquiera las tenía en cuenta el sublime Leonardo da Vinci que, como pintor, pintaba exquisitas Madonnas y exquisitas Monnas Lisas y exquisitísimos Señores con el Armiño, pero, como científico, ofrecía sus servicios a Ludovico Sforza y proyectaba máquinas de guerra entonces inimaginables. Súpercañones, súpertanques, súperhelicópteros para bombardear a la gente.

La ciencia como fuego

No lo tuvo en cuenta ni siquiera el honesto Oppenheimer que, junto a Teller, descubrió la bomba atómica. Y no me consuela recordar que, antes de hacerla explotar en Fort Alamo, había enviado a sus colegas de Berkeley el telegrama en el que, citando un pasaje del sagrado texto hindú Bhagavad–Gita y comparándose con el dios Khrisna, se maldecía sin piedad. «Me he convertido en la Muerte, en el destructor del mundo». Además, ¿no fue un médico, el doctor Joseph Ignace Guillotin, el que, en 1789, inventó la guillotina? ¿No fue otro médico, el doctor Louis, el que, en 1791, dirigió su fabricación? Por cada penicilina la Ciencia nos regala una guillotina. Por cada Pasteur o Madame Curie o Marconi nos regala un Mengele. O al menos un Oppenheimer o un Teller. Y sus discípulos más peligrosos son precisamente los investigadores. Casi siempre (honor y gloria a las excepciones), a los investigadores les importa un cuerno el género humano. Sólo les mueve el demonio de la curiosidad vinculada a la ambición personal y al interés monetario. («¿Cómo se comportará un pájaro sin alas? ¿Cómo funcionará un niño concebido en una probeta? ¿Qué y cuánto dinero y fama me proporcionará este descubrimiento?»). Y al diablo los principios, al diablo los valores sobre los que se basa o debería basarse una sociedad civil. Queridos míos, Ratzinger tiene razón incluso cuando dice que, en nombre de la ciencia, al derecho a la vida se le inflingen heridas cada vez mayores. Tiene razón también cuando dice que, con la experimentación con embriones humanos, la dignidad del hombre es vilipendiada o, incluso, negada. Tiene razón también cuando dice que, si no queremos perder el respeto por el hombre, hay que desmitificar la investigación científica, desmitificar la Ciencia, es decir dejar de considerarla como un ídolo o como una divinidad. Sacrosantas palabras que, a mi juicio, valen incluso para la ética.

(y II)

Cualquier diccionario define la Etica como aquella parte de la Filosofía que se ocupa de la Moral. De lo que está bien para el Hombre, de lo que está bien hacer o no hacer. De hecho, en la Etica se inspiran generalmente las leyes de los países no bárbaros o no del todo bárbaros, y, hasta ayer, en Occidente, nos hemos atenido a esas reglas. El problema es que, en la Edad Moderna, la Etica parió una hija degenerada que se llama Bioética. Siempre según el diccionario, la Bioética es una disciplina que «se ocupa de los problemas morales e individuales y colectivos relacionados con el avance de los estudios en el campo de la genética y de la tecnología relativa a la formación de los procesos vitales». Pero sobre tal disciplina yo pienso lo mismo que Erwin Chagaff, el gran bioquímico americano que sólo con oír hablar de procreación asistida o de fecundación artificial se ponía como una fiera y gritaba: «La Etica es a la Bioética lo que la música a las marchas militares». Pues bien, el mundo occidental chapotea en esas marchas militares. Institutos de Bioética, comités de Bioética, academias de Bioética. Siempre en manos de sabios que dicen querer defender nuestro futuro, sopesar la alegría del Saber con la utilidad social y poner coto a la avidez de los intereses industriales y financieros. Pero ante el ídolo Ciencia, ante la divinidad Ciencia, ante el mito de la investigación científica, la Bioética se cruza de brazos siempre. En 1997, cuando nace la oveja Dolly y ya estaba claro que, por medio de los mismos artificios, la clonación podría extenderse a los seres humanos, los representantes de la noble disciplina definieron la cosa como éticamente inaceptable. «¡Jamás! ¡Permitirlo equivaldría a ir contra la ley biológica clave! ¡Sería un ultraje a la Naturaleza que, por sí sola, prevé la evolución de nuestra especie! ¡Conduciría al declive de nuestra civilización!». Lo dijeron todos, absolutamente todos. El Comité Internacional de Bioética de la UNESCO, la United States Bioethics Commisssion, el Consejo para la Etica y la Bioética de la Comisión Europea, por ejemplo. Y la Organización Mundial de la Salud y las diversas Academias Nacionales de Medicina. Cuando nació la primera niña concebida en una probeta, la niña inglesa, lo mismo. Cuando lo de la eutanasia, igual. Con motivo del actual holocausto de los embriones, ídem.

Vetos, condenas, pero después todos comenzaron a cerrar los ojos. A dar una de cal y otra de arena, a permitir compromisos que, en realidad, eran permisos. Es su forma de ser Politically Correct. Al principio, gritan al escándalo. Después, comienzan a farfullar que hay que reflexionar mejor, que no se pueden prohibir los descubrimientos científicos, que no se puede ir hacia atrás, y se desdicen. Se revisan los vetos y las condenas. Incluso se tornan cómplices del delito. Siempre con el pretexto de la terapéutica, se entiende...

El último ejemplo es italiano. Procede del Comité Nacional de Bioética que, el pasado mes de mayo, se mostró favorable a la utilización de células estaminales aisladas de los fetos abortados.«La utilización del tejido fetal extraído de la interrupción voluntaria del embarazo y su utilización con fines científicos y terapéuticos no se configura como bioéticamente ilícito». Comprometiéndose a no meter mano sobre el «material fresco» (un niño apenas abortado lo llaman «material fresco», como el pescado fresco), y explicando que eso no sería tal vez necesario, porque hay miles de células fetales crioconservadas en un banco milanés, nuestros estaminalistas podrán, pues, experimentar sin escrúpulos y sin problemas.

Incentivo al aborto

Y paciencia, si saben perfectamente que la decisión es un incentivo al aborto, perdón, a la interrupción voluntaria del embarazo. (Así se dice en el lenguaje Politically Correct). Paciencia. Si saben igual de bien que, para muchas mujeres y para muchas parejas, el comercio de los hijos abortivos es un negocio bastante rentable.

Piénsese en el «turismo procreativo» al que se han lanzado muchos países de Europa o cercanos a Europa, como Cuba y Tailandia se lanzaron al «turismo sexual». Por siete mil euros, Ucrania ofrece el billete de avión, el hotel de primera clase con comida incluida, el guía turístico e, incluso, el ovocito. Y cuando desembarcas en el aeropuerto, ni siquiera pasas por la aduana. También es rentable el negocio de los espermatozoides. Junto a los óvulos congelados, los bancos occidentales tienen cantidades ingentes de esperma congelado. En ambos casos, el material procede de Ucrania, de Rumanía, de Albania, de Eslovenia, de Corea y de los países más pobres del continente asiático. Pero también procede de Suiza, de Noruega, de Grecia, de Malta, de Portugal y de España. Especialmente de Barcelona, la ciudad en la que viven muchos inmigrantes procedentes de la Europa del Este. Están repletos de este material sobre todo los bancos ingleses. No en vano el Parlamento Europeo (por su propia bondad) lanzó una advertencia a Inglaterra, donde el mercado florece vergonzosamente con los óvulos procedentes de las clínicas rumanas. En su mayoría, óvulos vendidos a mil o dos mil euros la docena por las gitanas. Y en el libro más inquietante que haya leído sobre este tema, La vida en venta, los autores, Christian Godin y Jacques Testart, cuentan que en Europa los óvulos de las chicas rubias y estilizadas (a menudo modelos) cuestan mucho más caros. Al menos, quince mil euros cada uno.

Y es que garantizan hijos de concursos de belleza, ¿entiende? Hijos a medida, elegidos en el menú de la eugenesia y de la biotecnología. A este respecto, Godin cuenta haber encontrado en un sitio de Internet este anuncio: «Se busca óvulo bello e inteligente procedente de una estudiante muy deportista y alumna de un colegio muy famoso». Y ahora díganme si estas investigaciones, para las que los promotores del referéndum invocan la libertad iluminada, no se pueden asociar a los campos de Dachau, de Birkenau, de Auschwitz y de Mauthausen. Díganme si estas investigaciones, aparentemente hechas para curar enfermedades, en realidad no apuntan a algo que se asemeja mucho al hitleriano sueño de una sociedad compuesta sólo por rubios con ojos azules. Díganme si, con el pretexto de la terapéutica, la Ciencia y el Progreso no contemplan un mundo de superhombres (súper es una forma de decir, dado que el premio Nobel doctor Kary Mullis propone clonarnos con el ADN procedente de famosos atletas y estrellas del rock...). Sin embargo, los 60 miembros del Comité Nacional de Bioética han concedido su autorización casi por unanimidad. Sólo con un voto en contra y una abstención. Y entre ellos había algunos católicos y, entre los católicos, estaba monseñor Elio Sgreccia, presidente de la Pontificia Academia de las Ciencias, amén de obispo y autoridad muy prestigiosa en el universo de la Bioética. He dado un salto al leer la noticia. Aún sabiendo que el suyo fue un voto muy pensado, me dije: ¿Cómo es posible? ¿No fue Wojtyla el primero que dijo que a un embrión se le debe el mismo respeto que a cualquier persona? ¿Es que ya cede hasta la Iglesia ante la Ciencia que quiere sustituir a los legisladores? ¿Aparte del cardenal Ruini y otros pocos, sólo aguanta el tipo Ratzinger? «La Ciencia no puede generar ethos –ha escrito Ratzinger en su libro Europa–. Una renovada conciencia ética no puede proceder del debate científico».

Naturalmente, Ratzinger lo dice en clave religiosa, como filósofo y teólogo que no prescinde de su fe en el Dios Creador. Un Dios bueno, un Dios misericordioso, un Dios que inventó el universo y creó al Hombre a su imagen y semejanza. Tesis que, a veces, le envidio, porque resuelve el rompecabezas de quiénes somos, de dónde venimos, adónde vamos, pero en la que mi ateismo ve sólo una bellísima fábula. Si Dios existiese y fuese un Dios bueno y un Dios misericordioso, ¿por qué habría creado un mundo tan caótico? Pero, al decirlo, defiende la Naturaleza, Ratzinger. Rechaza un Hombre inventado por el hombre, es decir un hombre producto de sí mismo, de la eugenesia mengeliana, de la biotecnología frankensteiniana. Y lo que dice es verdad. Es justo y razonable. Es un discurso que va más allá de la religión, un discurso civil, en el que no tiene nada que ver la bellísima fábula. Tiene que ver con los deberes que nosotros tenemos para con la Naturaleza. Hacia nuestra especie, hacia nuestros principios. Los principios sin los que el Hombre no es sino un objeto de carne sin alma.

Reflexione a fondo y se dará cuenta de que la culpa de esta locura no es sólo de los científicos, de los investigadores, de los sin criterio para los que todo es lícito si es posible y materializarlo los hace ricos y famosos.

Es como la historia del doctor Guillotin. Porque es también la historia de quien lo apoya, de quien lo protege. De muchos políticos, por ejemplo. Los políticos que, habiéndoles fallado las ideologías, no saben ya a qué santo invocar y para permanecer en la onda buscan el sol del futuro en los desgraciados que quieren crear el Hombre con el ADN de las estrellas del rock y de los atletas famosos. (Lo más parecido a los simios y, además, drogados).

El papel de los políticos

Políticos que, para reencontrar el poder perdido permiten que nuestros (y los suyos) hijos nunca nacidos terminen en los nuevos campos de exterminio. Que para cristalizar el poder no perdido pasan por iluministas y desprecian el concepto de familia, es decir el concepto biológico en el cual se basa cualquier sociedad. Que no definen el matrimonio por lo que es, es decir, la unión de un hombre y de una mujer presumiblemente capaces de procrear, la institución jurídica que regula la necesidad de perpetuar la especie, sino una unión y una institución que acoge con los mismos derechos a dos individuos de la misma especie. Y por lo tanto, no es capaz de perpetuarla. Y paciencia, porque si (ya lo escribí en El Apocalipsis) nuestra especie apuesta por la homosexualidad se extinguirá como los dinosaurios. Paciencia si, con la adopción gay, en vez de un padre y de una madre el niño adoptado se encuentra con dos padres o con dos madres. Paciencia si, con dos padres o con dos madres, crece ignorando el concepto de paternidad y de maternidad...

Tampoco saben quién es su padre los niños nacidos de los embriones congelados. Ni lo sabrán jamás. La jodida Bioética prohíbe decírselo, y en la figura del padre ve sólo un semental que deja encinta a las mulas. En cuando a la figura de la madre, piénselo bien. Si nacen del óvulo de una gitana o de una famosa modelo que no quiere decir su nombre, esos niños no sabrán tampoco quién es su verdadera madre. No en vano este nuevo modo de nacer les encanta a los cónyuges del mismo sexo. Parece inventado para ellos.

La culpa es también de los intelectuales que el tío Bruno, el hermano de mi padre, llamaba inteligentecretinos o cretinointeligentes. Los intelectuales que por oportunismo o beneficio o manía de influir en el futuro aprueban o propagan las desgracias de Frankenstein como si realmente fuesen conquista de la Humanidad. Y también de los medios de comunicación que esas desgracias las presentan con complacencia e, incluso, con el sombrero en la mano. Con el sombrero en la mano las describen obsequiosa y estudiadamente, como si fuesen recetas culinarias de Pellegrino Artusi o de Anthelme Brillat Savarin –dos famosos chefs italianos–. Receta surcoreana: «Se toman células de la epidermis de un paciente y se extrae el material genético, es decir el ADN. Después, se toma un ovocito donado previa recompensa por una mujer ucraniana o rumana o eslovena o coreana o albanesa o maltesa, que certifique que no está fecundado y se vacía. Se le quita el núcleo y se tira. Hecho esto, en lugar de aquel núcleo se coloca el ADN sacado del cuerpo del paciente. Operación que se llama transferencia nuclear. Se estimula con sacudidas eléctricas a fin de que las células se multipliquen de prisa y corriendo, como si el ovocito hubiese sido penetrado por un espermatozoide, se obtiene el blastocito, es decir el ovocito que corresponde a la primera fase del desarrollo embrional. En definitiva, se crea un embrión. Cuando el embrión crece, se secciona (vivisección). Sus células estaminales se inyectan en el cuerpo del paciente...».

La receta inglesa, es decir la proporcionada por los investigadores de Newcastle, es casi idéntica. La única diferencia consiste en procurarse previamente tres blastocitos y, tras la transferencia nuclear, estimular un rápido desarrollo. Algo por lo que mi oncólogo estadounidense se indigna y dice: «This waving the therapeutical purpose is a dirty fib, a cruel lie –Esta búsqueda del descubrimiento terapéutico es un sucio embrollo, una trampa cruel–. Es cierto que no hemos conseguido eliminar el cáncer. Sin embargo, lo curamos. A veces, lo bloqueamos. En cambio, ellos no han descubierto cura alguna contra las enfermedades que citan para justificar la nueva Matanza de los Inocentes. Pero, si acaso la descubriesen, diría lo mismo: hay que oponerse. Hay que oponerse, porque la clonación terapéutica es ya una clonación reproductiva y, por lo tanto, válida para fabricar seres humanos. Hay que oponerse porque distinguir una de la otra equivale a esconderse tras un truco semántico.

Hay que oponerse

Hay que oponerse porque inyectar en un enfermo células estaminales significa matarlo. ¿Sabe por qué? Porque las células madres de los embriones son tan vigorosas y tan potentes como desordenadas. No se multiplican como y donde queremos, sino como les place y donde les place. Ergo, causan tumores. Recientemente, han sido inyectadas en el cerebro de un mono. El cerebro desarrolló de inmediato un cáncer fulminante y el mono murió al cabo de pocos días». La culpa es de la llamada gente normal. La gente que por ingenuidad o por desesperación cree en la historia de las enfermedades que se van a poder curar. Creyéndolo, se deja embaucar por falsas esperanzas. Porque, al igual que los sabios de la Bioética, también la gente grita a menudo al escándalo. Se atemoriza, dice: odio lo que quieren hacerme, qué me va a pasar. Pero después, atontada por el lavado de cerebro hecho por los políticos y los intelectuales que presentan a los Frankenstein como benefactores, seducida por los elogios de los periódicos que los tratan con el sombrero en la mano, cede a las dudas. No se da cuenta de que está ante el trágico devenir de nuestro destino, y cambia de idea. Para sentirse moderna, se adecua. Para no ir contracorriente y no perder las ventajas de la supuesta modernidad (que, al final, se resumen en un móvil colgado del oído) grita «milagro». Se arrodilla y aplaude, aunque eso signifique masacrar a sus propios hijos como Medea.

Hablemos claro. Vivimos en una sociedad que mira la vida en términos hedonistas y punto. Que busca sólo el bienestar, las ventajas materiales, las comodidades. Una sociedad en la que el alma no cuenta. Y la espiritualidad, menos. Y no sólo en Italia, no sólo en Europa, en EEUU sucede lo mismo. O peor. De hecho, fue EEUU el que difundió el culto al hedonismo. Fue EEUU el que lanzó la moda de los matrimonios y de las adopciones gays. Fue EEUU el que dio el visto bueno a las investigaciones. La única diferencia es que en EEUU la mayoría de los ciudadanos se opone y que a los investigadores su presidente les dice: «Yo no les voy a dar dinero para realizar a fondo la Matanza de los Inocentes. Yo no creo en la ciencia que destruye la vida para salvar la vida» (Bravo Bush).

Del Pacífico al Atlántico, del Atlántico al Mediterráneo, del Mediterráneo al Mar Artico, Occidente entero está enfermo de una enfermedad que ni siquiera millones de millones de células estaminales podrían curar: el cáncer intelectual y moral, del que hablo en mi Trilogía, sobre todo en La Fuerza de la Razón. Precisamente por culpa de ese cáncer no entendemos ya el significado de la palabra Moral, no sabemos ya separar la moralidad de la inmoralidad o de la amoralidad. Precisamente a causa de ese cáncer los mecenados de Frankenstein querrían una investigación científica sin vetos y sin condenas. Precisamente a causa de ese cáncer, a los tipos de mi tipo los llaman tontos, meapilas, siervos del Papa y del cardenal Ruini e, incluso, los exponen al público escarnio con las palabras retrógrado, oscurantista, reaccionario. Pero la moralidad no es estupidez. Es raciocinio y sentido común. A veces, revolución. La Etica no es una moda. Es un código de comportamiento que vale en todas partes y siempre. Una disciplina que nos ayuda a descubrir el Bien y el Mal. El Bien y el Mal no son opiniones o puntos de vista. Son realidades objetivas, concreciones que nos distinguen (o deberían distinguirnos) de los Zarqaui. No en vano nos servimos de ellas desde los días en los que habitábamos en cavernas y, aunque el hambre nos hacía ser caníbales, conocíamos esa verdad. El Bien es lo que hace bien y nos hace sentir bien. El Mal es lo que hace mal y nos hace sentir mal. Hoy, el Bien es considerado por la mayoría aquello que es más cómodo. El Mal, lo que no lo es. Y pocos se dan cuenta de que optar por el Mal es de cretinos. No cretinointeligentes o inteligentecretinos. Cretinos a secas.

Sin temor a la burla

So pena de ser objeto de burla y pasar por una nueva conquista del Vaticano, como una atea en vías de conversión, una comecuras en busca de absolución, en definitiva una revisionista in articulo mortis, vuelvo a Ratzinger. Y Ratzinger tiene razón cuando escribe que Occidente nutre una especie de odio hacia sí mismo y ya no se ama a sí mismo. Que de su historia ve sólo lo que es despreciable, que en ella ya no consigue descubrir lo que contiene de grande y de puro. Tiene razón cuando dice que el mundo de los valores sobre los que Europa había construido su identidad (valores heredados de los antiguos griegos y romanos –y del cristianismo, añado yo–), parece haber llegado al final. Que Europa está paralizada por una crisis de su sistema circulatorio y que esta crisis la está curando con transplantes –la inmigración y el pluriculturalismo, añado yo–, los cuales sólo pueden eliminar su identidad.

Tiene razón cuando dice que el renacimiento del islam no se nutre sólo del petróleo, sino que se alimenta también de su consciencia de que puede ofrecer una plataforma de espiritualidad. La espiritualidad a la que la vieja Europa y todo Occidente han renunciado. Por último, tiene razón cuando cita a Splenger, según el cual Occidente corre inexorablemente hacia su propia muerte. A este paso se terminará como terminó la Civilización Egipcia o el Sacro Imperio Romano. Como han desaparecido –y desaparecen, añado yo– todos los pueblos que olvidan que tienen alma. Nos estamos suicidando, queridos míos. Nos estamos matando con el cáncer moral, con la ausencia de espiritualidad. Y esta iniciativa del mundo de huir hacia delante con la engañosa eugenesia y con la tramposa biotecnología, es la etapa definitiva de nuestro masoquismo. Por eso, los Bin Laden y los Zarqaui, individuos inmorales y amorales, pero sometidos a una paradójica forma de moralidad, campan a sus anchas.

Por eso, sus correligionarios nos invaden tan fácilmente y con tanta cara se convierten en los dueños de nuestras propias casas. Por eso, en nuestras casas son acogidos con tanto servilismo. Y con tanto miedo. Por eso, Europa se ha convertido en Eurabia y EEUU corre el mismo riesgo. Y por eso, sellados en la frente con la marca de la que hablo en El Apocalipsis, la marca de la esclavitud y de la vergüenza, muchos occidentales terminarán arrodillados en la alfombrilla rezando cinco veces al día al nuevo patrón, a Alá. ¿Referéndum? Pero qué es lo que quieren refrendar. El propio término procreación asistida evoca el gesto de levantar la bandera blanca, de terminar en un mundo contra natura. Sin contar con que, pase lo que pase, este referéndum terminará como el de la caza. Es decir con los cazadores que siguen disparando bajo nuestras ventanas y matando los pajarillos.



Adopción espiritual

Tags: Oriana Fallaci

Publicado por Galsuinda @ 19:25  | Embriones
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 09 de abril de 2006

Tanto se ha hablado de los abortos que empiezan a no ser noticias; pero siguen aqu?, entre nosotros , como un c?ncer maligno que est? corroyendo a la sociedad. Los ?promotores? dicen que no son abortos, sino ?interrupciones del embarazo?. Sin embargo, un asesinato es un asesinato, sin paliativos.



?Qu? en todas partes los est?n legalizando? ?Desde cu?ndo lo que se legisla en una naci?n obliga en otra? ? Qu? en China la masacre de ni?as asesinadas antes de nacer es inmensa? ? Que la propaganda a favor nos inunda? Sin embargo, nunca se han considerado aceptables los abortos en ninguna sociedad y en ninguna religi?n, hasta hace muy poco, donde en los pa?ses llamados ?civilizados? se est? arrinconando toda moral y religi?n.

Numerosos Gobiernos promueven y alientan los abortos como si fuesen conquistas sociales y los justifican en nombre de la libertad de la mujer. ? Pobre mujer! En Espa?a se practicaron 84.985 abortos en 2004 ? nadie se lo cree- y s?lo 3.029 fueron en centros p?blicos. El resto abort? funci?n de los intereses de la industria abortista

Existe un aumento constante de los abortos de ?alto riesgo. De hecho, el propio Ministerio de Sanidad califica los abortos de m?s de doce semanas de gestaci?n como de ?alto riesgo?. Se empieza por favorecer el sexo indiscriminadamente, ?es tan placentero!; se sigue con el aborto, ?es tan tr?gico!; se termina degradando a la mujer , lo que supone la degradaci?n de la familia y de la sociedad.

De Am?rica nos llegan otras noticias; Mario, un escritor dominicano, nos dice. ?Por favor, inf?rmele a Don C?sar Vidal Manzanares que en el 2004, los ?ltimos n?meros oficiales de que disponemos, nos indican que en Dominicana, con apenas 11 millones de habitantes, se llevaron a cabo 400'000 + abortos, mal contados, y sin considerar la cantidad de madres que murieron durante o despu?s del parto. Alguien miente pues, si esto es cierto, Espa?a con aprox. 44 millones deber?a tener 1.600.000 abortos?

Y sigue, ?Sabemos que dos de cada diez madres mueren en escena. No quiera usted saber las condiciones en que quedan estas ni?as, emocional y espiritualmente hablando: ?destruidas!. La culpa, el dolor, la verg?enza y el arrepentimiento. ?Es demasiado fuerte! ?

?En "USA", nuestros primos del norte la cifra supera el mill?n y medio al a?o, m?s de 50 millones en los ?ltimos treinta a?os. Tras aprobar la "maldita" ley Helms-Burton, (made in USA), han muerto m?s de 60 millones de no nacidos. Mucho m?s seres humanos que en todas las guerras mundiales juntas y que en todos los holocaustos.? A?adamos los abortos de toda Europa, Asia, Ibero Am?rica, Ocean?a, y desde el cielo, la tierra parecer? como un enorme matadero de ni?os sin nacer

Hasta ahora, posiblemente sea la Iglesia Cat?lica la ?nica organizaci?n que se opone frontalmente a toda pr?ctica del sexo fuera del matrimonio; y por esto, es atacada con sa?a por toda la progresia. Sin embargo, desde hace alg?n tiempo numerosos m?dicos, psic?logos y antrop?logos empiezan a reconocer las razones de la Iglesia. Entre otros efectos, en Finlandia han encontrado una estrecha relaci?n entre los abortos y los suicidios de las j?venes. En la actualidad ning?n pro abortista bien informado deber?a llamarse cat?lico.

Tener mucha informaci?n no es lo mismo que estar informado. Prescinda por un momento de toda informaci?n externa; y piense por su cuenta, a solas, durante un rato, imag?nese que una de sus hijas ha abortado y padece todo tipo de secuelas f?sicas y ps?quicas consiguientes. Si fuese bueno ?Por qu? las afectadas y sus familiares se sienten tan mal y tan desgraciadas cuando les toca? La naturaleza sabe m?s que todas las propagandas interesadas.

Los abortos no son m?s que una de las partes visibles de la destrucci?n del matrimonio (Con el divorcio Express han aumentado el 76,5% entre los a?os 2004 y 2005), que junto con la degradaci?n de la ense?anza, de la familia y la persecuci?n a la Iglesia forman el grupo que se opone a la filosof?a progre de hoy. Los abortos est?n siendo alentados por la Nueva Era, El Fondo Social Mundial, la UNESCO, la progres?a filocomunista y numerosas sectas. Una inmensa propaganda y el dinero de los contribuyentes se est? malversando.

Con la civilizaci?n judeo-cristianas, que es lo que en realidad se quiere destruir, se sabe bien lo que es bueno y lo que es malo, lo que est? bien y lo que est? mal. Siempre aparecer? un sabio que todo lo justifique, incluso lo injustificable. Con la Nueva Era y similares ?todo vale?, siempre que nos proporcione dinero, poder o placer. No hay barreras. Solo que, eso que ?vale?, pasado alg?n tiempo, se empezar? a pagar con un muy alto precio en degradaci?n f?sica, moral, social y en miseria y soledad.

Por otra parte, con los abortos sucede como con los accidentes de coches: se leen con indiferencia, hasta que nos toca Entonces, y s?lo entonces, cuando la desgracia se ha cebado en nosotros, empezaremos a maldecir a todos los pol?ticos y sectarios que han creado el ambiente social que ha hecho posible los abortos. Pero entonces, ya es tarde.

Alejo Fern?ndez P?rez


Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 21:41  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 08 de abril de 2006


Respeto ante todo a la persona

No, por supuesto que no. Todas las opiniones no merecen el mismo respeto. Algunas no merecen ninguno, mientras que otras —las de los expertos en la materia— merecen de ordinario un respeto enorme. Veámoslo un poco más despacio, pues la tesis en boga en la cultura dominante viene a ser la de que en un sistema realmente democrático todas las opiniones son igualmente respetables.

El respeto tiene una gran importancia en la vida de cada uno y de la sociedad. Tal como describe Robin Dillon en la voz "respeto" de la valiosa Stanford Encyclopedia of Philosophy, desde niños se nos enseña —o al menos es lo que se espera— a respetar a nuestros padres, profesores y mayores en general, a respetar las normas escolares, las reglas de la circulación, las tradiciones culturales y familiares, los derechos y sentimientos de las demás personas, a los gobernantes y a la bandera (esto en Estados Unidos, pero mucho menos en España), y por supuesto a respetar la verdad y las diferentes opiniones de la gente. De hecho llegamos a adquirir un cierto respeto a todas estas cosas hasta el punto de que, ya de mayores, meneamos la cabeza con indignación cuando nos topamos con personas que parecen no haber aprendido a respetarlas. Sin embargo, en un sentido estricto, sólo la persona humana es realmente merecedora de respeto. Fue el filósofo alemán Immanuel Kant quien en el siglo XVIII puso el respeto a las personas, a todas y cada una, en el centro de la teoría moral. Desde entonces la clave del liberalismo político y del humanismo democrático ha sido la tesis de que las personas son fines en sí mismos con una dignidad absoluta que debe ser siempre respetada.

Lo indudable y lo opinable

¡Cuántas veces al ver los rostros desencajados de los inmigrantes de las pateras nos asalta la duda de que en este mundo nuestro siga vigente aquel ideal kantiano! Quienes merecen absoluto respeto son las personas, cada una de ellas, independientemente de su nacionalidad, del color de su piel, su estatus social, el nivel de sus estudios, su edad y condición: desde el feto en las entrañas de su madre hasta el enfermo terminal en una UCI o en las calles de Calcuta. Cada una de esas personas, sea pobre o rica, sabia o ignorante, es acreedora de un respeto absoluto por parte de todos los demás. Esta convicción tiene enormes consecuencias en la vida de cada uno y en la organización misma de la sociedad. Pero tratar con un profundo respeto a todas y cada una de las personas no significa en ningún caso que las opiniones de todas y cada una de ellas merezcan respeto y menos aún que lo merezcan en igual medida.

Cuando hablamos de opiniones nos referimos de ordinario a los diferentes pareceres en materias discutibles y discutidas. Abarca desde la mejor manera de organizar la sociedad política, de resolver los problemas de la convivencia humana hasta las preferencias en materias deportivas, artísticas o culturales. No son materias opinables aquellas ya resueltas por la ciencia o por la experiencia acumulada de la humanidad. No es materia opinable ni el teorema de Pitágoras, la ley de la gravedad, la composición química del oro o que el fuego quema. Tampoco es materia opinable que la estricnina es un veneno: los venenos matan independientemente de nuestra opinión acerca de ellos. En cambio, en muchas otras áreas hay diversas maneras legítimas de pensar acerca de las cuestiones que están planteadas. En muchos campos no hay un consenso, o quizás aun cuando haya un consenso mayoritario no se excluye que las opiniones minoritarias divergentes tengan algún valor, esto es, que podamos aprender algo de ellas. En todos estos casos, esas opiniones merecen atención y consideración, pues de ordinario si están formuladas con seriedad, incluso aquellas que parezcan inicialmente más estrambóticas, encierran probablemente algo valioso.

Opiniones y autoridades

Por el contrario, todos tenemos bien comprobado que no compensa invertir tiempo en tratar de aprender de una persona ignorante en una materia, que no tenga una especial cualificación o un conocimiento de primera mano. Lo peor es cuando el ignorante —tal como pasa a veces con los políticos— argumenta ideológicamente, esto es, defiende una opinión desde una posición preconcebida sin atenerse a los hechos ni a las opiniones opuestas. En este sentido muy a menudo los debates parlamentarios son la forma más contraria posible a un genuino diálogo, pues son una mera confrontación dialéctica resuelta finalmente por la mecánica de los votos. Para un diálogo racional, para un examen constructivo de las diversas opiniones sobre un asunto opinable, hace falta estar al menos de acuerdo sobre la naturaleza del desacuerdo y eso implica que si el oponente presenta mejores razones que las nuestras, cambiaremos de opinión, nos pasaremos de todo corazón a sostener, ahora con más fuerza, la posición que antes atacábamos.

Considerar una opinión, tratar de comprender las razones y los datos que la avalan significa abrirse a lo que de verdadero pueda ofrecer. Entre los medievales una opinión tenía título suficiente para ser considerada en una disputatio por su autoridad. Tal como mostró el filósofo oxoniense Christopher Martin, si un autor, considerado por su experiencia como una autoridad en un campo, formulaba una opinión sobre esa materia que sonaba novedosa, el argumento de autoridad sugería que valía la pena someter a examen a ese parecer. El New York Times on line ha aprendido esto mismo, pues desde hace unos meses distribuye gratuitamente la información, pero en cambio comienza a cobrar por sus artículos de opinión. Si uno desea leer a Krugman, Friedman o las demás luminarias de la prensa norteamericana, debe pagar una cantidad modesta, pero que vendrá a suponer al final una sustanciosa suma para el periódico y para los autores.

La opinión de los famosos

Para los españoles casi siempre es verdad lo contrario: pagamos por los datos, pero despreciamos las opiniones, quizá porque estamos acostumbrados a que en cada barbería o en cada tertulia los asistentes resuelvan los mayores problemas que tenemos mediante cuatro declaraciones grandilocuentes y —como suele decirse— se queden después tan panchos. Incluso a menudo se invita en los medios de comunicación a deportistas, artistas o diversos famosos a que opinen sobre cuestiones para las que no tienen ninguna especial preparación. Los lógicos medievales llamaban a este modo de proceder la falacia ad verecundiam: consiste en apelar al sentimiento favorable que se tiene hacia una persona famosa para mover a la audiencia en favor de una conclusión.

Hacer caso a un famoso para formarse una opinión en una cuestión debatida —para la que el famoso no tenga particular competencia— equivaldría a renunciar a pensar por nuestra cuenta; sería en ultima instancia una falta de respeto a nosotros mismos. Todas las personas merecen respeto, pero no merecen un mismo respeto todas las opiniones: hay, por supuesto, opiniones mejores y peores.

Jaime Nubiola
26 de marzo de 2006 La Gaceta de los Negocios (Madrid)



Adopción espiritual

Publicado por Galsuinda @ 17:51  | Para pensar
Comentarios (2)  | Enviar
Mi?rcoles, 05 de abril de 2006
PROVIDA en NOTIVIDA

Centro (C.A.B.A.)
Centro (C.A.B.A.)
Tandil (Pcia.de BsAs)
Centro (C.A.B.A.)
Bicicleteada en La Plata (Pcia.de BsAs)
Palermo (C.A.B.A.)
Centro (C.A.B.A.)
Palermo (C.A.B.A.)
Rosario (Sta.Fe)
San Isidro (Pcia.de BsAs)
San Isidro (Pcia.de BsAs)
San Isidro (Pcia.de BsAs)
Tandil (Pcia.de BsAs)
Tandil (Pcia.de BsAs)
Centro (C.A.B.A.)
Bella Vista (Pcia.de BsAs)
Bella Vista (Pcia.de BsAs)
Bella Vista (Pcia.de BsAs)
Mataderos (C.A.B.A.)
Bella Vista (Pcia.de BsAs)
Mataderos (C.A.B.A.)
Bicicleteada en La Plata (Pcia.de BsAs)
Bicicleteada en La Plata (Pcia.de BsAs)
Bicicleteada en La Plata (Pcia.de BsAs)
San Rafael (Mendoza)
San Rafael (Mendoza)
San Rafael (Mendoza)

San Rafael (Mendoza)
San Rafael (Mendoza)
San Rafael (Mendoza)


Bicicleteada en Tres Arroyos (Pcia.de BsAs)
Bicicleteada en Tres Arroyos (Pcia.de BsAs)
Centro (C.A.B.A.)
Congreso de la Naci?n
Congreso de la Naci?n
Congreso de la Naci?n
Cantata por la Vida (Salta)
Cantata por la Vida (Salta)
Empapelando las calles salte?as
La capital sanjuanina
La capital sanjuanina
La capital sanjuanina



Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 13:09  | Im?genes
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 04 de abril de 2006

Las Jornadas por la vida, organizadas por Adevida y el Arzobispado, arrancan con la presentaci?n de un v?deo

Oviedo, Olaya SU?REZ

El aborto y la vida del feto antes del nacimiento centraron el coloquio celebrado ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPA?A, que sirvi? como arranque a las Jornadas por la vida organizadas por la asociaci?n Adevida y el secretariado por la defensa de la vida del Arzobispado de Oviedo, que acoger?n diversas actividades durante los pr?ximos d?as.
?ngel Garc?a Prieto, m?dico y socio de Adevida, fue el encargado de dar paso a la proyecci?n ?La batalla de la vida. ?Es importante respetar la vida prenatal??, un documental que fue seguido atentamente por un amplio n?mero de asistentes y en el que se hizo un repaso a los nueve meses de gestaci?n del feto, as? como a las barreras sociales a las que se enfrentan muchas madres solteras.

Garc?a Prieto ley? un fragmento del poema ?Los ni?os muertos?, del escritor Rafael Morales, para presentar el acto y asegur? que ?vivimos en un mundo impasible, en una sociedad de la abundancia y la perfecci?n que tiene fallos monumentales, como son los 77.000 abortos que se producen al a?o en Espa?a?.

El profesional sanitario afirm? en su intervenci?n que ?en esta sociedad nos llevamos por delante a los m?s d?biles y esto s?lo puede conllevar el caos; hay cat?strofes que no se pueden evitar, como los desastres naturales o los accidentes de tr?fico, pero hay otras muchas que son muy f?ciles de corregir, como es el caso de los abortos y la salvaci?n de las vidas humanas?.

El documental ?La batalla de la vida? cont? con la opini?n de expertos, voluntarios y madres que abogaban por la vida del feto. El hilo conductor lo puso Sandra, una ni?a de 18 a?os que se neg? a abortar a pesar del empe?o puesto por sus padres al conocer en un primer momento la inesperada noticia.

?Cu?ndo empieza la vida humana? fue la pregunta que intentaron contestar los numerosos especialistas que intervinieron en la proyecci?n, concluyendo todos ellos en que ?da comienzo cuando el zigoto tiene el genoma completo, es decir, en el mismo momento de la concepci?n?. Los especialistas consultados expusieron que las primeras semanas de gestaci?n son las m?s ?giles en lo que se refiere al desarrollo embrionario y que es a partir de la novena semana cuando el feto cuenta ya con los ?rganos completos, a pesar de que ?desde el mismo momento de la concepci?n tiene vida y por lo tanto es un ser humano?.

Adem?s de aspectos m?dicos, el v?deo cont? con testimonios de madres que decidieron continuar con sus respectivos embarazos aun sabiendo que el feto ven?a con alg?n tipo de patolog?a o defecto. Los voluntarios de las asociaciones por la vida tambi?n tuvieron protagonismo.


Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 20:35  | Testimonios provida
Comentarios (0)  | Enviar



Sacrificados en aras de la investigaci?n

LONDRES, s?bado, 19 febrero 2005- La Autoridad para Fertilizaci?n Humana y Embrionolog?a del gobierno brit?nico ha dado el visto bueno a la clonaci?n de embriones humanos. La BBC informaba el 8 de febrero de que el creador de la oveja Dolly, Ian Wilmut, hab?a obtenido la licencia para clonar embriones para un estudio de la enfermedad neuronal motora. ?sta es la segunda vez que la autoridad de fertilizaci?n da su aprobaci?n a la clonaci?n humana desde que ?sta se hiciera legal en el Reino Unido el a?o 2001.

Wilmut, junto a investigadores del Kings College de Londres, planea clonar embriones que tengan la enfermedad para estudiar c?mo se desarrolla en sus primeras etapas, y probar nuevos medicamentos para ver c?mo funcionan. Algunas organizaciones de pacientes, incluyendo la Asociaci?n de la Enfermedad Neuronal Motora, han apoyado la propuesta.

Sin embargo, no todo el mundo ha celebrado la noticia. En una nota de prensa el d?a 8 de febrero de la Sociedad para la Protecci?n de los Ni?os no Nacidos, el secretario de la organizaci?n, Anthony Ozimic, atacaba la investigaci?n de Wilmut. ?Cualquier ?licencia para clonar y asesinar? golpea el mismo coraz?n de la regla b?sica de nuestra sociedad para vivir juntos en paz, que es ?no asesinar al inocente?, puesto que el proceso de clonaci?n asesina a muchos ni?os humanos embrionarios en su etapa de vida m?s vulnerable?, afirmaba Ozimic. ?Todos los asesinados son ?nicos, nunca podr?n ser sustituidos, individuos humanos totalmente inocentes?.

Otra nota de prensa, publicada por Julia Millington, directora de la Alianza ProVida, indicaba: ?Toda clonaci?n humana es intr?nsecamente mala y deber?a prohibirse. Sin embargo, resulta especialmente repugnante la creaci?n de embriones humanos clonados que ser?n destinados a la experimentaci?n y a su subsiguiente destrucci?n?.

Adem?s, Millington cuestionaba la aprobaci?n para el uso de embriones en un momento en el que se informa de que la mayor?a de los mayores avances cient?ficos se han dado utilizando c?lulas madre de adultos, ?ticamente aceptables, y c?lulas tomadas del cord?n umbilical de beb?s reci?n nacidos.

En Estados Unidos, la Asociaci?n M?dica Cristiana tambi?n tom? en consideraci?n el plan de Wilmut. En una nota de prensa del 8 de febrero, David Stevens, director ejecutivo de esta asociaci?n de 17.000 miembros, afirmaba: ?Se est? vistiendo al lobo con piel de oveja al sostener que de alguna manera se est? ayudando a la humanidad cuando de hecho se est?n asesinando seres humanos vivos?. Y continuaba: ?La as? llamada clonaci?n terap?utica poco terap?utica resulta para los sujetos humanos vivos que se destruyen en el proceso?.

Cambio en Espa?a

Tambi?n en Espa?a hay malas noticias para los embriones. El 8 de febrero, la Ministra de Sanidad, Elena Salgado, anunciaba una nueva propuesta para regular la fertilizaci?n in Vitro. La medida podr?a entrar en vigor a finales de a?o, y representar?a una sustancial relajaci?n de la normas aprobadas por el anterior gobierno en el 2003, informaba el 8 de febrero el diario espa?ol ABC.

Entre los cambios anunciados por Salgado estar?a el permitir a los padres escoger los embriones que puedan ayudar a curar a sus hijos ya nacidos, usando la diagnosis gen?tica de preimplantaci?n. La legislaci?n prohibir?a la clonaci?n para fines reproductivos, pero se mantiene en silencio sobre si la permitir? para fines de investigaci?n.

La legislaci?n podr?a tambi?n permitir la investigaci?n con los embriones ?sobrantes? de los tratamientos de fertilizaci?n in Vitro. Esto constituir?a un cambio con respecto a la legislaci?n del 2003 que s?lo permit?a la investigaci?n con los embriones que ya estaban congelados en el momento de entrar en vigor la ley.

?Pre-embriones?

En la misma fecha, el pasado 8 de febrero Mons. Elio Sgreccia, presidente de la Pontificia Academia para la Vida, publicaba un art?culo sobre cuestiones relacionadas con el embri?n humano. Escribiendo en el peri?dico italiano Corriere della Sera, Mons. Sgreccia observaba que muchos investigadores justifican la utilizaci?n de un embri?n, durante sus primeros d?as de vida, negando que haya alcanzado la etapa en la que es verdaderamente humano. As?, durante los primeros 14 d?as, los investigadores suelen hablar de etapa de desarrollo del ?pre-embri?n?.

Sin embargo, Mons. Sgreccia observaba que, desde un punto de vista meramente cient?fico, resulta perfectamente evidente que, desde el momento en que el ?vulo es fertilizado por el espermatozoide, hay una forma distinta de vida con su propia identidad gen?tica y unidad biol?gica. Adem?s, tras la fertilizaci?n inicial no hay un cambio cualitativo subsiguiente que afecte al proceso de desarrollo de la nueva vida.

Mons. Sgreccia a?ad?a que, desde el punto de vista moral, es suficiente con la simple sospecha de la posibilidad de que en el embri?n nos encontremos ante una persona humana para prohibir su utilizaci?n en la investigaci?n cient?fica. Por eso, la Iglesia ha insistido en el respeto absoluto del derecho a la vida desde el momento de la concepci?n.

Lucha por definir la vida

El estatus humano del embri?n est? siendo debatido en los tribunales, con algunos resultados positivos. Hace dos semanas el juez del condado de Cook, en el estado de Illinois, permiti? a una pareja de Chicago encausar a una cl?nica de fertilidad que destruy? uno de sus embriones. Un reportaje del 5 de febrero en el Chicago Sun-Times explicaba que Alison Miller y Todd Parrish hab?an acudido al Centro para Reproducci?n Humana para recibir ayuda en la concepci?n de un hijo, pero uno de los ?vulos fertilizados fue descartado por error por un trabajador de la cl?nica.

En su decisi?n, el juez Jeffrey Lawrence II afirmaba que ?un pre-embri?n es un ?ser humano?... est? o no implantado en el vientre de su madre?. Como resultado, la pareja puede buscar la misma compensaci?n concedida a otros padres cuyos hijos son asesinados. Los comentaristas observaban que la resoluci?n casi seguramente que ser?a apelada.

Otro caso legal reciente relacionado con la vida no nacida ha sido el del asesinato de Laci Peterson, que estaba embarazada cuando su marido la asesin?. El largo proceso legal termin? el pasado noviembre, cuando Scott Peterson fue declarado culpable por un jurado. El jurado conden? a Peterson por el asesinato en primer grado de su esposa y por el asesinato en segundo grado de su hijo no nacido de 8 meses.

En un art?culo publicado el 13 de noviembre en el Christian Post, una analista de Focus on Family, Carrie Gordon Earll, explicaba que ?la condena por asesinato de Scott Peterson en la muerte de su esposa y su hijo no nacido, Conner, es una evidencia m?s de los crecientes cambios en las leyes americanas sobre protecci?n de toda vida humana, incluyendo los j?venes humanos que todav?a residen en el vientre de su madre?.

El a?o pasado, el Tribunal Supremo de California dictamin? que se podr?a utilizar una ley estatal de 1970 para acusar a asaltantes por la muerte del feto cuando una mujer embarazada es atacada. Los cargos de asesinato del feto pueden ser presentados incluso aunque el agresor no sepa que la v?ctima estuviera embarazada, informaba el 6 de abril el Los Angeles Times.

Aunque limitada, el embri?n obtuvo otra victoria con una decisi?n del Tribunal Supremo de Kentucky. El tribunal dictamin? que se pueden presentar acusaciones de asesinato si el feto en el momento en que fue asesinado habr?a sido viable fuera del vientre materno. El tribunal acababa as? con una sentencia de hace 21 a?os que hab?a prohibido los cargos de homicidio contra quien es acusado de asesinar un feto, seg?n inform? el 18 de junio el peri?dico Courier-Journal de Louisville.

En su decisi?n, el Tribunal Supremo de Kentucky defin?a al feto como persona en el momento en que fuera viable. La sentencia no decide sin embargo sobre la constitucionalidad de la nueva ley de ?homicidio fetal? aprobada el a?o pasado por el legislativo de Kentucky. La ley permite que se presente la acusaci?n de homicidio cuando un feto es asesinado ? sin importar si es viable o no.

Otro caso del 2004 tuvo que ver con Quenten Qortez Thompson considerado culpable por un jurado de Wisconsin del asesinato de un feto, informaba el 11 de junio el Milwaukee Journal Sentinel. Thompson fue declarado culpable del homicidio en primer grado intencional de Nicole Blake y del homicidio en primer grado de su hijo no nacido, seg?n una ley de 1998.

Durante sus primeras etapas de desarrollo, el embri?n sigue bajo la amenaza de los investigadores cient?ficos que parecen considerarlo como fuente de repuestos.

Fuente: ZENIT.org, ZSI05021901


Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 13:18  | Embriones
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 03 de abril de 2006


LONDRES, 02 Abr. 06 (ACI).- Una mujer brit?nica de 31 a?os, Sarah Peck, pospuso el tratamiento de la leucemia que la afectaba para as? permitir que naciera su tercera hija. As? lo decidi? la joven madre al enterarse, al mismo tiempo en 2004, que estaba embarazada y que ten?a leucemia mieloide cr?nica.

Seg?n informa el sitio pro-vida LifeSiteNews.com, Peck indic? que tambi?n ayudo su hemat?logo, quien la apoy? para continuar con el embarazo y olvidarse del aborto. Sin embargo, ella y su esposo fueron advertidos de las posibles complicaciones que se suscitar?an por posponer el tratamiento de Sarah. As? se los precis? el Dr. Simon Rule, un hemat?lgo del Plymouth's Derriford Hospital, quien afirm? que ?si pospones el tratamiento, el riesgo es que se puede agudizar la enfermedad en cualquier momento?.

Luego del nacimiento de Charlotte, el 19 de marzo de 2005, Sarah recibi? un tratamiento a base de c?lulas estaminales extra?das de la m?dula espinal de su hermana Vicky. Esta semana, al celebrar el primer cumplea?os de Charlotte, le contaron a Sarah que estaba entre las finalistas para recibir el premio de Madre del A?o.

En declaraciones a la BBC, la joven nominada que a?n recibe tratamiento para curar la leucemia, coment? que ?lo que en realidad espero es pasar buenos momentos con mis hijos. Mi familia siempre ha sido lo primero y ahora m?s a?n. Cada d?a es un regalo?.


Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 19:55  | Testimonios provida
Comentarios (0)  | Enviar



Entrevista de la Agencia Zenit al doctor Carlo Bellieni *

--?Es tan f?cil concebir un hijo en una probeta?

--Dr. Carlo Bellieni: Las reflexiones sobre la fecundaci?n ?in vitro? (FIV) se sit?an en dos polos: la salvaguardia del embri?n concebido por un lado y la apremiante petici?n de algunas parejas de tener un hijo por otro.

Dejando aparte por el momento que un hijo se puede tener tambi?n adopt?ndolo, es extra?o que no se reflexione sobre el destino de los ni?os concebidos as?, como si una vez superado el prejuicio de los embriones sobrantes, un hijo concebido en probeta fuera equiparable a uno concebido normalmente.

Obviamente no me refiero a diferencias afectivas: un hijo es siempre un hijo, independientemente del modo en que ha sido concebido. ?Pero queremos considerar si los riesgos de la FIV son tales como para imponer al menos un poco de cautela?

--?Cu?les son los riesgos para los ni?os concebidos ?in vitro??

--Dr. Carlo Bellieni: Tres estudios sobre amplias poblaciones de ni?os concebidos ?in vitro? fueron publicados en el 2002 en prestigiosas revistas cient?ficas internacionales, y las conclusiones no son en absoluto reconfortantes.

La conclusiones verifican que: ?Los ni?os que tienen bajo peso en el nacimiento tienen riesgo de incapacidad y muerte. El empleo de la FIV conlleva una aumento de ni?os con bajo peso en el nacimiento en EE.UU. porque est? asociado a una elevada tasa de gemelaridad. Hasta 1997 la FIV era causa del 40% de los partos triformes. Igualmente estudios demuestran que hay m?s ni?os con bajo peso en el nacimiento por v?a de la FIV que en los embarazos normales?(Schieve LA et al: Low and very low birth weight in infants conceived with use of assisted reproductive technology. The New England Journal of Medicine 2002).

?Nuestro estudio sugiere que los ni?os nacidos por FIV tienen un riesgo aumentado de desarrollar problemas cerebrales, en particular par?lisis cerebral? (Stromberg B et al: Neurological sequelae in children born after in-vitro fertilisation: a population-based study. The Lancet 2002;359:461-5).

?Los ni?os concebidos con el uso de ?Intracytoplasmic sperm injection? (ICSI) o de FIV tienen el doble de riesgo de presentar un defecto mayor en el nacimiento respecto de la poblaci?n general? (Hansen M et al: The risk of major birth defects after intracytoplasmic sperm injection and in vitro fertilisation. The New England Journal of Medicine 2002;346(10):725-30) .

Estos estudios hab?an sido recogidos por otras revistas pedi?tricas que as? subrayaban: ?En febrero de 2002, un equipo de Uppsala, Suecia, se refiri? a un trabajo retrospectivo sobre 5.680 ni?os nacidos por FIV: mostr? que en general, los ni?os nacidos por FIV tienen con mayor frecuencia necesidad de los servicios de centros de rehabilitaci?n respecto a la poblaci?n normal y el riesgo (OR) de par?lisis cerebral es de 3.7. La mayor diferencia se observa entre los nacidos ?nicos, mientras que el riesgo para los nacidos gemelos es similar al de la poblaci?n normal. En un estudio australiano, el 8,6% de los ni?os nacidos por FIV ten?a defectos mayores en el nacimiento, el doble de los controles? (Koren G: Adverse effects of assisted reproductive technology and pregnancy outcome. Pediatric Research 2002).

El riesgo de tener un hijo con discapacidad es aproximadamente del 11% tras la FIV, respecto al 5% despu?s de la concepci?n normal (NN: Neurological sequelae and major birth defects in children born after in-vitro fertilization or intracytoplasmic sperm injection. European Journal of Pediatrics 2003;162:64).

La gran multiparidad es uno de los riesgos de la FIV y puede provocar nacimiento prematuro (Greisen G: Multifoetal pregnancy and prematurity: the costs of assisted reproduction. Acta Paediatrica 2002;91:1449-50).

Ahora, estas observaciones parecen obvias para el neonat?logo: la plurigemelaridad y la prematuridad, si bien son trivializadas por la prensa, representan un gran riesgo para la salud del ni?o (y de la madre).

Pero el hecho nuevo es ?ste: incluso en el caso de concepci?n de un hijo ?nico, la tasa de riesgo para su salud, si nace de una fecundaci?n ?in vitro?, es mayor que para la poblaci?n normal. Un reciente an?lisis de 25 estudios cient?ficos publicado en el British Medical Journal as? concluye: ?Los embarazos individuales generados por FIV tienen un resultado perinatal significativamente peor respecto a los normales?, si bien a?ade que ?en los embarazos gemelares, la mortalidad perinatal es aproximadamente un 40% m?s baja despu?s de la FIV en comparaci?n con la concepci?n natural? (Frans M Helmerhorst et al: Perinatal outcome of singletons and twins after assisted conception: a systematic review of controlled studies. BMJ 2004; 328:261).

--?Hay tambi?n riesgos desde el punto de vista gen?tico?

--Dr. Carlo Bellieni: Ciertamente: ?La inyecci?n intracitoplasm?tica de espermatozoides puede aumentar el riesgo del d?ficit del ?imprinting?? (Cox GF et al: Intracytoplasmic sperm injection may increase the risk of imprinting defects. Am. J. Hum. Genet. 2002;71:162-4). Feindenberg y DeBaun, de la John Hopkins University, se quedaron impresionados por el hecho de que el 4,6% de sus pacientes con s?ndrome de Wideman-Beckwitt hab?an sido concebidos por FIV (la enfermedad est? presente en un nacido de cada 15 mil).

M?s recientemente, cinco ni?os holandeses concebidos por FIV han presentado retinoblastoma, un c?ncer infantil de la retina que aparece en un nacido de cada 17 mil. Algunos investigadores temen que aumentar la duraci?n de la incubaci?n pueda comprometer el desarrollo, como han observado los estudios en ratones. ?Estamos usando a los humanos como cobayas?, sugiere Kelly Moley, que estudia embriones de rat?n pre-implantaci?n en la Universidad Washington en St. Louis (Powell K: Seeds of doubt. Nature 2003;422:656-9).

--?Y desde el punto de vista psicol?gico?

--Dr. Carlo Bellieni: Un reciente libro publicado por un famoso psiquiatra franc?s Beno?t Bayle con el t?tulo ?L'embryon sur le divan. Psychopathologie de la conception humaine? --?El embri?n en el div?n. Psicopatolog?a de la reproducci?n humana?-- (Par?s, 2003), hace reflexionar en los riesgos a largo plazo sobre la serenidad de los ni?os nacidos de fecundaci?n ?in vitro?: habla de ?s?ndrome del superviviente? para numerosos ni?os nacidos por FIV.

Esta patolog?a, verificada en primer lugar en los supervivientes de los campos de concentraci?n, se manifiesta con sentimiento de culpa (?otros han muerto para dejarme vivir?) o sentido de omnipotencia (?lo he conseguido porque soy indestructible?).

Sus padres le han deseado hasta el punto de sacrificar otros ni?os para su venida. Si ?l ha quedado con vida, si es elegido, ?no es se?al de que vale m?s que los dem?s, esto es, que aquellos que no han sobrevivido? El ni?o sometido al deseo de otros es un ni?o omnipotente a quien tal vez es dif?cil poner l?mites. Sus padres, antes o despu?s de ?l, han suprimido uno o m?s ?ni?os?, a fin de cuentas por deseo de ?l, para que ?l pudiera vivir. ?Cu?nto vale entonces ?l, por quien tal sacrificio se ha consumado?

--Frente a un panorama tan complejo, ?qu? conclusiones podemos sacar?

--Dr. Carlo Bellieni: En conclusi?n podemos afirmar que se est? procediendo hacia una preocupante trivializacion de la concepci?n: los m?todos actualmente en uso para la FIV no est?n exentos de riesgos para el ?nasciturus?. La prematuridad y la gemeralidad inducidas por la FIV son un riesgo. Un riesgo es tambi?n la FIV misma. ?Se puede correr o habr?a que suspenderla hasta su perfeccionamiento? El ?Defensor de la Infancia? creado por el gobierno franc?s ha pedido una moratoria para la t?cnica ICSI, que resulta ser la m?s utilizada, por los riesgos que plantea. Incluso el ministro de Salud Fran?ois Mattei ha hablado contra este ?encarnizamiento procreador? y el comit? ?tico nacional franc?s es de la misma opini?n.

--?Se puede aceptar para el hijo un riesgo que no parece bajo s?lo a fin de satisfacer el propio deseo?

--Dr. Carlo Bellieni: La fecundaci?n ?in vitro? es una t?cnica ?en tr?mite?. Hay que usar espermatozoides a menudo alterados, a veces introduci?ndolos directamente en el citoplasma de la c?lula huevo ?ntegramente (ICSI), cosa que no ocurre en la naturaleza.

Un ?ltimo interrogante que en muchos se suscita: al generar hijos con espermatozoides ineficaces, ?no les condenamos tal vez a ellos mismos a tener que recurrir en el futuro a la procreaci?n artificial, en el caso no improbable de que heredasen la misma alteraci?n de los espermatozoides paternos?

* Profesor de Terapia Neonatal en la Escuela de Especializaci?n de Pediatr?a de la Universidad de Siena y director de Terapia Intensiva Neonatal en la ciudad italiana

Fuente Zenit (ZS04060209



Adopci?n espiritual

S?bado, 01 de abril de 2006




Por JUAN MANUEL DE PRADA




LOS partidarios de la investigaci?n con c?lulas embrionarias reh?yen el debate cient?fico. Les horroriza que la discusi?n se centre en los resultados de sus experimentos. Como subterfugio o escapatoria, desv?an el debate hacia el enfrentamiento entre ciencia y religi?n. As?, mantienen el tinglado de la farsa y hacen creer a la sociedad que a ellos s?lo los mueve el inter?s cient?fico, a la vez que presentan a sus detractores como una patulea de fundamentalistas. El Progreso, sostienen, debe protegerse de los absurdos ?frenos? impuestos por la religi?n. Asimismo, las revistas cient?ficas de mayor renombre auspician y jalean las investigaciones con embriones y su generaci?n mediante transferencia nuclear, mientras obstaculizan y denigran el trabajo mucho m?s exitoso de los cient?ficos que han demostrado el valor terap?utico de las c?lulas troncales del organismo adulto. La llamada ?clonaci?n terap?utica? trata de conseguir terapias regenerativas que, hasta la fecha, se han saldado siempre con estrepitosos fracasos (a la vez que han deparado algunos timos abracadabrantes, como el del coreano Hwang). Entretanto, se embauca a los enfermos con esperanzas infundadas que son mayor fraude a las expectativas de enfermos incurables y el m?s cruel escarnio de su dolor. Los experimentos realizados con animales nos descubren que las c?lulas de origen embrionario provocan la formaci?n de tumores, porque son muy inestables e inmaduras. Los defensores de la llamada ?clonaci?n terap?utica? lo saben, pero siguen defendiendo sus experimentos por s?rdidos intereses cremat?sticos. Tambi?n saben que las c?lulas de adulto son infinitamente m?s provechosas y viables, pero mantienen a los enfermos en la ignorancia.

Nuestra ministra Salgado (por la salud a la astenia) afirma que el proceso de transferencia nuclear no depara un embri?n, sino un ?conjunto de c?lulas?, puesto que el organismo resultante no se deriva de una fertilizaci?n con espermatozoides. Pretender que el est?mulo artificial que provoca el desarrollo embrionario sea el criterio para no llamar las cosas por su nombre constituye un abuso sem?ntico. Quiz? estos escamoteos sirvan para que nuestro Gobierno burle legislaciones internacionales y forre los bolsillos de los amiguetes que experimentan con c?lulas embrionarias, pero desde luego no se sostienen en pie. No debemos olvidar que embriones animales fabricados mediante esta t?cnica, una vez implantados en ?teros, han llegado a convertirse en animales clonados.

La reflexi?n sobre el triste destino de estas vidas embrionarias en las que ya se agazapa la condici?n humana, diminutas como puntitos negros a la luz del microscopio, me trae a la memoria cierta escena de ?El tercer hombre?. Holly Martins (Joseph Cotten) se ha reunido en el Prater vien?s con Harry Lime (Orson Welles), un c?nico y encantador asesino que se ha enriquecido vendiendo medicamentos adulterados. Montan juntos en la noria y, cuando se hallan en lo alto, Martins pregunta, horrorizado: ??Has visto a alguna de tus v?ctimas??. A lo que Harry Lime responde c?nicamente, apuntando a la gente que pasea por el descampado: ??V?ctimas? No seas melodram?tico. Mira ah? abajo. ?Sentir?as compasi?n por alguno de esos puntitos negros si dejara de moverse? Si te ofreciera veinte mil d?lares por cada puntito que se parara, ?me dir?as que me guardase mi dinero o empezar?as a calcular los puntitos que ser?as capaz de parar? ?Y libre de impuestos, amigo, libre de impuestos! Hoy es la ?nica manera de ganar dinero?. As? que ya lo saben: cuando los ap?stoles de la llamada ?clonaci?n terap?utica? les hablen de Ciencia y Progreso y Salvaci?n de Vidas, no les crean; donde dicen todas esas paparruchas rimbombantes quieren decir, en realidad, Dinero, que es la ?nica religi?n que profesan. Dinero obtenido disparando sobre diminutos puntitos negros.



Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 11:14  | Embriones
Comentarios (0)  | Enviar