Jueves, 31 de agosto de 2006


WASHINGTON D.C., 30 Ago. 06 (ACI).- Un estudio realizado por la Dra. Priscilla Coleman, catedr?tica de la Bowling Green State University (BGSU) demostr? que el aborto en las adolescentes genera m?s problemas psicol?gicos que dar a luz al beb?.

Su estudio, publicado en el Journal of Youth and Adolescence, encontr? que quienes abortan tienden cinco veces m?s a necesitar ayuda psicol?gica. Para Coleman, el estudio "habla bastante fuerte". "Espec?ficamente, encontramos que solo una adolescente que dio a luz luego de un embarazo no deseado busca atenci?n psicol?gica por cada cinco que la requieren por voluntad propia cuando han abortado", explica.

Seg?n informan Mary Rettig y Jenni Parker de Agape Press, la investigadora indica que los datos han sido tomados de una muestra de mil mujeres para conocer las diferencias entre las adolescentes que tienen a sus hijos y las que abortan.

La investigaci?n realizada por la catedr?tica de la BGSU revela tambi?n que las j?venes que dieron a luz a sus beb?s tienen menos problemas de sue?o que las que abortaron. Adem?s, "el estudio demostr? que solo una joven que dio a luz, en comparaci?n a las seis de las que abortaron, reportaron uso frecuente de marihuana", explica Coleman.

En su estudio, la profesora de la BGSU afirma que para "las mujeres que se sienten forzadas por otros o por las circunstancias a abortar, los efectos negativos posteriores al aborto son m?s comunes". Asimismo precisa que las adolescentes, al estar menos preparadas para asumir la maternidad, son con frecuencia m?s vulnerables a la presi?n para someterse a un aborto.

Pese al buen trabajo y a la validez de los datos aportados por la catedr?tica, ?sta denuncia que pocos medios informan sobre el resultado de sus investigaciones. De hecho, le tom? mucho tiempo, seg?n explica, hacer que el Journal of Youth and Adolescence publicara su estudio.

Para otros investigadores como el Dr. David Reardon del Elliot Institute, los defensores del aborto insisten en que las mujeres que dan a luz a sus beb?s sufren m?s. "El estudio de Coleman desbarata este argumento" y "muestra que los hechos no sostienen a las especulaciones de los defensores del aborto".

Por su parte, Brendan Malone, vocero del grupo pro-vida neozeland?s Family Life International, indica que el estudio de Coleman "es parte de un conjunto de investigaciones que cient?ficamente descartan el mito de que el aborto es mejor para las mujeres j?venes que dar a luz a sus beb?s terminando as? su embarazo".

Malone se?ala tambi?n que las adolescentes son el segundo grupo m?s grande que se somete a abortos en Nueva Zelanda y por esa raz?n urge al Gobierno para que implemente las estrategias necesarias que protejan a las j?venes de los da?os del aborto.




ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 10:21  | S?ndrome post Aborto
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 30 de agosto de 2006


El ?lobby? de la investigaci?n con embriones busca un golpe de efecto para remontar la crisis


El "New York Times" reconoci? la "derrota" el pasado 14 de agosto: el trabajo con c?lulas madre embrionarias desde 2001 "no ha producido ning?n avance significativo". Sin citarlas expresamente por su nombre, se mencionaba en cambio el "gran ?xito" terap?utico obtenido con c?lulas madre de adultos. No obstante, para los cient?ficos citados, esta concesi?n de ning?n modo significa arrojar la toalla en el campo de la investigaci?n con embriones. Thomas Jessell (Universidad de Columbia) cree que a partir de fetos humanos podr?an desarrollarse medicamentos en unos cinco a?os, aunque tendr?a que pasar bastante m?s tiempo antes de que las terapias fueran efectivas.


Gonzalo Herranz, profesor honorario de la Universidad de Navarra, cree que estamos ante "un problema enorme de sinceridad por parte de ciertos investigadores. Aquellas maravillosas promesas que hab?an anunciado a bombo y platillo resulta que se est?n desvaneciendo".

En este contexto, el 24 de agosto aparec?a en la revista "Nature" un art?culo de Robert Lanza, director cient?fico de la compa??a Advanced Cell Technology, en el que se anunciaba un "nuevo" m?todo para obtener c?lulas madre embrionarias sin matar al embri?n, como el que ya utiliz? hace unos meses con ratones (ver Aceprensa 121/05). La propuesta consiste en extraer una o dos c?lulas de embriones de tres d?as; obtener c?lulas madre a partir de esa "biopsia" y permitir que el resto se desarrolle. Lanza sigue sin aclarar qu? utilidad terap?utica pueden tener estos experimentos, m?s all? de las conocidas promesas de hipot?ticas curaciones de enfermedades hoy incurables, para las que s?lo las c?lulas madre de adulto han aportado avances. De igual forma, sus t?cnicas dejan sin despejar importantes objeciones ?ticas.

El Prof. Herranz se?ala, entre ellas, que, "al dividir al embri?n de unos pocos elast?meros, de ordinario cuatro y nunca m?s de ocho, se apartan c?lulas que, en teor?a, tratadas en condiciones adecuadas, tienen capacidad para originar otro embri?n completo y normal". Adem?s, esa "biopsia" somete al embri?n humano a un "peligro innecesario", dado que la posibilidad de que esto tenga para ?l alguna utilidad es m?s que remota. El propio Lanza ha reconocido el riesgo para el embri?n y admite que la objeci?n es "v?lida".

Richard Doerflinger, subdirector para asuntos pro vida de la Conferencia Episcopal de EE.UU., dice a "Newsweek" que no tiene sentido hablar de respeto a la vida del embri?n cuando, de hecho, los experimentos de Lanza se hicieron con embriones que ser?an arrojados al cubo de la basura. Y ?se parece el ?nico destino posible. "?Qui?n se va a creer que los padres de un embri?n "in vitro", al que piensan gestar para que nazca, van a consentir que se le quite al cuerpo de su hijo una cuarta parte?", se pregunta la catedr?tica de Bioqu?mica y Biolog?a Molecular de la Universidad de Navarra Natalia L?pez Moratalla. Si el fin es terap?utico, m?s razonable ser?a almacenar simplemente las c?lulas madre de la sangre del cord?n umbilical.

Para L?pez Moratalla, el ?nico objetivo de anuncios como el de Lanza es mantener vivas las expectativas comerciales en el sector, pese a que "ya todo el mundo sabe que estas c?lulas no sirven para curar, ni siquiera para investigar directamente en ellas acerca de enfermedades", puesto que "s?lo est?n siendo usadas como c?lulas ?control? en algunos trabajos de investigaci?n sobre el potencial terap?utico de c?lulas madre de adulto". Un dato muy esclarecedor son las previsiones de negocio para el pr?ximo a?o s?lo en el estado de California: 3.000 millones de d?lares. No hay que olvidar tampoco que las investigaciones con embriones tienen absoluta prioridad sobre los estudios con c?lulas madre de adultos a la hora de encontrar tanto financiaci?n como repercusi?n en las principales revistas cient?ficas. Lo documentaba L?pez Moratalla en "Cuadernos de Bio?tica" (vol. 16, n. 58, 2005). Por ejemplo, entre 2001 y el final de 2005, los National Institutes of Health norteamericanos, pese a las limitaciones introducidas por el presidente Bush, financiaron 750 proyectos con embriones frente a 140 con c?lulas madre adultas y 139 con c?lulas procedentes del cord?n umbilical.

El volumen de negocio en juego lleva a los expertos a cuestionar muchos de los pretendidos avances en el campo de la investigaci?n con embriones. El caso del cient?fico surcoreano Hwang Woo-Suk es el m?s conocido, pero no el ?nico. El ?ltimo experimento de Lanza, sin ir m?s lejos, no se libra de importantes sospechas. Richard Doerflinger ha se?alado tres, seg?n recoge "ABC" (27-08-2006): no queda claro que los embriones utilizados puedan sobrevivir despu?s de que se les extraiga una c?lula, ni tampoco que a partir de esa c?lula pueda obtenerse una l?nea de c?lulas madre. Adem?s, el estudio muestra una foto de embri?n maduro y sano que supuestamente sobrevivi? a la biopsia, pero el experimento no permiti? a ning?n embri?n desarrollarse hasta esa fase. Otro punto para la pol?mica es la sospechosa implicaci?n de "Nature", que a?adi? informaci?n al trabajo no incluida en un primer momento, y que, de forma totalmente inusual, corrigi? la nota de prensa que hab?a distribuido, en la que aseguraba que los embriones hab?an sobrevivido al experimento.

Aciprensa
Ricardo Benjumea
30-08-2006
090/06
ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 21:27  | Embriones
Comentarios (0)  | Enviar


Pbro. Gilberto G?mez Botero,Director de CENPAFAL

Esperanza y sanaci?n para la mujer que ha abortado

La absoluci?n del pecado de aborto

Hablo desde mi propia experiencia como sacerdote. En treinta y siete a?os de ministerio son muchas las mujeres - y tambi?n muchos de sus c?mplices - las que han venido a buscar mi ayuda, a confesarse y a pedirme la absoluci?n de sus pecados de aborto. Durante casi todo mi ministerio sacerdotal he tenido la delegaci?n episcopal para absolver de este pecado, reservado por el Derecho Can?nico. Y creo que he observado cuidadosamente las orientaciones que me da la Iglesia para ejercer el ministerio en este campo particularmente dif?cil.

Pero s?lo fue hace alg?n tiempo cuando descubr? que ten?a que hacer m?s. Y no sab?a c?mo hacerlo. No ten?a muchos recursos para desempe?arme, carec?a de los conocimientos y de las claves. Pero comenc? a aprender. Algo he aprendido y contin?o aprendiendo. Porque en este terreno todos somos aprendices.

Fue precisamente cuando un d?a lleg? a mi oficina una joven, a quien llamar? Luc?a, conocida por mi amistad con su familia, y a quien consideraba y trataba como amiga. Me pregunt? que si pod?a y quer?a dedicarle un buen rato, porque quer?a hablar conmigo algo muy personal. Le dije que s?, que la escuchaba. Se produjo un silencio, para m? largo e inc?modo. E inesperado. Porque ella era muy extrovertida y me trataba con mucha confianza. Por la expresi?n de su rostro me di cuenta que las palabras no sal?an de su garganta. Que ten?a como un nudo que no lograba soltar.

Despu?s de unos interminables minutos me pregunt? si me imaginaba de qu? me iba a hablar. Yo le dije que me imaginaba que se trataba de su noviazgo y sus cuitas amorosas, como en otras oportunidades. Ella me dijo que no era de eso y que llevaba tres a?os esperando este momento. Pero que no lograba decidirse a hacerlo y que hoy era el d?a.

Hac?a cinco a?os ella hab?a quedado embarazada como resultado de una aventura con un joven que yo conoc?a. Al darse cuenta de su estado, le hizo saber a ?l que estaba esperando. De inmediato su novio le dijo que qui?n sabe de qui?n ser?a ese hijo, porque de ?l no era, que lo mejor era que abortara. Que ?l no pod?a asumir responsabilidades con ella. Luc?a ten?a p?nico de enterar a sus padres, por la severidad de su pap? y la fr?gil salud emocional de su mam?. Se sent?a sola y viv?a en el silencio su tragedia. Sinti? hasta deseos de no seguir viviendo. Se atrevi? a comentarle el asunto a una t?a suya. Y ella de inmediato la convenci? de que abortara.

Por ese tiempo Luc?a ten?a 24 a?os y hab?a abandonado toda pr?ctica religiosa. Era respetuosa con la orientaci?n espiritual de los suyos. Pero ella misma hab?a borrado a Dios de su vida.

En el momento de realizarse el aborto Luc?a estaba convencida de que hab?a tomado una decisi?n correcta, m?s a?n, pensaba que no ten?a ninguna otra opci?n. Y durante mucho tiempo no hizo otra cosa que repetirse a s? misma que no ten?a por qu? preocuparse, que no se trataba de una vida humana, que era s?lo un pu?ado de c?lulas, casi como un quiste, lo que le hab?an extra?do de la matriz.

Pero, sin embargo, los d?as siguientes al aborto no se acabaron las pesadillas. En medio de su sue?o perturbado o?a ni?os que lloraban, se miraba a s? misma como un criminal que no merec?a respeto ni merec?a vivir. En sus largas y dolorosas vigilias se dec?a a s? misma que esto no podr?a haberle pasado a ella, que no era m?s que una horrible pesadilla. Pero al salir el sol la luz no disipaba los horrores de su esp?ritu. Estaba al borde de la desesperaci?n. Y todo esto lo sufr?a sola.

Se volvi? a Dios, pero siempre ten?a miedo de que El no la perdonara. Acudi? al sacramento de la penitencia y confes? su pecado. Estaba arrepentida. El sacerdote que la escuch? en confesi?n le asegur? que el perd?n que la Iglesia le otorgaba por su ministerio era el perd?n que Dios le ofrec?a. Muchas veces m?s sigui? confesando su pecado, pero no llegaba la paz a su alma. Su alma estaba herida.

Ten?a una gran herida en el alma y no hab?a encontrado algo que la sanara

Sin que nadie se enterara, acudi? a varios sic?logos cl?nicos que trataron de ayudarle a elaborar su duelo. Pero el recurso que estos profesionales le aplicaron era como una especie de anestesia cuyo efecto duraba poco o ni siquiera obraba. Ten?a una gran herida en el alma y no hab?a encontrado algo que la sanara. Hac?a lo posible por mantener compostura frente a los suyos y frente a sus amistades. Pero se hab?a tornado distante y melanc?lica. Su madre pensaba que todo esto se deb?a a que no hab?a sido afortunada en el amor.

Luc?a estaba perdonada por Dios. Y por a?os hab?a venido expiando su pecado. Ella lo sab?a. Era una idea clara en su cerebro, pero no era una convicci?n que hubiera entrado en su coraz?n.

Ese d?a vi claro que Luc?a la pecadora era tambi?n otra v?ctima del aborto. A veces olvidamos eso y descargamos sobre la mujer todo el peso de la responsabilidad de este horrible crimen. Cuando sabemos que a su alrededor est?n otros que tambi?n son responsables, y quiz?s m?s que ella. Y son responsables por acci?n o por omisi?n, pero no se sienten culpables, porque parece que se exige de la mujer abortadora que cargue ella sola con todo el peso de la culpa y de la responsabilidad, cuando los otros corresponsables se lavan las manos como Pilato.

Luc?a era otra v?ctima de su aborto.

Su alma estaba medio muerta y su coraz?n medio paralizado porque estaba herido. Ese d?a ella me dej? ver las hondas heridas no cicatrizadas que segu?an sangrando despu?s de a?os. La Iglesia le hab?a ofrecido el perd?n de Dios, pero ella continuaba sin sanarse y sin perdonarse a s? misma.

Acompa?? a Luc?a en ese largo proceso de sanaci?n, pero no como un carism?tico sanador que tuviera habilidades para orientar el proceso de sanaci?n, sino como un testigo y como un aprendiz. Como testigo vi que cuando las fuerzas humanas y los recursos de la ciencia tocan sus propios bordes y no pueden ir lejos, la gracia del Se?or realiza prodigios. Y como aprendiz pude aprender muchas cosas que despu?s me han servido para seguir siendo testigo y seguir siendo aprendiz acompa?ando a otras j?venes que han venido en busca de mi ayuda.

Quiero repetir, para dejar en claro, que no soy ni me considero un experto. Y esto lo afirmo no por modestia sino por realismo. Hasta el momento no conozco ning?n experto en este campo. No niego que los pueda haber. Pero no los conozco. Si los conociera estar?a tranquilo para remitirle los casos que me lleguen.

?Qu? aprend? con Luc?a?

1. Que ante todo tengo que estar disponible para acoger a estas personas. Lo m?s c?modo para m? y tambi?n lo m?s acertado ser?a remitir estos casos a un profesional en quien se pueda confiar desde el punto de vista profesional y ?tico. Pero el hecho es que ella est? all? y yo tambi?n. Por alguna raz?n me busc? y me est? pidiendo ayuda. No puedo volver las espaldas a una mujer que est? herida. No puedo pasar de largo como el levita que iba de Jerusal?n a Jeric?. El samaritano humanitario es un ejemplo que me reta como sacerdote.

2. He aprendido que lo que estas mujeres requieren es nuestra escucha y no nuestras f?rmulas salvadoras. Lo que necesita esa mujer que nos busca es alguien que le escuche los crueles detalles de su historia. Alguien que no la condene y que le d? una palabra de esperanza. Tal vez, como ocurri? con Luc?a, es la primera vez que se atreve a dejar asomar la realidad dolorosa de su alma. Y mientras uno la escucha, puede uno observar que ella se est? escuchando a s? misma decir cosas que nunca hab?a dicho a nadie antes. Habla de su experiencia con su novio, cuando le contaba que estaba embarazada, qui?n pag? por el aborto, d?nde ocurri?, qu? sinti? y c?mo est? viviendo su experiencia. Y creo que una de las claves m?s importantes para prevenir el embarazo indeseado (pero s? buscado) y el aborto es aprender a enfrentar el trauma post-aborto. Y esto s?lo se logra escuchando de primera mano las crueles realidades que rodean al aborto.

3. He aprendido que estas mujeres no buscan racionalizaciones que les anestesien el alma por un momento, porque la anestesia dura poco o no obra en nada. Ella no necesita que le digan que "eso" no era un s?r humano, sino s?lo un pu?ado de c?lulas, como un quiste menudo, y que por tanto no vale la pena inquietarse por eso. Y ella misma ya ha tratado de administrarse unas dosis de anestesia. El resultado de estos procedimientos para "desculpabilizar" es con frecuencia pasajero o, lo que es peor, producen una insensibilizaci?n ?tica que se extiende como una mancha de aceite y les cubre otros sectores de la vida. Ellas necesitan que les ayuden a abrir una brecha por la cual dejar asomar el alma y escaparse as? de su negaci?n.

De ordinario el aborto es un acontecimiento muy personal y privado.

Por eso es posible que la mujer no llegue nunca a expresar el duelo que la atormenta. Su sufrimiento puede llegar a interiorizarse y expresarse en otras formas. Si no se le da el tiempo y se le ofrece la oportunidad para que exprese el duelo, es posible que este nunca se resuelva y se enquiste y contin?e manifest?ndose en formas cada vez m?s patol?gicas. Necesita que la dejen expresar la tristeza de su duelo. Nadie se lo ha favorecido hasta ahora. Llora en secreto por la p?rdida de un s?r que estaba muy cercano a ella y que tal vez s?lo ahora toma conciencia de lo que ese peque?o s?r significaba para ella en las m?s profundas capas de su alma.

El duelo es una reacci?n emocional muy compleja que afecta a la persona muchas veces en su vida. El duelo no puede evitarse; pero debe ser aceptado, enfrentado y resuelto para volver a funcionar adecuadamente en la vida, lu?go de un per?odo en que se permite a la mujer dejar ver su tristeza, o que ella misma se lo haya permitido.

4. He aprendido a preguntar, pero no tanto para coleccionar informaci?n sino para ayudarle a la mujer a comprenderse mejor a s? misma, para que logre dejar salir su dolor y la verg?enza que lleva reprimida. Tal vez por primera vez ella puede abrirse y compartir sobre su aborto y una pregunta oportuna y delicada abre la brecha para que ella pueda hablar. Escuchar no es s?lo una actitud pasiva y paciente. Es tambi?n inter?s y esto se puede demostrar cuando hacemos preguntas adecuadas.

5. He aprendido que acompa?ar significa asumir el tiempo y el ritmo vital de estas mujeres cuyo proceso puede ser largo y dif?cil. Porque es complejo. Y lo que por naturaleza es complejo no se puede simplificar arbitrariamente.

6. Tambi?n he aprendido que en el manejo del trauma post-aborto la mujer debe enfrentar cinco sectores relacionales en los cuales debe desplegar su capacidad de comprensi?n, de perd?n y descargarse de los odios reprimidos. Estos sectores son: Dios, la Iglesia u otra comunidad de apoyo, los otros (m?dico, padres, novio o marido, consejeros y cualesquiera que la hubieran animado al aborto), el beb? muerto y ella misma.

Ante todo Dios.


No s? si se pueda dar el proceso de sanaci?n del aborto sin tocar la relaci?n con Dios. Honestamente creo que no. Lo que s? es que en estas circunstancias la mujer lucha por relacionarse con Dios a medida que la experiencia del aborto le pesa m?s. Se da cuenta de que necesita de alguien que la salve, porque ella no puede salvarse a s? misma. Es frecuente que la experiencia del aborto sirva como punto de partida para una nueva experiencia de Dios.

Esta experiencia al principio es dolorosa porque est? marcada por la ambivalencia: busca al Dios Padre que perdona, pero su mente s?lo le entrega la imagen del Dios vengador que le cobra la vida destru?da. Se pasa f?cilmente de la esperanza a la duda y de la duda a la desesperanza. Y vienen los reclamos a Dios, a quien se le culpa porque ocurri? el embarazo. Una joven me dec?a: "Mi hermana lleva ocho a?os buscando el embarazo y en cambio yo qued? embarazada muy f?cilmente. Por qu? no le dar?a Dios ese beb? a mi hermana, que s? lo quer?a?".

Un dolor sin esperanza desemboca en una cruel y a veces fatal desesperaci?n. "Dios s? me perdonar??". "Yo quisiera escuchar una palabra de perd?n de parte de El para seguir viviendo". En cambio cuando brilla una luz de esperanza, de esa esperanza que s?lo puede darnos la fe, entonces la vida vuelve a tener sentido. La reconciliaci?n con Dios comienza cuando, abandonando el falso camino de la negaci?n de los hechos, reconocemos que hicimos algo que contrar?a el plan de Dios y decidimos corregir nuestro rumbo.

La Iglesia o la comunidad de pertenencia.

El aborto es un crimen contra los seres humanos, contra la familia humana a la cual pertenecemos. La Iglesia Cat?lica posee una reconciliaci?n sacramental formal. No es necesario que ella publique su pecado. Pero s? conviene que ante alguien que tenga autoridad moral e institucional reconozca su falta y se reconcilie con esa comunidad humana.

Otros. En primer lugar los padres.

Muchas veces ellos, a?n sin propon?rselo, por acci?n o por omisi?n, son factores decisivos en la comisi?n del aborto. Yo s? muy bien que esto deja en el alma de la mujer una herida muy dif?cil de sanar y que persiste por mucho tiempo.

Luego est? el corresponsable del embarazo: novio, amigo, lo que sea. Cada caso es una historia. Se larg?, quiso casarse y de pronto hasta lo hizo, empuj? al aborto o se mantuvo neutral. Esta herida en la mujer dura por a?os y con frecuencia evoluciona muy mal en las parejas casadas. Si no trabajan este punto y lo llevan hasta el perd?n y la reconciliaci?n. Consejeros, amigos, parientes, el que la acompa?? a la cl?nica, quien la animaba a abortar. "Si estas personas realmente se preocupaban por m?, por qu? no me detuvieron?".

El hijo abortado.

Son muchas las preguntas que est?n en la mente de la mujer que abort? y deben tenerse en cuenta: "D?nde estar? mi hijo? Ser? que me ama a?n despu?s de lo que le hice?". Las respuestas dependen de nuestra formaci?n religiosa. Una respuesta es que el ni?o es feliz en el cielo, que no sufre, y que un d?a se reunir? con ella.

Aunque manejemos estos temas, tenemos que dejarla expresar sus fantas?as. Ella siempre quiere decir a su beb?: "Yo quisiera no haberlo hecho. Puedes amarme todav?a?". Pero ella necesita poderlo compartir tambi?n con alguien. Me he dado cuenta de que, cuando estas mujeres hacen algo por un ni?o que no es suyo, comienzan a sentir que est?n redimiendo su pasado y que lo que ellas hagan en este sentido, en nombre del beb? abortado, tiene cierto poder para exorcizar su angustia.

Perdonarse a s? misma.
Es el punto m?s dif?cil en todo este proceso de sanaci?n. Es frecuente que la mujer se eche encima toda la culpa, inclusive la de los otros. Entre negar la culpa que se tiene y echarse toda la culpa hay un t?rmino medio que no siempre es f?cil de lograr. Pero hay que hacerlo. Quisiera conocer un m?todo para lograrlo. Pero no lo conozco. S?lo s? que es la oraci?n la que abre el camino, o un testimonio de fe lo que nos ayuda a saltar la valla y perdonarnos a nosotros mismos. Pero no tengo las claves para esto. S?lo s? que ha ocurrido y que es un paso importante que la mujer tiene que dar.

A veces es s?lo cuando la mujer llega a convencerse de que Dios s? nos ha perdonado y el apoyo de otras personas cuando comienza a verse a s? misma desde otro ?ngulo, como hija de Dios a quien el Se?or ama y comprende, cuando mejoran su autoimagen y su autoestima.

Los pasos hacia el perd?n y la sanaci?n.

Entre las muchas cosas que he le?do sobre el tema, lleg? a mis manos un art?culo escrito por una mujer que firma bajo el seud?nimo de Loraine Alison y que fue publicado en la revista americana Marriage & Family (Enero 1990 - pgs.7-9). La autora, una mujer casada, describe minuciosamente su experiencia del aborto provocado, as? como el proceso de sanaci?n. El t?tulo del art?culo es de por s? ya muy sugestivo: "Hay derecho a vivir despu?s de cometer un aborto?". Y lu?go el subt?tulo nos entrega una clave muy valiosa: "El deseo de ser perdonada y de sanarse emocionalmente es el punto de partida".

Para m? constituye un aporte muy valioso, que ilumina mucho este dif?cil proceso. Lo traduje al espa?ol y copias del mismo se las he dado a muchas mujeres que se debaten en la lucha para lograr su sanaci?n espiritual.

Quiero destacar lo que me parece m?s importante: los pasos del proceso de sanaci?n. La sanaci?n es un resultado que no se puede manipular a voluntad. S?lo se pueden poner circunstancias favorables para que ?ste opere. Y considero que conocer los pasos puede ayudar.

Ante todo, ella es testigo de primera mano de su propia historia. Y por eso afirma:

"Puede una mujer experimentar el perd?n y la sanaci?n despu?s de un aborto?"

Por mi propia experiencia yo s? que esto es posible si hay un deseo sincero de ser perdonada y sanada emocionalmente. No se trata de un procedimiento f?cil o instant?neo, pero lo puede lograr quienquiera que busque verdaderamente la misericordia de Dios. El mismo procedimiento puede aplicarse a todos aquellos que estuvieron implicados indirectamente en el hecho del aborto: esposo, novio, padres, profesionales, m?dicos y psic?logos, a todos los que se hallan afligidos y sufren las heridas consecuentes de un aborto provocado. Aqu? resumo brevemente los pasos que fueron necesarios para m? y para otras mujeres que fueron v?ctimas de esta tragedia" (los p?rrafos que siguen son textuales de la autora).

1. Experimentar el proceso de duelo.

El duelo es un sentimiento sano. Es un momento triste e inc?modo pero hay que vivirlo necesariamente. Al involucrarme activamente en estos programas de recuperaci?n, he aprendido que el camino hacia reintegraci?n de la persona es muy arduo. La c?lera, la incapacidad para perdonar a todos los que directa o indirectamente se implicaron en el aborto, la culpabilidad, la tristeza indecible por la destrucci?n del beb?, se entrelazan en la experiencia. Pero uno debe llegar a sobreponerse a estos sentimientos y reconocer el duelo como parte del proceso que conduce a la sanaci?n.

2. Deseo de perdonarse uno a s? mismo.
El perd?n de s? mismo es quiz? la fase m?s dif?cil de todo este recorrido. Uno ha reducido a a?icos su propia imagen, creyendo haber cometido el m?s detestable de los pecados. Muchas de nosotras sentimos la necesidad de castigarnos a nosotras mismas a consecuencia del aborto cometido. Con frecuencia muchas lo hacemos inconscientemente; porque no podemos perdonarnos, sentimos que se ahonda en nosotras la necesidad de autodestru?rnos. Al experimentar personalmente el amor de Dios y su perd?n, he descubierto que Dios no es el Juez iracundo que yo ve?a en El cuando era ni?a, sino que es un Dios que quiere que yo est? en paz y que se acabe mi propio silencioso sufrimiento. Dios sab?a que, como seres humanos que somos, ?bamos a cometer el pecado, pero Dios, como padre amoroso que es, est? dispuesto al perd?n. Si nos proponemos reflexionar detenidamente en ese amor que El nos tiene poco a poco encontraremos la fuerza que necesitamos para perdonarnos a nosotros mismos.

Durante el embarazo nuestro pensamiento se halla obnubilado por el dolor y el pesar. Con esta torcida manera de pensar tomamos esa terrible decisi?n: aborto. Ponemos por obra la decisi?n y aqu? ya no es posible volver atr?s. Para nada nos sirve pasarnos el resto de la vida odi?ndonos a nosotras mismas y cargando nuestras miserias. Pero buscar el perd?n, experimentarlo y permitirle a Dios que nos sane, puede dar otra vez sentido a nuestra vida y comunicarnos la capacidad de vibrar ante el sufrimiento que otros padecen - o pueden padecer - como hemos sufrido nosotras mismas. Cumplimos as? el mandamiento de "amarnos unos a otros" cuando compartimos nuestras experiencias de perd?n y de sanaci?n con aquellas que no las han vivido todav?a.

3. Aceptar que uno s? cometi? un pecado.
Cuando por fin uno ha llegado a perdonarse a s? mismo, ya ha superado un gran obst?culo. Confiando que hemos sido perdonados, buscamos que se termine el sufrimiento y el dolor que nos hemos infligido nosotros mismos y comenzamos a caminar hacia la sanaci?n. Admitimos nuestro pecado y nos responsabilizamos de la acci?n que hemos cometido. Al declararnos autores de nuestro pecado, podremos experimentar una gran sensaci?n de alivio, larga mente esperada. "En verdad lo hice. No puedo deshacer lo que hice pero espero ser perdonada". H?blele a Dios; El comprende y reconoce el verdadero arrepentimiento. Si no tiene una oraci?n propia suya, le ofrezco ?sta que yo emple?:

"Padre Celestial, vengo ahora a confesarte el pecado de aborto que he cometido. Por mis propias acciones he tra?do el tormento y la muerte a mi hijo y mucha tribulaci?n a m? misma. Te ruego, Se?or, me perdones. Al reconocer que por mi propia voluntad he destru?do mucho en mi propia vida, te pido tu ayuda para vivir de acuerdo con el plan que tienes para m?. Como tu hija que soy, te pido que sanes cada parte de mi mente y de mi cuerpo que sufre todav?a de las consecuencias del aborto y dame tu paz. Te agradezco el amor que me tienes y la piedad que me demuestras. En el nombre de Jes?s. Am?n".

Recuerde que Dios, con el amor de un perfecto padre, desea mucho m?s que uno mismo, que el sufrimiento que padecemos termine. Indudablemente que vamos a experimentar momentos de angustia y dolor por ese beb? que nunca tuvimos en nuestros brazos, al que nunca le prodigamos cuidados. Pero la sanaci?n es un proceso continuo.

3. Decidirse a perdonar a otros.

Tal vez el marido, el novio o los padres hayan presionado para cometer el aborto o retiraron su apoyo durante este tormentoso momento de nuestras vidas. La desaparici?n de los sentimientos de amargura y de rabia hace parte de la sanaci?n. Necesitamos pedir a Dios ayuda para perdonar a todas las personas que hayan podido influ?r en la decisi?n de abortar. Necesitamos perdonar al personal de la cl?nica de abortos. A veces esto parece imposible, pero con la ayuda de Dios se torna posible.

4. Experimentar la realidad.

Para muchas de nosotras el tiempo que sigue al aborto es un tiempo de negaci?n. Este mecanismo de defensa se apodera de nuestros cuerpos y de nuestras mentes hasta que seamos capaces de manejar este tremendo dolor y esa sensaci?n de p?rdida. Cuando por fin somos capaces de lograrlo, debemos enfrentar el dolor y poner cara a la realidad de nuestra acci?n. Y hacerlo paso a paso. No importa lo doloroso que pueda ser, es parte del proceso de sanaci?n.

5. Establecer una relaci?n con el ni?o abortado.


Esto es algo ?ntimo y a la vez doloroso que hay que hacer. Pensando que el ni?o abortado fue justamente eso - un ni?o - uno puede comenzar a hablarle durante los momentos tranquilos. La aflicci?n que tal vez uno llegue a sentir puede ser ciertamente saludable y es sin duda necesario experimentarla para lograr perdonarse a s? misma. En estos momentos uno tiene que abrirse a sus propios sentimientos. Es posible que estas serenas conversaciones se llenen de l?grimas y dolor, pero abrir?n camino a la sanaci?n y al perd?n.

6. Llegar a otros.

Cada una de nosotras decide c?mo alcanzar a otras personas. Cuando nos ponemos en contacto con otras personas que est?n heridas, surgen sentimientos agradables, positivos, respecto de nosotras mismas. El mismo perd?n y la misma sanaci?n que estamos experimentando pueden ofrec?rseles a ellas tambi?n. Y una decisi?n que debemos tomar en consideraci?n cada una de nosotras es la de comprometernos en la lucha contra la legalizaci?n del aborto. El perd?n y la sanaci?n que hemos conocido nos dar?n, sin duda, la fuerza para compartir con otros esa paz que hemos logrado.

Cada d?a yo pido a Dios que me d? un coraz?n capaz de compadecerse de las personas que se hieren a s? mismas, especialmente de aquellas que sufren a consecuencia del aborto. Cuando uno llega por fin a sanarse de este tremendo dolor, lo que uno m?s quiere es compartir esta esperanza con quienes todav?a no han llegado a experimentarla".

Conclusi?n

Lo que he aprendido en la consejer?a post-aborto es que realmente el que sana es Dios. Nosotros somos sus ayudas y es un gran privilegio poder ser la persona que la escucha en nombre del Se?or, dici?ndole a esa mujer atribulada: "Si puedo ayudarte, estoy dispuesto a hacerlo". Y m?s a?n poder decirle como Jes?s a la mujer ad?ltera: "Yo tampoco te condeno. Vete y no vuelvas a pecar" (Jn. 8-11).

El Padre G?mez es el director del Centro de Pastoral Familiar para Am?rica Latina situado en la Avenida 28 N.37-21 Bogot?, D.C.,Colombia.TEL?FONO 57-1-368.3311 - TELEFAX 57-1-368.0540




ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 8:26  | S?ndrome post Aborto
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 23 de agosto de 2006

A ra?z de declaraciones de algunos Colegas M?dicos quisiera reafirmar que el primer Derecho Humano es el Derecho a la vida. Al decir ?la mujer tiene libertad para decidir acerca de su hijo? no se deben olvidar la posibilidad de gestaci?n de una ni?a y siendo ella mujer tambi?n tiene Derecho a decidir que no la maten practic?ndole un aborto. Por supuesto este Derecho es v?lido tambi?n para los ni?os varones.

Se hace referencia a que en Hospitales P?blicos del Conurbano Bonaerense ?no existen las condiciones de salubridad necesarias para atender el doble de partos para lo cual est?n equipados?. Dicen ?para qu? tener ni?os si al poco tiempo de nacer se mueren de hambre o ra?z de infecciones?.

La muerte de seres humanos no se soluciona provocando m?s muertes de criaturas inocentes realizando abortos. Entonces vale preguntarse si los Ministros de Salud Provincial y Nacional ignoran las estad?sticas de mortalidad materna por partos y las cifras de muerte por desnutrici?n infantil. En donde se quedaron los dineros de los ingresos que hacemos los contribuyentes y los cuantiosos pr?stamos Internacionales para invertir en los Planes Materno Infantiles.

Que se hizo con los famosos fondos del Conurbano Bonaerense para que los pobres accedan a un trabajo con justa remuneraci?n, viviendas dignas, alimentaci?n suficiente, acceso igualitario a la salud y educaci?n, etc.

Se menciona que a los Profesionales ? les hace falta trabajar en el barro para poder resolver situaciones cr?ticas?. Pareciera que el lodo es mejor Escuela que las ense?anzas del Arte de curar que nos dieron nuestros Maestros de la Medicina y las experiencias adquiridas por aquellos que trabajamos por la salud de los pacientes desde hace muchos a?os. Cuantas veces hemos debido extremar los recursos diagn?sticos y terap?uticos para curar sus enfermedades, principalmente en casos dif?ciles, aplicando los conocimientos adquiridos.

Tambi?n se hace menci?n a que ?a los M?dicos les falta conocer los alcances de la Ley de Salud Reproductiva?. Es cierto, porque hay algunos que por ignorancia y otros a sabiendas desconocen los efectos de ciertas P?ldoras Hormonales y el Dispositivo Intrauterino como abortivos, tal cual lo indican los prospectos, figurando en dicha Ley como Anticonceptivos.

En este tema de la Educaci?n M?dica dicen que ?permitir?an que se despenalice el aborto hasta los tres meses de gestaci?n?. Ser? que tal vez no lo consideran un Ser Humano. Tal vez sea porque desconocen el reciente veredicto del Proyecto Internacional Genoma Humano, realizado por 14 pa?ses y 4 Laboratorios que en junio del 2005, luego de 10 a?os de estudios, dictaminaron como el inicio de la Vida Humana la fusi?n de las membranas del ?vulo y el espermatozoide llamado generalmente Concepci?n. Mediante estos adelantos Cient?ficos de la Biolog?a Molecular se comprob? que a partir de ese momento se ordena la actividad celular coordinada por los 27 mil genes recientemente descubiertos. Esto le confiere un perfil particular de organismo humano que se mantiene en el espacio y en el tiempo. Por lo tanto ese Ser Humano a los 3 meses de gestaci?n est? formado en su totalidad rest?ndole solo crecer en tama?o hasta el final de la gestaci?n.

Quisiera recordarles a mis colegas el Juramento Hipocr?tico, aquel que muchos hicimos cundo nos entregaron el T?tulo de M?dicos, personalmente hace 41 a?os. Dice textualmente en uno de sus p?rrafos ?nunca proporcionar? a mujer alguna un pesario abortivo? y en otro ?siempre aplicar? mis tratamientos para beneficio de los enfermos?. No olvidemos que al tratar una mujer embarazada tambi?n debemos pensar en el otro paciente, el ni?o por nacer.

Si hemos abrazado la vocaci?n de este noble Sacerdocio de la Medicina tengamos presente que en nuestro quehacer cotidiano debemos ejercer siempre el ARTE DE CURAR y no EL ARTE DE MATAR.

Dr. Juan Carlos Caprile
M?dico Especialista en Bio?tica.

-Director del Instituto de Bio?tica de la Universidad Cat?lica de la Plata





ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 19:12  | Aborto
Comentarios (0)  | Enviar


Descripcion breve sobre el aborto, la desici?n y valentia de una joven para decidir entre su hijo o su pareja



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 14:07  | Im?genes
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 21 de agosto de 2006


El domingo 20 de agosto, la Segunda C?mara en lo Civil, Comercial y Minas de Mendoza hizo lugar al amparo interpuesto por la asociaci?n civil Vitam, que reclama que se suspenda la realizaci?n del aborto a la joven discapacitada mental que fue violada. No se realizar? hoy el aborto, como se hab?a anunciado, y la presentaci?n se resolver? en otra instancia judicial.

La misma C?mara, el 19 de agosto, separ? del caso al juez de la causa, recusado por Vitam por prejuzgamiento y parcialidad

El juez Germ?n Ferrer del Primer Juzgado de Familia, separado del caso, no hab?a hecho lugar al amparo, y sobre el pedido de autorizaci?n judicial para realizar el aborto hab?a declarado al diario Los Andes (18-08-06):

?Se trata de un derecho personal?simo. El fallo de La Plata fue claro al respecto. En estos casos no se requiere autorizaci?n judicial. En el caso de que el hospital se negara la madre podr?a iniciarle a los m?dicos un juicio por da?os y perjuicios, por no permitirles acceder a un derecho". Y agrega el matutino: ?Explica el juez de familia Germ?n Ferrer, a manos de quien llegar?a el caso si el hospital se negara: ?Hay temor por parte de los m?dicos a verse envueltos en un juicio por mala praxis. Tambi?n hay mucho desconocimiento de la parte legal. En esta situaci?n el aborto no es un delito y, por lo tanto, es una condici?n permitida. Pero tambi?n hay mucha resistencia ideol?gica a hacerlo desde un sector de la Iglesia que defiende la vida a ultranza y que genera presi?n frente a estos casos?. Si el caso pasa a Ferrer, aclar? que tomar? la decisi?n entre 24 a 48 hs. aunque no adelant? su dictamen afirm? que: ?hay una obligaci?n moral de seguir un fallo de un caso muy estudiado como el de la Suprema Corte de la Plata (Bs.As.)??.

La C?mara reconoci? en su resoluci?n que con estas declaraciones el juez Ferrer prejuzg? y comprometi? su imparcialidad.

A esto se le agrega la denuncia de la asociaci?n mendocina Vida M?s Humana: el beb? no nacido al que se pretende asesinar tendr?a 20 semanas de gestaci?n y no 12, como aseguran los abortistas. Aunque esto no cambia la calificaci?n moral del aborto como crimen abominable, pondr?a en evidencia una clara intenci?n de enga?ar. Por eso Vida M?s Humana concluye su comunicado (19-08-06) diciendo: "Por tales motivos, la Uni?n de Entidades por Una Vida M?s Humana se encuentra abocada a elaborar un pedido de juicio pol?tico a las autoridades p?blicas implicadas en el caso, as? como una demanda penal al personal de salud que accediera a llevar a cabo dicha intervenci?n".

Cabe recordar que la semana pasada, en otro acto de presi?n sobre el poder judicial, los medios destacaron las declaraciones a favor de la realizaci?n del aborto del ministro de Salud de la Naci?n, Gonz?lez Garc?a; del gobernador de Mendoza, Julio C?sar Cobos, y del ministro de Salud de esa provincia, Armando Calletti.

Las presiones del poder pol?tico sobre el judicial, lamentablemente se han hecho costumbre. Sobre el caso de La Plata recordamos las declaraciones del Arzobispo de esa ciudad del 12-08-06. Mons. Aguer dijo que ?se han notado interferencias pol?ticas que son impresionantes y que lo hacen a uno reflexionar sobre la real y efectiva vigencia de la divisi?n de poderes en la Argentina y de si estamos viviendo en efecto en un estado de derecho. La divisi?n de poderes es uno de los puntos claves de un estado de derecho? (Notivida 377 y 380). FIN



NOTIVIDA A?o VI, n? 384, 21 de agosto de 2006

Editores: Pbro. Dr. Juan C. Sanahuja y Lic. M?nica del R?o

www.notivida.org



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 16:41  | Pelayo, su historia
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 19 de agosto de 2006

por Tom?s Melendo Granados

Las propuestas se articulan en dos grupos muy sencillos: a) lo que es oportuno hacer a la hora de educar a nuestros hijos; b) lo que no debe decirse, no tanto por la expresi?n en s?, sino por la actitud que manifiesta en los padres y los hijos perciben desde muy peque?os, y por el da?o que a estos pudiera causarle.

Lo que conviene hacer 1.- Vivir personalmente, con coherencia, cuanto se exige a los hijos, recordando que el ejemplo es el mejor predicador; o, al menos, luchar clara y visiblemente por actuar de tal modo. As?, pongamos por caso, conviene ir por delante en la moderaci?n del uso de la TV; en no hablar nunca mal del pr?jimo y saber cortar cualquier conversaci?n que tome ese rumbo; en la sinceridad: por ejemplo, no pidiendo que digan que no estamos en casa cuando simplemente no tenemos ganas de ponernos al tel?fono; en el orden, sin sentirnos liberados ?por nuestra edad y condici?n de padres? de arreglar nuestros enseres y contribuir a la armon?a del hogar; en la puntualidad, acudiendo de inmediato, entre otras circunstancias, cuando se nos avisa que el almuerzo o la cena est?n a punto; en afrontar las dificultades con buen humor y una sonrisa; en valorar y exponer el sentido del trabajo, sabiendo destacar cuanto en ?l hay de positivo y silenciando, si fuere necesario, las dificultades, las ?zancadillas?, el mal talante de nuestro jefe o de nuestros compa?eros?

2.- Favorecer el prestigio del otro c?nyuge, ayudando a los hijos a descubrir sus virtudes, y evitar el contradecirlo o reprocharle algo en presencia de los ni?os. Si os han visto pelearos, que os vean tambi?n reconciliaros. Y, cuando las hijas adquieran la edad conveniente, que el padre les muestre la grandeza de la madre ?como mujer y esposa?, igual que la madre a los hijos varones en relaci?n a su marido ?como esposo y como var?n?.

3.- Encontrar las ocasiones para jugar y conversar con los hijos, para interesarse realmente por sus cosas, que nunca son para ellos poco importantes, aun cuando a veces esto signifique renunciar a la propia tranquilidad o sacrificar un poco del tiempo que podr?a dedicarse a la profesi?n o al descanso.

4. -Conceder a los hijos ?de manera progresiva, seg?n la edad, pero desde el fondo del coraz?n? toda vuestra confianza, arriesg?ndoos sin dudarlo a que alguna vez os ?enga?en?.

5.- Tener tambi?n fe en la capacidad del ni?o o de la ni?a para luchar por superar sus defectos, comprometi?ndonos personalmente en ese combate? hasta sufrir con sus derrotas, si llegare el caso. Por eso, cuando el hijo caiga una vez m?s en alguno de esos defectos, comprenderlo efectivamente, ayudarlo con palabras de ?nimo despu?s de rehacernos nosotros mismos si fuera preciso, y no limitarse a echarle en cara su debilidad. En definitiva, mostrar que seguimos confiando plenamente en ellos y que estamos dispuestos a comenzar de nuevo la lucha con moral de victoria.

6. -Favorecer el esp?ritu de iniciativa del ni?o desde muy pronto y dejar que haga las cosas por s? mismo ?que inicialmente resulta m?s costoso que hacerlas nosotros?, asumiendo con esp?ritu deportivo las molestias complementarias que tal actitud pudiera originar.

7.- No ceder a los caprichos de los cr?os, por m?s que se emperren en ellos, sino esperar serenamente a que pasen sus rabietas. Dejarles muy claro, de este modo, que no tienen derecho a esos antojos.

8.- Cuando sea menester, aunque no resulte f?cil, saber decir que no... y mantenerse en ?l; pero explicar las causas de esas negativas y no exagerarlas, multiplic?ndolas in?tilmente. (Recordar, a estos efectos, que cada persona tiene su propio camino de perfeccionamiento y que no debemos imponer a nuestros hijos las propias preferencias).

9. -Ejercer la autoridad, que no es autoritarismo. Este ?ltimo es af?n de poder; la primera por el contrario, es servicio y se basa en una estima justa y merecida del chico o de la chica y de lo bueno en s?, que resulta capaz de mejorarlo.

10.- Exigir la obediencia sin vacilaciones, pero intentando dar las ?rdenes con el tono m?s suave y simp?tico posible.

11.- Limitar el n?mero de deberes y prohibiciones a las cosas verdaderamente importantes. La vida familiar debe estar regida por el m?nimo de reglas imprescindibles, y no por gustos o caprichos de uno u otro de los progenitores; y esas pocas normas ineludibles, hay que intentar que se cumplan siempre. As? los padres ??las madres!? ?no se queman? mandando sin ton ni son en cuestiones que, por su misma escasa relevancia, luego no vamos a hacer cumplir; y los hijos aprenden a obedecer por la bondad intr?nseca de lo que se les indica, interiorizando los criterios y formando su conciencia.

12.- A veces ?no muchas? se debe tambi?n castigar, pero con moderaci?n, sin perder la serenidad ni dejarse vencer por el nerviosismo o la ira.

13.- Nunca un castigo ha de ser ni parecer un simple desahogo de nuestro mal humor, de nuestro cansancio o de nuestro orgullo herido. Por eso, en ocasiones, es preferible ?salir de la escena? y no volver a ella hasta que se haya recuperado el propio dominio: una palabra serena y convencida goza de mayor poder de persuasi?n que un grito o una reprimenda incontrolados. Es necesario, adem?s, medir muy bien las consecuencias de la sanci?n que se pretende imponer. Jam?s debe ser ni desproporcionada ni de tal envergadura (??te quedar?s tres meses sin salir de casa!?)? que despu?s resulte imposible cumplirla y tengamos que condonar la deuda. Por fin, es muy conveniente que la acci?n reparadora guarde clara relaci?n con la falta cometida: los defectos en el estudio es oportuno corregirlos mediante actividades que ense?en; los de puntualidad, ayudando a vivirla en otras circunstancias; las explosiones de ira, ense?ando a pedir perd?n y a no saltar cuando les gasten aquella broma que les molesta especialmente? En este sentido, no suele dar resultado una suerte de ?castigo universal y no espec?fico?, como privar de ver la televisi?n, jugar con la videoconsola, no asistir a determinados espect?culos? Entre otros motivos, porque concedemos a esas actividades (televisi?n, etc.) una importancia de la que en realidad carecen.

14.- Cuando convenga rega?ar a un hijo, hay que hacerlo con claridad, con justicia, con brevedad y cambiando despu?s el tema de la conversaci?n; es imprescindible concederle un tiempo para que asimile la correcci?n, sin exigir que reconozca de inmediato su culpa? como tampoco solemos de entrada reconocerla nosotros.

15.- Resulta muy formativo exigir apoy?ndose m?s en el cari?o (y en el bien de los dem?s) que en los castigos y recompensas: ?Si haces eso, me das ?o das a tu padre o a tus hermanos? un disgusto o una alegr?a muy grande?. Se transmite as? a los hijos la hermosura de hacer o prescindir de algo libremente, por amor a los dem?s.

16. -Evitar siempre que se pueda los premios materiales, para no cultivar una moral utilitarista, que espera una recompensa por cada acci?n positiva. Al contrario, resulta muy conveniente que los hijos perciban y se sientan satisfechos al advertir la alegr?a de los padres cuando realizan una buena acci?n. En el primer caso se promueve, tal vez sin plena conciencia, el ego?smo: hago algo bueno no por ser bueno, sino porque yo obtengo un provecho. En el segundo, se ayuda a los hijos a salir de s? y ocuparse de los otros? que es la ?nica v?a transitable para encontrar la felicidad.

17.- Conviene elogiar o censurar no lo que son, sino aquello que hacen. Se evitar? de este modo fomentar la soberbia o el desencanto. No decir, por ejemplo, ?eres tonto?, sino ?esta vez has hecho o dicho una tonter?a?. El uso del verbo ser o similares, por cuanto f?cilmente se refieren a la totalidad de la persona y la califican de un modo radical y omniabarcante, constituye una especie de carga de profundidad que puede resultar devastadora. M?s oportuno es, por ejemplo, utilizar frases del estilo: ?en esta ocasi?n has actuado un tanto ego?stamente; no me lo esperaba de ti?. Con ellas, al tiempo que corregimos la actitud incorrecta, fomentamos los valores positivos de fondo y mostramos nuestra estima y confianza hacia los chicos.

18.- Distribuir encargos oportunos entre los hijos, ense?ando tambi?n a que, en determinadas ocasiones, si existe causa justificada (exceso de cansancio, proximidad de un examen, etc.), uno supla en lo que deber?a realizar otro. Se trata de una de las acciones m?s dif?ciles pero al mismo tiempo m?s eficaces. Cualquier hijo en condiciones normales est? dispuesto a echar una mano a sus padres? con tal de que esa tarea no le corresponda a otro hermano. Lograr que superen esa especie de agravio comparativo es poner las bases de una generosidad aut?ntica y duradera.

19.- Implicar a los hijos, con un equilibrio adecuado, en las decisiones familiares, estimul?ndoles para que hagan sugerencias para el bien de la familia? y acogi?ndolas incluso cuando las nuestras nos sigan pareciendo un poco mejor que las que propuestas por ellos (entre otros motivos, porque es muy f?cil que las nuestras, solo por serlo, las consideremos mejores).

20.- No rechazar globalmente, y mucho menos a priori (?t? calla, que de esto no sabes?) ni siquiera aquellas insinuaciones de los hijos que nos parecen m?s insensatas; por el contrario, esforzarse para descubrir y valorar cuanto hay de bueno en sus ideas? puesto que siempre hay algo bueno. Es eficac?simo llegar al convencimiento de que los padres tenemos mucho que aprender incluso de los m?s menudos de nuestros hijos.


21.- No os limit?is a corregir o aconsejar a los hijos, sino escucharlos con paciencia, afecto, inter?s y ?simpat?a? ?como si se tratara de vosotros mismos o de la persona m?s querida?, de modo que llegu?is a comprender el porqu? de sus dificultades, desilusiones, tristezas, errores, mimos, etc. Y eso, a todas las edades: desde que empiezan a hacerse entender hasta la etapa tan problem?tica de la adolescencia... y siempre. Nunca es buena la presunci?n de que, por nuestra edad, experiencia, estudios, etc., la raz?n se encuentra de nuestra parte.

22.- No responder sistem?ticamente a sus preguntas, por abulia o pereza, con un cansino ?no lo s?. Los ni?os multiplican sus interrogantes, justo cuando advierten ese desinter?s.

23.- Cuando no se sabe bien qu? razones dar para acoger o rechazar sus peticiones, tener la humildad de decir, por ejemplo: ?D?jame que lo piense?. Y lo mismo cuando nos consultan sobre algo que tienen derecho a conocer, pero que nosotros no tenemos claro. Es muy formativo para los hijos ?y hace crecer en ellos el aprecio por nosotros? advertir que siempre estamos dispuestos a atender a sus demandas? pero tambi?n que reconocemos sin problema que no somos ni omnipotentes ni lo sabemos todo. Tal actitud suele evitar dificultades en la edad cr?tica de la adolescencia.

24. -Exigir con buen humor, pero jam?s con iron?a hiriente, aun cuando fuera sutil. La iron?a es siempre dolorosa porque lleva consigo una suerte de descalificaci?n global o, al menos, muy superior a la manifestaci?n clara y afectuosa del error que se intenta corregir. Por eso, en ocasiones es preciso, nada f?cil, ?y muy meritorio!, abstenernos de formular esa ocurrencia llena de aut?ntica gracia? pero que podr?a herir a alguno de nuestros hijos. Tambi?n aqu? el propio lucimiento est? muy por detr?s del bien del ser querido.

25.- Proponer mejoras realmente posibles ?no disparatadas y fruto de una irritaci?n incontrolada? y prever un tiempo razonable para cada una de ellas... Probablemente una de las virtudes que m?s a menudo ha de ejercitarse en la educaci?n, y por eso de singular importancia, es la paciencia.

26. -Mantener las promesas hechas. Para ello, reflexionar detenidamente sobre la viabilidad de llevarlas a cabo antes de adquirir el compromiso. Y si en alg?n caso resultara realmente imposible cumplir lo pactado, explicar con humildad y claramente los motivos, al tiempo que se propone una alternativa.

27.- Usar las bofetadas lo menos posible (que no necesariamente quiere decir nunca: como todo, esto depende mucho del modo de ser del chico). Ser?a bonito que vuestro hijo, m?s adelante, pudiera contar los bofetones recibidos de ni?o.

28.- Ense?ar a los hijos el valor de ciertas renuncias y despertar su capacidad de cr?tica frente a la publicidad consumista, que exalta de continuo la satisfacci?n inmediata de deseos y necesidades artificialmente creados y elimina el gozo profundo de los grandes logros que suponen largo esfuerzo. En este caso, m?s que nunca, es menester andar atentos para no convertir en l?cito y norma de conducta lo que ?todo el mundo hace?; e imprescindible, si se quiere ser eficaz, que nuestro ejemplo vaya por delante.

29.- Iniciar a los hijos en el misterio del origen de la vida y del amor entre hombre y mujer, de manera progresiva y desde muy peque?os, en la justa medida ?muy escasa o casi nula en los comienzos? en que demuestren inter?s por el tema. Vale m?s adelantarse que llegar tarde (sin olvidar que hoy estas cuestiones ?est?n a su alcance? ?televisi?n, revistas, Internet, amigos...? mucho antes de lo que creemos). Por otro lado, incluso cuando no nos prestaran demasiada atenci?n, les estamos demostrando que no se trata de una cuesti?n tab?, sino tan normal como las restantes que hablamos en la intimidad, y que pueden acudir a nosotros para consultar sus leg?timas dudas? o contarnos sus fracasos (como consecuencia, jam?s deber?amos mostrar asombro o indignaci?n cuando nos hagan part?cipes de sus derrotas).

30.- Pedir ayuda a Dios y ponerse en las manos de la Virgen y de los ?ngeles Custodios, con real abandono, para ser buenos educadores.

Lo que no conviene decir


Como memorandum, a?adir? diez frases que conviene eliminar de nuestro repertorio:

1.- ??A m? no me haces esto!? (demuestra m?s amor propio que afecto hacia el hijo).

2.- ?Esto no se lo cuentes a pap? (o a mam?)? (destruye la fuente del amor y el crecimiento familiar: la uni?n de los c?nyuges).

3.- ?No sirves para nada, eres un ego?sta, un embustero...? (descalifica globalmente al chico y refuerza el ejercicio del tipo de conductas que pretendemos corregir).

4. -?Has hecho lo que tu quer?as, ahora ?arr?glatelas!? (adem?s de orgullo herido, manifiesta falta de ?simpat?a y compromiso? con el hijo o la hija).

5. -?Dime la verdad, de lo contrario...? (muestra desconfianza y sustituye el amor por la amenaza).

6. -??D?nde has estado? ?Qu? has hecho? ?Qui?n hab?a?? (constituye una agresi?n a la intimidad, que m?s bien cierra cualquier posibilidad de comunicaci?n).

7. -?Haz lo que quieras, con tal de dejarme en paz? (hace poco me contaron que un chico explicaba a sus amigos que sus padres no lo quer?an ?porque me dejan hacer lo que quiero?).

8. -?Mira qu? buena es tu hermana, c?mo estudia, c?mo ayuda? (olvida que cada persona es ?nica y fomenta los celos, las envidias, la competitividad malsana?).

9. -?La ha tra?do la cig?e?a, o bien, son cosas que no te interesan?. (imposibilita que se establezcan lazos en torno a una de las esferas en que los hijos m?s lo necesitan; arroja el amor a la categor?a de lo innoble y dificulta cualquier posterior conversaci?n sobre este tema).

10.- ?Mira que Dios te va a castigar? (distorsiona inevitablemente la imagen de Dios como Padre amoroso; sustituible con ventaja por algo como: ?Dios te ve siempre, quiere tu bien, y ser?a estupendo que lo tuvieras muy contento?).

Tom?s Melendo Granados





ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 10:38  | Educaci?n
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 17 de agosto de 2006


La reproducci?n asistida, pensada al principio para remediar la infertilidad, tiende a expandirse hasta amparar el "derecho" a tener un hijo en cualquier circunstancia. Tal es el caso, se?aladamente, de la inseminaci?n artificial para mujeres solas, supuesto en el que no se da infertilidad alguna.


En Espa?a, seg?n datos de varias cl?nicas publicados por El Pa?s (10-XI-2003), entre el 10% y el 45% de las inseminaciones artificiales se practican para mujeres sin pareja. El m?ximo de ese rango corresponde al Instituto Universitario Dexeus (Barcelona), el mayor centro de reproducci?n asistida en Espa?a. Las mujeres que recurren a esta t?cnica suelen tener m?s de 35 a?os. En cada ciclo, la paciente tiene un 18% de probabilidad de quedar embarazada; de los embarazos que se consiguen, el 10% son de gemelos, tasa muy superior a la natural, que es casi el 1%. Cada ciclo cuesta unos 1.300 euros.

Esta pr?ctica es posible porque la ley espa?ola de reproducci?n asistida, de 1988, la permite. La reforma reci?n aprobada no cambia este punto. En Espa?a es legal adem?s la inseminaci?n post mortem dentro de los seis meses siguientes al fallecimiento del marido o compa?ero, siempre que el difunto la hubiera autorizado expresamente.

En los otros pa?ses europeos con leyes sobre reproducci?n asistida, es m?s frecuente que la inseminaci?n de mujeres solas est? prohibida. La admite Gran Breta?a; tambi?n Dinamarca, aunque no por ley, sino en virtud de las recomendaciones publicadas por el Consejo ?tico (?rgano creado por la ley sobre reproducci?n asistida) en 1990.

En cambio, la ley alemana de protecci?n del embri?n humano, de 1990, reserva la reproducci?n asistida a las parejas y proh?be expresamente la inseminaci?n post mortem. Francia tambi?n proh?be expresamente la inseminaci?n artificial de mujeres solas, y para que las parejas de hecho recurran a la procreaci?n asistida, les exige acreditar dos a?os de convivencia. En Noruega solo pueden recurrir a la reproducci?n asistida los matrimonios; en Suecia, solo las parejas casadas o las de hecho (de hombre y mujer) estables. Eslovenia ten?a una ley que permit?a la inseminaci?n de mujeres solas, pero esa norma fue revocada por refer?ndum en 2001.

Otro pa?s que veta esa pr?ctica es Irlanda. En este caso as? lo establecen los principios aprobados por el Institute of Obstetricians and Gynaecologists: los tratamientos de reproducci?n asistida solo pueden ofrecerse a parejas casadas que hayan sido debidamente informadas.

No es extra?o que la mayor?a de los pa?ses proh?ban la inseminaci?n de mujeres sin pareja, deriva caprichosa de las t?cnicas contra la infertilidad. Ahora que se insiste tanto en la protecci?n de los ni?os, lo l?gico es no privarles de su m?s elemental derecho: que no se les impida tener padre y madre. Otra cosa es hacer experimentos con ellos en laboratorios creados para satisfacci?n de adultos. As? lo reconocen algunas mujeres citadas por El Pa?s. Una justifica su decisi?n diciendo del ni?o que quiere tener por inseminaci?n artificial: "Se podr? sentir un hijo muy deseado". Pero el anhelo cumplido de ella no colma las necesidades y aspiraciones del ni?o, como ocurre en el triste caso de las madres o padres posesivos que se empe?an en que el hijo sea como ellos querr?an. Adem?s, c?mo se sienta el chico no depende de que fuera muy deseado en origen, sino de que crezca en un hogar de familia bien estructurado. Y la misma mujer a?ade: "Yo le explicar? c?mo fueron las cosas, aunque me imagino que alguna vez, por ejemplo en la adolescencia, me lo echar? en cara". Otra dice: "Yo le dir? a mi hija cu?l es su origen, aunque no s? c?mo reaccionar?". Son peligros de todo experimento, si bien en estos casos no los correr? el experimentador.

En cuanto al deseo de estas mujeres, un m?dico que practica la inseminaci?n declara al mismo diario: "Tienen prisa. Ven que se les pasa la edad de ser madres y recurren a la inseminaci?n artificial por puro pragmatismo, para ganar tiempo y quedarse embarazadas".

?Qui?n no siente pena al saber de los millares de hu?rfanos que el sida ha causado en ?frica? En lugares m?s afortunados, merced a la pragm?tica medicina del deseo, hay quienes encargan hu?rfanos en el laboratorio.

Firmante: Juan Dom?nguez
26-11-2003
164/03



ImagenAdopci?n espiritual



El aumento en la utilizaci?n de la fertilizaci?n in vitro est? dando como resultado un creciente n?mero de ni?os aislados de uno o de los dos padres biol?gicos. El deseo de tener hijos a cualquier coste da como resultado tensiones psicol?gicas y emocionales del m?s vulnerable: la prole tra?da al mundo en las cl?nicas de fertilizaci?n in vitro.

El peri?dico de Toronto The Globe and Mail revelaba el 2 de febrero que hay mujeres que tienen hijos para venderlos a otras parejas. Una mujer de Manitoba afirmaba que estaba usando esperma de un hombre de Ontario para tener un hijo destinado a una pareja brit?nica, a cambio del pago de unos honorarios.

Una mujer de Vancouver, que confirm? su disponibilidad para ?producir? un beb?, se ofrec?a a tener un ni?o con esperma desconocido para una pareja vietnamita, por 50.000 d?lares. Y una reportera del The Global and Mail que se hizo pasar por una madre de alquiler para tener hijos con esperma de un donante a cambio de dinero, recibi? r?pidamente ocho e-mails expresando inter?s.

La consecuencia es que los hijos desconocen qui?nes son realmente sus padres biol?gicos. El 20 de enero, el peri?dico Observer de Londres hac?a un balance de las experiencias de algunos de estos ni?os. Uno de ellos, Melissa, se enter? a los 32 a?os de que hab?a sido concebida gracias a una donaci?n de esperma. Ahora quiere encontrar a aquel que es realmente su padre.

Christine, con 46, se enter? s?lo hace una d?cada de que su padre verdadero era otro. La madre de Christine le descubri? el secreto pero rechaz? darle m?s detalles, hasta hace cinco a?os. Una vez que Christine supo que era el resultado de un programa de inseminaci?n con semen an?nimo, ella y su madre no se volvieron a hablar. Su madre muri? hace seis meses.

Seg?n el Observer, entre 1940 y 1983, 483 ni?os fueron concebidos a trav?s de donantes an?nimos en una cl?nica privada de Exeter, en el Reino Unido. (Las donaciones de esperma fueron las precursoras de las modernas t?cnicas de inseminaci?n in vitro). Christine, y otros, no tienen la posibilidad de saber qui?nes han sido los donantes o sus medio hermanos. Christine no tiene acceso a los informes, en caso de que se conserven, y no tiene derecho a saber nada sobre el hombre que la ayud? a venir al mundo.

Este tipo de problemas est?n aumentando. Casi 18.000 ni?os han nacido gracias a donaciones de esperma y ?vulos en el Reino Unido desde que se regul? en 1991 con la Human Fertilization and Embryology Authority.

La inseminaci?n de donantes ?me ha robado la mitad de mi historial gen?tico, y a mis hijos y nietos tambi?n?, afirma Christine. Su argumentos, para lograr el derecho a saber qui?n era su padre, son un eco de los propuestos en los a?os setenta por las campa?as de ni?os adoptados para conocer sus informes de nacimiento.

Desde 1991, los detalles sobre los donantes ?nombre, lugar y fecha de nacimiento, historial m?dico, caracter?sticas f?sicas, religi?n, ocupaci?n e intereses- han sido registrados por las autoridades brit?nicas. Pero los hijos no tienen derecho a acceder a ellos. S?lo pueden comprobar si tienen relaci?n de parentesco con la persona con la que deseen contraer matrimonio. Cuando lleguen a la edad de 18 a?os, tambi?n podr?n preguntar si son producto de gametos o embriones donados.

El asunto del anonimato de los donantes tambi?n existe en Australia, como pon?a de relieve el Sydney Morning Herald el 29 de noviembre. Una mujer de 19 a?os de edad de Brisbane ha llegado incluso a la Corte Suprema brit?nica para tratar de obligar a la Harley Street clinic, donde fue concebida, a que le permita acceder al archivo de su padre biol?gico. En Sydney, los hijos de donantes de esperma han formado el Donor Conception Support Group. Afirman que quieren saber qui?nes fueron sus padres.

En Australia, los donantes de esperma han sido padres de entre 10.000 a 15.000 ni?os. Estos hombres que hicieron su donaci?n de manera an?nima afirman que ellos no tienen responsabilidades legales o emocionales hacia ning?n ni?o y que su confidencialidad debe mantenerse.

??Se han mejorado las vidas de las mujeres y se ha elevado su status cuando el nacimiento de un ni?o, y el ni?o en s? mismo, se convierten simplemente en un producto que se puede comprar en un banco de genes?? preguntaba la feminista Naomi Wolf en el Sunday Times de Londres el pasado 28 de octubre.

??Se refuerza la maternidad cuando se convierte en parte de una econom?a de mercado en la que las mujeres ricas utilizan los cuerpos de las pobres?? escrib?a Wolf. ??Son las mujeres libres definitivamente por el hecho de que no tengan que interactuar con los hombres en el m?s ?ntimo de los niveles para crear una familia??.

Esta reconocida feminista defiende que las nuevas t?cnicas reproductivas, algunas de las cuales incluso promet?an quitar de en medio la necesidad de hombres en la generaci?n de una nueva vida, son un peligro para la vida familiar y el concepto de maternidad. Pon?a en guardia contra el hecho de que los ?atajos? de la tecnolog?a crean libertades que son, de hecho, ?rebajas del diablo?.

Sorpresas legales
No s?lo sufren los hijos y las mujeres. Hay que tener en cuenta adem?s los problemas legales. En enero, un tribunal sueco confirmaba una sentencia precedente, seg?n la cual, un hombre de 35 a?os que hab?a donado privadamente esperma a una pareja de lesbianas es el padre legal de tres ni?os y debe sostenerlos econ?micamente, informaba Associated Press el 31 de enero.

Anna Bjurling, la madre de los ni?os, pidi? a Igor Lehnberg que pagase el sostenimiento de sus hijos, despu?s de que la relaci?n con su pareja terminase el pasado a?o. En diciembre, un tribunal administrativo provincial sentenci? a su favor y orden? a Lehnberg que pagara una pensi?n de 280 d?lares al mes.

Lehnberg contravino la decisi?n, al defender en un tribunal de distrito, que ?l no era el padre legal. Pero el tribunal afirm? que un documento firmado por Lehnberg, que reconoc?a que ?l era el padre biol?gico, tiene validez legal. Lehnberg respondi? que hab?a firmado el documento solamente para que los ni?os pudieran saber sus or?genes, sin aceptar ninguna responsabilidad sobre ellos.

En un caso reciente en Estados Unidos, la Corte Suprema de Massachussetts sentenci? que los ni?os concebidos con ?vulos o esperma congelados de un padre muerto pueden ser considerados herederos legales, informaba el 3 de enero el Boston Globe.

La justicia dio o?dos al caso de dos gemelos de 6 a?os que nacieron dos a?os despu?s de que su padre, Warren Woodward de Beverly, muriera de leucemia. Su esperma fue congelado mientras era sometido al tratamiento contra el c?ncer, y su viuda fue inseminada artificialmente con su esperma tras su muerte.

El tribunal dio un listado de tres requerimientos que deben ser atendidos a favor de los hijos concebidos p?stumamente para que sean considerados herederos. Deben considerarse gen?ticamente relacionados con el padre muerto; el padre debe dar su asentimiento para la concepci?n; y el padre debe dar su asentimiento al sostenimiento de los ni?os. El tribunal no especific? en qu? forma deb?an darse dichos asentimientos.

Aunque los problemas creados por la fertilizaci?n in vitro contin?an multiplic?ndose, las cl?nicas siguen compitiendo en sus ofertas por atraer clientes, seg?n un reportaje del New York Times del 1 de enero. El negocio de la fertilidad es ahora una industria de 1.000 millones de d?lares al a?o, y los m?dicos est?n m?s interesados en conseguir una parte de la tarta que en proteger los intereses de sus pacientes, sosten?a el art?culo del Times.

Por ejemplo, algunas cl?nicas implantan demasiados embriones, aumentando el riesgo de que una mujer acabe quedando embarazada de tres o m?s fetos, algo peligroso tanto para la madres como para los beb?s.

El art?culo hac?a notar que desde 1995 hasta 1998, el a?o m?s reciente del que se tienen datos, los tratamientos de fertilizaci?n in vitro aumentaron en un 37%, de unos 59.000 pasaron a unos 81.000, y el n?mero de cl?nicas subi? un 28%, de 281 a 360.

?Cu?l ha sido el resultado de todo esto? Ahora que muchos est?n dejando de lado las consideraciones ?ticas, corren el riego de perderse en un laberinto de dilemas morales y legales.

Fuente: ZENIT http://www.zenit.org


ImagenAdopci?n espiritual

Domingo, 13 de agosto de 2006


El Arzobispo de La Plata, Mons. H?ctor Aguer, en su habitual espacio televisivo, se refiri? al fallido intento de aborto en La Plata (Notivida 377) y las circunstancias judiciales y pol?ticas que lo rodearon, destacando que la defensa de la vida no es una cuesti?n confesional sino ?de derecho natural, de raz?n natural?.

?El embri?n desde la concepci?n es una persona?, afirm? el arzobispo. ?Ahora nos impresiona que se ha salvado un ni?o de 5 meses pero es igualmente un ser humano y es igualmente persona el ni?o que no se ve, es un ni?o por nacer el embri?n en el estado ?nfimo de su desarrollo?.

Mons. Aguer dijo tambi?n que ?se han notado interferencias pol?ticas que son impresionantes y que lo hacen a uno reflexionar sobre la real y efectiva vigencia de la divisi?n de poderes en la Argentina y de si estamos viviendo en efecto en un estado de derecho. La divisi?n de poderes es uno de los puntos claves de un estado de derecho?. Y en otro pasaje afirm? que si el Ministro de Salud de la Naci?n est? indignado porque no se pudo realizar el aborto, ?habr?a que recordar que muchos argentinos est?n indignados con las campa?as de banalizaci?n de la sexualidad y con las reiteradas manifestaciones en favor del aborto del Sr. Ministro de Salud de la Naci?n?.

Dice el texto completo de la alocuci?n televisiva de Mons. Aguer, en el programa Claves para un Mundo Mejor:

?Ante un caso reciente se habl? mucho del tema del aborto y de la libertad de la madre pero se habla poco del ni?o que nace, del derecho a la vida del ni?o. En el debate que se gener? casi no se habl? del ni?o, no se lo tuvo en cuenta?.

HISTORIA DEL CASO

?La familia de la chica que tendr?a una discapacidad mental y, al parecer, ha sido violada ha pedido a la Jueza de Primera Instancia, la Dra. In?s Ciro, la autorizaci?n para realizar este aborto ampar?ndose en el art?culo 86 inciso 2 del C?digo Penal que declara no punible un aborto de estas caracter?sticas?.

?La Jueza, razonablemente, deneg? esa autorizaci?n porque afirma en su fallo el derecho a la vida del ni?o por nacer a partir de la concepci?n. Lo mismo entendi? la C?mara que en Segunda Instancia que confirm? ese fallo. Entonces se recurri? a la Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires que, en fallo dividido, autoriz? el aborto cuando el ni?o hab?a alcanzado ya un desarrollo de entre 4 y 5 meses?.

?No se si todos tienen idea de c?mo se hace un aborto de una criatura de esa edad. Es algo espantoso, es una verdadera masacre porque se induce el parto o se hace una ces?rea y se deja morir a la criatura sobre una mesa. Si eso trae dificultades antes se le extrae sustancia cerebral para que pueda pasar m?s f?cilmente. Es una masacre?.

?Gracias a Dios aqu? se ha salvado un ni?o pero el ni?o no ha sido tomado en cuenta y los que reaccionaron lo han hecho con furia e indignaci?n. Esta es la palabra, por ejemplo, que us? el Ministro de Salud de la Naci?n que dijo que estaba indignado por el fallo de primera instancia y por la Justicia que hab?a retrasado una decisi?n para no favorecer el aborto. Habr?a que recordar que muchos argentinos est?n indignados con las campa?as de banalizaci?n de la sexualidad y con las reiteradas manifestaciones en favor del aborto del Sr. Ministro de Salud de la Naci?n?.

?Uno de los votos en disidencia en la Corte Suprema de Justicia provincial con el fallo, el del Dr. Eduardo Pettigiani, propon?a que se escuchara al ni?o. Dec?a que se llamara al ni?o pues dado que se escuch? a la muchacha embarazada y a su familia tambi?n el ni?o -dec?a el Juez- puede ser escuchado, puede ser visto?.

?Con una ecograf?a tridimensional podemos perfectamente tener una idea de que lo que hay en el seno de la mujer, a esa altura del embarazo, es efectivamente un ni?o. Hay un ni?o que sonr?e, bosteza, se chupa el dedo y si es atacado reacciona manifestando su dolor con un grito silencioso?.

EL TEMA Y EL AMBIENTE POLITICO

?Aqu? se han notado interferencias pol?ticas que son impresionantes y que lo hacen a uno reflexionar sobre la real y efectiva vigencia de la divisi?n de poderes en la Argentina y de si estamos viviendo en efecto en un estado de derecho. La divisi?n de poderes es uno de los puntos claves de un estado de derecho?.

?Aqu? han hablado funcionarios ejecutivos de nivel nacional, provincial, y hasta un grupo de diputadas oficialistas han pedido el juicio pol?tico a esta Magistrada que enaltece a la Justicia argentina. Estas interferencias pol?ticas son muy graves porque uno va viendo que existe una especia de oficialismo pro abortista adem?s de una cierta transversalidad abortista que se da en los cuerpos legislativos que se da con representantes de distintos partidos?.

?Tambi?n una cierta mayor?a de opiniones en los medios de comunicaci?n social que con cierta pasi?n desordenada y con poca lucidez est?n insistiendo en este tema queriendo lograr efectivamente sea por v?a legislativa o por v?a judicial una legalizaci?n del aborto abriendo un brecha a partir del art?culo 86 del C?digo Penal que se refiere al peligro de salud o vida para la madre o el caso de la mujer deficiente mental y violada que se quiere ampliar a todo caso de violaci?n y al estado de salud ps?quica y social de la madre. Aqu? hay un pretexto para buscar legalizar el aborto?.

LOS M?DICOS Y SU ROL

?Los m?dicos han tenido un papel decisivo. La Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Buenos Aires autoriz? por voto mayoritario la realizaci?n del aborto pero los m?dicos se negaron a hacerlo porque comprendieron que no se trataba de un aborto sino del asesinato de un ni?o. Esto honra a la profesi?n m?dica. La mayor parte de los m?dicos son muy reacios a esta corriente apertur?stica en orden a la legalizaci?n del aborto?.

?Tambi?n es falso que los m?dicos se oponen por razones religiosas y esto tambi?n se lo atribuyeron a la Dra. Ciro. Creo que no se trata de convicciones religiosas sino de una comprensi?n sana del juramento hipocr?tico?.

LUGARES DE ABORTO y CIFRAS
?El Ministro de Salud de la Naci?n, con motivo de este caso, ha dicho que se practican anualmente en la Argentina entre 500.000 y 700.000 abortos, en diciembre del a?o pasado dijo que eran 800.000. Ahora el Ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires dijo que son 35.000 abortos por a?o en nuestra provincia. Yo me pregunto, como ustedes: ?qui?n los denuncia? ?Qui?n interviene es estos casos si en este momento la realizaci?n de abortos es un delito punible??

?Se nos acusa a los que defendemos la vida condenando al aborto de hipocres?a. Se nos dice que son las mujeres pobres las que tienen que recurrir a realizarse abortos en condiciones mal?simas, muchas veces da?inas para su salud. Yo digo: ?por qu? no tratan de impedir que las mujeres ricas aborten que es lo que corresponde seg?n la ley? ?Por qu? no se investigan quienes son en todos los ?mbitos los que realizan abortos?

?Adem?s aqu? hay un problema jur?dico que tiene que aclararse definitivamente. Estas intervenciones que se han hecho se apoyan en el C?digo Penal que es un instrumento que procede del comienzo de la d?cada del ?20 cuando reinaban en el mundo ideas eugen?sicas que buscaban crear una raza ideal, evitar que se multipliquen los enfermos mentales. Incluso en Inglaterra hubo algunas leyes eugen?sicas inspiradas con la idea de que no deb?an multiplicarse los pobres porque precisamente atribu?an la pobreza a deficiencias gen?ticas. Esas ideas han entrado, de alg?n modo, en nuestro C?digo Penal?.

?Hoy en d?a poseemos certezas cient?ficas, propias de la ciencia m?dica, y jur?dicas que afirman que existe vida humana desde la concepci?n. En nuestra Constituci?n Nacional hemos incorporado tratados internacionales como por ejemplo la Convenci?n Americana sobre Derechos Humanos, la Convenci?n sobre los Derechos del Ni?o y otras que reconocen la personalidad jur?dica del embri?n. Esto es que el embri?n desde la concepci?n es una persona?.

?Ahora nos impresiona que se ha salvado un ni?o de 5 meses, reci?n recordamos que significa matar a un ni?o de 5 meses, pero es igualmente un ser humano y es igualmente persona el ni?o que no se ve, es un ni?o por nacer el embri?n en el estado ?nfimo de su desarrollo?.

?Esto parece una cuesti?n confesional. Desgraciadamente no hay muchos fuera de la Iglesia que vean con claridad este asunto y la Iglesia, sobre todo por la obra magn?fica del Papa Juan Pablo II en los ?ltimos a?os, ha tratado de crear conciencia en este asunto pero sin embargo es una cuesti?n de derecho natural, de raz?n natural m?s all? del leg?timo respeto a los sentimientos?.

?A m? tambi?n me conmovi? y es un drama el caso de esta chica que hemos venido comentando. Es digno de ser atendido, considerado y de darle todo el cuidado y el apoyo que corresponda pero no se puede hacer prevalecer ese derecho de esta mam? en estas circunstancias por sobre el derecho del ni?o a ver la luz del sol?.

ABORTO Y LIBERTAD DE LA MUJER

?Una prominente feminista del siglo XX dijo que la libertad de la mujer comienza por el vientre. Eso significa no reconocer que es lo que lleva la mujer en sus entra?as y que adem?s esa criatura sea cual fuera la circunstancia por la cual ha iniciado su vida es alguien, no es algo, distinto de esa mujer?.

?Si ella ha usado mal su libertad al quedar embarazada que no la vuelva a usar mal al destruir una vida humana. Se trata aqu? de la verdadera dignidad de la mujer y no de la pseudo dignidad y su pseudo derecho que quieren llevar adelante las organizaciones feministas?.

EL ABORTO EN ESTE TIEMPO DE LA ARGENTINA

?No se como seguir?, aqu? en la Argentina, este planteo que ya se ha hecho y este intento, cada vez m?s fuerte, de querer legalizar el aborto?.

?Creo que aqu? se juegan derechos humanos fundamentales y valores sociales de primer orden. Valores humanos que tienen que ver con la dignidad de la persona, con la integridad de la persona. Creo que detr?s de todo esto existe una idea muy difundida en estos tiempos de que la sexualidad humana no es propiamente humana porque no admite ninguna orientaci?n, ning?n orden. Aqu? lo que se juega, detr?s de todo esto, es la afirmaci?n de un orden en la sexualidad humana. Los antiguos fil?sofos, muchos antes de la aparici?n del cristianismo, reconocieron como algo espont?neo y natural cuando hablaron de la virtud de la templanza?.

?Luego me parece que aqu? hay un problema cultural y social que tiene que ver con el futuro de la Argentina. De una manera o de otra esta promoci?n del aborto como tambi?n esta promoci?n de la esterilizaci?n quir?rgica, que est? sobre el tapete sancionada en la Legislatura nacional, tiende en definitiva a que la poblaci?n argentina no crezca?.

?Lo mismo que estas iniciativas que estamos se?alando en el fondo son una verdadera estafa para la aut?ntica formaci?n de la juventud argentina porque no estamos diciendo lo que hay que decir que no se puede usar de cualquier manera estas realidades esenciales sino que es necesario una educaci?n verdaderamente integral que se base en una concepci?n correcta de la persona?.

EDUCACION SEXUAL Y ABORTO

?La Iglesia no est? en contra de la educaci?n sexual. Aqu? en La Plata la tenemos instrumentada ya, solo que a la educaci?n sexual yo la llamar?a una educaci?n para el amor, la castidad, el matrimonio y la familia?.

?Esta educaci?n no debe ser s?lo una informaci?n parcializada y reparto de anticonceptivos y preservativos como quieren hacer los encargados de la salud nacional?.

EL DIA DEL NI?O Y UN NI?O QUE VA A NACER

?Terminamos hablando de la buena noticia de ese ni?o que va a nacer, en v?speras del D?a del Ni?o. Quisiera recordar una frase de William Wordsworth, un gran poeta ingl?s, que dijo que ?el ni?o es el padre del hombre?. Lo valioso que encierra esta frase es ayudarnos a dar cuenta de la importancia tan grande del ni?o. Lo que le pase, lo que podamos darle o el cuidado que le otorguemos a un ni?o es fundamental para su desarrollo futuro. El hombre que ser? depende del ni?o que es. Por eso cuidemos al ni?o con dedicaci?n y cari?o?. FIN



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 14:01  | Pelayo, su historia
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 12 de agosto de 2006



LUIS DE MOYA. Sacerdote y m?dico

Este sacerdote de 53 a?os y natural de Ciudad Real no hablar? hoy directamente de sus dos oficios, sanar almas y cuerpos, sino de un hecho luctuoso. La muerte de Jorge Le?n hace unos d?as con la ayuda de una mano desconocida y buscada ?amiga, seg?n los familiares y dem?s allegados? reabre el viejo debate de la eutanasia. Desde luego, no ha tenido la repercusi?n que tuvo el filme Mar adentro, que cont? la cruzada de Ram?n Sampedro en pos de su muerte provocada. De hecho, en el filme de Amen?bar, el actor Jos? Mar?a Pou le llegaba a parodiar...
sobre la marcha
Luis de Moya


Javier M. Faya (SPC)
Diario de Burgos, lunes 15 de mayo de 2006.



Sin miedo: c?mo afrontar la enfermedad y el final de la vida
Miguel ?ngel Monge

Resulta sumamente complicado entrevistar a un ser humano porque otro, al que s?lo le un?a una carga, ha muerto asistido. Quiz?s sea Luis un adalid de la cruzada contra la eutanasia. Y su caballo chirr?a porque tiene ruedas y parece el?ctrico.

?C?mo lleg? a esta situaci?n? Un accidente supongo.

Parece que me dorm? conduciendo regresando de Ciudad Real el 1991. Como consecuencia qued? tetrapl?jico.

?Ser cura le ha ayudado a sobrellevar su particular cruz?

Pienso que s?, porque la fuerte convicci?n de ser hijo de Dios y, por as? decir, predilecto por e sacerdocio, ha hecho que me sintiera siempre seguro: que nada, me iba a ser insoportable, aun que me no fuera capaz, desde luego, de explicar c?mo podr?a ser en la pr?ctica. La vida y e tiempo no han hecho sino con firmar aquellas expectativas.

?Que sinti? al saber de la muerte de Jorge Le?n?

Antes que nada, comprensi?n con pena, sin compartir en absoluto el modo de proceder. Respecto a Jorge me he limitado, suspender el juicio. Porque no soy nadie para juzgar: quien juzga es Dios, conocedor de los corazones. Tambi?n porque me pareci? que, una vez m?s, se estaba manipulando la informaci?n, utilizando el caso para promover la eutanasia.

?Cree que lo pod?a haber evitado?

Seg?n he le?do no hubiera hecho falta matarlo intencionada mente. Podr?a haber fallecido tranquilamente en su casa, sin dolor alguno, y en muy poco tiempo, con los cuidados razonables, simplemente prescindiendo de algunos de las ayuda: extraordinarias que lo manten?an con vida, seg?n el autor de comentario le?do el otro d?a; tu m?dico aut?ntico experto en cuidados paliativos. Seg?n parece estas medidas terap?uticas no eran necesarias para una atenci?n correcta desde el punto de vista ?tico.

?Opina que tal vez no se sabe mucho de lo que son realmente los cuidados paliativos?, ?se tienden a confundir los t?rminos tal vez?

Existe todav?a un gran desconocimiento de los cuidados paliativos y, de modo especial, de lo que es una muerte digna y de lo que significaba verdaderamente ayudar a morir.

?Cree que podr?a sobrevivir a una situaci?n tan complicada como ser tetrapl?jico una persona que fuera atea?

En mi opini?n, un ateo lo tiene bastante m?s dif?cil, porque toda su esperanza se termina cuando no entiende que la vida le pueda compensar ya desde un punto de vista f?sico. La fe en Dios, por el contrario ?la que conozco, el catolicismo?, incluye el convencimiento de que tenemos un Padre infinitamente bueno y omnipotente. Como es natural, no podemos entender c?mo es esto. Pero la vida con esa persuasi?n ?es, por otra parte, mi experiencia? confirma que el d?a a d?a siempre es posible contando con Dios, por muy duras que parezcan ?o uno pueda llegar a imaginarse a menudo? las circunstancias presentes o que puedan sobrevenir.

?Vio la pel?cula Mar adentro?, ?qu? opina de ella?, ?mereci? tantos premios?

Finalmente la vi, cuando todo eran comentarios y me ped?an salir al paso y dar explicaciones a mi pretendida intervenci?n en la historia. Por supuesto que un director de cine no tiene por qu? contar una trama real. En ese sentido no me molesta en absoluto la pel?cula que, seg?n parece, es un buen trabajo en su g?nero. Lo que no me parece bien es que se haya presentado como la historia de la vida y muerte de Ram?n Sampedro; porque no es verdad.

?En qu? se basa para afirmar esto?

Me basta para asegurarlo la escena de mi papel, que nada tiene que ver con lo que sucedi?. Me pregunto, por consiguiente, por la veracidad de lo dem?s.

Se dice que le ridiculizan en la misma, ?qu? sinti? al verlo?

No. No es posible: no me imagino al director intentando algo contra m?. Adem?s, me temo que el resultado -sin siquiera juzgar intenciones- es algo bastante peor, porque no se ofende a una persona, en el fondo muy poco relevante.

Morir dignamente... ?a qu? le suenan esas dos palabras tan esgrimidas?

Morir querido. Morir de acuerdo con la dignidad de persona. Morir como un hijo de Dios. Nada tiene que ver, desde luego, con morir como el caballo que se rompi? la pata, nunca ser? ya el mismo y queda descartado para las carreras. Una inyecci?n letal, en ese caso, es lo adecuado para evitarle el sufrimiento. Porque al caballo en cuesti?n no se le quiere en s? mismo, no lo merece; la persona, en cambio, s?; y en esto est? su dignidad. 0 mejor, ese amor incondicional lo merece por su dignidad.

?Por qu? tenemos que soportar el dolor? las mujeres dan a luz con anestesia epidural en muchos casos, vamos, siempre que pueden.

El ejemplo de la epidural es perfecto. Perfecto para manifestar que es bueno quitar el dolor cuando se puede; es decir, lo que se puede mientras no se produzcan da?os irreparables; como ser?an en el caso mencionado, por ejemplo, lesiones para la madre o el ni?o. De hecho, hasta que esa t?cnica anestesista no estuvo bien desarrollada no se aplic? en ginecolog?a. Pero es que el dolor es inevitable, acompa?a siempre a la condici?n humana, aunque pretende tomar fuerza la idea de que hay que revelarse ante todo dolor, ante toda modestia, toda incomodidad, todo disgusto, incluso todo capricho insatisfecho. Lo cual es, desde luego, un error y una pretensi?n ilusoria. Por lo dem?s, est? muy claro que una cosa es quitar el dolor y algo muy diferente matar a la persona. La buena medicina sabe quitar el dolor. Precisamente el otro d?a le?a la queja de un m?dico joven que empieza su especialidad en oncolog?a: Nunca me hablaron de medicina paliativa en mis estudios.

?Qu? le dir?a a una persona cuya movilidad sea casi nula?

Que recuerde que no es un caballo ni un p?jaro, que la grandeza de su vida est? en su cabeza y su coraz?n. Y que si quiere m?s detalles que me pregunte o que lea sobre la marcha: www.fluvium.org/textos/documentacion/sobrelamarcha.htm, donde intent? reflejar algunas experiencias y reflexiones despu?s de quedar tetrapl?jico.

?Cree que los medios ayudan en estos casos al abrir un debate?

M?s bien inducen al debate.

La ministra Salgado dice que no estamos preparados para debatir sobre la eutanasia. ?Lo estaremos?

No soy profeta y mucho menos me quiero imaginar lo que la ministra pretende con esa afirmaci?n.

?Qu? le sugiere la palabra eutanasia?

Algo muy viejo y conocido, que se ha llevado a cabo cuando se pens? que el hombre no era digno de s? mismo. La historia est? llena de ejemplos, por mucho que algunos los ponen entrar par?ntesis ?despu?s de haberlos criticado justamente y sin piedad? cuando se trata de promover la eutanasia.

?Y muerte dulce?

Una contradicci?n terminol?gica, como el fuego fr?o.

Cuidados paliativos...

La asignatura pendiente.

?Es un castigo divino el hecho de que una persona est? muerta en vida, como dicen muchos?

Para nada. Sobre todo porque la frase misma no se entiende. Y no me parece que se diga tanto.

La muerte de Juan Pablo II fue dolorosa y lenta. Nadie olvida su ultima aparici?n p?blica. ?Cree que lo hizo para plantarle cara a los defensores de la eutanasia?

No.

?Tendr?a usted la misma fuerza si estuviese postrado en una cama?

Si

Clonaci?n, eutanasia, ingenier?a gen?tica, madres de alquiler... ?Hacia d?nde vamos?

Son manifestaciones del pretendido endiosamiento humano, casi tan viejo como el hombre.



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 19:42  | Eutanasia
Comentarios (0)  | Enviar


Mucha gente en el movimiento Pro-Vida se muestra reticente a hacer una conexi?n entre los anticonceptivos y el aborto. Insisten en que son asuntos muy diferentes--que existe toda la diferencia del mundo entre la anticoncepci?n, la cual impide que una vida llegue a formarse, y el aborto, que elimina una vida que ya se ha formado.

Con algunos anticonceptivos no s?lo existe un eslab?n de uni?n con el aborto, sino que ambas cosas tienen la misma identidad. Ciertos anticonceptivos son abortivos y provocan un aborto temprano. El Dispositivo Intrauterino (DIU) evita la implantaci?n del huevo fertilizado (un peque?o ser humano en la matriz. La p?ldora no siempre detiene la ovulaci?n, sino que tambi?n impide que el embri?n se implante y, por supuesto, la nueva p?ldora RU-486 act?a abortando del todo al nuevo feto, al nuevo beb?. Aunque algunos en el movimiento Pro-Vida se pronuncian contra los anticonceptivos que son abortivos, generalmente se abstienen de hablar claro sobre el tema de la contracepci?n.



La contracepci?n no crea la ?necesidad? de abortar

Esto me parece absolutamente falso. Creo que no progresaremos en el establecimiento de una sociedad donde toda nueva vida pueda estar segura, donde lleguemos realmente a desarrollar respeto por la vida, donde el aborto sea un recuerdo terrible en vez de una terrible realidad, hasta que no reconozcamos que hay muchas conexiones significativas entre la contracepci?n y el aborto, y hablemos valientemente de esta verdad. Es necesario darnos cuenta de que una sociedad en la que se usan ampliamente los anticonceptivos tendr? dificultades para mantenerse libre de abortos y es que los estilos de vida y las actitudes que fomentan la contracepci?n producen presuntamente la necesidad de abortar.

Planned Parenthood vs. Casey, el reciente fallo de la Suprema Corte de Justicia que ratific? la decisi?n Roe vs. Wade, afirma: ?En algunos aspectos cr?ticos el aborto tiene el mismo car?cter que la decisi?n de recurrir a la contracepci?n? durante dos d?cadas de desarrollo econ?mico y social, las personas han organizado (sus) relaciones ?ntimas y han hecho elecciones que definen la visi?n que ellas tienen de s? mismas y del lugar que ocupan en la sociedad, dependiendo de la disponibilidad del aborto en caso de que llegue a fallar la contracepci?n.?

La decisi?n de la Suprema Corte vuelve totalmente in?til cualquier esfuerzo de ?exponer? lo que verdaderamente est? detr?s del apego de la era moderna al aborto. Como afirma ingenuamente la Suprema Corte, necesitamos del aborto a fin de poder continuar con nuestro estilo de vida antinatalista. No es porque los anticonceptivos sean poco efectivos, que un mill?n y medio de mujeres al a?o recurre al aborto como remedio a la falla de los mismos. Son las ?relaciones ?ntimas? propiciadas por los anticonceptivos lo que vuelve ?necesarios? los abortos. Aqu?, ??ntimas? es un eufemismo y un enga?o. Aqu?, la palabra ??ntimas?, significa ?sexuales?, no ?amorosas ni cercanas?. En la mayor?a de los casos, el aborto es resultado de relaciones sexuales en las que hay poco intimidad y amor verdaderos, relaciones en las que no hay cabida para un beb?, que es la consecuencia natural del acto sexual.

Expertos cuestionan la ?alarma? respecto a la sobrepoblaci?n

La Suprema Corte, sin embargo, se muestra inusualmente ingenua. A menudo, el entusiasmo por la contracepci?n se ostenta en razones m?s ?nobles?. Por ejemplo, muchos piensan que la contracepci?n es crucial para controlar lo que se percibe como una gran explosi?n demogr?fica. Pero la mayor?a de la gente desconoce que existen estudiosos muy serios, que cuestionan la legitimidad de la alarma creada respecto a la sobrepoblaci?n en la mayor?a de los pa?ses de la tierra. Expertos como Ben Wattenberg, Julian Simon y Jacqueline Kasun sostienen que algunos pa?ses, especialmente en Occidente, encaran ya problemas para reponer la poblaci?n, y puesto que no estamos reproduciendo nuestra poblaci?n, en el futuro afrontaremos tiempos muy dif?ciles en el aspecto econ?mico. Estos estudiosos piensan que el problema, incluso en regiones evidentemente sobrepobladas, es primordialmente pol?tico y econ?mico m?s que demogr?fico--esto es, el problema no es que hay demasiada gente, sino una inadecuada distribuci?n de la riqueza.

Pero el tema aqu? no es la sobrepoblaci?n ni los m?ritos anticonceptivos como un medio para combatir la sobrepoblaci?n. El control demogr?fico no es la causa principal del entusiasmo de la era moderna por la contracepci?n. M?s bien, la contracepci?n es actualmente enarbolada como la soluci?n a los problemas resultantes de la revoluci?n sexual; muchas piensan que anticonceptivos mejores y el uso m?s responsable de los mismos, reducir? el n?mero de embarazos no deseados y de abortos, previniendo al mismo tiempo y hasta cierto punto la propagaci?n de enfermedades de transmisi?n sexual.

Para avalar el argumento de que un uso m?s responsable de los anticonceptivos reducir?a el n?mero de abortos, algunos sostienen que la mayor?a de los abortos se practican con prop?sitos anticonceptivos?. Es decir, pocos abortos se practican porque la mujer fue v?ctima de una violaci?n, de incesto o porque el embarazo pone en peligro su vida, porque espera que su hijo nazca con defectos o malformaciones. M?s bien, la mayor?a de los abortos se realizan porque hombre y mujeres que no quieren un beb? est?n teniendo relaciones sexuales y enfrentan embarazos que no planearon ni desean. Puesto que su anticonceptivo fall? o ambos fallaron en usar un anticonceptivo, recurren al aborto como remedio. Muchos creen que si se pudieran convencer a los hombres y mujeres que usaran responsablemente los anticonceptivos, se reducir?a el n?mero de embarazos no deseados y por tanto el n?mero de abortos. Hace treinta a?os esta postura hubiera podido ser plausible, pero hoy no. Hemos vivido treinta a?os de una cultura penetrada por el uso de anticonceptivos y el aborto; no podemos seguir pensando que un acceso mayor a la contracepci?n reducir? el n?mero de abortos. M?s bien, donde quiera que la contracepci?n es m?s disponible, se incrementa notablemente el n?mero de embarazos no deseados y de abortos.

La revoluci?n sexual no es posible sin anticonceptivos

La conexi?n entre la contracepci?n y el aborto es primordialmente ?sta: los anticonceptivos propician el tipo de relaciones e incluso el tipo de actitudes de car?cter moral que predisponen al aborto. La mentalidad antinatalista considera las relaciones sexuales como si ?stas no tuvieran nada que ver con los beb?s; considera a los beb?s como un ?accidente? de la relaci?n sexual, una intrusi?n indeseable, una carga. La revoluci?n sexual no es afecta a reconocer?y tampoco le confiere un espacio a?la conexi?n entre la relaci?n sexual y el beb?. La revoluci?n sexual simplemente no fue posible hasta que se dispuso los m?todos contraceptivos confiables.

Lejos de ser un freno para la revoluci?n sexual, la contracepci?n es el combustible que puso en marcha la revoluci?n sexual y lo que le permite seguir creciendo a un ritmo fren?tico. En el pasado, muchos hombre y mujeres se refrenaban de sostener uniones sexuales il?citas sencillamente porque no estaban preparados para enfrentar la responsabilidad de ser padres. Pero una vez que aparecieron anticonceptivos relativamente confiables, cay? la barrera que pon?a l?mites al sexo fuera del matrimonio. La conexi?n entre el sexo y el amor tambi?n desapareci? r?pidamente, desde que el uso de anticonceptivos comenz? a generalizarse, se ha hablado mucho y se ha vuelto totalmente aceptable la pr?ctica del sexo casual y por diversi?n. El significado profundo inherente a la relaci?n sexual se ha perdido de vista; la facultad de involucrarse en relaciones sexuales con otra persona ya no es el resultado de la disposici?n a tener un hijo con alguien y afrontar los compromisos que esto implica. Los anticonceptivos reducen a la pareja a un mero objeto sexual, puesto que permiten tener relaciones ?ntimas sin ning?n compromiso.

La facilidad con la que se dan las relaciones sexuales se acompa?a ahora con igual facilidad y descuido en el uso de anticonceptivos. Los estudios demuestran que las mujeres que abortan conocen perfectamente bien los m?todos de control natal; la gran mayor?a?ochenta por ciento?son usuarias experimentadas de anticonceptivos, pero muestran descuido e indiferencia en su uso por diversas razones. Una investigadora reporta que las razones son ?stas: en vista de que algunas han roto con su pareja sexual, creen que ya no necesitar?n usar anticonceptivos, pero de todos modos siguen siendo sexualmente activas. A otras les disgusta someterse a un examen m?dico para obtener una prescripci?n de la p?ldora as? como los inconvenientes que implica el adquirir los anticonceptivos. A muchas mujeres solteras no les agrada considerarse como sexualmente activas; usar anticonceptivos les crea un conflicto con la imagen que tienen de s? mismas. La falla en el uso de control natal es un signo de que muchas mujeres se sienten inc?modas por ser sexualmente activas. Esto es, muchas de las mujeres est?n involucradas en una actividad que, por alguna raz?n, no desean admitir.

A menudo, los embarazos que terminan en aborto son planeados

En el libro Abortion and the Decision not to Contracept, la investigadora y cient?fica pro-aborto, Kristin Luker, intent? descubrir por qu? habiendo disponibles tantos m?todos de control natal, tantas mujeres virtualmente todas ellas conocedoras de los anticonceptivos?ten?an embarazos no deseados y abortos. Las conclusiones de su estudio sugieren que no es un simple ?descuido? o ?irresponsabilidad? lo que lleva a las mujeres a abortar sino que a menudo los embarazos que terminan en aborto son planeados o el resultado de un riesgo calculado. Luker descarta algunos de los puntos de vista com?nmente argumentados sobre porqu? abortan las mujeres, niega que se trate generalmente de jovencitas presas del p?nico o mujeres solteras que, sin no abortan, tendr?an hijos ileg?timos. Tambi?n sostiene que las estad?sticas demuestran que el aborto no es un acto desesperado usado por mujeres de pocos recursos, mujeres ?dependientes? de la asistencia social, o que tiene m?s hijos de los que pueden mantener. Ella trata de discernir cu?l fue la raz?n que tuvieron las mujeres para no usar anticonceptivos, a pesar de ser usuarias experimentadas de los mismos y conocer los riesgos de no usar un m?todo de contracepci?n. Luker parece comprobar en su estudio que ?los embarazos no deseados son el resultado final del proceso de una decisi?n informada. Que el embarazo ocurri? de cualquier modo, en las mujeres de este estudio, porque la mayor?a de ellas intentaban alcanzar otras metas, aunque muy difusas, que simplemente prevenir un embarazo.?




ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 18:46  | Pildora Dia Despues
Comentarios (0)  | Enviar


Enrique Monasterio

Tengo en el disco duro del port?til una carpeta que llamo "congelador". All? voy guardando desde hace a?os an?cdotas ver?dicas, notas de prensa, sucesos m?s o menos relevantes, frases o?das al pasar y docenas de ocurrencias personales, con la esperanza de que, descongeladas y bien aderezadas, sirvan de algo en el futuro.

Pocas veces hasta ahora he recurrido al congelador; pero hoy, al enfrentarme con el art?culo de mayo, he abierto esa carpeta en busca de alguna vieja an?cdota. He aqu? una que casi hab?a olvidado.

En marzo de 1996 fui a un gran hospital de Madrid para visitar a un amigo al que iban a operar del coraz?n. Estuve unos minutos con ?l, y al salir -?qu? importante es vestir "de uniforme" en estos casos!- fui abordado por una se?ora mayor. Me dijo que su marido iba a entrar en el quir?fano, y quer?a hablar antes con un sacerdote.

-Tenga en cuenta, padre, que tiene la cabeza un poco perdida...

Al cabo de diez a?os me resulta imposible recordar el rostro del enfermo. Tampoco anot? su nombre, creo que era Juan, pero no he olvidado su mirada entre t?mida e ir?nica ni su piel reseca y trasl?cida, como un envoltorio de papel arrugado, demasiado grande para tan poca carne.

Despu?s de confesarse, me sujet? la mano con inopinada energ?a. Ten?a el pulso acelerado y caliente. No quer?a que me marchara. Tampoco que llamase a su mujer.

Empez? a hablar despacio, buscando con esfuerzo el vocablo preciso y repiti?ndolo cuando al fin lo encontraba, como para tatu?rselo en la memoria. Me dijo que era navarro y que hab?a trabajado como m?dico en un gran pueblo de La Mancha. Sus restantes palabras, tal como las apunt? entonces en el congelador, son ?stas:

-"Todos los moribundos piensan en sus madres. Yo lo he visto muchas veces en los hospitales. Y ahora me estoy muriendo yo. Esta operaci?n servir? s?lo para la pr?rroga y para que tengan tiempo de ir grabando el epitafio. A lo mejor ni eso.

"Quiero mucho a mi mujer. Hemos estado juntos casi sesenta a?os, y sin ella no sabr?a d?nde he puesto las gafas. Ya com-

prendo que es una pobre declaraci?n de amor... De mi madre no tengo memoria. Muri? cuando yo era muy chico. S?lo conservo una foto que no me dice nada. Est? amarilla y fr?a como un cad?ver.

"Le cuento esto porque no tiene l?gica que todos los d?as sue?e con ella. Y cuando estoy despierto, a veces la sigo viendo. Si se lo explico a mi hijo, que tambi?n es m?dico, me dir? que ando mal de la cabeza y que hay que ajustar el litio. Este chico todo lo resuelve a base de litio. Pero el caso es que la veo, y, aunque no se parece en nada a la fotograf?a, s? que es mi madre porque ella me lo dice. Pero como es muy joven y sonr?e, me estaba preguntando si no ser? la Virgen. ?Qu? piensa usted, padre?"

No anot? mi respuesta, pero s? que hablamos casi una hora m?s. A Juan, en efecto, se le iba un poco la cabeza, pero era hombre reciamente cristiano que hablaba de la Virgen, de su mujer, de Dios, de las gafas, del santo patr?n del pueblo y de las pastillas que debe tomar cada seis horas, sin salir de la misma oraci?n subordinada. Todo era igualmente real y cercano.

Rezamos juntos un misterio del Rosario. Le hice notar que, en el avemaria, acudimos a nuestra Madre para que nos proteja en los dos ?nicos momentos importantes de la vida: ahora y la hora de la muerte. Al fin y al cabo, el pasado ya no existe y del futuro ni siquiera sabemos si llegar?. El "ahora" es lo importante...

-...y la muerte.

-S?. Cuando esos dos momentos coincidan, ?qu? madre no saldr?a al encuentro de su hijo?

San Alfonso Mar?a de Ligorio escribi? en el siglo XVIII un librito titulado Las glorias de Mar?a en el que recoge docenas de tradiciones y leyendas marianas, a cual m?s ingenua y milagrosa.

La m?a es menos pintoresca, pero tal vez sirva para este mes de mayo que dedicamos a la Se?ora.

Y conste que, en mi opini?n, el problema del litio es irrelevante en esta historia


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 13:33  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 11 de agosto de 2006


Un especialista de la Universidad de Navarra advierte de la extensi?n del fen?meno ?light? a la afectividad humana

- Seg?n Jos? Benigno Freire, este planteamiento tambi?n afecta a las vacaciones: ?Se busca la diversi?n sin pensar en las consecuencias posteriores?

El profesor Jos? Benigno Freire.

Foto: Manuel Castells


?Caf? sin cafe?na, chocolate que no engorda o cerveza sin alcohol son algunas de lasmanifestaciones del fen?meno ?light'. Sin embargo, no s?lo responden a un comportamiento snob; detr?s se encuentra un entramado psicol?gico de gran calado que se deriva de la sociocultura actual?. As? se expres? hoy Jos? Benigno Freire, profesor de la Universidad de Navarra. El especialista imparte estos d?as el curso ?Psicolog?a de la afectividad?, organizado por el Instituto de Ciencias para la Familia.

Seg?n explic?, este planteamiento se da a lo largo de todo el a?o, tambi?n durante las vacaciones de verano: ?Se quiere un acto, pero no sus consecuencias l?gicas. Se busca la mayor diversi?n posible y no se tienen en cuenta las implicaciones. Resulta normal acabar fatigado tras once meses de trabajo intenso y que el cuerpo necesite unos d?as para sacudirse de encima el agotamiento. Y todav?a es m?s normal que despu?s de semanas de holganza cueste retomar el estricto ritmo de la vida ordinaria?.

Distinci?n entre l?gica y emoci?n

Jos? Benigno Freire denunci? que algunos no distinguen entre el producto y su suced?neo, pues ?saben igual y gustan lo mismo?. En su opini?n, trasladar esta filosof?a ?light? a las personas significa que ?muchedumbres enteras son incapaces de distinguir entre lo l?gico y lo emocional. Se valora el comportamiento exclusivamente en clave de im?genes y de sensaciones, de sentimientos?.

?Si nos dejamos arrastrar por los deseos moment?neos -a?adi?-, el comportamiento del hombre se vuelve contradictorio, y lo peor es que se percibe como habitual y razonable. Pero es imposible actuar como nos viene en gana sin grave riesgo de p?rdida de la propia identidad?.

Por otro lado, el profesor de la Universidad de Navarra advirti? de un fen?meno relacionado, el S?ndrome de Siss?, que consiste en que ?personas depresivas encubren su abatimiento vital con un comportamiento activo y positivo frente a la vida?. En sus palabras, ?la sociedad del bienestar lleva mal el soportar situaciones desagradables. Un truco ingenioso para ahorrarnos las peque?as molestias del vivir consiste en buscar un f?rmaco que nos alivie los s?ntomas o psicologizarlas, trasladando a otro nuestra responsabilidad personal?.

Instituto de Ciencias para la Familia




ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 14:55  | Educaci?n
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 10 de agosto de 2006



"Un sacerdote salv? mi vida" Celine Dion, c?lebre cantante del tema "Titanic"



La multifac?tica estrella de la canci?n Celine Dion sorprendi? a la prensa de la far?ndula al declarar que, en buena medida, le debe la vida a un sacerdote cat?lico que en su natal Canad?, anim? a su madre a no recurrir a un aborto.

Dion, que se encuentra esperando un beb?, confes? por primera vez que su madre se sinti? devastada cuando se enter? que esperaba su hijo n?mero 14, y decidi? entonces recurrir a un aborto.

Sin embargo, el sacerdote de la familia le dijo a la madre de Celine que no pod?a acabar con una vida que no le pertenec?a. "El sacerdote le dijo (a mi madre) que ella no ten?a derecho a ir contra la naturaleza. Por eso tengo que admitir que, en un sentido, le debo mi vida a aquel sacerdote", dijo la c?lebre cantante del tema de "Titanic". Apenas mi madre se recuper? del des?nimo, no perdi? un solo minuto en autocompadecerse, y me am? tan apasionadamente como hab?a amado a todos", concluy? la cantante.

WASHINGTON DC, 11/01/01 (ACI)



Adopcion Espiritual



ImagenAdopci?n espiritual

Martes, 08 de agosto de 2006



La prestigiosa organizaci?n provida, STOPP Planned Parenthood (?Detengamos a Paternidad Planificada?) denunci? en uno de sus m?s recientes boletines que la Compa??a Walt Disney World don? $20.000 a la filial de la internacional abortista IPPF en EEUU: Planned Parenthood (?Paternidad Planificada?).



Las siglas ?IPPF? denotan en ingl?s a la Federaci?n Internacional de Planificaci?n de la Familia. La IPPF es la federaci?n de organizaciones no gubernamentales (ONGs) que m?s promueve el aborto, la anticoncepci?n (incluyendo la que es abortiva) y la ?educaci?n? sexual hedonista en el mundo entero. Para obtener m?s informaci?n sobre la IPPF y Planned Parenthood, visite, en el portal de VHI, http://www.vidahumana.org, el siguiente enlace: http://www.vidahumana.org/vidafam/ippf/ippf_index.html.



Paternidad Planificada de la ciudad de Orlando, Estado de la Florida, fue una de 38 organizaciones que recibieron dinero de la Compa??a Disney. Seg?n esta filial de Paternidad Planificada, los $20.000 que Disney le ha donado ser?n utilizados, para ?desarrollar un programa de educaci?n para jovencitas y sus amigas que culminar? en una cumbre sobre la importancia de la toma de decisiones positivas?.



Seg?n STOPP, en realidad este programa consistir? en adoctrinar a las j?venes con la ideolog?a de libertinaje sexual de Paternidad Planificada, para que luego estas mismas jovencitas corrompan a sus amiguitas con esta misma inmundicia.



Esta no es la primera vez, informa STOPP, que Disney subsidia la destructiva labor de Paternidad Planificada de Orlando (cerca de cuya ciudad se encuentran los parques de Disney). En el 2004, esta filial del grupo abortista recibi? $18.500 por parte de Disney, para su Centro de Recursos para Adolescentes.



Para dar una idea, aunque sea breve, sobre la ideolog?a de permisivismo sexual de Paternidad Planificada de Orlando, STOPP cita del portal de la filial abortista, donde se dice lo siguiente:



?Paternidad Planificada del Gran Orlando reconoce que el sexo y la sexualidad son parte de la vida, una parte de qui?nes somos, ya sea que practiquemos la abstinencia o que tengamos relaciones sexuales. Comprendemos que, como adolescente, necesitas un lugar seguro y sol?cito, donde puedas recibir servicios de salud reproductiva que sean confidenciales, econ?micamente asequibles y sin que seas juzgada. Necesitas un lugar donde puedas recibir respuestas confiables y exactas a las preguntas que tengas respecto de la sexualidad y la salud sexual?.



El car?cter diab?lico de la ideolog?a pansexualista de Paternidad Planificada se percibe con toda claridad, cuando se entiende el significado del t?rmino eufem?stico de ?salud reproductiva?. Este t?rmino, tal como es utilizado por Paternidad Planificada y el resto de la pl?tora de organizaciones abortistas, como la ONU, ?Cat?licas por el Derecho a Decidir? y la propia IPPF, incluye en su significado al aborto, tanto quir?rgico como farmacol?gico (p?ldoras, dispositivos intrauterinos, etc), as? como la ?educaci?n? sexual hedonista que los promueve. Para obtener m?s informaci?n sobre este enga?oso t?rmino, visite, en el portal de VHI, el siguiente enlace: http://www.vidahumana.org/vidafam/muerte/estrategias_index.html.



Por lo dem?s, en esta declaraci?n de Paternidad Planificada, citada arriba, se comprende claramente su desd?n por los derechos de los padres, por la manera en que usa la palabra ?confidenciales?, para referirse a sus mal llamados ?servicios?. Tambi?n aflora con toda claridad la creencia de esta mal?vola organizaci?n en una ?moral? relativista, cuando dice: ?ya sea que practiquemos la abstinencia o que tengamos relaciones sexuales? o cuando les dice a las chicas: ?sin que seas juzgada?.



STOPP nos recuerda que los miles de d?lares que Disney le da Paternidad Planificada provienen de los millones de personas que visitan sus parques, casi siempre para traer a sus ni?os a disfrutar de los mismos. STOPP nos pide a todos que consideremos esta informaci?n a la hora de planificar nuestras vacaciones.



STOPP tambi?n nos pide que consideremos la visita a Universal Studios como una alternativa. Universal Studios, hasta ahora, no est? en la lista de los que apoyan econ?micamente a Paternidad Planificada.



Incluso, STOPP nos sugiere que demos un paso m?s. Si decidimos ir a Universal Studios, guardemos los recibos de los boletos de entrada y envi?moslos a Disney, dici?ndoles que hubi?ramos gastado ese dinero en los parques de Disney, si esa compa??a no le hubiera dado fondos a Paternidad Planificada.



?No es mala idea, verdad?

Y quien dice eso dice libros, DVD, etc.



Fuente: ?Disney gives $$$ to Planned Parenthood,? Wednesday STOPP Report, 21 de junio del 2006. Email: [email protected] Portal: http://www.all.org/stopp. Archivos: http://www.all.org/stopp/report.htm.



ImagenAdopci?n espiritual



Una muy hermosa canci?n del cantante Nick Cannon que de paso es un testimonio. Pocas veces escuchamos qu? puede decir un ni?o que ha sobrevivido a un aborto o a una intenci?n de aborto. Este es el caso de Nick que canta y agradece a su madre por su decisi?n:




ImagenAdopci?n espiritual


Publicado por Galsuinda @ 12:48  | Im?genes
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 07 de agosto de 2006


A. S./LOGRO?O
Entre los enfermos con patolog?as mentales, la incidencia de los alucin?genos, especialmente de las anfetaminas y de las drogas de dise?o, se sit?a en ?ndices del 13,6 y el 8,6%, porcentajes relativamente bajos en comparaci?n con el cannabis o la coca?na. Pero los expertos temen que estas cifras se disparen en los pr?ximos a?os: los efectos de las pastillas aparecen tiempo despu?s del consumo. Pueden pasar incluso d?cadas. Y estas sustancias se encuentran muy extendidas en los j?venes de hoy, que pueden convertirse, seg?n los especialistas, en los enfermos de ma?ana. ?En muchos adolescentes, los efectos del ?xtasis permanecen en estado de latencia?, explica Iv?n Santolalla, uno de los autores del estudio. El investigador a?ade que ?los problemas psicol?gicos llegar?n con el tiempo?.

No es una suposici?n, sino una certeza. Los expertos riojanos han descubierto que un importante segmento de poblaci?n entre 45 y 55 a?os sufre ahora trastornos de personalidad y baja autoestima. Las causas deben buscarse en la proliferaci?n del uso de anfetaminas en los a?os 80 entre personas que entonces rondaban la treintena y necesitaban 'ayuda' para cumplir con sus obligaciones personales o sociales. ?En aquel momento, e inmediatamente despu?s, no sufrieron las consecuencias de las pastillas que tomaron, pero las enfermedades psicol?gicas han llegado con el tiempo?, concluye Iv?n Santolalla.

Los expertos advierten de que las consecuencias del ?xtasis aparecer?n en los consumidores antes incluso que las de las anfetaminas, y de una manera m?s da?ina. De hecho, ya empiezan a acudir a las consultas m?dicas pacientes que consumieron drogas de dise?o hace ocho y diez a?os.


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 11:33  | drogas
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 06 de agosto de 2006




ImagenAdopci?n espiritual
Publicado por Galsuinda @ 16:29
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 05 de agosto de 2006

Enrique Monasterio




Un retrato robot

Son altos, generalmente rubios, de piel tersa y dentadura blindada por la ortodoncia. Lucen pelusilla de albaricoque en la epidermis, y huelen a Nenuco. No han o?do hablar de las paperas, de la tosferina ni de los saba?ones. Conocen el sarampi?n por la literatura y la seborrea por los anuncios de la tele.

No han sufrido mucho, la verdad: apenas un leve acn? en la edad del pavo, y algunas espinillas, curadas con clerasil. Son guapos de puro sanos, metab?licamente hermosos, con esa belleza insolente que tienen los animalitos de exposici?n. No vivieron ninguna guerra ?ni falta que les hace? ni m?s revoluciones que las musicales. Dios los libr? del hambre de la posguerra, del estraperlo y del aceite de h?gado de bacalao. No necesitaron abrasarse la epidermis con cataplasmas de linaza; todo lo m?s, unos untes de Vicks Vaporub. Mastican chicle sin az?car y desayunan toneladas de cereales flotantes sobre hectolitros de leche pasteurizada, envasada en tetrabrick.

Pertenecen ?seg?n el antrop?logo Kloster? a la dan up generation o generaci?n danone; pero no es justo llamarlos generaci?n, ya que la mayor?a de los de su edad viven en ?rbitas m?s modestas y corrientes. Mejor ser?a calificarlos de tribu. S?, eso es, se trata de la m?s acomodada, lustrosa y civilizada de las tribus urbanas.

Ellas son fuertes y grandes, a veces un poco chicotes; ellos tambi?n. Son moderadamente ricos, limpios de cuerpo y, seg?n como se mire, tambi?n de alma; macizos, compactos y saludables; sensibles ante las desgracias ajenas y compasivos con los animales dom?sticos. A veces son piadosos con sus padres, y casi siempre, encantadores con el pr?jimo.

En su habitaci?n, empapelada de p?sters, hay un ordenador conectado a internet, una tele, un equipo de m?sica con cuatro bafles, un m?vil que le trajeron los reyes, las llaves de la moto y metros c?bicos de ropa en los armarios: pantalones vaqueros (Levis, Liberto, Dockers, Pepe jeans?), zapatillas (Reebok, Nike, Adidas), catorce cinturones y un mando a distancia para controlarlo todo desde la cama.

No hay efectos sin causa

Su centro de gravedad es la nevera. Tan pr?ctico electrodom?stico les permite desayunar, comer y cenar a la carta, sin o?r aquella vieja y odiosa amenaza materna:

??Si no te lo comes ahora, te lo encontrar?s para la cena!

Eran otros tiempos, probablemente fascistas, en los que se atentaba contra los derechos humanos m?s elementales.

Los chicos de la generaci?n danone suponen que entre esos derechos humanos, el m?s irrenunciable es el derecho al placer, al confort civilizado, que a?n no est? reconocido oficialmente por las Naciones Unidas, pero pronto aparecer? en alguna relaci?n o manifiesto. Sentirse a gusto con el propio cuerpo, es el ideal supremo y el punto de referencia m?s elevado de todo su sistema moral.

?Hija m?a ?exhortan las madres bimbollo a sus hijas danone? haz lo que sientas que debes hacer. Lo importante es que seas t? misma.

Con tan saludables y sencillas admoniciones, el riesgo de agobiarse o de sentirse culpable es m?nimo.

Por incre?ble que parezca

Son los primog?nitos del estado del bienestar, los herederos de la revoluci?n m?s ego?sta de la historia: la revuelta primaveral del 68, en la que sus padres lucharon por una sociedad sin tab?es.

Aquella aventura estudiantil tuvo como protagonistas a los chicos mejor alimentados y m?s conformistas del Planeta. Con sus pantalones campana, sus guitarras el?ctricas, sus melenas al viento y sus canciones/protesta de luxe, no luchaban por la liberaci?n de una clase o de un pueblo; envueltos en hermosas palabras ?paz, ecolog?a, amor, liberaci?n??, s?lo buscaban librarse del aburrimiento a base de sexo, confort, marihuana f?cil y un socialismo light, protector de todos los placeres y perseguidor de intolerantes y puritanos.

All? comenz? la agon?a del marxismo, que fue una plaga triste y devastadora, pero que al menos luchaba y ped?a sacrificios a sus adeptos. Lo nuevo que ven?a era tan malo o peor.

Lo van a superar

De aquella tribu ?amortiguada en sus excesos por los a?os y la obesidad? nacieron los chicos danone. Como digo, son ricos y civilizados, y han aprendido de sus padres que lo importante es cuidar el cuerpo para gozar de ?l mientras dure. Del alma han o?do poco. Vienen ?sin demasiada culpa? blanditos como el yogur, sensibles como orop?ndolas, c?ndidamente ego?stas como gatos siameses.

Algunos de mis amigos son as?, y espero que no se enfaden por esta caricatura. Yo s? que un d?a se levantar?n en armas y har?n una revoluci?n de verdad, como las antiguas. Luchar?n contra s? mismos, contra los valores mezquinos que recibieron de mi generaci?n.

Y nos mandar?n a hacer g?rgaras, que ya va siendo hora.




ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 19:34  | Humor
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 04 de agosto de 2006


K.J. Anand lo afirma en la revista ?Pain Clinical Updates?

ROMA, mi?rcoles, 7 junio 2006 (ZENIT.org).- El profesor de la Universidad de Kansas K.J.S. Anand, neonat?logo de fama mundial acaba de publicar un estudio en el que demuestra el dolor que siente un feto incluso antes del estado avanzado de gestaci?n.

Anand ha publicado un art?culo sobre el argumento en el n?mero de junio de 2006 de ?Pain Clinical Updates?, la revista oficial de ?International Association for the Study of Pain? (Asociaci?n Internacional para el Estudio del Dolor), que es considerada mundialmente la fuente m?s autorizada sobre el argumento.

Su estudio nace de la necesidad de ofrecer un punto de referencia, alejado de las pol?micas partidistas, porque ?el dolor fetal tiene tantas implicaciones que exige un enfoque cient?fico independiente de las pol?micas sobre el aborto, derechos de las mujeres o inicio de la vida humana?, afirma Anand.

Gracias a los estudios de K.J. Anand en los a?os ochenta, se demostr? ya que el reci?n nacido pod?a experimentar dolor, por lo que se comenz? a difundir la pr?ctica de suministrar morfina en el momento de las operaciones quir?rgicas a estos peque?os pacientes.

Anand comienza su art?culo afirmando que ?los precedentes argumentos contra la posibilidad del dolor fetal estaban basados en la inmadurez o la inhibici?n de las neuronas corticales y los est?mulos talamocorticales en el feto, dado que estos elementos son considerados esenciales para una percepci?n consciente del dolor. Pero la inmadurez o la hipofunci?n de las neuronas corticales no son en s? suficientes para obstruir el dolor fetal?.

El autor incluye explicaciones sobre la actividad y el desarrollo neuronal y presenta ejemplos de percepci?n sensorial consciente en el feto. Citando investigaciones precedentes, afirma: ?En un atento an?lisis del comportamiento fetal basado sobre el aprendizaje y la memoria, como evidencias de la funci?n psicol?gica en el ?tero, Hepper y Shihidullah concluyen que se da una percepci?n consciente en el feto?.

Anand critica los trabajos que pon?an en duda la percepci?n del dolor prenatal, bas?ndose en la peculiaridad del sistema nervioso del feto: ?Estos trabajos presuponen que la activaci?n cortical es necesaria para la percepci?n del dolor por el feto. Este razonamiento ignora el dato cl?nico de que la ablaci?n de la corteza somatosensorial no altera la percepci?n del dolor en los adultos?.

Por lo que concluye: ?La evidencia cient?fica muestra como posible e incluso probable que la percepci?n del dolor en el feto comience antes del periodo avanzado de la gestaci?n?.

?Nuestros actuales conocimientos sobre el desarrollo --a?ade-- muestran las estructuras anat?micas, los mecanismos fisiol?gicos y la evidencia funcional de la percepci?n del dolor que se desarrolla en el segundo trimestre, cierto no en el primero, pero mucho antes del tercer trimestre de gestaci?n humana?.

Entrevistado por Zenit sobre el alcance cient?fico de este estudio, el profesor Carlo Bellieni, neonat?logo del Departamento de Terapia Intensiva Neonatal del Policlinico Universitario ?Le Scotte? de Siena, ha comentado: ?La evidencia cient?fica sobre el dolor del feto encuentra aqu? una exposici?n sistem?tica por parte de la m?xima autoridad mundial?.

?La lucha contra el dolor de quien no puede expresarse sale reforzada. Por otra parte, no se puede sostener que el ni?o prematuro de 500 gramos experimenta dolor y negar que el feto del mismo peso no lo experimenta s?lo por el hecho de que est? todav?a en el ?tero?, puntualiz?.




ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 11:06  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 03 de agosto de 2006


C?lulas madre extra?das de grasa humana pueden ser transformadas en c?lulas musculares lisas, lo que ofrecer?a un nuevo modo de tratar varios tipos de enfermedad card?aca, gastrointestinal y ciertas dolencias en la vejiga, informaron investigadores en Estados Unidos.

Si bien el experimento no ofrece una manera de convertir una barriga en un est?mago delgado, los especialistas dijeron que las c?lulas transformadas se contra?an y relajaban igual que las musculares lisas.

Ese tipo de c?lulas musculares ayudan a que el coraz?n lata y a que la sangre circule, impulsan el alimento a trav?s del sistema digestivo y hacen que las vejigas se llenen y se vac?en, explicaron los investigadores.

El nuevo estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, es el ?ltimo en demostrar que la grasa puede ser una fuente rica en c?lulas madre, las maestras del organismo.

"El tejido graso otorgar?a una fuente confiable de c?lulas musculares lisas que podemos utilizar para regenerar y reparar ?rganos da?ados", manifest? la doctora Larissa Rodriguez, profesora asistente del Departamento de Urolog?a de la Escuela de Medicina de la University of California Los Angeles (UCLA).

Rodriguez y sus colegas incubaron c?lulas madre derivadas de la adiposidad en una sustanciosa mezcla de factores de crecimiento y prote?nas humanas que las incentivaron a convertirse en c?lulas musculares lisas.

Los investigadores dijeron que los cient?ficos han estado buscando fuentes de musculatura lisa para lograr reparar ?rganos y tratar la enfermedad card?aca, ciertas dolencias gastrointestinales y la disfunci?n de la vejiga.

"El principal obst?culo de este tipo de enfoque ha sido encontrar una fuente confiable de c?lulas musculares lisas saludables, que puedan ser recogidas de manera segura y que requieran una manipulaci?n m?nima", escribieron los autores.


GRASA LIMPIA Y SALUDABLE

Una de las posibilidades para obtener estas c?lulas ha sido tomarlas de alg?n ?rgano del propio paciente.

Sin embargo, los estudios demostraron que las c?lulas madre extra?das de un ?rgano enfermo tambi?n presentan da?os y no funcionan bien cuando los cient?ficos intentan hacer que crezcan en el laboratorio, para proceder luego al trasplante.

Los trasplantes a partir de la grasa del propio paciente podr?an ser utilizados sin necesidad de medicamentos para evitar el rechazo, se?al? Rodriguez.

Se han producido c?lulas musculares lisas a partir de las madre halladas en el cerebro y en la m?dula espinal, pero extraerlas de la adiposidad es mucho m?s f?cil, agreg? la investigadora.

Las c?lulas madre que se encuentran en la grasa son conocidas como multipotentes. Ellas pueden producir una variedad de c?lulas y tipos de tejido, aunque no son tan flexibles como las embrionarias.

La semana pasada el presidente George W. Bush vet? un proyecto de ley que hubiera ampliado el financiamiento federal para la investigaci?n con c?lulas madre embrionarias.

Bush argument? que prefer?a que los investigadores llevaran a cabo experimentos con las llamadas c?lulas madre adultas, como las utilizadas en el estudio de la UCLA.

En una segunda investigaci?n publicada en la misma revista, un grupo de especialistas brit?nicos dijo que hall? una importante prote?na que mantiene a las c?lulas madre en una fase inactiva y sin dividirse.

Fiona Watt y sus colegas, de la organizaci?n brit?nica Cancer Research UK, estudiaron c?lulas madre de la piel humana y descubrieron que una prote?na denominada Lrig1 imped?a la proliferaci?n de las c?lulas epid?rmicas.

Cuando la producci?n de Lrig1 era obturada, las c?lulas madre comenzaban a crecer y a dividirse.

Este hallazgo no s?lo ofrece importante informaci?n para los investigadores especializados en el tema de las c?lulas madre, sino que adem?s ayuda a los especialistas en c?ncer, indic? el equipo de Watt.

En las personas con c?ncer, las c?lulas ignoran las se?ales normales del organismo y se reproducen de manera incontrolable. La prote?na descubierta tambi?n interviene en la psoriasis.


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 19:37  | C?lulas madre
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 02 de agosto de 2006
Martes, 01 de agosto de 2006


Franz-Joseph Huainigg, portavoz parlamentario del Partido Popular Austriaco (democristiano) para Discapacitados, comenta en el diario Der Standard (Der Arzt, das Recht und das Kind 19/7/2006) una reciente sentencia del Tribunal Supremo. En esencia, queda anulada la decisi?n de dos instancias judiciales inferiores que desestimaron una demanda por da?os de una madre contra un doctor por no haber detectado que el ni?o iba a nacer con S?ndrome de Down. Se abre as? la posibilidad de una condena contra el m?dico, si se aprecia que no puso los medios suficientes para detectar la enfermedad.

Huainigg subraya lo inaudito del caso: "responsabilizar a un m?dico de la existencia de una persona", cuando "su ?nica obligaci?n es curar, no decidir sobre el derecho a la vida de un ni?o". Un error en el diagn?stico prenatal no puede considerarse como negligencia m?dica, ya que no es posible tratar una discapacidad en el seno materno, y por tanto carece de sentido responsabilizar al m?dico de una enfermedad contra la que nada puede hacer. Recuerda tambi?n el diputado que la legislaci?n austriaca, aunque no penalice el aborto en determinados supuestos, "deja claro que ning?n m?dico est? obligado a practicar o a participar en un aborto". Adem?s, "la Constituci?n proh?be la discriminaci?n contra las personas con discapacidad", por lo que un ni?o con S?ndrome de Down tiene el mismo derecho a la vida que un ni?o sano.

Es importante para Huainigg clarificar que "no existe el derecho a tener un ni?o no discapacitado, por lo que tampoco existe la obligaci?n del m?dico a impedir el nacimiento del discapacitado". En los tiempos actuales se insiste adem?s en la integraci?n de las personas discapacitadas y en la mejora de sus niveles de vida. Poco sentido tiene, desde esta perspectiva, "contemplar la discapacidad s?lo como 'da?o'". Y menos sentido tiene a?n pretender "eliminar la discapacidad del mundo". Tendr?amos entonces que hablar de inventar un "derecho" de la madre a matar a su hijo ya nacido, dado que "la mayor parte de las discapacidades se originan en el parto" [es la llamada "eutanasia infantil", que se debate en Holanda].

Hasta ah? la cuesti?n de principios. Huainigg argumenta adem?s que la sentencia del Supremo va a aumentar la presi?n sobre los m?dicos para que utilicen todos los m?todos de detecci?n prenatal posibles. "Es discutible que esto beneficie a la madre, ya que tambi?n ella sufrir? presiones para que s?lo de a luz a un ni?o sano". Pero la primera v?ctima es el ni?o. Esas t?cnicas de an?lisis prenatal pueden ser bastante agresivas, de modo que "son previsibles consecuencias negativas para los embriones". Puede originarse una gran paradoja: el m?dico, cuya misi?n es curar, estar? obligado, si as? lo quieren los padres, a realizar pruebas que ponen en peligro la salud del ni?o y cuya utilidad terap?utica es nula. El temor de Huainigg aumenta al considerar los avances gen?ticos, que permiten (con riesgos a?n mayores para el ni?o) prever la posibilidad de que la persona desarrolle algunas enfermedades. Con la sentencia del Supremo, "tal vez un m?dico pueda tener que responder frente a una persona adulta por un c?ncer que hubiera podido ser detectado antes del nacimiento".


?Pues en Espa?a condenan por esto!


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 18:58  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar


Hace unos d?as se informaba en todos los medios de comunicaci?n, y con especial ?nfasis en los locales y regionales, de que en el Hospital Virgen del Roc?o de Sevilla hab?a nacido una ni?a "libre de taras gen?ticas" gracias a las nuevas t?cnicas m?dicas de las que Andaluc?a se presenta como abanderada. Pude leer en algunos medios que estas t?cnicas hab?an curado a la ni?a y permitido su feliz y sano alumbramiento.

Ser?a oportuno aclarar la noticia y justo reclamar al menos un m?nimo rigor a los medios, e informar de que a esta ni?a -de cuyo sano nacimiento todos nos alegramos- no ha sido curada de nada por ning?n m?dico. Esa avanzada t?cnica de la que algunos presumen consiste en observar un determinado n?mero de embriones -es decir, de seres humanos en su primera etapa de vida- para escoger aquel que cumpla determinadas caracter?sticas -en este caso carecer de una tara gen?tica, en otros en funci?n de su sexo u otra condici?n- y desechar el resto. Al sano no se le practica ninguna cura, ning?n tratamiento. Simplemente se le escoge por ser mejor que sus hermanos, a los que se sentencia a muerte por no ser "apropiados".

O dicho de otra manera, una simple y clara eugenesia: La destrucci?n del imperfecto para quedarnos con el mejor. Lo que cuando se trata de seres humanos me resulta escalofriante.

Una ni?a sana ha nacido. Bienvenida sea. Unos supuestos m?dicos y cient?ficos con sueldos a cargo de nuestros impuestos han sido los encargados de elegirla a ella y exterminar a sus hermanos. ?En nombre de qu? progreso? No en mi nombre.


Gonzalo Garc?a Yang?ela

Totalmente de acuerdo, Gonzalo




ImagenAdopci?n espiritual