Domingo, 30 de julio de 2006



Fr. Frank Pavone

National Director, Priests for Life


M?s de la mitad de los estados tienen leyes que requieren que uno de los padres de un menor sea notificado antes de practicar un aborto a un menor. Algunas de esas leyes que involucran a los padres requieren el consentimiento de uno de ellos; otras solo requieren que uno de los padres sea informado. Estas medidas de sentido com?n gozan de gran apoyo entre el p?blico y algunas encuestas ubican ese apoyo alrededor del 80%.

Muchos de los que buscan un aborto no lo hacen por que haya "libertad de elecci?n" sino porque sienten que no tienen libertad ni elecci?n. En muchos casos la joven embarazada tiene padres que la aman, pero tiene miedo de herirlos o decepcionarlos. Como resultado de esto aquellos que realmente pueden ayudarla son los ?ltimos que se enteran. Las leyes que involucran a los padres restablecen la conexi?n entre la joven asustada y sus propios padres, permiti?ndole a esta descubrir que su miedo al rechazo de sus padres es infundado mientras les ofrece a los padres la posibilidad de prestar a su hija la ayuda y direcci?n que necesita.

Como es predecible, hay estudios que demuestran que en aquellos lugares en que est?n vigentes esas leyes tienen como resultado una reducci?n en el n?mero de abortos.

Pero el aborto es un negocio, y quienes lo practican act?an en consecuencia. Las leyes que involucran a los padres afectan los negocios de las cl?nicas, por eso los grupos que abogan por el aborto se oponen a estas leyes en cada oportunidad que se les presenta.

M?s a?n, las cl?nicas de aborto en los estados que no tienen esas leyes promocionan ese hecho, y hay gente que lleva menores de un estado a otro para escapar de la ley que requiere que los padres se involucren. Por supuesto, hombres adultos que han cometido estupro al haber mantenido relaciones sexuales con menores son quienes tienen mayor probabilidad de transportar un menor de esta forma. Investigaciones encubiertas han establecido y de hecho la evidencia est? accesible al p?blico que las cl?nicas de aborto ayudan habitual y rutinariamente a predadores sexuales a encubrir su actividad al negarse a denunciarlos a las autoridades.

Para proteger el bienestar de las menores y los derechos de los padres, el Congreso tiene el deber de regular esta actividad interestatal. La C?mara de Representantes ya ha sancionado en abril de 2005 un proyecto de ley titulado Ley de Notificaci?n de Aborto Interestatal de Ni?os (Child Interstate Abortion Notification Act - CIANA) (H.R. 748) que establece que transportar un menor a trav?s de las fronteras de un estado para evitar una ley que involucra a los padres es un delito.

En el Senado, la Ley de Protecci?n de la Custodia de Ni?os (S. 403) es similar. Declarar?a un delito federal transportar a un menor a otro estado para que se le practique un aborto sin cumplimentar los requisitos de una ley que involucre a los padres que se encuentre vigente en el estado donde se domicilia el menor.

Los legisladores pro-aborto han introducido enmiendas al proyecto que har?an excepciones por incesto, o si fuera un cl?rigo quien transportara al menor. Pero uno puede obtener status de "cl?rigo" a trav?s del Internet en unos pocos minutos, m?s a?n, la ley deber?a detener a aquellos que son culpables de incesto. Por supuesto, la plata que ganan las cl?nicas de aborto se utiliza parcialmente para financiar las campa?as pol?ticas de los legisladores que los apoyan. Una vez m?s en el fondo se trata de un negocio.



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 9:45  | defendiendo la vida
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 29 de julio de 2006



La prensa espa?ola ha dado especial relieve al nacimiento en un hospital p?blico de Sevilla de una ni?a, hija de un matrimonio que ten?a alta probabilidad de transmitir la anormalidad gen?tica que lleva a desarrollar la distrofia muscular de Duchenne. Esta enfermedad provoca la degeneraci?n progresiva de los m?sculos. La ni?a naci? sana. La t?cnica m?dica que permiti? seleccionarla fue el diagn?stico gen?tico preimplantacional, en combinaci?n con los procedimientos habituales de la reproducci?n asistida. Tras fecundar in vitro varios embriones, los portadores de la enfermedad fueron descartados, y se implantaron dos sanos en la madre, y al final naci? una ni?a.

La novedad no radica en la t?cnica empleada -el diagn?stico gen?tico se realiza desde hace a?os en cl?nicas privadas-, sino en que la sanidad p?blica ha empezado a asumir este diagn?stico entre sus prestaciones, y por lo tanto resulta gratis para las familias.

El Ministerio de Sanidad, y a la zaga muchos medios de comunicaci?n, ha presentado el caso como un avance terap?utico, el de "una ni?a liberada de un mal hereditario". Los obispos espa?oles han salido al paso de esta interpretaci?n, y han precisado en una declaraci?n: "La ni?a que ha nacido en Sevilla no ha sido curada de nada, ni librada de ninguna enfermedad. Ella ha estado sana desde el principio y por eso ha sido seleccionada para vivir. En cambio, algunos de sus hermanos, en su fase de embriones, han sido destruidos o congelados para un futuro incierto".

Aunque al principio el DPI se justifique para evitar enfermedades raras y graves, la experiencia de pa?ses que llevan m?s a?os aplic?ndolo muestra su deriva eugen?sica: cada vez se admite para anomal?as gen?ticas menos importantes, y que incluso tienen tratamiento. As? se se ha observado en el caso del Reino Unido, donde ha facilitado que se admita una pr?ctica eugen?sica cada vez m?s intolerante con las deficiencias (ver Aceprensa 65/06).

Ya anteriormente, algunos expertos en procreaci?n asistida, como el franc?s Jacques Testart, advirtieron la "pendiente resbaladiza" por la que la ?tica acaba siempre sacrificada ante las posibilidades abiertas por los avances m?dicos

ACEPRENSA
ImagenAdopci?n espiritual




La teor?a de la "pendiente deslizante" en las pr?cticas de procreaci?n artificial sigue cumpli?ndose. Jacques Testart, bi?logo de la procreaci?n, comenta en Le Monde (26 enero 2004) c?mo las consideraciones ?ticas se dejan al margen ante exigencias m?dicas.

Frente a los que dicen que el progreso de la ciencia exige autorizar la investigaci?n con embriones humanos, Testart recuerda que "nadie parece tener en cuenta que esta posibilidad, abierta desde 1990 en Gran Breta?a (uno de los pa?ses m?s preparados para estas investigaciones), no ha desembocado en ning?n resultado de inter?s".

Un ejemplo de que la ?tica acaba siendo siempre sacrificada ante las necesidades del "progreso m?dico" es el diagn?stico pre-implantatorio (DPI, examen gen?tico del embri?n creado in vitro, antes de implantarlo en el ?tero). "Las leyes de bio?tica de 1994 autorizaron el DPI, pero con muchas condiciones, sobre todo reserv?ndolo a las parejas con ?una gran probabilidad de tener un hijo afectado de una enfermedad gen?tica particularmente grave...? Pero al dar luz verde recientemente al beb?-medicamento, en nombre de la ?solidaridad dentro de la familia?, no solo se trastoca la finalidad de los actos biom?dicos (?el ni?o como fin o como medio?). Se pasa insensiblemente a una nueva definici?n de la procreaci?n asistida puesto que hasta ahora no ten?a como fin m?s que ?remediar la infertilidad? o ?evitar la transmisi?n de una enfermedad al hijo?..."

"El lobby m?dico podr? arg?ir que el beb?-medicamento concierne todav?a a parejas susceptibles de transmitir una grave patolog?a. Pero ?por qu? se limitar?a a esta situaci?n si otras exigencias de trasplante parecen tambi?n justificadas? Sobre todo, ?por qu? el DPI deber?a seguir como una pr?ctica artesanal y reservada si se llega a evitar las servidumbres de la fecundaci?n in vitro y a producir embriones en abundancia que permitir?an a todas las parejas controlar en origen la calidad gen?tica de sus descendientes?"

"De hecho, ninguna resoluci?n ?tica resiste a la argumentaci?n m?dica. La ?tica es soluble en el tiempo (basta ver el inter?s decreciente de los debates parlamentarios), en el espacio (si los otros lo hacen, ?por qu? no nosotros?), y en la casu?stica (de la autorizaci?n ?excepcional? para un caso a su ampliaci?n)".


ACEPRENSA


ImagenAdopci?n espiritual

Viernes, 28 de julio de 2006



A prop?sito de supuestos avances de la sanidad

Madrid, 27 de julio de 2006



El domingo pasado naci? una ni?a en un hospital de Sevilla a la que muchos medios de comunicaci?n han presentado como "liberada de un mal hereditario". Por lo general se ha celebrado este acontecimiento como un progreso que la sanidad p?blica pone al alcance de los padres portadores de alguna enfermedad que pueden transmitir a sus hijos. Es necesario hacer algunas clarificaciones a este respecto.

Las apreciaciones de orden moral que se hacen a continuaci?n no pretenden, en modo alguno, juzgar la conciencia de las personas implicadas en este caso. Esta nota no juzga moralmente los actos de personas concretas, algo que no se puede hacer sin conocer sus circunstancias particulares. Se trata s?lo de recordar la valoraci?n moral que merecen los hechos en cuesti?n.


Seg?n los datos publicados, la t?cnica m?dica aplicada en este caso ha sido el llamado diagn?stico gen?tico preimplantacional en combinaci?n con los procedimientos habituales de la reproducci?n artificial o asistida. Dicho diagn?stico consiste en examinar los embriones fecundados in vitro para comprobar si todos son portadores del factor gen?tico que puede dar lugar al desarrollo de la enfermedad heredada o si hay alguno sano. Si todos est?n enfermos, todos son destruidos o congelados. Si hay alguno sano, ?se o ?sos son transferidos al ?tero materno para su gestaci?n.


Con el diagn?stico gen?tico preimplantacional, por tanto, no se cura a nadie, lo que se hace es seleccionar a los enfermos para la muerte y a alg?n sano para que viva. La ?tica reserva para esta pr?ctica el nombre de eugenesia. Eliminar embriones (enfermos o sanos) es atentar muy gravemente contra el derecho fundamental a la vida de seres humanos en las primeras fases de su desarrollo vital.


La ni?a que ha nacido en Sevilla no ha sido curada de nada, ni librada de ninguna enfermedad. Ella ha estado sana desde el principio y por eso ha sido seleccionada para vivir. En cambio, algunos de sus hermanos, en su fase de embriones, han sido destruidos o congelados para un destino incierto.


Siempre es exigible que la informaci?n sea veraz, completa y no mediatizada por elementos sentimentales. M?s, si cabe, cuando est? en cuesti?n un derecho fundamental b?sico, cual es el derecho a la vida. El hecho feliz del nacimiento de un beb? sano no basta para presentar como progreso unas pr?cticas que no tienen en cuenta el derecho a la vida de sus hermanos generados in vitro. La justicia y la solidaridad exigen de todos el compromiso con la verdad.




ImagenAdopci?n espiritual

Jueves, 27 de julio de 2006



Se ha anunciado como un gran logro el nacimiento en Sevilla de un beb? libre de enfermedades hereditarias. El titular, con alguna variaci?n seg?n el medio que da la noticia, es el siguiente: ?Gracias al diagn?stico gen?tico preimplantatorio, nace en Sevilla el primer beb? libre de enfermedades hereditarias de la sanidad p?blica espa?ola?.

As? explicado, parece, efectivamente, un importante avance de la ciencia, del que se podr?n beneficiar muchos padres y sus futuros hijos. Sin embargo, hay un ?pero? que no se explica pr?cticamente en ninguno de los medios de comunicaci?n que han dado esta noticia.

Puede ser que este ?pero? haya sido obviado por un simple descuido de los redactores, aunque m?s bien parece que de lo que se trata es de confundir a la gente respecto a la realidad de estas t?cnicas de reproducci?n asistida.

Sea como fuere, conviene recordar que, para conseguir que nazca un beb? libre de los genes asociados a ciertas enfermedades hereditarias, ha sido necesario obtener un cierto n?mero de embriones, de los cuales se desechar?n aquellos que s? sean portadores del gen defectuoso. Esos embriones desechados -que aunque muy peque?os no dejan de ser vidas humanas- se destruir?n o ser?n utilizados para la investigaci?n. No es l?cito salvar una vida -o mejorar sus condiciones, evitando enfermedades futuras- a costa de destruir otras vidas. El fin no justifica los medios.
Juan Rubio S?nchez. Madrid
ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 20:44
Comentarios (0)  | Enviar


La prensa del pasado 25 de julio recoge la noticia del nacimiento del primer beb? libre de enfermedades hereditarias de la sanidad p?blica espa?ola gracias al diagnostico gen?tico preimplantatorio. Me imagino que lo de enfermedades hereditarias se refiere a las del beb?, no a las de la sanidad p?blica espa?ola. Nada dice la noticia sobre los embriones que han quedado en el camino y que no tendr?n oportunidad ni siquiera de padecer enfermedad. Las t?cnicas de fecundaci?n que se aplican, a?n teniendo efectos positivos importantes, son siempre un ataque a seres humanos a los que se priva de la vida en el comienzo, lo que hace injustificable el uso de estos m?todos.

Un embri?n (preembri?n lo llaman para anestesiar la conciencia) es un ser humano, es cuesti?n de ambiente adecuado, alimentaci?n y tiempo para que dentro de unos a?os asistamos a su graduaci?n universitaria o a su boda.

En la guerra de Irak, en la del L?bano, hay un bando que considera al otro material gen?tico defectuoso, embriones adultos sobrantes o enfermos polig?nicos multifactoriales para la sociedad; lo bombardea, le impide la ayuda humanitaria. Y nos horrorizamos. En las t?cnicas de reproducci?n asistida, en la fecundaci?n in vitro, en la manipulaci?n de embriones, alguien decide que hay que eliminar a seres humanos molestos para la sociedad, d?biles, enfermos, tarados, cargas in?tiles, gravosos. Alguien decide qui?n sobra.

Que nadie se alegre en mi nombre, que no me hagan part?cipe de este importante retroceso para la humanidad, que no cuenten conmigo, que no quieran hacerme creer que defienden al ser humano, que no esperen mis palmas. Quiero dejar estas l?neas en homenaje a tantas v?ctimas inocentes cuyo ?nico defecto es que no se ven (ojos que no ven coraz?n que no llora). De cada cien embriones mueren ochenta y cinco. No en mi nombre.

Jos? Mar?a Mart?n Rubio. C?diz

ImagenAdopci?n espiritual


El pasado 26 de junio de 2006 la Secci?n Primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo dictaba sentencia desestimatoria en el recurso de casaci?n 3356/2000 interpuesto por la UGT-FETE de Asturias contra la Sentencia dictada el 20 de diciembre de 1999 por la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional en el recurso 619/97 sobre renovaci?n y acceso al r?gimen de conciertos educativos de centros docentes privados. La Sala impone las costas del procedimiento a la parte recurrente

Se afirma en el fundamento segundo que "el mero hecho de que se ense?e s?lo a ni?os o a ni?as no es en s? mismo discriminatorio por raz?n de sexo siempre que los padres o tutores puedan elegir, en un entrono gratuito de la ense?anza, entre los centros existentes en un determinado territorio". Lo que s? ser?a discriminatorio, ser?a m?s bien el af?n de imponer un ?nico modelo educativo ya que impedir?a a los padres poder elegir la ense?anza de sus hijos.

La sentencia sigue en su fundamento Cuarto defendiendo "el derecho de los padres a elegir el modelo de educaci?n que desean para sus hijos y la libertad de creaci?n de centros de ense?anza, a los que la Ley reconoce el derecho a tener un ideario y a participar del sistema de conciertos.". No hay norma que prohiba la ense?anza separada, que es solamente una opci?npedag?gica que, si hay padres que la desean, debe tener su oferta correspondiente, debiendo procurar el Estado que la haya.

La Sentencia del Supremo, que sienta juriprudencia a la hora de interpretar casos similares, recuerda en el Fundamento de derecho Octavo que "Que la ense?anza obligatoria que se imparte en los centros p?blicos sea mixta no significa que deba serlo tambi?n en todos los centros educativos. Se trata de una opci?n que no puede ser impuesta. Especialmente, cuando la Constituci?n reconoce a los padres el derecho a elegir la educaci?n que desean para sus hijos, garantiza la libertad de creaci?n de centros docentes y ampara el derecho de sus titulares a definir su car?cter".

Argumentaba la recurrente que la Convenci?n sobre eliminaci?n de todas las formas de discrimaci?n contra la mujer que establece que "los Estados tomar?n todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminaci?n contra la mujer, a fin de asegurarle la igualdad de derechos con el hombe en la esfera de la educaci?n" y concretamente "la eliminaci?n de todo concepto estereotipado de los papeles masculino y femenino en todos los niveles y en todas las formas de ense?anza". Sin embargo, la Convenci?n relativa a la Lucha contra las discriminaciones en la esfera de la ense?anza mantiene que 'no ser?n constitutivas de discriminaci?n la creaci?n o mantenimiento de sistemas o establecimientos de ense?anza separados para los alumnos de sexo masculino y para los de sexo femenino"

Concluye la Sentencia que "a la vista de estos textos que, ciertamente, por mandato del art?culo 10-.2 de la Constituci?n han de informar la interpretaci?n de las normas sobre los derechos y libertades en ellas reconocidoas, so se puede asociar la ense?anza separada con la discriminaci?n por raz?n de sexo. No s?lo porque as? lo dice la Convenci?n citada sino porque el art?culo 10.c de la de 1979 no hace m?s que indicar que el est?mulo de la ense?anza mixta es una de las posbles v?as para superar los estereotipos de los papeles masculino y femenino.




ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 17:18  | Derecho a educaci?n
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 26 de julio de 2006



Austria: ??Hasta d?nde est?s dispuesto a llegar para salvar una vida humana??

26-07-2006
W56/06

La organizaci?n cat?lica austriaca Jugend f?r das Leben (Juventud por la Vida) lleva a cabo estos d?as una campa?a de sensibilizaci?n sobre el derecho a la vida del todav?a no nacido. La Marcha Pro Vida 2006 se inici? el 15 de julio en Salzburgo y concluir? en Viena el 5 de agosto. Las Juventudes del Partido Socialdem?crata Austriaco (SP?) han convocado actos paralelos con el fin de boicotear los actos m?s visibles de la marcha. En Salzburgo, la polic?a tuvo que desalojar a los j?venes socialistas, que trataron de impedir que Jugend f?r das Leben instalara unas mesas informativas.


JfdL celebrar? durante estos d?as varias actividades sobre "la maravilla de la vida", pero tambi?n plantear? una serie de preguntas inc?modas a la poblaci?n, como por ejemplo: "?Sab?a que en Austria uno de cada tres ni?os muere en un aborto?" Otro de los puntos centrales del mensaje son las consecuencias del aborto para la ex madre.

Ante esta realidad, JfdL lanza este reto e invitaci?n a los j?venes: "?Hasta d?nde est?s dispuesto a llegar para salvar una vida humana?"

J?gend f?r das Leben cuenta con el reconocimiento de la Conferencia Episcopal austriaca. El cardenal Christoph Sch?nborn, arzobispo de Viena, ha felicitado a la organizaci?n por esta iniciativa, de la que espera que "cada vez m?s personas se llenen de una cultura de la vida".

Pero tampoco le faltan enemigos a esta organizaci?n. El rectorado de la Universidad de Viena prohibi? recientemente unas charlas de JfdL sobre "El s?ndrome post aborto", a ra?z de las presiones de la Uni?n Nacional de Estudiantes Austriacos, a la que, por ley, est?n afiliados todos los alumnos de educaci?n superior. El departamento de "Pol?tica Feminista" de la Uni?n negocia con la Universidad de Viena una prohibici?n general de todos los actos organizados por "opositores radicales al aborto" en las instalaciones universitarias.

Las Juventudes Socialdem?cratas son otro poderoso enemigo de JfdL. Al discurso del derecho a la vida, responden con otro que pide la legalizaci?n completa del aborto y el "endurecimiento de las medidas para proteger a las mujeres frente a los opositores extremistas al aborto". Adem?s, han lanzado una campa?a de prensa con un cartel en el que un sacerdote mantiene encadenada a una mujer embarazada, imagen acompa?ada de la leyenda: "Tu tripa me pertenece".

No se trata de una acci?n aislada de los j?venes socialistas, al margen de la direcci?n del partido. El SP? ha enviado notas de prensa anunciando todos los detalles de la campa?a informativa y del boicot a JfdL, a la que se califica de "fundamentalista". Adem?s, el pr?ximo 1 de octubre se celebran elecciones en Austria, y uno de los puntos del programa electoral del Partido Socialdem?crata Austriaco dice lo siguiente: "Como salida a una situaci?n de apuro, deben ofrecerse soluciones a todas las mujeres en Austria frente a un embarazo no planificado o no deseado, dentro de un plazo m?dicamente justificable, as? como los mejores medios sanitarios, psicol?gicos y sociales. Nos oponemos a todas las tendencias que limitan o cuestionan este derecho y condenamos a las agrupaciones reaccionarias que hacen de las mujeres en apuros el objetivo de su agitaci?n".

ACEPRENSA


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 13:19  | Dignidad humana
Comentarios (0)  | Enviar



CIUDAD DEL VATICANO, martes, 25 julio 2006 (ZENIT.org).- El programa de investigaci?n con c?lulas madre, aprobado por la Uni?n Europea (UE), constituye una amenaza para la vida de embriones humanos, constata el obispo Elio Sgreccia, presidente de la Academia Pontificia para la Vida.

Seg?n el acuerdo alcanzado este lunes, el s?ptimo Programa Marco de Investigaci?n de la UE, correspondiente al periodo 2007-2013, dotado con 50.521 millones de euros, prev? la investigaci?n con c?lulas madre ya existentes, a condici?n de que no est?n obtenidas por la destrucci?n de embriones humanos.

Ahora bien, esta limitaci?n, esconde un compromiso inaceptable para la Iglesia, seg?n ha constatado este martes el obispo Sgreccia, quien ha analizado ante los micr?fonos de ?Radio Vaticano? los elementos que afectan a la bio?tica en el programa aprobado.

?La decisi?n del Consejo de ministros se hace expl?cita con tres afirmaciones. La primera dice que se proh?be al investigador suprimir al embri?n humano para extraer las c?lulas deseadas?.

?La segunda afirmaci?n, sin embargo, dice que este investigador --y otros investigadores-- pueden recurrir a l?neas celulares producidas por otros investigadores, investigadores que han suprimido embriones vivos y de ellos ha producido l?neas celulares, que despu?s han comercializado?.

?Por tanto ?explica monse?or Sgreccia--, se establece entre quien vende y prepara las l?neas celulares y entre quien compra una coincidencia de intereses. Esta coincidencia de intereses implica desde el punto de vista ?tico una complicidad, una colaboraci?n, como dicen los moralistas, que no exime de la participaci?n en la responsabilidad de quienes, en primer lugar, ha producido, seccionado los embriones, y comercializado sus c?lulas?.

?La tercera afirmaci?n dice que se pueden producir protocolos de investigaci?n para la financiaci?n dirigidos a utilizar los embriones ya congelados y que no pueden implantarse en el ?tero de la madre, si se constata previamente su muerte?.

?Ahora bien --responde el obispo--, sabemos que para verificar la muerte de estos embriones congelados es necesario descongelarlos y, al descongelarlos, algunos de ellos mueren, y por el momento no existe una t?cnica que pueda diagnosticar su muerte?.

Por tanto, reconoce, ?no queda claro c?mo es posible seguir este camino sin provocar la eliminaci?n de embriones. Si el embri?n es lo que es, es decir, un ser humano, nos damos cuenta de que estas tres afirmaciones no est?n en armon?a entre s??.

Por este motivo, el prelado ofrece dos consideraciones de carecer ??tico-pol?tico?.

?La primera es que, por este camino, no se salvaguarda el derecho a la vida de estos embriones. Y que es un hecho grave el que Europa, en un Parlamento de esta representaci?n, no reconozca este derecho primordial, el primero de todo los dem?s, el derecho a la vida?.

?Como es grave tambi?n ?sigue diciendo-- el que la legislaci?n autorice la manipulaci?n del ser humano en virtud del principio: ?yo mato para sacar ventajas para los dem?s??, explica.

La segunda consideraci?n presentada por el obispo es la siguiente: ?Europa, que en este momento se compromete oportuna y colegialmente para apagar los actos de violencia y de guerra en el cercano Mediterr?neo, ha realizado un acto grave de incoherencia, al no oponerse a una investigaci?n destructiva, que es violenta, aunque se ejerza en el inicio de la vida que, sin embargo, es igual a la de todos nuestros hijos, de todos los que hemos venido al mundo?.

Por su parte, la edici?n italiana de ?L?Osservatore Romano? del 26 de julio, en un art?culo firmado por Marco Bellizi, considera que esta decisi?n europea es ?el macabro producto de un malentendido sentido del progreso?.
_________________


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 9:23  | C?lulas madre
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 21 de julio de 2006


escrito por CIAS- Comit? independiente Anti-SIDA

Hace algo m?s de un a?o que el estado de Nueva Jersey aprob? una ley para que los programas de educaci?n sexual para adolescentes en colegios p?blicos promovieran la abstinencia de relaciones sexuales. La ley insiste en que han de replantearse los materiales pedag?gicos a fin de que siempre quede claramente expresado y de forma contundente el mensaje de que la abstinencia de relaciones sexuales en adolescentes es la medida m?s razonable y eficaz contra embarazos imprevistos y enfermedades sexuales.

Hay cifras que resultan preocupantes. Se estima que actualmente hay detectados 40 millones de portadores de HIV en el mundo, de los cuales 28 se encuentran en el ?frica subsahariana. La cat?strofe del SIDA en ?frica es un desastre humanitario de proporciones abrumadoras, pero las consecuencias pol?ticas y econ?micas de tan colosal crisis apenas han trascendido fuera del continente africano que ocupa una posici?n marginal respecto a los pa?ses poderosos. Sin embargo, la alarma es creciente para el dem?grafo Nicholas Eberstadt, cuando anuncia, en un art?culo que publica Foreign Affairs , que la cifra de v?ctimas del SIDA en Rusia, China y la India alcanzar? tal magnitud que amenaza las perspectivas econ?micas de miles de millones de seres y el equilibrio de fuerzas en el globo

La esperanza de vida en algunos pa?ses del continente africano es de unos 45 a?os por causa del SIDA, y se empieza a considerar que en Rusia la pr?xima generaci?n disminuir? sus expectativas de vida en unos diez a?os. Si se considera el asunto desde el punto de vista de chicas embarazadas, Espa?a tiene una tasa de nueve embarazos por cada mil adolescentes, seg?n datos de UNICEF y todav?a no est? entre las tasas m?s altas de los pa?ses desarrollados. La conclusi?n, se tomen los datos que se quieran, es obvia: Nadie puede creer que el disfrute sexual es gratis total. La naturaleza no perdona y conviene respetar sus leyes.

Se han publicado estudios (Brithis Medical Journal) sobre la incidencia de las campa?as y programas escolares impartidos en los ?ltimos treinta a?os con vistas a lograr el retraso en la actividad sexual, el aumento del uso de anticonceptivos y la reducci?n de embarazos de adolescentes. Pues bien, los profesores del Departamento de Epidemolog?a Cl?nica y Bioestad?stica de la Universidad McMaster (Ontario) concluyen que la educaci?n sexual que se ha impartido desde 1970 no ha conseguido ninguno de los tres fines. Tal y como se percibe en el ambiente de compulsi?n sexual que nos hemos fabricado.

Las autoridades sanitarias nos lanzan mensajes del estilo: "p?ntelo, p?nselo", "contra el sida, pres?rvate" o anuncios donde una mam? "amiga" de su hija le pone un preservativo en el bolso antes de salir con el de turno. En ning?n caso se mencionan las conclusiones de la Fundaci?n Cochrane, considerada la m?xima instancia en la medicina basada en evidencias, que indica que el preservativo disminuye la probabilidad de infecci?n por el virus del SIDA en un 80%, pero no garantiza el 100% como sugieren las campa?as habituales. Por comparaci?n, resulta curioso que en las campa?as de presi?n contra el tabaquismo no se dice que el filtro "evite" los males, sino que se arremete contra la causa que los provoca.

El argumento que se ha venido utilizando para justificar la exclusividad del mensaje del preservativo es que "no es posible ni realista pedir a los j?venes que se abstengan". Es lo mismo que darle una chocolatina a un ni?o impertinente. Es una de las ideas de la revoluci?n sexual que trajeron aquellos progresistas de los a?os 70, que se aceptaron como dogmas, y que tan lamentables consecuencias han tra?do a quienes se creyeron que todo el campo es or?gano y que son libres para hacer lo que les apetezca en cada momento.

No es f?cil decir algo que no coincide con la corriente de permisividad generalizada. Cualquiera que llegue a afirmar que la sexualidad exige responsabilidad, y por tanto determinadas condiciones de madurez y compromiso, ser? tomado como algo ex?tico y que no tiene espacio en el bienestar total que disfrutamos.

Se entiende f?cilmente que a Erika Harold, 22 a?os, coronada Miss Am?rica 2002, aceptada en la Universidad de Harward para estudiar derecho, le ordenaran que se limitara a hablar de la violencia juvenil, y tuvo que denunciar que fuera censurada por los organizadores del certamen para impedir que hablara p?blicamente a favor de la abstinencia sexual como ven?a haciendo en el Project Reality, organizaci?n juvenil dedicada a promover la abstinencia sexual entre los escolares

Unos pocos dicen: "Escolares, resp?tate a ti mismo, prot?gete a ti mismo. Otros muchos dicen: "Vale que no se empe?ara (Miss Am?rica) en desnudarse en Play Boy, pero ?cruzarse de piernas a estas alturas?. La cuesti?n, seg?n un estudio del British Medical Journal, es que el 70% de las menores de 16 a?os que hab?an mantenido relaciones sexuales opinaban que habr?a sido mejor esperar alg?n tiempo.



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 21:20  | Educaci?n
Comentarios (0)  | Enviar



Los hospitales y farmacias espa?olas despacharon en 2005 medio mill?n de p?ldoras del d?a despu?s (PDD), un m?todo anticonceptivo que en muchos casos puede actuar como un abortivo, y que en Espa?a se vende con prescripci?n m?dica. Su uso se ha triplicado en los ?ltimos cinco a?os, ya que en el 2001 se despacharon 160.000 unidades.


HAZTEOIR.ORG (EFE) .- El numero de unidades despachadas fue facilitado ayer por la ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, durante la presentaci?n de una campa?a para promover el uso del preservativo entre los m?s j?venes, una iniciativa que nuevamente ignora los consejos de ONUSIDA sobre la fidelidad y la abstinencia en las relaciones sexuales entre los m?s j?venes.

El Ministerio de Sanidad insiste en las estrategias fracasadas de lucha contra el SIDA

Seg?n la Ministra, con esta iniciativa se persigue reducir la brecha que existe todav?a entre el riesgo real que se corre al mantener relaciones sexuales sin preservativo y el que perciben los adolescentes. No ha explicado, sin embargo, que el n?mero de embarazos inesperados entre adolescentes se ha incrementado en proporci?n directa al aumento del uso del preservativo, debido a la falsa seguridad que genera este m?todo y a su alto ?ndice de fallo, en torno al 10% en caso de embarazo y un 30% en el caso de transmisi?n del VIH.

La Ministra se limit? a afirmar que estudios recientes -sin precisar cu?les- apuntan a que los j?venes espa?oles cuentan con "una concepci?n plural sobre la sexualidad y la procreaci?n", frente a lo que ella denomin? "tradicional concepci?n patriarcal y heterosexual". Los mismos t?picos ideol?gicos de siempre para las mismas estrategias ya fracasadas de lucha contra el SIDA y contra los embarazos inesperados.

Siguen aumentando los contagios por enfermedades de transmisi?n sexual

Como demostraci?n del fracaso de las estrategias de Sanidad, la propia Ministra aludi? al hecho de que en los ?ltimos a?os ha habido un repunte de las enfermedades que se transmiten por v?a sexual. As?, en el 2001 se registraron 805 casos de infecci?n gonoc?cica, cifra que creci? hasta los 1.174 declarados en 2005.

Respecto a la s?filis, en el 2001 fueron declarados 700 casos, mientras que en 2005 se registraron 1.255.
En cuanto al VIH/Sida, se estima que entre 120.000 y 150.000 personas viven hoy con el virus en Espa?a y muchos de ellos pudieron contraer la infecci?n en la adolescencia.

Tambi?n aumenta el n?mero de abortos

Dentro de los resultados que demuestran el fracaso de la estrategia que plantea el Ministerio de Sanidad, la propia Salgado apunt? que los abortos tambi?n crecieron, hasta alcanzar en 2003 una tasa del 8,8 por mil mujeres, frente a 5,53 en 1995. Tasa que se eleva a 11,3 para las mujeres de 25 a 29 a?os y al 15,3 para las de 20 a 24 a?os.

El 40,69% de las mujeres que se sometieron a una de estas intervenciones en 2003 ten?a menos de 25 a?os.

Sanidad malgasta el dinero de los contribuyentes en promover estrategias fracasadas

A pesar de ello, la campa?a de Sanidad, que comienz? ayer y se prolongar? hasta el 31 de julio, malgastar? el dinero de los contribuyentes en una estrategia fallida que estar? basada en m?s de 940 anuncios de televisi?n y 400 cu?as de radio.

Tambi?n se colocar?n 3.500 soportes exteriores y se editar?n 300.000 postales informativas que ser? repartidas en los locales de ocio juveniles con la colaboraci?n de ONG. Adem?s, se realizar?n inserciones publicitarias en prensa, revistas e Internet. Todo un dispendio a costa de los ciudadanos, que hay que apuntarlo a la cuenta del empe?o del PSOE por anteponer sus tesis ideol?gicas a los criterios m?dicos y sanitarios.


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 20:54  | Pildora Dia Despues
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 19 de julio de 2006


A todos los mequetrefes que calificando nazi a Benedito XVI, algunos muy sesudos analistas o reputados intelectuales, convine recordares un episodio poco conocido de su adolescencia, uno de los que, seg?n propia confesi?n, marc? la personalidad de Joseph Ratzinger. Sucedi? en 1940, en el c?nit del poder?o nazi.

Hay que reconocer que en su bestialidad, los nazis eran m?s sinceros que algunos modernos abortistas. Ellos practicaban el aborto eugen?sico s?, pero tambi?n la eugenesia, en su sentido primigenio. Y result? que el joven Joseph contaba entre sus familiares con un primo disminuido mental. "Ten?a catorce a?o y era un poco menor que yo. Era fuerte y mostraba los t?picos s?ntomas del s?ndrome de Down. Despertaba simpat?a por la sencillez de su inteligencia y su madre, que ya hab?a perdido una hija de muerte prematura, le ten?a un gran cari?o. Pero en 1941 se orden?, por parte de las autoridades del III Reich, que deb?a ser internado para recibir una mejor asistencia. No ten?amos noticia de la campa?a de eliminaci?n de disminuidos mentales que hab?a empezado desde finales de los a?os 30. Despu?s de un tiempo lleg? la noticia de que el ni?o hab?a muerto de pulmon?a y que su cuerpo hab?a sido incinerado. A partir de ese momento se multiplicaron las noticias de ese tipo". ("Joseph Ratzinger, una biograf?a". Pablo Blanco. Editorial EUNSA).

No s? por qu? se enfada la progres?a cuando se comparan aborto y nazismo. En ambos reg?menes sobran los d?biles y lo que mas molesta al homicida siempre es el cad?ver. El primo de Joseph muri? de una pulmon?a y fue incinerado. ?D?nde est?n los cad?veres de las cl?nicas abortistas? ?D?nde los cad?veres de los 80.000 ni?os abortados en Espa?a cada a?o?

Toda la historia moderna se condensa en el primo retrasado de Joseph Ratzinger.

Eulogio L?pez

Totalmente de acuerdo



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 11:11  | Eutanasia
Comentarios (0)  | Enviar


J. Aznar

El pasado mes de mayo un grupo de parejas, en las que alguno de sus miembros padece una enfermedad grave de la sangre de naturaleza hereditaria, y que tienen un hijo con dicha enfermedad, solicitaron en el Instituto Valenciano de Infertilidad, poder acceder a la fecundaci?n in vitro para crear embriones sanos e inmunol?gicamente compatibles con el ni?o enfermo, con la finalidad de conseguir, a partir de los nacidos, material celular para tratar al hermano afectado por la enfermedad de sus padres. Igualmente, otro grupo de padres, que sin padecer una enfermedad hereditaria, tambi?n tiene un hijo con una enfermedad de la sangre, en este caso de car?cter adquirido, como puede ser una leucemia o una anemia grave, quieren tambi?n generar un hijo con la misma finalidad. Con este motivo, parece de inter?s reflexionar sobre este importante tema m?dico, que a la vez tiene profundas connotaciones ?ticas.

Cuando alguno de los miembros de una pareja padece una enfermedad hereditaria grave, para evitar que se transmita a sus hijos se puede utilizar la fecundaci?n in vitro, junto con el denominado diagn?stico gen?tico preimplantatorio (DGP). Esencialmente, el DGP consiste en tomar una c?lula de un embri?n de 2/5 d?as, creado por fecundaci?n in vitro, para determinar en ella, por t?cnicas de biolog?a molecular, si ese embri?n es portador o no de la enfermedad gen?tica que padecen sus padres. El DGP se usa desde hace m?s de 10 a?os y en el momento actual hay m?s de 100 enfermedades hereditarias en las que puede ser aplicado.

Desde un punto de vista m?dico el DGP se puede utilizar para crear, por fecundaci?n in vitro, ni?os sanos a partir de progenitores que padecen una enfermedad hereditaria, y tambi?n para generar ni?os, asimismo sanos que, adem?s sean inmunol?gicamente compatibles con un hermano que padece la misma enfermedad que sus padres y que requiere ser tratado con material celular del ni?o creado por fecundaci?n in vitro. Para conseguirlo, se generan, utilizando los gametos de los padres, uno de los cuales es el portador de la enfermedad hereditaria, varios embriones. Despu?s, se determina, usando el DGP, cu?l de ellos es sano y compatible inmunol?gicamente con el hijo enfermo. Este embri?n se implanta en el ?tero de su madre. Tras el nacimiento de este ni?o, se puede obtener, generalmente del cord?n umbilical, el material celular ?til para tratar al hermano enfermo. En este proceso, los embriones, sanos o enfermos, que no son inmunol?gicamente compatibles con el ni?o que hay que tratar se desechan.

Al valorar estas t?cnicas, hay que considerar fundamentalmente tres aspectos. Primero, el valor positivo que tiene poder tratar a un ni?o enfermo. Segundo, la posibilidad de paliar el dolor de unos padres ante una enfermedad grave de uno de sus hijos. Tercero, el juicio ?tico que las mismas merecen. En este ?ltimo aspecto vamos a detenernos fundamentalmente.

Para realizar la valoraci?n ?tica de cualquier acto humano, en este caso un acto m?dico, hay que considerar la globalidad del mismo, es decir, el fin, los medios y las consecuencias de dicho acto. Y es aqu? donde el esperanzador campo de las t?cnicas que estamos comentando empieza a oscurecerse. Donde surgen leg?timas dudas ?ticas que no es posible eludir. Dos son los aspectos fundamentales que hay que considerar. El primero, es la indudable cosificaci?n de un embri?n humano que se crea para ser utilizado como fuente de material terap?utico para curar a un hermano. El embri?n humano, por su propia dignidad, nunca puede ser utilizado como medio, por muy noble que sea el fin perseguido. En segundo lugar, no se puede obviar, que en el momento actual, para conseguir un embri?n ?til, se requiere la p?rdida de un elevado n?mero de embriones, tanto sanos como enfermos. En relaci?n con ello, y para no entrar en consideraciones que podr?an resultar para algunos subjetivas, me voy a remitir a un reciente art?culo, publicado en una importante revista m?dica, en el que se refiere, por primera vez, c?mo estas t?cnicas se aplican para tratar a 9 ni?os con una enfermedad grave de la sangre de car?cter no hereditario. En esta experiencia en concreto se crearon 199 embriones, de ellos 45 (23%) fueron compatibles inmunol?gicamente con alguno de los ni?os enfermos. De estos 45 embriones, se implantaron 28, consigui?ndose 5 embarazos de un solo embri?n, de los que nacieron 5 ni?os sanos, inmunol?gicamente compatibles con los enfermos, por lo que las c?lulas de su cord?n umbilical podr?an ser ?tiles para tratar a estos ?ltimos. De todas formas, a?n no se han realizado los transplantes, pues todos los ni?os enfermos se hallaban en remisi?n (la enfermedad no estaba activa) en ese momento. Es decir, de 199 embriones creados, solo 5 llegaron a desarrollarse hasta un nacido vivo, lo que ineludiblemente significa, que para poder tratar a 9 ni?os enfermos se generaron 194 hermanos de alguno de ellos, que por requerimiento de la propia t?cnica perdieron sus vidas. Yo no tengo la seguridad de que todos los padres hayan estado adecuadamente informados sobre el n?mero de hijos suyos, obtenidos por fecundaci?n in vitro, que tendr?an que ser desechados para poder tratar al hermano enfermo. Aproximadamente 20 por cada ni?o tratado.

Por todo lo anterior, aunque el procedimiento t?cnico que se est? comentando, desde un punto de vista m?dico es atractivo, al valorarlo globalmente para emitir un juicio ?tico, no se puede soslayar el hecho de que se est?n generando embriones humanos para ser utilizados como medio para conseguir un fin ajeno a su propio bien, aunque este fin en s? mismo sea indudablemente positivo, y que la gran mayor?a de estos embriones est?n condenados a su destrucci?n, algo, que se mire por donde se mire, no parece f?cil de asumir desde un punto de vista ?tico.

Publicado en El Pa?s, 6 de julio 2004




ImagenAdopci?n espiritual

Comentarios (0)  | Enviar


Espa?a: 90.000 abortos quir?rgicos en 2005. ?Los horrores del nazismo y del estalinismo no est?n lejos de una civilizaci?n que se autocalifica y presume de progresista y democr?tica?, (Mons. Gil Hell?n, Arzobispo de Burgos)

El 5 de julio pasado se cumpli? el 21 aniversario de la legalizaci?n del aborto quir?rgico en Espa?a. En 2005 se habr?an producido unos 90.200 de esos cr?menes abominables. La estimaci?n la hizo el Instituto de Pol?tica Familiar en base al aumento en un a?o del 6,2% que se dio en la Comunidad de Madrid (16.228 abortos en 2.004; 17.245 en 2.005).

Seg?n la misma fuente en los ?ltimos 10 a?os el aumento fue del 77,5%. Con casi 250 muertes de ni?os no nacidos por d?a, el aborto es la principal causa de muerte en Espa?a. En Europa se perpetra un aborto quir?rgico cada 30 segundos, (vid. Alfa y Omega, n. 506, 06-07-06).

?Pero a la vez, seg?n fuentes oficiales, el 70 % de las mujeres que han abortado lo niegan. Matar a un ni?o no nacido es muy doloroso para la conciencia de la madre. ?No ser? ?sta la causa, el huir de ese infierno en vida, por lo que tantas madres que han abortado recurren al mecanismo subconsciente de la negaci?n??, (cfr. Granada Digital, 07-07-06).

Evoluci?n de asesinatos por aborto quir?rgico (cifras oficiales)

09, 1985; 17.180, 1987; 37.185, 1990; 45.503, 1993; 51.006, 1996; 58.399, 1999; 69.857, 2001; 79.788, 2003; 84.985, 2004.

Cabe se?alar que en Espa?a sobre abundan los programas aparentemente dirigidos a ?evitar el aborto? (educaci?n sexual, distribuci?n de anticonceptivos y abortivos qu?micos a menores, sexo seguro, etc.), que son sin duda la causa que ha llevado a un aumento constante este crimen legalizado.

En febrero pasado, cuando a?n no se ten?an las cifras estimadas de abortos quir?rgicos del a?o 2005, Mons. Francisco Gil Hell?n, Arzobispo de Burgos, dio una carta pastoral que trascribimos a continuaci?n:

Un hecho que clama al cielo

?Hace unos d?as se hizo p?blico el n?mero de abortos 'legales' cometidos en Espa?a durante el a?o 2004: ochenta y cinco mil (de 2005 no hay datos oficiales).

Todo el desglose de este dato es espeluznante: ha sido un 6,5 por ciento m?s que el a?o anterior; ha crecido en todas las comunidades; el 27,69 por cierto de las mujeres ha abortado m?s de una vez; el 23 por ciento de los ni?os abortados ten?a m?s de doce semanas; la edad de las que cometen un aborto es cada vez m?s baja y cada d?a aumenta el n?mero de las adolescentes.

Al cabo de veinte a?os de aprobarse la ley que lo despenalizaba, en Espa?a se han cometido casi un mill?n de abortos. Es decir, se ha quitado la vida a casi un mill?n de seres inocentes e indefensos. M?s n?mero de personas que las que tiene la ciudad de Valencia y tantas como tienen juntas las provincias de Burgos, ?lava, La Rioja y Soria.

Los horrores del nazismo y del estalinismo no est?n lejos de una civilizaci?n que se autocalifica y presume de progresista y democr?tica. Sin miedo a exagerar, se puede afirmar que estamos ante una situaci?n totalitaria, donde el m?s fuerte impone su ley sobre el m?s d?bil . Todo esto se hace, adem?s, con el consentimiento, al menos t?cito, de los pol?ticos y de los medios de comunicaci?n de masas. Uno se pregunta c?mo puede haber tanta hipocres?a a la hora de valorar, por ejemplo, la guerra de Iraq y el aborto. ?Qu? habr?a ocurrido si en Espa?a se hubieran cometido ochenta y cinco mil penas de muerte en un a?o? Es impensable.

No hace mucho, la prensa nacional e internacional se escandalizaba, con raz?n, de la vejaci?n a que algunos soldados norteamericanos hab?an sometido a algunas v?ctimas en Iraq. El clamor de la protesta se oy? en todo el mundo. Pues bien, este suceso es un cuento de blanca nieves si lo comparamos con lo que ocurre con los abortados: la mayor?a son despedazados, otros son envenenados, otros troceados mediante una legra o cuchillo de acero. Cuando superan las 21 semanas, se practica a la madre una ces?rea, se extrae el feto vivo y se le deja morir

Mientras ocurre lo que el fil?sofo y escritor, recientemente fallecido, Juli?n Mar?as, calificaba como el m?ximo desprecio de la vida humana en toda la historia de la humanidad, toda una sociedad permanece adormecida y permite un genocidio sin precedentes. Es verdad que ya comienza a decirse que el aborto es malo. Pero esto no basta. Un clamor inextinguible se levanta desde todas las partes de nuestra geograf?a -y desde el mundo entero- hasta el Cielo pidiendo justicia y misericordia.

?C?mo es posible que no lo oigamos? ?C?mo es posible que se ataque a la Iglesia por denunciar esta barbarie y sensibilizar tantas conciencias narcotizadas? ?C?mo es posible permitir que tantas mujeres sigan engrosando el n?mero de madres destrozadas al mirar los ojos de un ni?o, porque ven en ellos el retrato del que pudo ser suyo?

La Iglesia no tiene vocaci?n de agorera de desventuras. Pero no puede dejar de clamar como los profetas de Israel, guste o disguste a la gente. Entre otras cosas, porque no puede dejar que tantas adolescentes arrastren de por vida el peso de su conciencia. Y porque tiene que defender la dignidad del hombre, aunque la dejen sola en el intento. M?s a?n, aunque la llamen retr?grada y antiprogresista. Es consciente, adem?s, de que la mentira tiene los d?as contados -muchos o pocos, pero contados- y que la verdad termina abri?ndose paso. Como prueba, ah? est?n los hornos crematorios de Hitler y las purgas de Stalin?. Mons. Francisco Gil Hell?n, Arzobispo de Burgos, 04-02-06. FIN, 18-07-06


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 4:56  | Aborto
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 17 de julio de 2006



Entrevista con Alveda King, directora del African American Outreach for Gospel of Life


NUEVA YORK, lunes, 17 julio 2006 (ZENIT.org).- Cada ni?o abortado es como un esclavo en el vientre: la madre decide la suerte del peque?o, dice Alveda King, asociada a la pastoral de ?Sacerdotes por la Vida?.

Alveda King --sobrina del asesinado l?der de los derechos civiles Martin Luther King--, directora de African American Outreach for Gospel of Life, afirma que una vida recta es la ?nica soluci?n al problema del aborto.

ZENIT entrevist? a Alveda King sobre los efectos del aborto, especialmente sobre la poblaci?n negra de los Estados Unidos.

--Las estad?sticas muestran que el aborto se dirige a grupos espec?ficos como afroamericanos, inmigrantes y pobres. ?C?mo ve la situaci?n? --King: El aborto es un genocidio para todas las poblaciones. Claro: la evidencia muestra que grupos tales como Planned Parenthood tienen como objetivo comunidades afro-americanas con una campa?a para animar a los progenitores negros j?venes a abortar.

--?Cu?l es la postura de grupos tales como Planned Parenthood hacia las minor?as? ?Hacen algo estos grupos adem?s de proporcionar el aborto?

--King: En las comunidades afro-americanas, el aborto es la agenda prioritaria. Tambi?n ofrecen control de natalidad y otros servicios de salud, pero el ?nfasis se pone en el aborto para progenitores negros.

--Hay una elevada tasa de aborto entre afroamericanos y esto refleja un problema de las madres solteras que debe ser resuelto. El aborto parece como si fuera la soluci?n al ?s?ntoma? ni?os. ?Cu?l es la soluci?n adecuada?

--King: La soluci?n apropiada es rectitud y vida santa, incluyendo la abstinencia y el matrimonio. Para todo el mundo, independientemente de su nacionalidad o situaci?n econ?mica.

--?C?mo ha afectado el aborto a la familia afro-americana en los Estados Unidos desde 1973, a?o en que el aborto fue legalizado completamente?

--King: De los 45 millones de abortos estimados en los Estados Unidos, realizados desde 1973, aproximadamente 15 millones se han llevado a cabo en familias afro-americanas.

--Usted dijo recientemente: ??C?mo podr? sobrevivir el sue?o si matamos a los ni?os??

--King: En la actual parodia del debate sobre si el aborto y el infanticio deber?an ser permitidos, una voz en el desierto sigue gritando: ??Qu? pasa con los ni?os??.

Hemos alimentado tanto el fuego de los ?derechos de las mujeres? que nos hemos quedado sordos ante el grito de las verdaderas v?ctimas, cuyos derechos est?n siendo violados: los ni?os y las madres. Por supuesto que legalmente la mujer tiene derecho a decidir sobre lo que hace con su cuerpo.

Pero tambi?n tiene derecho a conocer las serias consecuencias y repercusiones de decidir abortar.

Entonces, ?qu? sucede con los derechos de cada ni?o cuya vida es artificialmente interrumpida antes de tiempo en el vientre de su madre, s?lo para tener su cr?neo perforado y sentir --s?, sentir de manera agonizante-- que la vida se le va antes de poder realizar su primera inspiraci?n de libertad?

?Qu? pasa con los derechos de esas mujeres que han sido llamadas a ser pioneras de nuevas fronteras del nuevo milenio, s?lo para ver sus vidas apagadas antes de tiempo? ?Qu? se?ales contradictorias estamos enviando hoy a nuestra sociedad?

Permitimos y a menudo las animamos a introducirse en el sexo promiscuo. Entonces cuando conciben, les decimos: ?No mates al ni?o, deja a nuestros instrumentos de aborto hacerlo por ti?.

Mi abuelo, Martin Luther King senior, dijo una vez: ?Nadie matar? a uno de mis ni?os?. Por desgracia, dos de sus nietos hab?an sido ya abortados, cuando salv? la vida de su siguiente nieto con esta afirmaci?n.

?C?mo puede sobrevivir el ?sue?o? si matamos a los ni?os? Cada ni?o abortado es como un esclavo en el vientre de su madre. La madre decide su suerte.

--?Qu? aprendi? en su familia sobre la dignidad de la vida humana?

--King: Mi t?o, el doctor King, dijo: ?El negro no puede ganar si est? sacrificando voluntariamente las vidas de su familia a cambio de confort personal y seguridad?. Mis padres me criaron como cristiana y yo creo en la Biblia. Mi abuelo, ?papa?to King?, fue muy firme sobre la vida de los no nacidos, y rechazaba la idea del aborto.
ZS06071704



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 21:22  | Aborto
Comentarios (0)  | Enviar



Por JUAN MANUEL DE PRADA


RECORDEMOS la c?lebre frase de Jean-Fran?ois Revel: ?La tentaci?n totalitaria, bajo la m?scara del demonio del Bien, es una constante del esp?ritu humano?. Todas las ideolog?as totalitarias que en el mundo han sido aspiran a crear, bajo esa m?scara de bondad, un ?hombre nuevo? que se amolde a sus postulados. El ser humano, cada ser humano, posee unos rasgos, querencias y convicciones de ?ndole moral que dificultan la consecuci?n de ese modelo; las ideolog?as totalitarias, lejos de admitir la pluralidad de sensibilidades que componen la sociedad, tratan de modificarlas mediante la ?reeducaci?n?, hasta convertirlas en engranajes del sistema. Si algo herman? al nazismo y al comunismo fue precisamente este prop?sito de fabricar un ?hombre nuevo?, en el que el valor intr?nseco de la persona era negado en pro de la comunidad. Esta labor de ?reeducaci?n? social se present?, parad?jicamente, como una empresa filantr?pica. Y esa ?m?scara del demonio del Bien? fue a la postre la que ampar? el derecho de desterrar a los arrabales de la sociedad a categor?as enteras de hombres, incluso el derecho a aniquilarlos sin dubitaci?n.

Este sue?o de construir la sociedad perfecta e imponerla a los dem?s sigue infectando los reg?menes democr?ticos, bajo estrategias mucho m?s amables y sibilinas. Un ejemplo palmario de ingenier?a social lo representa esa asignatura llamada c?nicamente Educaci?n para la Ciudadan?a, cuyo objetivo no es otro que imponer un nuevo sistema de valores, present?ndolo como un imperativo moral e imprescindible para la existencia de una sociedad cohesionada. Para ello, se impone una ?nueva ?tica? basada en los ?nuevos paradigmas?: el nuevo paradigma de familia, el nuevo paradigma de derechos humanos, el nuevo paradigma de g?nero, etc?tera. A nadie se le escapa que el adoctrinamiento de las mentes infantiles produce a medio plazo unos op?paros r?ditos electorales; a nadie se le escapa que todo r?gimen pol?tico que anhela perpetuarse dedica especiales esfuerzos a las tareas de proselitismo y propaganda entre los m?s j?venes, pues con ello se asegura un granero de votos. A trav?s de esta asignatura llamada c?nicamente Educaci?n para la Ciudadan?a, nuestros hijos ser?n atiborrados de un pienso ideol?gico que naturalmente no se limitar? a incluir unas normas de convivencia c?vica, sino que sobre todo se preocupar? de imponer una ?moral p?blica? que tuerza y pisotee la moral que los padres, leg?timamente, les intentamos transmitir. Y as?, por ejemplo, se entonar?n las loas del ?derecho a elegir libremente la opci?n sexual?, y se les explicar?n los muy ben?ficos logros que deparar? la experimentaci?n con embriones, todo ello aderezado con apelaciones a la ?recuperaci?n de la memoria hist?rica? y dem?s mitolog?as del Nuevo R?gimen. La formaci?n de nuevas generaciones de esclavos est? asegurada.

Ante tal atropello, los ciudadanos libres -si es que todav?a resta alguno -deben actuar en?rgicamente. Recordemos las palabras de Henry David Thoreau en su op?sculo Desobediencia civil (1849): ?Existen leyes injustas. ?Debemos conformarnos con obedecerlas? ?Nos esforzaremos en enmendarlas, acat?ndolas hasta que hayamos triunfado? ?O debemos transgredirlas de inmediato? Si la injusticia requiere de tu colaboraci?n, convirti?ndote en agente de injusticia para otros, infringe la ley. Que tu vida sirva de freno para detener la m?quina. Lo que debes hacer es tratar por todos los medios de no prestarte a fomentar el mal que condenas?. Una ley es injusta cuando conculca derechos ciudadanos y trata de confiscar ese ?mbito de libertad personal que corresponde en exclusiva al individuo y que el Estado no puede invadir. Esta asignatura llamada c?nicamente Educaci?n para la Ciudadan?a nos amenaza con una flagrante invasi?n de ese ?mbito inviolable, ejercida adem?s contra los m?s d?biles e indefensos, que son nuestros hijos. La desobediencia civil ser?, llegado el momento, un recurso leg?timo.

ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 10:21  | Educaci?n
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 16 de julio de 2006


Carlos Mart?nez Cava

El pr?ximo paso ser? eliminar embriones con tendencia gen?tica a la obesidad

En el camino de la nazificaci?n de la sociedad espa?ola nuestra cuasi anor?xica Ministra de Sanidad va a emprender una campa?a de segregaci?n de la poblaci?n escolar que no re?na las pautas de perfecci?n de tallas que le cuadren en sus esquemas del buen espa?ol progre y talentoso.


Detectado el ni?o ?gordito? se le proporcionar? distinta comida que al resto de sus compa?eros. Tendr?n que quedarse despu?s de clase, o en los recreos para recibir charlas y participar en actividades encaminadas a formarles en h?bitos alimentarios saludables.


Nuestro Gobierno no tienen inconveniente en que a los adolescentes se les proporcione la PDD (p?ldora del d?a despu?s) abortiva. No tienen inconveniente que la poblaci?n adolescente sea la m?s inculta y la m?s drogadicta y alcoh?lica de Europa, pero?no soporta la est?tica de que sean ?gorditos?.


A nuestro Gobierno no le parece mal que se adoctrine a los ni?os en el lesbianismo y la homosexualidad, que se entreguen manuales ?como el reciente denunciado en el norte de Espa?a- donde se advierta que una masturbaci?n r?pida puede provocar problemas y hay que hacerlo con la parsimonia debida, pero para ser analfabeto de la LOGSE, habitual consumidor de cannabis o del botell?n, ?hay que estar delgado!


El siguiente paso ser? programar los embriones para eliminar el que tenga tendencia a la acumulaci?n adiposa, o, detectada esa circunstancia en el embarazo aconsejar su eliminaci?n.



Dec?an que Hitler muri? en el bunker de Berl?n?La verdad es que lo veo muy presente ?ltimamente. Las prohibiciones del tabaco, la interpretaci?n del Derecho para que se ajuste a la realidad social, el aborto, los afanes eugen?sicos y, ahora, la perfecci?n est?tica llevada a las escuelas con segregaci?n y apartamiento de la normal convivencia a los ?diferentes?, dibujan un presente y futuro pr?ximo muy deshumanizado.

Yo, por si acaso, seguir? buscando al Churchill espa?ol que nos ayude a superar este orwelliano panorama. Y no me importar? que sea obeso, fume puros o se tome un ocasional whisky, porque tendr? ?seguramente- aquello que este Gobierno intenta despojar a nuestra poblaci?n infantil y adolescente: DIGNIDAD.

EPOCA


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 14:34  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar



El dolor es objetivo o subjetivo. En esta diferencia se encuentra la clave para saber si un feto puede o no sentir dolor.

Bristish Medical Journal reaviv? hace unas semanas la pol?mica sobre si los fetos sienten o no dolor, bas?ndose en la suposici?n de que no tienen desarrollado el sistema nervioso central de la forma adecuada para sentir dolor. Por otra parte, un estudio publicado en mayo en Journal of Neuroscience demuestra que los grandes prematuros, que no llegan a 25 semanas, muestran respuestas ante est?mulos dolorosos. Las dudas se plantean ante la definici?n de dolor, si es subjetivo u objetivo.

En 1990 la Asociaci?n Americana para el Estudio del Dolor cambi? la definici?n del dolor, que se consideraba una sensaci?n subjetiva de algo desagradable que puede ser lesivo para el organismo, y se incluyeron los cambios conductuales o fisiol?gicos que se asocian a una situaci?n lesiva.

Por eso, Francisco Reinoso, coordinador de la Unidad de Dolor Infantil del Hospital La Paz, de Madrid, dice que si se considera que el dolor es subjetivo el paciente neonatal o fetal debe sentir dolor exactamente igual que los adultos.

Su colega Pilar Garc?a S?nchez, neonat?loga del Hospital Infantil de La Paz, en Madrid, se mantiene en la misma l?nea y asegura que el neonato y el prematuro no verbalizan el dolor, no son capaces de expresar lo que les duele. Lo que s? hacen es desarrollar una respuesta fisiol?gica al estr?s, que se manifiesta con una alteraci?n de la frecuencia cardiaca, en la respiraci?n y en la liberaci?n de hormonas asociadas al estr?s. "Todo esto tiene una repercusi?n inmedianta en el sufrimiento del ni?o y, a largo plazo, en el desarrollo del sistema nervioso central".

Ante esto, Reinoso recuerda que "por la cirug?a fetal sabemos que cuando un feto no est? con analgesia y se le intenta manipular quir?rgicamente aumenta la frecuencia cardiaca, los niveles de cortisol y de catecolaminas. Se constata c?mo el paciente huye para evitar que le hagan da?o".

Las dudas se plantean cuando se valora la posibilidad de si el feto es consciente o no de lo que sucede, "pero esto tambi?n puede plantearse con los pacientes con una lesi?n cortical o en pacientes sedados".

No obstante, en el manejo terap?utico de los prematuros se incluye la analgesia, "ya que sabemos que nuestros pacientes tienen dolor y estr?s y est? claro que estos dos elementos influyen en su desarrollo".

Buena situaci?n

Cuanto m?s peque?o es un paciente, m?s manipulaciones sufre. Un prematuro de 24 semanas est? sometido a unas 400 maniobras agresivas. "Hay que conocer la fisiolog?a del ni?o, mantenerlo confortable y en la situaci?n m?s parecida al seno materno", apunta Garc?a, qui?n insiste en que el feto libera una respuesta frente al estr?s que es negativa por definici?n.
Las respuestas al estr?s, manifestadas de forma hormonal, conductual o fisiol?gica, son negativas para un cerebro en desarrollo.

Por eso, la controversia existente se sit?a entre los neurobi?logos, que s?lo ven conexiones, y los cl?nicos, que tratan las respuestas fisiol?gicas y hormonales.
En este punto, Reinoso comenta que el sistema nociceptivo comienza en la sexta semana de edad gestacional, que es cuando aparecen los receptores espec?ficos del dolor en la zona orofacial. La culminaci?n de la formaci?n de este sistema tiene lugar cuando se establecen las conexiones entre el t?lamo y la corteza, aproximadamente entre la 24 y 30 semana de edad gestacional. "Esto es lo que llamamos sistema ascendente de transmisi?n del dolor".

En los adultos la sensaci?n de dolor se inhibe a trav?s del sistema descendente, que s?lo se encuentra activo despu?s del nacimiento.

Tanto para Garc?a como para Reinoso la controversia sobre si el feto siente o no dolor es por motivos extracient?ficos, "ya que se ha prolongado la edad a la que se est?n practicando abortos hasta la 20 semana".

En la mayor?a de los pa?ses no est? reglamentada la necesidad de anestesia, "pero si a un feto se le somete a una intervenci?n hay que anestesiarlo; en cambio, si se le somete a un aborto no, teniendo incluso la misma edad gestacional".

Por eso, Reinoso reitera que si se asume que las conexiones talamocorticales no est?n formadas, pero que conductual, fisiol?gica y hormonalmente hay signos de que el paciente est? sufriendo un estr?s agudo, surge el dilema de qu? hacer con los abortos, si hay que anestesiar o no a los fetos.

No se puede dejar pasar por alto la diferencia entre nocicepci?n, dolor y sufrimiento. La nocicepci?n es cualquier respuesta fisiol?gica ante cualquier est?mulo; el dolor es la reacci?n fisiol?gica ante un est?mulo doloroso, y el sufrimiento es cuando el sujeto es consciente de la sensaci?n de dolor. Adem?s, "el sufrimiento produce una carga psicol?gica afectiva importante".
Estos tres estados son negativos para el paciente, pero el feto no dispone de la base neurol?gica cortical para poder sentir el dolor, "aunque s? sufre las consecuencias negativas del est?mulo nociceptivo. Por eso, la comunidad cient?fica se tiene que plantear qu? hace con los fetos que se someten a un aborto, ya que en las intervenciones intra?tero, que se llevan a cabo a partir de la semana 20, s? se aplica anestesia".




ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 8:38  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 14 de julio de 2006


La agencia Zenit recoge una noticia de Reuters en la que se cifra en tres millones los ni?os que han nacido mediante el sistema de Fecundaci?n In Vitro (FIV), tambi?n conocida como fecundaci?n artificial o fecundaci?n asistida. Es curiosa la buena prensa de que goza la fecundaci?n artificial, quiz?s porque el fin originario consiste en tener ni?os y no en no tenerlos. Si hay algo que a la sociedad le cuesta entender, incluso a muchos partidarios de la vida, es que tener un hijo no es un derecho ni puede ser una obsesi?n por muy hermosa que resulte la maternidad.

Porque lo cierto es que la FIV es uno de los grandes horrores de nuestro tiempo, pero es endiabladamente dif?cil que la mayor?a lo comprenda, dado su disfraz de t?cnica provida. Veamos en env?s de la moneda FIV:

1- La utilizaci?n hormonal de la mujer como si se tratara de una vaca.

2- A los m?dicos no les gusta fallar, por tanto no fecundan un ?vulo salvo en aquellos pa?ses, como en Alemania, que han tenido el acierto de prescribirlo por ley, fecundan tres y hasta cinco ?vulos, de esta manera se abre la puerta a los llamados, hay que ser c?nicos abortos selectivos.

3-Embriones sobrantes, como a los m?dicos no les gusta fallar se ha creado millones en el mundo, es decir de personitas destinadas al matadero, sea por cremaci?n o su utilizaci?n como cobayas humanos, ni que decir tiene que nos e ha conseguido curar ni una gripe con estas t?cnicas homicidas.

4-Se ha creado el mercado gen?tico, m?s cutre que los antiguos mercados de esclavos, pero que encima se disfraza de filantrop?a. En Europa las universitarias no dejan de recibir ofertas para que donen ?vulos a cambio de dinero o filantr?picamente -?Dios nos libre de los fil?ntropos!- de esta forma en breve se producir? el mismo efecto que at?vicamente ha venido produci?ndose con la prostituci?n. M?s de uno cuando pasee por la calle y vea a un o una joven podr? decir: ?Ese puede ser mi hijo o hija?. Si lo piensan un poco ?ste ha sido el principio eterno de la decencia social, que no religiosa: la tendencia natural de la sociedad civilizada a identificar criar a su propia prole.

5-La FIV tambi?n ha provocado ese mismo abandono de la noci?n de identidad gen?tica en el var?n. Las m?s afamadas cl?nicas FIV se han convertido en bancos de esperma que resultar?an c?micos sino fuesen tr?gicos. Volvemos al drama de los hu?rfanos biol?gicos: ?Ese de ah? podr?a ser mi hijo?.

6-En conclusi?n, la FIV que se present? como una t?cnica provida, con cifras que amenazan superar ?sobre todo por las cifras de los embriones sobrantes- en un atentado contra la vida a?n m?s salvaje que el aborto. Hay mil razones y no religiosas, sino ?ticas y m?dicas para prohibir la Fecundaci?n In Vitro FIV o al menos para prohibir toda fecundaci?n de m?s de un ?vulo.

Y todo esto quiere decir que la Ley de Fecundaci?n Asistida de la ministra Elena Salgado que ha pasado inadvertida y que ha sido saludada como una gran avance cient?fico por la progres?a, es por encima del gaymonio y el divorcio express la mayor bestialidad ejecutada por el Gobierno Zapatero. Otros?, lejos de ser un avance cient?fico supone una regresi?n cient?fica porque el dinero y los medios destinados a utilizar embriones humanos como cobayas no se dedican a investigar y aplicar t?cnicas con c?lulas madre adultas, las que no matan a nadie, las que s? han logrado terapias efectivas y cuyo uso cualquier credo o moral no puede sino aplaudir con entusiasmo.

Y con tanto manipular embriones nos aproximamos a la estupidez de las amazonas, no es broma: sesudos cient?ficos ingleses han optado por una t?cnica tan sofisticada como absurda, han matado embriones de rat?n con lo que han hecho semen cuyos espermatozoides han mezclado con el ?vulo de rata correspondiente e introducido en el animalito. Seg?n ellos el experimento resulta muy esperanzador para combatir la infertilidad masculina, es decir, que est?n pensando en destrozar embriones humanos para conseguir fecundaciones sin intervenci?n de var?n. Es el mito del amazonismo, el ideal de tantas feministas cuyo sue?o pasa alternativa y compulsivamente del sexo sin concepci?n a la concepci?n sin sexo. Una pena, porque el m?todo tradicional de producci?n de futuras v?ctimas de la sociedad de consumo ha demostrado un grado de eficiencia y satisfacci?n notable desde Ad?n y Eva hasta ahora mismo.

Eulogio L?pez



ImagenAdopci?n espiritual

Jueves, 13 de julio de 2006

Fr. Frank Pavone,

National Director, Priests for Life



Desde Roe vs. Wade, la opini?n p?blica ha permanecido sorprendentemente estable en relaci?n al aborto. (La mayor?a de los estadounidenses rechazan el aborto legal excepto en circunstancias de violaci?n, incesto y para preservar la salud f?sica y la vida de la madre). Los movimientos de la opini?n p?blica han sido en direcci?n pro-vida y el desplazamiento m?s visible ocurri? cuando se hizo p?blica por primera vez la realidad del aborto de parto parcial, hace apenas una d?cada. Ese debate se focaliz? en lo que realmente le pasa al beb?, en vez de argumentos abstractos sobre ?libertad de elecci?n? y ?derechos constitucionales.?



A quienes apoyan el aborto les hubiera convenido que logr?ramos prohibir el aborto de parto parcial y nos olvid?ramos del resto. Cuanto m?s pelearon para mantenerlo legal, m?s gente rechaz? la mentalidad ?pro-elecci?n.? Ahora que la Corte Suprema ha accedido a considerar una vez m?s el caso del aborto de parto parcial, para determinar si la ley federal que firm? el presidente Bush para prohibirlo es constitucional, estamos frente a una nueva avalancha de cobertura medi?tica que s?lo podr? ayudar a la causa pro-vida.



Ahora que es demasiado tarde para ocultar el aborto de parto parcial, los grupos pro-aborto est?n tratando de hacer lo que m?s les conviene, cambiar el enfoque de la discusi?n de los abortos tard?os a los tempranos, y de beb?s casi nacidos a la investigaci?n con c?lulas madre embrionales. Por supuesto, cuanto m?s temprano durante el embarazo se produce el aborto y el beb? es menos visible, m?s personas est?n dispuestas a permitir el aborto. La ventaja pedag?gica que tenemos al hablar de aborto de parto parcial es que la gente aprende cuando se la gu?a de lo m?s obvio a lo menos obvio, de lo concreto a lo abstracto, y de lo que es evidente a lo que se alcanza a trav?s de un proceso de razonamiento.



Obs?rvese cuanto tiempo de la conversaci?n pro-vida es hoy en d?a sobre c?lulas madre, clonaci?n y la p?ldora del d?a despu?s. No me malinterpreten, debemos enfrentar estas cosas, y nosotros en Priests for Life las enfrentamos. Pero no piensen que cambiar la conversaci?n es accidental o una libre decisi?n de los l?deres pro-vida. El movimiento pro-aborto prefiere que hablemos de c?lulas madre antes que de aborto de parto parcial y no debemos dejarlos que tengan ?xito haciendo que el p?blico se olvide que a?n se practican abortos de parto parcial sin sanciones penales. El pr?ximo caso de la Corte Suprema con relaci?n a este procedimiento debe movernos a la acci?n, hablando constantemente y exigiendo que los candidatos a cargos p?blicos definan su posici?n.



La mayor?a de los estadounidenses no saben que es el aborto de parto parcial y cuando se les explica, muchos no pueden creer lo que est? pasando. Sin embargo los documentos m?dicos y testimonios judiciales est?n disponibles. (Visite www.priestsforlife.org/partialbirth.html).



Seamos absolutamente claros: La destrucci?n del m?s peque?ito cigoto es igual de mala que si pusi?ramos tijeras en el cuello de un ni?o parcialmente nacido. Pero no es tan obvio. Si queremos que el p?blico se levante y act?e y cambie las pol?ticas p?blicas, debemos mantener nuestro enfoque primario donde tenemos la ventaja psicol?gica y pedag?gica, el aborto de parto parcial, y de ah? avanzar a las cuestiones menos obvias.


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 14:14  | C?lulas madre
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 12 de julio de 2006

por Natalia L?pez-Moratalla

La transmisi?n de la vida

La transmisi?n de la vida es un proceso unitario que se inicia con el encuentro de los gametos paterno y materno, en un estado preciso de maduraci?n en el que son capaces de reconocerse, interaccionar y activarse mutuamente. En el entorno y lugar adecuado, el tercio terminal de las trompas de Falopio, la fecundaci?n re?ne la dotaci?n gen?tica aportada por cada uno de los progenitores y hace posible que se constituya el nuevo organismo en su estado m?s incipiente, como cigoto o embri?n de una c?lula.

Durante los seis d?as que tarda en recorrer el camino hacia el ?tero materno, el reci?n concebido inicia su desarrollo. Establecen un dialogo molecular por el que la madre alimenta y orienta el crecimiento del cuerpo del hijo. Y ambos se preparan para la acogida en el h?bitat materno, donde anidar?: en el dorso del embri?n y en el ?tero de la madre aparecen mol?culas complementarias, de forma que el hijo sabe situarse en la primera habitaci?n de su vida. En los nueve meses de la gestaci?n, las vidas de la madre y del hijo se a?nan en una verdadera simbiosis: el hijo es reconocido por el sistema inmunitario de la madre como alguien distinto de ella (es mitad suyo y mitad del padre), que se presenta con se?al de no peligro. En el recorrido desde el lugar de la concepci?n al lugar de la anidaci?n ambos se preparan para establecer la tolerancia inmunitaria. S?lo en simbiosis podr? proseguir el desarrollo como feto y nacer.

Ser engendrado en la madre y arrancar a vivir en el seno materno no es indiferente para la vida del hijo. Las condiciones naturales de la concepci?n son muy coherentes.

La fecundaci?n

La fecundaci?n permite que, con la entrada del material gen?tico de un espermio al interior de un ?vulo, se complete el patrimonio gen?tico propio de un nuevo individuo. Para que la fecundaci?n tenga ?xito, los gametos masculino y femenino deben activarse mutuamente en di?logo molecular. A lo largo de este proceso laborioso y arm?nico, los componentes celulares de los gametos se disponen en una nueva organizaci?n. Este proceso de activaci?n mutua no es simult?neo sino secuencial.

  • Comienza con el reconocimiento espec?fico de los gametos. Para que un espermio seleccionado pueda reconocer la cubierta del ?vulo, el conjunto de espermios debe residir cierto tiempo en el tracto genital femenino; all? reciben las se?ales necesarias para que se produzcan en ellos los cambios para su capacitaci?n. El ?vulo madura en el ovario, y se libera peri?dicamente de forma que es recogido por las trompas.
  • La interacci?n de los receptores presentes en la membrana externa de la cabeza del espermio con prote?nas de la cubierta del ?vulo induce la activaci?n del gameto masculino. Y con ello libera el contenido de la gran vacuola situada en la cabeza. Las prote?nas secretadas rompen la cubierta del ?vulo, con lo que este avanza hacia el interior de la cubierta. El espermatozoide recorre r?pidamente el espacio que separa la cubierta del ?vulo y alcanza su membrana.
  • Esta nueva interacci?n entre los gametos activa al ?vulo que realiza una serie de cambios morfol?gicos y bioqu?micos sincronizados por los iones de calcio, cuyo nivel aumenta en la zona donde tuvo lugar la interacci?n con el espermatozoide. El n?cleo del espermio se introduce hacia el interior del ?vulo; se funden parte de las membranas de ambos gametos, y se libera el contenido de los granos corticales del ?vulo, de forma que la cubierta se endurece e impermeabiliza y as? impide el avance de otro espermio por ella.
  • Se re?nen en el ?vulo en fecundaci?n los 23 cromosomas procedentes del padre y los 23 procedentes de la madre. Los padres transmiten la vida aportando este soporte material, o estructura informativa. El material gen?tico aportado por cada uno de ellos se prepara, modific?ndose estructural y qu?micamente, para dar comienzo a la nueva vida. La concepci?n genera un nuevo principio de vida que se inicia con la puesta en acto, con la expresi?n de la informaci?n gen?tica desde el primer mensaje, de forma unitaria, como un programa o sucesi?n ordenada de mensajes en el tiempo, y en el espacio corporal. El embri?n va recibiendo se?ales de las c?lulas y del medio, creciendo y desarroll?ndose de forma arm?nica a embri?n de dos, tres, cuatro, ocho c?lulas; el d?a tres de vida alcanza el estadio de m?rula y en el d?a cinco el de blastocisto. En esta fase se perciben claramente los ejes corporales dorsoventral y cabeza-pies, establecidos en el cigoto al fijar el plano de la primera divisi?n de la vida a embri?n bicelular.
  • El material gen?tico aportado por cada progenitor tiene un diferente ?etiquetado qu?mico?, conocido como impronta parental. As? la naturaleza asegura que cada individuo mam?fero tenga que proceder necesariamente de un padre y una madre. Durante la fecundaci?n se modifica la impronta de cada gameto, para dar la propia del cigoto; es decir la informaci?n gen?tica del hijo reci?n concebido es propia de ?l y es m?s que la suma de la informaci?n contenida en los cromosomas heredados.
Transmitir vida, engendrar, supone como todo proceso fisiol?gico una disposici?n adecuada de los cuerpos de los progenitores. Ser f?rtiles requiere de ambos, en primer lugar, la capacidad de producir, y madurar los gametos; en segundo lugar que ?stos no encuentren obst?culos insalvables (f?sicos o de la composici?n del moco uterino y secreciones propias del entorno natural) para encontrarse y fecundarse mutuamente y, a su vez, que las condiciones del seno materno permitan el recorrido y la anidaci?n del embri?n.

La infertilidad

La infertilidad es un problema que afecta aproximadamente a un 10% de las parejas que desean hijos y est?n en edad de poder concebir. La causa del problema puede ser mec?nica o anat?mica, endocrinol?gica o gen?tica. Este porcentaje ha crecido debido a la promiscuidad sexual que aumenta las infecciones p?lvicas y las enfermedades de transmisi?n sexual. Y la practica anticonceptiva y los abortos que alteran profundamente la fisiolog?a corporal de la mujer.

Sin embargo, un tercio de los matrimonios que acuden a consulta m?dica no tienen ninguna anomal?a detectable y un 65% de ellos consiguen un embarazo en el plazo de unos tres a?os. Son generalmente problemas de estr?s psicol?gico y org?nico, retraso de la edad de la maternidad por trabajo, u otros factores, ya que entre los 30-35 a?os la capacidad f?rtil fe la mujer decae. En ocasiones dificulta lograr el embarazo deseado, la misma ansiedad que ha creado la percepci?n de la esterilidad como un problema (imagen de s?, status social, etc. ) que ha de resolverse a cualquier precio. Una postura que forma parte de una mentalidad que no acepta los l?mites naturales.

La baja fertilidad se resuelve, muchas veces, con tratamientos adecuados, e incluso con cambio de algunos h?bitos. Los conocimientos cient?ficos actuales permiten aumentar al m?ximo la probabilidad de engendrar y hace posible que se haga realidad el profundo anhelo de paternidad y maternidad.

La pr?ctica de la reproducci?n humana asistida surgi? en los a?os setenta como soluci?n de emergencia ante problemas de esterilidad que no pod?an ser curados; en concreto, ante la obstrucci?n de las trompas. Han pasado muchos a?os desde que se introdujeron, amparadas en la realidad del sufrimiento de los matrimonios sin hijos, y, con el tiempo, se ha creado la falsa expectativa de que toda persona, en cualquier situaci?n, puede reclamar poseer un hijo bas?ndose en un ambiguo derecho reproductivo. De hecho, el hijo, el gran deseado, ha pasado a ser, en la pr?ctica, el gran olvidado.

La principal causa de esterilidad es la alteraci?n de los gametos. En el var?n puede deberse a un d?ficit en la producci?n de espermios (oligospermia), disminuci?n de la movilidad (astenospemia), o falta de su maduraci?n (teratospemia); y el origen es generalmente por causa gen?tica, asociada a alteraciones del cromosoma Y. En la mujer es el fallo en el funcionamiento ov?rico. La esterilidad puede curarse dependiendo de la causa y grado de la alteraci?n. La medicina ha avanzado poco en este campo debido a la dedicaci?n de los investigadores y los recursos a promover la pr?ctica de la reproducci?n asistida. Estas t?cnicas manipulan los gametos o los toman de un donante, si el hombre y la mujer que acuden a ellas no producen gametos adecuadamente, pero no curan.

En segundo lugar, la imposibilidad de conseguir un embarazo puede deberse a la existencia un obst?culo f?sico, o bioqu?mico, a que los gametos bien constituidos y maduros puedan encontrarse, reconocerse y activarse mutuamente. El obst?culo m?s frecuente es la obstrucci?n de las trompas de Falopio. Se ha avanzado en protocolos de permeabilizaci?n de la trompa obstruida y, los resultado son muy positivos, salvo en el caso de que la mujer se hubiera sometido a una esterilizaci?n previa por ligadura de las trompas, y esa intervenci?n las haya destruido totalmente.

En tercer lugar, la falta de fecundidad puede deberse a dificultades de implantaci?n del embri?n. En estos casos, lo que ofrecen las t?cnicas artificiales es disponer de un n?mero elevado de embriones que transferidos simult?neamente a la madre pudieran facilitar que uno de ellos llegara a anidar, mientras el resto muere sin lograrlo.

Es obvio, que sea como fuere la forma y el modo como una criatura humana llega a la vida, cada embri?n vivo es un ser humano con el car?cter personal propio y espec?fico de todos los individuos de la especie humana. La grandeza de cada vida humana y por tanto de su transmisi?n no s?lo es inteligible ?sino que resuena en el coraz?n de todo hombre?. Existe mucha desproporci?n entre la fusi?n de dos gametos y el ?resultado? de tal proceso -un ser humano- para no percibir el sentido profundamente personal de dar vida a una persona. Sin embargo, el deseo, leg?timo como deseo, de ser padres, la postura a favor de la vida, inversa a la anticoncepci?n, y el sufrimiento de no poder concebir, hacen que resulte con frecuencia dif?cil comprender y aceptar, e incluso, dar raz?n de la doctrina de la Iglesia acerca de la gravedad moral de la reproducci?n humana artificial. ?Qu? mal puede encerrar en s? mismo que un matrimonio estable, que se quiere y porque se quieren, acudan a la t?cnica para tener el hijo, biol?gicamente de ambos, que ellos no pueden engendrar? ?Qu? gravedad moral puede tener el sustituir el engendrar humano de var?n y una mujer por un proceso de producci?n del hijo a partir de los gametos ambos, si justamente su intenci?n es procrear?

Para poder valorar humana y moralmente la intervenci?n tecnol?gica en la biolog?a del hombre se requiere, en primer termino, poderse dar cuenta, y poder dar cuenta, de que el cuerpo del hombre no es nunca un cuerpo a secas, es siempre un cuerpo humano. Es decir, el significado natural de un proceso corporal, transmitir la vida en el caso que nos ocupa, no es nunca un proceso fisiol?gico a secas, sino que por ser un cuerpo humano hace referencia directa a la persona, al titular de la vida de ese organismo. Y en segundo termino, se requiere comprender qu? es lo que se hace sobre el propio proceso biol?gico natural con la intervenci?n t?cnica. Lo artificial en s? mismo no es bueno ni malo: es ambivalente. Es artificial es poner una pr?tesis o la alimentaci?n parenteral; y si se requieren para un mejor funcionamiento o para mantener la vida deben hacerse.

Se trata, por tanto, de analizar c?mo implica a la persona humana transmitir y recibir la vida: cu?l es el origen y la fuente de que procede una persona. Y analizar lo que para esa vida de un ser humano supone tener su comienzo en su madre, en el engendrar de sus padres.

Cada viviente tiene un ?nico principio vital que se origina en su concepci?n, con la fecundaci?n mutua de los gametos de sus progenitores. Pero cada hombre, cada qui?n, recibe en su concepci?n el car?cter personal; es un plus de realidad: Dios, al llamar a cada uno de los hombres a la existencia, potencia o eleva el principio vital ?confeccionado? por los padres. Dios y los padres son concausas del origen del hijo. El origen de cada uno de los hombres no se reduce s?lo al mero proceso de reproducci?n, sino que implica un querer de Dios que hace cada vida humana algo sacro.

Por ello, la transmisi?n de la vida humana tiene car?cter personal y el engendrar humano y la consistencia de los v?nculos familiares naturales, superan el mero proceso de reproducci?n. Son los cuerpos vivos personales de un hombre y una mujer, hechos uno en la unidad de la ?una sola carne? la causa de la concepci?n de la persona del hijo.

La ciencia biol?gica muestra la diferencia radical de la transmisi?n de la vida humana en la relaci?n personal de un hombre y una mujer y la reproducci?n zool?gica encerrada en el automatismo del instinto animal. En efecto:
  • El animal est? encerrado en el espacio vital de su nicho ecol?gico, puesto que los est?mulos provocan comportamientos que son espec?ficos de la especie, y le vienen dados. Los animales se reproducen perpetuando la especie y siguiendo las leyes que marcan la coincidencia del tiempo de fertilidad con el tiempo de celo en que el instinto reproductor se desencadena por cambios f?sicos y fisiol?gicos del macho y de la hembra. Este acoplamiento del instinto con la fertilidad permite que el n?mero de descendientes que puede dejar cada individuo sea el ?ptimo para asegurar el recambio de las generaciones. No les ha sido dada otra misi?n que vivir y reproducir individuos de la especie. No hay una raz?n biol?gica para que la vida de cada individuo dure m?s tiempo que el que dura su etapa f?rtil.
  • Los hombres no est?n encerrados en un ciclo vital. Cada hombre es un ser inespecializado y m?s desprogramado que el animal y, por ello, no est? estrictamente sometido a las condiciones materiales. El actuar humano no es instintivo y autom?tico, incluso en las tendencias naturales m?s biol?gicas. El hombre puede tener motivos para no seguir una inclinaci?n, como por ejemplo satisfacer el hambre. Aunque est? en funci?n de la conservaci?n de la vida, la inclinaci?n no le obliga necesariamente a comer, ni a comer algo predeterminado. Puede privarse voluntariamente e incluso puede hacer huelga de hambre y puede voluntariamente envenenarse. La inclinaci?n, como todo hecho natural, no es neutro sino que hace referencia a la persona y por ello, en cuanto acto humano, se presenta en un contexto cultural y de relaci?n interpersonal: ?invitar a?, ?comer con?. El hombre no cambia el fin natural de la inclinaci?n, sino que lo abre a la relaci?n personal, y as? se libera del automatismo regido por el instinto de satisfacer el hambre.
La biolog?a humana muestra la liberaci?n del automatismo biol?gico del engendrar humano. La transmisi?n de la vida humana no est? en funci?n de la especie. Ni ajustada por el instinto, ni reducida a los individuos mejor dotados por la biolog?a.
  • La atracci?n hacia la persona del otro sexo est? liberada de ese determinismo biol?gico que acopla en el tiempo instinto reproductor con fertilidad.
  • El tiempo de fertilidad humana femenina es corto en relaci?n con el n?mero de a?os vivido. S?lo para un viviente capaz de amar tiene sentido que la vida en relaci?n familiar, de amistad, profesional, etc., se prolongue m?s all? de la edad f?rtil. Y al tiempo, la l?gica propia de la condici?n de la maternidad, exige edad suficiente para educar a los hijos, y juventud suficiente para una vida familiar de los hijos necesariamente larga, puesto que la criatura humana nace m?s inacabada y m?s prematura que ninguna otra.
  • La peculiar menstruaci?n femenina tiene sentido en raz?n de la sexualidad humana, abierta y liberador del automatismo zool?gico. Es el ?nico signo externo percibible del ciclo femenino de fertilidad, a diferencia de los animales en que el tiempo de la fertilidad es advertida por cambios f?sicos y de comportamiento que marcan el reclamo instintivo. Es un signo, oculto para el automatismo biol?gico, y que s?lo racionalmente puede ser buscado y conocido, haciendo de la paternidad-maternidad un proyecto personal.
  • A cada hombre no le viene dado por la biolog?a una tasa de natalidad. La familia es proyecto personal de uno y una.
Un var?n y una mujer se hacen potencialmente fecundos, una caro, en la expresi?n propia del amor sexuado. El acto de uni?n corporal, que permite engendrar, coincide plenamente con el gesto natural de expresar el amor especifico y propio entre un var?n y una mujer. La biolog?a propia de un ser no cerrado en el automatismo de la vida zool?gica hace inseparable de suyo ?lo unitivo? y ?lo procreativo? del engendrar humano, al liberarle del determinismo animal encerrado en el mero fin reproductor. Es un ?nudo gordiano? atado por la naturaleza, y por ello no desatable si no es cort?ndolo y violentando, con ello, la naturaleza.

En el hombre el gesto unitivo no est? cerrado como fin en s? mismo de transmitir vida, sino que est? abierto a una relaci?n interpersonal libre entre un var?n y una mujer, y que a su vez les abre a la impredecible historia de la relaci?n paterno-filial. Esa desprogramaci?n natural, que lo aleja de la mera reproducci?n, es coherente, y signo de que Dios conf?a a los progenitores engendar la criatura humana, que ?l llama a la existencia. Obviamente, es Dios quien da cuenta de la llamada a la existencia de cada una de las personas, sea como fuera su concepci?n, y con ello queda enraizada de manera radical la dignidad de cada uno de los hombres. Se puede ofender a un hombre en su dignidad, pero nadie se la puede arrancar. Dios es garante de cada uno, incluso cuando los hombres traspasan al laboratorio el encargo divino de engendrar los hijos.

Un hijo es un don y fruto de la entrega personal ?no de un instinto autom?tico-, por ello, ser engendrado es un derecho de toda criatura humana. Y por ello, reducir la cooperaci?n personal a ser donantes de los gametos y producirlo ofende a la dignidad de la persona del hijo que tiene derecho a tener su origen en la intimidad de la una caro de sus progenitores, con todos sus factores de imprevisibilidad. Es as? como Dios no s?lo puede dar cuenta de su existencia, sino adem?s s?lo ?l da raz?n de por qu? ??ste?, con sus dones y sus limitaciones naturales, y no cualquier otro de los posibles hermanos. Por el contrario, cuando el hijo es producido desde los gametos de los progenitores y no engendrado, se puede de hecho pedir cuenta a los padres biol?gicos de por qu? encargaron su producci?n, e incluso cuenta de las taras debidas a las deficiencias propias de un proceso t?cnico. En s? mismo, lo artificial ejerce violencia en lo natural, y no puede tener las garant?as de la sabia madre naturaleza. El deterioro de la naturaleza por la intervenci?n manipuladora del hombre nos lo muestra ampliamente.

En resumen, el ?nico ?mbito digno de ser origen de un ser humano es la intimidad de la una caro. Los cuerpos personales de los padres son los autores del cuerpo vivo del hijo. La una caro crea el ?mbito de intimidad donde se confecciona el don de una vida personal, que incluye la vida biol?gica, pero que es mucho m?s. La ciencia muestra a todos los hombres el sentido personal de la transmisi?n de la vida humana, y la fe da la raz?n ?ltima de que Dios haya querido al hombre con una biolog?a coherente con la de un ser creado a su imagen y semejanza.

No cabe duda que la carencia de hijos en un matrimonio es un sufrimiento, y que el deseo de hijos es plenamente leg?timo. La ciencia m?dica puede, y debe, ayudar y facilitar que la uni?n conyugal de un hombre y una mujer les haga mutuamente fecundos. Pero no puede ni debe sustituirles en el engendrar, con las t?cnicas de reproducci?n artificial o asistida, convirti?ndoles en donadores de gametos y reduciendo con ello la procreaci?n a la mera fisiolog?a de la reproducci?n. La dignidad propia de cada ser humano conlleva el derecho a no ser producido: a que su origen est? causado en la relaci?n personal de la procreaci?n.

Ahora bien, las intervenciones del tipo de las T?cnicas de Reproducci?n Humana Asistida tiene adem?s otro grave problema moral: la muerte consentida de seres humanos. El hecho de que lo que se busque sea tener un hijo, el fin de aplicar las t?cnicas, no justifica poner en peligro la vida que se desea. Hay responsabilidad en dar inicio a una vida humana en condiciones antinaturales por precarias. No existe obligaci?n de tener hijos y si existe la obligaci?n de no poner voluntaria y conscientemente la vida del hijo en peligro.

T?cnicas de reproducci?n artificial

Entre las t?cnicas de Reproducci?n asistida cabe mencionar la inseminaci?n artificial, la transferencia de gametos al oviducto, y una variedad de procedimientos in vitro que conducen a la uni?n de los gametos y que se conocen como fecundaci?n in vitro (FIV) y transferencia de embriones (FIVET).
  • La inseminaci?n artificial consiste en depositar los espermatozoides, una vez manipulados, en el c?rvix o en la cavidad uterina, con o sin tratamiento hormonal de la mujer para incrementar la producci?n de ?vulos. La indicaci?n para esta pr?ctica es fundamentalmente la esterilidad masculina. Y se indica tambi?n en casos de alteraciones cervicales o endometriosis de la mujer. Cabr?a pensar en la licitud moral de esta pr?ctica, siempre y cuando se usaran el semen eyaculado en una uni?n conyugal y recogido despu?s, y siempre que la manera de realizar la inseminaci?n supusiera solamente reducir la distancia a recorrer por los espermios hasta el ?vulo. Sin embargo, y precisamente por las causas de esterilidad por las que se acude a esta t?cnica, ocurre que los espermios requieren ser concentrados, capacitados y situados cerca del ovocito ovulado por lo que dif?cilmente puede asegurarse que la causa de la fecundaci?n sea la capacidad fecundante de los gametos, y no la manipulaci?n t?cnica que los pone en contacto.
  • La transferencia de gametos al oviducto (GIFT) se basa en la colocaci?n simult?nea de ?vulos y espermatozoides en la trompa de Fallopio. Es una forma de inseminaci?n que acerca los gametos y como en la inseminaci?n es dif?cil que de hecho en la pr?ctica sea una ayuda a la fecundaci?n que no sustituya el engendrar de los padres. Su uso es muy limitado, a no ser que sea solicitado expresamente, ya que es un procedimiento m?s caro y t?cnicamente m?s complicado que las t?cnicas de fecundaci?n in vitro, y los resultados obtenidos son ligeramente inferiores.
  • La fecundaci?n de ?vulos in vitro es una t?cnica de rutina en muchas cl?nicas de reproducci?n asistida. Los ?vulos se obtienen mediante la aspiraci?n del contenido de los fol?culos ov?ricos, despu?s de realizar una estimulaci?n hormonal de la mujer, y el semen habitualmente por masturbaci?n. Los ?vulos se incuban in vitro en condiciones controladas y o bien se adicionan una gran cantidad de espermatozoides (FIV), o bien se realiza una inyecci?n intracitopl?smica de espermatozoides (ICSI) al ?vulo. Esto ?ltimo result? ?til cuando se cuenta con muestras de semen con pocos espermatozoides o con espermatozoides inm?viles que no ser?n capaces de fecundar utilizando la t?cnica convencional in vitro. Sin embargo, se usan ambos m?todos en igual proporci?n de casos, sin reducir la inyecci?n al caso de infertilidad masculina. Y se plantea una tercera forma de fecundaci?n artificial cuando las mitocondrias maternas tiene defectos en el DNA. En este caso, mediante inyecci?n, se podr?an cambiar el citoplasma del cigoto por el de otro cigoto cuya madre tenga mitocondrias sanas. La eficacia de este protocolo es muy baja.
Los cigotos pueden ser transferidos al ?tero materno o mantenidos en cultivo en el laboratorio uno o varios d?as, o congelados por si se requieren para un nuevo ciclo si en la primera transferencia no se ha logrado que los embriones aniden, contin?e su gestaci?n y llegue a nacer un hijo. El n?mero de embriones transferidos a la mujer gestante oscila alrededor de tres. En ocasiones, el embri?n de tres d?as se somete a un diagnostico gen?tico preimplantatorio para seleccionar aquellos que no porten taras gen?ticas. Para ello se estudia el material gen?tico contenido en dos c?lulas que se eliminan del embri?n de ocho, o del corp?sculo polar del ?vulo, en caso de que sea la madre la potencial transmisora de la tara.

Un 85% de las mujeres que acuden a estas pr?cticas o no producen ?vulos o tienen una producci?n baja. Un factor importante es la edad y por ello muchas de ellas reciben ?vulos de donantes j?venes, a?adiendo una fuerte quiebra en el proceso de transmisi?n de la vida puesto que la madre biol?gica ser? diferente de la mujer que lo geste.

Resultados

Un porcentaje cercano al 20% del total de parejas, acuden a la fecundaci?n in vitro a causa de obstrucci?n de las trompas, otro 20% por factor masculino y otro por factores m?ltiples de ambos. Un 10% se somete a ellas sin causa conocida de esterilidad. Cuando la esterilidad se debe al var?n se acude con frecuencia al semen depositado en bancos por los donantes an?nimos. El hecho de que los ni?os nacidos de donantes no sean hijos biol?gicos de los miembros de la pareja cuya mujer lo gesta, conlleva serios problemas en la estabilidad matrimonial y muy graves problemas de identidad al hijo que con frecuencia siente la necesidad de conocer sus ra?ces para comprenderse a s? mismo. Son cuestiones a?adidas a la sustituci?n de la relaci?n personal de los padres en el origen del hijo, que no son triviales humanamente y que agravan m?s a?n la calificaci?n moral.

Los ni?os nacidos habiendo sido generados por fecundaci?n in vitro son con frecuencia prematuros, heredan la esterilidad paterna de causa gen?tica y presentan, con mayor frecuencia que los engendrados de forma natural, alteraciones neurol?gicas (retraso mental y graves defectos de visi?n), tumores y algunas enfermedades poco frecuentes ligadas a la impronta parental. Por tanto, la fecundaci?n in vitro adem?s de negarle al hijo generado el origen, en el engendrar de sus padres, a que tiene derecho toda persona, le resta aspectos esenciales para la vida.
  • En primer lugar, las condiciones naturales en las que sobrevivir. La eficacia medida por embarazo logrado por cada ciclo de fecundaci?n de 10-12 ?vulos, depende de la causa de esterilidad y la media oscila en un 30 % de ciclos iniciados. La p?rdida de vidas humanas durante el proceso es muy elevada. De cada 75.000 ciclos, con varios embriones generados por ciclo, ocurren unos 19.000 nacimientos. En un 68% de los ciclos no hay embarazo, un 18 % son de un solo feto y el 11% son de fetos m?ltiples. Y la congelaci?n del embri?n reduce a la mitad la eficacia medida como embarazo producido por ciclo. En algunos casos se busca directamente la muerte del embri?n. Los fetos con malformaciones son eliminados y en los embarazos m?ltiples, con frecuencia, se reduce el n?mero por aborto controlado. En las dem?s situaciones, en que se fecunda m?s de un ?vulo y se transfieren a la madre varios embriones con objeto de que uno de ellos consiga implantarse y desarrollarse, las muertes son consentidas y permitidas, lo que no deja de tener gravedad moral.
  • En segundo lugar, la fecundaci?n in vitro resta el ?mbito natural propio de la concepci?n y la acogida de la vida del hijo generada en sustituci?n del engendrar de los padres. El hijo engendrado, generado naturalmente, tiene una mejor viabilidad intr?nseca que el producido causando artificialmente la fecundaci?n. La debilidad de estos embriones, que conlleva la muerte prematura de muchos de ellos, no es comparable con las perdidas espont?neas naturales.
El proceso artificial se salta la selecci?n natural que ejercen los componentes moleculares del tracto femenino sobre los millones de espermatozoides depositados en ?l. De forma natural, s?lo de 2 a 20 espermatozoides llegan al sitio de la fecundaci?n; este filtro es una barrera natural al avance de los espermatozoides, que permite que s?lo aquellos con mayor capacidad de fecundar lleguen hasta el ?vulo.

Los procesos de producci?n tienen su propia l?gica: producir en exceso para seleccionar el producto. Es evidente que la practica de esta tecnolog?a ha diluido la responsabilidad que la existencia de un embri?n impone al hombre y a la mujer de quienes procede. La progresiva despersonalizaci?n en la relaci?n paternidad-filiaci?n, trastoca la transmisi?n de la vida hasta el punto de llegar a considerar al hijo una propiedad disponible incluso y abandonable. Es necesario asumir la evidencia de que la realidad humana en desarrollo es humana y reconocer la dignidad de la transmisi?n de la vida en el engendrar humano. En este empe?o contribuyen de forma especial los matrimonios sin hijos que saben aceptar ese querer de Dios para ellos como otra forma de bendecir su amor, como ense?a San Josemar?a, y son capaces de servir, cuidar y educar a los hijos de otros, con coraz?n de padre y de madre.

*********************************

VALORACI?N ?TICA

por Juan Carlos Garc?a de Vicente

Cuando se trata de aplicar los conocimientos cient?ficos al hombre, es necesario tener siempre en cuenta el respeto que merece el sujeto humano, lo cual impone moverse dentro de ciertos l?mites insuperables. En concreto, por lo que se refiere a la reproducci?n humana, hay que respetar dos valores esenciales: primero, los bienes o valores presentes en la procreaci?n sexual conyugal, que hace padres a una pareja; segundo, los bienes y valores de la vida humana. En consecuencia, el juicio moral sobre los diversos modos de transmitir la vida deber? considerar si se respetan los valores presentes en la procreaci?n sexual conyugal y si se respetan igualmente los valores de la vida humana. Se trata de dos cuestiones de principio irrenunciables.

Vamos a detenernos, en primer lugar, en la manipulaci?n del cuerpo humano y m?s en concreto en las intervenciones sobre la sexualidad. El cuerpo de una persona no puede considerarse como el cuerpo de un animal, como si el animal fuese ?como un hombre, s?lo que sin alma?. En el ser humano, cuerpo y alma no son dos realidades, sino dos co-principios de la ?nica realidad que es el hombre. En el ser humano, el cuerpo es constitutivo de la persona: ?sta se manifiesta y se expresa por el cuerpo, y a trav?s del cuerpo se alcanza la persona. Todas las relaciones humanas parten de aqu?, y cuanto m?s completas y plenas son esas relaciones, m?s de verifica una comprobaci?n pr?ctica de esta realidad: en la amistad, en el amor, en la maternidad, en la relaci?n m?dico-paciente, en el ministerio sacerdotal. Incluso la Redenci?n y la econom?a sacramental se nutren de esta verdad sobre la funci?n del cuerpo para alcanzar la persona.

La sexualidad es una realidad compleja que afecta a toda la persona en distintos niveles, mutuamente conectados:
  • biol?gico. Hombre y mujer se distinguen en cada una de sus c?lulas por el cromosoma X o Y; tambi?n desde el punto de vista morfol?gico hay profundas diferencias entre ambos sexos;
  • fisiol?gico. Las hormonas y la funcionalidad de ciertos elementos son completamente distintas seg?n el sexo; cuando hay deficiencias o excesos, las patolog?as del hiperandrogenismo (exceso de producci?n de hormonas masculinas) o de la feminizaci?n (carencia de producci?n de hormonas masculinas) causan alteraciones en todo el organismo, incluso de naturaleza ps?quica;
  • psicol?gico. Cada sexo elabora una imagen de s? mismo con objeto de alcanzar la propia identidad sexual; varones y mujeres tienen un modo caracter?stico diverso de razonar, de querer, incluso de rezar. El miedo, el estr?s, la relaci?n sexual significan otras tantas ocasiones en las que se resiente la fisiolog?a sexual de la mujer. Y las alteraciones de imagen de s? pueden desencadenar procesos patol?gicos graves, por ejemplo, en mujeres que sufren anorexia nerviosa;
  • espiritual y moral. ?ste es el plano en que se entrecruzan valores diversos que afectan a la responsabilidad de la persona; pi?nsese, por ejemplo, en los conflictos que surgen de la diversa actitud (aceptaci?n o rechazo) hacia la fecundidad o la esterilidad.
Como se desprende de lo anterior, la sexualidad humana y su ejercicio compromete a la persona en su integridad, y precisamente por eso la sexualidad es capaz de expresar y consumar la entrega total y rec?proca de uno mismo. Y tambi?n por esa raz?n, instrumentalizar el sexo es instrumentalizar a la persona. En fin, porque implica a la totalidad de la persona, la fecundidad humana no pertenece a la zootecnia, sino a la antropolog?a, y la reproducci?n o generaci?n humana se denomina procreaci?n. ?sta es un hecho distinto de la generaci?n de otras especies, porque tiene caracter?sticas diferentes, debidas a la dignidad del var?n, de la mujer, del hijo y de la intervenci?n divina. Hasta el lenguaje corriente se hace eco de esta originalidad, cuando lo que entre los seres humanos es procreaci?n y uni?n conyugal, para los animales se denomina reproducci?n y acoplamiento.

El embri?n debe ser respetado y tratado como persona

Desde el primer instante de su existencia, el ser humano es respetado como persona; el frutode la concepci?n es un ser humano. Esta afirmaci?n es la que permiten hacer nuestros actuales conocimientos de embriolog?a. En efecto, desde el momento en que se constituye el cigoto despu?s de la fecundaci?n, podemos hablar de un ser que tiene dos caracter?sticas:
  • individualidad, unicidad, singularidad irrepetible, autonom?a del nuevo ser desde la concepci?n. Esta novedad est? atestiguada por la dotaci?n gen?tica singular que posee, distinta de la del padre y de la madre;
  • un ser que comienza un desarrollo bajo el signo de la continuidad, y es adem?s un desarrollo controlado por ?l mismo, no por la madre.
Las mismas t?cnicas de fecundaci?n in vitro son una prueba sorprendete para demostrar que el embri?n no es un ap?ndice de la madre, como algunos pretenden sostener, sino un sujeto independiente y aut?nomo, puesto que consigue desarrollarse desde sus primeras etapas en un medio exterior al organismo materno. Quien practica la FIVET sabe que entre las 12 y 18 horas despu?s de haber puesto juntos los espermatozoides y los ?vulos, puede reconocer cu?les son los ?vulos fecundados (los reci?n concebidos) que debe aislar y sacar adelante.

Por tanto, el nuevo ser humano ha de ser tratado como una persona, con un respeto absoluto a su vida y a su dignidad. La muerte voluntaria y directa del reci?n concebido es un homicidio, un desorden moral grave. Y cualquier intento de utilizar seres humanos como material de experimentaci?n y de investigaci?n es igualmente un atentado grave a la dignidad humana.

Forzosamente, una vez que el embri?n es aislado, queda bajo el pleno poder del investigador, que lo puede destinar a diversos fines: dar un hijo a los padres, ser objeto de donaci?n para otra pareja, ser sometido a manipulaciones gen?ticas, ser utilizado para fines de investigaci?n, ser congelado, ser empleado para integrar un almac?n de piezas de recambio, utilizado para fines farmac?uticos y de cosm?tica, etc. Desde luego, en su origen, lo que se intentaba con las t?cnicas de fecundaci?n artificial no era la experimentaci?n con embriones humanos, ni la clonaci?n, ni la obtenci?n de repuestos de tejidos humanos o de c?lulas madre embrionarias. Pero desde el momento en que se presenta la posibilidad de manipular el embri?n, se abre la `puerta a todo tipo de manipulaci?n. Estos resultados de la fecundaci?n artificial dan una idea de lo peligroso que es poner en las manos de otros seres humanos el poder de fabricar la vida humana.

La paternidad y la maternidad debe ser intraconyugal

No se puede sustituir al c?nyuge. Ni el c?nyuge, ni el amor, ni el hijo son una mercanc?a. Todos los procedimientos heter?logos (es decir, aquellos en los que los gametos proceden de alguien ajeno a la pareja) sustituyen al menos a uno de los c?nyuges, fuerzan a uno de los c?nyuges a ser sustituido, por el deseo del otro de tener un hijo. El amor en cambio no tolera la sustituci?n, el cambio del amado por otro, no permite que se introduzca una tercera persona en el mismo amor.

S?lo la procreaci?n intraconyugal es moralmente digna y responsable (con el hijo, con el c?nyuge, con el papel de padres y con la sociedad). El var?n debe ser padre, y la mujer madre por medio del propio c?nyuge, no a trav?s de otro. Se trata de una obligaci?n de justicia y de respeto mutuo entre los c?nyuges. Si no fuera as?, ?por qu? iba a ser inmoral que el marido pidiera a otro hombre que tuviera una relaci?n sexual con su mujer previamente anestesiada, o que una mujer consintiera en el adulterio del marido para tener un hijo?

La procreaci?n (en el fondo, el hijo) no es un bien de consumo. No es un asunto en el que depende del consumidor adquirir la posesi?n del bien previo pago, con la posibilidad de elegir incluso el modelo, como ocurre con cualquier objeto. Se trata, muy al contrario, de una relaci?n de donaci?n entre personas, no de un asunto individual. La relaci?n entre el c?nyuge y el hijo no es inmediato, sino mediato, con la mediaci?n del otro c?nyuge. Considerar el hijo como un bien de consumo va unido a esta consideraci?n individualista de la relaci?n entre c?nyuge e hijo. La mujer, en la donaci?n y con la donaci?n que hace de s?, da al hombre la posibilidad de la paternidad, y lo mismo rec?procamente el hombre a la mujer.

Por tanto, el hijo no es objeto de derecho por parte de los padres: el hijo debe ser siempre fruto de un don. Cuando se habla del derecho a ser padre o madre uno por medio del otro, este derecho no se entiende con referencia al hijo, sino a los c?nyuges. Porque la persona es siempre sujeto de derechos, no una cosa (objeto) a la que se tiene derecho.

El hijo ha de poder reconocer su origen en un encuentro conyugal amoroso de sus padres

El acto conyugal, seg?n lo que hemos visto, no se puede sustituir. Los padres se hacen id?neos para la generaci?n a trav?s de la uni?n conyugal: su voluntad no debe excluir (separar) ninguno de los dos significados de la relaci?n conyugal, el unitivo y el procreativo.

La dimensi?n unitiva y la dimensi?n procreativa del acto conyugal son necesariamente inseparables, con una inseparabilidad no entendida en sentido f?sico (puesto que hay periodos naturales en los que ambas dimensiones no pueden darse juntas, ya que la fertilidad femenina es c?clica), sino entendida en sentido moral. Por eso, la voluntad de los c?nyuges no puede excluir o anular la paternidad potencial de un acto conyugal. La comuni?n f?sica de los esposos debe ser tambi?n personalmente amorosa, lo que exige no s?lo la mera fusi?n biol?gica, sino tambi?n la ?ntima comuni?n de dos seres personales, con alma y cuerpo. Es decir, la uni?n conyugal es una uni?n de personas, no simplemente una uni?n de sexos.

La expresi?n, tan usada en el Magisterio reciente, de ?paternidad responsable? nos puede ayudar a expresar estas ideas en otros t?rminos: equivale a decir que una pareja que busca la procreaci?n a toda costa, ejerce una paternidad-maternidad irresponsable: irresponsable hacia el hijo, hacia el c?nyuge, etc.

La generaci?n tiene una perfecci?n propia, una dignidad connatural: que sea fruto y t?rmino de una relaci?n conyugal. Cada hijo debe tener como causa de su ser una uni?n conyugal. Si se quiere respetar plenamente la generaci?n, la persona humana debe proceder de un acto conyugal; es decir, la procreaci?n sexual no es una opci?n entre los diez posibles modos de venir a la existencia. Que el origen de una persona haya sido un acto conyugal pertenece a la perfecci?n propia de ?ser generado como hijo?.

Puede ayudar a entender lo anterior fijarnos en actos y entes cuya perfecci?n propia exige que sean completos. Un acto: en el f?tbol, el gol exige meter el bal?n dentro de la porter?a durante el tiempo de juego. La perfecci?n propia del gol, por as? decir, es meterlo sin usar la mano, sin hacer juego sucio o faltas; una falta, si se advierte, se castiga; si el ?rbitro no la ve, en todo caso esa falta quita al gol su perfecci?n propia, y ning?n hincha, en el fondo, se sentir?a orgulloso de ese gol. Ahora, un ente: un cuerpo humano debe tener todas las habilidades propias de su naturaleza. Si es defectuoso, manco, por ejemplo, le falta a ese cuerpo la perfecci?n propia; si el hecho de ser manco hubiera estado provocado voluntariamente por alguien, este hecho tendr?a una dimensi?n moral, alguien habr?a sido culpable de este fallo.

En ocasiones, se detecta en parejas que han obtenido un hijo por fecundaci?n articifial el empleo de un lenguaje peculiar, con el que quiz? intentan convencerse de que no han obrado mal (moralmente, o sea, que no han pecado). Es un lenguaje que con frecuencia transmiten tambi?n los medios de comunicaci?n. De un modo inconsciente y espont?neo, la raz?n asocia con el pecado conceptos como la desgracia, la monstruosidad, la fealdad, la deformidad, la tristeza. Y as?, ese lenguaje peculiar a que nos referimos (no necesariamente expresado en palabras, pero s? sentido) dice: ?No he actuado mal (no he pecado), porque he tenido un hijo (no es una desgracia), y es guapo (no es monstruoso), y es normal (no tiene deformaciones) y el ni?o est? contento, y yo tambi?n, y mi marido (no estamos tristes).?

Ayudar, s?; sustituir, no

La instrucci?n ?Donum vitae? ha recordado un l?mite infranqueable del acto m?dico en relaci?n con los c?nyuges: ?stos pueden ser ayudados, pero nunca sustituidos. La persona que ayuda podr? desempe?ar una funci?n incluso decisiva para alcanzar el fin deseado, pero su actuaci?n no deber? impedir la realizaci?n de los momentos esenciales que deben ser puestos en acto por la pareja. Ayudar no ser? nunca en menoscabo de la inseparabilidad entre los aspectos unitivo y procreativo del acto conyugal. Si esto ocurriera, ser?a indicio suficiente de que la intervenci?n m?dica o t?cnica en ese caso ha sido una sustituci?n. En todo caso, hay que poner atenci?n en el uso de las palabras: hablamos de una ayuda al acto conyugal, no de una simple ayuda al fin que se busca (tener un hijo).

La sustituci?n del acto conyugal o de uno de los c?nyuges con el fin de alcanzar la procreaci?n, hace que, en realidad, la causa del ni?o sea el m?dico o el t?cnico. Y ese origen, y el acto que lo produce, no son dignos del hijo, y por eso han de evitarse, es decir, son moralmente il?citos. Por lo que se refiere, en concreto, a la sustituci?n de la persona de los c?nyuges, basta pensar que, si en un oficio cualquiera, Fulano es sustituido en su actuaci?n, esto implica que no es Fulano el que act?a; a?n m?s: si Fulano es sustituido por cualquiera, eso quiere decir que no es ?alguien? quien act?a, la acci?n queda despersonalizada, no es necesaria la persona en su unicidad para aquella acci?n.

Hay que detenerse en este hecho de la sustituci?n, pues en el fondo es esta sustituci?n lo que define la fecundaci?n artificial misma. Pongamos ejemplos de la vida ordinaria, tratando de buscar la diferencia existente entre ayudar y sustituir. La raqueta de tenis o las botas de f?tbol, ?son una ayuda o una sustituci?n? ?Y las gafas o el microscopio? ?Es el lavavajillas una ayuda o una sustituci?n del ama de casa? Siempre se dice que es una ayuda casi indispensable hoy d?a, pero hay que fijarse en que sustituye al ama de casa en el hecho de lavar la vajilla. Si el micr?fono sustituye al conferenciante, entonces no es ?l quien habla. Y si el traductor fuera una sustituci?n en vez de una ayuda, la conferencia se deber?a al traductor, no al conferenciante. Si la casette con el Rosario grabado me sustituye, entonces no soy yo quien reza: ?reza? la casette en mi lugar. Si debo hacer un regalo de bodas, puedo admitir una ayuda, pero no una sustituci?n, porque en este caso ya no ser?a yo quien hace el regalo, sino quien me ha sustituido. ?Admitir? un novio o una novia un sustituto para darse un beso y cuanto con ?l se significa?

Por tanto, la sustituci?n se configura como un ?ponerse en lugar de?, de acuerdo con la etimolog?a de la palabra (substituere). En cuanto llevamos dicho se entrev?n dos niveles de sustituci?n. Una sustituci?n de una funci?n t?cnica, de hacer algo, como en el caso del lavavajillas o del traductor; y una sustituci?n en una tarea personal, de actuaci?n, como en el beso o en el regalo de bodas. Volviendo a la fecundaci?n artificial, la sustituci?n consiste en el hecho de que el procedimiento artificial se pone en lugar, toma el puesto del procedimiento natural. La persona, en su irrepetible subjetividad singular, desaparece. Cualquiera que tenga suficiente capacidad t?cnica o proporcione una parte del organismo biol?gico puede tomar el puesto del marido (o de la mujer, si es el caso), o ponerse en lugar del acto conyugal. La persona, por tanto, aparece s?lo como t?cnico o como suministrador de gametos, y no al rev?s; por eso cualquiera puede ponerse en el lugar de otro.

La separaci?n entre el acto unitivo (esposos) y el acto procreativo (t?cnicos) priva al que va a nacer no s?lo de la dimensi?n biol?gica inherente al acto conyugal, sino sobre todo de la dimensi?n espiritual, es decir, personal, de ese mismo acto. Separar equivale a degradar el amor a simple producci?n: la separaci?n, en esta materia, comporta siempre rebajar la procreaci?n del plano del amor al plano de la producci?n. En este caso, en consecuencia, los c?nyuges son meros transmisores de genes, y el origen de la nueva vida no es ya el amor entre un hombre y una mujer, sino c?lulas de un hombre y c?lulas de una mujer. El ambiente en que se origina la nueva vida no es una familia, una comunidad de amor, sino un laboratorio. Y el hijo obtenido as? no goza de un estatuto de radical igualdad con sus padres, sino que entra en la familia en condiciones de inferioridad, de subordinaci?n, puesto que en la estructura de la t?cnica, que lo ha producido, se inscribe necesariamente la l?gica del dominio.

El acto conyugal es un acto particular, que habla el lenguaje del cuerpo; un acto que materialmente realiza la donaci?n ?ntegra personal y corporal, y la uni?n de los esposos. La fecundaci?n artificial realiza la disociaci?n de los gestos del acto conyugal destinados a la fecundaci?n humana. La disociaci?n deliberada de los gestos es patente: unos gestos est?n destinados al acto conyugal, y otros a la fecundaci?n humana. Ninguno de estos actos expresa de suyo el amor y la mutua donaci?n de los c?nyuges. Muy al contrario, en realidad constituyen diversas fases de un proceso t?cnico perfectamente pautado; por eso, la nueva vida no es fruto del amor de los c?nyuges, sino producto de un procedimiento t?cnico.

De todas formas, el problema no reside simplemente en que se trate de un procedimiento t?cnico, artificial. Si vamos a eso, tambi?n la ces?rea es un procedimiento artificial en el parto, y es completamente l?cita. La cuesti?n es que la artificialidad no es apta para acoger dignamente el origen de un ser humano, y ciertamente un m?todo artificial de producir una vida humana instrumentaliza al mismo tiempo a la persona humana que es producida. Pero el problema, una vez m?s, no es s?lo el tratamiento instrumentalizado de la persona generada, porque tambi?n el parto por ces?rea, la incubadora, la alimentaci?n artificial del neonato son medios artificiales. M?s precisamente, lo que no se admite es un tratamiento instrumental de la generaci?n de la persona, bas?ndonos en su dignidad. El origen de la vida de tal persona en su bien m?s esencial (la vida) y en el momento m?s decisivo (cuando la recibe) no consiente la intervenci?n de gestos artificiales de un tercero. La manipulaci?n de embriones es relevante por este motivo, y no simplemente por el uso de medios artificiales sobre el reci?n concebido.

Como se ve, estamos lejos de caer en argumentos simplistas del tipo ?la t?cnica es mala?. Las dificultades surgen no propiamente por la entrada de la t?cnica, sino porque lo que se produce es un ser humano, que se elabora t?cnicamente y por tanto con arreglo a la l?gica inherente a la t?cnica. Un ejemplo: la t?cnica ayuda muchas veces a mantener la salud y la vida, pero un m?dico al que le faltase otro valor de referencia y razonase s?lo desde el puntode vista t?cnico, tratar?a al enfermo con encarnizamiento terap?utico; en efecto, una acci?n productiva razona espec?ficamente con juicios basados en la utilidad, la eficacia, el rendimiento, la calidad, es decir, con par?metros propios de la raz?n t?cnica. La relaci?n se establece entre productor y producto, y ?sa es una relaci?n marcada por el dominio, la sumisi?n, la desigualdad, como no puede ser de otro modo, por la fuerza de las cosas.

El problema de la esterilidad

Es innegable que la esterilidad es una fuente de sufrimiento para muchas parejas que la padecen. Con frecuencia, en la mujer se presentan sentimientos de privaci?n, de inutilidad, alteraciones emocionales y problemas de identidad. En el var?n, la esterilidad significa comprometer la imagen de





por Juan Carlos Garc?a de Vicente

Entre los ?ltimos a?os del pasado milenio y los primeros del actual, se ha producido un acontecimiento que ha desencadenado un gran entusiasmo cient?fico, a la vez que muchas perplejidades. En 1998 se aislaron con ?xito c?lulas madre embrionarias, y en 2002 se describi? la existencia de c?lulas adultas con una capacidad muy similar a las c?lulas obtenidas a partir de embriones. ?Qu? son estas c?lulas? ?D?nde se encuentran? ?C?mo se obtienen? ?Para qu? sirven? Y ?qu? valoraci?n ?tica merece la obtenci?n y el uso de este tipo de c?lulas?

Comencemos intentando precisar qu? son las c?lulas madre. En una primera aproximaci?n, podemos decir que son c?lulas que poseen dos caracter?sticas singulares:

* la capacidad de multiplicarse (por divisi?n) much?simas veces;

* y la capacidad de originar las c?lulas maduras (especializadas) que forman los ?rganos.

El organismo humano adulto es un conjunto organizado de miles de millones de c?lulas, que se agrupan en unos 250 tipos distintos. Las c?lulas del mismo tipo forman tejidos, que son las unidades funcionales de un organismo. Y as? existe, por ejemplo, el tejido epitelial (de la piel), el tejido nervioso, el tejido muscular, el inmunitario, etc. Los diversos tejidos contribuyen a formar los ?rganos de un ser vivo: son ?rganos, por ejemplo, el cerebro, la piel, los g?nglios linf?ticos, el h?gado, etc.

Los tejidos se renuevan y se mantienen -se regeneran- gracias a la multiplicaci?n de sus propias c?lulas. Por ejemplo, las c?lulas epiteliales de la piel van reponiendo el cutis que desaparece a causa de heridas, la descamaci?n, etc. L?gicamente, las c?lulas epiteliales dan lugar a c?lulas de la piel, no a c?lulas hep?ticas o a neuronas. Es decir: la capacidad de generar c?lulas diferenciadas -o sea, especializadas- m?s all? de los l?mites del propio tejido en que se encuentran es muy limitada o inexistente. O sea, una c?lula del tejido epitelial no da lugar a una c?lula del h?gado. Por eso se dice que las c?lulas de un organismo adulto carecen de plasticidad.

Avancemos un paso m?s. Imaginemos un ?rbol geneal?gico de todos los tejidos de un organismo adulto; si nos vamos remontando, en el origen encontraremos una sola c?lula: el ?vulo fecundado o, mejor llamado, zigoto. De hecho, recorriendo el camino inverso, o desplegando ese ?rbol geneal?gico, son las sucesivas divisiones de esta ?nica c?lula inicial o zigoto lo que da lugar al n?mero actual de c?lulas de nuestro organismo (un 10 elevado a la 12 potencia: un mill?n de millones).

Pues bien: en el desarrollo del ?rbol geneal?gico celular de nuestro organismo, hay un momento de especial significado para el destino de las c?lulas que se formar?n; ese momento ocurre durante la segunda semana de vida, hacia el d?a 14.

En ese momento, los centenares de c?lulas existentes en el embri?n se reagrupan en tres bloques que constituyen tres familias distintas, llamadas endodermo, mesodermo y ectodermo: ser?n tres grandes familias que dar?n lugar a aquellos centenares de tipos celulares distintos que encontramos en el organismo maduro. Del mesodermo proceden los m?sculos, huesos, sangre y vasos sangu?neos; el endodermo dar? lugar al aparato digestivo y respiratorio; el ectodermo a la piel y al sistema nervioso.

Se comprende intuitivamente que si tomamos un embri?n antes de ese momento, por ejemplo hacia el 5? d?a de vida, y lo sometemos a un proceso de desintegraci?n para conseguir sus c?lulas sueltas, aisladas, esas c?lulas tendr?n dos extraordinarias caracter?sticas:

* una portentosa capacidad de multiplicarse indefinidamente; y

* una singular capacidad para originar los diversos tejidos de un organismo adulto. Es lo que se conoce como potencialidad celular.

Estas son las c?lulas madre o c?lulas troncales (en ingl?s, stem cells). Son la fuente que encontramos en el origen de todos los tejidos del cuerpo. Se les podr?a denominar c?lulas precursoras, c?lulas maestras, c?lulas progenitoras, c?lulas rectoras, pues poseen como los planos de montaje, desarrollo y construcci?n del entero ser vivo en el que se encuentran; en cambio, son lo menos parecido a pizarras en blanco, a entidades indeterminadas que podr?an dar lugar a cualquier cosa, como alguna vez se las ha querido comparar.

Una vez visto someramente qu? son las c?lulas madre, ahora hemos de preguntarnos d?nde se encuentran. En realidad, hay dos fuentes de c?lulas madre. La primera ya la hemos mencionado: son los embriones (c?lulas madre embrionarias), cuyas c?lulas se obtienen rompiendo y disgregando (disolviendo) esos embriones a la edad de una semana de vida. Y la segunda fuente de c?lulas madre son los ?rganos de un individuo (c?lulas madre adultas), cuyas c?lulas se obtienen a partir de una biopsia de ese tejido.

Inicialmente, se pensaba que las c?lulas madre solamente las pose?an los embriones (nombre que recibe el ser humano hasta la 8? semana de vida). Pero en los ?ltimos a?os se ha comprobado que tambi?n existen en los organismos ya desarrollados, diseminadas por los tejidos.

?Por qu? los ?rganos de un adulto conservan algunas c?lulas madre? Las c?lulas de la mayor?a de los tejidos tienen un ciclo vital y est?n form?ndose y muriendo continuamente. Eso quiere decir que tiene que haber algo parecido a c?lulas madre en los tejidos que forman los ?rganos de un adulto, porque hace falta una f?brica de c?lulas de donde salgan las que sustituyan a las c?lulas viejas y reparen las partes da?adas del organismo. Esa f?brica son las c?lulas madre. Pensemos, por ejemplo, en la piel. Cada 21 d?as se renueva toda la epidermis, el cutis que vemos est? enteramente formado por c?lulas muertas. En la zona basal de la dermis han de existir c?lulas con esa extraodinaria capacidad de multiplicaci?n y diferenciaci?n que hemos dicho. Tambi?n la experiencia cl?nica de los trasplantes de m?dula ?sea realizados para tratar diversos tumores de la sangre (leucemias, etc.), corroboraba esta intuici?n: la m?dula ?sea trasplantada era capaz de originar la poblaci?n celular de la que el enfermo era deficitario (leucocitos, gl?bulos rojos, plaquetas...).

Ahora bien, lo l?gico era pensar que las c?lulas madre adultas s?lo pod?an originar c?lulas diferenciadas de tejidos que tuvieran un estrecho parentesco entre s? en aqu?l ?rbol geneal?gico. La sorpresa fue cuando los cient?ficos descubrieron que esas c?lulas, cultivadas en los medios adecuados, pod?an reprogramar su n?cleo y transdiferenciarse, dando origen a c?lulas especializadas correspondientes a otras estirpes. Por ejemplo, se ha conseguido que las c?lulas madre existentes en la sangre y en la m?dula ?sea originen no s?lo sangre y gl?bulos blancos, que es lo l?gico, sino tambi?n c?lulas musculares e incluso tejido nervioso.

Hemos visto qu? son las c?lulas madre y d?nde se encuentran; pasemos ahora al tercer punto de nuestro estudio: ?c?mo se obtienen? Aqu? hemos de distinguir c?mo se obtienen las c?lulas madre embrionarias y las c?lulas madre adultas, pues el proceso es distinto, y tiene, ya lo adelantamos, grandes repercusiones en la valoraci?n moral.

?C?mo se obtienen las c?lulas madre embrionarias? Sometiendo al embri?n (producido en el laboratorio 5 d?as antes) a una soluci?n qu?mica para disgregarlo, separando las c?lulas que lo forman, con el resultado inmediato de la muerte del embri?n. El proceso parece f?cil, pero no lo es tanto, porque muchas de estas c?lulas madre no consiguen sobrevivir m?s all? de unas horas, una vez puestas en el medio de cultivo. Un especialista con gran experiencia en experimentaci?n sobre embriones humanos reconoci? recientemente que para conseguir un cultivo estable y duradero de c?lulas madre que tenga las dos caracter?sticas que las definen, proliferaci?n y potencialidad, es necesario destruir 200 embriones humanos en fase de blastocisto (4-5 d?as de vida). No se trata meramente de hacer "investigaciones sobre tejido embrionario", se requiere la destrucci?n del embri?n.

?Y c?mo se obtienen las c?lulas madre adultas? Mediante la biopsia del ?rgano donde se piensa que habr?. En este caso, como es evidente, no se pone en peligro ni la vida ni la salud del sujeto que las aporta. En la m?dula ?sea, por ejemplo, una de cada 10.000 c?lulas puede dar lugar a cualquier c?lula de las de la sangre (son las c?lulas madre multipotenciales). Y una de cada mill?n tiene elevada plasticidad para originar c?lulas incluso de otros tejidos muy alejados de su estirpe (se llaman c?lulas madre pluripotenciales). Las c?lulas madre adultas tambi?n se encuentran en el cord?n umbilical, en la placenta, y algunos ?rganos fetales; para su obtenci?n no se requiere la destrucci?n del ser humano.

Para la obtenci?n de c?lulas madre adultas hay que superar el problema de su detecci?n y aislamiento. Hoy existen ya varios equipos que han desarrollado t?cnicas de aislamiento de estas c?lulas madre adultas. Por ejemplo, mediante un procedimiento tan sencillo y seguro como la liposucci?n, se pueden obtener c?lulas madre presentes en la grasa subcut?nea. A partir de un mililitro de lipoaspirado se pueden obtener del orden de 300.000 c?lulas madre. Convenientemente separadas sus fracciones y cultivadas las c?lulas madre, en 100 horas (4 d?as) hay ya colonias apreciables de c?lulas madre en proliferaci?n. Actualmente se est?n desarrollando diversas estrategias terap?uticas basadas en c?lulas madre de tejido adiposo, incluyendo regeneraci?n ?sea, muscular, de cart?lago, de miocardio, reparaci?n de heridas (f?stulas complejas, por ejemplo), e incluso de neuronas y c?lulas beta de p?ncreas.

Antes de continuar, conviene introducir ahora una aclaraci?n terminol?gica, que puede ser ?til. Se trata de las diversas denominaciones que se aplican a las c?lulas madre: totipotentes, pluripotentes, multipotentes, que se refieren a la diversa capacidad de diferenciaci?n de las c?lulas madre.

* las totipotentes son las c?lulas del zigoto (ser humano con pocas horas de vida, constitu?do todo ?l por 2-4 c?lulas), y pueden dar lugar a tejidos tanto embrionarios como extraembrionarios (placenta).

* las pluripotentes son las c?lulas del embri?n de 4-6 d?as (hasta la fase de blastocisto, inclusive), y pueden dar lugar a todos los tejidos del organismo, inclu?do el gonadal (espermatozoides y ?vulos).

* las multipotentes se encuentran en casi todos los tejidos de un organismo adulto, y son las denominadas c?lulas madre adultas.


?Para qu? sirven las c?lulas madre?

En primer lugar, para curar muy diversas enfermedades. El m?todo para usarlas ser?a como el de realizar un injerto de tejido normal y sano (es decir, un trasplante) all? donde un ?rgano estuviera severamente da?ado. Pero en lugar de usar un tejido ya formado, se usan las c?lulas madre. Podr?an tener uso cl?nico en el tratamiento de la diabetes (causada por un da?o en las c?lulas beta del p?ncreas), el Parkinson (causadas por un da?o en las c?lulas secretoras de dopamina), el Alzheimer, infartos cardiacos, tumores varios, etc.

El innovador campo terap?utico que abren estas c?lulas se conoce con el nombre de Medicina Regenerativa. Son una alternativa altamente prometedora a los trasplantes y a los tres principales problemas que llevan consigo: la escasez de ?rganos, su calidad y bioseguridad, y el rechazo inmunol?gico. Los tres podr?an verse resueltos o al menos sufrir una revoluci?n radical en los pr?ximos a?os gracias a la Medicina Regenerativa.

En segundo lugar, las c?lulas madre en cultivo son tambi?n muy ?tiles para experimentar nuevos f?rmacos y probar sus caracter?sticas, ya que permite a los farmac?uticos contar con poblaciones celulares id?nticas. Cada vez se conoce mejor el efecto farmacol?gico de las sustancias a nivel metab?lico-celular. Por poner un ejemplo: tener cultivos de c?lulas hep?ticas id?nticas para experimentar la eficacia y acci?n de diversas sustancias contra la cirrosis, mejorar?a mucho el logro de resultados.

En tercer lugar, la biolog?a tambi?n podr?a verse muy beneficiada estudiando estas c?lulas, para conocer los mecanismos de la organog?nesis y de la activaci?n/desactivaci?n de genes durante el desarrollo. Podr?a servir, por ejemplo, para conocer los mecanismos de activaci?n de los genes relacionados con el c?ncer o con malformaciones cong?nitas, y actuar sobre ellos.

Ya sabemos para qu? sirven las c?lulas madre; pero ?esas posibilidades son reales? ?Qu? resultados se han obtenido hasta ahora?

En los ?ltimos cuatro a?os, se han logrado avances espectaculares con el uso de las c?lulas madre adultas; en cambio, hay muchas desilusiones con el uso de las c?lulas madre embrionarias. La evidencia cient?fica lograda hasta el momento permite afirmar que los experimentos con c?lulas madre embrionarias no han producido a?n un solo ?xito terap?utico claro, ni siquiera en animales.

Un art?culo publicado en una prestigiosa revista m?dica, en 2003, trae la lista de diez tejidos que se han conseguido derivar en laboratorio a partir de c?lulas madre adultas. Estos son resultados ya logrados, y muchos de ellos con uso terap?utico en pacientes. Las c?lulas madre fueron encontradas: en la sangre, en la m?dula ?sea, en el h?gado, en los m?sculos, en el intestino... Y consiguieron derivarse hasta c?lulas maduras de: hueso, cart?lago, tend?n, m?sculo, neuronas, hepatocitos, miocardio, etc.

En cambio, se est?n extremando las cautelas en la investigaci?n cl?nica con c?lulas madre embrionarias, por el elevado n?mero de tumores que se producen, debidos a la imposibilidad de regular debidamente la proliferaci?n y diferenciaci?n de esas c?lulas. A menos que estos graves riesgos se eliminen, los experimentos con c?lulas madre embrionarias no podr?n tener ninguna aplicaci?n cl?nica.

Por eso, un reciente documento de la Santa Sede se?ala que "la honradez cient?fica m?s elemental sugiere que si una l?nea espec?fica de investigaci?n ya ha demostrado las condiciones de ?xito y no plantea graves cuestiones ?ticas, ?sta deber?a seguirse antes de embarcarse en otra que ha mostrado escasas perspectivas de ?xito y suscita honda preocupaci?n ?tica. Los recursos en la investigaci?n biol?gica son limitados. La utilidad de las c?lulas madre embrionarias y de la clonaci?n terap?utica es una teor?a no probada que podr?a resultar una dram?tica p?rdida de tiempo y de dinero".

Con la informaci?n aportada hasta aqu?: qu? son las c?lulas madre, d?nde se encuentran, c?mo se obtienen y para qu? sirven, tenemos ya los datos suficientes para hacer una valoraci?n moral sobre la obtenci?n y uso m?dico de estas c?lulas.

Como ya se dijo, para obtener c?lulas madre embrionarias es necesario disgregar y romper el embri?n humano vivo, cuando su crecimiento ha llegado a la fase de blastocisto (4-6 d?as de vida), y recoger las c?lulas de la masa celular interna. Este proceso causa la muerte del embri?n. Puesto que el derecho de todo ser humano a la vida es un derecho b?sico y el m?s universalmente aceptado, la eliminaci?n deliberada y directa de un ser humano inocente es un acto intr?nsecamente inmoral, inhumano, indigno del hombre. La cuesti?n ?tica que est? en juego es de la m?xima importancia: la destrucci?n deliberada de una vida humana.

Adem?s, hay que tener en cuenta que los embriones usados para abastecer el laboratorio de c?lulas madre pueden proceder de varias fuentes:

* embriones sobrantes en la reproducci?n artificial, que pierden su derecho a ser hijos y pasan a ser usados como animales de experimentaci?n;

* embriones producidos mediante t?cnicas de reproducci?n artificial solo para ese fin;

* embriones producidos mediante clonaci?n.

En esta cuesti?n, como es sabido, el punto esencial es responder a la pregunta: ?qu? tipo de ser es el embri?n humano? La respuesta de la Biolog?a es que estamos frente a un individuo vivo de una especie (en este caso, un ser humano vivo en desarrollo) cuando se cumplen estas condiciones:

* encontramos un ser uni o pluricelular con un genoma nuevo respecto al de los progenitores,

* que se desarrolla ordenadamente,

* y cuyo crecimiento se caracteriza por la autonom?a y la continuidad.

Su centro de organizaci?n vital (su genoma, que es absolutamente original, ?nico), est? presente ya desde el estadio final de la fecundaci?n, y se mantendr? id?ntico hasta que ese ser muera.

Para obtener c?lulas madre adultas no hay, en cambio, ning?n problema ?tico de esa envergadura. El m?todo para conseguir estas c?lulas madre adultas es realizar una biopsia, de ah? los criterios ?ticos que deber tenerse en cuenta:

* que la biopsia sea realizada en condiciones de seguridad para el paciente (asepsia, equipos adecuados, etc.);

* que el interesado (o sus tutores, en el caso de las c?lulas madre adultas tomadas del cord?n umbilical o de la placenta) d? su consentimiento;

* cuando se trate de c?lulas madre adultas procedentes de embriones o fetos que han muerto durante un aborto espont?neo, habr? que asegurarse: a) de que no hay complicidad o comercio entre los investigadores y las causas de los abortos; b) de que el embri?n o feto est?n realmente muertos; c) de que los padres dan el consentimiento.

En cuanto al uso de estas c?lulas madre adultas, por ahora se imponen las mismas cautelas ?ticas que son necesarias en cualquier experimentaci?n humana. Y se deber? contar con que haya suficiente experiencia previa en animales.

Se han mencionado los embriones producidos por clonaci?n. Veamos qu? significa esto. Durante las ?ltimas d?cadas ha habido grandes avances biotecnol?gicos, que permiten producir, manipular y desarrollar embriones de diversas especies animales en ambiente de laboratorio, in vitro como se dice t?cnicamente. Mediante algunas t?cnicas se obtienen embriones gen?ticamente iguales, cl?nicos, se dice, pues clonar significa obtener seres vivos id?nticos desde el punto de vista gen?tico, a partir de un solo individuo. Este proceso, que ocurre corrientemente en la naturaleza por ejemplo en la reproducci?n de protozoos y bacterias, o en la aparici?n de los gemelos monozig?ticos, es el que se intenta provocar artificialmente. En la carrera por disponer de grandes bancos humanos de c?lulas madre embrionarias, se pens? en aplicar estas t?cnicas en el hombre. Veamos cu?les son y c?mo se realizan.

Interesan sobre todo la gemelaci?n artificial y la clonaci?n por transplante nuclear, ya que ambas permiten multiplicar embriones gen?ticamente id?nticos para poder obtener posteriormente c?lulas madre embrionarias que no sean rechazadas si se implantan en el sujeto que don? su material nuclear para la construcci?n del embri?n.

Gemelaci?n artificial. Para obtener embriones cl?nicos en el laboratorio, se lleva usando desde hace varias d?cadas el m?todo de la fisi?n embrionaria, inicialmente en vertebrados no mam?feros y posteriormente en mam?feros (terneras); de este modo se han conseguido clones de ganado selecto. La t?cnica, en breve, consiste en partir por la mitad el embri?n en fases tempran?simas de su desarrollo, para que cada mitad forme un animal completo. Es un intento de imitar lo que ocurre en la naturaleza cuando se forman gemelos monocig?ticos. En la especie humana este fue el primer m?todo de reproducci?n asexual empleado, en un experimento del a?o 1993. Trabajaron sobre un grupo de 17 embriones en estadios de 2 a 8 c?lulas, obtenidos por Fecundaci?n in vitro. Lograron conseguir un total de 48 nuevos embriones gen?ticamente id?nticos (gemelos cl?nicos). Al concluir el experimento se eliminaron los embriones, pero qued? confirmada la posibilidad de generar embriones humanos cl?nicos por la v?a de la fisi?n embrionaria.

Clonaci?n por transplante nuclear

Como ya se ha visto, las c?lulas adultas muestran un importante grado de diferenciaci?n, de modo que cada tejido u ?rgano se encuentra comprometido en exclusiva para realizar determinadas funciones. Por eso, a los cient?ficos les parec?a imposible que esas c?lulas pudieran recuperar la capacidad que tienen las del embri?n para originar todo tipo de tejidos (totipotencia). Era una ley biol?gica aceptada que los genes de las c?lulas diferenciadas quedaban como bloqueados (impronta) para expresar sus capacidades. En el adulto, la impronta del genoma es impresionantemente estable. La diferenciaci?n alcanzada por cualquier c?lula adulta parec?a imposibilitarla gen?ticamente para revertir el proceso, desdiferenciarse, y manifestar la totipotencia del genoma.

Para responder a la pregunta de si era posible que el genoma de una c?lula de un adulto pudiera revertir a una situaci?n de menor diferenciaci?n y recuperar la capacidad de dirigir todo el desarrollo embrionario, se realizaron los experimentos de transplante nuclear. Veamos en qu? consisten.

Se empez? trabajando sobre especies de anfibios, en la d?cada de los setenta. En un ovocito de sapo se elimina su n?cleo original y luego se le inyecta el n?cleo de una c?lula diferenciada procedente de otro sapo (por ejemplo, el n?cleo de una c?lula intestinal). Se descubri? entonces que el citoplasma del ovocito receptor era capaz de interactuar con el n?cleo del donante y borrar su impronta g?nica. Y daba lugar a un sapo adulto cl?nico (id?ntica informaci?n gen?tica) con respecto al sapo donante de la c?lula intestinal.

Estos experimentos demostraban, por un lado, que ning?n gen esencial para el desarrollo embrionario se pierde o queda inhibido irreversiblemente en las c?lulas diferenciadas, y, por otra parte, que es posible la clonaci?n de animales inferiores mediante el transplante nuclear.

En mam?feros, el asunto parec?a mucho m?s dif?cil de conseguir. El problema fundamental era que, una vez introducido el n?cleo en el ovocito, hac?a falta un tiempo bastante largo para que el citoplasma eliminara la impronta nuclear, posibilitando la activaci?n del genoma. Durante ese tiempo, los cromosomas del n?cleo transplantado deben de estar en reposo en cuanto a la duplicaci?n del ADN (situaci?n quiescente). Esto es dif?cil de conseguir en los animales usuales de laboratorio (ratones). Sin embargo, en algunas especies (la oveja, por ejemplo), tras la fertilizaci?n natural, el genoma del cigoto permanece muchas horas inactivo, dando lugar al desbloqueo g?nico. Esta circunstancia ha sido aprovechada para efectuar la clonaci?n por transplante nuclear en ovejas. As? se logr? Dolly, la primera oveja cl?nica.

El procedimiento de clonaci?n en mam?feros comienza por la obtenci?n de ovocitos de una oveja. Estos ovocitos son cultivados in vitro y despose?dos de su n?cleo. Por otro lado, se dispone de un cultivo de c?lulas epiteliales de gl?ndula mamaria de otra oveja (c?lulas completamente diferenciadas y adultas); estas c?lulas, debidamente preparadas, ser?n las donantes de los n?cleos que se transplantar?n a los ovocitos ya indicados. Antes de efectuar el transplante, la poblaci?n celular donante del n?cleo es sometida a un tratamiento especial para conseguir que los n?cleos queden quiescentes o en reposo. Este es un punto clave para el ?xito de la t?cnica, ya que estos n?cleos situados fuera del ciclo de proliferaci?n se asemejan m?s a los n?cleos de los espermatozoides, y al penetrar en el citoplasma del ovocito tardan m?s tiempo en activarse, lo cual permite que los factores citopl?smicos del ovocito act?en en la reorganizaci?n del genoma del n?cleo inyectado para la desinhibici?n de los genes responsables del desarrollo embrionario.

La transferencia de los n?cleos mamarios se realiza cultivando los ovocitos sin n?cleo junto con las c?lulas de gl?ndula mamaria quiescentes. Mediante una peque?a descarga el?ctrica, se provoca que las c?lulas mamarias fusionen su citoplasma con los ovocitos. De tal manera, se obtienen ovocitos que han incorporado el n?cleo de las c?lulas epiteliales mamarias de la oveja donante. Un peque?o porcentaje de esos ovocitos se activan y comienzan el desarrollo embrionario. Al cabo de unos d?as de cultivo in vitro, los embriones mejor desarrollados se implantan en el ?tero de otra oveja preparada hormonalmente para la pre?ez. De todos los embriones implantados, s?lo algunos logran desarrollarse completamente. Si hubo ?xito, la oveja pare corderos cl?nicos de la oveja donante de los n?cleos transplantados.

?Por qu? tanto inter?s en la clonaci?n como modo de obtener c?lulas madre embrionarias?

La raz?n es evidente. Como ya se ha indicado, el embri?n es una fuente de c?lulas madre totipotentes (c?lulas indiferenciadas, capaces de originar todas las estirpes celulares del organismo). Diversas l?neas de investigaci?n biol?gica pretenden aislar esas c?lulas y conseguir diferenciar distintos tipos celulares (neuronas, c?lulas sangu?neas, musculares, etc.), que podr?n ser utilizadas para transplantes en variadas enfermedades. Si adem?s estas c?lulas proceden de un embri?n cl?nico del paciente destinatario del transplante, su organismo reconocer?a a las c?lulas transplantadas como propias (tienen el mismo genoma), desapareciendo el peligro de rechazo.

Por lo tanto, la denominada ?clonaci?n terap?utica? usa los embriones cl?nicos como fuente de c?lulas madre para transplante. El modo de empleo ser?a el siguiente. Supongamos que se quieren usar en un enfermo de aplasia medular, cuya m?dula ?sea no es capaz de fabricar las c?lulas de la sangre. Habr?a que fabricar un embri?n cl?nico de dicho paciente a partir del n?cleo de una c?lula adecuada del enfermo. Una vez que el embri?n as? generado alcanza la etapa de blastocisto, se destruye para extraerle sus c?lulas madre. Luego, en el laboratorio, estas c?lulas ser?n transformadas en c?lulas de m?dula ?sea, que finalmente son transplantadas al paciente sin ning?n problema de rechazo.

Algunos autores intentan diferenciar la clonaci?n humana con fines reproductivos de la clonaci?n con fines terap?uticos, y piensan que el rechazo moral y legal s?lo afectar?a a la primera, mientras que la finalidad ?terap?utica? otorgar?a a la clonaci?n un sentido humanitario y desinteresado que la har?a completamente inocente y l?cita. Sin embargo, tanto una como otra implican la creaci?n, uso y destrucci?n de embriones humanos. Adem?s, en el supuesto de que inicialmente se autorice s?lo la clonaci?n con fines terap?uticos, su uso y extensi?n conducir? al olvido de los reparos morales y legales en cuanto a su utilizaci?n en reproducci?n humana. Por eso, al evaluar ?ticamente estos procedimientos, hay que fijarse ante todo en lo que se hace (destruir el embri?n) independientemente de la finalidad ?terap?utica? o reproductiva que se proponga.

Ning?n ser humano puede ser instrumentalizado con vistas a otra cosa, o usado en aras de alg?n otro fin. La posibilidad de la reproducci?n asexual en el hombre, ya sea mediante la gemelaci?n artificial o la clonaci?n por transplante nuclear, resultan muy reprobables desde el punto de vista ?tico, y no se justifican bajo ning?n concepto. Del mismo modo, la ?fabricaci?n? de embriones humanos con miras a utilizarlos como fuente de c?lulas para transplante implica considerar a la persona humana de modo exclusivamente instrumental, no como un fin en s? misma. El que esa instrumentalizaci?n concluya con la destrucci?n del embri?n, a?ade a la manipulaci?n la gravedad de la eliminaci?n voluntaria de una vida humana.

La clonaci?n est? enraizada en una mentalidad claramente eugenista, con tendencia a la fijaci?n arbitraria de un determinado contenido gen?tico, que se considera como el m?s adecuado: seg?n esta mentalidad, el valor del ser humano no depende de su identidad personal, sino de cualidades biol?gicas que pueden seleccionarse. Tiende a considerar la bisexualidad como un residuo funcional y adopta la l?gica de la producci?n industrial al terreno de la procreaci?n humana.

En el proceso de clonaci?n reproductiva se destruyen o se comprometen seriamente las relaciones fundamentales de la persona humana: la filiaci?n (el embri?n no es hijo de nadie), la consanguinidad, el parentesco y la paternidad o maternidad. As? mismo la clonaci?n reproductiva merece un juicio negativo con relaci?n a la dignidad de la persona clonada, que vendr? al mundo como ?copia? (aunque s?lo sea copia biol?gica) de otro ser. No conocemos en qu? medida afectar? todo esto a la identidad ps?quica del individuo clonado. El crecimiento de la popularidad de la reproducci?n asistida, sobre todo de la extracorp?rea (FIVET, t?cnicas de micromanipulaci?n de gametos, etc.), est? contribuyendo a que disminuya de un modo alarmante la sensibilidad general ante las diversas posibilidades de manipulaci?n del embri?n humano. Y subyace el peligro de que procedimientos como la clonaci?n de seres humanos, que a?n en la actualidad chocan con la sensibilidad de la sociedad, en un futuro m?s bien pr?ximo queden despose?dos de ese car?cter negativo y puedan ser aceptados como algo normal e incluso deseable ante determinadas circunstancias que implican el recurrir a la reproducci?n asistida, o a la terapia celular.

?ltimamente han surgido algunas propuestas interesantes en torno a la posibilidad de obtenci?n de c?lulas madre embrionarias humanas sin recurrir a la generaci?n y destrucci?n de embriones.

Una de estas propuestas se debe a Leon R. Kass, director del President?s Council of Bioethics (organismo que asesora al presidente de los Estados Unidos en estos temas). Parte del hecho de que, en las t?cnicas de FIVET, se producen embriones humanos que, por un accidente en el proceso de fertilizaci?n, han detenido su desarrollo; es decir, se tratar?a de seres humanos cl?nicamente muertos, pero con c?lulas embrionarias viables, susceptibles de ser utilizadas para la obtenci?n de l?neas de c?lulas madre embrionarias. Se arguye que la situaci?n de estos embriones ser?a la equivalente a la de un adulto en estado de muerte cerebral, del que, como es sabido, se pueden utilizar sus ?rganos para transplante, sin problema ?tico.

El gran problema es que, as? como la situaci?n de muerte cerebral es f?cil de diagnosticar en el adulto, no parece tan sencillo asegurar de modo cierto la identidad de muerte y la no viabilidad de un embri?n sobrante de la FIVET. Adem?s, la utilizaci?n de estos embriones (aunque estuviesen cl?nicamente ?muertos?) podr?a conducir a una progresiva insensibilizaci?n ante el embri?n humano y su cosificaci?n. Por otro lado, si se generaliza el uso de estos embriones, esto podr?a repercutir en un incremento de la generaci?n de embriones en FIVET, en principio con fines reproductivos, pero que de hecho acabar?a siendo utilizados experimentalmente.

William B. Hurlbut, de la Universidad de Stanford, y otros, han planteado otra opci?n que requerir? a?n de mucha investigaci?n previa y mejores conocimientos de los mecanismos de regulaci?n y expresi?n g?nica en el embri?n. Se tratar?a de realizar una clonaci?n defectiva, lo que el autor denomina un transferencia nuclear alterada. En pocas palabras, consistir?a en alterar gen?ticamente el n?cleo som?tico que se va a transferir, de modo que uno o varios genes cruciales para el desarrollo embrionario queden bloqueados irreversiblemente. As?, la c?lula resultante de la transferencia al ovocito sin n?cleo no ser?a un cigoto, es decir, un embri?n unicelular ya constituido como un ser individual humano, sino un elemento celular capaz de replicarse y de diferenciar l?neas celulares embrionarias humanas, que acabar?an originando un cuerpo embrioide, pero no un aut?ntico blastocisto; de este ?pseudoblastocisto? es presumible que se podr?an aislar c?lulas madre embrionarias. Esta propuesta es sugerente, porque te?ricamente evita la utilizaci?n de embriones humanos, pero a?n queda bastante por investigar acerca del modo pr?ctico de desarrollar esta t?cnica, y por tanto es desconocida su eficacia en orden a la producci?n de c?lulas madre embrionarias. Adem?s de que se le ha planteado, con gran acierto, una importante objeci?n: ?c?mo saber que no estamos simplemente creando un embri?n humano con una discapacidad tan grande que le impide desarrollarse normalmente? Total, estas nuevas v?as, hoy por hoy, no dejan de ser unas interesantes hip?tesis, que necesitar?n mucha investigaci?n previa en animales, antes de ver si pueden ser trasladadas al hombre.

En cualquier debate que se presente sobre estas cuestiones, es importante tener en cuenta estas tres ideas:

* ?Bienvenida sea la investigaci?n! Es completamente necesario sostener y promover la investigaci?n cient?fica en beneficio de la humanidad. Por eso es un deber ?tico alentar aquellas investigaciones que se proponen curar enfermedades y mejorar la calidad de vida de todos, con tal de que dichas investigaciones sean respetuosas con la dignidad del ser humano. Este respeto exige que toda investigaci?n que sea contraria a la dignidad del ser humano sea moralmente exclu?da.

* Es urgente la investigaci?n con c?lulas madre adultas. Los m?ltiples logros terap?uticos que han sido demostrados utilizando c?lulas madre adultas, y la promesa de que puedan a?n servir para muchas otras enfermedades como des?rdenes neurodegenerativos o diabetes, nos ponen en condiciones de afirmar que los esfuerzos por respaldar esta fruct?fera v?a de investigaci?n son una cuesti?n urgente. Adem?s, est? universalmente aceptado que el uso de las c?lulas madre adultas no implica problema ?tico alguno.

* Es absolutamente falso que se quiera negar la posibilidad de curaci?n a ciertos enfermos. La idea de que se est? negando un tratamiento m?dico ya disponible si no se investiga con embriones humanos, es absolutamente falsa. Lo que se discute no es "la aplicaci?n de un tratamiento a ciertos pacientes", sino permitir la investigaci?n biol?gica b?sica (conocer los mecanismos de la reprogramaci?n celular) al precio de matar a seres humanos.


Para concluir: ?por d?nde ir? el futuro en este terreno? De lo expuesto se deduce claramente que va por el uso de c?lulas madre adultas para aplicaciones terap?uticas, y en segundo lugar, por la investigaci?n con las c?lulas madre procedentes de embriones animales, para conocer mejor los mecanismos de diferenciaci?n celular.

Ahora bien, si esto es as?, ?por qu? ese empe?o en usar embriones humanos? Esencialmente porque para algunos investigadores no existe ninguna diferencia entre el ser humano y seres de cualquier otra especie animal. Otras causas determinantes son, tambi?n:

* Porque hay mucho dinero y fama (intereses de investigaci?n) en juego: hay industrias que han invertido millones y millones de d?lares hasta ahora, y son los equipos m?s avanzados. Ellos son los primeros interesados en promover la investigaci?n con embriones (clonaci?n inclu?da) en todo el mundo, para que les compren su patente. En esas empresas tienen acciones Universidades, Hospitales, entidades privadas...

* Porque estamos inmersos en una cultura acr?tica hacia el mito de la biotecnolog?a, que promete un para?so de salud y bienestar en la tierra a corto plazo. El sector farmac?utico ve abundante dinero en ciernes (se beneficiar?n diab?ticos, enfermos de Ahlzheimer, de Parkinson) y todos quieren llegar los primeros cuanto antes. Adem?s, quienes finanacian estas investigaciones quieren recuperar beneficios en pocos a?os, no que lo recuperen sus hijos, y eso impone "saltarse barreras de tiempo" que la ciencia hab?a conseguido levantar tan sabiamente (los c?digos de buena pr?ctica m?dica en investigaci?n cl?nica; las fases de experimentaci?n en animales).

* Porque hay una gran presi?n social que los medios de comunicaci?n fomentan irresponsablemente. En grupos muy sensibles (en diab?ticos, enfermos de Alzheimer o de Parkinson, p. ej.), se crean falsas expectativas, se les env?a el mensaje de que ser? posible su curaci?n con c?lulas madre, y no es verdad. Esos colectivos est?n siendo utilizados: deber?n pasar a?n muchos a?os (10 al menos) hasta que se pueda contar con una terapia de trasplante celular a escala hospitalaria o ambulatoria partiendo de c?lulas madre.

Ante los argumentos habitualmente esgrimidos para justificar el uso de embriones como ?material de experimentaci?n?, se exponen las siguientes consideraciones:

Se argumenta que esta t?cnica debe ser favorecida en raz?n del beneficio que se derivar? para la sociedad y para muchos enfermos. El valor evidentemente positivo que tiene la lucha contra la enfermedad no debe hacer olvidar que cada intento de producir c?lulas madre embrionarias se salda al menos con una v?ctima mortal. Bien est? la experimentaci?n y la investigaci?n, pero no cuando su precio es la eliminaci?n de vidas humanas. La persona no puede ser usada nunca como instrumento para otro fin, como ya se?al? Kant con aquella frase c?lebre "obra de tal manera que trates a la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de otro, siempre como fin, nunca solamente como medio". En ning?n caso es l?cito usar a un ser humano "s?lo como medio", es decir no por su valor en s?, sino por su valor como cosa (pi?nsese en el uso de seres humanos como rehenes, o en la prostituci?n, la explotaci?n infantil, el chantaje). La historia reciente demuestra que cuando se elude el deber de respetar la vida humana sin excepciones, se inicia una pendiente resbaladiza que lleva a extremas injusticias y delitos contra la humanidad.

Se argumenta tambi?n que existen muchos miles de embriones congelados sobrantes de FIVET, que han sido abandonados por sus leg?timos propietarios; y ser?a mejor sacar alg?n provecho de ellos, que destruirlos pasados 5 a?os, como dicta la ley. En buena l?gica, este argumento deber?a replantear la FIVET y los abusos que impunemente lleva consigo. Pensado a fondo este argumento, ser?a como proponer usar a los condenados a muerte como animales de experimentaci?n. Tambi?n en este caso, en lugar de desperdiciar "material biol?gico", la sociedad podr?a sacar un gran beneficio a favor de personas incapacitadas o enfermas, etc. Lo mismo se podr?a decir con los ni?os abandonados (los ni?os de la calle, de Brasil), los mendigos... Saquemos de ellos provecho cient?fico y social; d?mosles una utilidad social (a sus ri?ones, c?rneas, h?gado, pulmones, investigar en ellos nuevas sustancias), en vez de eliminarlos o que se destruyan ellos llevando una vida perra. Obviamente, obrar as? con estas personas ser?a una injusticia sobrea?adida a otra. Tambi?n podr?a reproponerse la pena de muerte, con el fin de contar con m?s ?rganos a disposici?n de la sociedad?

Una variante de este argumento quiere justificar moralmente el uso de embriones congelados porque "si no lo hacemos nosotros, lo har?n otros". Tal postura es expresi?n de la capitulaci?n ?tica. Como si algo dejara de ser moralmente malo porque, a fin de cuentas, ocurrir? igual de todos modos. Ser?a como razonar que, puesto que la naturaleza mata inesperadamente a seres humanos (terremotos, volcanes, inundaciones), y al fin todos hemos de morirnos, puede estar justificado en algunos casos el terrorismo o el asesinato. Pensemos, adem?s, que el argumento de que "hay otros que tambi?n lo hacen", no lo aceptamos en el caso de la explotaci?n laboral infantil, o de la esclavitud, o de la pena de muerte.

Se argumenta finalmente que el progreso cient?fico es imparable. Es preferible regularlo que intentar impedirlo. Si no, los investigadores estar?n tentados de cometer abusos incontrolados, que es justamente lo que se quiere evitar. La tesis podr?a funcionar bien en un ?mbito meramente jur?dico (de legalidad, no de moralidad) y para delitos menores. Pero a nadie se le ocurre, por ejemplo, pretender reglamentar penalmente el homicidio tolerando algunas excepciones.

Adopcion Espiritual



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 17:28  | C?lulas madre
Comentarios (0)  | Enviar


Por julio Asterio Fern?ndez 18 de enero de 2005

Somos unos grandes desconocedores de los designios de Dios y de los muchos misterios que rodean la vida de todos los seres de nuestro mundo. A lo largo de la historia de la humanidad hemos realizado grandes avances cient?ficos que han mejorado nuestra calidad de vida y que nos han ayudado a conocernos m?s y mejor. Hemos ido venciendo a la enfermedad, al dolor y a todo lo que parec?a que restaba un gramo de felicidad a la vida del ser humano. Pero, a pesar de todos los avances y de todos los esfuerzos cient?ficos y t?cnicos realizados, los misterios de Dios y de la vida humana siguen sin poder ser descubiertos por entero.

Aunque sabemos que es algo ef?mero, que estamos en las manos de Dios y que nadie puede predecir con seguridad el numero de sus d?as, la Vida es lo mas hermoso que Dios nos da como todo un pre?mbulo de lo que en su d?a ser? la Felicidad, con may?sculas, a la que nos llama. Dios nos da la vida para que la disfrutemos y tambi?n para que sea ?til a los dem?s en la construcci?n del Reino. Pero la vida es suya, est? en sus manos.
Cuando el ser humano, cegado muchas veces por todo el poder y la libertad que Dios le otorga, se considera capaz para poder decidir sobre la vida y la muerte, esta repitiendo, de forma actualizada, la secuencia del primer pecado de la humanidad: querer ser Dios.

Todos sabemos que en mayor o menor grado, con mas o menos suerte, siendo justa o injusta, la vida no es f?cil. Conocemos los problemas sociales y econ?micos a los que muchas personas deben de enfrentarse en sus vidas. Somos conscientes de lo duro que es hacer frente a una vida en condiciones f?sicas, sociales y humanas que engendran gran dificultad. Pero nada de ello, por muy duro que sea, nos da la capacidad de poder decidir sobre la vida y la muerte. Todas las dificultades y las situaciones que complican la existencia de una vida nos piden solidaridad, ayuda, soluciones institucionales. Querer solucionar los problemas y las dificultades eliminando la vida es optar por el camino mas f?cil, m?s c?modo pero, a la vez, menos humano.

Cuando una vida comienza, aunque suene a t?pico, nadie puede saber que deparar? a todos los que, en alg?n momento tengan contacto con ella. Hay detalles, momentos y acontecimientos que pueden hacer cambiar la vida de todo su entorno. No somos capaces de calibrar hasta que punto nuestra propia vida influye en la de los dem?s y de c?mo Dios se manifiesta al ser humana a trav?s de la vida de los dem?s.

Cuando alguien toma la decisi?n o colabora en que una vida no llegue a nacer priva, adem?s al mundo de lo que esa vida podr?a aportar.

El mandamiento ?No matar?s? conjugado en positivo se traduce en ?defender?s la vida?. Y al decir esto hablamos de defenderla en todos sus aspectos. Nadie es due?o de la vida de un ser humano, ni otra persona, ni una instituci?n, ni la misma sociedad.

No es comprensible que alguien defiende la vida tan solo en algunos casos o en determinadas circunstancias. Tenemos que defender la vida frente a la pena de muerte, frente a la locura de cualquier guerra pero tambi?n ante la violencia silenciosa y a veces, curiosamente, tolerada de no dejar que una vida nazca.
Estamos dominados por el poder?o de la apariencia, de la est?tica, de la perfecci?n f?sica y llegamos a creernos, incluso, con poder para decidir quienes, por ajustarse a ese patr?n de belleza y perfecci?n, deben de existir o quienes, por ser considerados inferiores e imperfectos, no tienen derecho a la vida. Una vez mas queremos ser dioses que, a su capricho, decidan lo que debe o no de existir.

Por nuestra fe sabemos tambi?n que por mucho que no les dejemos vivir o no puedan llegar disfrutar de nuestro mundo son un proyecto de Dios y forman parte de su Reino y de sus designios. Sabemos que en su misericordia y en su amor los acoge gustoso en su seno. Pero no podemos ignorar que una sociedad que limita la vida de los suyos, que criba la existencia de sus propios hijos, es una sociedad que tendr? que responder a la pregunta que nos persigue desde el principio de los tiempos, ??d?nde esta tu hermano??.

No somos quienes para juzgar y mucho menos para condenar la vida o las decisiones de nadie. Eso tambi?n es cosa de Dios. Pero si sabemos que el camino de Dios es un camino de vida y no de muerte, de luz y no de tinieblas, de esperanza y no de desesperaci?n.

Desde nuestra oraci?n por y con los ni?os que un d?a pudieron ser y no fueron, pidamos al Se?or que haga de nosotros instrumentos de vida. Sabemos que toda la inquietud y los esfuerzos por defender la vida un d?a descansar?n en ?l. Y oremos tambi?n para que acoja con amor, con ese amor especial que no tiene, a tantas vidas que nosotros no supimos, no quisimos o no pudimos acoger.



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 13:18
Comentarios (0)  | Enviar



RD

Miércoles, 12 de julio 2006

«Más que un cura era un amigo, una persona excelente». El presidente de la Asociación de Vecinos de Villalegre, José Rodríguez, apenas podía contener firme la voz para referirse al párroco de su barrio, Julio Asterio Fernández, un hombre que ayer murió, a las once y media de la mañana, en la habitación 204 del Hospital de Avilés, sereno y rodeado de los suyos -como él quería- tras luchar durante los últimos meses con un cáncer que acabó siendo fulminante, cuenta M.M. Alvarez Buylla en La Nueva España.

En Villalegre, al conocer la noticia, muchos vecinos lloraron en señal de duelo por su sacerdote, esa persona joven que con sólo 45 años se enfrentó con valentía a la muerte e incluso, allá por el mes de mayo, se atrevió a escribir una carta, que algunos dicen que fue su testamento en vida -publicada en este diario-, animando a los que, como él, sufren dolor. Por entonces, Julio Asterio decía: «Cuando Dios decida sorprenderme con otra felicidad, con otra vida, con la plenitud pascual que él nos anuncia, espero que me encuentre con el mismo ánimo y ligero de equipaje».

El fallecimiento de Julio Asterio Fernández era, así, previsible hasta para él mismo. El arzobispo Carlos Osoro estuvo el pasado lunes con el párroco para infundirle ánimos. En las voluntades, relataban ayer sus amigos, el párroco dejó escrito que quería ser enterrado en la colegiata de Pravia, en su villa natal, junto a su padre, quien hace sólo dos meses recibía cristiana sepultura.

El funeral de cuerpo presente por Julio Asterio Fernández, velado anoche en el tanatorio de Santa Catalina (Pravia), tendrá lugar hoy, a las cinco de la tarde, y lo oficiará el Arzobispo, según informaron párrocos que ayer rezaron en torno a la cama del difunto. El lunes, a las 8, se oficiará un funeral en la parroquia de Villalegre por el eterno descanso del sacerdote. «Su familia agradece todo el apoyo que está recibiendo, aunque prefiere pasar el trago de estos momentos a solas», manifestó un amigo de la familia. Mientras, en Villalegre, las campanas repicaban a duelo.


Muy querido por todos, por ser el qu eofició la Misa por Pelayo y otros nonatos. Dios lo acoja en su seno.




Adopción espiritual

Publicado por Galsuinda @ 10:19  | Pelayo, su historia
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 08 de julio de 2006




Por JUAN MANUEL DE PRADA. ABC


SIEMPRE se me ha antojado entre redundante y rocambolesco que a la familia se la moteje de ?tradicional?. No me causar?a mayor asombro si ma?ana entrara en un restaurante y, tras solicitar al camarero un guiso de conejo, ?ste me respondiese: ?Perdone el se?or, ?se refiere a un conejo tradicional? Porque tambi?n podemos ofrecerle un conejo b?pedo?. ??Y c?mo han logrado obtener conejos b?pedos? -preguntar?a yo, sobresaltado ante la menci?n de tan portentosa quimera-. ?Mediante manipulaci?n gen?tica??. ?Oh, no se?or -me responder?a el camarero, con una sonrisita condescendiente-, son conejos criados del modo m?s natural: adem?s de caminar sobre dos patas, tienen plumas en lugar de pelo y corona su cabeza una graciosa cresta?. ?Pero usted me est? describiendo un pollo -le objetar?a un tanto mosqueado al obsequioso camarero-. Y yo lo que deseo comer es conejo?. ?Creo que el se?or no me ha entendido: existe un conejo tradicional, que hociquea y pega brinquitos; y existe un conejo b?pedo, que se reproduce mediante huevos y come por el pico?. ?Que no, hombre, que no, que eso que usted llama conejo b?pedo es un pollo de libro, un pollo de los de toda la vida, vamos?, insistir?a yo, entre divertido y exasperado. Ante lo cual, el camarero, herido en la v?scera del orgullo y con adem?n autoritario, me expulsar?a del restaurante, murmurando: ?Habr?se visto, qu? t?o carca. ?Pretender que los conejos tradicionales son los ?nicos que existen!?.

Una impresi?n de desconcierto similar me golpea cuando oigo hablar de ?familia tradicional?, como una m?s de las posibles formas de familia. Uno puede entender que la gente se lo monte como le pete y pruebe las m?s imaginativas modalidades de combinaci?n humana; uno puede entender incluso que, de resultas de alg?n trauma infantil o como consecuencia de una indigesti?n de pienso ideol?gico, llegue a aborrecer la familia. Pero que alguien que aborrece la familia desee usurpar su nombre ya requiere una explicaci?n cl?nica. Yo, por ejemplo, aborrezco la gimnasia y me precio de no haber visitado en mi pu?etera vida uno de esos quir?fanos con olor a sobaco donde la gente mata su salud haciendo pesas y bicicleta ciclost?tica; pero cuando tengo que rellenar alg?n impreso oficial no se me ocurre poner en la casilla de la profesi?n ?gimnasta de sof?. Tampoco pretendo concurrir en ninguna olimpiada, ni convencer a nadie de que mis confortables michelines, que tanto me abrigan en invierno, son en realidad m?sculos abdominales hiperdesarrollados. Digamos que acepto con pl?cida naturalidad que carezco de dotes gimn?sticas; no entiendo por qu? cierta gente que carece de dotes para fundar una familia pretende, en cambio, que la modalidad alternativa de combinaci?n humana que escogen sea designada con el nombre que en realidad tanto detestan. Supongo que tanta terquedad obedece en el fondo a la supervivencia de un complejito; pero los complejitos, que merecen nuestra caridad, no pueden provocar el torcimiento del lenguaje. De una se?ora gorda podremos decir, por cortes?a o sentido del humor, que est? lozana, jamona o maciza; ponderar su esbeltez, en cambio, constituye un ejercicio de cinismo.

Y, salvo que juguemos al cinismo, hemos de reconocer que familia no existe m?s que una. Cuando decimos ?familia tradicional? estamos formulando en realidad un pleonasmo, tan grotesco e hilarante como si dij?ramos que despu?s de comer nos gusta dar un ?paseo pedestre?. Pues ?tradicional? viene del lat?n ?traditio?, que significa entrega, transmisi?n. No existe familia sin transmisi?n de vida, sin entrega de una generaci?n a otra; y esa ?traditio? se realiza mediante la uni?n permanente y fecunda de un hombre y una mujer que proyectan su fe en el futuro sobre una vida que los prolonga. Podemos jugar a torcer el lenguaje cuanto deseemos, podemos marear las palabras y someterlas a centrifugados y travestismos pintorescos; pero, por mucho que nos empe?emos, un pollo seguir? siendo un pollo, aunque lo envolvamos con una piel de conejo.


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 10:19  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 07 de julio de 2006


SE?L, viernes, 7 julio 2006 (ZENIT.org).- El cardenal Nicholas Cheong Jin-Suk, arzobispo de la capital surcoreana, Se?l, y todos sus sacerdotes han prometido donar, a su muerte, sus ?rganos, y han invitado a la poblaci?n coreana a hacer lo mismo.

Se hace eco este viernes de la iniciativa la agencia del Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras ?AsiaNews?, seg?n la cual esta invitaci?n se produjo durante la celebraci?n de la Jornada Mundial de Oraci?n por la santificaci?n de los sacerdotes ?el 23 de junio--.

La iniciativa forma parte de uno de los proyectos pro-vida que la archidi?cesis coreana desea respaldar con ocasi?n del Congreso Eucar?stico diocesano, abierto el pasado 18 de junio ?durar? tres meses-- con el tema ?Cristo nuestra vida ? Elige la vida?.

Tal encuentro contempla problemas que afectan a la sociedad coreana, como la ca?da de los nacimientos, el aborto, la eutanasia, la violencia, la destrucci?n de la familia y la manipulaci?n de la vida con t?cnicas de bio-ingenier?a gen?tica, ampl?a el dicasterio misionero.

Como explic? el purpurado, ?la donaci?n de ?rganos es una forma suprema de amor y felicidad, pues participando en este gesto, se participa en la vida, el don m?s precioso que hemos recibido de Dios?, cita ?AsiaNews?.

Con esta forma de compartir, ?tanto donantes como receptores de ?rganos pueden ser felices?, reconoci?.

E hizo hincapi? en la dif?cil situaci?n en la que se encuentran cuantos esperan un trasplante. Recuerda la agencia del PIME que en Oriente la donaci?n de ?rganos es una pr?ctica poco difundida.

?Hay miles de pacientes que esperan que se les done un ?rgano, pero el n?mero de donantes es insuficiente?, advirti? el purpurado coreano; sin embargo, ?la donaci?n de ?rganos despu?s de la muerte es un buen m?todo para poner en pr?ctica el amor sin gran esfuerzo?.

?Exhorto a todos, de manera especial a los cat?licos, a poner por obra esta forma de amor, experimentando la felicidad que se deriva? de ello, concluy?.

Acogiendo esta invitaci?n, el presidente del Consejo del Apostolado Laico de Corea, Thomas Han Hong-sun, apunt?: ?El Consejo har? pronto una propuesta concreta para que tambi?n los laicos cat?licos puedan tomar parte activa en la campa?a de donaciones, siguiendo el buen ejemplo de los sacerdotes?.

Recuerda la Congregaci?n vaticana para la Evangelizaci?n de los Pueblos, a trav?s de su ?rgano informativo ?Fides?, que la Iglesia en Corea, en los ?ltimos a?os, ha multiplicado sus esfuerzos en defensa de la vida desde la concepci?n hasta la muerte natural, con grandes campa?as de sensibilizaci?n, encuentros de estudio y manifestaciones.
ZS06070704



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 21:52  | Testimonios provida
Comentarios (0)  | Enviar



El Tribunal de Apelaciones de Nueva York, ?ltima instancia del estado, ha decidido por 4 votos contra 2 que con arreglo a las leyes vigentes, no pueden contraer matrimonio dos personas del mismo sexo. Los demandantes, varias parejas de homosexuales y lesbianas, dec?an que la prohibici?n de casarse violaba sus derechos constitucionales. La decisi?n confirma las sentencias de los tribunales inferiores, que se han pronunciado en el mismo sentido.

Seg?n el juez Robert Smith, uno de los miembros del tribunal, las leyes matrimoniales de Nueva York expresan de forma clara que el matrimonio solo se puede contraer entre un hombre y una mujer y que cualquier cambio legal deber?a realizarse desde el gobierno estatal. "No podemos predecir qu? pensar?n las generaciones futuras pero creemos que la generaci?n presente debe conservar la posibilidad de decidir este asunto a trav?s de sus representantes electos", dijo Smith.

El tribunal se desmarca as? del camino emprendido por Massachusetts. El Tribunal Supremo del estado vecino decidi? que prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo era inconstitucional y puso plazo al gobierno para que aprobara una ley que lo permitiera.

Por su parte, el Tribunal Supremo de Georgia ha restaurado la prohibici?n constitucional del matrimonio entre personas del mismo sexo, aprobada en refer?ndum por el 76% de la poblaci?n del estado, en noviembre de 2004. Un tribunal inferior, el del condado de Fulton, decidi? que la prohibici?n violaba las leyes que regulan los referenda. Daba as? la raz?n a los demandantes, quienes dec?an que el lenguaje que se utiliz? en las preguntas del refer?ndum era confuso, ya que se preguntaba a los votantes tanto por el matrimonio entre personas del mismo sexo como por las uniones civiles, dos asuntos para los que muchas personas tienen opiniones diferentes, dec?an.

En este caso, la estrategia de los demandantes se ha centrado en cuestiones t?cnicas, no en la constitucionalidad de la prohibici?n del matrimonio gay. El tribunal expres? que "los georgianos sab?an perfectamente qu? estaban votando cuando apoyaron de forma aplastante la prohibici?n" y que "est? claro que prohibir las uniones entre personas del mismo sexo no es 'discordante' con el objetivo de reservar el estatus de matrimonio a las uniones entre un hombre y una mujer".

Fuente: WSJ (suscriptores)


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 21:49  | Dignidad humana
Comentarios (0)  | Enviar


Responde un experto en bio?tica

ROMA, jueves, 6 julio 2006 (ZENIT.org-El Observador).- ?Qu? pasa cuando una madre quiere dar vida a embriones que ha congelado pero el padre se opone? Los embriones tienen derecho a vivir, y los padres de los mismos han de asumir su deber de darles asistencia, responde el padre Fernando Pascual L.C., sacerdote y profesor de filosof?a y de bio?tica en el Ateneo Pontificio ?Regina Apostolorum? de Roma, ante un caso judicial que acaba de salir a la opini?n p?blica.

--?Podr?a resumirnos el nuevo caso que enfrenta la justicia respecto a los embriones congelados?

-- P. Fernando Pascual: En Dubl?n los tribunales se encuentran con la demanda de una mujer que quiere acoger a tres embriones congelados, hijos suyos y de su ex-marido. El problema est? en la oposici?n de su marido, que vive separado de ella, y que presiona para que esos embriones sean destruidos o vendidos. Por eso los jueces deben resolver la cuesti?n: ?qui?n tiene la ?ltima palabra sobre la vida y la muerte de esos embriones?

-- ?Qu? principios ?ticos est?n en juego en este caso?

-- P. Fernando Pascual: Existe el peligro de ver el caso como una lucha entre el hombre y la mujer, como un caso m?s de prepotencia de los esposos contra la libertad de las esposas. Otros podr?an leerlo al rev?s, como el papel casi decisivo que tienen las mujeres respecto de la vida de los hijos, un papel que oscurece y que deja de lado completamente a los padres. Pero ambos enfoques son insuficientes. Lo principal a tener en cuenta es el valor de la vida de esos embriones, que son, sobre todo, hijos.

--?Podr?a explicarse mejor?

-- P. Fernando Pascual: Siempre es un error el concebir (algunos dicen ?producir?) embriones en laboratorio. Pero si tales embriones han sido concebidos, merecen ser tratados como cualquier ser humano. Tienen derecho a un padre y a una madre, a ser acogidos en el seno de sus madres, a nacer y a ser cuidados y mantenidos durante su ni?ez. No podemos, por lo tanto, limitarnos a verlos como ?objetos? sobre los cuales litigan o discuten los padres biol?gicos, que tienen, ante sus hijos, serias obligaciones de asistencia.

--Entonces, ?c?mo habr?a que proceder en casos como ?ste?

--P. Fernando Pascual: Estos embriones ya han sufrido una grave injusticia: fueron concebidos en laboratorio (?in vitro?) y luego fueron congelados. Merecen ahora ser ?salvados? por su madre, ser transferidos a las trompas de fallopio para tener as? una oportunidad de vida.

--?Y qu? pasa con la voluntad del antiguo esposo que no quiere ?ser forzado? a ser padre contra su voluntad?

-- P. Fernando Pascual: Se equivocar?a ?l si dijera que va a llegar a ser padre ?contra su voluntad?. Ya es padre desde el momento en que los embriones fueron concebidos. Por lo tanto, la esposa cumple con un deber (no es s?lo un derecho) al pedir que los embriones le sean transferidos, y el antiguo esposo (que ya es padre) tendr? que apoyar econ?micamente al mantenimiento y educaci?n de sus hijos. Decir que se le ?impone la paternidad? es totalmente falso: la paternidad la acept? al decidir, con la que entonces era su esposa, ir a la cl?nica de fertilidad. Por lo tanto, padre y madre tienen deberes muy serios ante aquellos embriones que son sus hijos.

--Si hubiera sido la esposa quien rechazara esos embriones y el esposo pidiese que se les respetase y se les permitiese nacer, ?c?mo habr?a que actuar?

-- P. Fernando Pascual: En este segundo caso, hipot?tico pero no imposible, la madre tendr?a que acceder a acoger a sus hijos en su seno. Si por motivos m?dicos ya no puede hacerlo, o se niega a cumplir ese gesto elemental de justicia y de maternidad, los embriones podr?an ser adoptados por alguna otra pareja. Esta idea es, hoy d?a, un punto de discusi?n entre los te?logos cat?licos, pero parecer?a lo m?s correcto en favor del derecho a la vida que ya tienen esos embriones. Hay que recordar siempre que el derecho a nacer no les viene de ser queridos por alguien. Lo tienen porque son seres humanos, y en funci?n de su dignidad estamos llamados a promover su acogida para que puedan nacer y vivir en el mejor ambiente familiar que podamos ofrecerles.

--?No es posible evitar situaciones tan dram?ticas?

-- P. Fernando Pascual: Ser?a bastante m?s f?cil si tomamos conciencia de que la vida no es juego. La fecundaci?n artificial (a veces llamada ?procreaci?n asistida?) lleva a un c?mulo de injusticias y de situaciones absurdas, adem?s de permitir que los hijos sean vistos cada vez m?s como un capricho y no como un don que nace desde el amor de los padres. Adem?s, hemos de promover la educaci?n para la fidelidad de los esposos, con el fin de evitar rupturas entre quienes ya tienen hijos. Es importante proteger a la familia, que es el principal santuario de la vida. Conviene recordarlo en el contexto del V Encuentro Mundial de las Familias, que tendr? su cumbre los d?as 8 y 9 de julio con la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia.

ZS06070612

ImagenAdopci?n espiritual

Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 05 de julio de 2006


Enrique Monasterio

Apunto ya de volver a casa, Jorge (pongamos que se llama as?) llam? a la puerta de mi despacho. Est?bamos en junio, esa atribulada etapa de ex?menes en la que el capell?n se dedica, sobre todo, a las obras de misericordia propias de su oficio: consolar al afligido, animar al cateado, aplacar al furioso y escuchar..., sobre todo escuchar.

Jorge caminaba arrastrando unas chanclas sin calcetines, como las que yo mismo uso para ir a la ducha. Un pantal?n de camuflaje, lleno de bolsillos, arrugas y churretes, le cubr?a media pantorrilla. La camisa era beige, amplia, cuatro o cinco tallas m?s grande de lo necesario y con botones que no parec?an haberse abrochado jam?s. La barba de tres d?as resplandec?a grasienta e impregnada de esos sudores fr?os previos a los ex?menes que se mezclan con los c?lidos sudores del verano. El pelo, prieto y frondoso, no hab?a visto un peine en los ?ltimos meses.

Estuvimos charlando un rato. A pesar de la apariencia, se percib?a cierto aroma a lavanda cara. Sin embargo, como el chaval estaba nervioso, se rascaba una y otra vez el t?rax y sus arrabales abraz?ndose con ambas manos.

Al final salimos juntos a la calle.

-?Te acerco a alg?n sitio? -le pregunt?-.

-No, gracias. Tengo coche.

Y se subi? a un reluciente BMW nuevo motor sonaba como una orquesta sinf?nica.

Camino de casa record? la historia que Pem?n contaba hace muchos a?os:

En pueblo andaluz alguien llama a la puerta de su vecino:

-Perdone que le moleste: ?ser?a usted tan amable de decirme de qu? color prefiere que pinte la fachada de mi casa?

El vecino le mira con asombro.

-?Por qu? me lo pregunta a m?? La casa es suya.

-En efecto. Pero ser? usted el que la vea todas las ma?anas.

Es verano y es tiempo de tertulia, quiz? valga la pena dedicar un par de art?culos o tres a reflexionar sobre el tema.

No pretendo redactar un manual de buenas maneras. Lo m?o no es la est?tica sino la ?tica. Pero ya escrib? hace a?os en esta misma p?gina que la mugre puede ser el espejo del alma: toda la mugre: la de la pellejo, la del vestido, la del lenguaje, la de los gestos...

Es cierto que la moda es desp?tica y no parece f?cil oponerse a sus dictados. Pero, ?es s?lo una moda llevar los pantalones cortos y arrugados, ense?ar las espinillas lanudas, despeinarse fren?ticamente al amanecer o lucir unos tejanos andrajosos, que son "lo m?s de lo m?s" y valen una pasta? Por otra parte, ?hay algo m?s all? de la moda? ?Es indiferente desde el punto de vista moral ese aparente descr?dito de la belleza en el que ahora nos encontramos? ?Significa tambi?n un cierto desprecio hacia el que contempla nuestro aspecto? Si aquella ma?ana de junio hubiese preguntado a Jorge por su atuendo, probablemente me habr?a respondido: -Es c?modo.

Y si hubiera insistido un poco, seguramente habr?a reconocido que sus pantalones le gustaban m?s que nada porque se llevan y porque son caros; y la camisa tambi?n; y que las chancletas las ha comprado no s? donde.

Me temo que no habr?amos pasado de ah?. El fe?smo se lleva. Y tengo la sospecha de que se trata de un mal s?ntoma. A muchos les averg?enza hablar de belleza. Y, por supuesto, resulta anacr?nico, a estas alturas del siglo, predicar que el respeto, el se?or?o, el amor al pr?jimo y hasta la propia dignidad quiz? tienen algo que ver con la fachada que uno presente a su vecino. Me dice Luis que hablo como un viejo gru??n. -No te quemes con este asunto -insiste-. Quiz? tenga raz?n, pero me propongo seguir cavilando sobre el tema. Hoy hace fresco en la Sierra de Segovia. Est? amaneciendo en Riaza un d?a luminoso y magn?fico, que me trae a la memoria el comienzo de un poema de Juan Ram?n Jim?nez: "Dios est? azul".

A Dios s? le parece importante renovar cada ma?ana su fachada.


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 19:59  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar


Cuando un accidente de tr?fico dej? a Terry Wallis, de 42 a?os, en estado vegetativo su hija ten?a seis semanas, Ronald Reagan hac?a un llamamiento internacional para prohibir las armas qu?micas, el Discovery se estrenaba en el espacio, Apple pon?a a la venta los primeros Macintosh y Michael Jackson era noticia por un accidente que casi le quema la cabeza. La siguiente vez que Wallis se relacion? conscientemente con el mundo ya era abuelo, su pa?s estaba en guerra con Irak, el Columbia se hab?a desintegrado al volver a la tierra, los iPods iban ya por su tercera generaci?n y Jackson estaba a punto de ser detenido por pederastia.

Wallis, un mec?nico de Harriet (Arkansas), pas? en estado vegetativo 19 a?os, de 1984 al 2003. Ese ?ltimo a?o su familia sinti? que algo cambiaba al ver a Wallis, un fan?tico de los coches Ford, reaccionando cuando en la televisi?n pasaban anuncios de Chevrolet. Finalmente, el 11 de junio, dijo "mam?". Progresivamente empez? a hablar m?s y a recuperar movilidad en su mano izquierda y en sus piernas.


Pruebas contundentes

Parece un milagro, pero no lo es. El cerebro de Wallis se ha estado regenerando por si mismo. Y este hallazgo ha revolucionado a los neur?logos.

El Weill Medical College de la Universidad Cornell de Nueva York ha estudiado a fondo el caso de Wallis. En un estudio publicado el lunes en The Journal of Clinical Investigation se asegura que hay "pruebas contundentes" de que su cerebro est? construyendo nuevas conexiones neurol?gicas, trabajando con m?s intensidad que los de 20 personas sanas con los que se ha comparado su actividad cerebral.

Seg?n los datos de esc?neres y estudios realizados despu?s de que saliera del estado vegetativo, las c?lulas situadas en ?reas que resultaron ilesas o relativamente poco da?adas en el accidente han formado nuevos axones, los enlaces de las neuronas por las que estas transmiten impulsos nerviosos. "En esencia --ha explicado Nicholas Schiff, neur?logo del Weill Medical College-- el cerebro de Wallis puede haber estado buscando nuevos caminos para restablecer conexiones funcionales con ?reas relacionadas con el habla y el control motriz para compensar las perdidas por la lesi?n".

El descubrimiento es una nueva puerta abierta al conocimiento del cerebro y tiene tintes revolucionarios para la comunidad cient?fica que, por primera vez, ha seguido al m?nimo detalle uno de estos casos de recuperaci?n milagrosa y que, tambi?n por primera vez, ha visto publicadas las im?genes del cerebro de un paciente de recuperaci?n tan tard?a.

Que Wallis est? volviendo a la plena conciencia despu?s de 19 a?os tambi?n ha sorprendido. Aunque no estaba en estado vegetativo permanente sino en uno de conciencia m?nima (implica da?o cerebral severo pero tambi?n respuestas ocasionales a impulsos), se considera pr?cticamente nula la posibilidad de recuperarse despu?s de m?s de dos a?os en ese estado. En un estudio realizado en ese campo en 1994 de los 700 pacientes que llevaban m?s de dos a?os en coma ninguno present? mejor?a.

Los m?dicos creen que en el caso de Wallis pueden haber influido los ejercicios f?sicos, la interacci?n con sus padres y un tratamiento con antidepresivos.

IDOYA NOAIN

ImagenAdopci?n espiritual



DECLARACI?N DE VALENCIA

Reunidos en la ciudad de Valencia en el XII Congreso Internacional Ciencia y Vida con el fin de reflexionar sobre ?La familia clave del desarrollo? y uni?ndonos al esp?ritu de las declaraciones de Canc?n, Montevideo, Quer?taro, Buenos Aires, San Jos?, M?xico, Cartagena y Guadalajara, con ?nimo de contribuir a la comprensi?n cient?fica del ser humano y preocupados por el dirigismo que ejercen los poderes constituidos al proponer a la sociedad diversas maneras de entender lo humano,

PROCLAMAMOS:

1.- La urgencia de reconocer la familia como sujeto de derechos capaz de ejercer su soberan?a ante los poderes p?blicos. La familia es lo que define nuestra humanidad de modo que su supresi?n o el recorte de sus libertades supone, de alguna forma, disminuir nuestra capacidad de realizarnos como humanos. La familia debe tener plena libertad para decidir sobre los servicios p?blicos que le ata?en y sirven, y para ello, deben arbitrarse formas para que el estado devuelva poderes a la familia en todos los ?mbitos de la funci?n p?blica. La ambici?n de circunscribir el marco de acci?n de la familia a los entornos privados exclusivamente debe denunciarse como una ambici?n totalitaria.

2.- La necesidad de capacitar a las familias para el desempe?o de sus funciones y a los individuos para la vida familiar debe de ser uno de los puntos b?sicos del sistema educativo en todos los pa?ses. En este sentido enriquecedor de la familia entendemos la ciudadan?a familiar como la manera m?s plena de participaci?n social. Una sociedad mejor es una sociedad con mejores familias y, de forma an?loga, un pa?s que quiere progresar y desarrollarse deber? capacitar a sus ciudadanos para ser mejores familiarmente hablando proponiendo las virtudes familiares y desincentivando las conductas antifamiliares.

3.- La conveniencia de que toda la sociedad apueste sin fisuras por la unidad familiar. Entre otras medidas, ello puede conseguirse, por un lado, a trav?s de que las familias puedan ejercer con un amplio margen de libertad el derecho al voto seg?n lo propuesto en la Declaraci?n de San Jos? y la objeci?n fiscal, y por otro lado, asegurando que los gobiernos centren todas las pol?ticas de ayuda social a trav?s de la familia. Existe una estrecha relaci?n entre desuni?n y disfunci?n familiar y la proliferaci?n de conductas antisociales. De igual modo existe una estrecha relaci?n entre familias saludables y unidas, y la paz y el bienestar de la sociedad.

4.- La reforma del estado del bienestar de modo que las seguridades y prestaciones sociales sean ofrecidas a trav?s de las familias y no directamente por parte del estado a los individuos. En la medida en que ello supone un ahorro considerable en prestaciones individuales, supone asimismo asegurar que ninguna familia pueda ver perjudicado su bienestar ni por su tama?o ni por la asistencia debida que presta a sus miembros dependientes. Una pr?ctica concreta que se deriva de esta pol?tica es la prestaci?n de servicio dom?stico gratuito a las familias que lo necesiten.

5.- Por ?ltimo, abogamos, porque el fomento del asociacionismo familiar sea una de las preocupaciones prioritarias de los gobiernos tanto en su pol?tica interna como en su pol?tica exterior. En cualquier caso ser? conveniente que las asociaciones familiares puedan desempe?ar un protagonismo similar al que desempe?an las asociaciones laborales y sindicales en el dise?o de pol?ticas y acuerdos relevantes para su marco propio de acci?n.

En Valencia a 4 de Julio de 2006.



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 9:37  | Educaci?n
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 02 de julio de 2006

UNA CORPORACI?N DE AYUDA POSTABORTO.

El Proyecto Esperanza, labor que consiste en realizar un acompa?amiento pastoral para personas que sufren el s?ndrome postaborto, ha formalizado su existencia constituy?ndose como Corporaci?n Proyecto Esperanza en virtud de la Personalidad Jur?dica Can?nica que fue concedida por Monse?or Juan Ignacio Gonz?lez, Obispo de San Bernardo con fecha del 25 de marzo del 2006. Esta existencia jur?dica consolida la misi?n tan necesaria de reafirmar el valor de la vida del ni?o que est? por nacer y reconocer en la mujer otra v?ctima del aborto, quienes pueden demostrar certeramente que este nunca es una ?soluci?n?.

Esperanza es el nombre de un camino de reconciliaci?n y de perd?n al Encuentro del Amor y la Misericordia de Dios, basado en el Proyecto Raquel, creado en 1984 en Milwaukee, EEUU, y difundido en todas las Di?cesis de ese pa?s. En Chile nace en 1999, a la sombra del Santuario de Schoenstatt de Bellavista, iniciado por un grupo de profesionales laicos, asesorados y acompa?ados por sacerdotes de este mismo Movimiento Apost?lico de Schoenstatt.

El Directorio lo componen Maria E. Kretchmer; Ulrike Baader; Elizabeth Bunster, Jorge Reyes y Adriana Avenda?o. Para obtener m?s informaci?n, por favor comun?quese con Adriana Avenda?o, www.proyectoesperanza.cl


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 13:46  | S?ndrome post Aborto
Comentarios (0)  | Enviar


Yo era una joven de 17 a?os, mi novio tenia 18. Yo era una chica muy hogare?a, la menor de tres hermanos, en realidad la unica nena de casa.

Mi novio fue en realidad mi primer todo dig?moslo as?: era bien ilusa y no hab?a tenido la oportunidad de vivir un poco otras experiencias. Mi novio s? ten?a 18 pero en vida, ten?a unos 25... Hab?a tenido mil relaciones... Yo me dej? llevar por muchas cosas, nos hicimos novios a mis 16, despu?s de 7 meses de estar con ?l empezamos a tener relaciones sexuales.

Todo a escondidas claro. Mis padres se enteraban y no s? qu? hubiese pasado. Resumiendo, al tiempo qued? embarazada con 17 a?os. El caso fue que me sent? triste porque me sent? muy mal. ?l estaba muy ocupado y como parte de su inmadurez me mand? hacerme las pruebas de embarazo a m? sola...

Qu? horrible sentirme que la persona que yo amaba en un momento as? me dejara sola. Eso hice; me hice la prueba y sali? positivo. Yo no sab?a qu? hacer. La prueba la hice en una cl?nica privada a unos minutos de mi casa... Mientras iba en el bus, sent? como un stop y todo pasaba y pasaba a mi alrededor; ven?an tantos destellos y emociones diferentes a mi mente que me sent? muy deprimida. Luego lo encuentro a ?l y le explico la situaci?n del embarazo. Ni siquiera me tom? en cuenta, pues me dej? de ver un par de d?as... Yo segu?a estudiando mi cuarto curso de bachillerato. Despu?s me busc? para darme "un apoyo" que nunca he logrado entender ni entiendo hasta hoy.

Llego me busc? y me llev? con un hombre al que ?l considera su padre, que no lo es, que de paso es m?dico. Entre los dos hablaron conmigo y me dieron la idea de hacerme un aborto, hasta me llevaron al ginec?logo. El caso es que en tres d?as mi novio me convenci?, y les juro que recordar esos momentos se me es dif?cil; me parecen nubes borrosas las cuales no puedo descifrar... Creo que fue en peor parte m?s que culpa de ellos, mas la m?a.

Pues bien, llegamos el d?a de la cita al consultorio, recuerdo exactamente un 5 de diciembre. Llegu? al lugar y por supuesto estaba mi novio en primera fila y su dichoso pap?, con el ginec?logo... Pas? al cuartito con el ginec?logo y mi novio y me hicieron mi primera ecograf?a... Qu? dif?cil ver a mi beb?. Seg?n el doctor ten?a de 4 a 5 semanas...

Yo solt? mis l?grimas en el momento en que lo vi a trav?s del monitor. Y es que en el fondo no quer?a hacerlo, pero estaba muy asustada... Sin pensar que mi beb? m?s. Esperaron no se ni que paso cuando creo me hicieron como un raspado o desprendimiento ...no demoro mas de 5min. y me dijo listo y yo de ingenua todav?a le pregunto por el bebe, y me dijo que aun estaba adentro, que el luego saldr?a... cr?anme que me arrepiento con la vida misma de aquello, me dejaron en mi casa, la casa de mis padres el d?a transcurri? normal me fui a la cama con dolores de vientre muy fuertes... no aguante una sensaci?n extra?a y fui y al ba?o y efectivamente..parec?a dolores de parto..y si empec? a manchar me asuste yo quer?a verlo no s?...y puse mi mano y alcanc? agarrar entre co?gulo y co?gulo de sangre dos bolsitas mas grandes... las dos cab?a en mi mano... cerrada.

las guarde y llegue con el docto la ma?ana siguiente se las mostr? y me dijo que su cara eso era...pero no supe mas de ellas... no supe nunca no me explico porque eran dos... no se si era la que esta con la placenta el saquillo y el beb? no se si eran dos bebes... no lo se !!! me examino me hizo un curetaje con la maquina del eco para revisar que no hubiesen quedado restos...despu?s de ese d?a.. mi vida se paralizo tomaba todo sin sentido alguien me dijo que si hacia el aborto terminar?a la relaci?n con mi novio, mi misma inmadurez me hizo olvidar un poco aquel 5 de dic.

y segu? mi vida amando a mi novio y con el... no se si fue lo mejor o lo peor pero el caso de casos es que segu? con el y de nuevo a los 20a. quede embarazada...era tan inocente que nunca me proteg?, no sabia que era eso...tan ingenua era que mi primera relaci?n a los 16 llore y llore pensando que al solo hacer el amor... en el acto de que aquello entrara...ya estar?a embarazada sin saber que tambi?n ellos tienen que terminar para poder concebir...

pues amigos casi la historia se repite... mi novio de nuevo se fue despu?s de que a los dos nos dijeron que estaba embarazada, esta vez con 8- 9 semanas de gestaci?n... me dejo y se marcho de vacaciones de navidad... para coincidencia m?a me hice la prueba un 1ro de dic. esta vez del 1999

todo venia a mi mente yo ya tenia 6a. de relaci?n con mi novio el todo los anos me dec?a que nos cas?bamos el siguiente..y nunca suced?a, me quede esa navidad y ano nuevo con mi familia... claro muy triste de no saber que hacer y con la propuesta nuevamente de otro aborto...llega mi novio en enero del 2000 y yo ya hab?a decidido antes de el irse en una discusi?n que tuvimos donde yo me lanc? del carro que no iba rodando muy r?pido y le dije que no lo har?a !!! llego y no me menciono mas el tema..paso el tiempo yo ya empezaba asustarme, pero con mas madurez de la primera vez...y yo todav?a estaba ilusionada de que el se casar?a conmigo todos los d?as le preguntaba que cuando le dir?amos a mis padres...y siempre me dec?a ma?ana...pues vinimos a confes?rselo primero a mi madre en feb. o sea yo tenia casi 4 meses de embarazo y les juro que mi mente creo que tenia frenado el desarrollo de ese bebe..no se notaba...mi novio cambio un poco de actitud y decidimos hablar con mi padre a fines de mes..montamos todo r?pido y se concedi? mi sue?o me case con 5 meses de embarazo... pero lo mas maravilloso de esa historia es que dios me dio la fuerza para seguir con mi bebe en contra de todos...

hoy 28 de junio del 2006, vivo fuera de mi pa?s, tengo una hermosa ni?a que naci? un 16 de julio del 2000... que estoy con ese hombre que era mi novio todav?a, que juntos hemos superado etapas de nuestras vidas y hemos aprendido mucho .. que aunque el no lo exprese se arrepiente igual que yo, que todo los d?as que me acuerdo de mi hijo que perd?, lo pongo al lado de mi hija y se que tuviese un hermano-a, que tendr?a entre unos 9- 10a. no saben como me arrepiento, por meses tuve el miedo de perder a mi ni?a en el embarazo de que dios no me permitiera tenerla por lo que hice anteriormente...pero dios es justo y aunque yo no me he perdonado ese d?a... .el sabe que lo que mas anhelo aparte de verlo a el " Dios", cuando muera es ver a mi hijo en el cielo y poder pedirle perd?n y abrazarlo... Mi esposo y yo vamos a encargar la cig?e?a de nuevo esta vez deseada y esperada ojala pueda concebir de nuevo y traer otro ?ngel a mi vida, a nuestras vidas... quiz?s mas adelante tenemos el deseo de adoptar una criatura...

esta es mi historia no se porque me toco vivirla pero lo que les puedo decir a muchas mujeres... es que nunca aborten porque siempre te quedaran secuelas psicol?gicas de eso si es que vives para contarlo y que si leyendo web sites me di cuenta de que un bebe cobra vida desde que se concibe aunque su coraz?n no haya empezado a latir, ya es parte de ti !! y solo le faltan d?as para que tu le permitas conocer el mundo... ahh y a todas aquellas mujeres que juzgan a otras por contar esto... les digo que no juzguen a nadie sin saber !! y que el que este libre de pecados que arroje la primera piedra...!! no hay motivo ni justificaci?n para un aborto lo se y yo les pido que no lo hagan si tienen conciencia de esto..por favor NO LO HAGAN... NO ABORTES A ESA LUZ QUE LLENARA TU VIDA... A ESE ANGEL QUE QUIERE VIVIR Y SER LO QUE TU NO PUDISTE SER!!! y nunca cambies nada por el amor y el afecto que pueda llenar un lazo entre una madre y un hijo.



ImagenAdopci?n espiritual