Martes, 27 de febrero de 2007


Cristina Negro, portavoz de la Asociaci?n de V?ctimas del Aborto (AVA), es madrile?a y madre de familia, fil?sofa de carrera.


La Gaceta
?En qu? consiste la propuesta de AVA a los partidos?
Se trata de acompa?ar a las mujeres que se encuentran en una situaci?n de riesgo de aborto, o que ya han abortado y se encuentran solas. El primer punto es la informaci?n a la mujer: que se cumpla el protocolo de actuaci?n ante demanda de aborto. Y tambi?n que se le informe de las consecuencias que puede tener un aborto.

?Es posible que alg?n partido lo asuma?
De hecho existen programas de apoyo a la mujer: en la Comunidad de Cantabria se destinan a ello 20 millones de euros, en Madrid est? Red de Madres (redmadres.org) y en la Comunidad de Murcia hay una red similar, Amue.net. Pedimos que se informe a las mujeres tambi?n sobre la web embarazoinesperado.es, en la que se encuentran todas las posibles opciones para que la mujer pueda evitar algo que va en contra de su salud.

?Se pueden ganar votos con ese programa?
Por supuesto. Nosotras trabajamos con mujeres que han abortado o est?n embarazadas, buscan otras alternativas y nos cuentan luego sus testimonios; trabajamos desde la realidad: la mujer sabe que el aborto no va en su beneficio, y la mujer tambi?n vota. El aborto es consecuencia de la soledad. Si a la mujer no se la deja sola, podr? ser libre para decidir... y los pol?ticos hablan de libertad.

Pero les importa poco a la gran mayor?a...
Se desconoce la realidad del aborto. La Administraci?n debe enfrentarse a ese problema, ya que el si el aborto provoca da?os, la mujer debe ser tratada. Existe un desequilibrio muy grande entre lo que la Administraci?n aporta al financiar los abortos, en relaci?n con lo que aporta a las mujeres que buscan otras alternativas. All? es donde los pol?ticos pueden actuar, y desde luego que es un avance y un progreso el contribuir a la libertad de elecci?n de la mujer embarazada.

?Hace falta m?s sensibilidad en los profesionales de la salud?
Para dar opciones no hace falta formaci?n especializada, simplemente no dejar sola a la mujer, entender que atenci?n profesional incluye dar alternativas.

La propuesta de AVA a los partidos pol?ticos.
La Asociaci?n de V?ctimas del Aborto (AVA), formada por mujeres que han sufrido un aborto provocado, profesionales sanitarios y expertos, propone a los partidos pol?ticos que incluyan en sus programas para las elecciones auton?micas y municipales tres puntos para reducir el n?mero de abortos, objetivo que todos los partidos consideran deseable. El primer punto es el cumplimiento del Protocolo de actuaci?n ante demanda de aborto: explicar a la mujer que existen alternativas (como exige el decreto 2409/1986) y los efectos adversos del aborto (como exige la Ley 41/ 2002 sobre consentimiento informado). E1 segundo punto que proponen es la creaci?n de programas de apoyo a la mujer embarazada, que ya existen en tres Comunidades Aut?nomas (Cantabria, Murcia y Madrid). Por ?ltimo, AVA pide protecci?n a la embarazada frente a la exclusi?n social: cobertura del embaraz? como contingencia de la Seguridad Social en los casos de pobreza y desempleo mediante la apertura de una "Cuenta ahorro futura mam?".




ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 11:50  | Recursos para madres
Comentarios (0)  | Enviar


.

Josefa Ramo Garlito



La prestigiosa organizaci?n espa?ola Hazte O?r (haztoir.org), que se dedica a la defensa y promoci?n de los aut?nticos derechos humanos fundamentales y civiles, ha actualizado su previo y excelente informe que documenta las presiones de la ONU y otros organismos internacionales sobre Hispanoam?rica, para extender por all? el aborto legalizado.



?Tanto les molestar?n a estos organismos los ni?os, pues manifiestan gran inter?s en echarlos de la mesa de los vivos? ?No hay bastante con la muerte de tantos ni?itos africanos de barriguita hinchada a fuerza de no comer, mientras los defensores de la muerte viven en la opulencia?



Las encuestas hablan de m?s de un 86,6% de la poblaci?n colombiana contraria al aborto, y del 97% en el Brasil. Pese a ello, Lula da Silva negocia con la ONU la muerte de bebitos, y lo mismo se empe?an una y otra vez en Colombia. A Per? ha llegado
M?nica Roa, abogada de la muerte, a convencer en el Congreso de Ginecolog?a, tras ganar su batalla proaborto en Colombia. Y piensa hacer lo mismo en Argentina y Nicaragua.


Los pa?ses ricos ofrecen dinero a los pobres para que maten a sus ni?os no nacidos, y es condici?n sin la cual no habr? ayudas del Fondo Monetario Internacional. Los gobiernos han de someter al pueblo a sus planes de "salud reproductiva" y "derechos sexuales", cuya envoltura ling??stica esconde la m?s asquerosa corrupci?n: la matanza de los m?s inocentes.



No s? qu? gusano corruptor capaz de congelar las entra?as del amor y de la compasi?n, se ha introducido en las conciencias de unos pocos, como lo hiciera en Centro Europa en los a?os cuarenta.



?Hemos ca?do en la cuenta de lo que el aborto es y significa? Es la negaci?n de la vida de quien acaba de comenzarla; es abocar a los pueblos a la vejez y a la ruina social y econ?mica; es el maltrato m?s cobarde y vil que pensarse pueda; la mayor salvajada,
friamente calculada. El aborto es la conversi?n del hombre civilizado en fiera, exponente de la degradaci?n a que es capaz de llegar el ser humano repleto de ego?smo o ciego por ideolog?as devastadoras de la humanidad.



Con fe religiosa o sin ella, un hombre recto jam?s defender?a el aborto. Juzgamos a los nazis y con raz?n, pero nosotros no somos mejores que ellos. Hemos perdido nuestra capacidad de impresionarnos, nos hemos convertido en unos cobardes. Cuanto m?s hablamos de ?tica, m?s viles nos hacemos.



He llorado por esos ni?os, ni?os desdichados que me rompen el alma. ?Y Dios? Seguro que sus l?grimas no se secan. Y no lo olvidemos: ?l es justo y no reparte bombones a malvados y desagradecidos.



Josefa Romo Garlito ([email protected]) dirige una filial de la organizaci?n provida Evangelium Vitae en Espa?a.



Invitamos al lector a visitar, en el portal de VHI, http://www.vidahumana.org, las siguientes secciones relacionadas con este art?culo:



?Naciones Unidas?: http://www.vidahumana.org/vidafam/onu/onu_index.html.



?Cultura de la muerte?: http://www.vidahumana.org/vidafam/muerte/cultura_index.html.



?Salud reproductiva?: http://www.vidahumana.org/vidafam/muerte/estrategias_index.html.




ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 11:40  | defendiendo la vida
Comentarios (0)  | Enviar


Si hace unos d?as era el Gobierno indio, en esta ocasi?n es el Ministerio de Salud de Jap?n la instituci?n estatal que aprueba una iniciativa de adopci?n para luchar contra el aborto. En este caso se trata de una propuesta del hospital de Kumamoto de establecer "baby box" abiertas al p?blico, donde pueden ser abandonados beb?s no queridos por sus padres. Es decir, cunas contra el aborto y contra el feticidio de ni?as.

Seg?n informa AsiaNews, los directivos del hospital han asegurado que la privacidad de los padres que dejen al beb? ser? salvaguardada. La "caja" es una incubadora que est? continuamente funcionando y es controlada permanentemente por una enfermera del hospital. Los beb?s pueden ser abandonados a trav?s de una abertura en la fachada del hospital.

El Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar, ha dicho que la propuesta "no viola ninguna ley y debe ser apoyada porque protege la seguridad de los beb?s no queridos". Aunque la seguridad de los beb?s depender? del hospital, "el gobierno har? todo lo posible para ayudar a trav?s de la adopci?n y de campa?as de reducci?n de impuestos".

Fuente: AsiaNews



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 10:49  | defendiendo la vida
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 26 de febrero de 2007




Un problema que habitualmente se plantea al atribuir al embri?n humano preimplantado de pocos d?as, el car?cter de ser humano individual vivo, es que puede dividirse, como en el caso de los gemelos univitelinos. A nuestro juicio este debate tiene una clara y f?cil respuesta si se considera que el embri?n humano en una etapa temprana de su vida es individual pero divisible, como les ocurre a otros organismos vivos, posteriormente pasa a ser individual e indivisible. Es decir, la divisibilidad no ser?a inconveniente para atribuir al embri?n preimplantado de pocos d?as el car?cter de individuo humano, aunque despu?s a partir de ?l, se pueda obtener por partenog?nesis, es decir de forma asexuada, otro individuo humano.

Pero adem?s la individualidad, que no la identidad gen?tica, viene terminada no s?lo por el genoma del individuo en cuesti?n, sino por la interacci?n del propio genoma con su medio ambiente, lo cual hace que individuos gen?ticamente id?nticos, sean individuos fenot?picamente distintos, cada uno con su propia individualidad.

Esto viene a ser confirmado en un reciente art?culo (Journal of Social Science and Medicine 63; 2739, 2006), en el que sus autores B?rbara Prainsak, de la Universidad de Viena y Tim Spector, del Hospital St Thomas de Londres, comprueban la individualidad de hermanos gemelos, es decir sus diferencias fenot?picas. Para ello, entrevistan a 17 parejas de hermanos gemelos, encontrando que cada uno de los miembros de la pareja poseen caracteres personales propios, lo que confirma que son seres humanos individuales y distintos.

ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 13:24  | Embriones
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 22 de febrero de 2007


Por Edmund B. Miller

La clave para una eficaz l?nea telef?nica de ayuda a embarazos en crisis es reconocer que el embarazo por si mismo nunca es el verdadero problema.

Muchas mujeres j?venes en una situaci?n de embarazo en crisis piensan en el aborto como la soluci?n simple y r?pida. Pero cuando lo hacen, ellas descubren que las verdaderas Fuentes de sufrimiento todav?a est?n con ellas: el novio todav?a quiere pasar un buen rato sin comprometerse; sus padres contin?an abusando de ella. Las cuentas por pagar se siguen acumulando; ella no trata mejor a sus hijos con vida, quiz?s peor. Y adem?s, por si fuera poco, un profundo vacio resuena dentro de su pecho. Ah? hab?a una vez una nueva vida, pero ahora solo hay dolor y un abrumador sentimiento de perdida.

Por esta raz?n la l?nea telef?nica de ayuda a embarazos Fran O?Meara, basada en Milwaukee, ha adoptado como su premisa de trabajo ?Sabemos que el embarazo no es el problema. El embarazo solo trae a la superficie los problemas ya existentes?.

Fran O?Meara trabajo por ocho a?os como consejera para una l?nea de asesoria en Milwaukee (Pregnancy Aftermarth Helpline) para mujeres que habian abortado y que sufrian consecuencias psicologicas. En ese tiempo, habiendo conversado con infinidad de mujeres que hab?an experimentado un aborto, ella descubri? que hab?a tres temas recurrentes en sus historias: ?Nadie me dijo que era una vida?; ?No ten?a otra opci?n?, ?Nadie me estaba ayudando?. Una percepci?n de la deseperaci?n de la mujer se hizo aparente y era claro que si el ni?o y los futuros ni?os iban a salvarse la madre tendr?a que ser sacada de su miseria personal.

O Meara cre?a que cada uno esta dotado de valores fundamentales a favor de la vida. Las heridas y cicatrices inflingidas en el espirito de estas mujeres hab?an erosionado, pero no destruido, estos valores. El m?todo de consejer?a que O?Meara desarrollo, por lo tanto, busca guiar a cada mujer, primero, en traer a la superficie los verdaderos sufrimientos, fallas y necesidades en la vida de la mujer; en segundo orden, despu?s de reconocer las dificultades fundamentales, ayuda a desarrollar soluciones; y tercero, habiendo reconocido y confrontado las verdaderas fuentes del sufrimiento, en reafirmar las convicciones provida de la mujer. De esta manera, ?al enfocarse en las necesidades de la madre, los bebes tienen una oportunidad de vivir.?

Conociendo a la mujer que llama.

?Quienes son estas madres? De acuerdo a Edna Heikkinen, directora de proyecto para la l?nea de ayuda telef?nica O?Meara, el 85 % de ellas viene de familias alcoh?licas. Frecuentemente, una verdadera figura paterna ?un protector y proveedor- esta ausente de estos hogares. Por lo tanto, mientras la mujer va creciendo permanece insegura, sintiendo la falta de amor paternal. ?Las mujeres que escogen el aborto? dice Heikkinen, ?no le dan ning?n valor a sus propias vidas?. La inseguridad crea la disposici?n de la mujer a matar a su hijo si ocurre un embarazo. Ella o bien carece de la seguridad en si misma necesaria para soportar las presiones de sus padres o novio para abortar al ni?o, o simplemente ella no cree que nada creado por ella podr?a ser de valor.

El M?todo O?Meara, por lo tanto, se enfoca en obtener de la mujer que llama sus antecedentes completos para poder evaluar que cosas en su pasado podr?an haber fracturado su autoestima. Despu?s de una cantidad de preguntas y frases introductorias, en las que la mujer que llama puede preguntar informaci?n sobre el aborto o sobre una prueba de embarazo, la consejera telef?nica siempre responde: ?Esta informacion, la necesitas por ti misma o por otra persona? Cu?ntame sobre tu situaci?n, quiero ayudar?. En este punto la tarea de la consejera es investigar todo lo que pueda sobre la relaci?n de la mujer con su novio, o esposo. ?Existe afecto mutuo? ?La relaci?n podr?a durar si no hubiera sexo? ?Existen otros hijos, y en ese caso, tienen el mismo padre?

Informaci?n sobre la familia de la mujer tambi?n es pertinente; o conocimiento sobre sus amistades y entorno social tambi?n podr?an ayudar. ?Vamos mucho mas a fondo que otros m?todos de consejer?a,? dice Heikkinen. ?Entramos en su vida pasada, tratando de descubrir que sucedi?que la trajo a este punto, tal que ella esta sexualmente activa y no tiene respeto por si misma?. El manual del m?todo O?Meara indica,

Podemos ayudarla a darse cuenta que los problemas en su pasado le est?n causando mucho dolor e infelicidad en su vida. Una vez que ella saca estos problemas a la luz ella podr? ser capaz de pensar m?s claramente y encontrar soluciones a estos problemas.

?Es sorprendente como muchas mujeres encuentran sus propias soluciones,? dice Heikkinen, ?y son buenas soluciones.?

Cuando la consejera esta satisfecha con el cuadro que se ha formado sobre los antecedentes de la mujer que llama, se convierte en su tarea presentar ciertas verdades factuales y morales a la mujer. Las verdades factuales involucran los hechos del desarrollo fetal y el posible da?o psicol?gico y f?sico a la mujer resultantes del procedimiento del aborto. Las verdades morales involucran la naturaleza del amor, del sexo y del matrimonio. Heikkinen podr?a decirle a una mujer, por ejemplo? tu me dices que ustedes se aman entre si, y que un bebe se crea a trav?s de la relaci?n sexual, y ahora me dices que quieres hacerte un aborto. ?Que es lo que esto dice sobre el amor de uno por el otro? ?Es verdadero amor, o auto placer?? Heikkinen agrega que las mujeres que llaman respetan este enfoque de frente, y muchas veces responder?n ?Nunca lo hab?a visto de esta manera?.

La consejera voluntaria tambi?n hablara a cada mujer sobre la necesidad en una relaci?n de confianza y respeto. Igualmente importante, la mujer debe ser recordada del rol esencial de la responsabilidad en nuestras vidas. Esto incluye responsabilidad hacia uno mismo, hacia el esposo (si la mujer esta casada), hacia el ni?o por nacer- y a la vida misma.

Tres importantes preguntas

En este punto la voluntaria y la mujer est?n listas para entrar en la tercera etapa del M?todo O?Meara. Tres preguntas cruciales-el cl?max de la conversaci?n- se plantean a la mujer. Primero ?De lo que te he dicho sobre el desarrollo fetal, ?que piensas tu que esta pasando dentro de ti cuando me dices que estas embarazada? La mujer mas endurecida podr?a responder con algo como:?es un coagulo de sangre. Ahorita no es nada.? La voluntaria podr?a responder-no sarc?stica, sino sinceramente, ? ?Si no es nada, ?porque necesitas un aborto?? El objetivo es trabajar con la mujer hasta que ella se escucha a s? misma decir, ?Es un beb?un beb? est? creciendo.?

La consejera despu?s hace la siguiente pregunta: ?De lo que te he dicho sobre el procedimiento del aborto, ?que es lo que el aborto le har? al beb??? Ella otra vez trabajar? con la mujer pregunt?ndole aclaraciones si son necesarias, hasta que la mujer admite a si misma la realidad del aborto:?El aborto mata al bebe.?

La tercer pregunta es en cierta manera la mas sencilla, y al mismo tiempo la mas dif?cil pregunta para la mujer: ?Tu me has dicho que el bebe esta creciendo,? dice la consejera ?y que el aborto matara al bebe. ?Piensas que eso es correcto??

La mujer podr?a responder, ?No, pero no puedo tener un beb? ahora.? La consejera trata de calmarla record?ndole un hecho muy sencillo. ?Tu no vas a tener al bebe ahora. No llegara aqu? hasta dentro de seis meses y medio!? La consejera entonces podr?a repetir las repuestas de la mujer a las dos primeras preguntas, y volver a hacer la tercera pregunta. El objetivo es hacer que la mujer llegue al punto donde ella misma se escuche decir, ?Un bebe esta creciendo. El aborto mata al bebe. No, esto no es correcto.? Estas palabras deben de venir de la madre, no de la consejera. Si le decimos ?No puedes matar a tu bebe,? dice Heikkinen, ?esto le entrara por un o?do y le saldr? por el oro.?

Celebraci?n y compromiso

Cuando estas palabras ?No, no es correcto? son dichas, la consejera se toma el tiempo de celebrar con la mujer. ?Mira que fuertes son tus valores!? le dice a la mujer. ?Escucha lo que has dicho! ?Quien te ense?? eso?? El siguiente paso es obtener un compromiso de la mujer para que preserve la vida del ni?o. Si la mujer hace el compromiso, la consejera la canalizara a las ayudas adecuadas- sean medicas, financiera o alg?n tipo de consejer?a profesional.

Aun en este momento, cuando la mujer se ha permitido a si misma ver la realidad de su situaci?n y la realidad de la inocencia y valor humano de su bebe, ella todav?a podr?a estar tentada a matar al ni?o. La consejera le recuerda que la decisi?n que tome durara toda la vida, y, si la mujer tiene otro hijo o hijos podr?a concluir preguntando, ??Si t? murieras el pr?ximo a?o, cual ser?a tu contribuci?n mas valiosa para la sociedad?? Uno espera que los instintos maternales de la mujer sean tan fuertes que ella responda, ?Mi hijo.?

Existe un imperativo a trav?s de todo el proceso de consejer?a: amar a la mujer incondicionalmente, tal como es. La compasi?n mostrada hacia la mujer podr?a ser por si misma todo lo que es necesario para salvar al ni?o. Debido a que su auto desprecio la ha llevado hacia el aborto, el amor incondicional es la ?nica soluci?n real para ella. Ella se debe amar a si misma para poder amar a su hijo, y parte de amarse a si misma es saber simplemente que ella es digna de amor. ?tienes que ver a Jes?s en esa mujer? Heikkinen enfatiza, ?Si no ves a Jes?s en ella, no vas a darle a ella el cien por ciento.?

#####
Edmund B. Miller es un escritor y activista provida viviendo en Milwaukee, Wisconsin.
Este articulo originalmente apareci? en ?ALL about Issues? (nov;dec 1989)



Para mayor informaci?n sobre el M?todo O?Meara, escriba a O?Meara Life Resources, Inc., P.O. 237, Richfield, Wisconsin 53076 USA, o llamar (en ingles) al telefono 414-352-0819. Este articulo es distribuido por Family Life Council, 2416 N. 74 St, Wauwatosa, Wisconsin 53213 USA, tel: 414-771-2965 (ingles o espanol)


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 11:58  | Recursos para madres
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 21 de febrero de 2007

Katherine Ellison, autora de ?La inteligencia maternal?
?La maternidad hace a las mujeres m?s capaces?

Firmante: Agust?n Alonso-Guti?rrez
21-02-2007
019/07

Katherine Ellison trabaj? como periodista muchos a?os antes de embarcarse en la aventura de la maternidad, de la que ha salido encantada y con un libro, "La inteligencia maternal", que afirma que la maternidad hace m?s capaz a la mujer. Antes, su trabajo hab?a merecido diversos premios, entre ellos el Pulitzer. Ahora es escritora asistente para la Universidad de Stanford y columnista mensual para la revista de la Ecological Society of America.


? En su libro La inteligencia maternal, afirma que la maternidad hace a las mujeres "m?s inteligentes" (smarter). ?C?mo se expresa este crecimiento?

? En mi libro, me fijo en cinco interpretaciones diferentes de "inteligente", empezando por la perspicacia, la habilidad para combatir el estr?s, la motivaci?n, la eficiencia y la inteligencia emocional. Todas son realmente importantes para que una persona sea capaz de sobrevivir y prosperar, y todas, de alguna manera, aumentan con la maternidad. En cada cap?tulo describo estudios cient?ficos, fundamentalmente en animales, que tienen cerebros semejantes al nuestro, pero tambi?n muchos en humanos, que muestran c?mo a trav?s de la influencia de hormonas, experiencias de estimulaci?n, y pr?cticas repetitivas, las madres mejoran su inteligencia.



Un problema es que muchas madres, al menos al principio, me dicen que no creen realmente que sean m?s listas tras la maternidad, y eso es parte del problema. Muchas est?n simplemente luchando contra la falta de sue?o, que es de verdad un gran problema para tener la mente despejada, y no se dan cuenta de que una vez que se recuperan, se pueden encontrar con mejores capacidades. O no son conscientes de lo mucho que est?n aprendiendo, algo que puede que s?lo comprendan m?s tarde en su vida. Espero que mi libro les ayude.

? Parece que la postura feminista que ve?a la maternidad como un obst?culo para la realizaci?n de la mujer est? disminuyendo. ?Es cierto este cambio?

? En los a?os 70, los dos grupos de mujeres, las madres y las que no lo son, eran a veces hostiles entre s?. Creo que el feminismo moderno est? intentando solucionar ese error y ayudar a las mujeres que se dedican a sus hijos, ?porque necesitamos un mont?n de ayuda de la sociedad!

? Muchas mujeres desean tener hijos, pero el hecho es que eso supone una r?mora para su carrera profesional, tal como lo ven muchos empresarios. ?C?mo resolvemos el problema?

? Yo tengo una gran esperanza ?y veo alg?n indicio de que ya est? ocurriendo? en que la gente se d? cuenta de lo importante que son la familia y las relaciones; las madres y los padres presionar?n a los empresarios para lograr empleos m?s flexibles, y los empresarios se dar?n cuenta de que para conservar a los mejores empleados, tendr?n que ofrecer m?s flexibilidad. Muchos empresarios ya lo est?n haciendo, al menos en Estados Unidos, con trabajos a tiempo parcial, permisos de paternidad, etc.

? Hay quien afirma que las mujeres que tienen educaci?n universitaria y no trabajan fuera de casa defraudan a la sociedad. ?Qu? piensa de ello?

? Se podr?a decir tambi?n que las mujeres que tienen una educaci?n superior e ignoran a sus hijos est?n haciendo da?o a la sociedad.

ACEPRENSA



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 13:27  | Derecho a educaci?n
Comentarios (0)  | Enviar



Utah se ha convertido en el primer territorio de Estados Unidos que aprueba un programa de cheque escolar para todos los alumnos de escuelas p?blicas, seg?n ha informado Aceprensa. El programa pas? el ?ltimo tr?mite legislativo, la firma del gobernador, el pasado 12 de febrero, despu?s de seis a?os de debate parlamentario. Todo un ejemplo para quien reclamamos en Espa?a las ayudas necesarias para que el derecho a los padres a elegir la educaci?n que quieren para sus hijos sea realmente efectivo. Un derecho que HazteOir.org reclama a trav?s de la plataforma ChequeEscolar.org.

REDACCI?N HO, ACEPRENSA.- La ley establece que todos los alumnos de colegios p?blicos reciban un cheque por valor de 500 d?lares anuales ?los que procedan de familias con bajos ingresos podr?n recibir hasta 3.000 d?lares al a?o? para pagar la matr?cula del colegio que elijan sus padres, p?blico o privado, confesional o no.

Los analistas educativos prev?n que Utah podr?a destinar 9.300 millones de d?lares para poner en marcha el programa el pr?ximo curso. De forma que unos 3.000 estudiantes ya podr?n elegir colegio el primer a?o.
Seg?n Robert C. Enlow, promotor de la libre elecci?n de escuela a trav?s de varias organizaciones, la ley "no es una soluci?n para los colegios que van mal sino una respuesta a las familias que piensan que elegir escuela es un derecho" ("Education Week", 13-02-2007). Y a?adi? que "una vez que la libertad universal de elecci?n de escuela se ha convertido en ley en un estado, tambi?n otros lo har?n".

Otros ensayos

Hasta ahora otros estados han ensayado programas parciales de cheque escolar (ver Aceprensa 111/06), dirigidos a ni?os con necesidades educativas especiales o a alumnos de determinadas ciudades. Utah tambi?n hab?a aprobado uno para estudiantes con discapacidades (ver Aceprensa 30/05), pero ahora lo ha extendido a todos los alumnos del estado, excepto a los que ya van a un colegio privado, salvo que la familia demuestre tener bajos ingresos.

En este sentido, la decisi?n de Utah ha sido una sorpresa ya que la ense?anza privada es pr?cticamente testimonial en el estado. Solo el 3% de los alumnos ?unos 15.000? estudian en colegios privados, que no son m?s de 100 y en los que la matr?cula anual asciende a 3.800 d?lares por t?rmino medio. En cambio, la media de Estados Unidos es del 10% de alumnos en colegios privados.

La raz?n de esta disparidad est? en que alrededor del 60% de los 2,5 millones de habitantes de Utah son miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los ?ltimos D?as (mormones). Esta iglesia no tiene escuelas privadas y no ha tomado parte en el debate sobre el cheque escolar.

No obstante, la organizaci?n sin ?nimo de lucro Children First Utah, que conced?a cheques escolares a familias con pocos ingresos, ha distribuido este curso 375 cheques pero ten?a 2.000 solicitudes. Junto con esto, hay unos 20.000 alumnos en las 51 "charter schools" del territorio y unos 8.540 en las llamadas "home schools", grupos de familias que se ponen de acuerdo para ense?ar a sus hijos en casa. Todos estos datos revelan, seg?n Elisa Peterson, directora de Parents for Choice Education, que "hay muchos padres que buscan algo m?s para sus hijos".

Frente a la discriminaci?n econ?mica

Las escuelas privadas existentes tienen capacidad para absorber a unos 6.000 estudiantes m?s, seg?n un estudio de la Universidad del Estado de Utah. Las 14 escuelas cat?licas podr?an admitir a unos 200 alumnos m?s, seg?n datos de la di?cesis, y prev?n que solicitar?n el ingreso mayoritariamente alumnos hispanos cuyas familias desean que estudien en ellas pero no pueden permit?rselo.



ImagenAdopci?n espiritual

Tags: Cheque escolar

Publicado por Galsuinda @ 12:34  | Educaci?n
Comentarios (0)  | Enviar



Por John Wilks B.Pharm. M.P.S.

"En una ?poca en que la medicina preventiva tiene una gran prioridad, es muy triste ver c?mo las mujeres son explotadas como conejillos de Indias con el fin de establecer con absoluta certeza la relaci?n de causa y efecto entre la p?ldora anticonceptiva y el c?ncer y otras complicaciones." Dra. Margaret White1.

Introducci?n

"... la supresi?n del desarrollo folicular es incompleta con la p?ldora contempor?nea de dosis baja"2.

Es imprescindible entender la acci?n biol?gica de la p?ldora para poder apreciar la importancia de la investigaci?n que deseo presentar. De otro modo, el sentido de lo que sigue se perder?a. La farmocolog?a de la p?ldora, tanto de sus ?xitos como de sus fracasos, es aplicable tanto a la Depo-Provera(R) como al Norplant(R), la contracepci?n post-coital y la RU-486. Entender la p?ldora es entender c?mo funcionan estos otros f?rmacos.

Las palabras y sus significados

Durante a?os ha habido una excesiva manipulaci?n de las palabras, lo cual ha tenido el efecto de alterar el significado de muchas definiciones fundamentales de la embriolog?a. Los tres t?rminos que con mayor frecuencia se usan mal en lo que se refiere a la salud de la reproducci?n femenina, y que por lo tanto merecen una particular atenci?n, son los siguientes: concepci?n3, embarazo4,5,6 y contracepci?n7,8,9.

La concepci?n se refiere al momento en que el espermatozoide penetra y fertiliza el ?vulo para formar un cigoto viable10. No se refiere al proceso de la implantaci?n que es un suceso aparte y que ocurre pocos d?as despu?s, hacia el 7? u 8? d?a despu?s de la concepci?n11. Una mujer est? embarazada porque ha ocurrido la concepci?n, no porque se haya efectuado la implantaci?n. Esta distinci?n es importante; porque de la correcta definici?n de este t?rmino dependen muchos de los temas m?dicos y ?ticos que ser?n tratados en este libro.

"En el preciso y ?nico momento de la concepci?n, la mujer est? ?embarazada' con un nuevo ser individual"12. Esta es una descripci?n m?dica exacta y basada en la informaci?n. Es la misma terminolog?a usada por el Profesor John Dwyer, eminente investigador australiano experto en el SIDA, quien ha descrito el momento en que el espermatozoide entra en el ?vulo como la creaci?n de un "nuevo y ?nico individuo"13. Un escritor sobre temas m?dicos muy conocido, el Profesor Drek Llewellyn-Jones, tambi?n ha escrito que cuando el material gen?tico masculino del espermatozoide se une al material gen?tico femenino del ?vulo, "se forma un nuevo individuo"14. El impedir que la concepci?n ocurra, o sea, el impedir que el espermatozoide y el ?vulo se unan, se llama contracepci?n. Los preservativos, los diafragmas, los espermicidas, las vasectom?as y las ligaduras de trompas son descritos correctamente como m?todos de contracepci?n (contra la concepci?n). Cualquier acci?n causada por un f?rmaco o dispositivo usado despu?s de que la concepci?n haya ocurrido no puede ser llamada una acci?n contraceptiva15. "Abortivo" es la descripci?n biol?gica exacta de cualquier f?rmaco o dispositivo que causa una acci?n despu?s de la concepci?n16.

El peso de la opini?n m?dica apoya las definiciones apenas dadas de la concepci?n, del embarazo y de la contracepci?n. De hecho, un gran n?mero de los m?s respetados libros de texto de la medicina usan definiciones que son copias casi verbatim de lo descrito antes17,18,19,20,21,22,23.

Apartarse de estas definiciones es salirse de las normas ling??sticas de la embriolog?a y la ginecolog?a.

Ahora bien, una vez cumplida la tarea anterior, ha llegado el momento apropiado de revisar el modus operandi de la p?ldora.

C?mo funciona la p?ldora

1. Las distintas f?rmulas de la p?ldora act?an en diversos grados suprimiendo la ovulaci?n, pero ni la p?ldora de s?lo progesterona24, ni la p?ldora combinada de progesterona y estr?geno impiden siempre la ovulaci?n25,26,27.

2. Todas las f?rmulas de la p?ldora causan diversos grados de alteraciones en la mucosa cervical. La mucosa cervical puede volverse m?s espesa y por ello se dificulta el movimiento de los espermatozoides por el cuello de la cerviz28.

3. Tanto las f?rmulas de s?lo progesterona como las de estr?geno y progesterona act?an causando alteraciones en el revestimiento interior del ?tero, convirtiendo la naturaleza proliferativa del endometrio, el cual est? naturalmente dise?ado para aceptar y sostener al ?vulo fertilizado, en un endometrio secretorio29,30, que es un revestimiento interior delgado y fisiol?gicamente inh?bil para recibir y sostener a un cigoto31,32. En muchos textos de medicina, a esta acci?n de la p?ldora se le llama inhibici?n de la anidaci?n (del lat?n nidus = nido).

4. La p?ldora causa cambios en el movimiento de las Trompas de Falopio, los cuales pueden alterar el tiempo que le toma al ?vulo pasar por ellas, reduciendo as? las posibilidades de que el ?vulo sea fertilizado33,34,35.

La p?ldora: ?Qu? tiene ese nombre?

Es importante observar que ninguno de estos mecanismos de acci?n de la mini-p?ldora o de la p?ldora combinada ocurren siempre36. No siempre se impide la ovulaci?n37,38,39,40, la mucosa cervical no siempre se hace impenetrable41,42, el endometrio no siempre deja de ser receptivo a un ?vulo fertilizado en cada ciclo43,44, y la actividad de las Trompas de Falopio no siempre impide la uni?n del espermatozoide y del ?vulo45. Por lo tanto, es incorrecto describir la mini-p?ldora46 o la p?ldora combinada47 como un contraceptivo oral, puesto que estas p?ldoras tienen un mecanismo de acci?n que va m?s all? de la sola "contra-concepci?n". El adjetivo "contraceptivo" no deber?a usarse unido al sustantivo "p?ldora". Por eso, me referir? a este f?rmaco simplemente como la p?ldora; sin embargo, los lectores observar?n que la mayor?a de los investigadores citados en este libro usan el t?rmino "contraceptivo oral", normalmente abreviado OC [siglas en ingl?s].

Tasas de fracaso de la p?ldora y del aborto provocado

?Qu? prueba existe para indicar que estos mecanismos de acci?n relacionados entre s? no siempre operan "con ?xito" en cada mujer? Primero est? la sencilla evidencia de que hay mujeres que s? se embarazan mientras est?n usando la p?ldora. Hay dos maneras de medir este fracaso evidente de la p?ldora, maneras que han sido aceptadas.

La primera manera de medir la tasa de fracaso de la p?ldora, y en consecuencia del embarazo, se conoce como la tasa de la eficacia te?rica. "La efectividad te?rica de cualquier m?todo de control de la natalidad es la m?xima efectividad del m?todo, es decir, la efectividad que tiene cuando se usa sin error, cuando se usa perfectamente, cuando se usa exactamente seg?n las instrucciones"48. La palabra "te?rica" se refiere a la tasa de embarazos que deber?a resultar si el uso de la p?ldora ocurriese en condiciones perfectas.

La segunda manera de medir la tasa de embarazos mientras se usa la p?ldora se conoce como la tasa de la efectividad del uso. Esta tasa expresa la medida de lo que de hecho ocurre en la vida real. Toma en consideraci?n muchos aspectos del "factor humano", es decir, las mujeres que usan la p?ldora correctamente y las que no49.

Para la p?ldora de s?lo progesterona (o mini-p?ldora) la efectividad te?rica es del 98.5 al 99%, esto significa que solamente de 1 a 1.5 mujeres de cada 100 se embarazar?an. La efectividad de uso es m?s baja: del 90 al 95%, que significa que entre el 5 y el 10% de las mujeres se embarazan50.

Para la p?ldora combinada, la efectividad te?rica es del 99.66%, que significa que solamente el 0.34%, o sea, 34 mujeres de cada 10,000 se embarazar?an. La efectividad de uso de la p?ldora combinada es del 90 al 96%, o sea que en la poblaci?n general del 4 al 10% de las mujeres se embarazan51. La australiana Melissa Seweet, periodista de temas de medicina y ciencias, ha publicado cifras de la efectividad de uso que se encuentran en este mismo ?mbito de porcentajes52.

En vez de indicar la efectividad te?rica o de uso de las distintas f?rmulas de la p?ldora simplemente como un porcentaje del n?mero total de mujeres que las usan, hay un m?todo m?s significativo de expresar esas cifras. Se le conoce como el Indice Pearl. Este ?ndice mide cu?ntas mujeres de cada 100 que usan un contraceptivo particular, posiblemente se embarazar?n si el m?todo es usado durante un a?o53. El lector podr? darse cuenta de que el Indice Pearl toma en consideraci?n no s?lo el n?mero de mujeres que toman la p?ldora (como en los c?lculos de porcentajes), sino tambi?n el tiempo durante el cual las mujeres usan la p?ldora.

Usando el Indice Pearl, las tasas de efectividad te?rica de la mini-p?ldora que han sido reportadas son de 0.3 embarazos por cada 100 mujeres durante un a?o54, mientras que la efectividad de uso var?a "entre 1 y 4 embarazos por cada 100 mujeres durante un a?o"55. Otros investigadores confirman estas cifras56.

El Indice Pearl de efectividad te?rica de la p?ldora combinada se reporta entre 0.2 y 0.34 embarazo por cada 100 mujeres durante un a?o57,58. La tasa de efectividad de uso de la p?ldora combinada se sugiere que es alrededor de 3 embarazos por cada 100 mujeres durante un a?o en el caso de mujeres casadas, y de hasta 6 embarazos por cada 100 mujeres durante un a?o en el cado de mujeres solteras59,60.

La explicaci?n que se ha dado de la diferencia sustancial que existe entre la tasa de efectividad te?rica y la de efectividad de uso para los distintos tipos de p?ldoras es el grado de cumplimiento de la paciente. El "cumplimiento de la paciente" significa que la paciente debe tomar el f?rmaco de manera continua y correcta.

Los factores que pueden interferir con el cumplimiento de la paciente incluyen el olvido de tomar la tableta61, nauseas y v?mitos que reducen la absorci?n de la dosis diaria o una interacci?n del f?rmaco con antibi?ticos, grandes dosis de vitamina C, medicamentos antiepil?pticos, barbit?ricos y rifampicin (que se usa para la tuberculosis)62,63,64.

El cumplimiento imperfecto de la paciente puede causar evidentemente el fracaso de la p?ldora, produci?ndose por tanto el embarazo. Sin embargo, hay otro fen?meno fisiol?gico que explica m?s adecuadamente la presencia de un embarazo inesperado en aquellas pacientes que muestran un elevado nivel de cumplimiento. Este fen?meno se conoce como "ovulaci?n inesperable", lo cual, como sugiere su nombre, significa que una mujer ovula a pesar de tomar la p?ldora diariamente.

Esto nos trae a la segunda demostraci?n de que los mecanismos de acci?n de la p?ldora no siempre funcionan y que consecuentemente ocurre la ovulaci?n. La investigaci?n inicial en esta ?rea fue hecha por la Dra. Nine Van der Vange, de la Universidad Estatal de Utrech, Departamento de Obstetricia y Ginecolog?a65. Los resultados de sus estudios han sido dados a conocer en el Foro para la Promoci?n de los Contraceptivos en Jakarta en 1984 y publicados en Londres en 1987 por Butterworths.

En su investigaci?n, la Dra. Van der Vange us? un ultrasonido de alta resoluci?n que visualmente demostr? que: "la supresi?n del ovario est? muy lejos de ser completa con la dosis baja de OC"66. Esta prueba visual fue confirmada adem?s por la evidencia de niveles de estradiol (E2) sangu?neos y niveles de progesterona (P) en el suero. E2 y P son hormonas que secreta el cuerpo precisamente antes y despu?s de la ovulaci?n. La presencia de estas hormonas de la "ovulaci?n" confirmaron lo que el ultrasonido mostr?: que la actividad de los ovarios hasta lograr la maduraci?n de los ?vulos y la ruptura folicular (es decir, el desprendimiento del ?vulo maduro) hab?a ocurrido67. Su estudio arroj? que entre las mujeres involucradas en el mismo, la ovulaci?n "inesperable" ocurri? en 6 de 420 ciclos. Si aplicamos algunas f?rmulas matem?ticas a estas cifras, se puede demostrar que, a?n dentro del ambiente de un estudio regulado estrictamente y con pacientes que muestran un alto nivel de cumplimiento, la p?ldora puede tener una elevada tasa de ovulaci?n "inesperable" de hasta 17 ovulaciones por cada 100 mujeres durante un a?o.

La validez de esta investigaci?n de ultrasonido y la autenticidad de sus conclusiones han recibido respaldo en los m?s altos niveles:

"El advenimiento de la tecnolog?a de ultrasonido ha permitido observar la funci?n de los ovarios en las mujeres que usan OC. En contraste con anteriores suposiciones, se han encontrado mujeres con varios grados de actividad residual en los ovarios, actividad que se caracteriza por un desarrollo folicular y por niveles concurrentes de estradiol en el plasma [sangu?neo]"68.

Otros investigadores que han usado el combinado de ultrasonido y los niveles de E2 y P tambi?n han reportado la ovulaci?n "inesperable". Grimes y sus colegas declararon en 1994 que "la supresi?n del desarrollo folicular es incompleta con la p?ldora de dosis baja contempor?nea"69. De hecho, este estudio anunci? una tasa de ovulaci?n "inesperable" m?s alta que la de Van der Vange; los resultados de Grimes mostraron que la tasa de la ovulaci?n "inesperable" fue de 26.7 ovulaciones por cada 100 mujeres durante un a?o70. Significativamente, "las ovulaciones que ocurrieron no parece que se debieron a la falta de cumplimiento [de las pacientes], seg?n nuestro estudio de los diarios del uso de la p?ldora de las pacientes y de los paquetes de p?ldoras devueltos"71. Esto significa que el cumplimiento de las pacientes fue elevado y que las ovulaciones que se detectaron son atribuibles a una falla de la p?ldora en suprimir completamente la ovulaci?n.

Muchas personas se sorprenden de que la ovulaci?n ocurra mientras est?n tomando la p?ldora combinada, puesto que durante muchos a?os la opini?n m?dica hab?a declarado que la ovulaci?n no ocurr?a cuando se tomaba la p?ldora (OCs). Por ejemplo, el Dr. Llewellyn-Jones dio esta misma opini?n en 1978:

"Con la dosis escogida, las [hormonas contraceptivas]... impiden que se secrete la hormona estimulante del fol?culo y la hormona luteinizante, impidiendo as? la ovulaci?n"72.

Los resultados del Dr. Van der Vange suscitaron una pregunta interesante. Si la tasa de la ovulaci?n "inesperable" que se observ? en un grupo de mujeres dedicadas y motivadas, involucradas en un proyecto de investigaci?n cient?fica, puede ser tan elevada como la de 17 ovulaciones por cada 100 mujeres durante un a?o, ?c?mo es que esta elevada tasa de ovulaci?n resulta en una baja tasa de embarazos de 0.34 por cada 100 mujeres durante un a?o, tasa que hab?a sido confirmada? Ambas cifras fueron arrojadas dentro del contexto de pruebas cl?nicas que involucraban pacientes motivadas y que mostraban un elevado nivel de cumplimiento. ?Qu? estaba sucediendo que pudiese explicar la sustancial diferencia entre la tasa de ovulaci?n de 17 ovulaciones por cada 100 mujeres durante un a?o y la tasa de s?lo 0.34 embarazos por cada 100 mujeres durante un a?o, tasa que hab?a sido detectada?

Gran parte de la respuesta a esta pregunta la ha dado el Dr. Ralph G. Rahwan, profesor de Farmacolog?a y Toxicolog?a de la Universidad del Estado de Ohio. El Dr. Rahwan ha presentado un caso convincente de la sustancial capacidad abortiva de la p?ldora:

"Es importante darse cuenta de que la ovulaci?n no es siempre impedida por los contraceptivos orales (que combinan estrog?no y progestina) que contienen 50 mcg. o menos de estr?geno... su efectividad cercana al 100% en cuanto a interferir con el embarazo se debe a los efectos del componente de progestina en la cerviz y en el endometrio uterino adem?s de los efectos estrog?nicos. Este ambiente hostil resulta en una intercepci?n..."73 (El ?nfasis es del propio Rahwan.)

La intercepci?n es parte de un aborto farmac?utico que ocurre antes de la implantaci?n. En la pr?ctica, la intercepci?n significa que al ?vulo fertilizado, al nuevo individuo, se le impide implantarse en el endometrio. Los textos m?s importantes de farmacolog?a, como Goodman & Gilmans Las bases farmacol?gicas de la terap?utica (1990), apoyan la postura del Profesor Rahwan74.

Para que nadie eche a un lado bruscamente la afirmaci?n hecha por el Profesor Rahwan con el pretexto de que hay algo escondido de filosof?a pro vida, que podr?a estar operando, debe observarse que el Profesor Rahwan aboga por el "aborto inducido" si una mujer se embaraza mientras est? usando un DIU (dispositivo intrauterino) que no puede ser retirado75. Se ve claramente que el Profesor Rahwan est? dando los datos m?dicos y no una ideolog?a personal cuando hace la mencionada declaraci?n.

El Departamento de Salud de los EE.UU. ha definido los procedimientos abortivos del mismo modo que el Profesor Rahwan:
"Todas las medidas que impidan la viabilidad del cigoto en cualquier momento desde el instante de la fertilizaci?n y hasta que se complete el parto, constituyen, en sentido estricto, procedimientos para inducir el aborto"76.

?Hay otros factores que puedan interferir con la fertilizaci?n (concepci?n) y por lo tanto reducir la dimensi?n abortiva de la p?ldora? La respuesta es afirmativa. La p?ldora puede impedir la concepci?n por medio de (1) alteraciones en el estado de la mucosa cervical, impidiendo as? la fertilizaci?n, o (2) influenciando el movimiento de las trompas de Falopio de tal manera que el espermatozoide y el ?vulo no puedan unirse. Un n?mero de publicaciones cient?ficas indican que en realidad estas dos posibilidades tienen poca importancia.

En relaci?n al primer punto, se puede afirmar que el efecto de la p?ldora en la movilidad de los espermatozoides cuando ?stos atraviesan la mucosa cervical es m?nimo tanto en el caso del uso de la mini-p?ldora (de s?lo progesterona) como en el caso del uso de la p?ldora combinada. Esto se debe a que "el efecto de la progesterona en la penetraci?n de los espermatozoides a trav?s de la mucosa cervical alcanza su punto m?ximo despu?s de cuatro horas y permanece en ese nivel entre las 16 y las 20 horas siguientes77, pero despu?s de 24 horas de haber tomado la p?ldora, es probable que ocurra la penetraci?n normal de los espermatozoides"78,79. La naturaleza de la mucosa cervical, la cual regula el movimiento de los espermatozoides hacia el ?vulo, est? predominadamente relacionada con la hormona progesterona en las f?rmulas de la p?ldora80.

En relaci?n al segundo punto, tambi?n es debatible la magnitud del efecto de la p?ldora en el movimiento del ?vulo que desciende por las trompas de Falopio. El estr?geno y la progestina tienen efectos opuestos durante el tiempo en que el ?vulo es transportado. El estr?geno acelera el transporte del ?vulo; mientras que la progestina lo hace m?s lento81. De hecho, las acciones de las dos hormonas pueden neutralizarse mutuamente, permitiendo as? que el ?vulo se mueva por las trompas de Falopio sin que su velocidad sea afectada.

De manera que tenemos una explicaci?n de la diferencia entre la tasa de ovulaci?n y la tasa de embarazos detectados, que en el pasado hab?a tenido poca, e incluso una marginada, importancia: el impacto abortivo de tanto la mini-p?ldora como de la p?ldora combinada de baja dosis, com?nmente recetada.

El impacto abortivo de las dos f?rmulas de la p?ldora, cuya medida es la diferencia entre la tasa de ovulaci?n y la tasa de embarazos, podr?a llamarse tasa de abortos de embarazos no detectados (tasa AUP, siglas en ingl?s). Este c?lculo nos da la m?xima tasa posible de AUP -- la cual disminuir? un poco, ya que de cada ovulaci?n no siempre se sigue una concepci?n, que es el comienzo de un embarazo.

Existe una clara evidencia que corrobora la sugerencia de que la p?ldora tiene un tasa de AUP. En el caso de la mini-p?ldora, la Dra. Edith Weisberg, superintendente m?dica de la Asociaci?n de Planificaci?n Familiar de N.S.W. (Australia), dice que: "en el 40% de los casos, los ciclos del ovario son totalmente normales con ovulaci?n normal y con producci?n normal de hormonas"82.

Basados en esta cifra de la Dra. Weisberg, podemos afirmar que 40 de cada 100 mujeres que toman la mini-p?ldora ovular?n. Pero ?se embarazan 40 de cada 100 mujeres que toman la mini-p?ldora? Seg?n la investigaci?n del Profesor Rahwan, la tasa real de eficacia (?xito) de la mini-p?ldora es del 90 al 95%. Es decir, del 40% de las mujeres que ovulan mientras toman la mini-p?ldora, solamente del 5 al 10% reporta un embarazo detectado y confirmado. Por lo tanto hay una diferencia sustancial entre el porcentaje de mujeres que ovulan (40%) y el porcentaje en las que se confirma el embarazo (5-10%).

Para calcular el m?ximo valor te?rico de la capacidad interceptora/ abortiva de la mini-p?ldora (su tasa AUP), le restamos al n?mero de mujeres que pueden haber ovulado (40 por cada 100) el n?mero de mujeres cuyo embarazo ha sido confirmado cuando estaban tomando la mini-p?ldora (de 5 a 10 por cada 100). El resultado es el n?mero total de abortos de embarazos no detectados provocados farmacol?gicamente por la mini-p?ldora, el cual alcanza una cifra entre 30 y 35 por cada 100 mujeres83. Adem?s de la evidencia presentada por estos c?lculos, el hecho de que hay menos mujeres embarazadas que el total de las que han podido ovular constituye un s?lido argumento que muestra que la mini-p?ldora tiene un tasa considerable de AUP (abortos de embarazos no detectados).

Se puede obtener alguna indicaci?n de la tasa de AUP de la p?ldora combinada rest?ndole al n?mero de mujeres que ha tenido ovulaciones "inesperables" (17 por cada 100 mujeres durante un a?o) el n?mero de mujeres que han confirmado el embarazo mientras tomaban la p?ldora combinada (0.34 por cada 100 durante un a?o). El resultado es el total m?ximo de abortos provocados farmacol?gicamente de embarazos no detectados: un poco menos de 17 por cada 100 mujeres.

La tasa AUP de la p?ldora combinada es menor que la de la mini-p?ldora, lo cual no es sorprendente teniendo en cuenta que la p?ldora combinada contiene dos hormonas que podr?an suprimir m?s completamente la ovulaci?n que la f?rmula de s?lo progesterona. Sin embargo, la tasa AUP es considerable.

Conclusi?n

?Por qu? es necesario enfatizar el impacto abortivo de la p?ldora?

La sencilla respuesta es que, en una sociedad pluralista, muchas mujeres, especial pero no exclusivamente aquellas que tienen una herencia religiosa judeo-cristiana e isl?mica, consideran importante el conocer en toda su extensi?n los mecanismos de la p?ldora. Estas mujeres tienen el derecho de tomar una decisi?n sobre la planificaci?n de su familia que est? de acuerdo con sus principios morales, ?ticos, culturales y religiosos. No le corresponde a otros, cuyo estilo de vida puede tener diferentes valores, decidir qu? informaci?n ?tica es o no importante para las mujeres. [Nota de Vida Humana Internacional: El autor, al atenerse a los datos estrictamente cient?ficos, deja de lado la cuesti?n de la grave inmoralidad intr?nseca del uso de los anticonceptivos, cuesti?n que en realidad obliga a todos los seres humanos, por cuanto pertenece a la ley natural, es decir, a la ley moral universal.]

He hecho una exposici?n de los hechos tal y como ?stos son, debido a que este tipo de informaci?n no se encuentra disponible en ninguna otra parte, excepto la que se encuentra escondida en la evasiva y vaga jerga de la medicina.

Nota del traductor: Este art?culo es traducci?n del primer cap?tulo de la obra de: John Wilks, B.Pharm. M.P.S., A Consumer's Guide to the Pill and Other Drugs (North Melbourne, Australia: TGB Books, 1996), pp. 1, 15-24. Para obtener la versi?n inglesa de este libro, dir?jase a la American Life League, 1179 Courthouse Rd, Stafford, VA 22554; tel.: (540) 659-4171; fax: (540) 659-2586; e-mail: [email protected], p?gina web: http://www.all.org.



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 10:09  | Pildora Dia Despues
Comentarios (0)  | Enviar



El equipo de Petra Frank-Herrmann, del Departamento de Ginecolog?a de la Universidad de Heidelberg, en Alemania, ha determinado que un m?todo de planificaci?n familiar natural que utiliza dos indicadores para identificar la fase f?rtil del ciclo menstrual es igual de eficaz que los contraceptivos orales para evitar embarazos.

DM. Nueva York 21/02/2007
Los resultados del estudio se publican hoy en Human Reproduction. http://humrep.oxfordjournals.org/

El m?todo sintot?rmico identifica la fase f?rtil por la medici?n de la temperatura y la secreci?n cervical. En un estudio prospectivo se ha determinado que en las parejas que no mantuvieron relaciones durante el periodo f?rtil o las que utilizaron un m?todo barrera, la tasa de embarazos no deseados era del 0,4 y del 0,6 por ciento, respectivamente. De las 900 mujeres que tomaron parte en el trabajo, incluidas las que mantuvieron relaciones sin protecci?n en su periodo f?rtil, el 1,8 por ciento se quedaron embarazadas.

Dos marcadores
El m?todo utiliza dos marcadores para establecer un sistema de doble identificaci?n para asegurar el resultado. Se seleccionaron los datos de 900 mujeres que formaban parte de un estudio m?s amplio que inclu?a a 1.599 mujeres que utilizaban el m?todo sintot?rmico.

Las 900 mujeres proporcionaron datos de 17.638 ciclos menstruales.

Los autores se sorprendieron de la baja tasa de embarazos no deseados entre las mujeres que mantuvieron relaciones sin protecci?n durante su periodo f?rtil.

Frank-Herrmann ha indicado que se trata del primer estudio a largo plazo que demuestra que un m?todo natural de control de la natalidad ofrece unos resultados positivos


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 8:55  | Control de fertilidad
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 20 de febrero de 2007

Componentes de la reconciliaci?n y sanaci?n post-aborto

Por Vicki Thorn

La secuencia de las etapas del proceso de sanaci?n no es siempre la misma. Cada mujer es diferente en lo que concierne al modo en que enfrenta el proceso. Algunas mujeresempiezan solas y otras al comenzar la terapia. Otras nunca comienzan. Cuando hable con la mujer, es muy importante que le haga comprender que est? pasando por una etapa de duelo. Estas mujeres a menudo saben instintivamente lo que tienen que hacer, pero quieren que alguien se lo diga y las gu?e.

Es important?simo recordar siempre que se trata de un duelo que no es reconocido por la comunidad, lo cual puede hacer que el asunto se complique. Se habla de duelo complicado, cuando la persona no progresa en la forma que se espera. Therese Rando, una especialista en el duelo, da una lista en su libro "The treatment of complicated mourning", de los factores que complican ?ste proceso. Entre ellos est?una muerte repentina (incluyendo la de un ni?o), especialmente si es traum?tica, yla percepci?n de la persona que sufre, de que esa muerte pudo evitarse. Tambi?n si la relaci?n con la persona muerta era ambivalente, de enojo o dependencia hay un mayor riesgo. Otras p?rdidas, el problema del estr?s o la salud mental, y finalmente "la percepci?n de la falta de apoyo por parte de la persona en duelo" predisponen a la persona. Todos estos factores est?n presentes cuando la p?rdida es debido a un aborto provocado.

El proyecto Rachel es la respuesta oficial de la Iglesia Cat?lica a las heridas que causa el aborto. El ministerio existe dentro de la estructura de la di?cesis y el mensaje del ministerio es de esperanza y sanaci?n. La presencia de un ministerio de sanaci?n refuerza la firme y prof?tica ense?anza de la Iglesia, con respecto a la sacralidad de la vida humana y la maldad del aborto.

La di?cesis necesita establecer una red que incluya un n?mero telef?nico y quiz?s una direcci?n email. Alguien tiene que ser responsable por responder a las peticiones de ayuda. Esa persona debe de estar disponible para escuchar a la mujer contar su historia y tener conocimiento, sobre quienes forman parte de la red para poder poner a la mujer en contacto con la persona que la puede ayudar. La red se compone de cl?rigos, religiosas, directores espirituales, profesionales de la salud mental y otras personas que puedan ayudar a la mujer individualmente. Esta red hace posible el ayudar r?pidamente a la mujer que llama. Seg?n va creciendo la red y se va desarrollando el ministerio, tambi?n habr?n grupos de apoyo, retiros, d?as de reflexi?n y otros eventos para el crecimiento espiritual. Lo importante para iniciar este ministerio es establecer la red para poder ayudar r?pidamente a la mujer.

El proceso modelo para la sanaci?n se dirige a los asuntos que la mujer necesita resolver, seg?n comienza asanarse. En todos los casos, estos asuntos tienen que ser atendidos y resueltos adecuadamente para que la mujer pueda progresar en su sanaci?n. Existen muchos modelos de sanaci?n; por ejemplo, en grupos, individualmente, a trav?s del estudio de la Biblia, en grupos de apoyo de salud mental, retiros yd?as onoches para la reflexi?n. Por lo tanto, cualquiera que sea el modelo que usted est? utilizando, es importante que usted conozca y comprenda estos pasos.

Cada mujer tiene su propio proceso de sanaci?n. Frecuentemente les digo a las mujeres, que tienen que ir del punto a al punto b. Pueden ir directamente o no, pero de todas maneras es un buen viaje. Es su viaje. No hay expertos en lo que concierne a este viaje a la sanaci?n, s?lo somos acompa?antes. Tenemos el mapa para ense?arle a ella el camino pero el viaje es de ella y ella es la ?nica experta. Dios la guiar? en este viaje de una manera adecuada para ella. Debemos respetar el modo en que escoge hacerlo. Algunas mujeres avanzaran m?s r?pido, otras se tomar?n m?s tiempo para procesar y tendr?n que permanecer emocionalmente en el mismo lugar por un mayor per?odo de tiempo. Les digo a las mujeres que si se estancan en el camino es por alg?n motivo y deben detenerse. Cuando llegue el momento de seguir adelante, ellas lo sabr?n y las cosas progresar?n de nuevo r?pidamente. Les se?alo que hay algo fuera de lugar en el siguiente paso de la sanaci?n y que Dios est? preparando el camino para ellas.

Es muy importante hacerles saber a las mujeres que el viaje y la manera en que avanzan dependen s?lo de ellas. Las mujeres que han abortado son muy auto-cr?ticas y vulnerables a sentirse fracasadas. Tienen dentro de s? una lucha interna muy fuerte debido a la desesperaci?n. Se sienten indignas del amor de Dios y de su misericordia. Se juzgan a s? mismas muy rigurosamente, y a menudo esto es un obst?culo a la gracia de Dios. Se aferran a su dolor como una forma de castigo y temen que si se sanan y se sienten bien de nuevo, de alguna manera se han olvidado de su beb?.

Es importante recordar que la sanaci?n post-aborto se compone de 2 partes: la parte espiritual (que incluye el sacramento de la confesi?n para las cat?licas) y la parte humana. Se trata de una madre que ha perdido un hijo de una forma traum?tica y antinatural. Ambas partes tienen que completarse para llegar a la sanaci?n. Muchas mujeres se confiesan varias veces pero dicen que no se sienten perdonadas. Esto pasa porque tienen tanto dolor y tanta culpa, que no tienen lugar para la gracia de Dios. Tienen que lidiar con la p?rdida humana tambi?n, adem?s de la espiritual. Por tanto, la terapia de los laicos no sanar? por completo a la mujer que necesita ayuda espiritual para sanarse de esa experiencia. Ambas necesidades, la humana y la espiritual deben ser consideradas.

Cuestiones personales

Piense bien sobre lo que le atrajo a este trabajo. A lo mejor ha enfrentado sus propias p?rdidas. Aseg?rese de haberlas trabajado bien antes de ayudar a otros, sino sus propias cuestiones pueden mezclarse con las de ellas. Acu?rdese de que para hacer este tipo de trabajo o para sentirse atra?do a hacerlo, no es necesario que haya sufrido debido a un aborto. Sin embargo examine qu? es lo que hay en su historia que le ha atra?do a hacerlo. Podr?a ser que alguien cercano a usted haya pasado por la experiencia del aborto, usted o alguien que ussted ama padece de infertilidad o fue adoptado o su mam? u otra persona cercana a usted abort?. Hay muchos motivos que pueden llevarle a querer hacer esta labor.

Es aconsejable que tenga un director espiritual, con el cual pueda compartir sus cuestiones personales. Este es un trabajo arduo. Necesitamos nuestros propios acompa?antes, porque el dolor ajeno a?ade un gran peso a nuestro coraz?n. Es muy importante que recemos mucho. Cuando vemos por primera vez a la persona a la cual planeamos ayudar, lo m?s importante que podemos hacer es rezarle al Esp?ritu Santo para tener sabidur?a y los dones necesarios para ayudarla.

Cuando sienta que su esp?ritu est? saturado, al?jese, refr?squece, y t?mese su tiempo. As? como Jes?s sub?a a la monta?a cuando la muchedumbre era mucha, as? usted tambi?n deber? cuidar de sus necesidades espirituales y psicol?gicas. El mundo no se acabar? porque usted se tome el tiempo para cuidar de ellas. Si sentimos que nos estamos agotando demasiado, tenemos que alejarnos del ministerio por un tiempo.

Debemos estar en constante oraci?n mientras realizamos este trabajo. Tambi?n debemos dejar que el dolor que escuchamos pase por nosotros como un rayo a trav?s de un pararayos. Si absorbemos el dolor y la toxicidad de lo que escuchamos, esto nos enfermar?. Algunas de estas historias tocar?n nuestras fibras m?s ?ntimas o nuestro propio dolor. Si esto sucede debemos de pedir ayuda y compartirlo con un confidente o director espiritual. Noservimos a nadie, ni siquiera a nosotros mismos, si nosagotamos excesivamente.

Solo debemos recordar de las historias que oimos, lo suficiente como para poder ayudar a esas personas. Nunca me preocupo por tener que pedirles a las mujeres que me ayuden a recordar algunos puntos. De todos modos, a menudo no cuentan toda su historia la primera vez.

Si usted se cree un salvador del mundo, por favor no trabaje en este ministerio. Si cree que es la fuente de la sanaci?n, este no es un trabajo para usted. Les har? da?o a los que tratar? de ayudar. S?lo Dios es el Salvador. Adem?s, recuerde que Dios no abandona a nadie. Aunque no pueda trabajar con esta mujer y ella se tenga que ir, rece por ella y conf?e en que Dios la ayudar? a encontrar la persona adecuada.

El ambiente

Al prepararse para recibir a esa persona, rece al Esp?ritu Santo pidi?ndole sabidur?a y los dones que necesitar? para ayudarla. Muchas veces se sorprender? de la sabidur?a con que usted hablar?. Y acu?rdese siempre, que la sanaci?n depende de Dios y de ella.

Esta mujer llegar? a usted de diferentes maneras; deber? decidir d?nde recibirla. Los hospitales y las cl?nicas no son buenos lugares para recibirla o para tener sesiones de sanaci?n ya que le traer?n malos recuerdos. Le recuerdan el aborto y se sentir? insegura y amenazada.

Los lugares adecuados son las casas de retiro, conventos, lugares de peregrinaci?n, casas parroquiales o centros. Busque un lugar donde tenga privacidad para ella que se sienta libre y pueda llorar y expresarse libremente. Es importante que usted sepa cu?l es el lugar culturalmente apropiado para poder ayudarla. Si usted es un seglar, la ayudar? de un modo diferente a como la ayuda un cl?rigo.

Proporci?nele un lugar c?modo donde poder sentarse. Pres?ntese de una manera culturalmente correcta, quiz?s d?ndole la mano. Utilice las formas socialmente aceptadas. Ella es muy sensible y puede que perciba algo, como un peque?o desprecio, una prueba de que est? siendo juzgada y no bienvenida. Quiz?s pueda ofrecerle un vaso de agua mientras conversan. Ella necesita sentirse segura en su presencia. Por tanto, aseg?rese de que ella se sienta cerca de la puerta durante la entrevista.

Ella tambi?n estar? evalu?ndole a usted y tratando de saber si usted es la persona adecuada para ayudarla en este proceso de sanaci?n y si podr?n trabajar juntos. Ella sabe que usted es una persona confiable que trabaja con el Proyecto Raquel pero quiere saber tambi?n si es lo suficientemente fuerte como para ayudarla con sus cargas emocionales, mientras Dios sana su coraz?n herido. Se preguntar? si usted es la persona que dice ser, si puede confiar en usted. Quiere saber lo que piensa de ella.

No podemos trabajar con todas las personas. A veces las personalidades est?n en pugna. Pero simplemente al hacerse presente paraella una o dos vecesescuch?ndola, la habr? ayudado enormemente aunque no contin?e la relaci?n. Conf?e en que a?n en el peor d?a, cuando crea que ha dicho algo inapropiado, a?n eso Dios lo utilizar?.

Este es un ministerio de absoluta confidencialidad y anonimato

Comience pregunt?ndole c?mo puede ayudarla. Deje que la historia se desenvuelva. D?gale que ha comenzado el proceso de su sanaci?n y que en ese proceso est?n incluidos el perd?n y la reconciliaci?n. Cuando est? lista, podr? enfrentar la ira que siente contra otras personas y con la gracia de Dios, perdonarlas. El perd?n es un regalo que nos damos a nosotros mismos y los dem?s no necesitan saber lo que estamos sintiendo.

Este es tambi?n un ministerio de reconciliaci?n. La reconciliaci?n tiene que ocurrir cuando una vieja relaci?n ha sido violada o destruida. La reconciliaci?n reconstruye esas relaciones y las convierte en algo nuevo a trav?s del perd?n. Todas esas relaciones tienen que cambiar y este es el crecimiento que la libera. En el proceso de sanarse ella se reconcilia con Dios, con su beb? y consigo misma.

La historia

Frecuentemente sucede que la mujer nunca le ha contado a nadie la historia de su aborto. Este puede ser un momento muy doloroso para ella durante el cual llorar?. Perm?tale que llore. Res?stase a la tentaci?n de tocarla y consolarla, ya que ella lo interpretar?a pensando que quiz?s lahistoria que usted le est? contando es demasiado dif?cil de escuchar y usted quiere que deje de llorar. Las l?grimas que ella vierte vienen de Dios y est?n lavando su alma. D?jelas que fluyan y no trate de impedirlas. Algunas mujeres solamente lloraran durante las primeras una o dos visitas. Est? bien. Cuando ella est? lista le contar? su historia. El regalo m?s importante que usted le da es escucharla. No haga muchas preguntas, tal vez ninguna la primera vez. Deje que ella fije el ritmo. Continuar? cuando est? lista.

Inv?tela a que permita que Dios la sane.Esa es una oraci?n diferente a "quiero que Dios me sane" y al grito de angustia. Al darle a Dios el permiso para sanarla, le est? abriendo la puerta a su gracia. Hay una pintura muy vieja que muestra a Jes?s tocando a la puerta del coraz?n. Si usted la mira cuidadosamente descubrir? que la puerta no tiene cerrojo. S?lo puede ser abierta desde adentro. Las mujeres llevan dentro tanto odio a s? mismas despu?s de un aborto, que aunque claman a Dios tambi?n se mantienen a distancia de ?l. Mantienen la puerta de su coraz?n cerrada porque tienen miedo a la ira de Dios y creen que no merecen su amor. Es conveniente recordarles que ninguno de nosotros somos dignos de su amor. Todos somos pecadores. No existe una sola persona que no haya "abortado" la voluntad de Dios en nuestras vidas, de alguna manera. Jes?s muri? en la cruz por nosotros. Su sacrificio fue por amor a la humanidad. El perd?n y la misericordia nos son dados libremente pero necesitamos abrirnos para poder recibirlos.

Ella debe poder relatar su historia con todo su dolor y su ira. Quiz?s tenga que hacerlo m?s de una vez. Recuerde que la persona que est? deprimida probablemente est? llena de ira reprimida. Puede que ellase haya sentido atrapada por la falta de dinero o abandonada por sus seres amados durante esta experiencia; primeramente por el padre del beb? y quiz?s tambi?n por su propia familia. Debe dejarla explorar la ira que siente, al trabajar con ella. Ella piensa que no tiene derecho a sentir ira pero la ira no resuelta impedir? su sanaci?n.

Procesando la ira

Seg?n ella va contando su historia, puede invitarla a expresar su ira. Tendr? que decirle que no se trata de tener derecho a estar enojado. La ira es una emoci?n que simplemente "existe". No es algo bueno o malo. Pero si no la reconocemos y la resolvemos, envenena nuestra vida. Expl?quele que la ira no resuelta se convierte en amargura si no se procesa. Es como una espinita que puede causar envenenamiento sang?neo e infecci?n si no se le remueve.

Este es tambi?n el momento para hablar tiernamente sobre el perd?n. El perd?n es un regalo que nos damos a nosotros mismos cuando decidimos abandonar el dolor y la ira. La otra persona no necesita saber que la perdonamos. Existe un libro sencillo muy bueno titulado "Forgive and forget: Healing the wounds we don't deserve" por Lewis Smedes que podr?a ser ?til. (Est? disponible en ingl?s en Amazon.)

Hay un simple ejercicio que ella puede hacer y que la ayudar?a perdonar a las otras personas, una vez que ella ha descubierto la ira que siente. Expl?quele que los seres humanos nos quedamos cortos al perdonar. Necesitamos toda la ayuda posible y por tanto tenemos que pedirle a Dios la gracia para poder perdonar.

Es necesario reconocer la herida, sacarla y mirarla, por muy horrible y dolorosa que sea.

Inv?tela a que escriba cartas a todas las personas con las que est? enojada. Nunca les dar? estas cartas, son s?lo para su beneficio. D?gale que cuando escribimos es diferente que cuando hablamos. Pienso que es porque nuestro brazo esta m?s cerca de nuestro coraz?n que nuestra cabeza. Cuando escribimos expresamos lo que est? en nuestro coraz?n. Las cartas que ella escriba deber?n ser honestas y expresar todos sus sentimientos. Son s?lo para ella, por tanto puede escribir lo que ella siente. Pueden ser cartas largas o cortas. Unas veces se demoran mucho en escribirlas y otras veces las escriben r?pidamente. Una vez que ella escrito sobre lo que est? sintiendo, inv?tela a tomarse el tiempo para re-leer la carta un par de veces. A menudo se pueden discernir muchas cosas leyendo la carta. Si quiere compartir su carta o cartas con usted ella se las debe leer. Usted no debe de ser la persona que las lea. El leerlas en voz alta es parte de la catarsis emocional para la sanaci?n.

Ella ha estado rezando por la gracia del perd?n. Una vez que ha escrito sus cartas y las ha le?do para meditarlas, est? lista para el pr?ximo paso. Seg?n ella vaya escribiendo las cartas, inv?tela a pensar en una manera simb?lica para destru?rlas, lo cual significar? que dejar? ir su ira.Las puede quemar y esparcir las cenizas, echarlas al mar, a un r?o, o enterrarlas. Despu?s que ella perdone a otras personas, comenzar? a pensar que quiz?s Dios ya puede perdonarla, su beb? la perdonar? y ella misma tambi?n se perdonar? a s? misma.

Al pasar por este proceso, ella estar? trabajando en varias facetas a la misma vez o en una sola a la vez. No importa.

Duelo por los ni?os

El aborto destruye la identidad de una mujer como madre. Durante la sanaci?n Dios restaura su coraz?n de madre.

No todas las mujeres que llegan a nosotros buscando ayuda est?n listas para hablar de la p?rdida de su beb?. Mire lo que dicen al contar su historia:

"Tuve un procedimiento, un aborto, mat?, mat? a un ser humano, mat? a un ni?o, mat? a mi hijo."

La mujer que no haga una descripci?n como ?sta quiz?s no est? lista para hablar sobre la realidad de lo que le sucedi? a su hijo. La mujer que habla acerca de "su hijo" est? emocionalmente lista para enfrentar la p?rdida. Si usted tiene ante s? una mujer que no est? lista, no le hable de su beb? o su hijo. Quiz?s le estar?a dando demasiado informaci?n. Por el contrario, suavemente preg?ntele c?mo puede ayudarla. Escuche lo que ella dice le est? molestando y ah? es d?nde usted puede comenzar. D?jela que ella sea quien le dirija y escuche hasta que haya un cambio en la forma en que se expresa acerca del asunto. Dependiendo de la descripci?n que d?, nos daremos cuenta si est? preparada o no para comenzar el proceso de sanaci?n. Deje que sea ella la que establezca la pauta.

Eventualmente la mujer tiene que llegar a un cierre en su relaci?n con el o los ni?os abortados. Preg?ntele si ha pensado en sus hijos, si sabe si eran del sexo masculino o femenino, si les puso un nombre. Algunas mujeres le dir?n inmediatamente que era un varoncito o una ni?ita y otras se mostrar?n confundidas o inseguras. O quiz?s les molestar? la pregunta. Piensan que el conocer el sexo de su hijo abortado lo empeorar? todo pero aseg?reles que esto no suceder?.

Cuando le preguntes a la mujer si conoce el sexo de su hijo probablemente recibir? una de tres respuestas:

"S?, siempre he sabido que era var?n y su nombre es Juan." "No tengo idea de qu? sexo era pero si hubiera nacido tendr?a ahora 18 a?os." Suavemente d?gale que conoce el sexo de su hijo, seg?n parece. Puede hablarle acerca del hecho de que lleva c?lulas de ese beb? en su cuerpo, si esto le parece apropiado.

Puede que ella diga : "No tengo idea de qu? sexo era" De nuevo, suavemente d?gale que llevar? c?lulas de cada beb? que concibi? por el resto de su vida. (Esto se llama "microquimera".) Inv?tela a que piense sobre esto y rece al respecto. Recu?rdele que en las Escrituras Dios a menudo le habl? a su pueblo en sue?os. (Si San Jos? no le hubiera prestado atenci?n a sus sue?os, la historia de la salvaci?n ser?a diferente.) D?gale que ella quiz?s haya tenido un sue?o o lo tendr?; otras veces s?lo se trata de intuici?n femenina. D?gale que ella podr? saber en qu? momento podr? darle un nombre a su beb?. Si ella sue?a con ?l, quiz?s tambi?n vea a otros beb?s abortados espont?nea o deliberadamente. A menudo se despierta de ese sue?o, conociendo el nombre de esos ni?os. Una vez que ha compartido con usted el nombre, refi?rase siempre al ni?o con ese nombre. Es un gran consuelo para ella el poder escuchar que otra persona dice el nombre de su beb?.

Se le debe animar a que llore su dolor. Kathleen Gray y Anne Lasaunce en su libro "Grieving reproductive loss", dicen que "el duelo es un proceso de sanaci?n que consiste en aquellos componentes esenciales que sonnecesarios para poder consolar, restaurar y renovar el cuerpo, la mente y el esp?ritu, de aquellos que est?n llorando y pasando por el duelo."Hable con ella acerca del duelo y expl?quele que es un proceso que lleva tiempo. A veces parece que avanza tres pasos y retrocede dos; cada persona es diferente. Puede prometerle que si se embarca en ese viaje, se mejorar?. Recuerde que pueden haber ocurrido varias p?rdidas adem?s de los embarazos; su sue?o de ser madre y a veces la p?rdida del padre de la criatura.

Ay?dela a reconocer que ese hijo perdido era ?nico y lo que signific? para ella ese embarazo. Recuerde que el primer embarazo es algo muy importante para la mujer. La p?rdida de esa experiencia podr?a tener efectos que duran mucho tiempo.

Pasos hacia la resoluci?n

An?mela a que le ponga nombre a subeb?. Si es cristiana, quiz?s podr? orar con ella para que haga el compromiso con Dios de continuar buscando su sanaci?n.

an?mela a que le escriba una carta a su beb?, dici?ndole todo lo que necesite decirle, como por ejemplo, pedirle perd?n. Si decide compartir con usted esa carta debe le?rsela ella a usted en alta voz. Se podr? quedar con la carta o a lo mejor decide ponerla en alg?n lugar que tenga un gran significado para ella. Quiz?s quiera enterrarla cerca de la tumba de alguien de su familia a quien amaba. Algunas mujeres deciden quemar la carta y echar las cenizas en un lugar especial. Si ella ha abortado varios hijos, podr?a decidir escribirles una sola carta para todos ellos inicialmente y despu?s quiz?s escribirle una carta a cada hijo abortado. El escribir esa carta a menudo la ayuda a sentirse perdonada por su hijo. Las mujeres que han sido abusadas quiz?s tengan dificultad en creer que su hijo podr? perdonarlas. De ser as?, sugi?rale que tome papel y l?piz y escriba una carta como si su beb? se la estuviera escribiendo a ella. Esto podr?a parecerle extra?o a ella pero si lo puede hacer, le traer? un gran alivio.

ay?dela a hacer un rito de duelo por su p?rdida, usando objetos simb?licos como fotos y ropa de beb?. Es decir, lo que sea necesario para hacer al beb? m?s concreto. Seg?n las creencias religiosas de ella, decidir? si es apropiado o no celebrar un servicio funeral en privado o una misa de sanaci?nque incluya al beb? y a todas las dem?s personas que fueron afectadas por el aborto. Ella podr? utilizar la carta que escribi? durante ese evento.

quiz?s ella quiera comprar algo que conservar? tal como una medalla, una estatua, un arbolito o cualquier otra cosa que le recuerde le recuerdea subeb?. (Si decide comprar un arbolito y plantarlo, aseg?rele que si la planta muere, lo ?nico que eso significa es que tendr? que comprar otra. Las mujeres les dan un significado a las plantas y si ?stas mueren, quiz?s pensar?n que su sanaci?n no ha ocurrido.) Si ella tiene talentos especiales, tambi?n podr?a escribir una canci?n o un poema; o producir una obra de arte, para utilizarla como un componente del rito de sanaci?n.

De acuerdo a sus creencias, ay?dela a establecer un v?nculo espiritual con su beb?. Frecuentemente las mujeres se preguntan d?nde estar? su beb?. Si es una mujer cuya fe religiosa le lleva a creer en la Comuni?n de los Santos,ay?dela a ver que el ni?o todav?a permanece unido a ella y a su familia como intercesor ante Dios. Yo personalmente opino que el beb? quiere que su familia se sane, para que despu?s de la muerte todos puedan estar unidos en el Reino de Dios. Los ni?os sacrificados al aborto son los "santos inocentes" de hoy en d?a. Pienso que estos ni?os est?n con Dios, comprenden lo que les pas? a sus mam?s y son poderosos intercesores por toda su familia.

Sanaci?n espiritual

Cuando nos encontramos con una mujer que busca ayuda, debemos determinar sus creencias religiosas, las cuales tenemos que respetar a lo largo del proceso. Yo siempre les pregunto: "?Eres miembro de alguna iglesia?" Muchas mujeres se sienten confundidas por esta pregunta y de ese modo yo les explico que quisiera saber si fueron instru?das en alguna religi?n espec?fica o est?n asistiendo a alguna iglesia. Yo necesito saber lo que ellas creen acerca de Dios, sobre el perd?n yacerca de d?nde se encuentra ahora su hijo.

Desde la primera vez que hablemos, ella necesita escucharnos hablarle de Dios y de su misericordia, si est? abierta a ello. Si ella tiene fe, probablemente est? convencida de que Dios la va a juzgar y condenar. Ella piensa que no es digna del perd?n de Dios y siente que tiene una herida en el alma. Lainvito a permitir que Dios la sane. Permitirlo no es lo mismo que gritar "s?name Se?or" o decir "quisiera que Dios me sanara". Muchas mujeres le suplican a Dios que las sane pero por el otro lado lo mantienen alejado sinti?ndose indignas de su perd?n. Este es el momento de hablarle sobre el regalo que Jes?s nos dio con su muerte en la cruz. Muri? para liberarnos, no porque somos dignos sino precisamente porque somos pecadores. Recu?rdele las palabras que se dicen antes de la comuni?n en la Iglesia Cat?lica: "Se?or, yo no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastar? para sanarme." En ese momento yo les digo que no existe una sola persona que no haya "abortado" la voluntad de Dios en su vida, de alg?n modo. Al darle el permiso a Dios para que entre a sanarla, le ha abierto la puerta a Dios y su gracia. Dios nunca act?a en contra de nuestra voluntad. Cuando la mujer entrega su voluntad a Dios, esto le permite a ?l actuar poderosamente en su vida.

Despu?s invito a la mujer a orar con las Sagradas Escrituras si est? abierta a hacerlo. Le hablo acerca de la oraci?n ignaciana y le ense?o c?mo imaginarse que es uno de los personajes de esa historia en las Escrituras y dialogar con el Se?or. Esta es una oraci?n de imaginaci?n y puede ayudarla a escuchar la voz de Dios en su coraz?n, de una manera muy personal.

Pasajes de la Biblia que recomiendo

A continuaci?n le doy a la mujer algunas sugerencias para orar con las Sagradas Escrituras. La invito a leer el Nuevo Testamento un par de veces, hasta que se familiarice con ?l. Entonces, le pido que se haga parte de la historia como uno de los personajes y dialogue con el Se?or.

La invito tambi?n a escuchar en el silencio de su coraz?nlo que el Se?or quiere decirle. Esta ser? una oraci?n de quietud, ella s?lotiene que ponerse en la presencia del Se?or y escuchar. Hay una expresi?n que diceque nuestra oraci?n debe ser : "Habla Se?or, tu siervo escucha", en lugar de "Escucha Se?or, tu siervo te habla." Permitir que la palabra de Dios entre en nosotros, nos conmueve en lo m?s profundo de nuestro coraz?n.

Uated le podr?a decir a ella: "El Se?or te va a guiar a trav?s de tu viaje a la sanaci?n, si le das el permiso para hacerlo. Entr?gale todo tu dolor y tu auto-recriminaci?n a ?l; Dios est? lleno de ternura y quiere darte su misericordia y su sanaci?n."

Lucas 8, 43-48, Mateo 9, 20-22, Marcos 5, 25-34 - La mujer que ten?a una hemorragia.

Esta mujer sab?a que si tocaba el manto de Jes?s se sanar?a. Jes?s le responde san?ndola y llam?ndole hija, una forma ?ntima de dirijirse a ella. Las mujeres que aconsejamos son como esta mujer. Han estado sangrando emocional y espiritualmente por muchos a?os. Saben que Dios es la respuesta.

Juan 4, 7-41 - La mujer del pozo

Esta es una historia encantadora. La mujer es una samaritana y Jes?s ni siquiera estaba supuesto a hablar con ella, y mucho menos a pedirle agua. Sin embargo, lo hace. Y despu?s le habla acerca del agua de la vida eterna y pienso que ella debe de haberse extra?ado porque estaba a la orilla del pozo y ten?a un balde. Con mucha suavidad Jes?s le muestra la realidad de su vida y al hacerlo ella se da cuenta de que quiz?s ?l es el Mes?as y corre a contarles a otras personas acerca de ?l. Deja atr?s su recipiente, que simboliza la carga de su quebranto. Las mujeres que buscan sanaci?n experimentan durane ese proceso, que Dios poco a poco les va revelando la verdad acerca de sus vidas.

Lucas 7, 36-50 - La mujer que le lava los pies a Jes?s con sus l?grimas.

Hay dos versiones de este pasaje b?blico. Una de ellas es: "a aquella que ha amado mucho se le perdona mucho." La otra dice: "el gran amor que ella ha mostrado prueba que sus muchos pecados le han sido perdonados." Ambas versiones son ciertas. Alguien ha dicho que el pecado es un regalo a la inversa. Muchas mujeres que abortan lo hacen por un mal entendido sentido del amor. Estaban buscando un amor y una intimidad que las llev? a relaciones il?citas. O quiz?s decidieron abortar para quitarle un peso de encima a su compa?ero, porque ?l se lo pidi? o para no avergonzar a su familia. La segunda versi?n de este pasaje de la Biblia tambi?n nos habla de la verdad expresada por Juan Pablo II en su enc?clica El Evangelio de la Vida, secci?n 99, en donde nos dice que las mujeres que sean sanadas del aborto, "Podr?is estar con vuestro doloroso testimonio entre los defensores m?s elocuentes del derecho de todos a la vida. Por medio de vuestro compromiso por la vida, coronado eventualmente con el nacimiento de nuevas criaturas y expresado con la acogida y la atenci?n hacia quien est? m?s necesitado de cercan?a, ser?is art?fices de un nuevo modo de mirar la vida del hombre."

Juan 8, 1-11 - La mujer sorprendida en adulterio.

La mujer es llevada ante Jes?s en el momento en que los hombres est?n listos para apedrearla. Jes?s la protege y le dice que nadie la ha condenado ni ?l tampoco lo har?: "Ve en paz y no peques m?s." Es cierto que a menudo las mujeres que han abortado han sido duramente juzgadas. Es Jes?s, la fuente de la misericordia, el que las protege y libera. Ojal? que seg?n ella ore con esos pasajes b?blicos experimente el amor y la misericordia de Dios.

En el Viejo Testamento en Ezequiel 34: 11-16 (Dios, el Buen Pastor), los salmos 51, 106 y 139 la inspirar?n. Tambi?n podr? experimentar sanaci?n al rezar la Coronilla de la Divina Misericordia.

El sacramento de la reconciliaci?n

Aun despu?s de muchas confesiones, algunas mujeres que se han provocado un aborto no se sienten perdonadas. D?gale que debido al aborto tiene dos heridas: una espiritual y otrahumana. Tiene que sanarse de la herida humana tambi?n. Expl?quele que cuando estamos llenos de tristeza y remordimiento no dejamos que la gracia de Dios act?e. Una vez que comenzamos a liberarnos de esas emociones, empezamos a sentir el perd?n de Dios. Algunas mujeres confiesan su pecado pero siguen con el dolor del aborto porque piensan que ese es su castigo. Si usted se encuentra con una mujer que est? haciendo eso, delicadamente recu?rdele que Dios quiere liberarla. Su pecado desaparecer?, como cuando apagamos una vela.

Cuando la mujer confiesa su pecado, el sacerdote necesita actuar con delicadeza y dejarle saber que ha escuchado lo que le ha dicho. Entonces debe decirle que ella debe de ser muy valiente para hab?rselo contado. Este es un buen momento para hablarle de la herida espiritual y la humana.Si hay tiempo, el confesor puede hablarle de su hijito y guiarla para que pueda sanarse. Si no hay tiempo suficiente, solamente le dar? la informaci?n sobre el Proyecto Raquel para que ella tome el pr?ximo paso. Si ?l es un sacerdote que ha sido capacitado para atender a mujeres que han abortado, puede ofrecerle m?s ayuda si le parece apropiado o decirle que hay personas que han sido especialmente capacitadas y que la pueden ayudara trav?s de todo el proceso de sanaci?n.

Podr?a existir una gran diferencia entre una mujer que acaba de abortar y otra que tuvo la experiencia hace muchos a?os. Quiz?s la que se practic? el aborto recientemente tiene menos deseo derectificar que aquella que se lo practic? hace mucho tiempo. Pero recuerde, ha pasado poco tiempo desde que experiment? esa p?rdida y las circunstancias que la llevaron a abortar todav?a est?n presentes en su vida. Todav?a ella no ha visto las ramificaciones de su decisi?n. (Estudios recientes han demostrado que quiz?s no podemos integrar por completo las experiencias de nuestra vida hasta que tengamos alrededor de 25 a?os.) Sin embargo, ya ella sabe que cometi? un pecado y viene buscando el perd?n de Dios. Debemos honrar su deseo.

Si usted ha continuado ayudando a esa mujer que abort? recientemente, observar? que hab?a ido a confesarse al comenzar su viaje a la sanaci?n, esperando poder librarse de la mancha de su pecado. Puede ser importante darle otra oportunidad para confesarse, despu?s que haya pasado por el proceso de sanaci?n.Ahora esa confesi?n ser? una ocasi?n para celebrar con j?bilo el amor de Dios y su misericordia, en lugar de para deshacerse de su pecado. Seg?n ha crecido espiritualmente al sanarse, es de esperar que ahora pueda comprender mejor lo que realmente es la sanaci?n. A veces este proceso de sanaci?n es una buena oportunidad para evangelizarla. A menudo las mujeres no entienden bien lo que ense?a la Iglesia y lo que Dios nos dice. Despu?s que ella ha podido recibir la ayuda de un sacerdote u otra persona, es de esperar que comprendamejor y aprecie m?s su fe.

El sacerdote le puede proponer a la mujer la celebraci?n de una ceremonia con lecturas b?blicas y quiz?s tambi?n m?sica que ella puede escoger, para dar gracias a Dios por su misericordia. El sacerdote podr?a darle a ella un peque?o regalo tal como un rosario o una medalla. ?Se trata de una verdadera celebraci?n! A veces Dios mueve al confesor a compartir con ella alg?n pensamiento, o ella quiz?s pregunte si puede traer un simbolismo. Un sacerdote amigo m?o me cont? que una mujer que ?l ayud? en su sanaci?n y que estaba embarazada de nuevo despu?s de haber dado a luz a varios varoncitos, le pregunt? que si pod?a traer la batita que le compr? a su hija antes de practicarse el aborto. El sacerdote la puso en el altar y durante el per?odo de oraci?n, la devolvi? a la mujer y le dijo : "Megan, la ni?a abortada quiere que su hermanita reci?n nacida use esta batita." Tres meses despu?s la mujer lo llam? para darle las gracias de nuevo y decirle que Mar?a, su bebita, se hab?a puesto la batita.

Es de esperar que despu?s de haber pasado por el proceso de la sanaci?n, rezado con las Sagradas Escrituras y haberle escuchado a usted hablarle del amor y la misericordia de Dios, ella haya podido recibir y aceptar el amor de Dios y su perd?n.

Cierre

Ya sea usted sacerdote o s?lo un acompa?ante en el proceso de la sanaci?n, una vez terminado ?ste debe de tener un cierre en la relaci?n. Es apropiado que le agradezca haberle permitido acompa?arla en su viaje y le diga que ella fue muy valiente. Hay cierta informaci?n que necesita compartir con ella ahora.

- an?mela a que contin?e su viaje espiritual a trav?s de la participaci?n en la liturgia, recibiendo los sacramentos y orando regularmente. Es a veces f?cil para una mujer perder su espiritualidad porque anda buscando otra experiencia extraordinaria cuando de hecho, la vida se vive rutinariamente.

d?gale que a veces oir? una voz que la condena por lo que hizo y le dice que es indigna de la misericordia de Dios. Esta nunca es la voz de Dios, pero es tan real para ella como la voz de usted. Es la voz de la tentaci?n, tratando a arrastrarla otra vez a la desesperaci?n. Prep?rela para que cuando le suceda haga una oraci?n tal como : "Jes?s en vos conf?o". Si ella trata de ignorar esa voz ?sta ser? cada vez m?s insistente y dif?cil de resistir y pondr? dudas en su mente con respecto al perd?n de Dios y su sanaci?n. Experimentar? lo que llamamos "dolor en la penumbra". Esto es normal y sucede cuandoalgo que ella experimenta le recuerda al hijo que lleva en su coraz?n. Ese algo podr?a ser la boda de una sobrina porque sabe que nunca tendr? esa experiencia con su hija, debido a que la abort?. Esto no significa que ella no se haya sanado. Solo significa que el aborto es una herida que permanece porque cambi? su vida para siempre. Les demuestra a las mujeres que la sanaci?n postaborto es como una cirug?a de coraz?n abierto: Dios restaura su coraz?n de madre pero siempre queda una herida grande que de vez en cuando duele.

Finalmente, el significado del aborto cambia cuando suceden otras cosas en la vida de la mujer y puede ser que ella sienta el dolor de nuevo en alg?n momento. Si eso sucede, solo necesita buscar a alguien con quien hablar y podr? resolverlo.

El auto-perd?n

La mujer debe perdonarse a s? misma. Perdonarse consiste en suspender el propio juicio y caminar libremente en el perd?n que Dios le ha otorgado. (Si ella ha sido v?ctima de abuso sexual esto ser? muy dif?cil para ella porque en su mente, despu?s de haber pasado por la experiencia del aborto ha ido de ser v?ctima a ser victimaria.) Es mejor que el auto-perd?n surja con naturalidad pero a veces esto no sucede. Una de las preguntas que usted le puede hacer a una mujer en esa circunstancia es, ?qu? le dir?a a otra mujer en la misma situaci?n? Ella siempre responder? compasivamente a esa pregunta; entonces su papel es hacerle ver que tiene que sentir la misma compasi?n por s? misma. A la mujer que es muy dura consigo misma yo a veces le digo: "Sabes, me parece que est?s caminando peligrosamente cerca al pecado del orgullo - Dios te ha perdonado pero parece que t? sabes m?s que Dios y contin?as despreci?ndote a ti misma."

Hay algo que la mujer puede hacer que la ayudar? a perdonarse a s? misma. Inv?tela a que pase un tiempo mirando hacia su interior y visualizando para poder conocer mejor a esa mujer que era ella cuando abort?. ?Qu? la llev? a hacerlo? Ahora ella es una mujer m?s madura y sabia. Preg?ntele qu? le sucedi? que la hizo recurrir al aborto. ?Era una mujer joven, asustada, abusada, ego?sta? ?Enfrentaba dificultades econ?nicas? Se trata de hacer una evaluaci?n honesta. Entonces ella le escribir? una carta a la mujer o joven que era ella en aquel momento en que abort?. En la carta dir? lo que ella ha aprendido y llegar? a la conclusi?n de que con la ayuda de Dios y de su sacerdote o consejero se podr? perdonar a s? misma. A veces las mujeres son movidas r?pidamente a perdonarse durante este proceso y de ser as? pueden terminar la carta diciendo: "te perdono." La carta fue dirigida a la mujer que era (quien quiz?s hasta ten?a otro nombre),y firmada porla mujer que es ahora. Ella necesita leer la carta un par de veces porque a menudo se dar? cuenta de alguna verdad al hacerlo. Despu?s puede quedarse con la carta, quemarla o ponerla en alg?n lugar que represente para ella la liberaci?n, con respecto a su auto-recriminaci?n y condenaci?n.

El regalo de la vida

Despu?s de experimentar la sanaci?n, muchas mujeres desean involucrarse en alguna actividad que les permita dar al mundo algo de lo que han recibido. Ay?dela a encontrar la mejor manera de hacerlo. Necesita determinar qu? es lo m?s apropiado para ella en este momento de su vida. Puede que le sea posible vivir su matrimonio y su maternidad con sus otros hijos de un modo nuevo. O quiz?s se siente llamada a ayudar a una vecina anciana o aayudaren su iglesia.

Algunas mujeres quieren hablar en p?blico de su experiencia pero gu?elas muy cuidadosamente en esto. Ay?dela a determinar sus motivos. ?Quiere hacerlopara reparar por lo que hizo? ?Se est? tratando de castigar a s? misma buscando ser avergonzada al hablar p?blicamente? ?Por qu? desea hacerlo? Es necesario que su familia m?s ?ntima ya sepa que ella abort? y no le preocupe que ella lo revele.(Los medios de comunicaci?n hacen posible que la historia que cuente una mujer sea conocida en muchos lugares.) Sus hijos adolescentes puede que est?n de acuerdo en que ella hable p?blicamentepero quiz?s despu?s se sentir?n avergonzados, cuando sus amigos se enteren de lo que hizo su mam?. Hay que tomar en cuenta tambi?n a los ni?os peque?os. Quiz?s esa informaci?n es m?s de lo que ellos pueden asimilar. Las mujeres pueden contar su historia an?nimamente en cartas que pueden ser publicadas, inclusive en boletines de las iglesias o folletos. Es importante que ninguna persona sea da?ada en este proceso.

Conclusi?n

Las preguntas claves que una mujer tiene que resolver despu?s de batallar con un aborto son:

?me perdonar? mi hijo?

?me perdonar? Dios?

?me perdonar? a m? misma?

Para poder llegar al fin de su proceso de sanaci?n, ella necesita saber la respuesta a estas preguntas. Adem?s, necesita saber d?nde est? su hijo, con qui?n est?y si est? bien. Estas son las preguntas que ella tiene en su coraz?n. Su maternidad qued? tronchada por el aborto. Es buena idea recordarle al finalizar el proceso que habr? momentos en que sentir? tristeza al recordar a su hijo y que esto es normal. No significa que no ha sido sanada. Una madre jam?s olvida al hijo de su coraz?n y esas l?grimas ser?n la se?al de que se ha sanado.

Recuerde que habr?n diferencias culturales entre las distintas mujeres, basadas en su fe o su origen ?tnico. A las mujeres cat?licas la enc?clica El Evangelio de la vida del Papa Juan Pablo II les habla de sus heridas de una hermosa forma pastoral, asegur?ndoles que su sufrimiento tendr? un significado y que su hijo est? con Dios. Por favor estim?lela a trabajar en el componente espiritual de su duelo, con un l?der religioso de su misma fe. Si no se siente c?modo para comenzar a trabajar con ella, sugi?rale que acuda a otro consejero y dele el nombre de alguien con quien ella se pueda sentir c?moda.

Es muy importante respetar siempre la fe religiosa de ella. Este ministerio se ha elaborado para ayudar a la mujer a sanar de la herida del aborto, a trav?s de la gracia y la misericordia de Dios. Dios ser? quien la gu?e en su jornada espiritual.



ImagenAdopci?n espiritual

Tags: Curación post aboerto

Publicado por Galsuinda @ 17:08  | S?ndrome post Aborto
Comentarios (0)  | Enviar


Misa de sanaci?n postaborto

Celebraci?n de la misa de sanaci?n postaborto y del bautismo de deseo en Villavicencio, Colombia. La misa de sanaci?n postaborto ha sido aprobada por el Obispo Monse?or Cabezas.


La celebraci?n del bautismo de deseo sigue el ritual que aparece en el libro "Un camino hacia la Esperanza" escrito por el Padre John Dill?n (p?gina 93, de Ediciones San Pablo) y que distribuye Vida Humana Internacional.




Adopcion Espiritual



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 13:55  | S?ndrome post Aborto
Comentarios (0)  | Enviar

Este video de cuatro minutos no es agradable de ver. Sin embargo, le recomendamos que lo vea de todos modos. Miles de inocentes seres humanos por nacer son destrozados y removidos en pedazos diariamente en Estados Unidos, porque la mayor?a de las personas sencillamente no saben lo que es un aborto provocado. El video que ver? es horripilante porque el aborto en realidad lo es. Este video no es m?s horrible que la realidad. Con la sola excepci?n de la escena final (la que muestra a un ser humano abortado en el segundo trimestre del embarazo), todas las inocentes criaturas cuyos restos usted ver?, fueron abortadas en el primer trimestre del embarazo.




Adopcion Espiritual

Publicado por Galsuinda @ 13:19  | Im?genes
Comentarios (0)  | Enviar






Una bebé prematura que según los médicos pasó menos tiempo en el seno materno que cualquier otro niño sobreviviente recibirá el alta del hospital el martes. Amillia Sonja Taylor medía apenas 24,13 centímetros y pesaba 284 gramos al nacer, el 24 de octubre.


Sobrevive con 284 gramos!


Una beba prematura que según los médicos pasó menos tiempo en el seno materno que cualquier otro niño sobreviviente recibirá el alta del hospital el martes.
Amillia medía apenas 24.13 centímetros y pesaba 284 gramos al nacer, el 24 de octubre. Su madre la dio a luz en la semana 22 del embarazo; el embarazo normal llega a término entre las 37 y 40 semanas.

Los neonatólogos que la atendieron dicen que Amillia es, que se sepa, el primer bebé que sobrevive tras una gestación de menos de 23 semanas.



"No éramos muy optimistas", dijo el doctor William Smalling el lunes. "Pero ella demostró aue estábamos equivocados".

La beba ha padecido problemas respiratorios, una leve hemorragia cerebral y problemas digestivos, pero ninguno de estos le crearán problemas a largo plazo, dijeron sus médicos.

"Desde luego, el cerebro es lo más importante", dijo el doctor Paul Fassbach, que atiende a Amillia desde su segundo día. "Pero su pronóstico es excelente".

Amillia está en incubadora desde su nacimiento y recibe oxígeno. Seguirá recibiendo oxígeno en pequeñas cantidades y estará conectada a un monitor de respiración cuando salga del Hospital Bautista de Niños.

Amillia es la primera hija de Eddie y Sonja Taylor. Fue concebida in vitro y el parto fue mediante cesárea.

"Es un bebé con premio", dijo Fassbach. "Un milagro", acotó Smalling.


ImagenAdopción espiritual

Tags: Amillia, 22 semanas

Lunes, 19 de febrero de 2007

UN EFECTO MAS DEL ABORTO....
AGENCIAS - Nueva Delhi - 18/02/2007

El Gobierno indio ha anunciado hoy que pondr? cunas en todos los distritos del pa?s para que los padres puedan abandonar all? a sus hijas reci?n nacidas cuando no quieran criarlas, con el fin de combatir los dos millones y medio de feticidios y asesinatos de ni?as que registra el pa?s cada a?o. Anticip?ndose a la pol?mica, la ministra de la Mujer y el Desarrollo infantil, Renuja Chowdhury, ha declarado: "No me importa si la medida incentiva el abandono de las ni?as. En cualquier caso es mejor eso que matarlas".

La situaci?n ha empeorado desde 2003, cuando se introdujeron de manera masiva las ecograf?as, que permiten determinar el sexo de los fetos, y las nuevas t?cnicas abortivas, que empujaron a muchas familias a matar al feto tras conocer su sexo, seg?n explica la directora de la ONG Centre for Social Research (CSR), Ranjana Kumari. En ciertos poblados de la regi?n de Madhya Pradesh, en el centro del pa?s, una ecograf?a cuesta 350 rupias (unos seis euros), mientras el aborto s?lo 26 euros, seg?n el rotativo indio The Times of India.
"Es un problema social", asevera la directora del CSR, quien explica que la legislaci?n vigente "es muy dif?cil de cumplir, porque nadie se queja y las muertes de estas ni?as tienen el consentimiento de sus padres". Para hacer frente a este drama, las autoridades indias se han propuesto abrir centros de acogida de ni?os (Palna) para que los padres puedan dejar a sus ni?as si no quieren criarlas. "Queremos poner cunas en todos los distritos. Lo que decimos a la gente es que tenga a sus hijos y no los mate. Si no quieren a sus ni?as, que nos las den", declara hoy la ministra Chowdhury en una entrevista con la agencia india PTI. "Si los padres abandonan a sus hijas, m?s tarde pueden cambiar de opini?n, y regresar para llevarlas con ellos", a?ade Choudhury. "Es un problema internacional y una verg?enza nacional que con un crecimiento 9% este pa?s siga matando a sus hijas".






ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 9:50  | Aborto
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 18 de febrero de 2007

TESTIMONIO DE VIDA…SOBRE LA VIDA
DE UNA MADRE DE 10 HIJOS

A LOS MÉDICOS QUE PRACTICAN EL ABORTO SIN MISERICORDIA
A LOS MÉDICOS QUE ESTÁN A FAVOR DEL ABORTO TERAPÉUTICO
A LOS SRES. CONGRESISTAS QUE ELABORAN LEYES PARA QUE SE ASESINE A UN INOCENTE
A LOS SRES. POLÍTICOS Y GOBERNANTES DE TURNO COMPROMETIDOS CON LAS TRANSNACIONALES DE LA MUERTE
A LAS PAREJAS QUE VIVEN CON EL MIEDO DE TENER MÁS HIJOS
A LAS JÓVENES QUE ABORTAN PARA OCULTAR SU ESTADO
Y A TODOS LOS FIELES CREYENTES QUE AL UNÍSONO PROCLAMAMOS: DIOS ES EL ÚNICO CREADOR Y DUEÑO DE LA VIDA

Cuando era pequeña soñaba con casarme y tener cuatro hijos y al comprometerme me enteré que al ser operada de apendicitis a los 18 años, se me había retirado un ovario por haber sido perforado por varios quistes y que seguramente no podría concebir. Pero ante el poder divino y la fe, nada es imposible. Mi novio en aquel momento me alentó y dijo: “los hijos son del Señor y nosotros tendremos muchos”.

Hoy casada y puedo decir que esto es verdad. Mi primer embarazo a los 22 años fue muy complicado, con siete amenazas de aborto, todo lo que comía lo devolvía, a partir del séptimo mes se presentó preclancia con cuatro cruces de albúmina, pasé hinchada y mantuve dieta sin sal hasta el parto. Siendo primeriza, a la alarma de los primeros dolores de cadera fui a la clínica, me regresaron, volví al día siguiente y permanecí 24 horas. El médico nos alertó, o la mamá o el bebé y mi esposo contestó: los dos. Esperamos a que las contracciones se presentaran, se evitó la cesárea, y nuestro hijo nació con casi 5 lbs, faltando unas semanas para completar la gestación, pero sanito.

Han pasado muchos años y hemos sido bendecidos, la vida es un don de Dios. Durante los siguientes 23 años no he dejado de ver tetas y pañales, nuestra pequeña tiene tres y es la décima. He tenido tres abortos involuntarios, (sé lo que se siente, un enorme vacío y profunda tristeza) y un embarazo molar. Ningún embarazo ha sido igual al otro pero con todos he debido cuidarme de posibles pérdidas. Con el tercero, me enteré que estaba embarazada porque se me presentó una hemorragia (la sangre me chorreaba), gracias a Dios pudo ser controlada y estuve en absoluto reposo por un mes, al término de éste, nació un bebé sano.

Durante el parto de nuestro séptimo hijo, tuve la gracia de contar con la asistencia de un médico cristiano [1] que me ayudó y esperó con paciencia siete horas para evitar la cesárea. La labor de parto fue difícil, se presentó hemorragia pero quedé muy bien. Y en el último embarazo se me rompió el agua fuente en el sexto mes de gestación y debí guardar cama sin moverme durante dos semanas y someterme a un tratamiento para madurar los pulmones de la bebé; estuvimos en peligro las dos. Verdaderamente ví la muerte de cerca, pero se cumple la palabra “dar la vida por la vida”. Ya con 43 años y con el mundo en contra, mi médico me sometió a una cesárea…..aquí quiero detenerme, pues nunca había pasado por una experiencia igual, al comparar, no hay nada como ayudar a nacer al hijo que se lleva en las entrañas, y la mayor sensación de absoluta felicidad al verlo nacer, sentirlo y escucharlo. Pues la cesárea es traumatizante, primero te inyectan, después te crucifican, luego sólo escuchas y te imaginas lo que está sucediendo….. en fin, nació nuestra hija saludable y hermosa y no necesitó el médico entubarla ni ningún otro cuidado especial como se esperaba, sólo calor durante cuatro horas.

Hoy puedo testimoniar que los hijos son un don de Dios, la vida no nos pertenece, y a mí, gracias a Dios, no me ha pasado nada. La maternidad hace que nosotras las mujeres nos sintamos colaboradoras del plan de Dios en perfecta armonía, todo por amor y con amor, pues nunca haré nada por evitar tenerlos, y hoy por hoy soy testigo de que Dios existe y que es nuestro Padre, que nos sostiene y da en abundancia.

MONICA CALDERÓN DE VANEGAS
SOY CATÓLICA
Guayaquil - Ecuador




ImagenAdopción espiritual

Publicado por Galsuinda @ 16:24  | Testimonios provida
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 12 de febrero de 2007

El tesoro del sufrimiento


He sufrido mucho en los años que he vivido. Sin embargo, en los últimos seis experimenté un sufrimiento tan grande que creí morir de dolor. En este lapso de tiempo tuve que pasar por el rompimiento de mi matrimonio, murieron mis padres y los médicos me diagnosticaron con cáncer. Todos estos sucesos me llevaron a comprobar que se puede crecer espiritualmente a través del sufrimiento. El sufrimiento ha sido para mí uno de los regalos más valiosos de Dios, una verdadera escuela. Me ha enseñado muchas cosas: a tener paciencia, a sentir mayor compasión por los demás y a saber expresarla; y a aceptarlo todo de la mano de Dios. Lo que más agradezco es que me ha acercado mucho más a El a través del dolor.

El sufrimiento nos hace mejores personas y nos madura emocional y espiritualmente si lo aceptamos por amor y obediencia a Dios y si tratamos de sobreponernos a él, buscando nuestro consuelo y fortaleza en Dios. Son incontables las veces en que me he sentido acongojada, deprimida, agotada física, emocional o espiritualmente; pero en todas he acudido a Dios y siempre me ha dado Su gracia para continuar mi peregrinar hacia Él.

Este documento es el relato de algunas de mis experiencias, las cuales escribo, con la esperanza de poder ayudar a personas que se encuentren en circunstancias parecidas a las mías.

El diagnóstico


Fue en el mes de febrero del 2000 cuando me diagnosticaron mieloma múltiple; un raro tipo de cáncer de la médula ósea, lugar donde nuestro cuerpo fabrica la sangre. Desde entonces he pasado cientos de días recibiendo quimioterapia, en el hospital como paciente externo o ingresada. Aunque parezca increíble, fue casi un alivio enterarme de que padecía cáncer, pues había tenido cinco dolorosas fracturas espontáneas sin saber por qué; tres de ellas en dos costillas y una vértebra, después de un resfriado. Había sido examinada por cinco médicos y hablado con seis más, hasta que al fin a uno de ellos (el reumatólogo), se le ocurrió hacer la prueba de un tipo de proteínas en la sangre. Lamentablemente, esperó desde noviembre, fecha en que hizo la prueba, hasta que volví a verlo en su consulta en febrero, para ver el resultado y decirme que tengo cáncer.

Al fin, cuando logré ver por primera vez al doctor hematólogo-oncólogo, me puso bajo un tipo de tratamiento, el cual no fue efectivo. Luego, durante seis meses, estuve ingresanda por 5 ó 6 días cada mes para la quimioterapia, la cual tampoco dió resultado. Del 20% de cáncer en la médula de los huesos, que me habían descubierto durante la primera biopsia, pasé el 81%. Fue como si en lugar de matar el cáncer, lo hubieran estado alimentando.

Cuando el doctor me dio esta mala noticia, le pregunté cuánto tiempo me quedaba de vida y me dijo que menos de un año. Yo le dije que no aceptaba ese diagnóstico, porque de hecho, Dios me había prometido más tiempo de vida. La única verdadera alternativa que me dio mi médico fue un tratamiento experimental con arsénico (¡el veneno!), y vitamina C. Puesto que no tenía nada que perder, acepté después de orar, investigar, y hablar con mis cinco hijos al respecto.

El tratamiento experimental

Durante meses iba diariamente al hospital a recibir el arsénico con vitamina C. Soporté seis terribles ciclos de cinco semanas cada uno, con dos semanas de descanso seguida de una biopsia después de cada ciclo. Los lunes y los viernes tenían que hacerme electrocardiograma, análisis de sangre, etc. para saber si había llegado al punto de estar en peligro de complicaciones graves debido al arsénico. También me hacían pruebas para conocer el daño que le estaba haciendo el arsénico a todas las células de mi sangre, tales como las rojas, las blancas y las plaquetas. Por supuesto, tuvieron que darme un número de transfusiones, y ni hablar de los demás efectos secundarios de esta quimioterapia experimental.

Lamentablemente, uno de los efectos secundarios graves de esta medicina (el arsénico), es que daña el sistema inmunológico, porque destruye las células buenas que están en la sangre, junto con las malas (cancerosas). Por añadidura, el tipo de cáncer que yo tengo tiene el mismo efecto en la sangre (además de dañar los huesos). Por tanto, desde hace mucho tiempo he estado luchando contra las infecciones. Fui hospitalizada por tres semanas debido a una septicemia, por una infección en el "port" (catéter colocado quirúrgicamente en la vena cava para administrar la quimoterapia). Estuve en casa una semana, y acto seguido tuve que ser hospitalizada de nuevo debido a una neumonía y para remover el catéter infectado y colocar uno nuevo. Sin embargo, Dios no quiso que muriera en esa oportunidad tampoco y me salvé para continuar el tratamiento con arsénico. ¡Fui la primera en EE.UU. en llegar al final de los seis ciclos viva y hasta me entrevistó un canal de televisión!

Durante la segunda semana de hospitalización por la neumonía, cuando comencé a mejorar, se me presentaron otras complicaciones, las llamadas "enfermedades oportunistas". Por ejemplo, contraje la "culebrilla" (muy dolorosa), sinusitis (la cual me ha dejado sin olfato ni gusto permanentemente), flebitis en ambos brazos debido a los sueros (muy dolorosa también), y otras infecciones más. Por supuesto, debido a la debilidad de mis huesos y la fuerza con que tosía, se me rajó de nuevo una costilla.

Una noche, cuando estaba hospitalizada, después de tantos sueros e inyecciones, tuve problemas con mis venas. El catéter no se podía utilizar por orden del médico, hasta que no transcurrieran 48 horas de ser insertado. Sin embargo, las medicinas había que administrarlas por vía intravenosa. Una hermana en Cristo y yo, hicimos la Coronilla de la Divina Misericordia y le rogamos a Sor Faustina, Apóstol de la Divina Misericordia, su intercesión (todavía no había sido canonizada). Ella nos escuchó. Después de haber tratado de establecer una línea para el suero tres enfermeras, tres veces cada una, otra enfermera me dijo: "Déjame probar una vez más". ¡Y milagrosamente lo logró!

Durante esa estancia en el hospital, aprendí mucho sobre el valor infinito del sufrimiento, tanto para nosotros como para los demás. También medité mucho más sobre la pasión de Cristo. Le doy gracias a Dios por haber derramado tantas bendiciones sobre mi persona durante esta difícil etapa de mi vida, no sólo al darme la fortaleza para continuar luchando por sobrevivir, sino también, por darme el grandísimo honor de compartir su cruz, a pesar de que no soy digna de hacerlo.

El recordar el sacrificio que Jesús hizo por nosotros en la cruz, me ayudó a soportar todos los sufrimientos. Cada vez que me pinchaban con una aguja pensaba en que Jesús fue coronado de espinas y le decía a El: "Esta es una ofrenda tan pequeña, Señor, comparada con lo que tú sufriste para salvarme." Y cuando me arrancaron dos pequeñitos pedazos de piel al removerme un esparadrapo (al cual soy alérgica) y me dolió tanto, recordé que Jesús fue brutalmente azotado, le pusieron una capa sobre su sangrante espalda y después se la removieron violentamente. Según los relatos científicos, una gran parte de su sanguinolenta piel le fue arrancada junto con la capa, pues se le pegó a la tela. ¡Cuán grandes son los dolores que El sufrió por nosotros! Fue su amor lo que lo llevó a la cruz y lo hizo permanecer en ella, a pesar de los que le gritaban que bajara y se salvara. Y ha sido providencial para mí, el que estos sufrimientos míos hubieran tenido lugar durante el Mes del Sagrado Corazón de Jesús. ¡Qué hermoso regalo de amor pude brindarle! Ofrecí mis sufrimientos (y todavía lo estoy haciendo), por el movimiento provida y por Human Life International y la Sección hispana que dirijo, Vida Humana Internacional y sus organizaciones afiliadas en el mundo hispano.

Dios me dio el regalo del gozo durante esa etapa en que estuve a punto de morir, y me enseñó que no debo temerle a la muerte ni al sufrimiento, pues Él está siempre conmigo.

Enfrentándome al transplante


El doctor me dijo que ya que me había bajado tanto el nivel de cáncer en los huesos con la ayuda del arsénico y la Talidomida que recibí por meses, era hora de planear un transplante de células estaminales, utilizando mis propias células. Puesto que el tipo de cáncer que tengo es incurable, solo se trataba de alargar un poco mi vida.

Dos semanas antes de mi transplante, me sentía tan agotada de esta lucha que he estado librando contra el cáncer por los últimos dos años, que no tenía ya las fuerzas para continuar. Sabía que me esperaban muchas más dificultades y sufrimientos. Por lo que había leído, este tipo de transplante es un procedimiento muy largo, difícil y peligroso que requiere mucho tiempo de recuperación.

Me encontraba "al pie de una enorme montaña" que sabía tenía que escalar, pero no tenía las fuerzas para comenzar a hacerlo. Hay momentos en la vida de uno en que súbitamente sentimos sobre los hombros y sobre el corazón, todo el peso de muchos años de sufrimientos. Era como si me hubiera caído con mi cruz y no tuviera fuerzas para levantarme. Hasta ese punto, Dios me había dado una fortaleza sobrenatural que me llenaba de optimismo, energías y hasta gozo espiritual. Pero fue como si en aquellos momentos me la hubiera retirado por completo, quizás para que me diera cuenta de lo débil y frágil que soy, y de lo mucho que dependo de Él. Las palabras de San Pablo cobraron aun más importancia para mí y me aferré a ellas con todo mi corazón: "A todo puedo hacerle frente, gracias a Cristo que me fortalece." (Filipenses 4: 13 ) Y las de Cristo : "Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece unido a mí, y yo unido a él, da mucho fruto; pues sin mí no pueden ustedes hacer nada" (San Juan 15:5), me hicieron comprender, como nunca antes, que es verdadera y personalmente Cristo quien nos fortalece.

Antes de poder ingresar para el transplante de células estaminales tuve que someterme a un procedimiento llamado eféresis. Me insertaron quirúrgicamente en la vena cava un catéter mucho más grande que los que había tenido anteriormente. Tenía tres tubos en la parte de afuera: por un lado sacaban la sangre, por el otro administraban anticoagulante, y por el tercero devolvían la sangre al cuerpo. Me estimularon primero la médula ósea con unas inyecciones. El objetivo era separar las células estaminales inmaduras del resto de la sangre, y hacer que salieran a flote en la sangre.

Durante el procedimiento tuve una complicación: me bajó mucho el calcio y comencé a sentir como unas terribles corrientes eléctricas por todo el cuerpo, hasta llegar al punto de que se me engarrotaron ambas manos y se me paralizaron los dedos. En aquel momento pasé un gran susto porque creí que me estaba dando un derrame cerebral. De momento no pude evitar las lágrimas y el desaliento y la desesperación, pero de nuevo Cristo me fortaleció. Después de quedar una noche ingresada en el hospital, con los medicamentos que me administraron pudieron seguir el proceso iniciado. Lamentablemente, no alcanzaron a colectar todas las células necesarias para el transplante, pero de todos modos, mi médico decidió seguir adelante porque era la mejor decisión con respecto a mi salud.

El ingreso al hospital

Era el 7 de octubre de 2002, Festividad en la Iglesia Católica, de Nuestra Señora del Santo Rosario. El hecho de que iba a ingresar en el hospital en esta piadosa fecha, me dió ánimos para el suplicio que sabía se acercaba inexorablemente. Pensé: He pasado tanto tiempo en este complejo de hospitales, que ya prácticamente son mi segunda casa.

La primera semana de ingreso para el transplante no fue fácil. El primer día me dieron una dosis extremadamente alta de "Melphalen", una quimioterapia muy fuerte. Según me informaron, era una dosis diez veces más alta que la que regularmente les dan a los pacientes. Inmediatamente, el segundo día, me pusieron por vía intravenosa, las células estaminales que me habían extraído de la sangre y habían congelado.

Después de la quimioterapia, no pude mantener nada en el estómago por mucho tiempo. Las náuseas eran una parte constante de mi vida cuando estaba despierta, no había nada que verdaderamente permitiera que mantuviera líquidos o alimentos en mi estómago. Por 24 días en el hospital viví mediante los sueros. Las pocas veces que pude mantener algún líquido fue gracias a la oración. Pero hasta la oración se me hacía difícil, porque las náuseas eran muy intensas. Con toda mi alma le pedí al Señor que estabilizara mi estómago, no sólo porque me sentía muy débil, sino también porque me dolía la quijada izquierda (afectada por el cáncer), de tanto devolver los alimentos.

Prepararnos para escuchar, tener paciencia y perseverancia


Una mañana caí en una pequeña depresión, al sentir que todavía no toleraba alimento en el estómago y que estaba tan débil. De nuevo me fallaron las fuerzas y dejé de tratar de ingerir alimentos. Para colmo de males, los dolores en el cuero cabelludo mientras se me caía el cabello, me molestaban mucho cuando ponía la cabeza en la almohada. Clamé al Señor llorando y su ayuda me llegó de nuevo. El enfermero me aconsejó, explicándome muy delicadamente, que mi actitud era negativa y esto alargaría más tiempo mi recuperación. Me dí cuenta de que había caído en la trampa de pensar negativamente. Dios actúa a veces a través de quien menos esperamos.

Después recordé el poder sanador de Dios a través de la música. Puse en mi equipo portátil un cassette de música religiosa que sabía me daría el mensaje que necesitaba oir de consuelo y fortaleza. La letra de la primera canción titulada "Amigo, no temas", me recordó la promesa de Jesús de estar siempre conmigo. Dice la canción : "Amigo, no temas, yo estoy contigo en tu caminar" y habla de cómo Dios cuida de las aves y las flores del campo, "y ellas no son más que tú". Si el Padre Celestial viste los campos de primorosos colores, con muchas flores que duran solo un día, cómo no va a poner en nuestra alma una y otra vez, el amor y la fortaleza que necesitamos en momentos difíciles. ¡Acabé por cantar, bailar, y alabar a Dios! Fue otro encuentro personal con Dios que me fortaleció emocional, física y espiritualmente.

Verdaderamente debemos estar atentos a la Palabra de Dios y obedecerle, si queremos recibir Sus gracias especiales. Si yo hubiera ignorado el consejo del enfermero de cambiar mi actitud y me hubiera dedicado a sentir lástima de mí misma, no habría recibido las gracias que recibí. Debemos recordar siempre la importancia de las "tres p" : Preparar los oídos para escucharle y obedecerle, tener paciencia y perseverancia.

Como nos aconsejó Santa Teresa de Jesús en su poema "Nada te turbe": "...confianza y fe viva mantenga el alma". Mi ánimo había cambiado hasta tal punto, que tuve el valor de dejarme rapar la cabeza pues de todos modos el pelo se me estaba cayendo. Y le di gracias a Dios porque al mirarme al espejo, no sentí dolor sino orgullo. Consideré mi calvicie, una de las cicatrices, producto de la difícil batalla que estoy librando.

Ahora, cuando me deprimo por todos mis sufrimientos y ni siquiera tengo deseos de orar; escucho una música religiosa alegre. Entonces comienzo a cantarle a Dios como nos pide la palabra de Dios : "Canten y alaben de todo corazón al Señor" (Efesios 5:19), y acabo siempre dándole gracias y alabándolo. Es indudable que Dios nos da siempre las fuerzas y hasta el gozo espiritual, sin importar las circunstancias, cuando se los pedimos de todo corazón.

Necesitamos el amor de nuestros seres queridos

Hay evidencias científicas de que el amor y el apoyo de los demás ayudan a lograr la sanación. Los estudios realizados muestran grandes diferencias con respecto al tiempo que sobreviven las personas gravemente enfermas que reciben amor y apoyo, y las que no los reciben. Uno de los estudios, realizado en la Universidad de Tejas, les preguntó a los pacientes si participaban regularmente en un grupo de apoyo, como por ejemplo asistiendo a una iglesia, y si esa participación les proporcionaba fuerzas y consuelo. Seis meses después del tratamiento, los que contestaron que no a ambas preguntas tuvieron siete veces más probabilidades de morir que los demás. Otro estudio de la Universidad de Los Angeles (UCLA) realizado con grupos de apoyo, investigó a personas a quienes se les practicó una cirugía debido al cáncer melanoma. Después de dicha cirugía algunas de las personas participaron en grupos de apoyo por seis semanas, mientras el resto simplemente se fue a su casa. Cinco años después los investigadores encontraron que entre los que no participaron en ningún grupo de apoyo hubo tres veces más muertes y dos veces más metástasis que entre los que lo hicieron. ("Cancer Recovery Today", boletín de la organización Cancer Recovery Foundation of America.)

Verdaderamente, el amor y el apoyo de otras personas constituyen una necesidad básica para los enfermos. El no obtenerlos es dañino; ¡cuánto más dañino será el ofrecerle a una persona enferma la eutanasia o el suicidio asistido! Los que estamos gravemente enfermos necesitamos una verdadera compasión, no la falsa compasión que ofrecen los promotores de la eutanasia y el suicidio asistido.Y aun más importante es para los enfermos, el amor de sus seres queridos.

Sí, es cierto que solo Dios basta, como dijo Santa Teresa de Jesús. Si tenemos que continuar nuestro peregrinar totalmente solos, lo hacemos con la fuerza que Dios nos da. Sin embargo, el amor de otros seres humanos es para nosotros en momentos difíciles lo que la lluvia para las flores. A ellas las alimenta y las hace abrirse en toda su belleza. A nosotros también, porque nos alegra el alma y nos transforma en personas más humanas. Con ello nos hacemos más compasivos y tenemos aún más fortaleza para enfrentar nuestro dolor.

Enfrentándome a la recuperación

Llegó el momento de salir del hospital después del transplante y no tenía quien me ayudara (vivo sola), ni siquiera pagándole. Había hecho muchas gestiones, hablado con varias personas pero al final, las dos que me prometieron ayuda me llamaron para decir que no podían. Desde el principio había confiado en Dios y le había pedido que si no podía conseguir a nadie, me diera las fuerzas para poder cuidar de mí misma. De nuevo, Su gracia no se hizo esperar, pues Dios me dio las fuerzas para cuidarme durante el mes que estuve en casa recuperándome.

Y cada vez que he necesitado algo que no podía resolver por mí misma, Dios me ha enviado personas para ayudarme. Una amiga y hermana en Cristo, que es psiquiatra, me ha ayudado mucho espiritual y psicológicamente. No hubiera podido avanzar tanto en mi recuperación emocional sin su ayuda. Otra buena amiga a quien quiero como una hermana y un matrimonio de mi parroquia, fueron también algunos de los hermanos en Cristo que me ayudaron.

En Dios confiemos

Recientemente mi oncólogo me dijo que aunque mi cáncer al fin parece estar en remisión, se me ha presentado otra grave enfermedad de la sangre llamada mielodisplasia, debido a la cantidad de quimioterapia que he recibido o como consecuencia del tipo de cáncer que tengo. La médula de mis huesos no está produciendo las células (rojas, blancas y plaquetas), que mi cuerpo necesita, y algunas de las que produce son anormales. Por lo que me quede de vida, tendré que continuar recibiendo a menudo transfusiones a través de un catéter en la vena cava y medicinas para estimular la producción de las otras células. De este modo podré sobrevivir un tiempo más, puesto que no es posible una curación. Entre otros, me esperan los riesgos de infecciones y hemorragias. Además el doctor me dijo que tengo un 80% de posibilidades de contraer un tipo de leucemia.

Sin embargo, no tengo miedo. Por el contrario, mi alma está llena de gozo, porque hoy Jesús me dio en la misa las gracias extraordinarias que necesitaba para enfrentar este nuevo sufrimiento. Instantes antes de recibir la sagrada comunión, vi claramente en la faz de una escultura de Jesús, una sonrisa.

Hay quienes creen que la religión es solo un bastón en el cual las personas se apoyan cuando se encuentran en circunstancias difíciles de su vida. Piensan que la fe es una creencia en "algo" intangible y esto es cierto, pero es mucho más. La realidad es que la verdadera fe, la fe fructífera, la que crece cada día más si la nutrimos con la oración, la lectura espiritual y los sacramentos (esto último para aquellos que somos católicos); no es algo intangible que imaginamos o que nos hemos inventado. Es una relación íntima y personal con nuestro Creador, que es más real que la luz que vemos y el aire que respiramos. Nuestro Dios nos ama tanto, que está involucrado hasta en los más insignificantes acontecimientos de nuestra vida. Está atento a nuestras más pequeñas necesidades, sabe lo que queremos y necesitamos, y se apresura a dárnoslo si es para nuestro bien.

A través de toda mi odisea, que continuará cada día hasta que Dios quiera, nunca he estado sola, pues Jesús siempre está conmigo y me lo demuestra de diferentes maneras.Y además, he tenido y todavía tengo la inmensa bendición y la alegría de poder contar con incontables oraciones (inclusive en diferentes países del mundo), de personas que he conocido por mi labor en defensa de la vida y la familia. Las cartas, tarjetas y llamadas que he recibido de líderes del movimiento provida hispano han sido numerosas. A todos los tengo en mi corazón , y a Dios he ofrecido mis sufrimientos por la labor que realizan estos valientes hermanos en Cristo en sus respectivos países. Se están enfrentando a grandes batallas para defender la vida y la familia, los cuales sufren graves ataques en los países hispanos.

Un mensaje especial


Por último, quiero dirigirte un mensaje personal a ti, que estás enfermo(a) de cáncer o tienes otra enfermedad grave.

De nuestra actitud depende mucho el poder sobrevivir más tiempo. He leído que aquellos enfermos graves que tienen una actitud positiva, una vida activa y la voluntad de vivir, sobreviven más tiempo. No dejes que nada perturbe tu paz, te entristezca o te deprima. Sonríe siempre, pase lo que pase, porque Dios te ama y cuida de ti. El apóstol san Pablo nos dice: "Alégrense siempre en el Señor. Repito: ¡Alégrense! Que todos los conozcan a ustedes como personas bondadosas. El Señor está cerca. No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también. Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús". (Filipenses 4: 4-7) Cuando me olvido momentáneamente de que todo lo que sucede es para nuestro bien, aún lo que nos hace sufrir, repito mentalmente las palabras de San Pablo: "Que la esperanza os tenga alegres, estad firmes en la tribulación, sed asiduos en la oración." (Romanos 12:12) La esperanza de poder estar con Cristo algún día me proporciona gozo espiritual, el cual me ayuda a mantenerme firme en la tribulación por medio de la oración.

No temas a los sufrimientos. Cuando me diagnosticaron el cáncer y leí sobre las posibles complicaciones y lo dolorosas que podrían ser en las últimas etapas de mi enfermedad, sentí un gran temor. No temía a la muerte, sino a los sufrimientos que podrían acompañarla. Sin embargo, el Señor me llevó a leer una cita bíblica que me tranquilizó y me recordó que Él estará conmigo hasta el final, y nada me sucederá que con la ayuda de su gracia no pueda enfrentar. A través del Salmo 40, "Oración de un enfermo", Dios me habló: "El Señor lo sostendrá en el lecho del dolor, calmará los dolores de su enfermedad".

Además Dios nos promete: "...Los que confían en el Señor tendrán siempre nuevas fuerzas y podrán volar como las águilas, podrán correr sin cansarse y caminar sin fatigarse." (Isaías 40: 31) Y Jesús mismo nos dijo: "No se angustien ustedes. Crean en Dios y crean también en mí... Les doy mi paz, pero no se la doy como la dan los que son del mundo. No se angustien ni tengan miedo." (Juan 14:1, 27) Por último, si unes tus sufrimientos a los de Cristo, aceptándolos por amor a Dios y ofreciéndoselos a Él, verás sus frutos en la eternidad.

Probablemente el tener que enfrentarte a tu enfermedad y la posibilidad de morir debido a ella, ya te han enseñado el valor tan grande que tiene la vida, regalo de Dios. Atesórala, disfrútala en todo lo posible, diles a tus seres queridos cuánto los amas. Vive cada día como si fuera el último, porque no sabes cuándo será el día ni la hora. Utiliza sabiamente ese valioso tiempo de vida que te queda, que es un regalo que Dios te ha dado, para que te prepares para vivir con El para siempre. Trata de acercarte más a El cada día por medio de la oración, la meditación y los sacramentos (si eres católico). Alguien le preguntó a Santa Ángela de Merici, la fundadora de las Hermanas Ursulinas, qué consejo le daba para comportarse debidamente. Ella le contestó : "Compórtese cada día como usted deseara haberse comportado cuando le llegue la hora de morirse y de darle cuenta a Dios."

No temas a la muerte, el mismo Dios que te ama y cuida de ti, te recibirá en sus amorosos brazos, donde estarás por toda la eternidad. Dile al Señor de todo corazón : "Yo, Señor, confío en ti; yo te he dicho: ‘¡Tú eres mi Dios!, mi vida está en tus manos." (Salmo 31: 14)

Que Dios te bendiga y aumente tu fe, tu paciencia y tu fortaleza para enfrentar tus sufrimientos.


Nota: Este escrito, terminado el 9 de febrero del año 2003, es propiedad intelectual de la autora y de Vida Humana Internacional (VHI), Sección hispana de Human Life International. VHI y la autora dan su autorización para que se reproduzca sin hacer ningún cambio en el texto y se distribuya gratuitamente, sin fines de lucro. VHI es una organización católica educativa y misionera que ofrece en su portal en Internet: http://www.vidahumana.org/, información sobre más de 20 temas relacionados con la defensa de la vida humana y la familia, y un catálogo de materiales educativos. Para comunicarse con Vida Humana Internacional diríjase a: 45 S.W. 71 Ave, Miami, Fl, 33144, U.S.A. Teléfono: (305) 260-0525. E-mail: [email protected]. El portal www.masalladelsol.org, ofrece un "chat room" para las personas que tienen cáncer y sus familiares. Puede escribir a: [email protected].


Adopción espiritual

Tags: Magaly Llaguno, batalla contra el cáncer

Publicado por Galsuinda @ 11:01  | Glup!
Comentarios (0)  | Enviar


Notas: 1. White, M. Dr. (1985) The Pill: the Gap between Promise and Performance. Publicado por Resposible Society Research and Education Trust, Wicken, Milton Keyes, Bucks, MK 196BU, Inglaterra. 2. Grimes DA, Godwin AJ, Rubin A, Smith JA, Lacarra M., "Ovulation and follicular development associated with three low-dose oral contraceptives: a randomized controlled trial," Obstet. & Gynae., 1994. 3. Harper C, Ellerton C., "Knowledge and percepctions of emergency contraceptive pills among a college-age population: a qualitative approach," Fam. Plan. Perspectives, 1995; 27:.149-154. Este art?culo no define expl?citamente la concepci?n; sin embargo, todo el contenido del texto se funda en la err?nea suposici?n de que la concepci?n y la implantaci?n (en vez de la fertilizaci?n) son sin?nimos. 4. Ib?d. p.149. 5. Ellertson C, Winikoff B, Armstrong E, Camp S, Senanayake P. "Expanding access to emergency contraception in developing countries," Stud. Fam. Plan., 1995; 26, (5), p. 251. 6. Durante m?s de 20 a?os la p?ldora del d?a siguiente ha sido recetada a las mujeres como un m?todo para controlar el embarazo., en Grou F, Rodr?guez I., "The morning-after pill - How long after?," Am J Obstet Gynecol., 1994; 171:6, p. 1529. El art?culo entonces arguye que el principal modus operandi de la p?ldora del d?a siguiente ocurre por medio de sus efectos en el endometrio. Este modo de actuar podr?a explicar la mayor?a de los casos en los cuales se impiden los embarazos por medio de la p?ldora del d?a siguiente. op.cit., p.1532. Se puede observar con claridad que los autores basan su argumento en la suposici?n de que el embarazo no comienza hasta la implantaci?n. 7. "Emergency contraception is not abortion," Lancet, 1995; 345:1381-1382, (Editorial). 8. Ellertson, op.cit. pp. 251-263. 9. Weisberg, E. Fraser IS, Carrick SE, Wilde FM. "Emergency contraception - general practitioner knowledge, attitude and practices in New South Wales," Med. J. Aust. 1995; 162:136-138. Este art?culo tambi?n se basa en la suposici?n de que el embarazo no comienza sino hasta despu?s de la implantaci?n. 10. Rahwan Prof.R. (carta), Lancet, 1995; 346:252. Esta definici?n ha sido aceptada por el Tribunal Supremo de EE.UU. (Webster v. Reproductive Services, 3 de julio de 1989). 11. Mosby's Medical, Nursing and Allied Health Dictionary, 3a Edici?n, 1990, a cargo de N. Darlene Como, p. 610. 12. Ib?d, p. 954. 13. Dwyer Prof J. The Courier, (The Inner Western Suburbs Newspaper, Direcci?n de la publicadora: 170 Bourke Rd Alexandria 2015 NSW Australia) 2.1.96. 14. Llewellyn-Jones D. Everywomen, 2a Edici?n, 1978. Faber and Faber, London, p. 8. 15. Mosby's. op. cit., p. 301. 16. Rahwan R. Prof. Contraceptives, Interceptives and Abortifacients. Division of Pharmacology, College of Pharmacy, The Ohio State University, Columbus, Ohio 43210, 1995, p. 7. 17. Butterworths Medical Dictionary, 2a Edici?n, 1978, a cargo de MacDonald Critchley. Concepci?n- 1. El acto de embarazarse. 2. La fertilizaci?n del ?vulo por un espermatozoide y el comienzo del crecimiento del embri?n. El embarazo - el estado de llevar un hijo en el seno; condici?n que va desde la concepci?n hasta el parto del conceptus. Embarazo - llevar un hijo en el seno. 18. Gould Medical Dictionary, 4a Edici?n, 1979, McGraw-Hill Book Co. Concepci?n - la fertilizaci?n del ?vulo por el espermatozoide. Conceptus - lo que es concebido: un embri?n o feto. Embarazo - la condici?n de estar embarazada: el estado de una mujer o de cualquier mam?fero femenino desde la concepci?n hasta el parto. Embarazo - el tener prole potencial (?vulo fertilizado). 19. Stedmans Medical Dictionary 26a Edici?n, 1995, Williams & Wilkins (Pub). Concepci?n - el acto de concebir, o de embarazarse; la fertilizaci?n del ovocito (?vulo) por un espermatozoide que resulta en un cigoto viable. Embarazo - la condici?n de una mujer despu?s de la concepci?n hasta el nacimiento del beb?. 20. Harrups Dictionary of Medicine and Health, 1a Edici?n, 1988, Londres. Concepci?n - el momento y proceso de la fertilizaci?n del ?vulo por un espermatozoide, despu?s de la relaci?n sexual. El resultado es la formaci?n de un cigoto (una c?lula combinada con 23 pares de cromosomas en su n?cleo), que representa el comienzo del embarazo. Embarazo - comienza en la concepci?n, cuando un ?vulo es fertilizado por un espermatozoide... 21. Mellons Illustrated Medical Dictionary 3a Edici?n, 1993, Nueva York. Concepci?n - la fertilizaci?n de un ?vulo o el acto de embarazarse. Conceptus - el producto de la concepci?n. Que tambi?n se le llama embri?n. Embarazo - el per?odo de tiempo entre la concepci?n y el nacimiento de la prole. Embarazo - llevar una prole en desarrollo dentro del cuerpo. 22. Oxford Concise Medical Dictionary, 4a Edici?n, 1994. Concepci?n - el comienzo del embarazo; cuando una c?lula germinal masculina (espermatozoide) fertiliza una c?lula germinal femenina (?vulo) en las trompas de Falopio. Embarazo - el per?odo durante el cual una mujer lleva un feto en desarrollo, normalmente en el ?tero. 23. Pearces Medical and Nursing Dictionary and Encyclopedia 15a Edici?n, 1983, p. 99, Faber & Faber. Concepci?n - la uni?n de los elementos reproductores masculino y femenino, es decir, del ?vulo y del espermatozoide. 24. Australian Prescription Products Guide (APPG) 25a Edici?n, 1996. Australian Pharmaceutical Publishing Company Ltd, 40 Burwood Rd, Hawthorn, Victoria, 3122, Australia. Microval (Wyeth Pharmaceuticals) p. 1531. 25. La ovulaci?n se impide casi siempre cuando los agentes son usados de la manera usual. Goodman & Gilmans The Pharmacological Basis of Therapeutics, Pergammon Press, Inc. Maxwell House, Fairview Press, Elmsford, New York 10523, U.S.A., 8a Edici?n, p. 1405 NB. Quiere decir casi claramente que la supresi?n no es absoluta. 26. Micromedex (Clinical Computerized Information System), Vol. 86, Triquilar ED monograph. 27. Estos descubrimientos indican que la supresi?n del ovario est? muy lejos de ser completa con la dosis baja de OC en Van der Vange, N. "Ovarian activity during low dose oral contraceptives." In: Chamberlain G, ed. Contemporary Obstetrics and Gynaecology. Butterworths, Londres. 1987 p. 323. 28. Rahwan, Contraceptives, Interceptives and Abortifacients, p. 9. 29. "Progestogens act to transform a proliferate uterine endometrium into a more differentiated, secretory one" ("Los progest?genos act?an de tal forma que transforman a un endometrio uterino prol?fero en uno m?s diferenciado y secretorio"), MicroMedex, Depo-Provera Monograph, Vol. 85. 30. No parece probable que la implantaci?n sea posible en el endometrio que haya sido alterado bajo la influencia de la mayor?a de los supresores [de la ovulaci?n]. Goodman & Gilmans op. cit.., p. 1405. 31. Los integrinos son una familia de mol?culas heterodim?ricas que se adhieren a las c?lulas y que se componen de subunidades que se han implicado en un n?mero de diversos procesos fisiol?gicos, incluyendo la fertilizaci?n y la implantaci?n del embri?n. Hay tres integrinos que muestran patrones de expresi?n que dependen de los ciclos en el epitelio endometrial... el integrino v ha surgido como un indicador confiable de la fertilidad normal. Somkuti SG, Sun JS, Yowell CW, Fritz MA, Lessey BA. "The effect of oral contraceptive pills on markers of endometrial receptivity," Fertility and Sterility, 1996; 65, p. 484. 32. Los contraceptivos orales tienen un n?mero de mecanismos de acci?n complementarios en los niveles hipot?lmico, tub?rico y cervical. Tambi?n tienen efectos caracter?sticos en la morfolog?a endometrial, que incluyen reducci?n del grosor, gl?ndulas estrechas y espaciadas, y cambios preciduales en el estroma. Se cree que la importancia funcional de estos efectos morfol?gicos sea un endometrio que no es receptivo a un embri?n que est? implant?ndose. Los cambios en la expresi?n integrina que observamos en el endometrio de las usuarias de los OC proporcionaron credibilidad a esta noci?n. Comparado con los patrones observados en controles f?rtiles, la expresi?n del subtipo aumenta, mientras que la del v disminuye. Estos cambios son compatibles con un endometrio no receptivo y probablemente reflejan la influencia de estar continuamente expuesto a niveles farmacol?gicos de esteroides contraceptivos. Somkuti, op. cit., p.487. (El ?nfasis es m?o.) 33. Rahwan, Chemical Contraceptives, Interceptives and Abortifacients. pp. 7-8. 34. V?ase AMA [Asociaci?n M?dica de EE.UU.]: Drug Evaluation Subscriptions, AMA Dept of Drugs, Chicago, IL, 1991, y Balin H, Newton RE, Howtz AE et al., "Pharmacophysiologic and clinical aspects of oral contraceptives," Semin. Drug Treatmen,. 1973; 3:121-142, y Morris JM. "Mechanisms involved in progesterone contraception and oestrogen interception," Am J Ob Gynae., 1973; 117:167. En Microdex, Vol. 87. 35. Somkuti, loc.cit., 36. Rahwan, Chemical Contraceptives, Interceptives and Abortifacients, pp.8 y 10. 37. Van Der Vange N., op. cit., p. 323. 38. Grimes DA, Godwin AJ, Rubin A, Smith JA, Lacarra M., "Ovulation and follicular development associated with three low-dose oral contraceptives: a randomized controlled trial," Obstet. & Gynae., 1994; p. 34. 39. Rahwan, Chemical Contraceptives, Interceptives and Abortifacients, p. 7-8. 40. Vessey MP, Lawless M, Yeats D, McPherson K., "Progestogen-only oral contraception. Findings in a large prospective study with special reference to effectiveness," Br. J. Fam. Planning, 1985, p. 119. 41. Weisberg E., "Oral Contraceptives - fine tuning clinical use," Patient Managment, julio de 1988, p. 33. 42. Sparrow MJ., "Pregnancies in reliable pill takers," New Zealand Medical Journal, 1989:102, p. 576. 43. El que el embarazo ocurra mientras se est? tomando la p?ldora significa impl?citamente que el endometrio no siempre es alterado de forma adversa. 44. Vessey, Br. J. Fam. Planning, 1985. En este estudio, el 20% de las mujeres que se hab?an embarazado usando la mini-p?ldora no hab?an fallado en tomar ninguna tableta. Por lo tanto, a?n en el caso de dosis tomadas diariamente y sin fallar, el endometrio fue capaz de aceptar y sostener al ?vulo fertilizado. 45. Rahwan, Chemical Contraceptives, Interceptives and Abortifacients, pp. 8-9. 46. La mini-p?ldora encuentra sus principales indicaciones como interceptora. Ib?d., p. 34. 47. La referencia gen?rica a la p?ldora combinada como contraceptivo oral, por lo tanto, es menos que exacta. Ib?d., p. 26. 48. Ib?d., p. 17. 49. Ib?d. 50. Ib?d., p. 34. 51. Ibid., p. 17. 52. Sweet M., "The Contraceptive Revolution - still a bitter pill," The Sidney Morning Herald, 13 de marzo de 1995. 53. Llewellyn-Jones, op.cit., p. 104. 54. Sparrow, op.cit., p. 576. 55. Weisberg, op.cit., p. 33. 56. Vessey, Br.J.Fam.Planning, 1985. p. 117. 57. Sparrow, loc.cit. 58. Weisberg E., "OCs and community failure rate," Current Therapeutics, 1994 (Sept) 51-52. 59. Ib?d., En este art?culo el Dr. Weisberg primero usa el n?mero de embarazos por cada 100 mujeres durante un a?o como indicador al referirse a la efectividad te?rica, luego cambia a medidas de porcentaje en la pr?xima oraci?n cuando se refiere a la efectividad de uso. Siguiendo la l?gica, supongo que las cifras del 3% y del 6% significan 3 ? 6 embarazos por cada 100 mujeres durante un a?o. 60. El Profesor Rahwan presenta una cifra de la efectividad de uso entre el 90 y el 96%. Esto quiere decir que entre el 4 y el 10% de las pacientes s? se embarazan, principalmente debido a la falta de cumplimiento. 61. Sparrow, loc. cit. 62. Merck Manual, 15a Edici?n, a cargo de Robert Berkow, Merck Research Laboratories, Merck & Co., Inc., Rahway, N.J., 1987, p. 1736. 63. Sparrow, loc.cit., 64.Baciewicz AM., "Oral Contraceptive Drug Interactions (Review)," Therapeutic Drug Monitoring, 1985; 7:26-35, Raven Press, Nueva York. 65. V?ase el ap?ndix 2. (Nota del traductor: En este ap?ndice el autor da una lista de las distintas f?rmulas de las p?ldoras contraceptivas seg?n la marca y el tipo. La fuente en que se basa es la siguiente: Schedule of Pharmaceutical Benefits. Commonwealth Department of Human Services and Health, Australia, 1995. 66. Van der Vange, loc.cit., 67. Ib?d., pp. 315-326. 68. Corson S, "Contraceptive efficacy of a monophasic oral contraceptive containing desogestrel," Am J Obstet Gynecol., 1993; 168:1017-20. 69. Grimes DA, Godwin AJ., et al, op. cit. 70. En este estudio hubo una tasa de ovulaci?n de 26.7 por cada 100 mujeres durante un a?o, es decir, (4 ovulaciones x 1200 meses)/ (30 mujeres x 6 meses). 71. Grimes et.al., op. cit., p. 33. 72. Llewellyn-Jones, op.cit. p. 116. 73. Rahwan, Chemical Contraceptives, Interceptives and Abortifacients, p. 8. 74. A?n en el caso de que no se impidiese la ovulaci?n, podemos f?cilmente imaginar que los agentes contraceptivos podr?an interferir con la implantaci?n por medio de su efecto directo sobre el tracto genital [el endometrio] Goodman & Gilman, 8a Edici?n, op cit. p. 1405. 75. Rahwan, Chemical Contraceptives, Interceptives and Abortifacients, p. 37. 76. McCrystal P., "What kind of prescription?," Chemist & Druggist, 1995; febrero 25:304. 77. Sparrow, loc.cit., 78. Weisberg, Patient Managment, p. 33. 79. De manera que hay un espacio de tiempo de 4 a 8 horas en la protecci?n que la mini-p?ldora otorga por medio de la barrera de la mucosa cervical; el primer espacio de tiempo de 4 horas se da desde el momento en que la p?ldora es ingerida hasta que se logra el m?ximo efecto 4 horas despu?s. El segundo espacio de tiempo posible de 4 horas ocurre hacia el final del d?a de 24 horas durante el cual se tom? la p?ldora anterior. Est? claro entonces que si una mujer se toma la mini-p?ldora antes de acostarse en la noche que tiene relaciones sexuales, el efecto del progest?geno ser? m?nimo. La tableta que se tom? la noche anterior tendr? muy poco o ning?n efecto en la mucosa cervical, y la nueva tableta apenas ingerida no habr? tenido tiempo todav?a para ejercer su efecto. Esta situaci?n es razonable. Un informe de Nueva Zelandia afirm? que 10 de 19 mujeres de hecho s? tomaron la mini-p?ldora antes de acostarse cerca del momento en que tuvieron relaciones sexuales. Por lo tanto, la fertilizaci?n no hubiera podido ser impedida, y el aspecto abortivo de la mini-p?ldora o de la p?ldora combinada podr?a predominar. V?ase Sparrow, op. cit., p. 576. 80. Goodman & Gilmans, 8a Edici?n, op. cit p. 1405. 81. Rahwan, Chemical Contraceptives, Interceptives and Abortifacients. pp. 8-9. 82.Weisberg, Patient Management, p. 33. 83. V?ase el ap?ndice 1. (Nota del traductor: En este ap?ndice el autor indica lo siguiente: "La literatura m?dica informa que Micronor(R), una p?ldora de s?lo progesterona, ?tiene una tasa promedio de embarazos de 2.54 por cada 100 mujeres durante un a?o'*. Vemos claramente que hay una discrepancia entre una tasa de 2.54 por cada 100 mujeres y una tasa de ovulaci?n, como la que sugiere el Dr. E. Weisberg, de 4 por cada 10 (o de 40 por cada 100) mujeres. Esta discrepancia apoya la opini?n de que la mini-p?ldora tiene un aspecto abortivo.") * (Fuente:) APPG 24a Edici?n, 1995, Vol. 2, p. 1511.66.

ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 9:46  | Pildora Dia Despues
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 10 de febrero de 2007



Habitualmente, las cl?nicas de reproducci?n asistida tienden a implantar los embriones que tras la fecundaci?n muestran unas mejores pautas de divisi?n celular. As? mismo, tratan de congelar los embriones sobrantes...

Por: Natalia L?pez Moratalla

Situaci?n biol?gica de los embriones cultivados in vitro y crioconservados

En nuestro pa?s no se conoce con precisi?n ni el n?mero de los embriones crioconservados, ni las condiciones en las que fueron congelados; sin embargo, la informaci?n general aportada por las cl?nicas de fecundaci?n asistida ha permitido conocer algunos hechos importantes.

1. Habitualmente, las cl?nicas de reproducci?n asistida tienden a implantar los embriones que tras la fecundaci?n muestran unas mejores pautas de divisi?n celular. As? mismo, tratan de congelar los embriones sobrantes en sus primeras etapas de desarrollo, ya que la congelaci?n temprana del embri?n eleva la eficacia de la descongelaci?n y la implantaci?n. En el caso de que alguno de los embriones no muestre la actividad esperada, es habitual esperar un tiempo hasta comprobar si el embri?n retoma el ritmo normal para proceder entonces a la congelaci?n, o por el contrario desecharlo por considerar que se trata de un embri?n suboptimo. Esta forma de proceder parece haber sido la habitual desde los comienzos de la fecundaci?n in vitro. Como consecuencia, algunos de los supuestos 40.000 embriones que se encuentran crioconservados en Espa?a fueron congelados en fase pronuclear o en fase bicelular, otros cuando ten?an ya unas 30 c?lulas, y otros incluso cuando hab?an alcanzado unas 100 c?lulas.

Tres par?metros definen qu? morfolog?a se corresponde con el grado de viabilidad intr?nseca del blastocisto in vitro; y se refieren, como es obvio, a la organizaci?n seg?n los ejes dise?ados con la polarizaci?n del cigoto y que se mantienen en el desarrollo embrionario y constituci?n del organismo[1]:

a) una cavitaci?n iniciada en el d?a 4, que origina una cavidad exc?ntrica

b) la cavidad se expande y se alinea con la regi?n de la masa celular interna delimitada por una capa de trofoectodermo

c) la morfolog?a de la masa celular interna presente un ?nico foco. Por el contrario el grado de viabilidad disminuye dr?sticamente si antes de la expansi?n se forman vacuolas y m?s a?n si se forman focos degenerativos esta zona[2].

La cantidad de embriones inviables son el resultado de las manipulaciones in vitro del proceso y esa cantidad es siempre superior a la que ocurre en el proceso natural. El an?lisis cromos?mico de embriones humanos cultivados in vitro, y en los primeros estadios, ha mostrado que hasta un 40% de los embriones contienen anomal?as cromos?micas, incluyendo aneuploid?as, monosom?as o mosaicismo.[3] Aproximadamente el 50% de los embriones preimplantatorios de 2 ? 4 c?lulas que se cultivan in vitro no llegan al estadio de blastocisto.[4] Adem?s, de los embriones de 4 c?lulas transferidos, s?lo aproximadamente el 20% se implantan.[5] Existen tres causas principales que podr?an explicar esta detenci?n en el desarrollo: anormalidades cromos?micas, defectos intr?nsecos del oocito y del embri?n preimplantatorio y, en el caso de los cultivos in vitro, condiciones de cultivo inapropiadas. La intervenci?n t?cnica genera de suyo una tasa muy elevada de embriones no viables, con taras gen?ticas y alteraciones del desarrollo.

Se conoce[6] adem?s que los embriones humanos originados por fecundaci?n de ?vulos que proceden de una multiovulaci?n tienen m?s dificultad para anidar y, los que lo consiguen se desarrollan con m?s malformaciones que los originados por fecundaci?n del ?vulo madurado de forma natural en un ciclo; m?s a?n, la madre por efectos del f?rmaco que se usa en estos casos aporta un microentorno m?s agresivo al embri?n que trata de anidar. Por otra parte, las t?cnicas para un diagnostico preimplantatorio[7], que requieren tomar una o dos c?lulas de un embri?n de tres d?as, han puesto de manifiesto la asombrosa habilidad para compensar el da?o[8].

En resumen, los criterios morfol?gicos permiten valorar la viabilidad de los embriones con una cierta seguridad. A su vez se pueden detectar algunas anomal?as que no son compatibles con el desarrollo a termino del feto, como es el caso de las triploid?as. Ahora bien s?lo una vez descongelados se puede reconocer, viendo si las c?lulas comienzan a dividirse correctamente, aquellos que son no viables porque no muestran el ritmo de crecimiento imprescindible para poder anidar y desarrollarse a feto, y cuales podr?an, seg?n su capacidad de crecimiento ordenado, llegar a implantarse y continuar el desarrollo.

2. Existe, en ocasiones, la necesidad de conservar embriones humanos congelados, en el contexto de la reproducci?n asistida. Por una parte existe una tendencia a restringir a un m?ximo de dos el n?mero de embriones que se transfieren. En la reciente Reuni?n Anual de la Sociedad Europea de Reproducci?n y Embriolog?a Humanas de expertos, celebrada en Viena en junio de 2002, han advertido de la necesidad de reducir las gestaciones m?ltiples en mujeres sometidas a t?cnicas de reproducci?n asistida, debido al riesgo creciente de prematuridad y de mayor mortalidad de la que hay gran evidencia. La necesidad de no llevar a cabo transferencias de m?ltiples embriones, ha llevado a la legislaci?n de algunos pa?ses a no permitir la fecundaci?n de m?s n?mero de ?vulos que los embriones que puedan ser transferidos; mientras que otros admiten almacenar los embriones que no se transfieren con el fin de utilizarlos en un intento posterior de reproducci?n. Por otra parte, en algunas ocasiones el ciclo resultante de la estimulaci?n ov?rica no es adecuado para proceder con la transferencia del embri?n y en tal caso se ha de recurrir a la conservaci?n del embri?n.

3. Los primeros estudios sobre congelaci?n de embriones se realizaron hace ya 50 a?os, demostr?ndose que es posible congelar y descongelar oocitos fecundados de conejo en presencia de un crioprotector[9]. Los primeros intentos de criopreservaci?n de embriones humanos, seguidos de transferencia de los embriones y nacimientos, tuvieron lugar a comienzos de los a?os 80[10]. La congelaci?n de embriones se considera actualmente un protocolo de rutina y completamente validado en el tratamiento de la infertilidad, con unas tasas de implantaci?n aproxim?ndose a las obtenidas con embriones no congelados[11]. Recientemente se ha realizado en Francia un an?lisis de una larga serie de transferencias embrionarias (involucrando miles de casos) que ha permitido concluir que la gestaci?n por embri?n es menor con embriones criopreservados (7.3%) que en embriones frescos (9.2%)[12]. Se ha observado que el da?o experimentado por los embriones como resultado de la congelaci?n-descongelaci?n es del orden del 30%[13].

Se debate actualmente cu?l es el mejor momento para proceder a la congelaci?n de los embriones. Algunos grupos prefieren la criopreservaci?n durante la fase pronuclear mientras que otros favorecen estadios m?s tardios[14]. Existe en la actualidad un inter?s por la congelaci?n de blastocistos[15], ya que cuanto m?s avanzado est? el desarrollo del embri?n m?s tarde se hace la selecci?n, y se podr?n congelar los mejores de forma que muy pocos embriones pasen este proceso de selecci?n en esta etapa m?s tard?a.

Los embriones se congelan en medio de cultivo de tejidos que contienen, adem?s, crioprotectores y az?cares para lograr una congelaci?n y formaci?n de cristales adecuados. En forma alternativa, se utilizan protocolos de vitrificaci?n en los que se evita la formaci?n de cristales de hielo mediante el empleo de elevadas concentraciones de crioprotectores y velocidades de congelaci?n muy r?pidas. La descongelaci?n se realiza cuidadosamente en presencia de concentraciones adecuadas de az?cares no permeables con el objeto de evitar la sobrehidrataci?n de las c?lulas al mismo tiempo que se produce la diluci?n del crioprotector.

Posiblemente s?lo un porcentaje, y no muy alto, de los embriones que se ha congelado siguen estando vivos. Se desconoce el efecto del paso del tiempo de crioconservaci?n. Aunque en ese estado los procesos degradativos est?n frenados, es previsible que con el tiempo se alteren y que por tanto un alto porcentaje de los embriones viables hayan muerto ya. Hay que tener en cuenta que la congelaci?n afecta m?s a la integridad f?sica de los seres vivos que tienen ya baja viabilidad, y los crioconservados son los sobrantes que no han sido elegidos en una primera, o segunda selecci?n de embriones, es decir son los considerados menos viables, con posibles defectos y menor vitalidad. Adem?s proceden de la fecundaci?n de ?vulos poco maduros (producto de la inducci?n de multiovulaci?n) que se conoce que ya de suyo tienen menos posibilidades de desarrollarse y de anidar. Algunos arrastran adem?s las consecuencias de las alteraciones gen?ticas del padre ya que los espermatozoides incapaces de fecundar fueron introducidos por microinyecci?n directa al citoplasma del ?vulo, etc.

En cualquier caso no se ha realizado un an?lisis riguroso de los efectos de la congelaci?n, crioconservaci?n y descongelaci?n de embriones tempranos de mam?feros. Es una negligencia grave en las pr?cticas de fecundaci?n in vitro humana y no puede considerarse extrapolable la experiencia de mantenimiento de l?neas celulares. Es muy diferente multiplicar millones de c?lulas, congelarlas, descongelar algunas de ellas al cabo de periodos m?s o menos largos de tiempo y crecerlas de nuevo. Muchas de ellas no sobreviven al proceso, pero basta con que lo haga una para recuperar el cultivo. Por el contrario la descongelaci?n de un embri?n exige para que su reanimaci?n se produzca no s?lo el crecimiento c?lulas sino un crecimiento org?nico y diferencial, como organismo.

Condici?n de vida detenida, car?cter de no implantable y concepto de muerte cl?nica del embri?n preimplantatorio.

1. La situaci?n de estos embriones humanos, de uno o varios d?as de edad, es de vida detenida en el momento de la congelaci?n. De hecho, es habitual, antes de proceder a la transferencia, realizar un cultivo in vitro de los embriones descongelados durante un per?odo de 24 horas para asegurarse que contin?an el desarrollo, es decir tienen que ser reanimados. En el estado crioconservado el embri?n no est? simplemente vivo, sino paralizados todos sus procesos vitales, a la espera de su eventual descongelaci?n y reanimaci?n para que re-inicie su ciclo vital y pueda ser transferido al ?tero de una mujer que le aporte el ambiente imprescindible para su gestaci?n. Es obvio que el hecho de que dichos embriones est?n congelados no les resta su dignidad o integridad como seres humanos. Al contrario, ya que su estatus es aun m?s dependiente que el de un embri?n en proceso de implantaci?n en el seno materno, estos embriones congelados merecen atenci?n y protecci?n especial. Tienen la vida injustamente detenida.

2. Algunos de estos embriones humanos est?n de hecho en una condici?n que podr?amos denominar de ?embri?n humano no implantable?, que hace referencia a aquellos embriones vivos que no pueden ser implantados por ausencia de una mujer que les acogiera para gestarles y darles la oportunidad de recomenzar y continuar su desarrollo. A medida que pasa el tiempo existen mayores posibilidades de ser abandonados por sus padres y menores de ser acogidos por otros. Sin esperanza posible de ser acogidos por una mujer estos embriones humanos crioconservados y no implantables no est?n de hecho simplemente vivos, sino injustamente abandonados a un proceso necesariamente de deterioro irreversible. La crioconservaci?n solamente alarga un tiempo (desconocido cu?nto) el proceso de la vida de un embri?n, de uno o dos o tres d?as, detenida por congelaci?n.

En esa situaci?n de proceso irreversible de muerte, se puede es considerar una medida extraordinaria el mantenimiento indefinido de la crioconservaci?n. El mantenimiento temporal crioconservado no a?ade beneficio a la vida del embri?n. Solamente alarga la fase final de vida, lo que tampoco es justo. Por ello, descongelarles y dejarles morir no es matarles activamente, sino dejar de poner un medio extraordinario que s?lo alarga artificialmente la fase final de la vida en situaci?n irreversible.

Hay una diferencia clara entre la acci?n de destruir un embri?n crioconservado y la de descongelarlo y dejarlo morir. Destruirlo, o matarlo, ser?a tras la descongelaci?n reanimar el embri?n crioconservado, con la vida detenida en su d?a uno o tres de vida, cultiv?ndole de forma que reanude o reinicie su desarrollo y despu?s cuando ha crecido lo suficiente (hasta sus 9-12 d?as) deshacerlo para obtener las c?lulas de su masa celular interna de la que derivar c?lulas madre embrionarias. Dejarlo morir retir?ndoles de las bajas temperaturas es muy diferente tanto respecto al acto mismo material, como a la intenci?n. Una vida detenida por congelaci?n no sigue adelante, no avanza, si no se reactiva tras la mera descongelaci?n por un cultivo en unas condiciones muy exigentes y concretas. Ese cultivo reanimatorio no se debe hacer para los crioconservados no implantables. Si no se les puede dar la oportunidad de ser acogidos en una mujer no tendr?a sentido que se le reanimara para matarle despu?s.

Resta en este sentido la cuesti?n del tiempo de permanencia crioconservados. Obviamente es una cuesti?n prudencial, con pros y contras respecto a la creaci?n y aumento de una insensibilidad ?tica. En mi opini?n, s?lo la posibilidad de alguna forma de donaci?n para ser gestado, justificar?a largos plazos tras unos limites establecidos por ley. No se trata de que ?estorben? en los congeladores, ni de que sea econ?micamente cara la crioconservaci?n, sino que el paso del tiempo permite una acumulaci?n en n?mero elevado, adormece la conciencia de abandono de sus progenitores, aumenta las negligencias en su cuidado una vez que se ha perdido inter?s por ellos para el fin de procreaci?n para el que fueron formados, etc., todo lo cual degrada a?n m?s la percepci?n social del car?cter personal de los embriones en estado preimplantatorio.

3. El concepto de muerte cl?nica del embri?n crioconservado debe ser considerado atentamente. Desde el punto de vista de la biolog?a del embri?n no es obvia la afirmaci?n de que no se distinga entre la muerte del embri?n y la permanencia con vida de algunas de sus c?lulas. El individuo humano de varios d?as est? vivo y existe (aunque su existencia est? detenida en el tiempo por la congelaci?n) o est? muerto. Las c?lulas que componen la masa celular interna dar?n lugar a todos los ?rganos y tejidos siempre y cuando est?n formando parte de la unidad org?nica viva que es esa persona, y s?lo entonces. Si el proceso de desarrollo se ha parado por la congelaci?n requerir? para recomenzar y continuar viviendo que ese embri?n sea descongelado y reanimado.

Si ha muerto sin congelaci?n, o ha muerto despu?s de una crioconservaci?n o porque no se ha reanimado tras la descongelaci?n, es un cad?ver humano. Las c?lulas del embri?n de dos o cuatro c?lulas, o las de la zona interior del embri?n de ocho o m?s c?lulas son s?lo te?ricamente y potencialmente totipotentes. Pero la posibilibidad de producir artificialmente un nuevo embri?n no implica que sean en s? un embri?n. S?lo serian (y por ahora s?lo te?ricamente) capaces de reiniciar un nuevo desarrollo, como gemelo del primer embri?n, en unas condiciones muy concretas de envoltura en zona pel?cida, medios especiales de cultivo, inserci?n en otro blastocisto para dar una quimera, etc. En tales casos no se habr?a destruido un embri?n vivo para tomar sus c?lulas sino que se habr?a producido artificialmente un gemelo, o una quimera, a partir del material biol?gico del embri?n cad?ver donante. Ha habido un proceso de producci?n in vitro un nuevo embri?n por gemelaci?n artificial o por fusi?n.

No hay ambig?edad biol?gica en la individualidad de un embri?n preimplantatorio. Se ha demostrado sin lugar a dudas la organizaci?n del embri?n desde el d?a uno de su existencia como unidad vital. La misma argumentaci?n que lleva a negar la realidad ?muerte del embri?n? por poder mantener artificialmente alguna de sus c?lulas con capacidad de dar lugar a un nuevo ser, lleva a negar su car?cter de individuo desde la concepci?n. En cada una de las etapas iniciales de la existencia, cada embri?n requiere un medio y unas interacciones espec?ficas muy precisas para desarrollarse en un proceso de desarrollo embrionario que es continuo. Sin esas condiciones imprescindibles el embri?n muere, al pararse las funciones vitales que entonces posee: crecimiento y diferenciaci?n celular en torno a unos ejes precisos dorso-ventral y antero-posterior. Esa funci?n vital de crecimiento diferencial organizado, en el espacio corporal y en el tiempo, tuvo su arranque en la activaci?n mutua de los gametos en la fecundaci?n que origin? el cigoto. Detenida la vida por congelaci?n cesa de inmediato la funci?n vital que esta detenida si tras la descongelaci?n no tiene las condiciones requeridas para reiniciar y posteriormente continuar el proceso vital de desarrollo. No hay en la vida embrionaria un sistema nervioso central que coordine y mantenga la unidad vital como ocurre en el feto o en el nacido. Pero de forma an?loga a como la detecci?n de actividad cerebral permite constatar si ha acaecido ya, o no, la muerte del individuo, la imposibilidad f?ctica de reanudar el proceso de desarrollo org?nico, es, en mi opini?n, indicativo de que la muerte del embri?n ha acaecido.

Destino de los embriones e investigaci?n biom?dica.

La autorizaci?n de la investigaci?n con embriones humanos debe restringirse a los ya cl?nicamente y naturalmente muertos. Todo ser humano tiene un valor absoluto y no puede ser usado como medio para ning?n fin por muy noble que ?ste sea, o por muy deteriorada que est? la vida de ?ste. Los mismos principios ?ticos que gu?an la investigaci?n en humanos han de aplicarse a los embriones humanos cualquiera que sea su situaci?n.

La ley establece que, tanto los embriones muertos, como los no viables, podr?n ser utilizados con fines de investigaci?n. No as? los embriones humanos viables, que s?lo podr?an ser objeto de implantaci?n. El problema ?tico y jur?dico se plantea con el destino de los embriones humanos vivos sobrantes de la pr?ctica de la FIV y crioconservados. La legislaci?n actual no permite su uso para investigaci?n, ni contempla la posibilidad de su destrucci?n. La ?nica salida prevista es la de su implantaci?n, y sin embargo, es previsible que no haya parejas que los quieran acoger, o no haya al menos suficientes para acoger a todos. Ante el dilema de cual deber?a ser el destino de los embriones humanos vivos que llevan crioconservados m?s de cinco a?os, y que no van a ser implantados por parte de la progenitora, han surgido propuestas claras.

En primer lugar es imprescindible mantener la protecci?n del embri?n humano que actualmente subyace bajo la legislaci?n nacional. Cualquier soluci?n del dilema debe intentar mantener el esp?ritu de protecci?n del embri?n humano. En este sentido, se deber?a remarcar la prohibici?n recogida en nuestra legislaci?n actual y en el Convenio de Oviedo, de cualquier pr?ctica que suponga la instrumentalizaci?n del embri?n humano y la creaci?n expresa de embriones humanos con fines de investigaci?n. Debe cambiar la Ley de Reproducci?n Asistida para restringir al m?ximo la pr?ctica de la congelaci?n de embriones; el informe del Comit? de ?tica recomienda no producir embriones humanos para la investigaci?n y que no sobren ni de crioconserven.

Cuando existe la posibilidad de utilizar la congelaci?n de ovocitos para asegurar la fertilidad en per?odos futuros, y cuando existe la capacidad t?cnica de reducir el n?mero de embriones por pareja sin reducir la eficacia de las t?cnicas, la acumulaci?n de embriones congelados es una pr?ctica dif?cilmente justificable, ni desde el punto de vista cient?fico ni ?tico. La reducci?n del n?mero ha sido objeto de repetidas recomendaciones por parte de la Comisi?n Nacional de Reproducci?n Asistida. El mantenimiento de una falta de control sobre esta pr?ctica resta rigor y la aleja de una buena pr?ctica m?dica; y a su vez incita al mantenimiento de la presi?n cient?fica, comercial y medi?tica en torno al uso de los embriones sobrantes en el futuro.

El problema de su destino debe ser considerado un caso excepcional a resolver s?lo con la seguridad de que se cierra legalmente la puerta al almacenamiento de m?s embriones sobrantes y de que siga cerrada por ley la posibilidad de investigar con embriones viables de forma destructiva para el embri?n. No se puede hablar soluci?n al problema de los embriones congelados hasta que no se impida la repetici?n del problema (modificando la Ley de Reproducci?n Asistida): la existencia de embriones sobrantes de los que no se responsabilizan las parejas progenitoras.

El informe del Comit? de ?tica considera deseable que se promueva la donaci?n de los embriones crioconservados en la actualidad a las parejas que los precisen con fines de reproducci?n. Los embriones sobrantes fueron producidos para paliar infecundidad y tienen derecho a que los geste la madre biol?gica, o una madre adoptiva. En l?nea similar, se propone donarlos para una adopci?n prenatal, de forma que todos tengan una oportunidad de continuar el desarrollo vital. Ahora bien, para muchos, la posibilidad f?ctica de una adopci?n prenatal masiva es escasa y las cl?nicas de fecundaci?n asistida practican la donaci?n a otras parejas que est?n en esas listas y sin embargo sigue creciendo el n?mero de los embriones sobrantes.

?Qu? hacer con esos embriones irremediablemente sobrantes?

En el debate actual hay una enorme presi?n en la l?nea de considerar autom?ticamente como ?no viable? a cualquier embri?n humano que llevara cinco a?os congelados y no tuviera una mujer que quisiera recibirlo. La presi?n se ejerce con la falacia de que las c?lulas madre embrionarias presentes en el embri?n en estado de blastocisto son necesarias para curar graves enfermedades degenerativas. Desde esa perspectiva se reitera la petici?n de autorizaci?n.

En este sentido, la opini?n mayoritaria de la Comisi?n Nacional de Reproducci?n Asistida (con varios votos personales en contra) que qued? recogida en su segundo informe (2000), fue la de que se permitiera utilizar con fines de investigaci?n los embriones humanos que llevar?n congelados m?s de cinco a?os. Y el Comit? de Etica ha recomendado los cambios en la legislaci?n espa?ola que permitan ?establecer un marco jur?dico adecuado a la investigaci?n con c?lulas troncales procedentes de embriones humanos sobrantes?. Se recomienda autorizar su uso con fines de investigaci?n, siempre dentro de unos criterios de estricto control y dirigidas a investigaciones de car?cter m?dico y que no puedan ser desarrolladas por otras t?cnicas y dejando descartado quien buscara un mero negocio biotecnol?gico.

Se trata ahora de dirimir sobre la conveniencia de prohibir el uso del material embrionario o aceptar la donaci?n para investigaci?n de las c?lulas procedentes de los embriones muertos. La primera opci?n supondr?a descongelar todos los embriones humanos, dejarles morir y enterrar (o incinerar) sus restos sin autorizar el uso con fines de investigaci?n para evitar as? una investigaci?n consumidora de embriones, e incluso la tentaci?n posterior de consumir embriones con diversos fines. Efectivamente, permitir una investigaci?n, por regulada que estuviera, corre el riesgo de las pendientes resbaladizas: lo que ahora es una soluci?n a un caso excepcional y que no debe repetirse, puede convertirse en repetible y normal.

Por otra parte es obvio que aunque algunos consideren de importancia las investigaciones con c?lulas madre embrionarias para conocer causas y posibles remedios para enfermedades graves y duras, esa ?gran importancia? es muy relativa. En biomedicina todo conocimiento suele ser valioso para la salud. Pero no son las c?lulas embrionarias humanas, derivadas de embriones humanos vivos, el ?nico punto de partida para lograr tales conocimientos.

As? como el valor de un ser humano incipiente no es ponderable respecto a ning?n otro valor y no puede ser usado s?lo como instrumento, la donaci?n de sus c?lulas una vez acabada su vida de forma natural es, en mi opini?n, una opci?n v?lida. Obviamente tal donaci?n por parte de sus progenitores debe cumplir los mismos requisitos de la donaci?n de ?rganos de cad?veres. Y su uso en investigaci?n perfectamente regulado[16].

Investigaci?n regulada y embriones tutelados

La regulaci?n del tipo y finalidad de la investigaci?n que pudiera llevarse a cabo con las c?lulas de los embriones no implantables tras su descongelaci?n, exige como requisito previo el catalogo preciso de los embriones crioconservados; conocer su procedencia y decisi?n de sus progenitores respecto al destino, situaci?n en que fueron congelados y protocolo de la misma, incidencias durante el periodo de crioconservaci?n, etc.

Este conocimiento es imprescindible para evaluar un aspecto importante desde el punto de vista de la ?tica de la investigaci?n cient?fica: la correspondencia necesaria entre el conocimiento que se busca y la cualidad del material de partida. En t?rminos generales se puede afirmar que las c?lulas de un embri?n congelado en las primeras etapas del desarrollo (2, 8, 16 c?lulas) pueden ser ?tiles para una investigaci?n b?sica acerca de la fecundaci?n y primeras etapas del desarrollo. El cultivo de los blast?meros extra?dos del embri?n de 16 o 32 c?lulas podr?an tal vez diferenciarse y organizarse, como las c?lulas madre embrionarias de la masa celular interna, a ?cuerpos embrioides? y llegar a dar l?neas celulares embrionarias. Si el embri?n fue congelado en etapas m?s avanzadas de desarrollo como blastocisto incipiente, se podr? disponer directamente de las c?lulas madre embrionarias para investigaci?n. Por otra parte no se puede olvidar el hecho de que estas c?lulas proceden de embriones sobrantes que fueron producidos a partir de los gametos de progenitores con problemas de esterilidad. La influencia de las posibles anomal?as de tales gametos en la dotaci?n gen?tica o en el desarrollo del embri?n pueden enmascarar los resultados, por lo que una investigaci?n rigurosa requerir?a una revalidaci?n de los resultados.

Se considera la utilidad de las c?lulas madre humanas para conocer el desarrollo y comprender los mecanismos b?sicos de la diferenciaci?n y proliferaci?n. Es interesante destacar que tanto en enfermedades degenerativas como en c?ncer se da un descontrol de los procesos de proliferaci?n-difenciaci?n- muerte celular programada, ?ntimamente relacionados. Estos conocimientos son de gran importancia en la biomedicina; ahora bien una buena parte de los datos se tienen o pueden tenerse desde la investigaci?n con animales de laboratorio. Y no se debe ignorar ni olvidar que existen c?lulas madre en todos los tejidos del organismo, con diferente estado de equilibrio entre proliferaci?n y diferenciaci?n, con diferente inmadurez y capacidad de crecer y de una gran plasticidad para convertirse en los diferentes tipos celulares del organismo y para revertir hacia c?lulas menos maduras, e incluso fusionarse con otras. Por tanto, es obvio que la mayor parte de aquella investigaci?n, biom?dica que exigiera c?lulas madre humanas, se llevar?a a cabo de hecho con las c?lulas madre de reserva del organismo adulto. Las limitaciones de la obtenci?n de c?lulas madre embrionarias humanas ni paran, ni enllentecen la investigaci?n biom?dica.

Se han sugerido tres ?reas de investigaci?n aplicada en las que tras la experimentaci?n animal podr?a ser de inter?s disponer de c?lulas madre embrionarias humanas:

a) Para el desarrollo de nuevas terapias basadas en c?lulas madre. En los ?ltimos dos o tres a?os ha quedado de manifiesto que una terapia regenerativa racional tender? siempre a aportar al organismo lo que ?ste requiera para potenciar sus propias capacidades regenerativas. Y en el caso de requerir transferencia o implantaci?n de c?lulas diferenciadas, para suplir a las destruidas por la enfermedad, estas deben ser derivadas de las de adulto. Las terapias basadas en el uso de las c?lulas madre embrionarias no se ven posibles ni convenientes desde el punto de vista cl?nico, por sus caracter?sticas propias; la potencialidad cl?nica de las c?lulas madre de adulto y su disponibilidad ha desplazado a las c?lulas madre embrionarias. Por tanto, una pol?tica cient?fica sin prejuicios ideol?gicos, ni presiones econ?micas, deber?a fomentar las terapias basadas en la autoregeneraci?n basada en las c?lulas madre del organismo adulto.

b) Para generar l?neas celulares humanas que puedan ser usadas en el desarrollo a nivel precl?nico de nuevos f?rmacos y es estudios de toxicolog?a.

c) Para usarlas como veh?culos en terapia gen?tica.

A partir de las c?lulas madre del organismo adulto se han obtenido ya l?neas celulares que pueden ser usadas como las embrionarias en estos estudios farmacologicos, toxicol?gicos y de terapia gen?tica.

En resumen, en el momento presente se desconoce si existe alguna investigaci?n biom?dica que requiera el uso de las c?lulas madre embrionarias humanas. Es posible que exista alguna. En tal caso ser?a prudente y racional acudir a alg?n sistema que como la partenog?nesis permita lograr c?lulas del tipo de la masa interna del blastocisto sin generar un verdadero embri?n. No tiene sentido la creaci?n de una biot?cnolog?a que parta y se desarrolle en torno al embri?n humano, si de veras se est? decidido a no poner en marcha la llamada ciencia m?dica productora y consumidora de embriones.

El problema del destino de los embriones sobrante no tiene ninguna soluci?n buena. La legislaci?n no debe tolerar que se siga produciendo. Conseguir un marco jur?dico en que se pueda aplicar las soluciones menos malas para esos embriones crioconservados, llevar? un tiempo. Requerir? mucha prudencia y sensibilidad por la vida. Y necesitar?, pienso, que alguien vele decididamente porque no se destruya el bien preciado de esas vidas injustamente detenidas en el fr?o. El conocimiento que hoy tenemos de los primeros pasos de la vida tras la concepci?n nos marcan claramente el camino para respetar la vida de todo embri?n vivo, por muy crioconservado y abandonado que est?, como corresponde al valor absoluto de todo ser humano. Y al mismo tiempo no negar las c?lulas ?servibles? para aquella investigaci?n biom?dica, indudablemente valiosa, que no pueda hacerse de otra forma. Es un reto cient?fico, no pol?tico, empe?arnos en una investigaci?n biom?dica sin pactar c?modamente con una investigaci?n destructora de embriones humanos. Tal vez, en el futuro pr?ximo, no baste con un simple Comit? de evaluar los proyectos y que vele para que se lleven por buen camino las recomendaciones, sino que necesitemos una figura con capacidad f?ctica de tutelar esos miembros de la familia humana tan duramente tratados en esta sociedad nuestra.


www.arvonet.com


[1] Zernica-Goetz M. (2002) Patterning of the embryo: the first spatial decisions in the life of a mouse. Development 129, 815-829. Gardner RL (2001) The initial phase of embryonic patterning in mammals Internat Rev Cytol 203, 233-290; Helen Pearson. (2002) Your destiny from day one. Nature 418, 14-15; Piotrowska K, Zernica-Goetz M. (2002) Early patterning of the mouse embryo-contributions of sperm and egg. Development 129, 5803-5813.

[2] Balaban B et al. (2000) Blastocyst quality affects the success of blastocyst-stage embryo transfer. Fertility and Sterility 74, 282-287.

[3] Plachot M, de Grouchy J, Junca AM (1987) From oocyte to embryo: a model, deduced from in vitro fertilization, for natural selection against chromosome abnormalities. Annals of Genetics 30, 22-32; Munn? S, Alikani M, Tomkin G, Grifo J, Cohen J (1995) Embryo morphology, developmental rates, and maternal age are correlated with chromosome abnormalities. Fertility and Sterility 64, 382-391.

[4] Hardy H, Handyside AH, Winston RML (1989) The humann blastocyst: cell number, death and allocation during late preimplantation development in vitro. Development 107, 597-604.

[5] Devreker F, Hardy K, Van den Bergh M, Winston RML, Birmane J, Englert Y (2000) Non-invasive assessment of glucose and pyruvate uptake by human embryos after ICSI and during the formation of pronuclei. Fertility and Sterility 73, 947-956.

[6] Moore P, (2001) Natural cycle IVF should be used more frequently BMJ 322, 318-319; Ertzeid G, Storeng R. The impact of ovarian stimulation on implantation and fetal development in mice (2001) Human Reproduction 16, 221-225. Desde este punto de vista tambi?n se alerta de la conveniencia de transferir un ?nico embri?n durante el proceso de FIV y de replantear la estimulaci?n ov?rica

[7] Braude P, Pickering S, Flinter F, Ogilvie CM (2002) Preimplantatorion genetic diagnosis. Nature Reviews 3, 941- 953.

[8] Harper JC, Delhanty JDA, Handyside A (2001) Preimplantation Genetic Diagnosis,Wiley, New York.

[9] Smith AU (1952) Behaviour of fertilized rabbit eggs exposed to glycerol and to low temperatures. Nature 170, 374.

[10]Trounson AO, Mohr L (1983) Human pregnancy following cryopreservation, thawing and transfer of an eight-cell embryo. Nature 305, 707-709; Downing BG, Mohr LR, Trounson AO, Freemann LE, Wood C (1995) Birth after transfer of cryopreserved embryos. Medical Journal of Australia 142, 409-411; Cohen J, Simons RF, Fehilly CB, Fishel SB, Edwards RG, Hewitt J, Rowland GF, Steptoe PC, Webster JM (1985) Birth after replacement of hatching blastocyst cryopreserved at expanded blalstocyst stage. Lancet 1, 647.

[11] Tucker MJ, Morton PC, Sweitzer CL, Wright G (1995) Cryopreservation of human embryos and oocytes. Current Opinion in Obstetrics and Gynecology 7, 188, 192.

[12] FIVNAT (1996) Bilan des transferts d?embryons congel?s de 1987 ? 1994. Contraception, Fertilit?, Sexualit? 14, 700-705.

[13] Testart J, Lasalle B, Belaisch-Allart J, Forman R, Hazout A, Volante M, Frydman R (1987) Human embryo viability related to freezing and thawing. American Journal of Obstetrics and Gynecology 157, 168-171.

[14] Kattera S, Shrivastav P, Craft I (1999) Comparison of pregnancy outcome of pronuclear- and m ulticellular-stage frozen-thawed embryo transfers. Journal of Assisted Reproduction and Genetics 16, 358-362.

[15] Kaufman RA, Menezo Y, Hazout A, Nicollet B, DuMont M, Servy EJ (1995) Cocultured blastocyst cryopreservation: experience of more thatn 500 transfer cycles. Fertility and Sterility 64, 1125-1129.

[16] Comparto las opiniones que el Presidente del Comit?, el profesor Cesar Nombela, expres? en la presentaci?n del documento (cfr. ABC 7 de marzo de 2003). La ?nica opci?n para los embriones que realmente no son implantables es dejar que mueran dignamente. Pienso que no parece que exista m?s ?necesidad? de destruirlos que el que dejen de ?estorbar? en los congeladores en los que ocupan un sitio. El Comit? estima que ?s?lo cuando la alternativa sea la destrucci?n ser?a aceptable utilizar sus c?lulas vivas, para investigaciones que pueden dar respuesta a diversas preguntas fundamentales para el avance de la ciencia m?dica?. Esta consideraci?n viene motivada por la convicci?n, exigente con los derechos del embri?n, de que la conservaci?n indefinida de aquellos no implantables, sin salida posible, ser?a mantenerlos con vida por procedimientos extraordinarios. Cuando han dejado de vivir, de forma paralela a como se donan los ?rganos de un cad?ver, pueden donarse para investigaci?n. Esta afirmaci?n no se encuentra de manera expl?cita en las recomendaciones del Comit? consensuadas entre sus componentes. Y si se quiere afirmar que lo est? de manera impl?cita muy posiblemente habr?a que forzar el texto


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 14:23
Comentarios (0)  | Enviar



Tebelio Martin Rodriguez

Las estad?sticas var?an de acuerdo al pa?s y el tiempo de experiencia en la aplicaci?n de las t?cnicas; en EE.UU. se logran 600 nacimientos por 10,000 intentos de fecundaci?n, un ?xito de 6 %

Es lamentable que no se analicen las cifras y el costo de esta t?cnica (inicialmente de 5 mil a 10 mil d?lares) teniendo la humanidad otros problemas m?s graves que atender (enfermedades, guerras hambre, etc.).

Revisando la historia, que muchas veces se olvida que para lograr la clonaci?n de la oveja Dolly hubo que desperdiciar 122 embriones de oveja y en el ensayo para clonar un mono se emplearon mas de 900 embriones, esto es en animales ? cu?ntos embriones se necesitaran para clonar humanos?. Esto sin tener en cuenta el costo en personal cient?fico, recursos y dinero.

Un estudio realizado en 1979 por Edwards y Steptoe observaron que el porcentaje de nacimientos por intentos de fertilizaci?n in Vitro es de 4 % y de nacimientos por laparoscopias intentadas para la recogida de ?vulos es de 2,9 %. En ese mismo a?o Schlesselman en un estudio de riesgo concluye que del 40 o 50 % de los embriones humanos transferidos e implantados con ?xito pueden tener una anormalidad cromos?micas que les lleve a la muerte antes del nacimiento y otro estudio realizado por Biggers sobre la t?cnica de s?per-ovulaci?n coincide con el estudio anterior y la aparici?n de otras malformaciones.

En 1983 C. Wood y col. en Australia de un total de 984 embriones transferidos solo nacieron 95, el 9,4 %, muriendo 889, el 90,6 %.En el Congreso Internacional de Helsinki (mayo 1984), se valoraron los resultados de 58 equipos de m?dicos de todo el mundo y de 9,641 tratamientos realizados se transfiri? al menos 1 embri?n a 7,733 mujeres, (muchos m?ltiples), s?lo nacieron 590 ni?os, un ?xito de 7,6 % con gran p?rdida de embriones. Jacques Testart informa de un 10 % de ?xito en las mujeres que se les toman ?vulos para T.R.A.En el Congreso de Norfolk, Virginia, EAU. en 1987, participaron especialistas del mundo en la t?cnica de Fecundaci?n In Vitro, la tasa de ?xito en ese periodo fue de s?lo 9 de cada 100 mujeres y de 15 a 20 embarazos de cada 100 mujeres en las que se le hab?a reimplantado un ?vulo, si se considera a las que inician el tratamiento el ?xito es mucho menor a un 9 %, y no se llega en todos los casos a la implantaci?n del embri?n; en este mismo Congreso el Dr. Jean Cohen analiza 2,342 casos y la tasa de abortos espont?neos es de 26,2 %, muy superior a los embarazos normales, el % de embarazos extrauterinos de 5,25 %, muy elevada, de embarazos m?ltiples 19,3 %, de ces?rea 46 % para embarazos ?nicos y 72 % para los m?ltiples, el riesgo de parto prematuro y de hipotrofia fetal tres veces superior a los embarazos normales.

La Sociedad Europea de Reproducci?n Humana y Embriolog?a (ESHRE), en 1999, reporta que en Europa se realizaron el 60% de todos los tratamientos de reproducci?n asistida del mundo y tiene una tasa de ?xito de 27.7% embarazos por transferencia de embriones (no se cuentan los embriones desechados). Con una media de 7.8 embriones para un embarazo. Media de embarazos m?ltiples 26,.3.Espa?a tiene una tasa de ?xito de 29.1% a costa del uso desproporcionado de embriones, es el pa?s donde m?s se desechan. Necesitan transferir 10.2 embriones para obtener un embarazo; como los frecuentes efectos secundarios: embarazos m?ltiples, con una media de 32.9%, duplican los trillizos y cuatrillizos la media Europea, riesgo para la madre y los hijos.

Otro pa?s, Islandia 42.3% la m?s alta tasa de ?xito, transfieren 5.2 embriones para obtener un embarazo.En Europa en el 2003 se realizaron el triple de ciclos que en Estados Unidos, la tasa de ?xito fue de 27.7% para la FIVET, un incremento del 0.7% con respecto al a?o anterior. Para conseguir un embarazo fue necesario transferir una media de 7.8 embriones con una tasa de ?xito de 12.8%, si se suman los embriones desechados resultar?a 4 - 8 nacimientos por 100 embriones.

Las estad?sticas var?an de acuerdo al pa?s y el tiempo de experiencia en la aplicaci?n de las t?cnicas; en EE.UU. se logran 600 nacimientos por 10,000 intentos de fecundaci?n, un ?xito de 6 %.
Las estad?sticas demuestran que el desarrollo t?cnico de las T.R.A. ha mejorado la tasa de ?xitos pero no ha sido proporcional a la inversi?n de los recursos en el tiempo.

Las complicaciones

Todo comienza cuando la pareja o la persona asisten a la consulta de infertilidad solicitando tratamiento; los estudios cl?nicos son largos, dolorosos y costosos. Esto trae un proceso de angustia, ansiedad y crisis depresivas por la espera de los resultados; un aspecto no tenido en cuenta al aplicar estas t?cnicas. Existe una tasa de embarazos m?ltiples muy elevada, (partos dobles, triples y cu?druples), mayor que la natural, como consecuencia m?s peligro para las madres, los hijos y mayores recursos a utilizar en el embarazo, parto y alimentaci?n de los reci?n nacidos.

Otra de las complicaciones es el S?ndrome de Hiperestimulaci?n ov?rica, s?lo en Europa unas 2.000 mujeres lo sufren anualmente; se produce posterior a la FIVET, como consecuencia del tratamiento hormonal recibido, os ovarios siguen produciendo m?s fol?culos y ?vulos que lo normal. M?s tarde aparecen las reacciones secundarias del uso excesivo de medicamentos.
En los casos tratados con Inyecci?n Intra citoplasm?tica de Espermatozoides, t?cnica que se utiliza en la infertilidad masculina, los hijos heredan la esterilidad del padre, adem?s el 7.4% de los ni?os nacidos tienen defectos cong?nitos, y el 0,8% (cuatro veces la probabilidad natural) tienen aberraciones en los cromosomas sexuales.

Otros estudios (Comit? Consultivo Nacional de ?tica de Francia), se?alan que los nacidos por medio de FIVET padecen de mayores anomal?as cong?nitas, 2,4%, el doble de los embarazos normales.

En esta manipulaci?n son las mujeres las principales v?ctimas, con el riesgo de tensiones psicol?gicas y emocionales. En muchos casos tienen hijos programados para ser vendidos, ?stos desconocen sus padres biol?gicos, y el resto de su familia; igual m?todo practicado por el Tercer Reich, los llamados ?hu?rfanos de los nazis?.

En el Reino Unido entre 1940 y 1983, 483 ni?os fueron concebidos por donantes an?nimos y 18.000 han nacido con donaciones de esperma y ?vulos desde 1991. En Australia los donantes an?nimos han sido padres de 10.000 a 15.000 ni?os aproximadamente.

La secuela inevitable de estas t?cnicas es la b?squeda de la especificidad y la perfecci?n, la Eugenesia, discriminando a gametos, escogiendo genes ?superiores?, sexo, o lo pedido por el cliente, con sus consecuencias: p?rdida del equilibrio natural, trasformando al hombre en una m?quina f?sica o biol?gica; muy distantes de los m?todos preconizados por Arist?teles, Hip?crates o los alquimistas medievales que relacionaban el embarazo con los vientos, anillar un test?culo, beber sangre de le?n antes del coito, etc, estos eran carentes de base cient?fica , pero no manipulaban las c?lulas germinales, siendo m?s antiguos eran m?s ?ticos.
A finales del a?o 2002 se supo la noticia de que en Espa?a una mujer de 60 a?os tuvo un ni?o por medio de la reproducci?n asistida, por esta misma t?cnica en la India en enero del 2004, una mujer de 43 a?os pari? a sus nietos, dos gemelos. La naturaleza fija el limite de edad para la maternidad, y el hombre utiliza la tecnolog?a para violar esta ley biol?gica, complaciendo encargos de mercado, no resolviendo un problema de salud. Es el caso de las madres abuelas, que violan la ley natural.

Otro factor en las complicaciones es la relaci?n entre FIVET y aborto; la legalizaci?n del ?ltimo, despu?s de colocar el embri?n en el ?tero, posterior a la fecundaci?n extra corporal, trae defectos y es necesario tener ?derecho? a suprimirlo. Los centros donde se aplican las t?cnicas de reproducci?n artificial tiene servicios de abortos y casi siempre lo dirige la misma persona.

A todo esto se puede agregar la gran tensi?n psicol?gica y de estr?s en que se relacionan la mujer y el equipo m?dico, en espera de los resultados. El deseo de tener un hijo a toda costa considera al ni?o desde el embarazo como objeto, fruto de una inversi?n, da?ando su futuro, circunstancia que puede deteriorar el desarrollo del ser, la familia y la sociedad. En esta se pierden los valores, individuales y colectivos, de la cultura, del modelo de familia tradicional, que tiene la caracter?stica de ser ?nica e irrepetible, y que ha sido en la que ha evolucionado el hombre, su origen es primero que el estado y sus leyes. Se cient?fica el medio y muere la espiritualidad natural del ser humano.

Los problemas de nomenclatura no encuentran explicaci?n en la realidad biol?gica, la madre celular, ovular, uterina o social, puede ser o no la real, igualmente pasa con el padre celular, o adoptivo. Las leyes no han podido dar una soluci?n digna a esta situaci?n.

El incremento de los embriones congelados o embriones sobrantes, el t?rmino es discriminatorio y los condena a la decisi?n de investigadores, economistas, pol?ticos, leyes, todos, menos a la de los padres reales; es una cuesti?n progresiva, teniendo implicaciones l?gales, mercantiles, ?ticas, sociales, m?dicas y religiosas, no existiendo un consenso en cuanto a su destino y ante esta indecisi?n se tratan de aprovechar en la llamada ?clonaci?n terap?utica? es decir antes de retirar las medidas de soporte que los mantienen se decide utilizarlos en investigaciones y experimentos, para el llamado ?desarrollo cient?fico?.

La peor de todas las complicaciones, es la des-humanizaci?n de la medicina, el enfermo se convierte en un mercado regido por las leyes de oferta, demanda, competencia y eficiencia; obtenci?n de lucro a cualquier precio moral.

ImagenAdopci?n espiritual






Antonio Pardo
Catedr?tico de la las Facultades de Medicina, Ciencias y Farmacia de la Universidad de Navarra

La fecundaci?n in vitro (FIV) con transferencia de embriones ha llegado a considerarse, en estos ?ltimos tiempos, una t?cnica m?s de las que dispone la Medicina para el tratamiento de la infertilidad matrimonial. Los medios de comunicaci?n siguen recogiendo casos extremos de su aplicaci?n: mujeres que a los 60 a?os gestan gemelos, selecci?n del color de la piel o del sexo del hijo, etc. Paralelamente, no ha cesado la discusi?n ?tica ni sobre estas aplicaciones extremas ni sobre la aplicaci?n socialmente admitida. Se exponen aqu? algunas reflexiones ?ticas sobre la FIV. Pero, antes de entrar en ellas, es necesario conocer qu? estamos intentado juzgar. Por ello, conviene explicar la t?cnica de la FIV, tal como se practica habitualmente.

1. La t?cnica.

a) Descripci?n.

La FIV con transferencia de embri?n era una t?cnica conocida desde tiempo atr?s en Veterinaria. Se introdujo en Medicina para tratar la esterilidad debida a la obstrucci?n de las trompas de Falopio, por la que no pueden entrar en contacto el ?vulo y los espermatozoides. La soluci?n que se plante? fue esquivar el obst?culo (el conducto obstruido), tomando el ?vulo directamente del ovario, a un lado de la obstrucci?n, fecund?ndolo artificialmente en el laboratorio, y depositando el embri?n reci?n formado al otro lado. De este modo se podr?a proporcionar un hijo a las mujeres con obliteraci?n tub?rica.

Posteriormente, las indicaciones de esta t?cnica se han extendido al tratamiento de esterilidades de causa desconocida, de esterilidad en parejas que no poseen ?vulos o espermatozoides normales (mediante gametos provenientes de donantes), e incluso de casos en que ella no puede quedar embarazada (mediante el empleo de madres de alquiler).

Se suele emplear el procedimiento siguiente: En primer lugar, tras una selecci?n de las parejas que desean someterse a la t?cnica, y tras rechazar las que tienen muy pocas probabilidades de ?xito, se procede a la estimulaci?n hormonal de los ovarios de la mujer; ?sta, en lugar de producir un ?vulo maduro ese mes, produce varios. Normalmente, se obtienen entre 4 y 10 ?vulos, que se extraen de la mujer por medio de una punci?n controlada por ecograf?a, siempre molesta y no absolutamente libre de peligros.

A continuaci?n, se consigue semen del marido (casi siempre por masturbaci?n), y se trata para que adquiera capacidad fecundante. Se fecundan despu?s todos los ?vulos obtenidos pues, mientras que ?stos son dif?ciles de conservar, los embriones j?venes se pueden congelar y conservar a muy baja temperatura. Luego, estos embriones se observan al microscopio; los que muestran un aspecto anormal (divisiones irregulares o inexistentes, blast?meros da?ados, etc.) son destruidos. De los de mejor apariencia se toman tres, que se transfieren al ?tero de la mujer mediante una c?nula especial, con la esperanza de que se implanten en la cavidad uterina y suceda as? el deseado embarazo. Los dem?s (los llamados ?embriones sobrantes?) se guardan congelados en espera de empleo ulterior.

Se transfieren tres embriones porque las posibilidades de embarazo aumentan con el n?mero de embriones transferidos. Sin embargo, no se transfieren m?s de tres para evitar los riesgos de un embarazo de alta gemelaridad, con el riesgo de un parto prematuro, y el peligro de que la t?cnica no consiga su objetivo: un hijo vivo para la pareja. Actualmente existe un consenso general de no transferir m?s de tres embriones.

b) Resultados

Son pocas, relativamente, las transferencias que se siguen de un embarazo que llegue a t?rmino. Las estad?sticas m?s favorables afirman que s?lo el 45% de las parejas terminan con un hijo en casa, siempre que cada pareja candidata acepte someterse a cinco transferencias de embriones. Este resultado ?ptimo, publicado por el centro ?estrella? mundial, se da en mujeres j?venes (20 a 34 a?os), y disminuye con la edad: es s?lo del 28,9% si tienen de 35 a 39 a?os, y cae al 14,4% para las mayores de 40 (1). Otras estad?sticas dan cifras medias de 18,7% de embarazos (s?lo llegar?n a t?rmino el 75% aproximadamente), lo que supone un leve aumento desde el 15% de mediados de los ochenta (2) . Como se puede comprobar, el rendimiento de la t?cnica es exiguo: para obtener un ni?o, es necesario, en el caso ?ptimo, haber empleado una media de 24 embriones: para cada ni?o nacido, en los matrimonios sin ?xito se emplean 15 embriones (5 ciclos x 3 embriones = 15) y, en el matrimonio que termina con un hijo, otros 9 (aceptando que el embarazo se consiga al tercer ciclo: 3 ciclos x 3 embriones = 9). Esto equivale a un 4% de efectividad, que contrasta con las cifras de ?xito de la naturaleza: se calcula que entre un 25% y un 65% de los ?vulos fecundados naturalmente se implantan y provocan un embarazo que llega a t?rmino. En los casos menos favorables de FIV, el n?mero de embriones perdidos se multiplica, y la efectividad es de s?lo el 1%.

Se suele afirmar que la FIV con transferencia de embriones tiene un porcentaje de ?xito similar o superior a la naturaleza. Para hacer esta afirmaci?n se toman las cifras menos optimistas para el resultado natural (el 25%) y las m?s optimistas del n?mero de matrimonios que sale de la FIV con un ni?o en brazos (45%). Sin embargo, esta comparaci?n est? errada, ya que la naturaleza consigue ese 25% (probablemente m?s) con un solo embri?n, mientras que la t?cnica lo consigue con una veintena: la FIV tiene una eficacia incomparablemente menor.

Adem?s, cuando se trata de hablar de eficacia de la FIV, es muy dif?cil conseguir datos fiables. A pesar de existir varias revistas m?dicas especializadas en este tema, los art?culos de investigaci?n que intentan comparar la eficacia de los diversos centros y variantes de FIV suelen dar datos sesgados, ya que la atracci?n de clientela a las cl?nicas donde ?sta se realiza depende de que ofrezcan unos porcentajes de ?xito mayores que los de la competencia. El resultado de esta sociolog?a peculiar es una selva de n?meros de donde resulta dif?cil sacar una conclusi?n clara. De todos modos, puede afirmarse que s?lo uno de cada seis matrimonios que inician los procedimientos de FIV terminan con un hijo en brazos (la cifra de 45% antes mencionada se refiere s?lo a los casos m?s favorables y en el centro m?s eficiente).

Esta cifra obliga a poner en duda la eficiencia de la FIV absolutamente hablando. En efecto, hemos dicho anteriormente que, aunque la FIV se pens? como un procedimiento para tratar a las parejas con esterilidad de origen tub?rico, posteriormente se ampliaron sus indicaciones a parejas con otras causas de esterilidad o con esterilidad de causa desconocida. De hecho, actualmente, la mayor parte de las parejas que acuden a las cl?nicas de FIV tienen este ?ltimo diagn?stico, que es presuntivo. Aclaremos esta cuesti?n:

Un matrimonio no tiene hijos necesariamente nada m?s casarse. Por puro azar puede pasar alg?n tiempo antes de que suceda el primer embarazo. Una vez pasados dos a?os de matrimonio sin haber venido hijos, se realizan estudios sobre los c?nyuges para tratar de identificar alguna causa conocida de esterilidad, y muchas veces no se encuentra ninguna. La pareja recibe entonces el diagn?stico presuntivo de esterilidad, que no significa que sea est?ril. De hecho, mientras est?n en las listas de espera de las cl?nicas de FIV, entre el 10 y el 15% de estas parejas ?est?riles? tienen hijos como fruto de sus relaciones conyugales ordinarias. Luego si, en la lista de espera, sin ning?n tratamiento, hay una fertilidad cercana al 15%, y la eficacia de la FIV es del 15%, cabe pensar que una parte de los ni?os que nacen con estas t?cnicas son fruto de las relaciones normales de la pareja. En suma: en el caso de las parejas con esterilidad (presuntiva) de causa desconocida, la FIV es de utilidad dudosa.

Por ?ltimo, est? probado que los hijos nacidos por FIV padecen malformaciones con frecuencia ligeramente superior a lo normal, y eso aun despu?s del control de calidad que se realiza en las cl?nicas de FIV para eliminar los ni?os con defectos mediante la selecci?n de embriones o el aborto eugen?sico. Se piensa que las causas de este aumento de errores del desarrollo radican en la influencia de la estimulaci?n hormonal a que se somete la mujer para obtener varios ?vulos, que parece inducir aberraciones cromos?micas, y al hecho de realizar la fecundaci?n en un lugar distinto del natural, en condiciones ambientales extra?as, que debilitan los sistemas naturales de control de la fecundaci?n de cada ?vulo por un solo espermatozoide, con fecundaciones m?ltiples que producen embriones inviables.

2. Reflexiones ?ticas

Una vez explicada la t?cnica usual de la FIV (no un inexistente caso ideal), estamos en condiciones de realizar un juicio ?tico. Para ello, valoraremos separadamente diversas cuestiones que se entremezclan: las relativas al respeto a la vida humana, las relativas al respeto a los valores de la sexualidad humana, y las relativas a las exigencias ?ticas de la pr?ctica m?dica.

a) El respeto a la vida humana

Hemos visto que la t?cnica habitualmente empleada para la FIV comporta la p?rdida (en realidad, la muerte) de numerosos embriones. Estas muertes no son intentadas (no es lo que se pretende), pero s? son voluntariamente aceptadas o toleradas y, por tanto, moralmente imputables. Si quienes practican la FIV mantuvieran un completo respeto por la vida humana, aun desde su mismo comienzo la fecundaci?n, en que comienza un nuevo ser humano, no se arriesgar?an a manipularlo coloc?ndolo en grave peligro de muerte. No cabe duda de que quienes practican la FIV tienen un m?vil bueno: proporcionar un ni?o a un matrimonio sin descendencia. Pero la bondad del motivo no implica que todo lo que se haga a continuaci?n quede moralmente justificado.

Por esto, en tanto que el equipo m?dico, sus ayudantes, o la misma pareja que se somete a estas t?cnicas, son conscientes de la p?rdida inevitable de seres humanos en estado embrionario, se hacen moralmente responsables de esas muertes (cada uno seg?n la colaboraci?n que le haya tocado prestar a todo el proceso), y act?an mal (3). De todos modos, normalmente la pareja o no recibe informaci?n, o la recibe recortada, sobre la p?rdida de embriones y, por esta raz?n, no puede ser juzgada del mismo modo que el equipo m?dico.

Se ha alegado que, en los primeros momentos de desarrollo, no est? claro si el embri?n es ya persona humana y que, por tanto, no est? claro si es acreedor del respeto que merecen las personas. Se le podr?a tratar como una cosa hasta el momento en que comenzara a ser persona, momento que, afirman, se puede situar hacia el d?a 15 del desarrollo embrionario; a partir de ese d?a habr?a que comenzar a respetarle.

Este modo de argumentar ha aparecido en escena justo cuando la FIV ha hecho real la posibilidad de manipular el embri?n humano en sus primeros estadios. Anteriormente, todos los libros de embriolog?a estaban de acuerdo en afirmar que la vida humana comienza, a todos los efectos, con la nueva identidad biol?gica, es decir, en el momento de la fecundaci?n del ?vulo por el espermatozoide. El argumento que pretende retrasar la humanidad del embri?n parece s?lo un intento de anular toda responsabilidad moral por la p?rdida o la manipulaci?n peligrosa a que se somete a esos seres humanos en estado embrionario.

Tambi?n se ha argumentado que los t?rminos en discusi?n son: por una parte, la segura ausencia de vida humana (de descendencia para el matrimonio inf?rtil) y, de otra, la posibilidad de una nueva vida humana (la del ni?o que surgir? de la FIV). Y claramente ser?a preferible una posibilidad de nueva vida humana a su ausencia total.

Este argumento es sesgado, pues no se fija en las acciones de quienes participan en esas t?cnicas y cuenta s?lo los resultados. Si se observan las acciones, lo que se juzga es la producci?n de una serie de seres humanos (en estado embrionario, pero hombres al fin) para conseguir que uno llegue a desarrollarse, aun costa de ponerlos a todos en peligro de muerte. Esto se hace para satisfacer los deseos de paternidad (por otra parte buenos y leg?timos) de un matrimonio est?ril. As? considerado, resulta inadmisible: ni lo que se hace es correcto, ni guardan proporci?n el bien que se desea obtener y el mal que se tolera.

En conclusi?n, podemos afirmar que, desde el punto de vista del respeto a la vida humana naciente, las actuales t?cnicas de FIV con transferencia de embri?n no respetan la vida del hombre reci?n concebido y son, por tanto, ?ticamente condenables.

b) La sexualidad humana

El respeto de las t?cnicas de FIV por los valores contenidos en la sexualidad humana no se deriva de la mera presencia o ausencia de auxilio t?cnico: ?ste puede existir en muchas otras circunstancias de la reproducci?n, sin que suponga algo condenable . Se hacen pertinentes otro tipo de reflexiones.

La sexualidad humana es completamente distinta de la animal. Aunque fisiol?gicamente se parezca a la de otros mam?feros, su contenido es diferente. Mientras que en los animales cumple un papel meramente reproductivo, gobernado por el instinto, en el hombre ese papel est? integrado y asumido en un contexto propiamente humano. La sexualidad humana es la faceta f?sica de la entrega amorosa entre un hombre y una mujer, entrega que se promete en la celebraci?n del matrimonio y se lleva a cabo durante toda la vida matrimonial. Los gestos sexuales humanos s?lo tienen sentido dentro de esa entrega amorosa mutua propiamente humana.

El elemento clave de la sexualidad humana es, pues, el amor esponsal, del que es manifestaci?n y signo. Por esta raz?n, las diversas posibilidades de ejercicio de la sexualidad que no responden a un amor esponsal son deshumanizantes: resulta contrario a la inclinaci?n sexual humana (y no estamos hablando de biolog?a) ejercerse fuera de un contexto de entrega amorosa matrimonial. As?, la fornicaci?n, el adulterio, la masturbaci?n, la prostituci?n, la violaci?n, etc., contrar?an radicalmente la complexi?n natural del ser humano en el terreno de la sexualidad, y son condenables desde el punto de vista ?tico. Por esta raz?n, la FIV resulta condenable pues, seg?n se practica normalmente, requiere la masturbaci?n del var?n para obtener el semen que emplea.

El ejercicio de la sexualidad en el hombre se sigue, normalmente, de la llegada de los hijos. Este hecho no es una simple consecuencia biol?gica (evidente), sino que tiene tambi?n un componente propiamente humano. En el compromiso matrimonial, por el que los esposos se entregan mutuamente, est? incluida una tendencia natural hacia los hijos (nuevamente, no estamos hablando de biolog?a), que explica el deseo natural de descendencia y la frustraci?n que los matrimonios experimentan cuando los hijos no llegan. Dicho de otro modo: el amor esponsal est? abierto a los hijos; si la relaci?n de la pareja no est? abierta a los hijos, no es amor esponsal, aunque las relaciones sexuales que produce tengan la misma apariencia (por ejemplo, las relaciones sexuales mantenidas mientras se niega la apertura a los hijos con el empleo de contracepci?n hormonal) . Y, al igual que las pr?cticas vistas en el p?rrafo anterior, esas relaciones sexuales que no son fruto del amor esponsal son ?ticamente condenables, aunque tengan la apariencia externa de matrimonio.

La relaci?n del verdadero amor esponsal con la llegada de los hijos resulta muy razonable si se considera que los hijos, para alcanzar su completo desarrollo humano y afectivo, necesitan nacer en un ambiente familiar forjado por el amor mutuo, en el que puedan alcanzar su madurez como hombres y como cristianos. Por esto, el amor esponsal es el ?nico medio proporcionado para alcanzar la generaci?n de hijos. Expresado a la inversa, se puede afirmar que los hijos tienen derecho a nacer en una familia como fruto del amor de sus padres.

La FIV frustra precisamente este ?ltimo aspecto de modo radical. El acto de los padres que genera hijos in vitro no tiene nada que ver con la entrega corporal mutua propia del amor esponsal. Puede que el resultado sea el mismo ?un hijo?, pero la acci?n de los padres no es amarse, sino producir (mediante manipulaci?n t?cnica de su sexualidad) el hijo que desean. Aunque ese deseo no tiene nada de malo (es normal en cualquier matrimonio) es incorrecto satisfacerlo a costa de instrumentalizar la sexualidad y el hijo que viene. Esa instrumentalizaci?n de la sexualidad con vistas a producir un hijo es criticada tambi?n desde puntos de vista no cristianos: las feministas se quejan de que las t?cnicas de FIV y, sobre todo, la maternidad de alquiler, instrumentalizan a la mujer para producir los hijos, y llevan toda la raz?n. Por esta causa, tambi?n la FIV es una pr?ctica ?ticamente condenable. Y si la forma ?normal? de FIV es condenable por esto, con mayor raz?n otras formas, m?s o menos aberrantes, como las que incluyen la maternidad de alquiler o donaciones de ?vulos y espermatozoides: en estos casos desaparece hasta la posibilidad de mantener unas relaciones claras de paternidad y filiaci?n.

c) La ?tica m?dica

Por ?ltimo, hay que considerar las exigencias ?ticas particulares que afectan a los m?dicos que realizan la FIV. Por una parte, los m?dicos, al cooperar o ejecutar algunas de las acciones condenables que hemos visto m?s arriba, se comportan incorrectamente. Pero, por otra, su dedicaci?n a la profesi?n m?dica exige de ellos una conducta peculiar.

El ejercicio profesional de la Medicina est? movido por la compasi?n hacia el hombre que sufre. Ante el sufrimiento, el m?dico intenta curar si se puede, aliviar y consolar. Ante el enfermo, su vocaci?n le exige una particular dedicaci?n, de bondad y beneficencia (4). Por esta raz?n, los comportamientos poco respetuosos con la vida humana, o, en general, con las personas que se les conf?an, resultan especialmente graves en el m?dico, que tiene el compromiso vocacional de atender a todos con su mejor voluntad.

En el proceso de FIV, los m?dicos someten los embriones el riesgo de muerte casi segura que resulta especialmente abominable visto desde esta ?ptica (5) . Su papel deber?a ser justo el opuesto: poner coto a las exigencias desmedidas de sus pacientes siempre que ?stas atenten contra otras personas. Este es el caso de la exigencia de un matrimonio para que se le practique la FIV.

Adem?s, los m?dicos realizan su labor humanitaria por medio del estudio cient?fico del cuerpo humano, y de la efectividad de las intervenciones curativas que realizan sobre ?l. Est?n obligados a emplear solamente procedimientos de eficacia probada, y nunca procedimientos de eficacia dudosa (6), especialmente si someten al paciente a una carga de dolor, molestias o excesivo gravamen econ?mico (7).

La FIV es exactamente eso: un procedimiento caro, de eficacia escasa y dudosa, que somete a la pareja, y especialmente a la mujer, a numerosas molestias f?sicas, incertidumbres, ansiedades, etc. Por esta raz?n, la actuaci?n del m?dico que realiza FIV es in?tica. Esta t?cnica ser?a admisible, y s?lo desde este punto de vista, cuando, tras una diligente experimentaci?n animal, tuviera una eficacia probada y no provocara las molestias y gastos que actualmente produce (8). De hecho, sus molestias para tan baja eficacia han producido el rechazo de los pacientes: de los comienzos optimistas a principios de los a?os 80, con su proliferaci?n de cl?nicas dedicadas a FIV, hemos pasado al desenga?o actual, junto con la quiebra de muchas de ellas por falta de clientela.

Por ?ltimo, hay que se?alar que la FIV no es un procedimiento m?dico en el sentido normal del t?rmino, sino una t?cnica de apariencia m?dica. La t?cnica m?dica se orienta, como acabamos de decir, a curar, aliviar o consolar. Sin embargo, la FIV no se inserta en esta din?mica. Aunque, en algunos casos, la pareja que abandone la cl?nica de FIV con un hijo, sigue siendo tan est?ril como antes: no la han curado ni aliviado. En el resto de los casos, si hubiera coherencia con lo que realmente sucede, la t?cnica de la FIV deber?a seguirse del luto por todos lo embriones fallecidos en el procedimiento t?cnico, cuesti?n muy lejana a un posible consuelo. La FIV da una ?soluci?n? al problema de la esterilidad, que tiene m?s que ver con una satisfacci?n de consumidor satisfecho que con la Medicina. ?sta, abandonando su norte, se ha limitado a producir un hijo para ese matrimonio, nada m?s.

Este modo de actuar desv?a recursos humanos y t?cnicos hacia la fabricaci?n de hijos, restando esfuerzos a la aut?ntica labor que elethos m?dico pide para esta situaci?n: encontrar un tratamiento curativo para la esterilidad real o presunta (9). As?, mientras que se fabrican ni?os en serie, y con control de calidad, el estudio de muchas cuestiones de fisiolog?a reproductiva y de los mecanismos de la esterilidad de origen indeterminado siguen en mantillas, y se da un escaso ritmo de investigaci?n y de pr?ctica en la prevenci?n de la esterilidad. El problema es de vastas dimensiones: aproximadamente el 15% de los matrimonios padece problemas de esterilidad o infertilidad. Por estas razones, la ?tica tiene una condena especial para los m?dicos que se dedican a practicar estas t?cnicas, muchas veces movidos por el mero af?n de lucro (10).

Notas

(1) Tan SL, Royston P, Campbell S, Jacobs HS, Betts J, Mason B, Edwards RG. Cumulative conception and livebirth rates after in-vitro fertilisation. Lancet 1992; 339: 1390-94.

(2) FIVNAT (French In Vitro National) et al. French national IVF registry: analysis of 1986 to 1990 data. Fertility and Sterility 1993; 59: 587-95.

(3) Cf. Royal Commission on New Reproductive Technologies of Canada. Final Report, Media summary, Ethical framework and guiding principles: ?Respeto por la vida y la dignidad humanas: Toda forma de vida y de tejidos humanos debe ser tratada con delicadeza y respeto. Aunque la ley no considere a los embriones como personas, ?stos est?n unidos a la comunidad por sus or?genes y sus potencialidades? (p. 6).

(4) Cf. C?digo de ?tica y Deontolog?a M?dica, art?culo 4.1, y el correspondiente comentario en Gonzalo Herranz, Comentarios al C?digo de ?tica y Deontolog?a M?dica(Pamplona, Eunsa, 1992, 260 pp.).

(5) Cf. idem, art?culo 25.

(6) Cf. idem, art?culos 21.1 y 24.2.

(7) Cf. idem, art?culo 11.2.

(8) Cf. Royal Commission ...: ?Empleo apropiado de recursos: Existen muchas necesidades pero los recursos son finitos, de modo que necesitamos emplear los recursos sabiamente. Los recursos p?blicos no deben emplearse en tratamientos inefectivos, y se necesita una evaluaci?n de la tecnolog?a para gestionar los recursos? (p. 6).

(9) Cf. C?digo ..., art?culo 32.1.

(10) Blackwell RE et al. Are we exploiting the infertile couple? Fertility and Sterility1987; 48: 735-9.

Revista MC



ImagenAdopci?n espiritual



En el tema del respeto a la vida, ?es la Sociedad la que condiciona la posici?n de los partidos pol?ticos o son los partidos pol?ticos y las leyes y el Estado quien fuerza el cambio social?

por Emilio Jes?s Alegre del Rey
.

?C?mo hemos llegado hasta aqu?? ?Por una presi?n constante de la sociedad que ha obligado a partidos pol?ticos como el PP a aceptar esta situaci?n? ?O han sido los pol?ticos los que han ido "tirando" de la sociedad y de sus propios votantes, hasta hacerles comulgar con ruedas de molino?



Ante la dram?tica presencia y extensi?n del aborto, verdadero holocausto actual, no son pocas las personas que , siendo incluso francamente respetuosas con la vida prenatal, descargan de responsabilidad a los dirigentes pol?ticos espa?oles, pintando un panorama en el que los partidos pol?ticos son reflejo de lo que vive la sociedad. Tampoco es infrecuente que acudan a consideraciones tales como que ?en la sociedad hab?a aborto antes de la ley que lo despenaliz?, o que ?en el fondo el PP no es culpable de la situaci?n actual, la cual se debe fundamentalmente a la responsabilidad de una sociedad ?dormida? en el tema del derecho a la vida?.
No pretendo negar parte de raz?n en algunos aspectos. Sin embargo, la generalizaci?n de que los partidos son reflejo de la sociedad me parece un t?pico inadecuado en este caso. Los partidos reciben influencias de grupos de poder que les hacen tirar o frenar a la sociedad en seg?n qu? cosas. Y los l?deres pol?ticos tienen sus propias ideas en algunos aspectos, ideas con las que van transformando su partido. Eso es lo que ha ocurrido en el tema del respeto a la vida prenatal.

Pero vamos por partes:

Se dice que ya hab?a aborto antes de la ley de despenalizaci?n, y que los ricos iban a abortar a Londres. S?, es una frase que llevamos oyendo veinte a?os, y que se oye en cada pa?s donde se quiere legalizar o extender a?n m?s el aborto. Pero si analizamos la realidad, vemos que era radicalmente distinta entonces y ahora:

1?. El aborto no era legal, lo que implicaba un reconocimiento de la dignidad de la vida humana desde el primer instante, aunque hubiera quien se lo practicara ilegalmente. Tambi?n hay asesinatos por violencia dom?stica, pero eso no restar?a culpabilidad a un gobierno que la legalizara o no la persiguiera, facilitando su extensi?n.

2?. Hab?a abortos antes de la ley, s?, pero ?cu?ntos? Dec?an los entonces promotores del aborto -que usaban el mismo argumento de los viajes a Londres y el aborto clandestino-, que en Espa?a hab?a 300.000 abortos anuales. La realidad es que, con una campa?a medi?tica promoviendo la liberalizaci?n, el n?mero de abortos en Espa?a durante los primeros a?os no pas? de 30.000 al a?o. Hoy tenemos cerca de cien mil (probablemente, m?s), m?s los causados por la p?ldora del d?a despu?s, m?s los embriones congelados, usados ahora para investigaci?n. Por tanto, se ha producido un cambio sustancial.

?C?mo hemos llegado hasta aqu?? ?Por una presi?n constante de la sociedad que ha obligado a partidos pol?ticos como el PP a aceptar esta situaci?n? ?O han sido los pol?ticos los que han ido "tirando" de la sociedad y de sus propios votantes, hasta hacerles comulgar con ruedas de molino?

Si en el caso del PSOE esto es dudoso, porque podemos admitir que la mayor?a de los votantes del PSOE sean favorables al aborto, en el PP la cuesti?n parece radicalmente distinta. Creo que, sin aportar encuestas que no tengo, nadie me quitar? raz?n si digo que los votantes del PP son en buena medida reacios al aborto, y que el Gobierno Aznar no s?lo no actu? presionado por la sociedad, y menos por sus votantes, sino que en gran medida tuvo que encubrir sus actuaciones para no quedar demasiado mal ante su electorado.

Un ejemplo clar?simo de ello es la aprobaci?n de la p?ldora del d?a despu?s (PDD) por el Gobierno Aznar. Supone el peor mazazo que se les pod?a dar a las nuevas generaciones de espa?oles: ense?arles a despreciar la vida de sus propios hijos, acabando con ella como quien se come un chicle. Pues bien, esta aprobaci?n se hizo completamente en silencio. No hab?a presi?n social previa, ni siquiera presi?n pol?tica por parte del PSOE. No hubo debate social sobre el tema, y el Gobierno acall? toda voz discordante ?la de los obispos- alegando la falacia de que "la p?ldora no era abortiva porque lo dec?a la OMS" (ni la OMS dice eso, ni esa frase se ajustaba al caso, era una falacia para acallar conciencias en su propio partido y entre sus votantes).

As? se aprob? la PDD por el Gobierno del PP, ante la perplejidad del propio PSOE, que se vio ganado por la mano en "progres?a". Como reacci?n, Chaves tuvo que ir m?s all? en Andaluc?a, y pasando por encima de un Servicio Andaluz de Salud que examina con lupa los beneficios, riesgos y costes de cada nuevo medicamento, aprobar por decreto una entrega gratuita de la PDD en los centros sanitarios. Y eso, sabiendo que la experiencia internacional ya nos dec?a que era un gasto superfluo, que el uso de la PDD no reduc?a las tasas de embarazos en adolescentes.

Por otra parte, el Gobierno Aznar incumpli? sus funciones de garantizar el cumplimiento de una ley evidentemente incumplida por sistema. Sabemos que en ese tiempo, se han estado organizando viajes desde Londres, precisamente, para abortar en Espa?a con m?s de cinco meses de gestaci?n, porque Espa?a se convirti?, durante el Gobierno de Aznar, en el para?so de los aborteros ?y, por supuesto, sigue si?ndolo-. ?Exist?a en Espa?a presi?n social para que se liberalizara el aborto hasta esos extremos?

El Gobierno Aznar, por ?ltimo, no hizo nada para ayudar a las madres que se ve?an en esa tesitura. ?Habr?a sido impopular ayudarlas? ?Habr?a sido impopular dar a conocer lo que es el s?ndrome postaborto? ?Habr?a sido impopular garantizar la preceptiva informaci?n correcta a las madres, sobre los riesgos y alternativas al aborto? Todo eso ten?a obligaci?n de hacerlo, y no lo hizo.

Hay muchas cosas m?s que habr?a que decir sobre la falta de respeto a la vida del Gobierno Aznar, como la generalizaci?n de la eugenesia por amniocentesis, o la aprobaci?n de una ley que permiti? en Espa?a usar embriones humanos para la investigaci?n, pero no quisiera extenderme m?s.

En conjunto, la imagen que yo obtengo de todo esto, es precisamente la contraria al an?lisis que se escucha tantas veces:

Espa?a era un pa?s donde, en general, se respetaba la vida prenatal, tanto en las leyes como en la sociedad. La estrategia del lobby abortista, con Cristina Almeida a la cabeza, puso el tema en el candelero de la opini?n p?blica. El PSOE y grandes medios de comunicaci?n colaboraron en tirar de la sociedad para hacerla tragar por la ley del aborto, que limitaba el aborto a supuestos concretos. Entonces, el PP (o la anterior AP) estaba en contra.

Sin embargo, durante los gobiernos siguientes de Gonz?lez y Aznar, la falta de respeto de los gobernantes por la vida prenatal ha sido apabullante, yendo mucho m?s all? de lo que la sociedad ped?a (que no ped?a nada); y sobre todo, el Gobierno del PP fue much?simo m?s all? de lo generalmente aceptado por sus propios electores.

A Aznar cabe la responsabilidad de haber favorecido el holocausto de m?s de medio mill?n (511.429) de espa?oles, en contra de la opini?n, posiblemente mayoritaria, de aquellos que le dieron el voto.

Por tanto, a cada uno su responsabilidad. La sociedad es culpable, desde luego, pero es una sociedad a la que no ha sido posible hacer llegar realidades sobre las implicaciones del aborto, ni propuestas sobre c?mo abordar el tema. Ni el PSOE, ni el PP, ni los medios de comunicaci?n han querido hacerlo. Y sigue sin hacerse: documentales que se han hecho en Espa?a sobre la realidad bio-psico-social del aborto, nunca los vemos en televisi?n, ni con gobiernos del PSOE, ni con gobiernos del PP, porque son ?pol?ticamente incorrectos?. ?Es culpa de los ciudadanos? S?lo hasta cierto punto.

Desde luego, el PP tiene responsabilidad, y mucha. Ya fue Eduardo Hertfelder quien, durante el mandato de Aznar, describi? acertadamente su actitud en este tema como la del "bombero pir?mano". Al PP le cabe la responsabilidad de:

- Los cr?menes que legaliz?: PDD.

- Lo deberes que omiti?: cumplimiento de la ley del aborto, cumplimiento de la informaci?n a las madres.

- Lo que pudo hacer y no hizo: informar a la opini?n p?blica, ayudar a las madres a sacar a sus hijos adelante.

A tal extremo lleg? la transformaci?n (para mal) del PP en este asunto, que el primer responsable de la cartera de Sanidad al que hemos escuchado referirse al aumento de cifras de aborto como un problema ha sido Salgado, una ministra socialista. Vivir para ver...

?Que ?tenemos que cambiar a la sociedad?? Es verdad. Pero no olvidemos que la pol?tica y los medios de comunicaci?n tienen una influencia important?sima sobre la opini?n p?blica, y que en el tema del respeto a la vida prenatal, han sido los principales impulsores de todo lo que ha sucedido en nuestro pa?s, incluido el Gobierno de Aznar.

Pretender que Espa?a es una democracia ideal donde son simplemente las malas ideas del pueblo las que se traducen en estas realidades criminales, mientras el poder pol?tico se limita a seguir las tendencias mayoritarias, me parece un t?pico completamente alejado de la realidad, y sobre todo, en el caso del respeto a la vida prenatal. Es necesario analizar correctamente los hechos y reconocer lo que se ha hecho mal, sin falsas excusas, para no recaer una y otra vez en el mismo error y buscar un remedio correcto.

Emilio Jes?s Alegre del Rey.




ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 8:59  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar


El informe del grupo de trabajo de la Comisi?n Mixta del Congreso y el Senado para tratar el problema de las drogas en los j?venes, con especial atenci?n a las drogas de dise?o, alerta sobre un repunte de los casos psiqui?tricos en el futuro, cuando los adolescentes sean adultos.
Laura Ferrando. Jos? M? Ju?rez Arias08/02/2007
El texto, que se debatir? hoy, insiste en la necesidad de adaptar los sistemas asistenciales, dise?ados en los 80, a los nuevos perfiles de los consumidores.

El borrador del informe de la ponencia para el estudio de los efectos nocivos de las drogas en la salud de los j?venes y, muy especialmente, de sustancias como el cannabis, la coca?na y las drogas de dise?o resalta los problemas que entra?a el consumo de este tipo de sustancias en la salud mental de los adolescentes y muestra su temor por los efectos a largo plazo. El texto, al que ha tenido acceso Diario M?dico y que se debatir? hoy en el Congreso, concluye que se ha de actuar conforme al cambio en los patrones, todav?a bastante asociados a la hero?na y a consumidores no integrados socialmente. Tambi?n recomienda que la actuaci?n est? integrada en el Sistema Nacional de Salud y que los servicios sanitarios asuman la atenci?n del drogodependiente en igualdad de condiciones que el resto de los enfermos.

En el informe los ponentes -expertos en la atenci?n a las toxicoman?ascoinciden en resaltar el riesgo de los trastornos psiqui?tricos asociados al consumo de las nuevas drogas. "La situaci?n ha cambiado gracias a los programas de mantenimiento con metadona. No obstante, desde los 90, el consumo es mayor en coca?na y cannabis", destaca el informe sobre la intervenci?n de Marta Torrens, psiquiatra y miembro de la Comisi?n Cl?nica del Plan Nacional Sobre Drogas (PNSD). De hecho, Espa?a es junto a Inglaterra, el estado europeo de mayores tasas de consumo de coca?na. "Los centros existentes para el tratamiento de las toxicoman?as est?n muy bien preparados para la hero?na, pero no existen donde puedan ir los adolescentes con problemas de consumo de cannabis".

Los representantes de Proyecto Hombre, Jos? Luis Sancho y Francisco Orsi, se refieren tambi?n al aumento de las sintomatolog?as psiqui?tricas, "enfermedades mentales severas que no cristalizan hasta el inicio de la edad adulta, con lo que los m?dicos y psic?logos nos vemos en verdaderas dificultades para poder ayudar a estos j?venes y sus familias". Amparo S?nchez, de la Comisi?n Cl?nica del PNSD, se pregunta qu? ocurrir? en el futuro con el cerebro de los adolescentes que se han iniciado precozmente en el consumo y "c?mo les vamos a tratar".

Por su parte, Gabriel Rubio, jefe de los servicios de Salud Mental de Retiro, Madrid, lamenta la falta de herramientas con las que cuentan los pediatras para intervenir y las carencias formativas de los profesionales de salud mental.

La ponencia, creada en junio de 2005 en el seno de la Comisi?n Mixta para el estudio del problema de las drogas, est? formada por representantes de PSOE, PP, CiU, IU y PNV. El objetivo es que presente un texto definitivo antes del abril de 2007, tras haber retrasado el plazo esta semana.



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 8:41
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 08 de febrero de 2007


Discapacidad: todos los derechos, menos el primero

Firmante: Ignacio Ar?chaga
07-02-2007
015/07

El pasado diciembre la Asamblea General de Naciones Unidas aprob? la Convenci?n sobre los derechos de las personas con discapacidad. Desde 1975 exist?a una Declaraci?n de Derechos de 13 art?culos, que cab?a en dos p?ginas. La nueva tiene 50 art?culos mucho m?s largos y complejos, destinados a prevenir toda discriminaci?n negativa respecto al trabajo, salud, educaci?n, acceso a la justicia, intimidad...


La idea directriz de la Convenci?n es clara: "El objetivo de esta Convenci?n es promover, proteger y garantizar el completo e igual disfrute de todos los derechos humanos y de las libertades fundamentales a todas las personas con discapacidad, y promover el respeto de su inherente dignidad" (art. 1). La discapacidad puede ser de origen f?sico, mental, intelectual o debida a problemas sensoriales, con lo que nadie queda excluido.

Dentro de los m?ltiples derechos que la Convenci?n reconoce, el m?s b?sico y expresado con m?s claridad es el derecho a la vida: "Los Estados partes reafirman que cada ser humano tiene un derecho inherente a la vida y tomar?n todas las medidas necesarias para garantizar que las personas con discapacidad puedan gozar de ?l efectivamente en los mismos t?rminos que los dem?s" (art. 10).

Hay que felicitarse por esta creciente sensibilidad hacia los derechos de los discapacitados. Pero tambi?n hay que preguntarse si esta declaraci?n de derechos es compatible con la mentalidad eugen?sica que est? llevando a privar del derecho a la vida a los discapacitados que se detectan en el seno materno. Cada vez m?s, el diagn?stico prenatal se utiliza por los padres como una criba para evitar que un ser humano con discapacidad llegue a ver la luz.

Un caso patente es la detecci?n y eliminaci?n de forma casi sistem?tica de los fetos con s?ndrome de Down o trisom?a 21. En estos d?as se ha publicado en Francia un estudio de la direcci?n general del INSERM sobre el diagn?stico prenatal del s?ndrome de Down. "En general, Francia se caracteriza en relaci?n con otros pa?ses por un pol?tica de detecci?n muy activa de las anomal?as cong?nitas", dice el informe. Tan activa que, en el caso de la trisom?a 21, ese an?lisis se propuso a 630.000 mujeres para un total de 750.000 nacimientos. A partir de los resultados de esos an?lisis, se realizaron 36.000 amniocentesis, diagn?stico ?no exento de peligros para el feto? que permite detectar la trisom?a 21. Como no hay un registro nacional, no se sabe cu?ntos fetos afectados fueron eliminados.

Pero el estudio de los investigadores del INSERM se basa en los datos del registro parisino de malformaciones cong?nitas y sobre los 1.433 casos de nacidos con s?ndrome de Down registrados en un periodo de veinte a?os (1983-2002). Los investigadores han encontrado que estos nacimientos son dos veces m?s elevados en las mujeres sin profesi?n que en las mujeres de categor?as profesionales superiores. Y concluyen que habr?a que evitar estas diferencias "sustanciales" que "resultan a menudo de una falta de informaci?n y de barreras de acceso al diagn?stico". As? que dan por supuesto que solo la ignorancia o la precariedad econ?mica les ha impedido ejercer su derecho al control de calidad de su descendencia. Ese chico entra?able con s?ndrome de Down que el cine franc?s retrat? en "El octavo d?a", tendr?a mucha probabilidad de no ser hoy aceptado en la frontera eugen?sica.

Pero hay quien sabe y puede, y sin embargo acepta al hijo en camino. El estudio pone de relieve que, como media, el 5,5% de las mujeres que saben que esperan un hijo con s?ndrome de Down deciden llevar a t?rmino su embarazo. Ese porcentaje sube al 11% en el caso de las mujeres no empleadas y se sit?a en el 15-21% entre las mujeres de origen africano.

?No ser? que la diferencia sustancial estriba en el valor que los distintos tipos de madres atribuyen a toda vida humana, tambi?n a la de los discapacitados? La nueva Convenci?n de Naciones Unidas reconoce a los discapacitados, entre otros derechos sanitarios, el acceso a los servicios de "salud reproductiva", que en muchos pa?ses incluyen tambi?n el aborto. Y es ir?nico que una Convenci?n destinada a proteger a los discapacitados incluya tambi?n unos servicios que acaban sirviendo para negar el derecho a la vida de las personas discapacitadas a?n no nacidas.


ImagenAdopci?n espiritual

Tags: eugenesia

Mi?rcoles, 07 de febrero de 2007




"Fue horrible, horrible" Lo que pasa dentro de una cl?nica de abortos


POR MIGUEL V?ZQUEZ

Yeni: Hola, buenas tardes.

Cliente: ?Aqu? es donde hacen abortos?

Yeni: Si.

Cliente: ?Cu?nto sale uno? Tiene como dos meses y medio.

Yeni: Si no se pasa de tres meses el precio son 300 d?lares. Ahora no est? viniendo el doctor y no va a estar disponible hasta el s?bado de la pr?xima semana. Pero lo que no quieres es que se vaya a pasar de tres meses.

Cliente: Tiene como dos meses pasaditos.

Yeni: Puedes venir de este s?bado al otro. Puedes venir con la paciente y ser?an 300 d?lares. ?Sabes su tipo de sangre?

Cliente: No.

Yeni: ?No? Bueno, en caso de que sea negativo, va a costar 75 d?lares extra. ?OK? Te voy a dar el tel?fono en caso de que quieras hacer cita m?s adelante por que ahora no tenemos doctor. Pero si quieres hablar la pr?xima semana para hacer cita este es el tel?fono de la cl?nica.

Cliente: ?Por tel?fono puedo hacer la cita?

Yeni: Aja, por tel?fono puedes hacer la cita, pero de este s?bado al otro. Este s?bado no se puede por que vamos a tener muchas pacientes.

Cliente: ?Es seguro el?

Yeni: Es muy, muy seguro. Dura cinco minutos la terminaci?n.

Cliente: ?Cinco minutos?

Yeni: Cinco minutos.

Cliente: ?Hay tratamiento despu?s?

Yeni: Si, tiene que venir en dos semanas a un chequeo para ver que est? bien. Y le vamos a prescribir un medicamento para c?lico, para el dolor y antibi?tico. Es muy seguro pero tiene que seguir las indicaciones de venir en dos semanas ?OK?

Cliente: Si, gracias.

Yeni: Que te vaya bien.

Yeni es asistente m?dico y recepcionista en la Cl?nica para la Mujer de Hoy, una cl?nica de abortos de Chula Vista, California. Ella acaba de atender a un cliente. Un joven mexicano, muy delgado, de unos 28 a?os. Su aspecto es de un hombre desarreglado.Vino por informaci?n. Estuvo risue?o y nervioso. Yeni lo atendi? fr?amente. Este joven fue el ?ltimo cliente del d?a, ya es casi de noche y la cl?nica est? por cerrar. Yeni se ha quedado sola en la recepci?n del local y acepta sostener una entrevista para La Cruz de California para la semana siguiente y fuera de la cl?nica. Lo que se lee a continuaci?n es el testimonio de Yeni en tal entrevista.

"Entr? a trabajar en la cl?nica en el 2002. Yo me hab?a graduado de asistente m?dico, hab?a solicitado trabajo en muchos lugares pero no me aceptaban por que no ten?a experiencia. Entonces alguien me dijo que Sonia, una conocida m?a, estaba necesitando a alguien. Cuando platiqu? con Sonia, ella me aclar? que se trataba de una cl?nica donde se realizaban abortos, pero que tambi?n se hac?an otras cosas", dijo Yeni.

"Mi objetivo era conseguir experiencia de por lo menos seis meses o un a?o en el ?rea m?dica. Sonia me dijo que fuera a la cl?nica y que tratara de asistir al doctor y que si no lo pod?a aguantar no habr?a problema, me pondr?an a hacer otra cosa. No me gustaba la idea. Sin embargo, el aborto no era algo tan extra?o para m?. Yo misma hab?a tenido un aborto hac?a un a?o. A Sonia le hab?a pasado lo mismo, aunque su aborto no fue tan voluntario como el m?o. A ella la llevaron a abortar sus pap?s", coment?.

"Acept? intentarlo. La primera vez que asist? al doctor casi me desmayo. No ve?a ni o?a. Estaba muy impresionada por la sangre y los gritos de la muchacha. Me sacaron de ah? y le dije a Sonia que no pod?a, pero me aconsejaron que tratara uno m?s.

"En el segundo aborto me di cuenta que pod?a sobrellevarlo. Pasaron las semanas y a pesar de lo feo del trabajo estaba aprendiendo muchas cosas de medicina. Hice mi plan de aguantar en la cl?nica hasta tener algo de experiencia para solicitar trabajo en alguna otra parte. Despu?s vinieron unos abortos de beb?s de 5 o 6 meses y se me hac?a casi imposible continuar. A los tres meses renunci?. Pero la presi?n de las cuentas por pagar, las deudas y mi situaci?n de madre soltera me obligaron a volver a trabajar en la cl?nica. Hasta la fecha me he salido y he vuelto tres veces", asegur? Yeni, y agreg?: "Yo misma no puedo creer que est? aqu? por dinero, es lo m?s absurdo. Gano 8.50 d?lares la hora aqu?. Pero por querer hacer una carrera de asistente m?dico pens? que era lo mejor que pod?a hacer y desgraciadamente me qued?".

Yeni revisa una peque?a libreta donde ha hecho unos apuntes para la entrevista. En este cuadernito ha escrito los puntos importantes que quiere mencionar. Como ella dijo: "Para que le sirva de algo a alguien".

Prosigue Yeni comentando: "Al principio pensaba que la mayor?a de las pacientes iban a ser m?s jovencitas, muchachitas solteras, pero no es as?. La gran mayor?a

son mujeres casadas como de 29 a?os. La t?pica que no quiere otro hijo m?s. Tambi?n nos buscan mucho las que est?n separadas o que no tienen pareja. Casi no tenemos muy jovencitas. Creo que las muchachitas aprecian m?s el hecho de ser mam? que las que ya van por su segundo o tercer embarazo.

"Tenemos pacientes los martes, mi?rcoles, viernes y s?bados. En promedio vienen unas cinco o seis mujeres cada d?a. Pero como el doctor no ha podido venir, ma?ana s?bado vamos a tener 16 pacientes", confes?.

Ahora Yeni nos explica en que consiste su trabajo. "B?sicamente lo que hago es asistir al doctor en las terminaciones (abortos). Despu?s de que la paciente llena unas formas y espera su turno, la conduzco al privado donde se realiza el procedimiento. Le indico a la paciente que se quite la ropa de la cintura para abajo. Le digo donde se debe sentar y que espere al doctor. Cuando el m?dico llega, la acuesta en el ultrasonido para ver cuantas semanas tiene de embarazo. Si el beb? tiene menos de tres meses el aborto se puede hacer el mismo d?a".

Continu?: "El doctor se sienta frente a la paciente. La paciente est? acostada, consciente. Como si fuera hacer un parto. Yo le paso al doctor la anestesia local y le voy pasando los instrumentos. Estoy viendo todo.

"Nuestro doctor es bastante mayor de edad (84 a?os) y usa una t?cnica antigua. (El 29 de septiembre del 2004 la agencia que supervisa a los m?dicos en California le retir? su licencia m?dica de este m?dico, el Dr. Phillip Rand.) Primero pone el espejo. Despu?s mide la profundidad del ?tero. Enseguida abre el cuello de la matriz con un dilatador para que sea m?s f?cil. Entonces introduce una varillita con un anillo en la punta con el que raspa. El anillo no est? filoso pero a muchas mujeres les duele el raspado y lloran o gritan. Cuando el beb? es menor de tres meses se desbarata completamente. Cuando el doctor siente que ya lo desprendi? completamente introduce algo igual a un popote. La boquilla exterior del popote se conecta a una aspiradora. Entonces aspira todo lo que desbarat?. Todo lo que aspir? entra a un frasco. Se ve sangre, pedacitos, tejido, como carnita desbaratada. Todo sale despedazado. Este es el procedimiento para 8 semanas o menos", asegur?.

"Cuando ya tienen como doce semanas, entonces el doctor los saca con unas tenazas. Los saca a pedazos. Revisa cada parte que saca y la va poniendo en una charola que est? debajo. Cuando termina el procedimiento yo tengo que colar todo. Los colamos para separar las partes y la sangre. Ponemos todas las partes en un frasco que va al laboratorio. Es impresionante lo bien definidos que est?n, no puedes creer lo que est?s viendo. Ah? ves manitas perfectas m?s chiquitas que las de una mu?eca Barbie. Puedes ver los intestinos, las costillitas, las caritas, la cabecita aplastada. Entre las partes se puede distinguir si era ni?o o ni?a. Me da mucha tristeza ver los frascos. Cuesta mucho trabajo ver todo esto. Ver todo lo que se cae al piso, o por ejemplo quitar un piecito de los instrumentos", dijo.

Y agreg?: "Una muchacha que trabajaba aqu? me platic? que un d?a lleg? a su casa con una manita pegada en el uniforme, cerca de su hombro. Ella por supuesto no se hab?a dado cuenta hasta que su esposo se lo dijo".

Prosigui? Yeni desahogando lo que sucede en el interior de la cl?nica: "Cuando la paciente tiene m?s de 3 meses de embarazo tenemos que prepararla para que vuelva al siguiente d?a ya dilatada. Las terminaciones grandes son muy impresionantes. Yo he visto tres fetos que han salido completos. En una ocasi?n se vio la manita salir del ?tero. La manita se mov?a. Pero el m?s impresionante fue el bebito que sali? respirando. Esa vez hasta el doctor se puso mal".

Y explic?, "La muchacha viv?a en Tijuana. Le pusieron las laminarias (dilatadores) por dos d?as. El beb? ten?a cinco meses y medio. Ella no ten?a carro y se vino caminando a la cl?nica. Entonces como que hizo mucho trabajo de parto. Cuando el doctor empez? a trabajarla el beb? sali? casi sin ayuda. El ni?o sali? respirando y ah? se muri?. Como al minuto cambi? de color, se puso morado. Las asistentes se sintieron muy mal. No quisieron ponerlo en el recipiente. El doctor tuvo que hacerlo. Todos tuvieron una impresi?n muy fuerte. Mas tarde vi al doctor en su oficina. Ten?a la mirada como perdida, fija en la pared. Despu?s habl? por tel?fono con alguien contando lo que acababa de pasar".

Yeni hace una pausa. Quiere seguir hablando pero se le hace un nudo en la garganta. La entrevista se ha tornado m?s amarga, triste. Es una confesi?n.

"Desde hace unos d?as ha venido un doctor substituto. El es m?s joven y tiene otra t?cnica diferente. El no hace el raspado del ?tero, s?lo usa la aspiradora. El domingo pasado ya no aguantaba por que hicimos terminaciones grandes, como de cuatro meses. Hizo una t?cnica que nunca hab?a visto. Dividi? la pantalla del ultrasonido en dos y us? el aparato durante todo el procedimiento.

"Com?nmente lo que ves en el ultrasonido es que el ni?o se chupa el dedo o juega. Pero en esta ocasi?n, cuando el doctor empezaba a hacer las aspiraciones ve?as que el ni?o se estaba moviendo, como que le estaba doliendo por que lo estaban jalando o le estaban arrancando algo. Fue horrible, horrible.

"Yo siento el procedimiento como si me lo estuvieran haciendo a m?. Quiero que termine r?pido. No lo quiero ver y lo tengo que ver. Es como una penitencia por el aborto que yo misma tuve. Con cada paciente vuelvo a revivir lo mismo y siento lo mismo. Perece que me lo est?n volviendo a hacer a m?. Como para que no se me olvide. Que nunca se me olvide lo que pas? y me duele.

"Todos los d?as me despierto pensando: otra vez tengo que ir a trabajar all?", enfatiz? Yeni.

"Cuando entr? a trabajar en la cl?nica, Sonia y yo hicimos el prop?sito de ayudar a la gente. ?bamos a tratar de convencerlas para que no abortaran. Muchas veces tratamos de hacer algo bueno a la sorda. Les pregunt?bamos a las muchachas ?est?s segura? Les dec?amos que lo pensaran bien. A veces les dec?amos: Te va a doler horrible. Las asust?bamos. Alguna que otra se arrepinti?.

"Tambi?n ayudamos a escapar por la puerta de atr?s a algunas que vinieron presionadas, forzadas por el marido o la mam?. Pero esa actitud de ayudar nos dio por ?pocas. Por ratitos. Por que t? ves que cuando la paciente viene bien decidida no hay mucho que hacer. Eso nos ha desanimado.

"Incluso a las que abortaban les dec?a: Cu?date, ya no vuelvas a pasar por esto. Mira que yo lo hice y me ha podido mucho. Seg?n yo les daba terapia. Despu?s se me acab? eso. Ya no les tengo l?stima como al principio. Ahora me hacen enojar.

Explic?: "En la mayor?a de los casos que atendemos no hay ninguna causa grave. Antes les preguntaba cual era su situaci?n pero ya no les pregunto por que son las mismas respuestas tontas.

"Siento coraje de que vengan a abortar tan quitadas de la pena. Haciendo bromas. Ri?ndose. Una que estaba en la recepci?n me dijo haci?ndose la chistosa: Pues dame una patada para que se me salga", afirm?.

"Cuando yo lo hice iba totalmente como en shock. No me justifico. Pero aqu? he visto que casi todas llegan como si vinieran a hacerse un facial. Son muy ego?stas. Una se?ora como de 38 a?os lleg? y me dijo: O es bebito, o es quince a?os de mi hija. Mi hija no tiene la culpa de que yo haya salido embarazada.


"Algunas se han enojado con nosotras por que tienen siete meses de embarazo y ya no lo podemos hacer. Hemos tenido se?oras que vienen como pacientes y despu?s traen a la hija. Tenemos pacientes que a los tres meses ah? vienen otra vez. Hay una paciente que lleva como 8 abortos. Hasta el doctor le dijo que el d?cimo se lo le iba a hacer gratis. Otra lleg? por que se iba a casar y quer?a tener el aborto antes de la luna de miel.

"Una se?ora ten?a miedo y dec?a: Dios m?o, Dios m?o ay?dame, ay?dame, que no me duela, que no me duela. Sonia le contest?: ?Se?ora por favor no meta a Dios en estas cosas! Tambi?n nos da coraje", dijo Yeni. "Otras preguntan: ?y como sali??, como que lo quieren ver. Yo no les contesto, s?lo digo por adentro, ?no te preocupes, sali? todo despedazado, ?Qu? quieres ver? ?Est? despedazado! Despu?s del aborto te preguntan: ?Puedo ir a una fiesta? O ?Puedo tomar alcohol?"

"Si el doctor les dice que vienen gemelos, o que ya est? muy grande, que lo vean en el ultrasonido. Tampoco les importa. No puedo dejar de sentir coraje contra la paciente, contra el doctor y contra m? misma. Es in?til estar aqu?. No estamos haciendo nada bueno. Estoy muy enojada conmigo misma. Me siento muy desgastada. Siento que no soy la misma persona".

En otros tiempos Yeni fue parte de un grupo juvenil de una Parroquia en Tijuana. En su memoria est?n grabados muchos momentos felices, inocentes y de esperanza. Un acontecimiento reciente la ha puesto a pensar largamente en el sentido de su vida.

"Al tercer d?a del estreno, fuimos a ver la pel?cula de La Pasi?n de Cristo de Mel Gibson. Cr?eme que fue algo muy fuerte. Cuando ve?a como golpeaban a Jes?s y los instrumentos que usaban, los comparaba con los instrumentos que usa el doctor. Todo lo que hacemos en la cl?nica lo vi en la pel?cula... tanta sangre derramada. No pod?a parar de llorar en el cine. Tambi?n se ve en la pel?cula el diablo como un enanito, como un feto. Yo me quer?a morir. Al siguiente d?a le dije a Sonia que ten?amos que salirnos de trabajar de la cl?nica. Ella tambi?n vio la pel?cula y nos acordamos que en la cinta dijeron que el que a hierro mata, a hierro muere. Nos dio mucho miedo por que hac?a s?lo unos meses que nuestra gerente de la cl?nica hab?a sido asesinada por su esposo. Sentimos que algo as? nos iba a pasar por lo que estamos haciendo", dijo.

Y continu?: "Antes de mi aborto y de trabajar aqu?, yo no le ten?a miedo a la muerte. Si pensaba en el d?a en que Dios vendr? por m? pues... aun sabiendo que ten?a pecados como todos, no ten?a temor. Ahora vivo con ese temor. Siento que no me quiero morir por que no se con que cara voy a ver a Dios si me toca verlo. O me va a pasar como en la pel?cula de Ghost, que se mueren y unas sombras negras vienen por ti y te llevan.

"No tengo paz", enfatiz?. "La semana pasada visit? a mi hermano y quise a abrazar a mi sobrino. El ni?o se puso llorar casi hist?rico. Mi cu?ada me dijo que el ni?o se asust? por que sinti? que traigo al diablo adentro por que me dedico a matar bebitos. Yo me enoj? mucho con mi cu?ada, pero sent? que en parte era verdad".

Yeni quiere salir de su situaci?n actual y ha empezado a tomar los primeros pasos.

"Hace unos d?as fui a ver a un muchacho del grupo de la iglesia al que yo asist?a. El me dijo que estaba muy contento por que trabajaba para Dios y que le estaba yendo bien en la vida. ?Yo sent?a que me ahogaba! Le dije que yo trabajaba en algo que ten?a

que dejar antes de poderme acercar a Dios otra vez. El me dijo que hablara con un sacerdote pero tengo miedo. No tengo cara, ni como llegar a una iglesia", extern? y agreg?: "Yo se en el problema que estoy. Se en la situaci?n en que me encuentro y lo que necesito hacer".

Sigui?: "Ya llen? una solicitud para trabajar en un lugar donde se atienden a ancianitos en San Diego. A la se?ora que me entrevist? le expliqu? el tipo de trabajo que hago en la cl?nica, y le rogu? que me ayudara a salir de aqu?. Le dije que mi esperanza estaba en ese nuevo trabajo. Ella me atendi? muy amable, me comprendi?. Me dijo que har?a todo lo posible.

"De todos modos si no me lo dan voy a buscar trabajo de lo que sea, no importa que no sea de asistente m?dico. Ya estoy harta de la situaci?n que se vive aqu?", asegur?.

"Tambi?n Sonia tuvo una entrevista en otro lugar. Es un trabajo totalmente diferente. Me dijo que cuando ven?a caminando de su entrevista ven?a dici?ndole a Dios: Dios m?o por favor, t? no quieres que regrese a la cl?nica. Dame este trabajo. Por favor d?melo. Y tambi?n me dijo: Vas a ver que si nos van a dar estos trabajos.

"Las dos estamos hartas. Pero por una raz?n u otra estamos aqu? todav?a. Yo acept? hablar para La Cruz por que pienso que es necesario que la gente sepa los horrores que hemos vivido aqu?. Las dos sentimos mucha necesidad de hacer algo bueno. De empezar a compensarle a Dios por todo lo que hemos hecho en este trabajo".

Para finalizar, Yeni quiso comentar un importante detalle: "Quiero agregar que algunos grupos religiosos entregan folletos a las mujeres antes de que entraran en la cl?nica. He visto que ellas ven estos folletos que muestran el desarrollo del beb? semana por semana. Algunas recapacitan y se van de la cl?nica. Son pocas, pero a veces sucede".

Yeni y Sonia dejaron su trabajo en la cl?nica una semana despu?s de esta entrevista de 27 de septiembre de 2004. Qui?n fue la supervisora de ellas est? considerando renunciar tambi?n. Se lo ha dicho por tel?fono a la coordinadora de uno de los dos grupos de oraci?n que se re?nen afuera de la cl?nica. Ellos siguen pidiendo a Dios por ellas y por el cierre definitivo de la cl?nica.




ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 11:08  | V?ctimas del aborto
Comentarios (0)  | Enviar

"...un embri?n necesita hospitalidad.

Cuando, desde la incertidumbre, uno se abre y ofrece un lugar, es porque de alg?n modo uno es interpelado por el propio ser que le llega, que pide seamos generosos y hospitalarios con ?l.
Esa es la par?bola de la vida humana, que protagoniza el embri?n: hasta la llegada de la fecundaci?n "in vitro", todo embri?n llegaba en el lugar que se le hab?a concedido, en el vientre de su madre, semanas antes de que el an?lisis m?s preciso pudiera mostrar que exist?a. Llegaba misteriosa, secretamente, en la oscuridad, como un extra?o, pero era acogido, protegido y
alimentado antes de que nadie tuviese noticia de su presencia.

Es una anticipaci?n biol?gica de una verdad profunda:
lo que significa acoger a un hijo en la existencia como un don que debe ser apreciado, un forastero al que dar cobijo. No se trata de "nuestro proyecto", de un producto de nuestra voluntad, y s?lo cuando colocas al embri?n humano fuera de su lugar natural, en un laboratorio, se hace posible olvidar esta verdad. Es entonces cuando se empieza a pensar en ?l en t?rminos de producci?n, cuando se le considera una "cosa" y se piensa que nos toca a nosotros decidir c?mo debemos tratarlo. Creo que esto es un grave malentendido sobre la naturaleza de un embri?n y sobre lo que le debemos."**

**Leon R. Kass
es uno de los bio?ticos de talla mundial que no se dejan obnubilar por la investigaci?n con c?lulas madre embrionarias o por la clonaci?n. Doctor en Biolog?a y en Medicina, profesor de la Universidad de Chicago, es tambi?n miembro del Consejo asesor del presidente de EE.UU. sobre Bio?tica. Es autor de numerosos libros cient?ficos, as? como de otros de tema antropol?gico y filos?fico.



ImagenAdopci?n espiritual




La actitud ante la pena y el dolor

T?, como otras muchas mujeres has descubierto que despu?s de practicarte el aborto has quedado m?s o menos incapacitada psicol?gicamente. Sufres y a veces no sabes por qu?. Te duele el alma. Te vienen pesadillas, o tu autoestima est? por los suelos Te sientes deprimida, o con ira, o intranquila, o temerosa. Tal vez est?s preocupada cuando llega el aniversario en que hubiese nacido el beb?; o anhelas tener otro beb? , un beb? de "expiaci?n", y sufres porque ya no puedes. O bien, te dejas llevar por una conducta autodestructiva, abusando de las drogas o del alcohol. Te vienen ideas de suicidio o has perdido el apetito.

Cualquiera que sea el dolor que est?s experimentando, no eres la ?nica. Muchos hombres y mujeres est?n sufriendo como t?; algunos se han abierto paso a trav?s de su dolor. Por ello, queremos ayudarte con nuestra experiencia y darte a conocer un tema sobre el que se ha escrito poco y del que se conoce poco, expecto por nosotras, las v?ctimas sobrevivientes del aborto.

No permitas que nadie trivialice o menosprecie tu pena

Tu pena es un signo saludable, una se?al de que est?s haciendo frente a una realidad, en vez de tratar in?tilmente de olvidarla, o de intentar sepultarla dentro de ti misma. Las l?grimas purifican. El primer paso para ser curado de las heridas emocionales es admitir su existencia y reconocer su causa.

Tienes el derecho a sentir pena y dolor. Si perdieras un ni?o muy peque?o por enfermedad o accidente, la sociedad comprender?a la raz?n de tu pena. El aborto espont?neo de un hijo deseado tambi?n es una raz?n leg?tima para afligirse. Sin embargo, muchas mujeres y hombres se sorprenden de encontrarse apenadas por la p?rdida de su(s) hijo(s) porque el aborto era -m?s o menos- un acto voluntario. La voluntariedad del acto no elimina la pena, sino al contrario. A la p?rdida se le a?ade la responsabilidad -o culpabilidad- de haber desechado el hijo que Dios hab?a puesto en entra?as, lo la cual intensifica la pena.

Puedes ser inducida a creer, apoyada por cualquier persona -profesionales, asesores, otras mujeres, amigas, miembros de la familia, c?nyuges o parejas- que tu pena es ileg?tima, que no hay raz?n para tener la conciencia atormentada o para cargar con ese dolor. Esto frecuentemente lleva a las mujeres y a los hombres a sentirse rid?culos o culpables por su propia pena, aumenta su confusi?n y les hace sentir como si estuvieran "perdiendo los estribos".

Tu pena no s?lo es justificable, es normal, pues en el mismo momento de iniciar un embarazo comienzan todos los cambios hormonales del organismo, cuyo fin es transformar a la mujer en madre. La maquinaria del cuerpo se prepara para traer al mundo una criatura; y al mismo tiempo que el cuerpo se prepara para la maternidad se prepara tambi?n la mente. Cualquier impedimento a este proceso natural como el aborto, destruye la ecolog?a del cuerpo y deja cicatrices en la ps?quis de la que iba a ser madre. Por este motivo, despu?s de un aborto, lo que anormal es la ausencia de la sensaci?n de p?rdida, de vac?o, de pena o de aflicci?n. Reconoce que est?s respondiendo normalmente a una tr?gica experiencia de la vida. El hecho de que cooperaste en causarte esa tragedia no niega tu pena, sino m?s bien la intensifica.


No seas demasiado dura contigo misma

Cierto doctor ha dicho que el fen?meno de las dudas que siente la mujer sobre la aceptaci?n o rechazo de tener al hijo al principio del embarazo es tan universal, que en s? constituye un s?ntoma de embarazo. Se te pidi? que tomaras una importante decisi?n cuando tu estado de ?nimo no estaba equilibrado, influenciado en parte por los cambios hormonales que estaban ocurriendo en tu interior al principio del embarazo, cuando tu capacidad para tomar decisiones no estaba en su mejor momento.Por otro lado, es probable que no tomaste sola tu decisi?n.

Quiz?s el padre del beb? no quiso o no pudo apayarte para no aceptar la responsabilidad de tener un hijo. Puede que te haya sugerido el aborto -quiz?s incluso haya usado su influencia emocional y/o econ?mica para persuadirte, presionarte o coaccionarte para que abortaras.

Frecuentemente los padres, en el deseo de evitarte pasar verguenza, dolor, o ver interrumpidos tus planes (de educaci?n, de trabajo, etc.); incitan al aborto como una "soluci?n" del "problema", del embarazo "problem?tico" o inoportuno.

Si una mujer o un hombre est?n solteros, pueden sentir que, porque su conducta sexual ha sido bastante irresponsable, han renunciado a su derecho a tomar una decisi?n de tener al ni?o, en contra de los deseos expresos de sus padres. Sienten que no tienen derecho a avergonzarlos a?n m?s, ni a "turbar" o aplazar los planes que hab?an trazado para para su futuro. En un sincero deseo de ahorrarles el dolor, muchas mujeres y hombres consideran equivocadamente el aborto como una manera de resolver una situaci?n que est? haciendo sufrir a los que m?s aman.

Tus familiares, tu mejor amiga, todos ellos pueden haberte sugerido que el aborto es realmente la soluci?n m?s viable para una situaci?n dif?cil.

O puede ser que los consejeros del centro de planificaci?n familiar no te dieron toda la informaci?n necesaria para ayudarte a tomar una decisi?n informada y libre. Negaron la humanidad a tu hijo a?n no nacido. Le llamaron un "pu?ado de c?lulas", "un pedazo de tejido" o "el producto de la concepci?n". No te informaron de las secuelas f?sicas y psicol?gicas del aborto. Apenas te informaron del tipo de procedimiento "seguro y sencillo" con el que "matar?an" al ni?o. Y no te dijeron nada del dolor que t? y tu hijo sufrir?ais. Es por ello probable que no tomaste tu decisi?n bas?ndote en una informaci?n adecuada y completa.

Finalmente, quiz?s equiparaste lo que es legal con lo que es correcto. Despu?s de todo, el Tribunal Supremo de los EE.UU. declar? que el aborto es un "derecho" y ?van a estar equivocadas el mill?n y seiscientas mil mujeres que abortan cada a?o en este pa?s? Normalmente conf?as en la ley como una pauta para dirigir tu vida. No es tu culpa que no te dieses cuenta de la tragedia que ha supuesto la aplicaci?n err?nea de la justicia. Es un fracaso de la sociedad, no s?lo tuyo.

Las cuesti?n puede ser muy clara ahora, de vida o muerte. Eso no quiere decir que fuera tan clara entonces. Fue una decisi?n tr?gica, pero no fue totalmente "incomprensible".

Perdona a los personas que colaboraron en tu aborto

Es natural que te sientas enfadada con las personas cercanas a ti, las que debieran haberte apoyado en ese momento dif?cil de tu vida, pero que te fallaron tan miserablemente. Pero no permitas que la ira y la rabia sigan anidando en tu coraz?n, pues te destruir?n, acabando en amargura y enfermedad.

Tienes que darte cuenta de que a lo mejor el padre de la criatura puede haberse sentido entre la "espada y la pared". Quiz?s reneg? de todos los compromisos verbales o no que te hizo. Si has sido generosa contigo misma, ahora s? generosa con ?l. El aborto frecuentemente acaba con la relaci?n que produjo el embarazo. Si esto te ha sucedido, que as? sea. Pero perd?nale. Perdona a tus padres, y amigos. Estaban equivocados, aunque buscaban lo mejor para ti. Sus jicios fueron errados pero solo Dios podr? juzgarlos.

Perdona a los profesionales sanitarios que te atendieron y quiz?s te mintieron, sin darte la informaci?n pertinente que pod?a haber cambiado tu decisi?n. Se dejaron llevar de una actitud paternalista, pensando que una decisi?n no informada es menos dolorosa. Aunque nosotras ahora ya sabemos que lo contrario es lo menos doloroso a la larga.

Busca la curaci?n en Dios

Muchas mujeres y hombres nos han expresado que se sienten indignas del perd?n de Dios: que, en efecto, est?n esperando, o sienten que est?n bajo el juicio de Dios. Pero lee lo que Dios dice: "Porque Dios am? tanto al mundo, que dio a Su Hijo unig?nito, para que el que crea en ?l no perezca, sino que tenga vida eterna" (Jn 3:16). "El que crea" incluye a cualquiera que haya pecado y Romanos 3:23 dice: "Porque todos han pecado". El aborto no s?lo es un acto mal aconsejado, un llevar a cabo una decisi?n desgraciada, es un pecado. Confi?salo a Dios como pecado y sentir?s que "?l es fiel y justo para perdonarnos nuestros pecados, y para purificarnos de toda iniquidad"(I Carta de San Juan 1:9). Esto puedes hacerlo, si eres cat?lica, acudiendo al Sacramento de la Confesi?n o Reconciliaci?n.

No permitas que el enemigo de tu alma te diga que tu pecado fue demasiado grande, o demasiado premeditado, o demasiado ego?sta o demasiado destructivo para que Dios te pueda perdonar. ?No hay ning?n pecado demasiado grande, premeditado, ego?sta o destructivo que Dios no est? deseoso de perdonar con tal que se lo pidan!

Nota: Tomado del folleto "Surviving aborti?n" de la organizaci?n WEBA (Women Exploited by abortion - Mujeres explotadas por el aborto). Direcci?n: WEBA; Route 1, Box 821; Venus, Texas 76084. Tel?f.214) 366-3600.


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 10:24  | S?ndrome post Aborto
Comentarios (0)  | Enviar


Autor:
Fuente: Zenit.org 2/2/aaaa

Contin?a el debate en muchos pa?ses sobre el uso de la as? llamada p?ldora del d?a despu?s. En Chile, tras muchos meses de conflicto sobre el tema, el gobierno ha dado el visto bueno a la distribuci?n de la p?ldora el pasado septiembre. El 12 de enero, sin embargo, el Tribunal Constitucional de Chile vot? 6 contra 4 para parar la p?ldora.

Seg?n un reportaje de Associated Press del mismo d?as, los jueces invalidaron el programa bajo el que se distribuye la p?ldora porque fue autorizado por un decreto administrativo, en vez de un por decreto presidencial o una ley parlamentaria.

El alto a la distribuci?n de la p?ldora puede que dure poco. El gobierno respondi? a la sentencia anunciando que la presidenta chilena Michelle Bachelet emitir?a un decreto para superar el error t?cnico que encontr? el tribunal.

La Iglesia cat?lica en Chile se ha opuesto firmemente al programa puesto en pr?ctica por el gobierno. En una declaraci?n el 7 de septiembre, la Conferencia Episcopal apuntaba los posibles efectos abortivos de la p?ldora si tiene lugar la concepci?n.

Los obispos tambi?n criticaron el programa para minar el papel de los padres. El programa del gobierno prev? la distribuci?n de la p?ldora del d?a despu?s a chicas de 14 a?os, sin la necesidad de la aprobaci?n de los padres. Esto priva a los padres de su leg?tima autoridad en la educaci?n y gu?a de sus hijos, indicaban los obispos.

El debate en Chile tiene lugar precisamente cuando se levantan dudas sobre la efectividad de los programas que implican la distribuci?n masiva de la p?ldora del d?a despu?s. Proclamada desde siempre por sus promotores como algo necesario para ayudar a reducir los abortos, en la pr?ctica no hay evidencia alguna de que tenga tal efecto.

Una revisi?n de 23 estudios sobre diversos tipos de ?anticonceptivos de emergencia?, publicada en la entrega de enero de la revista Obstetrics and Gynecology, no encontr? evidencia de que el uso de la p?ldora haga bajar los ?ndices de embarazos y abortos.

En su reportaje del 8 de enero sobre el art?culo de la revista, el Washington Times comentaba que en el 2005, los investigadores del Guttmacher Institute, un organismo de investigaci?n conectado con la abortista Planned Parenthood, publicaba un informe sosteniendo que el uso de la p?ldora y otros ?anticonceptivos de emergencia? ha prevenido 51.000 abortos en el 2000.

Tales argumentos siguen repiti?ndose. ?No es un sin sentido el hecho de que aumentemos el acceso a los anticonceptivos y, en especial, que la p?ldora del d?a despu?s est? disponible sin receta?, sosten?a el editorialista del New York Times, Nicholas Kristof, en un art?culo el 2 de mayo.

M?s p?ldoras, m?s abortos
Otro informe, publicado el 8 de enero, confirmaba el fracaso de la p?ldora del d?a despu?s en la reducci?n de los abortos. El portal informativo espa?ol Forum Libertas analizaba lo que ha ocurrido en el pa?s desde que se introdujo la p?ldora. En el 2000, el a?o anterior a su introducci?n, hab?a 60.000 abortos, un ?ndice de 7,5 abortos por cada 1.000 mujeres menores de 20 a?os.

En el 2005, se distribuyeron no menos de 506.000 p?ldoras del d?a despu?s. Al mismo tiempo, sin embargo, el n?mero de abortos dicho a?o subi? hasta los 91.000 y el ?ndice de abortos por mujer menor de 20 a?os subi? hasta los 11,5 abortos por cada 1.000 mujeres.

El a?o pasado se inform? de resultados similares en Gran Breta?a. El 15 de septiembre el British Medical Journal publicaba un editorial con la firma de Anna Glasier, directora de una unidad del Servicio Nacional de Salud en Edimburgo, Escocia.

Glasier escrib?a: ?Los anticonceptivos de emergencia se han anunciado como la soluci?n a la subida del ?ndice de abortos?. ?Algunos autores han sugerido que en Estados Unidos casi un mill?n de abortos podr?an prevenirse al a?o si cada mujer utilizar los anticonceptivos de emergencia cada vez que los necesitase?.

?Sin embargo, a pesar del claro aumento en el uso de anticonceptivos de emergencia, el ?ndice de abortos no ha descendido en el Reino Unido?, continuaba el art?culo. De hecho, escrib?a Glasier, ha subido del 11 por cada 1.000 mujeres de entre 15 y 44 a?os en 1984 (136.388 abortos) hasta 17,8 por cada 1.000 en el 2004 (185.400 abortos). A?ad?a que el incremento en el uso de anticonceptivos de emergencia en Suecia tampoco se ha asociado a una reducci?n en el ?ndice de abortos.

En Escocia ya hab?a suscitado preocupaci?n el uso de la p?ldora del d?a despu?s. En un informe publicado en noviembre de 2005 por el Consejo Escoc?s de Bio?tica Humana, la doctora Anne Williams observaba que la p?ldora del d?a despu?s ?es etiquetada de forma err?nea y enga?osa por los organismos m?dicos y del gobierno como ?anticonceptivo de emergencia??.

?Es enga?osa porque encubre el hecho de que puede actuar, no previniendo la concepci?n, sino previniendo que sobreviva y se desarrolle un embri?n ya existente?, explicaba el informe.

El t?rmino anticoncepci?n es insuficiente para describir el efecto completo de la p?ldora del d?a despu?s, escrib?a Williams. De hecho, la p?ldora puede actuar para prevenir la implantaci?n (el anidamiento del embri?n en la pared del ?tero), que ocurre aproximadamente siete d?as despu?s de que haya tenido lugar la concepci?n. Los anticonceptivos previenen la concepci?n, no la implantaci?n. ?Los actos que son post-conceptivos no pueden incluirse razonablemente en la definici?n de anticoncepci?n?, indicaba.

Preocupaci?n por la salud
El informe tambi?n observaba la falta de una investigaci?n adecuada y profunda sobre las implicaciones sobre la seguridad de la p?ldora del d?a despu?s a corto y largo plazo. Esto es particularmente preocupante cuando las mujeres la usan de modo frecuente.

El informe citaba evidencias de siete cl?nicas de planificaci?n familiar que muestran que m?s de la mitad de las mujeres han usado la p?ldora del d?a despu?s al menos una vez aquel a?o, y el 25% tres veces o m?s. Seguir los problemas de salud debido al uso de la frecuente de esta p?ldora tambi?n es problem?tico dada la naturaleza de los programas puestos en pr?ctica por algunos gobiernos, que incluyen la distribuci?n libre sin necesidad de prescripci?n m?dica.

Williams tambi?n sosten?a que la disminuci?n del miedo al embarazo debido al recurso de la p?ldora del d?a despu?s puede traer consigo una postura m?s superficial a la hora de entablar relaciones sexuales, con pocas excusas para rechazarlas por parte de una joven. Una mayor actividad sexual podr? contribuir a niveles mayores de enfermedades de transmisi?n sexual.

Susan Wills, directora adjunta de la oficina pro vida de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, tambi?n mostraba su preocupaci?n por los efectos para la salud de la p?ldora. Plan B, una clase de p?ldora del d?a despu?s, y otros m?todos de ?anticoncepci?n de emergencia? son el equivalente a tomar de 4 a 40 veces la dosis diaria de varias p?ldoras anticonceptivas en un periodo de 12 horas, observaba en un art?culo publicado el 15 de agosto en la p?gina web de Nacional Review Online.

Los efectos negativos de la p?ldora del d?a despu?s incluyen interrupciones graves del ciclo menstrual, convulsiones, y un notable riesgo de embarazos ect?picos. A pesar de estos peligros, el a?o pasado la Administraci?n para Alimentaci?n y Medicamentos de Estados Unidos suaviz? la reglamentaci?n para Plan B, permitiendo a las mujeres comprarla sin receta.

Los promotores de estas p?ldoras siguen presionando para que usen de modo cada vez m?s frecuente, hasta el punto de sostener que deber?a estar presente en el botiqu?n del cuarto de ba?o de toda mujer, informaba el peri?dico brit?nico Telegraph el 14 de diciembre.

En diciembre, el Servicio Consultivo Brit?nico para el Embarazo afirmaba que las mujeres deber?an considerar la p?ldora como si fuera una aspirina. ?Intentamos hacer que la p?ldora del d?a despu?s sea tan normal como el Nurofen?, declaraba un portavoz al peri?dico.

Norman Wells, director del Family Education Trust, criticaba esta actitud como ?muy irresponsable?. Wells sosten?a que el uso frecuente podr?a tener efectos negativos a largo plazo. Tambi?n comentaba que cuando se aprob? por primera vez en Gran Breta?a esta p?ldora, se propuso como algo para usarse s?lo en circunstancias excepcionales. Ahora, si embargo, se presenta como si fuera tan insignificante como una aspirina.

Por el padre John Flynn


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 8:39  | Pildora Dia Despues
Comentarios (0)  | Enviar



Empec? a llorar y le dije que necesitaba seguir adelante con el embarazo y que con su apoyo me bastaba. Pero ?l me dijo que no.


Yo ten?a 17 a?os cuando me qued? embarazada. Sal?a con un chico del que estaba muy enamorada. Aquella noche me acost? con ?l, utilizamos preservativo pero se rompi?. Por precauci?n me tom? la p?ldora del d?a despu?s, pens? que con ello ya estaba todo hecho. Pero segu?a sin venirme la regla y decid? comprarme un Predictor.

El resultado fue negativo. Pasaron las semanas y cumpl? los dieciocho, fueron semanas en las que me sent?a rara, siempre ten?a sed, no me entraba la comida e incluso empec? a adelgazar. Mi novio iba a irse a vivir fuera de nuestra ciudad a principios de mayo y a mediados de abril comenc? a agobiarme porque segu?a sin sentirme bien y me entr? miedo, as? que decid? comprar otro Predictor. Esta vez dio positivo. El shock fue impresionante.

Yo ten?a una muy mala relaci?n con mis padres por lo que no les dije nada. Llegu? a casa y disimul? las l?grimas, el miedo? Al d?a siguiente fui a la Seguridad Social a que me hicieran una ecograf?a, estaba confirmado: estaba de tres meses. Ahora miro hacia atr?s y veo lo ?ni?atos? que ?ramos. Le preguntamos a la ginec?loga que qu? pod?amos hacer y le preguntamos que si conoc?a una cl?nica abortiva y ella dijo que si acaso que lo intent?semos por lo privado.

Cuando salimos del hospital le dije a mi novio que yo no quer?a abortar y ?l me dijo que ?l cre?a que ser?a lo mejor, esto fue un s?bado. Esa semana ten?a los ex?menes finales y tambi?n estaba agobiada porque ?l se iba a ir en una semana. En mi casa segu? disimulando. Yo no se lo quise decir a nadie pero ?l se lo cont? a sus amigos, a mi esto me daba much?sima verg?enza porque no eran mis amigos y porque adem?s hac?an bromas.

El jueves fui a su casa a hablar y le dije que no pod?a abortar y me agobiaba much?simo que ?l se fuese a ir en nada. Llor? much?simo y le dije que seguro que su madre al ser m?s liberal seguro que nos ayudar?a econ?micamente a sacar al beb? adelante, porque a mis padres no les pod?a contar nada. Pero ?l me dijo que su madre ver?a esto como una forma de perder relaci?n con su hijo y que le destrozar?a la juventud y que no nos ayudar?a en esto. Empec? a llorar y le dije que necesitaba seguir adelante con esto y que con su apoyo yo me bastaba. Pero ?l me dijo que no. Sac? un papel con centros abortistas que hab?a buscado con unos amigos.

As? que despu?s de cuatro d?as convencida de que quer?a tener a mi ni?o cambi? de opini?n, empec? a ver el aborto como la ?nica soluci?n. Llam? a uno de los n?meros y me dijeron que me dormir?an con anestesia general en un piso y me dio muy mal rollo y colgu?. Llam? a otro centro y me dijeron que al d?a siguiente a primera hora me podr?an realizar la IVE (Interrupci?n Voluntaria del Embarazo). En un principio me sent? muy agradecida por la rapidez pero luego comprend? lo negativo de esto.

Al d?a siguiente a primera hora me present? en el centro con mi novio. Hay algunas cosas de las que no me acuerdo y otras que no puedo olvidar. Lo primero que tuve que hacer fue pagar en efectivo y sin factura. Una ginec?loga bastante fr?a y distante me dijo que me ten?a que introducir unas pastillas en la vagina para dormir la zona pero no fui capaz. Tuvo que hacerlo ella y siempre se mostr? muy fr?a y muy seca. Despu?s vino un psic?logo tambi?n muy fr?o, me dio un formulario para firmar; todo fue muy r?pido.

Yo ya sent?a que no estaba, que nada de aquello era real. Luego me pasaron a una sala con tres camas con otras dos mujeres algo mayores que yo. Las dos parec?an muy relajadas. Me metieron la ?ltima en el quir?fano y justo cuando sali? una de las chicas que iba antes que yo, me dijo que le hab?an dicho que me dijese que no era nada y que no dol?a porque me ve?an muy joven y asustada.

Lleg? mi turno. Me tumbaron en una camilla, la enfermera era muy amable y buscaba conversaci?n conmigo pero yo le ped? que no me hablara, no pod?a. Dol?a bastante. No s? cu?nto tiempo pas?. Cuando terminaron me llevaron a la sala con las tres camas y empec? a llorar sin parar. Una enfermera me vio y me pregunt? qu? me pasaba pero yo no pod?a hablar y despu?s de un rato volvieron a entrar para decirme que ya me ten?a que ir.

Cuando vi a mi novio sent? un enorme rechazo hacia ?l. Nos sentamos en una cafeter?a y no pude dejar de llorar y ?l me dijo que no llorara. Volv? a casa a la hora de comer como si nada. Mi novio se iba ma?ana y a ?ltima hora de la tarde sent? una enorme necesidad de estar con ?l. Fui a verle y me llev? de copas con sus amigos y borracho le llev? a casa.

Al d?a siguiente en el aeropuerto vi a una mujer con su beb? y empec? a llorar desconsoladamente quiz?s augurando una tristeza que empezar?a a envolverme sin compasi?n. ?l me pidi? que no llorase que me iba a ver toda la gente. Tendr?a que haber ido a la "cl?nica" a hacerme una revisi?n pero no pude volver. Me llamaron los amigos de mi novio porque a?n deb?a el dinero del aborto, as? que me puse a trabajar para devolver mi deuda con ellos.

Iba a trabajar pero no s? c?mo lo hac?a porque empec? a beber a cualquier hora del d?a. No faltaba la botella de ginebra en mi mochila. Apenas pod?a dormir y como en mi casa no sab?an nada me encerraba en el ba?o a llorar.

Finalmente se lo cont? a un amigo y al verme tan mal me llev? a una psic?loga. Su enfoque del asunto no me ayud? nada. Pas? a ser atendida por varios psic?logos m?s y por una psiquiatra. Ella me dec?a que hab?a hecho lo correcto y me regal? Prozac y pastillas para dormir. Pero no consegu? dormir y no dej? de beber. Intent? suicidarme con las pastillas.

As? estuve hasta que un a?o despu?s un problema de salud bastante serio amenaz? mi vida. En ese momento empec? a ver todo de forma distinta. Tuve que dejar el alcohol y el Prozac de golpe porque no quer?a que mis padres se enteraran mediante los an?lisis cl?nicos de que los tomaba. Eso me ayud? bastante y tambi?n el hecho de tener que mudarme a otra ciudad.

Durante mucho tiempo no pod?a ver beb?s y a?n hoy sigo calculando qu? edad deber?a tener mi hijo. Empec? a sentirme como un monstruo por dentro y por fuera y ten?a reacciones y comportamientos muy raros. Empec? a salir con otros chicos, pero en aquel momento perd? la confianza en m? misma y esto ha trastocado mis relaciones. Cuando empiezas algo serio con alguien tienes que contarle esto, pero me daba miedo que me juzgasen como yo hac?a constantemente. He cambiado mucho y siento que me he corrompido. Me doy asco.

Adem?s me considero cat?lica y sentirme excomulgada ha sido un infierno. Este a?o es la primera vez que me siento perdonada por Dios. La fe me ha ayudado mucho a comenzar a salir de este agujero que es el aborto. Pero he pasado a?os horribles. Yo me quer?a morir y todav?a pienso que quiz?s yo me deber?a haber quedado en ese quir?fano con mi beb?.

www.vozvictimas.org AVA

ImagenAdopci?n espiritual

Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 06 de febrero de 2007


Cardi?logos espa?oles implantan, por primera vez en el mundo, c?lulas madre procedentes de grasa en un coraz?n

Ha permitido generar nuevos vasos sangu?neos en este ?rgano


Redacci?n, Madrid (6-2-2007).- Cardi?logos del Hospital Gregorio Mara??n de Madrid han implantado, por primera vez en el mundo, c?lulas madre adultas obtenidas de grasa en el coraz?n de un paciente. El implante se realiz? por medio de un cat?ter que lleg? hasta el coraz?n a trav?s de la arteria femoral y que trasportaba los 28 millones de c?lulas extra?das al paciente de la grasa de su abdomen mediante una liposucci?n.

En s?lo cinco horas, aproximadamente, las c?lulas fueron extra?das, purificadas, seleccionadas e implantadas con objeto de generar vasos sangu?neos nuevos que permitieran irrigar correctamente el coraz?n del paciente, un var?n de 72 a?os que fue dado de alta a las 48 horas.

Las c?lulas implantadas se transforman en m?sculo card?aco y, sobre todo, en nuevos vasos sangu?neos o c?lulas vasculares que proporcionar?n al paciente una mejor calidad de vida, mejorando la funci?n contr?ctil o de bombeo del coraz?n y evitando la angina de pecho, seg?n ha informado el centro sanitario.

Las c?lulas extra?das de la grasa contienen gran cantidad de c?lulas madre y, de ellas, se separaron las c?lulas mesenquimales, con gran capacidad de transformaci?n en diversos tejidos. Una de las novedades de este proceso reside en su rapidez respecto de la utilizaci?n de otro tipo de c?lulas madre, porque las c?lulas derivadas de la grasa no necesitan ser cultivadas durante tres semanas, sino que, en dos horas tras la extracci?n, son puestas a disposici?n de los cardi?logos para realizar el implante.

El implante de c?lulas madre en el coraz?n del paciente se llev? a cabo por parte del jefe del servicio de Cardiolog?a del Hospital Gregorio Mara??n, Francisco Fern?ndez-Avil?s, y el cardi?logo estadounidense Emerson Perin. La intervenci?n se ha realizado mediante cat?ter previo mapeo del coraz?n para determinar el lugar exacto del m?sculo cardiaco en el que introducir las c?lulas, en un proceso similar al que se practic? en septiembre de 2006 por este mismo grupo del Gregorio Mara??n, si bien en aquella ocasi?n las c?lulas proced?an de la m?dula ?sea del paciente y fueron extra?das tres semanas antes de su implantaci?n.

Este proceso, pionero en el mundo en el ?mbito de la terapia celular aplicada a la Cardiolog?a, se enmarca en un estudio en el que participar?n 36 pacientes, con una parte precl?nica que se ha llevado a cabo en Houston, Estados Unidos, y una fase cl?nica que se desarrolla ?ntegramente en el Gregorio Mara??n y en el que participan los servicios de Cirug?a Pl?stica y Cardiolog?a de este hospital de la Comunidad de Madrid.



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 9:06  | C?lulas madre
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 05 de febrero de 2007

http://www.laiglesiaenlaprensa.com/


El texto lo public? hace unas semanas The Washington Post (17 de diciembre), pero no ha perdido su actualidad. Se trata del relato de Katrina Clark, una chica de 18 a?os, en el que cuenta su experiencia de hija de un an?nimo donante de esperma ('donante' es un decir: ser?a m?s correcto 'vendedor'). Su madre, "cuando ten?a 32 a?os y preocupada de que nunca se iba a casar y tener una familia", decidi? someterse a fecundaci?n artificial de un donante desconocido. As? naci? Katrina, que forma parte de la primera generaci?n de hijos de padres biol?gicos an?nimos. "Hemos llegado a una edad en la que tenemos algo que decir".

Y lo que tiene que decir es que "muchos de nosotros no aguantamos m?s". Cuando se habla de este tema, afirma, todo el inter?s de centra en los 'padres', que pueden elegir sobre sus propias vidas. "Las receptoras reciben simpat?as por querer tener un hijo. A los donantes se les garantiza el anonimato y la absoluci?n de toda responsabilidad hacia el fruto de su 'donaci?n'. En la medida en que estos adultos est?n contentos, entonces la concepci?n por medio de donaci?n es un ?xito, ?no?". La respuesta es que no. "Los hijos nacidos de esas transacciones tambi?n somos personas"; "no hemos pedimos nacer en esta situaci?n, con estas limitaciones y confusiones"; esos padres y las madres "no piensan en los sentimientos de los hijos que resultar?n de sus acciones".

Buena parte del art?culo trata de c?mo se le hac?a insoportable la ausencia del padre, hasta el punto de sentir envidia por las compa?eras de colegio con padres divorciados: al menos ten?an uno. Al final, encontr? a su padre biol?gico, quien ya esta harto de "todo este tema" de ser el donante del esperma... A pesar de todo, a Katrina le interesa saber c?mo es, conocerlo mejor. "No lo amo y no s? si alg?n d?a le amar?, pero me importan sus cosas".




ImagenAdopci?n espiritual

Domingo, 04 de febrero de 2007


Fr. Frank Pavone


Una de las principales razones por las que no se ha restablecido la protecci?n de los ni?os por nacer en nuestro sistema legal, y por la que los funcionarios p?blicos no alcanzan a persuadir a sus colegas sobre la necesidad de restaurar esa protecci?n, es que se sigue presentando el problema como si se tratara de diferentes puntos de vista en vez de v?ctimas.



Ya sea que est?n a favor de la vida o no, muchos funcionarios electos hablan de sus ?puntos de vista? sobre el aborto o sus ?creencias? sobre la vida. Eso est? muy bien y confiamos en que tengan los puntos de vista y las creencias correctas. Pero nada de eso resuelve el problema.



No se trata de una cuesti?n de creencias, sino de sangre derramada. No se trata de puntos de vista, sino de v?ctimas. Hay v?ctimas que son asesinadas por millares cada d?a y nadie mueve un dedo para acabar con este derramamiento de sangre, porque estamos todos muy ocupados expresando (o discutiendo) nuestros puntos de vista y creencias. El tema se ha vuelto muy abstracto.



Si la guerra del aborto en los Estados Unidos fuera solamente sobre diferentes creencias y puntos de vista, entonces el rol del funcionario p?blico ser?a simplemente defender el derecho de cada persona de tener sus opiniones y expresarlas, manteniendo la paz en el proceso. Los m?s corajudos podr?an avanzar un paso m?s y expresar sus propias creencias como funcionarios p?blicos, afirmando que la vida es sagrada.



Pero si la guerra del aborto es una cuesti?n de v?ctimas que son asesinadas cada d?a, el rol del funcionario p?blico es proteger a la v?ctima. Eso es lo que ley debe hacer. Trabajamos para proteger a las v?ctimas de abuso infantil, del crimen callejero y de los ataques terroristas. En esos temas, no le pedimos a la gente que simplemente adopte un punto de vista o una creencia particular. Ejercemos la responsabilidad de proteger a las v?ctimas a pesar de las creencias de aquellos que piensan que deber?an ser matadas.



He aqu? algunos pasos pr?cticos para reorientar la discusi?n sobre el aborto tanto a nivel nacional como personal.



1. Adem?s de decir: ?Creo que el aborto est? mal,? agregar ?los ni?os en el vientre deben ser protegidos.?



2. Si un funcionario p?blico dice: ?Creo que la vida es sagrada,? preguntarle ??Qu? har? para proteger la vida en el vientre??



3. Empezar a mandar cartas y escribir art?culos haciendo una distinci?n entre la cuesti?n de los ?puntos de vista? y la cuesti?n de las v?ctimas. Establecer paralelos entre las v?ctimas del aborto y las v?ctimas del abuso infantil, el crimen y el terrorismo. Se?alar que lo que decimos es que los no nacidos merecen la misma protecci?n que tenemos los nacidos.



4. Cuando alg?n funcionario cat?lico es pro-aborto, no decir simplemente que ha traicionado la fe. Se?alar que lo que traiciona es la m?s b?sica decencia humana. Apoyar el aborto es apoyar la violencia. Si un funcionario declarase que las v?ctimas del crimen no tienen derechos, seguramente estar?a en contradicci?n con su fe. Pero nos concentrar?amos en los derechos de las v?ctimas. Lo mismo debe ocurrir con nuestros hermanos por nacer.



5. Ir m?s all? de las palabras y mostrar im?genes de las v?ctimas



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 14:24  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar