S?bado, 28 de julio de 2007




Publicado en Alba


Llama al 900 500 505


Publicado por Galsuinda @ 9:04  | Recursos para madres
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 27 de julio de 2007


Hay un refr?n muy antiguo que dice ?mientras hay vida, hay esperanza.? La veracidad de esta afirmaci?n ha quedado claramente demostrada por una experiencia reciente relatada por dos asesores m?dicos de Priests for Life.



El Dr. Matthew Harrison recibi? la visita de una mujer de 20 a?os llamada Ashley. Llevaba siete meses de embarazo, pero tem?a por la vida de su beb?, no porque hubiera problemas con el embarazo, sino porque hac?a dos d?as que hab?a tomado la p?ldora RU-486 en un abortuario. ?Ahora hab?a cambiado de opini?n sobre el aborto y quer?a saber si era posible salvar al beb?!



El proceso de la RU-486 requiere tomar la droga (que se llama mifiprex) en el abortuario y tomar tres d?as despu?s una segunda droga (que se llama cytotec o misoprostol) por cuenta propia. Ashley hab?a tomado mifiprex, pero no hab?a tomado cytotec. Ahora bien, en un peque?o n?mero de casos, RU-486 no matar? al beb? por si sola. Su modo normal de acci?n es interferir con el trabajo de la progesterona y de esa manera hambrear al beb?. RU-486 afecta a las c?lulas que reciben la progesterona y las bloquea, de manera que la verdadera progesterona no puede hacer su trabajo. Ser?a lo mismo que poner deliberadamente en una cerradura una llave falsa que no puede abrir la puerta, pero impide que se utilice la llave verdadera. Cytotec produce contracciones para que se produzca el parto del beb? muerto.



El Dr. Harrison nunca hab?a afrontado esa situaci?n. Ashley le dijo que el novio la hab?a presionado para que abortara. Pero despu?s de tomar la RU-486, Ashley pens?, ?Dios m?o, ?qu? he hecho?? Le dijo a su madre y ella llam? a un centro de ayuda a la mujer embarazada. El centro la refiri? al Dr. Harrison.



El doctor se disculp?, se fue a otro cuarto y rez?. Consult? un gran n?mero de referencias m?dicas y decidi? darle a Ashley un tratamiento de progesterona. Pens? que quiz?s una dosis extra de progesterona permitir?a anular los efectos de la falsa progesterona. Val?a la pena el intento. Sin embargo, esto no estaba exento de riesgos, sobre los que Ashley fue claramente informada. Le dijo a ella, en primer lugar, que podr?a ser que esto no funcionara y su beb? muriera. Tambi?n le dijo que era posible que este intento s?lo prolongara el proceso de la muerte o trajera complicaciones adicionales al beb? o a ella misma. Ashley fue muy valiente y firm? el consentimiento diciendo: ?Sea lo que sea que pase est? en las manos de Dios, simplemente rezo para que mi beb? est? bien.?



Recibi? la inyecci?n y estuvo todo el fin de semana sangrando. Pero la hemorragia par? y con tratamiento continuado a base de progesterona el Dr. Harrison consigui? hacer que el embarazo continuara normalmente. ?El Dr. Daniel L. Holland que es socio del Dr. Harrison asisti? al nacimiento de una bebita sana que se llama Kaylie y es sobreviviente de un intento de aborto con RU-486!



?F?cilmente pensamos que es demasiado tarde! Sin embargo, ?mientras hay vida hay esperanza

http://www.priestsforlife.org/spanish/07-07-16span.htm


Tags: sobrevivientes del aborto

Jueves, 26 de julio de 2007

?Dios me protegi? de tener un aborto. El me dio el sentido del valor de la vida. Sin embargo, yo he sufrido a causa del aborto. Cuando era una adolescente, mi madre me pidi? que la acompa?ara a una cl?nica de abortos. Esto sucedi? en Cuba, donde el aborto era muy, muy com?n. Y el mismo doctor que vimos en la cl?nica, ten?a una consulta privada donde hac?a abortos, incluso cuando el aborto a petici?n no era legal en Cuba en ese momento. Le supliqu? a mi madre que no abortara a ese ni?o. Hice todo lo que pude. Le dije ?Yo lo cr?o, yo te cuido?.Y ella me sonri? y respondi?: ??Qu? pensar? la gente? Mira la edad que tienes?.

Y yo recuerdo estar sentada en esa cl?nica, adentro, esperando a que ella terminara, solo pregunt?ndome qu? otra cosa pude haber hecho. No era cristiana en ese entonces. No ten?a ninguna foto para ense?arle. No sab?a realmente cuan malo era el aborto. En mi coraz?n sent?a que era algo malo, pero no lo supe realmente hasta que no vi las fotos. Y durante muchos a?os, nunca supe cuanta rabia hab?a dentro de m? contra mi madre. Pasaron a?os. Despues de esto nunca fuimos amigas ?ntimas.

Intent? suicidarme poco despu?s. Y la mayor?a de mi vida sent? que deb?a ser la mejor en todo porque deb?a hacer valer la pena el que ella me hubiese permitido nacer. Mas tarde me enter? que ella hab?a abortado otros ni?os. Y cada vez que nos sent?bamos a comer, ve?a la mesa y pensaba en aquellos que no estaban. Es un gran dolor cuando t? eres un hermano y tu madre aborta. Y estoy segura que hay mucha gente ah? afuera que esta sintiendo ese dolor. Di mi testimonio a un grupo de gente anoche, y algunas personas vinieron a decirme algo similar.

Me involucr? con el movimiento pro-vida, y he estado en ?l por treinta a?os. Y cuando vi las fotos de abortos, cuando vi la de DNC, el bebe DMC sale en pedazos, y ese es el tipo de abortos que son hechos en Cuba. Y una voz, una voz interior me dijo: ?As? se ve?a tu hermano cuando fue abortado? y le escrib? una carta al hermano que nunca conoc?, y que conocer? en el cielo.

Hermanos y hermanas, el aborto hace da?o. Durante muchos a?os he sufrido el s?ndrome post aborto. Yo no sab?a que se pod?a sufrir este s?ndrome sin haber pasado por un aborto uno mismo, pero yo lo estoy sufriendo. Tengo un tipo c?ncer que es letal. Y mi hermana vive lejos, mi hermano vive en otro lado. No tendr? un hermano o una hermana que me ayude mientras paso por estos tiempos dif?ciles. Y yo perd? la mayor?a de mi familia por los abortos. Mi madre se hizo ocho abortos. Y mi madre se dio cuenta que hab?a hecho cuando vio una de mis presentaciones. Fue un gran dolor para m? tenerla a ella presente. Nunca le dije cuan malo era, pero ella vino a una de mis presentaciones, y vio lo que era un aborto, y sol?a decirme ??Si lo hubiera sabido! Amo a todos mis hijos. Si alguien me hubiera dicho. Si lo hubiera sabido? hasta el d?a que muri?, ella se arrepinti? de sus abortos.

Dios les bendiga.?

El testimonio puede oirlo en ingl?s



Tags: hermanos victimas

Publicado por Galsuinda @ 20:54  | S?ndrome post Aborto
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 23 de julio de 2007


GUILLERMO JUAN MORADO

EL DICCIONARIO de la Lengua Espa?ola define usted como un pronombre personal; en concreto, como la forma de la segunda persona usada por t? como tratamiento de cortes?a, respeto o distanciamiento.

Para calibrar la val?a del usted , debemos examinar con m?s detalle qu? significan esas otras tres palabras. La cortes?a, en principio, no parece algo malo. Tiene que ver, connotativamente, con atenci?n, con afecto, con obsequio y urbanidad. Nos duele, casi instintivamente, que sean descorteses con nosotros. No suena bien que un desconocido nos diga -peor si es a gritos- ??oye, t?!?. Si somos conscientes de nuestra dignidad, nos merecemos algo m?s; un m?nimo detalle de aprecio y consideraci?n.

Tampoco ser?a partidario de someter a cuarentena el respeto. Me parece una bella palabra. Respeto es veneraci?n y acatamiento, miramiento y deferencia. S?lo se convierte en peligrosa cuando a la palabra respeto se le a?ade el adjetivo humano ; es decir, cuando esa deferencia antepone la conveniencia estrat?gica a la correcci?n ?tica.

Y en cuanto al distanciamiento , caben tambi?n matices. Distanciarse puede equivaler a alejarse, a enfriar una relaci?n, a levantar muros excesivamente altos. Pero es verdad que la proximidad, el piel con piel, la falta de espacio, si es impuesta, es humillante. No nos gusta que invadan nuestro espacio personal. No nos gusta viajar enlatados en un autob?s o en cualquier otro medio de transporte como sardinas. Necesitamos nuestro espacio. Y, en este contexto, emerge la acepci?n buena del distanciamiento . El refranero dice que ?donde hay confianza -o confianzas- da asco?. Y, sin duda, el asco, la repugnancia, no es el h?bitat m?s adecuado para nuestra sensibilidad.

Volvamos al usted . Hagamos, al menos, la prueba. En la escuela y fuera de la escuela. Recuperemos la novedad de la cortes?a, del respeto y, si se tercia, hasta del distanciamiento.

04/07/2007
http://www.lavozdegalicia.es/se_opinion/noticia.jsp?CAT=130&TEXTO=5953563



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 9:47  | Derecho a educaci?n
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 22 de julio de 2007



Estas interessantissimas observaciones sobre las secuelas psiquicas del aborto fueran postadas en un foro de discussiones por algui?n que se identific? solamente como Dra. Elisabeth sin dejar contacto.


1. SECUELAS PS?QUICAS DEL ABORTO: En un estudio realizado sobre pacientes post-aborto a s?lo 8 semanas de haber abortado, los investigadores hallaron que el 44% se quejaba de trastornos nerviosos, el 36% hab?a sufrido alteraciones del sue?o, el 31% ten?a arrepentimientos por la decisi?n tomada y al 11% le hab?an sido prescritos f?rmacos psicotr?picos por su m?dico de cabecera. Un estudio retrospectivo detect? que el recurso a los servicios m?dicos y psiqui?tricos era sensiblemente mayor entre mujeres que hab?an abortado. El 25% de mujeres que hab?an abortado visitaban a los psiquiatras frente al 3% del grupo de control. Las mujeres que han abortado tienen bastantes m?s probabilidades que otras de requerir el ingreso posterior en un hospital psiqui?trico. Adolescentes, mujeres separadas o divorciadas, y aqu?llas en cuya historia cl?nica figura m?s de un aborto encaran un riesgo especialmente alto.



2. NECESIDAD DE TRATAMIENTO PSICOL?GICO: Puesto que muchas mujeres tras un aborto recurren a la represi?n como mecanismo de defensa, puede darse un largo per?odo de negaci?n antes de que una mujer requiera tratamiento psiqui?trico. Estos sentimientos reprimidos son susceptibles de causar afecciones psicosom?ticas y psiqui?tricas o de conducta en otras facetas de la vida de la mujer. En consecuencia, algunos asesores informan del hecho de que la angustia por un aborto que no se quiere reconocer es lo que en realidad subyace en muchas de sus pacientes, incluso aunque se hayan dirigido a ellos en demanda de terapias para problemas que aparentemente nada tienen que ver con ello.



3. S?NTOMAS M?S IMPORTANTES: Un importante muestreo concluy? que al menos un 19% de mujeres que han abortado padecen trastornos por estr?s post-traum?tico (PTSD). Aproximadamente la mitad presentaba muchos de los s?ntomas de PTSD, aunque no todos, y entre un 20 y un 40 por ciento mostraban niveles de estr?s que fluctuaban entre moderados y altos, as? como conducta evasiva respecto a sus experiencias abortivas. El PTSD es una disfunci?n psicol?gica producto de una experiencia traum?tica que anula los mecanismos normales de defensa de una persona. Las mujeres pueden interiorizar el aborto como una experiencia traum?tica por varias razones. En muchos casos la mujeres pueden incluso percibir el final de su embarazo como la muerte violenta causada a su propio hijo.

Los s?ntomas m?s importantes del "PTSD" son clasificados generalmente en tres categor?as: hiperexcitaci?n, intrusi?n y constricci?n. Los s?ntomas de hiperexcitaci?n incluyen: respuestas exageradamente sobresaltadas, ataques de ansiedad, irritabilidad, explosiones de ira o rabia, conducta agresiva, dificultad para concentrarse, hipervigilancia, dificultad para conciliar el sue?o o mantenerse despierto, o reacciones fisiol?gicas ante situaciones que simbolicen o se asemejen a alg?n aspecto de la experiencia traum?tica (por ejemplo, aceleraci?n del pulso o sudoraci?n durante un examen p?lvico, o al tiempo de o?r el sonido de una bomba neum?tica).

La intrusi?n consiste en revivir el hecho traum?tico involuntaria e inesperadamente. Los s?ntomas de intrusi?n en los casos de PAS incluyen: pensamientos recurrentes e intrusivos sobre el aborto o el ni?o abortado, flashbacks en los que las mujeres vuelven a vivir moment?neamente un aspecto de la experiencia abortiva, pesadillas sobre el aborto o el ni?o, o reacciones de intenso pesar o depresi?n en la fecha del aniversario del embarazo abortado o del aborto.

La constricci?n consiste en paralizar los recursos emocionales de forma se que eviten los est?mulos asociados con el trauma. En los casos de trauma post-aborto, la constricci?n puede incluir: incapacidad para recordar la experiencia abortiva o partes importantes de ella; esfuerzos por evitar actividades o situaciones que puedan excitar los recuerdos del aborto; abandono de relaciones, en especial, alejamiento de aqu?llas que tuvieron que ver con la decisi?n de ABORTAR; evitaci?n de hijos; intentos de evitar o negar pensamientos o sensaciones relacionadas con el aborto; escasa presencia de sentimientos relacionados con el amor o la ternura; visi?n del futuro como en escorzo (p. ej. no esperar tener una carrera, casarse, criar hijos o una vivir una vida larga); inter?s reducido por actividades con las que antes se disfrutaba; abuso de drogas o alcohol; pensamientos o actos suicidas y otras tendencias autodestructivas.



4. DISFUNCI?N SEXUAL: Entre un treinta y un cincuenta por ciento de mujeres que han abortado declaran sufrir disfunciones sexuales, tanto de breve como de larga duraci?n, que comienza inmediatamente despu?s de sus respectivos abortos. En concreto pueden incluir uno o varios problemas de los que se detallan a continuaci?n: ausencia de placer en las relaciones, dolor a?adido, aversi?n al sexo o a los hombres en general, o desarrollo de una forma de vida de tipo promiscuo.



5. PLANTEAMIENTOS SUICIDAS E INTENTOS DE SUICIDIO: Aproximadamente un 60 por ciento de mujeres que experimentan secuelas post-aborto declaran albergar ideas suicidas, con un un 28 por ciento que intenta realmente suicidarse, de las cuales la mitad lo ha hecho en dos o m?s ocasiones. Investigadores finlandeses han identificado una estrecha relaci?n estad?stica entre el aborto y el suicidio. La tasa media anual de suicidio femenino en general era de 11.3 por cada 100.000. La tasa de suicidios asociados con la interrupci?n del embarazo eran sensiblemente m?s altas, de 34.7 por cada 100.000. La tasa de suicidio dentro del a?o posterior a la pr?ctica del aborto era tres veces m?s alta que la tasa general femenina y siete veces m?s elevada que para las mujeres que llevan a t?rmino su embarazo.



6. DESCUIDO DE LOS NI?OS O CONDUCTA ABUSIVA HACIA ELLOS: El aborto se vincula con mayores niveles de depresi?n, conducta violenta, abuso del alcohol y de las drogas, embarazos 'de sustituci?n o reemplazo', y relajaci?n de los lazos que unen a las madres con los hijos habidos posteriormente. Estos factores se asocian estrechamente con el trato abusivo hacia los ni?os y parecen confirmar particulares valoraciones cl?nicas que vinculan el trauma post-aborto con abuso infantil subsiguiente.



7. DIVORCIO Y PROBLEMAS CR?NICOS DE RELACI?N: Para la mayor parte de las parejas, un aborto crea problemas imprevistos en su relaci?n. Las parejas que han recurrido al aborto est?n m?s expuestas a divorciarse o a separarse. Muchas mujeres que abortan desarrollan una mayor dificultad para establecer lazos duraderos con un compa?ero. Esto puede deberse a que el aborto se relaciona con reacciones tales como baja autoestima, mayor desconfianza hacia los hombres, disfunci?n sexual, abuso de substancias y niveles incrementados de depresi?n, ansiedad y c?lera pasajera.



8. ABORTOS DE REPETICI?N: Las mujeres que cuentan con una experiencia abortiva anterior tienen una probabilidad cuatro veces mayor de volver a interrumpir voluntariamente su embarazo que aqu?llas que no tienen historia abortiva previa. Este riesgo incrementado se asocia con el aborto anterior por la baja autoestima, un consciente o inconsciente deseo de llevar a cabo un embarazo 'de sustitici?n', y una mayor actividad sexual post-aborto. Los abortos posteriores pueden producirse por culpa de deseos conflictivos de quedar embarazada y tener un hijo y presiones continuas en favor del aborto, como puede ser el abandono por parte del nuevo compa?ero. En los abortos de repetici?n se da cuenta tambi?n de cierta clase de auto-punici?n. Aproximadamente un 45 % de todos los abortos son ahora abortos de repetici?n.

El riesgo de caer en un patr?n de aborto de repetici?n deber?a ser comentado con la paciente a la vista de su primer aborto. Es m?s, puesto que las mujeres a las que se les ha practicado m?s de un aborto se exponen a un importante riesgo a?adido de sufrir secuelas f?sicas y ps?quicas, tales riesgos cualificados deber?an ser ampliamente comentados con las mujeres que optan por ABORTAR.



9. EN ESPA?A: Los estudios cient?ficos revelan trastornos psicol?gicos en mujeres que han abortado. Depresi?n, hostilidad y conducta autodestructiva son algunas de las consecuencias ps?quicas que sufren las mujeres que han abortado, que en Espa?a suman ya m?s de 800.000. El "S?ndrome Post-aborto" (SPA) ha sido estudiado en pa?ses como EEUU, Canad?, Finlandia, Francia, Suiza e Inglaterra. Un equipo de profesionales de salud mental ha iniciado la primera investigaci?n sobre el SPA en Espa?a.

Seg?n un estudio de la Real Academia de Obstetricia de Inglaterra, el 59 por ciento de las mujeres que abortan tiene altas probabilidades de sufrir problemas psiqui?tricos graves y permanentes. Los trastornos ps?quicos derivados del aborto se conocen como S?ndrome post-aborto (SPA), un tipo de trastorno de estr?s post-traum?tico (PTSD). Algunos de los s?ntomas m?s frecuentes son ansiedad, conducta agresiva, pesadillas, pensamientos o actos suicidas, bulimia, anorexia, abuso de alcohol y drogas y ruptura de relaciones de pareja.



10. LOS DA?OS A LARGO PLAZO: El S?ndrome post-aborto puede tardar a?os en manifestarse debido a la represi?n a la que recurren muchas mujeres como mecanismo de defensa. Seg?n Juan Cardona, psiquiatra y acad?mico de la Real Academia de Medicina de Valencia y miembro del equipo investigador espa?ol, ?despu?s del trauma que supone el aborto se deteriora la afectividad, la capacidad de querer, la voluntad, y todo lo dem?s viene en cascada: la ruptura con parejas sucesivas, la depresi?n y otras consecuencias negativas?.



11. LA RELACI?N DE PAREJA: La doctora Emily Milling hall? que el 70 por ciento de las 400 parejas de su estudio se rompieron en el a?o siguiente al aborto. Por otro lado, el doctor Phillip Ney, psiquiatra infantil de la Universidad de British Columbia, descubri? que el aborto aumenta el maltrato a los otros hijos. De hecho, en Estados Unidos el maltrato infantil ha aumentado un 1000 por cien desde que se legaliz? el aborto.



12. AUMENTO DE LA TASA DE SUICIDIO: El suicidio aumenta notablemente entre las mujeres que han abortado. Los investigadores finlandeses Speckhard y Vaughan constataron que la tasa de suicidio en el a?o posterior al aborto era tres veces m?s alta que la media femenina, y siete veces m?s alta que la de las mujeres que hab?an dado a luz. El estudio m?s completo sobre el SPA data de 1997, y fue financiado por el Gobierno de Finlandia. Sobre una muestra de 9.129 mujeres, el estudio revel? que las que ABORTARON tuvieron 4 veces m?s probabilidades de morir al a?o siguiente que las que hab?an dado a luz. Organismos internacionales que promueven el aborto han reconocido la existencia de secuelas psicopatol?gicas.



13. CONFIRMACIONES DIVERSAS: La Federaci?n Internacional de Planificaci?n Familiar (Planned Parenthood) ha confirmado la existencia de las secuelas psiquicas pos aborto en su Plan Trienal del per?odo 1990-1993: ?Una serie de estudios y encuestas de los opositores al aborto han mostrado que la incidencia del trauma post-aborto puede llegar a afectar al 91 por ciento de los casos. Algunos informes recientes del Instituto Alan Guttmacher que no han sido publicados indican que el alcance del problema puede haber sido correctamente calculado en dichos estudios?.



14. ESTUDIO DE LA ASOCIACI?N ESPA?OLA DE NEUROPSIQUIATR?A: Hasta ahora, el ?nico estudio que existe en Espa?a sobre el S?ndrome Pos Aborto fue elaborado en 1993 por la Asociaci?n Espa?ola de Neuropsiquiatr?a, titulado ?Mujer y salud mental?. En ?l se se?alaban como rasgos de las mujeres que abortan m?s de una vez la inmadurez, la inestabilidad emocional, la sexualidad dependiente, los problemas de pareja y las tendencias de personalidad patol?gica como esquizofrenia y psicopat?a. Seg?n datos oficiales, el 25 por ciento de las mujeres que abortan ya hab?an abortado antes.



15. PRIMER ESTUDIO EN ESPA?A: Ante la ausencia de estudios especializados sobre este problema que afecta a casi un mill?n de mujeres en Espa?a, un equipo de psic?logos y psiquiatras esta elaborando una p?gina web para dar a conocer los estudios internacionales sobre las secuelas del aborto. En ella se presentar? un cuestionario para profesionales de salud interesados en colaborar para recoger datos de la poblaci?n espa?ola con el fin de realizar un estudio sobre el SPA en Espa?a.

Frente a la idea de que el aborto evita problemas ps?quicos derivados de un embarazo no deseado, los psic?logos e investigadores del SPA aclaran que ?las estad?sticas muestran todo lo contrario?. Seg?n la OMS, ?las mujeres con alg?n trastorno emocional corren mayor riesgo de desajustes mentales despu?s del aborto?.



16. DESCRIPCI?N DEL SINDROME POST ABORTO EN CHILE: Hasta hace aproximadamente tres a?os, no exist?an en Chile grupos que se ocuparan del S?ndrome Post-Aborto Provocado. S?lo exist?an algunos centros de acogida d?nde se ayudaba a madres que, ante el riesgo del aborto, tuviesen el apoyo suficiente para llevar su embarazo a t?rmino. Hoy existe el programa de apoyo "Proyecto Esperanza", que atiende a personas afectadas por el SPAP. En estos ?ltimos tres a?os se han acumulado material de sus entrevistas, lo que di? la posibilidad de llevar a cabo una investigaci?n descriptiva con un caudal de informaci?n suficiente.

El aborto es inconstitucional en Chile. Este mandato constitucional intenta proteger no s?lo la vida del nonato, sino que tambi?n la integridad psicol?gica de la madre, la cual se ve afectada tras un aborto, como se ver? m?s adelante. El objetivo de esta investigaci?n fu? describir sintom?ticamente, el Sindrome Post Aborto en Santiago de Chile.

Despu?s de analizar los resultados se pudo ver que la incidencia del SPA es superior en mujeres que en hombres, estos ?ltimos solo alcanzan a un 21.7% en cambio en las mujeres fue de 78.3%. El 56.5% de los sujetos que manifiestan el s?ndrome, tienen una edad que fluct?a entre los 20 y 30 a?os. Por otro lado, los resultados nos muestran que la mayor?a de los abortos se realizan en la octava semana de embarazo, es decir al segundo mes de gestaci?n (36.1%). El 86,1% de las mujeres de la muestra, se hab?a realizado s?lo un aborto.

De los sujetos que manifestaron problemas con su pareja, con posterioridad al aborto, la manifestaci?n m?s frecuente fue la ruptura de la relaci?n con una frecuencia de un 46,4%, seguido de reproche con un 19,2%. Fu? encontrado que los s?ntomas con mayor frecuencia son: Dolor, con un 95,65%; seguido de remordimiento, con un 93,47%; rabia con un 84,78%; falta de concentraci?n, con un 84,38%; soledad y angustia, con un 8,26%; arrepentimiento, con un 73,91; temor a Dios, con un 69,56%; tristeza y depresi?n, con un 65,21%; vac?o, con un 60,86%; pena, con un 58,69% y culpa con un 56,52%.



17. SEMEJANZA A LA S?NDROME DE TENSI?N POST TRAUM?TICO DE VETERANOS DE GUERRA: Las consecuencias psicol?gicas o emocionales del aborto pueden darse inmediatamente despu?s del aborto o a?os m?s tarde. Tratase del sindrome post aborto. Las mujeres que lo padecen niegan y reprimen cualquier sentimiento negativo por un periodo promedio de al menos cinco a?os. Despu?s surgen una variedad de s?ntomas, desde sudoraciones y palpitaciones hasta anorexia, alucinaciones y pesadillas. Los s?ntomas son sorprendentemente similares a los del S?ndrome de tensi?n post traum?tico que sufrieron algunos veteranos, 10 a?os o m?s despu?s de haber combatido en una guerra.

http://elianemonteiro.fortunecity.net


Publicado por Galsuinda @ 14:59  | S?ndrome post Aborto
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 20 de julio de 2007


Encontr? esta fotograf?a en http://www.comiteprovida.org


Imagen

Tags: aborto, 12 semanas

Publicado por Galsuinda @ 17:20  | Im?genes
Comentarios (9)  | Enviar

"Yo extermin? a un pueblo: 1.600 abortos en 4 a?os"


En su departamento le hab?an puesto de mote Herodes. Apenas termin? los estudios de ginecolog?a , le pusieron una cuchara en la mano, porque en aquel campo el puesto de trabajo se encontraba con mucha m?s facilidad, y comenz? a practicar interrupciones voluntarias del embarazo en un hospital p?blico.

Pero un d?a de hace cuatro a?os, hizo por primera vez la experiencia en una sala de partos, y el primer llanto de un ni?o le marc? profundamente. La mirada de la madre, que observaba a su beb? reci?n nacido sobre su abdomen, al final de sus esfuerzos, no ha podido nunca quit?rselo de la cabeza. Salvatore Piscopo, 32 a?os, ginec?logo en el departamento de obstericia y ginecolog?a del Instituto materno infantil de Palermo, ha redescubierto la emoci?n del nacimiento, tras tantos a?os dedicados a matar. En aquel per?odo estaba yo archivando los informes sobre las "interrupciones voluntarias del embarazo", y me di cuenta de una realidad sobrecogedora ?relata fijando en el vac?o sus ojos verdes, como escudri?ando el pasado?. En un a?o hab?a practicado 400 abortos, 1.600 en cuatro a?os. Era como si hubiera exterminado un pueblo entero.

As? colg? los h?bitos de Herodes y los cambi? por los de quien ama y promueve la vida, aunque viniera envuelta en el sufrimiento. Piscopo ya no practica interrupciones voluntarias del embarazo, le ha dicho basta al aborto, tambi?n gracias a la ayuda de su peque?o Eugenio. Hace dos a?os supimos que mi mujer esperaba un ni?o ?contin?a?. Fue aquel el momento en que mi concepci?n de la vida cambi? radicalmente. ?C?mo habr?a podido seguir matando a aquellos peque?os seres, si uno de ellos iba a ser mi hijo?

Pero, en realidad, su actividad abortiva nunca hab?a sido una elecci?n consciente. En aquellos a?os pensaba: "Alguien tiene que hacer este trabajo" ?dice, con la conciencia de quien siempre ha intentado solidarizarse en las situaciones m?s dif?ciles?. Entonces cre?a que la "interrupci?n voluntaria del embarazo", en algunos casos, era incluso necesaria. Cuando uno se encuentra ante fetos malformados, destinados a una vida de infelicidad, o cuando los problemas econ?micos crean dificultades insuperables. Piensen en una madre prostituta o en un padre en la c?rcel, o en el paro y con otras seis bocas que alimentar. Y sin embargo, incluso en aquella ?poca, yo intentaba dar una palabra de consuelo a la embarazada, intentaba buscar con ella otra soluci?n; pero el caso acababa casi siempre en aborto.
Ahora que su profesi?n ha cambiado de direcci?n, cada nacimiento supone para ?l una emoci?n siempre nueva. Una emoci?n maravillosa si el ni?o nace sano ?observa?, pena y dolor si nace enfermo. Y no puedo nunca separar los ojos de la mampara que me separa del departamento de neonatolog?a, para seguir hasta el final la suerte del ni?o.

Y, dando una patada a la regla de oro que impone frialdad y distancia ante el historial de sus pacientes, confiesa haber tenido mucho miedo por la vida de un reci?n nacido. Hace poco tuve miedo con un beb? que estuvo a punto de morir en mis brazos. Ten?a un sufrimiento fetal agudo. Primero llor?, despu?s dej? de lamentarse, bloqueado por una parada card?aca. El pediatra no llegaba, tuve que actuar yo solo. Pero, cuando ya cre?a que hab?a muerto, y hab?a dejado de practicarle el masaje, lleg? el m?dico a ayudarme. El ni?o ahora vive.

Sus colegas, los que antes le llamaban con disgusto Herodes, al principio no pod?an cre?rselo. Siempre lo hab?an estimado por su precisi?n y profesionalidad, pero ahora es para todos, adem?s, un modelo, uno que ha tenido el valor de cambiar de ruta. ?Si ser?a capaz otra vez de practicar abortos? ?concluye?. Si lo hiciera, ya no podr?a volver a mirar a los ojos a mi Eugenio.







Cortes?a: Avvenire-Alfa y Omega


ImagenAdopci?n espiritual

Tags: spa, aborteros

Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 19 de julio de 2007


III CONGRESO INTERNACIONAL PRO-VIDA DECLARACION DE MEXICO 2007

Los representantes de organizaciones nacionales e internacionales, defensoras de la vida, la familia y la dignidad humanas, provenientes de diferentes partes del mundo, reunidos en M?xico del 23 al 25 de Marzo del 2007, en el 3er. Congreso Internacional Provida (CIP), en continuidad con los CIP, realizados en Madrid y en Lima, los a?os 2003 y 2005 respectivamente, nos dirigimos a:

TODOS LOS GOBERNANTES, PODERES DEL ESTADO, L?DERES POL?TICOS, MIEMBROS DE ORGANIZACIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL, INSTITUCIONES DE SALUD, INSTITUCIONES QUE TRABAJAN POR LA FAMILIA Y LA EDUCACI?N, Y MEDIOS MASIVOS DE COMUNICACI?N, (TODOS ELLOS) RESPONSABLES DE DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS Y A HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD.

CONVENCIDOS QUE:

1. La dignidad del ser humano, desde el momento de la concepci?n/fecundaci?n y hasta la muerte natural debe ser promovida tal como se establece en la, Declaraci?n Universal de los Derechos Humanos (Diciembre, 1948), la cual inicia afirmando que ?EL FUNDAMENTO DE LA LIBERTAD, LA JUSTICIA Y LA PAZ EN EL MUNDO CONSISTE EN EL RECONOCIMIENTO DE LA DIGNIDAD DE TODOS LOS SERES QUE PERTENECEN A LA FAMILIA HUMANA Y EN SU IGUALDAD Y DERECHOS INALIENABLES?, as? como en la Declaraci?n sobre los Derechos de los ni?os y las ni?as de las Naciones Unidas.

2. De este principio de igualdad se desprende que la dignidad del ser humano nos hace trascendentes del ?mbito material y que este alto valor no admite graduaciones. Implica que el ser humano es siempre un fin en s? mismo y nunca un medio, es siempre un sujeto de derechos y no un objeto, siempre una persona y nunca una cosa.

3. El primer derecho humano fundamental es el derecho a la vida, sin ning?n tipo de discriminaci?n por sexo, edad, raza, credo, situaci?n socio-econ?mica, estado de salud o cualquier otra condici?n.

4. Por tanto, todo ser humano debe ser protegido y respetado, desde el momento de la concepci?n/fecundaci?n, esto es el momento en que cient?ficamente comienza la vida humana, la cual seguir? un proceso de desarrollo ?continuo, individual y aut?nomo? dentro y fuera del ?tero, tal y como lo reconoce la Convenci?n Americana sobre Derechos Humanos.

5. Por ello, la dignidad del ser humano desde el momento de la concepci?n/fecundaci?n y hasta su muerte natural debe ser salvaguardada mediante leyes fundamentadas en estos principios b?sicos, emanados de dicha dignidad, como lo son: la unidad en la totalidad, el derecho a no ser

usado como un objeto, la inviolabilidad, la fidelidad, la solidaridad y el derecho a recibir cuidados y atenci?n m?dica de calidad.

6. La familia basada en el matrimonio de var?n y mujer, monog?mico, indisoluble y abierto a la vida, es el espacio natural para que se engendre, ame y eduque todo ser humano.

A ELLOS LES EXIGIMOS QUE SE OBLIGUEN A:

1.- Respetar y hacer respetar toda vida humana, desde la concepci?n/fecundaci?n y hasta su muerte natural. El ser humano debe ser tratado como persona, desde el momento inicial de su existencia.

2.- Eliminar toda pr?ctica abortiva, eugen?sica, eutan?sica, mutilante, de procreaci?n artificial, de crioconservaci?n o comercio de embriones, fetos y gametos. As? como cualquier tipo de manipulaci?n, desmantelamiento, redise?o, recomposici?n y/o experimentaci?n gen?tica o biol?gica de seres humanos.

3.- Aprobar leyes y generar las condiciones econ?micas, sociales y culturales a fin de garantizar la estabilidad del v?nculo matrimonial y la procreaci?n de los hijos dentro de ?ste.

4.- Respetar y promulgar leyes que salvaguarden el derecho fundamental a la objeci?n de conciencia, tanto a nivel institucional como a nivel personal.

5.- Respetar el hecho de que se nace hombre o mujer y de que la identidad y comportamiento propio de cada sexo est? biol?gicamente determinado.

6.- Reconocer que la naturaleza biol?gica del ser hombre o mujer no es producto de alguna construcci?n social, pues la naturaleza personal tambi?n incluye la realidad biol?gica.

7.- Promover soluciones humanas y solidarias que siempre respeten y afirmen la vida, para las necesidades de mujeres y varones, tales como:

▪ Embarazo adolescente y enfermedades de transmisi?n sexual: promover y financiar programas que fomente la abstinencia antes del matrimonio, y la fidelidad dentro de ?l.

▪ Proveer a los seres humanos en las etapas iniciales de su vida intrauterina y a sus madres las condiciones f?sicas, emocionales, ambientales, sociales, institucionales y jur?dicas para que tengan una gestaci?n y un parto dignos y saludables.

▪ Crear leyes que velen por la dignidad de los embriones crioconservados y los protejan de todo comercio, manipulaci?n y experimentaci?n.

▪ Establecer programas educativos que proporcionen informaci?n integral, cient?fica y veraz sobre el origen y desarrollo de la vida humana.

▪ Atenci?n terap?utica: entendida como la protecci?n y el tratamiento necesarios para el mantenimiento de la salud. La responsabilidad terap?utica implica la licitud de la atenci?n m?dica en la fase prenatal y la obligaci?n de estos cuidados cuando son ordinarios y proporcionados en relaci?n con los efectos secundarios . Toda intervenci?n debe ser curativa y no perjudicar la salud del embri?n exponi?ndolo a riesgos desproporcionados. Toda intervenci?n m?dica o

de diagn?stico debe respetar la dignidad personal del embri?n y ser ben?fica para ?l.

▪ Impedir cualquier da?o o modificaci?n sobre el embri?n, ya sea gen?tica o sobre su integridad biol?gica, que no tenga por objetivo directo salvar su vida o curarlo de alguna enfermedad. Este da?o o modificaci?n no ser? v?lido a?n cuando se pretenda el bien de otros.

▪ No simular o disfrazar como anticonceptivos, drogas o dispositivos que en realidad tienen efectos abortivos con el fin de que la sociedad acepte su uso. Tal es el caso de la llamada ?anticoncepci?n de emergencia?, el Dispositivo Intrauterino y la pastilla RU486.

▪ Establecer y financiar instituciones de salud con todos los recursos de que dispone el avance cient?fico para atender embarazos de alto riesgo y facilitar el acceso oportuno, en todas las instituciones de salud p?blica, a todas aquellas mujeres que requieren esta atenci?n especial.

▪ Brindar el apoyo m?dico, econ?mico, psicol?gico, social y cultural a las personas con capacidades diferentes y a sus padres a fin de promover su desarrollo integral y su plena inserci?n en la sociedad.

▪ Desarrollar y utilizar aquellas terapias ?ticas y humanas que permitan la prevenci?n, diagn?stico y cura de enfermedades prenatales, perinatales y neonatales.

▪ Proveer el marco jur?dico necesario que impida el uso de t?cnicas de procreaci?n artificial contrarias a la dignidad del ser humano: fisi?n gemelar, clonaci?n, partenog?nesis, la implantaci?n y gestaci?n de embriones en ?teros de alquiler, traspasar los l?mites de edad reproductiva de la mujer, generaci?n de embriones ?supernumerarios?, ya que hoy no existe o es deficiente.

▪ Promover y proteger mediante leyes claras y precisas el recurso de adopci?n para matrimonios con la capacidad de brindar una educaci?n integral a ni?os sin padres, lo cual permita a su vez subsanar su imposibilidad para procrear hijos biol?gicos.

▪ Establecer sanciones jur?dicas y fiscales tales como la inhabilitaci?n para recibir recursos p?blicos o privados para aquellas instituciones o centros que est?n conectados con actividades il?citas de investigaci?n o experimentaci?n en contra de seres humanos. Incluso si alguno de sus miembros est? implicado en ello, la instituci?n debe asumir su responsabilidad por esto.

▪ Propiciar que las instituciones adopten protocolos de transparencia, regular las actividades m?dicas y de investigaci?n, incluyendo la obligaci?n de aprobar evaluaciones ?ticas (p?blicas), establecer un r?gimen serio de autorizaciones administrativas y de control, establecer sanciones en aquellos casos de falta de cumplimiento de los protocolos o colaboraci?n por parte de las instituciones.

▪ Circunscribir la investigaci?n e implementaci?n de terapias celulares al uso de c?lulas totipotenciales provenientes del cord?n umbilical, la placenta, el l?quido amni?tico o tejidos adultos y aquellas fuentes descubiertas o por descubrir que no conlleven la producci?n, uso o destrucci?n de seres humanos.





NOSOTROS NOS COMPROMETEMOS A:

1.- Estar atentos, acompa?ar, proponer y servir de manera permanente a las instituciones del Estado, para la implementaci?n de pol?ticas que salvaguarden el derecho a la vida y respeto a la dignidad humanas. Denunciar p?blicamente a quienes violen este derecho fundamental.

2.- Crear organismos nacionales e internacionales de monitoreo a: partidos y dirigentes pol?ticos, organizaciones de la sociedad civil, medios masivos de comunicaci?n y a quienes los financian, como paso previo para informar y documentar a la poblaci?n, de modo que le permita iniciar las acciones judiciales, sociales y pol?ticas pertinentes.

3.- Promover y crear instituciones de bien p?blico que den prioridad, entre otras, las siguientes acciones:

▪ Presentaci?n de proyectos normativos que promuevan la vida, la dignidad humana, el matrimonio y la familia.
▪ Difusi?n de m?todos naturales sobre la fertilidad humana.
▪ Difusi?n de un enfoque humanista de la sexualidad basado en una educaci?n en virtudes y para el amor.
▪ Multiplicaci?n de centros de ayuda para la mujer.
▪ Creaci?n de centros de orientaci?n familiar.
▪ Tratamiento humanitario del s?ndrome post-aborto.
▪ Apoyo a las familias, para la atenci?n prioritaria de la ni?ez en situaci?n vulnerable.
▪ Promover la adopci?n como opci?n digna para los ni?os por nacer, para las madres en situaci?n de embarazo inesperado y para los matrimonios sin posibilidad de procrear hijos biol?gicos.
▪ Crear propuestas jur?dicas para cada pa?s de Iberoam?rica que impidan la experimentaci?n, manipulaci?n y comercializaci?n de embriones humanos.
▪ Estudios interdisciplinarios que generen una bio?tica del ser humano.
▪ Capacitaci?n dirigida a padres de familia, para la adquisici?n de h?bitos saludables de higiene, alimentaci?n, estimulaci?n temprana y otras, durante el embarazo y la crianza de los hijos.

Firmantes: Argentina, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Espa?a, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, M?xico, Nicaragua, Panam?, Paraguay, Per?, Puerto Rico, Rep?blica Dominicana, Uruguay,



En M?xico, a los veinticinco d?as del mes de Marzo del 2007







Publicado por Galsuinda @ 15:32  | defendiendo la vida
Comentarios (0)  | Enviar



El centro de reproducci?n humana asistida celebrar? este jueves por la noche una fiesta en Madrid para celebrar la elevada cifra de ?vulos que est?n consiguiendo para sus programas de fertilizaci?n artificial. Un festejo obvio: se est?n forrando gracias a la creciente infertilidad de las parejas

Lo que no cuentan estos ?altruistas? cient?ficos de la fertilidad es que seg?n publicaba los cient?ficos David Magnus y Mildred Cho de la Universidad de Standford en Science, entre un 0,3 y un 5 a un 10% de las mujeres que se induce la hiperproducci?n de ?vulos experimenta un grave s?ndrome de hiperestimulaci?n ov?rica que en ocasiones les lleva al hospital. Pero lo peor es que esta hiperestimulaci?n puede provocar fallo renal, posible infertilidad en el futuro, e incluso la muerte.

Pero es que adem?s de estas posibles complicaciones m?dicas, ocurre que el procedimiento es abiertamente inmoral. Bajo la apariencia altruista de ayudar a una pareja inf?rtil, la donante ofrece parte de su carga biol?gica a un tercero desconocido, de manera que parte de su yo vaga por el mundo sin su conocimiento. Una realidad antinatural, porque la madre necesita conocer de sus hijos y los hijos de sus or?genes.

Supuestamente esta actividad debe realizarse sin ?nimo de lucro, como las ETTs. La realidad es que se ha convertido en un supernegocio creciente. Pero para mantener el negocio hace falta ?materia prima?, as? que se han hinchado a colocar carteles pidiendo donantes de ?vulos a cambio de una ?compensaci?n? de unos 1.200 euros. Especialmente en la universidad, donde las mujeres son j?venes, presumiblemente sanas y est?n en el pico de su fertilidad. Adem?s, las universitarias son ?estudihambres?, o sea, que los 1.200 euros pueden ser un importante gancho. Pero no deja de ser una inmoralidad. Por eso, ante las quejas recibidas, ya no se hace p?blica la ?compensaci?n? o precio. Adem?s, la Facultad de Medicina de la Complutense ha prohibido la exhibici?n de esos carteles por tratarse de un peligro sanitario.

Luis Losada Pescador

Hispanidad.com


Tags: FIVET, óvulos

S?bado, 14 de julio de 2007


Suposiciones y realidades.

Esteban Santiago.

*******
En pocas ocasiones ha saltado con m?s fuerza un tema de las p?ginas de las revistas cient?ficas a los medios de comunicaci?n, como con las c?lulas madre. Prensa, radio y televisi?n recogen con frecuencia noticias, expresan deseos y alimentan expectativas sobre ellas. Sorprende tambi?n que las noticias ?y las interpretaciones? est?n a menudo tiznadas por la pol?mica. ?Qu? hay detr?s de las c?lulas madre? ?Qu? son? ?Por qu?, en medio de la esperanza que prometen, suscitan la pol?mica? ?Qu? defienden unos? ?Qu? intentan proteger otros? El catedr?tico de Bioqu?mica Esteban Santiago repasa los resultados publicados en las revistas cient?ficas de mayor prestigio y hace un balance para dar respuesta a estas preguntas.
*******

El arranque de la vida humana de un cigoto, la c?lula que se genera tras la uni?n de una c?lula sexual masculina y otra femenina, hizo pensar en las posibilidades extraordinarias de esta c?lula. Pues se trata de una c?lula indiferenciada que, por divisiones sucesivas, ha de producir todos los tipos de c?lulas que encontramos en el organismo adulto. Las c?lulas primeras del embri?n adquieren en sus divisiones un grado de determinaci?n que les conducir? a su destino final ?ser una de las c?lulas presentes en los tejidos de nuestro organismo?. ?Ser?a posible arrancar algunas c?lulas de este embri?n para, adecuadamente canalizadas, convertirlas en sustitutas de c?lulas que murieron por causa de una enfermedad?
Junto a estas c?lulas arrancadas del embri?n y preparadas a partir de ?l, que se conocen como c?lulas madre embrionarias, han aparecido, de modo sorpresivo para los propios investigadores, algunas c?lulas indiferenciadas en tejidos de organismos adultos, con capacidad de multiplicaci?n y diferenciaci?n ulteriores. Para diferenciarlas de las primeras, ?stas han sido llamadas c?lulas madre de adultos.

Quienes hablan de c?lulas madre deben distinguir, pues, de entrada, el origen de estas c?lulas: embriones o tejidos de organismos adultos. Para conseguir las c?lulas embrionarias hace falta extraerlas del embri?n. El embri?n empieza su camino pocas horas despu?s de que el espermatozoide haya penetrado en el ?vulo de la mujer. Las c?lulas sexuales se preparan para realizar esta funci?n de una manera precisa. La inmensa mayor?a de las c?lulas de nuestro organismo poseen una informaci?n doble. Sin embargo, para realizar su funci?n, las c?lulas sexuales se quedan s?lo con una informaci?n sencilla. Una c?lula del organismo humano adulto, hombre o mujer, posee 46 paquetes de dna, lo que los cient?ficos llaman cromosomas, y que constituyen nuestro genoma. Las c?lulas sexuales tienen s?lo 23 cromosomas. En la c?lula de doble contenido informativo dos de esos paquetes informativos son los cromosomas sexuales, tanto en el hombre como en la mujer. En el caso de la mujer los dos cromosomas sexuales son x. Pero en el caso del hombre uno de los cromosomas es x y el otro y. La c?lula sexual de la mujer participar? en la uni?n con la informaci?n sencilla; por tanto aportar? con ella siempre un cromosoma x. En el hombre la mitad sencilla poseer? un cromosoma x, o un cromosoma y. Y aqu? manda el azar. La uni?n de las dos c?lulas sexuales conducir? a una nueva c?lula, con informaci?n doble, que se inicia ya con esa marca distintiva: xx, mujer, o xy, hombre.

Desde que se unen las dos c?lulas, el proceso de formaci?n del cigoto es r?pido, dura escasas horas. La conjunci?n precisa de las dos c?lulas y la alineaci?n de las dos colecciones de cromosomas de la c?lula masculina y de la c?lula femenina dar? lugar a una nueva c?lula con un potencial extraordinario. Es el cigoto, que algunos se atreven a llamar embri?n unicelular. Esa c?lula primera es, biol?gicamente, mucho m?s que la suma de dos c?lulas. La informaci?n que aporta la c?lula masculina activa componentes de la c?lula femenina, que quedar?an inactivos si no se hubiera producido esta conjunci?n. Y lo mismo sucede con la informaci?n que aporta la c?lula femenina, que activa componentes aportados por la c?lula masculina. Si ese proceso inicial falla, la fusi?n no llegar? a producir el cigoto. Ser?a una fusi?n celular sin el destino encaminado del cigoto.
En el cigoto arranca una nueva vida humana. La vida de un hombre o de una mujer. El cigoto es la ?nica realidad unicelular totipotente capaz de desarrollarse hasta producir un cuerpo entero. La revista Nature, en el n?mero de 20 de junio de 2002, publica un comentario de dos p?ginas titulado ?Su destino desde el d?a uno?, en el que se resumen y relanzan las investigaciones de los equipos de Richard Gardner y Magdalena Zernicka-Goetz, sobre la organizaci?n individual del cigoto.
?ste tiene un eje, lo mismo que una distribuci?n asim?trica de sus componentes. En ?l hay una polaridad selectiva. Por divisi?n, produce las dos primeras c?lulas que, a su vez, son desiguales entre s?, como lo son tambi?n respecto al cigoto del que proceden. En su membrana, poseen mol?culas mediante las que interaccionan espec?ficamente, constituyendo una unidad org?nica bicelular.
La interacci?n c?lula-c?lula activa los caminos de se?alizaci?n intracelulares, modificando el estado del genoma: informan a cada una de las c?lulas de su identidad como parte de un todo bicelular. Si nada se interpone en su camino, este mensaje ir?, paso a paso, produciendo una biolog?a que es ya, desde ese instante, fuente tambi?n de una biograf?a. De una se originar?n las c?lulas que servir?n para unirse a la madre y recibir el alimento despu?s de la implantaci?n. De la otra se formar?n de manera precisa los tejidos y los ?rganos de nuestro cuerpo. Un nuevo argumento ?ste, para quienes piensan que en el cigoto hay ya una vida humana nueva que comienza.

Las condiciones en que se encuentra el genoma ?el dna de cada una de nuestras c?lulas? y el medio intracelular, por una parte; y las interacciones entre las c?lulas, y las de cada una con los componentes del medio extracelular (el nicho), por otra, son las que determinan la funci?n y el futuro de cada c?lula. Por ello, si se extraen del organismo (tanto si es embrionario, como fetal o ya nacido), cada tipo celular puede ser reprogramado de nuevo hacia un linaje diferente del que hubiera seguido de continuar formando parte del organismo del que procede. Los cambios ordenados en cada una de las c?lulas durante la construcci?n, desarrollo, crecimiento y maduraci?n de un organismo suponen una informaci?n molecular precisa.
Como de manera acertada gusta describir la profesora L?pez Moratalla, la c?lula sabe a lo largo de la vida del viviente del que forma parte ?qui?n es?, como c?lula de tal organismo unitario; sabe la historia, su linaje, ?de d?nde? procede; y con ello, tambi?n ?a d?nde? se dirige. Sabe si puede multiplicarse o dejar de crecer, e incluso sabe programar su propia muerte temprana en funci?n del todo org?nico. Un saber molecular, en tanto en cuanto est? formando parte de esa unidad org?nica que es cada cuerpo, en cada etapa de la vida. Sacada de su contexto natural, cada c?lula queda a merced de la informaci?n del medio en que se sit?e; pero aun as?, su respuesta depende de la memoria acumulada en la existencia del organismo al que pertenec?a.

Investigaciones recientes han permitido conocer los mecanismos de ese ?saber celular?, algo que abre las puertas a la manipulaci?n de las c?lulas humanas, sean j?venes o adultas. Pues cabe ya cambiar la trayectoria natural de las c?lulas y utilizarlas en sustituci?n de las que sucumbieron por causa de una enfermedad. Es as? como nace la terapia celular o terapia regenerativa.
Los tejidos y ?rganos del cuerpo tienen capacidad para reparar, por s? mismos, lesiones y regenerarse. En algunos casos las lesiones que se generan en algunas enfermedades son irreversibles, como ocurre en la enfermedad de Parkinson o en la diabetes. Y por ello se buscan caminos que permitan inducir la regeneraci?n en el propio organismo, o producir c?lulas que puedan trasplantarse al lugar de la lesi?n o inyectarse para reparar con ellas la lesi?n producida por esa enfermedad. La reparaci?n de tejidos se basa fundamentalmente en el uso de c?lulas madre.

Las c?lulas madre son c?lulas inmaduras, indiferenciadas, que en divisiones progresivas tienen la posibilidad de generar alguno o algunos de los tipos celulares diferenciados del organismo. Se dispone de la posibilidad de obtenerlas en el laboratorio, tanto a partir de embriones o fetos, como de los tejidos de un paciente o de un donante. Con ellas podr?a conseguirse esta medicina reparadora. La obtenci?n de c?lulas madre de un sujeto adulto evitar?a recurrir a embriones, que habr?an de ser destruidos para obtener aqu?llas. Su empleo evitar?a destruir una vida humana, producida previamente sin otro fin que el de su destrucci?n. Esta es la cuesti?n fundamental presente en los debates actuales.

El embri?n humano, al cabo de seis o siete d?as, se configura como blastocisto, y entre ese momento y hasta los catorce d?as tiene lugar su anidaci?n en el ?tero. Al t?rmino de esta etapa, las c?lulas de la masa interna del blastocisto se han organizado como disco embrionario bilaminar, y la siguiente fase, conocida como gastrulaci?n, transforma, con una segunda diferenciaci?n celular, el disco embrionario en trilaminar. A partir de estas tres capas se originan todos los tejidos, ?rganos y sistemas del organismo y parte de los tejidos extraembrionarios. La diferenciaci?n de una c?lula hacia un estadio de alta especializaci?n se acompa?a de una p?rdida de la capacidad de multiplicarse, a la vez que la c?lula guarda memoria de su historia como parte de un organismo y su inherente car?cter de c?lula madre de reserva, o progenitora, o diferenciada, o de c?lula a t?rmino. El organismo en formaci?n almacena c?lulas inmaduras ?c?lulas madre o progenitoras? capaces de incorporarse al proceso de diferenciaci?n y realizar as? la funci?n de reparaci?n de lesiones o regeneraci?n de tejidos. Son c?lulas que mantienen a lo largo de la vida la potencialidad de retomar y continuar el programa de su linaje y dar origen a cualquiera de los tipos celulares (c?lulas madre pluripotentes), a algunos de los tipos (c?lulas madre multipotentes), o a uno s?lo en el caso de las llamadas progenitoras.
Si la fecundaci?n, la uni?n de las dos c?lulas, masculina y femenina, se hace in vitro, pueden permitirse ciclos de divisiones celulares, hasta cinco d?as despu?s. La organizaci?n del crecimiento es precisa. Se ha formado ya lo que llaman el blastocisto. Si se implanta en el ?tero de la madre el embarazo puede llegar a t?rmino. Si uno decide no implantar y arrancar las c?lulas que hay en el interior del blastocisto y las desagrega y las siembra sobre una capa biol?gica, estas c?lulas se dividir?n e ir?n dando c?lulas iguales. Se pueden de nuevo desagregar estas c?lulas y resembrarlas. Esta es la fuente de las c?lulas madre embrionarias.

En este estadio del embri?n que hemos llamado ?de blastocisto?, aparecen ya dos tejidos diferentes. Por una parte, las c?lulas situadas hacia el exterior y polarizadas que se configuran como tejido extraembrionario, el trofoblasto o cubierta, que le permitir? intercambiar con el exterior materia, energ?a y se?ales moleculares para su crecimiento arm?nico y que, adem?s, funcionar? como la primera barrera de defensa en el proceso de simbiosis con la madre, que se iniciar? en la etapa de anidaci?n. Las c?lulas del interior, por otra, se aglutinan constituyendo la masa celular interna, de cuyas c?lulas derivan los diferentes tejidos. Esta primera diferenciaci?n, hasta dar dos linajes celulares diferentes, se inici? en la primera divisi?n del cigoto, y se compromete definitivamente en el embri?n de ocho c?lulas con la compactaci?n. Las interacciones, diferentes, entre las c?lulas que ocupan el interior y las del exterior permite que reciban se?ales tambi?n diferentes. Esto hace posible que las c?lulas se diferencien tanto en morfolog?a como en destino final, en el embri?n.

El trofoblasto no es s?lo un tejido ?extraembrionario? que dar? lugar a la placenta, necesaria e imprescindible para la comunicaci?n con la madre en la gestaci?n. Es un componente del sistema inmunitario innato, con un papel esencial en la defensa frente a infecciones bacterianas durante la vida intrauterina. Para organizar la respuesta immunitaria en la interfase ?tero-placenta tiene lugar un ?di?logo molecular? materno-filial en el que el factor csf-1 (liberado por c?lulas del sistema inmunitario de la madre presentes en las trompas) se une a receptores espec?ficos del trofoblasto del embri?n y activan dichas c?lulas.
Las c?lulas de la masa celular interna del blastocisto tienen el potencial de contribuir a cualquiera de los linajes en funci?n de la posici?n que ocupan, por lo que se les denomina pluripotentes; mientras que las c?lulas del trofoectodermo, por el contrario, s?lo contribuyen a dar la capa del trofoblasto de la placenta. Las c?lulas de la masa celular interna son pluripotentes por la elevada expresi?n en ellas del gen Oct-4, que codifica una prote?na que insta a las c?lulas a mantenerse indiferenciadas. Es la expresi?n de este gen la clave de la potencialidad. S?lo cuando su expresi?n desciende en las c?lulas de la masa interna del blastocisto comienzan a aparecer tipos celulares diferenciados en el embri?n, en funci?n del sitio que ocupa cada una y, por tanto, de las se?ales que recibe.

Por ello, extra?das del blastocisto del embri?n, se constituyen en c?lulas madre embrionarias, que pueden crecer y posteriormente diferenciarse hacia cualquier tejido org?nico, si se aportan los factores que necesita para ello, y que son se?ales que han de recibir artificialmente fuera del contexto embrionario.
En el embri?n en desarrollo, por tanto, las c?lulas de la masa interna son solamente c?lulas progenitoras o precursoras, que se multiplican limitadamente antes de diferenciarse hacia cada uno de los tejidos adultos, de forma asociada a la posici?n que ocupan. Sin embargo, cuando las c?lulas de la masa interna se extraen del ambiente embrionario natural y se cultivan in vitro, proliferan sin limitaci?n alguna, al tiempo que mantienen el potencial de generar c?lulas derivadas de cualquiera de los linajes del embri?n, y por ello, como se ha dicho ya, se denominan c?lulas madre embrionarias. Cuando las c?lulas madre embrionarias se a?slan del blastocisto humano y se cultivan en un estrato de fibroblastos de rat?n irradiados, se multiplican y confluyen hasta la formaci?n de dos tipos de agregados, seg?n las condiciones del medio. Las c?lulas embrionarias mantienen activa la telomerasa (enzima que induce el crecimiento), por lo que se replican y multiplican de forma indefinida. Se han conseguido l?neas celulares a partir de las del embri?n temprano que retienen las propiedades de las de ?ste, incluidas la capacidad de proliferar, generar teratomas in vivo, y especializarse como c?lulas que derivan de las tres capas germinales. Y a partir de las l?neas inmortalizadas de las c?lulas madre embrionarias es posible generar linajes espec?ficos de tejido.

Las c?lulas madre embrionarias obtenidas de rat?n est?n bien caracterizadas y se han usado como modelo en diversos enfoques experimentales para el estudio del desarrollo en mam?feros, an?lisis de la expresi?n y funci?n de genes durante la diferenciaci?n y desarrollo, y en experimentos encaminados a la obtenci?n de poblaciones celulares para dise?o de terapias de trasplante.
Posteriormente, se han obtenido c?lulas embrionarias humanas a partir de blastocistos donados por cl?nicas de reproducci?n asistida, y tambi?n a partir de embriones producidos para ello fecundando in vitro gametos de donantes f?rtiles. A partir de c?lulas madre embrionarias de rat?n se han derivado diversos tipos celulares: neuronas, c?lulas de la gl?a, c?lulas madre neuronales, c?lulas de los islotes pancre?ticos, hepatocitos, osteoblastos, y adipocitos, etc. Se plante? entonces si estas c?lulas madre embrionarias pluripotentes podr?an ser de utilidad, en el futuro, para generar tejidos de reemplazo: neuronas para sustituir las destruidas en pacientes con enfermedades degenerativas, lesiones medulares, o producci?n de c?lulas de la sangre en pacientes con anemias, o c?lulas productoras de insulina para trasplantes a pacientes con diabetes juvenil, etc.
Este tipo de terapia ya ha sido eficaz en ratones. En experimentos en los que las c?lulas madre embrionarias se cultivaron y diferenciaron hasta c?lulas troncales de la gl?a, que trasplantadas a ratones con una deficiencia gen?tica relacionada con la funci?n de la gl?a, se curaron. Y tambi?n c?lulas madre neuronales derivadas de las c?lulas madre embrionarias, que fueron capaces de dividirse y diferenciarse en neuronas funcionales cuando se inyectaron a ratones que ten?an lesiones en el sistema nervioso. Se ha descrito adem?s la correcci?n de la diabetes en rat?n con c?lulas productoras de insulina derivadas de las c?lulas madre embrionarias. Pero no se puede dejar de decir que los resultados positivos con estas c?lulas han sido posibles porque se usaron cepas de rat?n que no experimentan el rechazo de injertos.

?Cabe transferir al hombre lo que sabemos de las c?lulas madre embrionarias en animales? La transferencia de estos conocimientos al caso del hombre no es tan directa. El hombre rechazar?a las c?lulas madre embrionarias. No quedar?a otro remedio que proteger al paciente, durante toda su vida, con un tratamiento inmunosupresor con todos los riesgos de infecciones y tumores por sus bajas defensas inmunitarias. Otro problema generar?an tambi?n las c?lulas embrionarias humanas: como son c?lulas con potente crecimiento, facilitar?a la formaci?n de tumores. Habr?a por tanto que contar con la posibilidad de eliminar cualquier c?lula madre con capacidad tumoral, algo que no ha sido posible conseguir todav?a.
Con las c?lulas madre procedentes de cl?nicas de fecundaci?n in vitro existe tambi?n el riesgo de que los embriones provengan de parejas con problemas de fertilidad, y adem?s por el efecto de la manipulaci?n en el proceso de la fecundaci?n, pod?an presentar el riesgo de malformaciones y otras alteraciones.
Es l?gico, pues, preguntarse si los estudios con estas c?lulas tendr?an una aplicaci?n generalizada y habr?a que valorar tambi?n las consecuencias de las posibles alteraciones en el genoma de estas c?lulas.

En 1999 se demostr? que las c?lulas madre no tienen que proceder necesariamente de embriones para que sean capaces de diferenciarse y derivar en c?lulas especializadas, pues en los tejidos de organismos adultos tambi?n existen c?lulas madre, llamadas c?lulas madre de adulto. Estas c?lulas son responsables de mantener los tejidos en condiciones fisiol?gicas y adem?s de repararlos en caso de lesiones o alteraci?n. Son muchos los datos que confirman la presencia de c?lulas madre en los tejidos de animales y en los tejidos humanos. Hasta la fecha se conoce su presencia en m?dula ?sea, sangre perif?rica, sangre del cord?n umbilical, cerebro, m?dula espinal, pulpa dentaria, vasos sangu?neos, m?sculo esquel?tico, epitelio de la piel y tejido conjuntivo, c?rnea, retina, h?gado y los conductos del p?ncreas; por tanto, en tejidos que derivan de las tres capas germinales.
Hasta hace pocos a?os, estas c?lulas troncales se consideraban espec?ficas de tejido, es decir, capaces de generar s?lo los tipos de c?lulas presentes en el tejido en el que resid?an; pero estudios recientes demuestran una plasticidad inesperada de las c?lulas adultas, con la capacidad de generar tipos celulares adicionales. Sustituido su entorno natural por otro, ejecutan el programa de diferenciaci?n intr?nseco de la c?lula de acuerdo con las nuevas se?ales de diferenciaci?n que recibe. En algunos casos, parece que determinadas c?lulas troncales de adultos tienen mayor potencial de diferenciaci?n que algunas c?lulas madre embrionarias. Esto podr?a ser as? porque, a medida que el organismo crece y madura, existe una disminuci?n en la necesidad de restringir el potencial de diferenciaci?n. Como hemos se?alado, durante el desarrollo temprano, las c?lulas que se encuentran en estrecha proximidad (antes de alcanzar el estadio de blastocisto) se exponen a grupos superpuestos de se?ales extracelulares. Esto requiere el recurso a mecanismos aut?nomos de la c?lula (niveles de expresi?n del gen Oct-4, en este caso) para restringir el potencial de seguir determinados destinos. Pero a medida que el organismo crece, y especialmente en adultos, las c?lulas troncales en diferentes tejidos pueden estar espacialmente aisladas en nichos donde no est?n expuestas a se?ales inductivas presentes en otros tejidos.
Un trabajo publicado el pasado mes de julio por Verfaille, en la revista Nature, ha ratificado lo que algunos autores apenas suger?an. En el trabajo se validan todas y cada una de las premisas necesarias para considerar a una c?lula madre adulta como pluripotente. Las han diferenciado hasta dar c?lulas de linajes de las tres capas con la morfolog?a y funci?n correcta. Los autores comprobaron tambi?n la capacidad de diferenciaci?n de las c?lulas in vivo, despu?s de la inyecci?n intravenosa de ?stas en animales ya nacidos, a diferencia de lo que ocurre con las c?lulas madre embrionarias. Adem?s, y en contrate con lo que ocurre con estas ?ltimas c?lulas, no se detectaron tumores derivados de las c?lulas en ninguno de los animales nacidos. As?, pues, el paradigma de que las c?lulas madre de adulto tienen restringida su potencialidad ha cedido ya ante la evidencia creciente de que estas c?lulas contribuyen a otros tipos celulares cuando est?n expuestas a las influencias del entorno apropiadas.

Los hallazgos relacionados con la plasticidad en el desarrollo de las c?lulas madre adultas plantea con claridad que su existencia puede reemplazar el uso de c?lulas madre embrionarias, y no s?lo porque sean de suyo aut?logas y no produzcan rechazo. Una c?lula madre adulta puede, de hecho, reprogramarse para que su diferenciaci?n se dirija hacia otros tipos celulares y salte, o se trasdiferencie, a c?lulas de capas embrionarias diversas. As?, por ejemplo, c?lulas madre de m?dula ?sea pueden regenerar el sistema hematopoi?tico; pueden dar lugar a c?lulas musculares o c?lulas hep?ticas. Y muy recientemente se ha conseguido transformar c?lulas madre hep?ticas de rat?n en c?lulas pancre?ticas productoras de insulina. Las intervenciones llevadas a cabo en la Cl?nica Universitaria de Navarra y en otros centros sanitarios de Espa?a, Francia y Estados Unidos se?alan realmente una posibilidad de terapia celular, que est? demostrando ser muy eficaz. Basta hacer crecer en el laboratorio, en condiciones apropiadas, las c?lulas inmaduras ?mioblastos? tomadas de una peque?a secci?n en la pierna, y despu?s inyectarlas en el coraz?n. Estas c?lulas son capaces de sustituir funcionalmente a las c?lulas destruidas por el infarto. M?s a?n, se ha identificado una c?lula madre en la m?dula ?sea que es pluripotente y, por tanto, equivalente a una c?lula madre embrionaria, en cuanto a potencialidad. Los datos actuales muestran que c?lulas similares pueden obtenerse de forma muy eficiente de la sangre circulante y de la del cord?n umbilical. Las c?lulas madre procedentes de la m?dula ?sea y presentes en la sangre conservan la misma plasticidad que las que est?n en la m?dula ?sea.
Se ha demostrado tambi?n que las c?lulas madre de la m?dula ?sea de un adulto pueden inyectarse en la sangre y de all? emigrar al cerebro, donde se incorporan al tejido cerebral; all? se diferencian hasta dar neuronas con expresi?n de prote?nas propias de estas c?lulas. Esta enorme plasticidad supone un potencial de aplicaciones cl?nicas como fuente alternativa de neuronas para pacientes con enfermedades neurodegenerativas del sistema nervioso. Las c?lulas madre de tejidos adultos pueden inyectarse en distintos ?rganos, tales como coraz?n, m?sculos, h?gado, pulm?n o intestino, transform?ndose in situ en c?lulas de estos tejidos.
Se ha demostrado que las c?lulas madre de la m?dula ?sea de adulto son eficaces en trasplantes de coraz?n (lo ha hecho recientemente un grupo de investigadores de Valladolid). Una vez inyectadas parecen emigrar directamente a las ?reas donde se localiza la lesi?n y all? se convierten en tejido muscular del coraz?n, vasos sangu?neos y tejidos fibrosos.
Esta inesperada plasticidad de las c?lulas humanas despu?s del trasplante abre nuevas perspectivas a la terapia con c?lulas madre de adulto. Si bien se pens? que el aislamiento y el cultivo de c?lulas madre de tejidos adultos tendr?an serias limitaciones t?cnicas en el ser humano (con excepci?n de las c?lulas madre cut?neas, de la grasa y mesenquimatosas), y que el uso terap?utico estar?a ligado estrechamente a la posibilidad pr?ctica de multiplicarlas in vitro de modo eficiente, trabajos recientes muestran que tales dificultades son superables; y sobre todo que, al menos de momento, ninguno de los experimentos de trasplante ha producido tumores en el organismo receptor, a diferencia de lo que ocurre con las c?lulas madre embrionarias.

En conclusi?n, las c?lulas madre embrionarias, procedentes de los embriones crioconservados, sobrantes de la practica de la fecundaci?n in vitro, no son ni necesarias ni convenientes para las terapias regenerativas. Es m?s, si se produjeran embriones para su uso directo, con m?s seguridad que las que ofrecen las t?cnicas actuales, esa fuente de material para la investigaci?n aplicada tendr?a un retraso de cinco a diez a?os con respecto a las c?lulas madre de adulto. Los experimentos con las c?lulas madre embrionarias se han llevado a cabo con excesiva rapidez y sin el control riguroso, a nivel molecular y celular, del proceso de diferenciaci?n y crecimiento de las c?lulas derivadas de ellas por adici?n de sustancias con capacidad de inducir esos cambios. La situaci?n actual de la investigaci?n con c?lulas madre procedentes de embriones es de recomienzo. Habr?a que resolver adem?s los problemas se?alados: rechazo y formaci?n de tumores. Mientras que por el contrario, en los mismos a?os se han encontrado fuentes abundantes de c?lulas madre de adultos; se consigue controlar su crecimiento y diferenciaci?n y se cuenta ya con ?xitos esperanzadores (m?s a?n, espectaculares) en el tratamiento y curaci?n de enfermos.

En el a?o 2000 la revista Science publicaba los intereses econ?micos de la firma Geron, que hab?a apostado con potent?simas inversiones en tres patentes de materiales necesarios para la purificaci?n, mantenimiento y maduraci?n de las c?lulas madre embrionarias. Hace dos a?os se ve?a m?s rentables estas c?lulas que las de adulto. Otro grupo de cient?ficos en Boston que intenta contribuir al tratamiento de la diabetes con la hormona glp-1 ultima el dise?o de los estudios precl?nicos, en colaboraci?n con la empresa de terapia celular ViaCell. Se ve, por tanto, que la biotecnolog?a de c?lulas madre no se reduce a las obtenidas de embriones. Quiz? en el futuro la investigaci?n se dirija m?s directamente hacia la restauraci?n directa de las c?lulas en el organismo. Varios trabajos se han encaminado ya a restaurar zonas del cerebro, haciendo proliferar y diferenciarse in situ las c?lulas madre neurales. La simple adici?n de un factor de crecimiento las estimula; de esta forma los investigadores esperan aportar los componentes colin?rgicos de las neuronas perdidas en los enfermos de Alzheimer. La infusi?n del factor de crecimiento transformante (alfa-tgf) a ratas con la enfermedad similar a la enfermedad de Parkinson, induce una proliferaci?n r?pida de c?lulas madre neurales, seguida de su migraci?n y diferenciaci?n a neuronas, y las ratas tratadas mostraron un descenso de los s?ntomas. Otro hallazgo de gran inter?s es el hecho de que un trasplante ?anima? a que crezcan y se diferencien nuevas c?lulas a partir de las c?lulas madre del organismo receptor. En contra del paradigma imperante de que el coraz?n no puede ser reparado, se han encontrado nuevas c?lulas desarrolladas tras el trasplante. Una respuesta regeneradora que no se esperaba.

Podemos afirmar que las c?lulas madre de adulto son autorregenerativas, pluripotentes y capaces de repoblar los tejidos en que residen y tienen capacidad despu?s del trasplante de injertarse en tejidos de diferente origen. Las c?lulas de la m?dula ?sea se diferencian para dar m?ltiples l?neas; las condiciones de cultivo y mol?culas inductoras pueden alterar el comportamiento de las c?lulas estromales de la m?dula ?sea y el microambiente es cr?tico para alcanzar propiedades in vivo. Las c?lulas ?reparadoras? localizadas en la m?dula ?sea, extra?das de un donante (o del propio paciente) pueden trasladarse al flujo sangu?neo y ayudar a regenerar cualquier tejido. Es interesante, en este sentido, el conocimiento que actualmente tenemos de la regeneraci?n del h?gado. El h?gado mantiene una masa en estado estable, que se controla b?sicamente por el delicado equilibrio entre aumento y disminuci?n de c?lulas. La reconstrucci?n del ?rgano despu?s de p?rdida de tejido no implica s?lo reemplazamiento de c?lulas, sino tambi?n un complejo proceso de remodelaci?n que tiene como resultado la reconstrucci?n de la arquitectura tisular t?pica. La regeneraci?n del hepatocito se acompa?a por una secuencia de fases diferentes: una fase de iniciaci?n que da lugar a unas c?lulas en un estado capaz de replicarse; una fase proliferativa en la que tiene lugar la expansi?n de la poblaci?n celular ; y una fase de terminaci?n en que se reprime el crecimiento para terminar la regeneraci?n en ese punto. Las tres fases se regulan por un amplio grupo de factores, especialmente citoquinas, cuya identidad se ha conocido con detalle usando modelos animales. La regeneraci?n exige una remodelaci?n compleja de todos los tejidos del h?gado que supone un reemplazamiento regenerativo de los conductos y de los vasos sangu?neos y las c?lulas estrelladas. El h?gado tiene un ?nico endotelio venoso caracterizado por un turnover variado ya que implica adem?s de sus propias c?lulas madre las derivadas de la m?dula ?sea. El mantenimiento de las propiedades de c?lulas madre, la posibilidad de reprogramaci?n y de comprometerlas, y el camino que siguen en la regeneraci?n del tejido es esencial para su uso en medicina regenerativa.

Se trata de encontrar terapias dirigidas a potenciar directamente en el paciente la proliferaci?n y maduraci?n de sus propias c?lulas madre, o tom?ndolas de una fuente de c?lulas madre del mismo enfermo para hacerlas crecer y madurar en el laboratorio y despu?s devolverlas al paciente. Un ejemplo de la primera es el descubrimiento anunciado recientemente y que se publica en el primer n?mero de agosto de la revista Endocrinology. El trabajo muestra que una hormona natural, la glp-1, podr?a ser el ?tratamiento? de la diabetes tipo 1 (la grave). Esta hormona puede conseguir que se reemplacen los islotes pancre?ticos destruidos por la enfermedad. Ejemplos de la segunda son las que se est?n llevando a cabo con c?lulas de la m?dula ?sea, de la grasa, de la sangre del adulto o de la del cord?n umbilical. Los investigadores siguen con confianza su trabajo; y todos mantenemos despierta la esperanza en este momento en que la biomedicina abre puertas insospechadas.

Esteban Santiago.
Catedr?tico de Bioqu?mica


http://www.nuevarevista.net/2002/diciembre/nr_articulo84_3.html


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 21:34  | C?lulas madre
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 12 de julio de 2007


Luis Losada Pescador.- La revista del colegio de M?dicos de Madrid del pasado mes de abril publicaba una tribuna firmada por dos miembros de la Asociaci?n Madrile?a de Planificaci?n Familiar defendiendo la PDD y criticando la negativa de ?algunos m?dicos? a su dispensaci?n. La Comisi?n Deontol?gica del Colegio responde en el n?mero de junio garantizando la objeci?n de conciencia de los galenos madrile?os para no dispensar el anticonceptivo de emergencia

?Ante un conflicto de intereses entre la demanda de un tratamiento reconocido y aceptado y el derecho de todo m?dico a la objeci?n de conciencia prevalece el derecho a la objeci?n?. Esta es la conclusi?n de la Comisi?n de Deontolog?a del Colegio de M?dicos de Madrid ante la pol?mica desatada por la publicaci?n de una tribuna en la revista oficial del colegio defendiendo la PDD y censurando a los galenos que se niegan a receterla. ?Por qu? esta posici?n tan clara? Porque las razones son ?graves, sinceras y constantes y se refieren a cuestiones graves y fundamentales?.


?La anticoncepci?n de emergencia deber?a ser una situaci?n de excepci?n que obliga al m?dico ?despu?s de anteceder la situaci?n de emergencia- a informar a la usuaria de la conveniencia de contactar con su centro de salud para la utilizaci?n de otros m?todos m?s recomendables?, a?ade la Comisi?n Deontol?gica del Colegio de M?dicos de Madrid, presidida por el reelegido profesor Vicente Moya.


El art?culo de marras, titulado ?Anticoncepci?n de emergencia: dentro de la ley?, hace campa?a de la p?ldora del d?a despu?s (PDD) y se censura a aquellos galenos que optan por no prescribirla por razones sanitarias y de conciencia. ?Casualmente? est? firmado por Concepci?n Mart?n Perpi??n y Jos? Manuel B?jar, miembros de la Asociaci?n Madrile?a de Planificaci?n Familiar, asociaci?n que forma parte de la Federaci?n Espa?ola de Planificaci?n Familiar, rama espa?ola del gran lobby abortero mundial: la IPPF.


La Federaci?n Espa?ola recibe fondos de la farmac?utica Schering, especializada en la industria anticonceptiva. Por supuesto, Schering comercializa la PDD en Espa?a, a trav?s de su marca Postinor. ?Puede considerarse independiente el trabajo de unos m?dicos que avalan el producto de su patrocinador?


Mart?n Perpi??n y B?jar, se?alan que la PDD ?no tiene contraindicaciones absolutas? y que sus efectos secundarios son escasos. No dice lo mismo su prospecto, donde se advierte de los graves riesgos del ?pelotazo? hormonal. Adem?s, varios farmac?uticos ya se?alan en privado el alarmante incremento de menopausias tempranas en mujeres consumidoras de la famosa p?ldora postcoital. No es verdad -como aseguran Mart?n Perpi??n y B?jar- que ?haya estudios que demuestren que no hay una mayor incidencia de patolog?as?.


M?s mentiras. Para justificar su posici?n, los ?patrocinados de Schering? se?alan que la PDD no es sino una versi?n m?s elaborada de la denominada ?Pauta de Yuzpe?, es decir, el antiguo ?c?ctel? de anticonceptivos. El argumento no demuestra que la PDD no sea abortiva, sino que la p?ldora tradicional tambi?n puede ser abortiva en funci?n de su intensidad.


Da igual. Mart?n Perpi??n y B?jar afirman ?con rotundidad? que la p?ldora del d?a despu?s no es abortiva. ?No act?a si la gestaci?n ya se ha implantado? porque en su opini?n, ?desde el punto de vista m?dico no hay gestaci?n si no ha habido implantaci?n del ?vulo fecundado en el ?tero?. Una afirmaci?n recogida por la OMS, que como es sabido es una organizaci?n pol?tica, no cient?fica. De esta forma se abre la puerta al aborto qu?mico y a la investigaci?n embrionaria. Pero la totalidad de los libros de embriolog?a humana se?alan que la vida comienza en el momento de la fecundaci?n del ?vulo, no en el momento de la implantaci?n.


Lo m?s curioso es que los propios Mart?n Perpi??n y B?jar reconocen acto seguido que la PDD act?a ?impidiendo la maduraci?n de la capa interna del ?tero y de este modo impide que -en el caso en que se hubiera fecundado el ?vulo- ?ste se implante en el ?tero?. ?No es esto un aborto?

Conclusi?n: ?Hasta nosotros han llegado m?ltiples quejas de usuarios del sistema de salud acerca de los m?dicos que se niegan a prescribir la PDD?, ?denuncian? Mart?n Perpi??n y B?jar. A la Comisi?n Deontol?gico del Colegio de M?dicos de Madrid no le ha sentado nada bien que llegaran a afirmar que ?la negativa a recetar este anticonceptivo vulnera los derechos del paciente y la legislaci?n vigente?.


El derecho a la objeci?n de conciencia no s?lo est? recogido en el C?digo Deontol?gico, sino en la misma Constituci?n, argumenta la Comisi?n Deontol?gico del Colegio de M?dicos de Madrid. Una argumentaci?n secundada por 26 m?dicos que han hecho llegar sus respectivas cartas de queja al Colegio. Todas ellas han sido publicadas ?ntegramente en la revista oficial del mes de junio. Asunto zanjado: el colegio resuelve que ante el eventual conflicto de inter?s entre la demandante del servicio y el derecho a la objeci?n de conciencia del m?dico, debe primar el segundo.


La PDD no evita abortos

?Se calcula que la toma de este medicamento podr?a evitar el 85% de embarazos que se producir?an si no se administrara?, se?alan los profesionales de la Asociaci?n de Planificaci?n Familiar. Una mentira reconocida por James Trussel, el m?ximo defensor de la PDD en EEUU. En enero de 2007 public? art?culo en Population Effect of Increased Access to Emergency Contraceptive Pills (Obstetrics & Gynecology 2007;109:181-188). Tras estudiar 717 art?culos que eval?an el efecto de la PDD para evitar abortos concluye que ?en todos los estudios menos uno, facilitar el acceso a la PDD increment? su uso. Sin embargo, ning?n art?culo ha demostrado que el acceso a PDD tenga un efecto para reducir los ?ndices de abortos?. Los quir?rgicos, se entiende. Y es que ?como ser?a esperable- la mera dispensaci?n de la PDD banaliza las relaciones sexuales y fomenta la promiscuidad.


La pol?mica en torno al menor maduro

Mart?n Perpi??n y B?jar tambi?n se meten en la pol?mica sobre el ?menor maduro?. En su pol?mica tribuna afirman que ?en el caso de los pacientes entre 12 y 16 a?os, el m?dico est? obligado a respetar los derechos del menor maduro?. Los autores parecen desconocer que la Ley Civil y Penal establece las relaciones consentidas a partir de los 13 a?os.; antes es jur?dicamente ?abuso?. Pero es que adem?s, el debate sobre el ?menor maduro? es todo menos pac?fico desde el punto de vista jur?dico. Menos en el plano cient?fico. ?No est? recomendado para su empleo en ni?as, los datos disponibles en mujeres menores de 16 a?os son muy limitados?, se?ala el mismo prospecto del Postinor.

martes, 26 de junio de 2007

http://www.lanacion.es/content/view/2873/41




ImagenAdopci?n espiritual

Tags: PDD, objeción de conciencia

Publicado por Galsuinda @ 13:35  | Pildora Dia Despues
Comentarios (0)  | Enviar




JOS? MAR?A DEL CAMPO ANGULO, Farmace?tico

UN nuevo ser humano se origina en el mismo momento en que los n?cleos del espermatozoide y del ?vulo se fusionan. Esa c?lula embrionaria o zigoto con cromosomas procedentes de la madre y del padre, es ?nica e irrepetible, diferente de las c?lulas del cuerpo de la madre, a la que necesitar? como seno de desarrollo hasta el parto.

El ?vulo maduro s?lo puede ser fecundado durante aproximadamente 24 horas. Para que la concepci?n tenga lugar, los espermatozoides (c?lulas del esperma) deben llegar a la ampolla de la trompa (tardan de 10 a 45 minutos en ascender desde la vagina) en este intervalo o antes de que lo haga el ?vulo. Los espermatozoides conservan su motilidad 3 o 4 d?as, aunque su capacidad fecundante puede llegar a dos d?as.

El ?vulo, fecundado o no, permanece de 2 a 3 d?as dentro del istmo de la trompa, y luego es finalmente transportado al ?tero. Para ello, se requiere tambi?n cierto tiempo (aproximadamente 8 horas), puesto que, para que pueda desarrollarse, el ?vulo fecundado debe llegar al ?tero en el momento adecuado, hacia el 4?-5? d?a. Ahora, aquel embri?n unicelular o zigoto est? formado por 12-16 c?lulas, la m?rula. Si el ?vulo no es fecundado, se atrofia.

Despu?s de un coito sin obst?culos, puede o no haber fecundaci?n, dependiendo de que haya ovulaci?n, de que el ?vulo est? maduro, de que los espermatozoides tengan capacidad de fecundar o de que haya coincidencia en los tiempos necesarios para el encuentro de ambas c?lulas sin haber perdido sus capacidades.

Como hemos visto l?neas arriba, la llegada de los espermatozoides desde la vagina hasta las trompas se logra entre 10 y 45 minutos. Caso de coincidir con la ovulaci?n, la fecundaci?n se producir?.

La administraci?n de la p?ldora postcoital no impedir?a ni la llegada de los espermatozoides a las trompas ni la ovulaci?n; su ?nico efecto es provocar la destrucci?n de la l?mina funcional del endometrio, por lo que al llegar la m?rula al ?tero entre el 4? y el 5? d?a no podr?a iniciar su anidaci?n o implantaci?n, y por lo tanto continuar el desarrollo del nuevo ser humano, que ser?a expulsado del cuerpo de la mujer en la fase descamativa con la hemorragia peri?dica.

Que hay nuevo ser humano desde el momento de la fecundaci?n (concepci?n) lo corrobora el reproducirse en nuevas c?lulas a las pocas horas. Su potencialidad vital la va desarrollando en su estancia en el seno de la madre hasta el parto, no le viene dada externamente en cualquier otro momento.

Las sustancias y accesorios anticonceptivos tienen como fin evitar la fecundaci?n (concepci?n) del ?vulo por el espermatozoide.

Las sustancias y accesorios con acci?n abortiva producen la destrucci?n del embri?n, impidiendo la implantaci?n o anidaci?n del embri?n humano.

La p?ldora postcoital no se puede considerar propiamente como un anticonceptivo, ya que como hemos visto no impide la fecundaci?n del ?vulo.

En cuanto a afirmar que el uso de p?ldoras postcoitales reduce la realizaci?n de abortos quir?rgicos o mediante RU-486, hay que entender m?s bien que a esos abortos hay que sumar los que se han podido producir por el uso de las mismas.

Habr? m?dicos, farmac?uticos y dem?s personal sanitario que, por razones cient?ficas y de conciencia, se nieguen a prescribir, dispensar y administrar sustancias cuya ?nica posible acci?n es impedir el desarrollo de una vida humana incipiente, ya que antes que nada son personas humanas, y estas sustancias no curan nada.



ImagenAdopci?n espiritual

Tags: PDD, AOE

Publicado por Galsuinda @ 12:26  | Pildora Dia Despues
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 08 de julio de 2007
Jueves, 05 de julio de 2007



Redacci?n - 05/07/2007
La Fundaci?n Vida reitera el derecho a la vida del no nacido


En el a?o 2005 ? ?ltimos estad?sticas nacionales ? casi 92.000 mujeres sufrieron el evento traum?tico del aborto de sus hijos, y se espera que en el 2006 la cifra roce los 100.000

El director de la Fundaci?n Vida, Manuel Cruz, record? ayer que el ordenamiento jur?dico en Espa?a no le reconoce al no nacido su derecho a la vida, ?y lo tiene?. As?, lament? que, en cambio, se le reconocen derechos hereditarios puesto que es sujeto pasivo de donaciones y puede ser parte en los procesos civiles.

En este sentido, critic? el concepto de persona f?sica del C?digo Civil y lo calific? de ?convencional y acient?fico? pues se elabor? ?cuando la Biolog?a molecular y las Constituciones no eran textos directamente normativos?. ?Por todo ello ?a?adi?- no se le reconoce su dignidad al no nacido, lo cual es indignante?.

Para el presidente de la Fundaci?n Vida, ?toda persona tiene derecho a la vida. y aunque no se reconoce el derecho a la vida del no nacido es un bien jur?dicamente protegido?. ??Qu? pensaremos en el a?o 2050 ?se pregunt?- de la interpretaci?n que hacemos ahora del derecho a la vida? Supongo que lo mismo que en 1950 respecto al tr?fico esclavista de negros practicado durante el siglo XIX?, asegur? Manuel Cruz.

Asimismo, puso de manifiesto que pese a que los abortos provocados en centros sanitarios se pueden en gran medida cuantificar, no as? el n?mero de ?p?ldoras del d?a despu?s? que tambi?n son abortivas.

Por otra parte, la Asociaci?n de V?ctimas del Aborto ha analizado una muestra de 824 mujeres mayores de edad encuestadas durante el a?o pasado por profesionales sanitarios de diversas instituciones y ha llegado a la conclusi?n de que un 92,8% de las mujeres que han abortado hab?an sido coaccionadas por su pareja y un 72,9% por sus jefes.

El Estudio confirma lo se?alado en el Protocolo Com?n para la Actuaci?n Sanitaria ante la Violencia de G?nero , elaborado por el ministerio de Sanidad en abril de 2007. En dicho protocolo, el ministerio se?ala el estado de embarazo como un factor de riesgo principal para sufrir maltrato. Adem?s, seg?n se?ala la AVA, Sanidad considera un indicador de sospecha de existencia de violencia de g?nero en una mujer los antecedentes de abortos (espont?neos y provocados).

La Ministra de Sanidad, Elena Salgado, ha reconocido que ?ninguna mujer quiere abortar? y que el aborto debe ser ?la ?ltima opci?n?, pues supone un gran ?dolor personal?' en toda mujer. Adem?s, la ?ltima publicaci?n del CIS sobre abortos en Espa?a (2007) descarta las dificultades econ?micas como motivo del aborto y se?ala que la IVE conlleva ?secuelas f?sicas y ps?quicas cuyos costes recaen principalmente sobre la mujer?.

Por ello, en el aniversario de la despenalizaci?n del aborto provocado en Espa?a, AVA exige una adecuada detecci?n de la coacci?n y maltrato a toda mujer embarazada y hace un llamado a la responsabilidad a los profesionales sanitarios y sociales.

www.analisisdigital.org


ImagenAdopci?n espiritual

Tags: maltrato

Publicado por Galsuinda @ 8:38  | V?ctimas del aborto
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 04 de julio de 2007



por Nicol?s Jouve de la Barreda

El Diagn?stico Gen?tico Preimplantatorio, es un paradigma de la eugenesia liberal, que se lleva a cabo con el fin de seleccionar un descendiente de entre un n?mero usualmente alto de embriones producidos ?a la carta?, por medio de fecundaci?n ?in vitro?, de acuerdo con un perfil gen?tico deseado. Cuando se practica con el fin de producir un ?beb? medicamento?, se hace a sabiendas de que parte de los embriones producidos se descartar?n, en la misma medida en que se conoce de antemano que no tendr?n la cualificaci?n de donantes gen?ticos v?lidos para mejorar la condici?n de salud de un hermano. Cuando se practica con el fin de eludir una enfermedad no deseada se lleva a cabo un aut?ntico encarnizamiento reproductivo

La eugenesia social

A finales del siglo XIX, en medio de una agria pol?mica por la reciente emergencia de la teor?a de la evoluci?n por selecci?n natural, Sir Francis Galton (1822-1911), un ilustre victoriano, primo de Charles Darwin (1809-1882) [1] y hombre al se atribuye un gran talento, habilidad e insaciable curiosidad, se?alaba en uno de sus numerosos escritos: ?lo que la naturaleza hace a ciegas, lentamente y de manera ruda, el hombre lo puede realizar con un objetivo, r?pida y delicadamente. Desde el momento en que tiene poder para ello, ese fin se convierte en obligaci?n, as? como es deber suyo socorrer al pr?jimo que sufre. La mejora de nuestro acervo me parece una de las m?s elevadas metas que podemos alcanzar?[2]. Galton acu?? el t?rmino ?eugenesia?, que defini? como ?la ciencia que trata todos los factores que mejoran las cualidades propias de la raza, incluidas las que se desarrollan de forma ?ptima?. En sus ideas y postulados subyace la influencia de la teor?a de su primo Darwin, y en particular la posibilidad de utilizar los recursos sociales para mejorar las cualidades f?sicas y mentales de las poblaciones humanas. Es por ello, que a esta eugenesia incipiente se le denomina tambi?n eugenesia tradicional, social o darvinista .

Estas ideas eugen?sicas arraigaron fuertemente en EE.UU. (1905-1940), por la convicci?n de que una serie de enfermedades, y ciertos rasgos del comportamiento humano, estaban determinados gen?ticamente, unido a motivaciones sociales inducidas por la inmigraci?n. De esta manera, se llegaron a crear movimientos eugen?sicos y comit?s de eugenesia, en cierto modo fundadas en los llamados ?errores cong?nitos del metabolismo?, descubiertos por el m?dico ingl?s Sir Archibald Garrod (1857-1936), y en los estudios del genetista americano Charles Davenport (1866-1944) sobre la herencia de numerosos caracteres humanos. Estos comit?s defend?an entre sus objetivos el estudio e informaci?n sobre la herencia de la raza humana e insist?an en el valor de la sangre de mejor calidad y en la amenaza de la sangre de inferior calidad. Estos movimientos se llegaron a transformar en fuerza pol?tica en los EE.UU. A partir de entonces se extendieron estas ideas, que se sumaron al racismo larvado en la sociedad americana, y la eugenesia lleg? a convertirse en una disciplina acad?mica que se ense?aba en muchas escuelas y universidades, llegando a promoverse leyes eugen?sicas restrictivas sobre el matrimonio, la esterilizaci?n y la inmigraci?n. En realidad, aunque muchas de estas leyes fueron surgiendo en diferentes estados de la uni?n, en muchos de ellos no llegaron a aplicarse con mucho rigor.

Las ideas eugen?sicas afloraron en la Alemania de los a?os treinta, bajo la influencia del psiquiatra suizo Ernst R?din (1874-1952), padre de la llamada ?higiene racial?, aut?ntico germen de las ideas racistas y expansionistas de la etapa nazi. Sobre las tremendas consecuencias de dicho per?odo son testimonio la persecuci?n y el holocausto jud?o y otras capas sociales, desencadenante de la Segunda Guerra Mundial. Acabada ?sta, es de celebrar el papel ejemplarizante del juicio de N?remberg contra los l?deres del movimiento nazi y en particular contra las pr?cticas genocidas que se hab?an desarrollado durante tan negativa etapa de la historia reciente de la humanidad.

El 10 de Diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprob? la Declaraci?n Universal de los Derechos Humanos, en cuyo Art. 16? se afirma que "Los hombres y mujeres de todas las edades, sin ninguna limitaci?n de raza, nacionalidad o religi?n, tienen el derecho a contraer matrimonio y constituir una familia?? ?La familia es la unidad fundamental natural de la sociedad y su protecci?n debe ser garantizada por la sociedad y el Estado?. Como una continuaci?n, en 1978, la UNESCO hizo una declaraci?n sobre la raza y los prejuicios raciales en la que se promulgaba la igualdad fundamental de todos los seres humanos como el ideal al que la ?tica y la ciencia deben tender.

?Existe base Gen?tica para pensar en una mejora Gen?tica de la especie humana?

Lo m?s comprometido de todo, en relaci?n con la eugenesia social o darvinista, es el hecho de su injustificada eficacia, tanto para mejorar el comportamiento humano, como para la erradicaci?n de las enfermedades f?sicas o mentales. No existe un determinismo gen?tico claro y definitivo de caracteres de comportamiento, ni son solo los genes los que contribuyen a un coeficiente intelectual elevado, o a cualquiera de las m?ltiples manifestaciones de la conducta humana, caracterizada por un determinismo gen?tico complejo, a base de m?ltiples factores repartidos por todo el genoma y, como es caracter?stico de la herencia polig?nica, con un fuerte componente ambiental.

La influencia del ambiente, en el caso del hombre, consiste en una serie de h?bitos adquiridos y la asunci?n de unas pautas de conducta libremente ejercidas, bajo el predominio de la raz?n y la influencia del entorno familiar, educativo, y social. Si en algo est?n de acuerdo los gen?ticos es en la inutilidad de una pol?tica de mejora gen?tica del comportamiento humano, muchas veces basada en unos tests de dudosa utilidad y objetividad. En su lugar, y dada la importancia de la componente ambiental en el desarrollo del comportamiento humano, es obvio que es preferible una mejora de los sistemas de educaci?n, y en particular una buena pol?tica de protecci?n de la familia. Como testimonio valga la opini?n de Sydney Brenner, un importante bi?logo molecular sudafricano, laureado con el premio N?bel de Fisiolog?a y Medicina en 2002, quien en una carta dirigida al tambi?n N?bel de Medicina Francis Crick se?alaba que ?los intentos actuales de mejorar a la especie humana mediante la manipulaci?n gen?tica no son peligrosos, sino rid?culos", y a?ad?a? "Supongamos que queremos un hombre m?s inteligente. El problema es que no sabemos con exactitud qu? genes manipular",? "solo hay un instrumento para transformar a la humanidad de modo duradero y es la cultura".

Sin ?nimo de hacer exhaustiva la cantidad de errores de base y de fundamento de una selecci?n gen?tica efectiva en las poblaciones humanas, se?alaremos las principales razones para su rechazo cient?fico, ?tico y social: a) la propia ineficacia de la supuesta mejora; b) la falacia del determinismo gen?tico de muchos caracteres no deseados, como la homosexualidad, el alcoholismo, la drogadicci?n y otros, de escaso o nulo determinismo gen?tico y con una manifiesta influencia ambiental; c) la ineficacia de la erradicaci?n de los genes causantes de enfermedades hereditarias, que o bien reiteran su aparici?n por mutaciones recurrentes o, al quedar enmascarados por su recesividad, se mantienen en las poblaciones, en la descendencia de portadores heterocig?ticos; d) las agresiones al derecho a la intimidad personal y al deseo de no conocer la posible condici?n de afectado por una persona, antes de la manifestaci?n de un car?cter no deseado; e) la relatividad del patr?n gen?tico deseado: ?qu? debe entenderse por mejor o peor? ? ?qu? se considera deterioro gen?tico?; f) ?qui?n puede arrogarse la atribuci?n de decidir sobre el futuro de otros seres humanos?.

A pesar de todas estas dificultades, tanto de car?cter t?cnico como moral, no podemos expresar un sentimiento de optimismo sobre la erradicaci?n de la eugenesia, ya que en una sociedad en la que se antepone la ?calidad de la vida? al ?derecho a la vida?, existe un riesgo latente de una vuelta a la eugenesia.

La neoeugenesia ? eugenesia liberal

El desarrollo de la nueva biolog?a y su proyecci?n hacia la biomedicina, ha dado paso a un tipo nuevo de manipulaci?n eugen?sica de la vida humana, basada en la capacidad de ?diagnosticar? la presencia de genes no deseados en el embri?n o en el feto, desde las primeras etapas del desarrollo. La diferencia fundamental entre la eugenesia darvinista y esta ?neoeugenesia? individual, hay que situarla en dos avances significativos: el paso cualitativo considerable que ha supuesto el aislamiento de los genes, unido a la posibilidad de analizar y manejar sus secuencias mediante t?cnicas de biolog?a molecular , y la aparici?n de las t?cnicas de fecundaci?n in vitro (FIV) y los avances de la biolog?a celular. Todo esto se ha traducido en la capacidad de hacer diagn?stico gen?tico en los embriones, o en los fetos y de manipularlos. A diferencia de la eugenesia darviniana, estas manipulaciones eugen?sicas se llevan a cabo, no en individuos nacidos, sino en embriones o fetos, mediante el diagn?stico gen?tico preimplantatorio y el diagn?stico prenatal.

La neoeugenesia ha sido defendida por el fil?sofo brit?nico Philip Kitcher [3], para quien, una vez que hemos perdido la inocencia gen?tica, estamos comprometidos inevitablemente a alguna forma de eugenesia. Este autor defiende la libertad reproductiva de cada individuo, en cuanto a que cada persona tiene derecho a decidir por s? misma cuales son los rasgos que desea promover y cu?les evitar, en sus descendientes. Debido a esta forma de pensar es por lo que a esta nueva modalidad de eugenesia se la denomina tambi?n ?eugenesia liberal?. Precisamente el problema que se plantea, es el del derecho a decidir sobre c?mo debe ser otro ser de nuestra especie, evidentemente muy discutible, ahora y antes, cuando lo que se pretend?a era una ?mejora de la raza humana? por procedimientos menos sofisticados aunque m?s contundentes.

El diagn?stico gen?tico preimplantatorio , un paradigma de neoeugenesia

El diagn?stico gen?tico preimplantatorio (DGP) tiene por finalidad detectar si en el genoma de un embri?n, producido por FIV est? presente una secuencia g?nica o una alteraci?n cromos?mica determinada, con el fin de seleccionarlo o descartarlo antes de su implantaci?n en el ?tero materno. La idea no es realmente nueva. En 1969, a prop?sito de las enfermedades cong?nitas los investigadores americanos Dunn y Dobzhansky se?alaban: en un ensayo titulado ? Herencia, Raza y Sociedad ? , que ? ...s?lo hay dos soluciones posibles: ?encontrar tratamientos m?dicos adecuados para contrarrestar y curar los efectos de una herencia defectuosa,? ? evitar el nacimiento de ni?os con genes perjudiciales y estimular el nacimiento de los que puedan venir al mundo con un acervo gen?tico superior ?. En la pr?ctica del DGP convive la doble alternativa, una positiva, que tratar?a de corregir los defectos gen?ticos, y otra negativa, que apuntar?a a la eliminaci?n de los genes defectuosos evitando el desarrollo de los embriones portadores. La primera entrar?a dentro de la buena pr?ctica m?dica y ser?a acorde con los acuerdos de la Asamblea M?dica Mundial de Helsinki [4] y posteriores, que propugnan el bienestar del sujeto y la obligaci?n ?tica de lograr los m?ximos beneficios y de reducir al m?nimo el da?o, por encima de los intereses de la ciencia y de la sociedad. La segunda es en rigor un acto de eugenesia.

En realidad los or?genes del diagn?stico gen?tico preimplantatorio son anteriores a la etapa del desarrollo de la Biolog?a Molecular y del Proyecto Genoma Humano. Se remontan a 1968, cuando los doctores Gardner y Edwards [5] fueron capaces de reconocer el sexo en embriones de conejo, utilizando un m?todo de an?lisis microsc?pico para visualizar la cromatina sexual en biopsias de blastocistos, como paso previo a su implantaci?n en un ?tero materno. Esta misma t?cnica ha sido utilizada desde entonces para la elecci?n del sexo en las granjas de explotaci?n de otros animales dom?sticos [6].

El DGP tard? en utilizarse en el hombre, debido a la necesidad de poner a punto metodolog?as que no fueran destructivas para los embriones en que habr?an de practicarse. Las primeras t?cnicas se pusieron a punto a finales de los a?os ochenta y se basaban en el an?lisis bioqu?mico del citoplasma de las c?lulas, con el fin de detectar la actividad de una enzima relacionada con un error cong?nito del metabolismo. De este modo en 1987 se abord? la predicci?n del s?ndrome de Lesh-Nyhan [7], que determina un retraso en el desarrollo de los movimientos del beb? afectado y la muerte en la segunda d?cada de la vida despu?s de un gran sufrimiento, como consecuencia de una deficiencia en la enzima Hipoxantina-Fosfo-Ribosil-Transferasa (HPRT). Un a?o despu?s se desarroll? una t?cnica similar para detectar la deficiencia en la enzima ADA (Adenosina Desaminasa), que produce el S?ndrome de Inmunodeficiencia Combinada Severa (SCID)[8], que se manifiesta pronto por la falta de defensas (?ni?os burbuja?).

A pesar de la eficacia de estas t?cnicas, la detecci?n enzim?tica en las c?lulas embrionarias, tras una pocas divisiones celulares, no permite distinguir si una deficiencia est? ya presente en el citoplasma del ovocito desde antes de la fecundaci?n, o se genera en el cigoto, como consecuencia de la nueva combinaci?n genot?pica del propio embri?n. Por ello, se desarroll? el an?lisis en el ADN gen?mico y se empezaron a aplicar pr?cticas de amplificaci?n de ADN, utilizando una t?cnica desarrollada a finales de los a?os ochenta, la reacci?n de la polimerasa en cadena (PCR), que permite detectar variaciones en la secuencia de los genes a partir de una muestra del ADN del sujeto a analizar, que puede tratarse de una simple c?lula embrionaria.

Naturalmente, para llegar al diagn?stico gen?tico es preciso conocer las secuencias de los genes humanos y sus papeles funcionales, que es la gran aportaci?n del Proyecto Genoma Humano, una realidad con la que contamos desde principios de siglo. El diagn?stico es posible adem?s gracias a la tecnolog?a de la PCR, que se empez? a aplicar con este fin para detectar defectos en el ADN causantes de enfermedades debidas a una alteraci?n molecular en la secuencia de un gen simple [9]. Casi al mismo tiempo que la PCR, surgieron t?cnicas de an?lisis cromos?mico basadas en la capacidad de marcar los cromosomas implicados en determinadas patolog?as, como trisom?as, deleciones o translocaciones cromos?micas, muchas de ellas implicadas en procesos cancer?genos o en graves patolog?as cong?nitas. El an?lisis microsc?pico se ir?a mejorando y hoy se observan los cromosomas o las regiones cromos?micas por medio de las t?cnicas de FISH (fluorescence in situ hybridization), que sirven para identificar al microscopio las regiones cromos?micas, tras la uni?n de unas sondas de ADN espec?ficas de cada cromosoma marcadas con mol?culas emisoras de fluorescencia de un color determinado, por lo que en conjunto estas t?cnicas reciben la denominaci?n de ?pintado cromos?mico?.

En el momento presente, tras el desarrollo de numerosos protocolos derivados de las metodolog?as indicadas, el DGP se extiende a m?s de un centenar de patolog?as relacionadas con tres tipos de des?rdenes gen?ticos: a) los debidos a la mutaci?n de un gen simple, que puede ser detectada mediante la utilizaci?n de la PCR; b) los que se deben a defectos ligados al cromosoma X, a?n cuando en este caso no se conozca el gen espec?fico causante del desorden gen?tico, pero cuyo riesgo puede ser eludido mediante la selecci?n de sexo; c) los debidos a alteraciones cromos?micas que se pueden detectar mediante la aplicaci?n de las t?cnicas del pintado cromos?mico.

La realizaci?n del DGP en los embriones producidos in vitro, implica la utilizaci?n de una o dos c?lulas embrionarias sin destruir el embri?n, con el fin de obtener una muestra de su ADN o en su caso analizar sus cromosomas. Es importante se?alar que una modalidad de la FIV, la inyecci?n intracitopl?smica (ICSI), consistente en la inyecci?n directa de un espermatozoide en el citoplasma del ovocito con la ayuda de un micromanipulador, es el m?todo recomendado en todos los casos en los que se requiere el uso de la PCR. Con ello se trata de evitar la presencia de restos de espermatozoides adheridos a la capa pel?cida de los embriones tras la fecundaci?n, cuyo ADN podr?a contaminar los resultados del an?lisis. El DGP en embriones humanos producidos por FIV se empez? a utilizar para la determinaci?n del sexo (var?n 22? +XY; mujer 22? +XX), tras el an?lisis con la PCR que permite amplificar una regi?n espec?fica del cromosoma Y. En la mayor?a de los casos se trataba de eludir el sexo masculino, con el fin de evitar la aparici?n en el hijo de una enfermedad debida a un gen recesivo ligado al cromosoma X, en los casos en que la madre fuese portadora del gen alterado en uno de sus cromosomas X. En este caso se encuentra la hemofilia, el s?ndrome de Lesh Nyhan, las distrofias musculares de Duchenne y Beker, el s?ndrome del fr?gil-X, etc. En todos estos casos la alteraci?n gen?tica se podr?a transmitir desde la madre heterocig?tica al 50% de los hijos (el Y heredado del padre encierra un tipo de informaci?n diferente al X). A principios de los a?os noventa se hab?an desarrollado las t?cnicas de detecci?n cromos?mica mediante fluorescencia, que contribu?an con la misma eficacia que la PCR a la determinaci?n del sexo de los embriones. En 1992 se comunic? la utilizaci?n del diagn?stico gen?tico preimplantatorio para evitar el nacimiento de un ni?o con fibrosis qu?stica, una grave enfermedad cr?nica monog?nica y recesiva, debida a una alteraci?n en el gen CF (7q31.2) [10].

El cigoto, surgido tras la fusi?n de los pron?cleos femenino y masculino constituye la primera realidad corp?rea de un ser humano. Trascurridas aproximadamente 22 horas desde su formaci?n, el cigoto se divide para dar dos c?lulas, y a partir de ese momento se suceden nuevas divisiones de segmentaci?n cada 18 horas, mediando una replicaci?n exacta del ADN constituido en el cigoto. El DGP se ha de llevar a cabo en el ADN de alguna c?lula del embri?n reci?n formado. Aunque con ciertas limitaciones, tambi?n se puede hacer antes de la fecundaci?n, mediante una biopsia de los cuerpos polares del ovocito [11]. Una vez constituido el cigoto, el embri?n va creciendo por sucesivas divisiones celulares. En teor?a, el DGP se podr?a hacer en cualquier c?lula. Sin embargo, a medida que se van produciendo divisiones celulares, el embri?n se compacta, por lo que solo es practicable hasta el estadio de 8-16 c?lulas (tercer d?a del desarrollo). Por otra parte, cuando el embri?n tiene ?nicamente dos o cuatro c?lulas, la biopsia de una de ellas implica un riesgo demasiado grande para el desarrollo posterior, por lo que en la mayor?a de los centros la biopsia de las c?lulas embrionarias se suele realizar en el estadio de 8-12 c?lulas.

Desde la implantaci?n del DGP, han mejorado las t?cnicas de biopsia de las c?lulas embrionarias, merced a la aplicaci?n de la tecnolog?a de disecci?n con l?ser y la utilizaci?n de medios de mantenimiento de los cultivos que facilitan la descompactaci?n de los embriones sin afectar a su viabilidad. Actualmente, solo se puede llevar a cabo un examen espec?fico (un gen o el cariotipo) a partir de una ?nica c?lula extra?da del embri?n, por lo que queda excluido de este tipo de an?lisis caracteres complejos o el examen de m?s de un gen. Algunos centros utilizan dos c?lulas en lugar de una, para confirmar el diagn?stico. Sin embargo, los centros en que se practica el DGP no facilitan datos cuantitativos sobre el grado de da?o ejercido a los embriones, aunque en algunos se reconoce la posibilidad de errores en el diagn?stico y/? la existencia de un riesgo importante de su destrucci?n.

A este respecto la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva public? en 2001 un informe sobre el DGP, acompa?ado de una recomendaci?n en los siguientes t?rminos: ?es necesario indicar a los pacientes que sean conscientes de los posibles errores potenciales en el diagn?stico y la posibilidad de efectos negativos a largo plazo, actualmente desconocidos, sobre el feto como consecuencia del procedimiento de la biopsia practicada en el embri?n".

Didier Sicard, presidente del Comit? Consultivo Nacional de ?tica de Francia, en relaci?n con el DGP ha declarado que ?el diagn?stico preimplantatorio no est? orientado a tratar, sino a eliminar?, que ??reduce a la persona a una sola caracter?stica. ?C?mo defender el derecho a la inexistencia??, y que en su opini?n, la obsesi?n por el diagn?stico prenatal ?est? relacionada por una ideolog?a rendida a la t?cnica?. El mismo Didier Sicard se?ala que ?Es estremecedor que en el siglo XXI el nacimiento de ni?os hemof?licos sea considerado inaceptable en aras del progreso cient?fico?.

El DGP y los ?beb?s de dise?o?.

En el momento presente hay m?s de 100 enfermedades con base gen?tica o cromos?mica en las que puede ser aplicado. Entre las utilidades de mayor inter?s est? la producci?n de los ?beb? medicamento?, o ?beb?s de dise?o?, denominaci?n que alude a la idea de producir embriones con un perfil gen?tico predeterminado del ni?o que se desea traer al mundo, mediante las t?cnicas de reproducci?n asistida. Se trata de aplicar el diagn?stico gen?tico preimplantatorio a embriones producidos por fecundaci?n in vitro para determinar la presencia de alg?n factor gen?tico favorable y/o descartar otros desfavorables. La idea surgi? tras probarse la posibilidad de curaci?n de enfermedades de la sangre por trasplante alog?nico de m?dula ?sea o implantaci?n de c?lulas de cord?n umbilical procedentes de un familiar con un sistema HLA compatible, para evitar el rechazo inmunol?gico. El primer trasplante con ?xito tuvo lugar en 1988 en el Hospital San Lu?s de Par?s. Se utilizaron las c?lulas madre hematopoy?ticas del cord?n umbilical a un ni?o de 5 a?os con anemia de Fanconi, procedentes de un hermano nacido sano. La idea es que tras la implantaci?n y el desarrollo embrionario normal, el beb? nacido puede ser utilizado como donante de material celular, por medio de las c?lulas madre hematopoy?ticas de su cord?n umbilical o la m?dula ?sea, para remediar alguna enfermedad cong?nita de un hermano nacido con anterioridad. En este caso, la combinaci?n de la fecundaci?n in vitro y el diagn?stico gen?tico preimplantatorio permite determinar la idoneidad gen?tica de los embriones producidos. En todo este proceso, los embriones que sobrevivan al diagn?stico y que no fuesen gen?ticamente e inmunol?gicamente compatibles con el hermano, se desechar?n, o se destruir?n, independientemente de que sean sanos o est?n afectados de la misma enfermedad. Una objeci?n al uso del PGD para producir un ?beb? medicamento? es que este ni?o es concebido para beneficio de un hermano, pero no es deseado por s? mismo ni de ?l es prioritario el valor de su propia vida.

El m?todo entra dentro de los l?mites de lo t?cnicamente posible, hasta donde lo permiten las pruebas diagn?sticas en el ADN de una o dos c?lulas de un embri?n, pero no est? exento de una serie de riesgos que alcanzan a todos los actores y tocan todos los elementos del procedimiento. De hecho, si se tiene en cuenta que cada embri?n producido es una vida humana cabe formular una serie de preguntas que afectan al ni?o enfermo potencial receptor del trasplante, a los padres, al propio ?beb? medicamento?, a la metodolog?a y al resultado del an?lisis: ?cu?ntos embriones hay que producir?, ?cu?l es el precio en vidas humanas que se ha de pagar para el fin que se persigue?, ?tiene realmente sentido tan importante esfuerzo por parte de la madre?, ?es realmente necesario el largo proceso de producci?n, selecci?n e implantaci?n de embriones, no siempre lograda en primera instancia?, ?est? justificada la angustiosa espera a un diagn?stico fiable tras la implantaci?n?, ?la selecci?n de un embri?n garantiza que el ni?o que nazca obedezca realmente al perfil gen?tico deseado?, ?pueden descartarse en ?l otros caracteres desfavorables?, ?es ?tico el sacrificio de los embriones ?sobrantes??, ?qu? viabilidad o qu? consecuencias tendr? a la larga para la vida de los seres procedentes de embriones en los que se ha practicado una biopsia?, ?c?mo afectar? a la psicolog?a de una persona el conocimiento de su origen por razones de utilidad cl?nica?, etc.

El DGP y los bancos de sangre de cord?n umbilical

El diagn?stico gen?tico preimplantatorio es una realidad que se viene practicando desde principios de los a?os noventa. En el momento presente hay m?s de 100 enfermedades con base gen?tica o cromos?mica en las que puede ser aplicado. Sin embargo, existen l?gicas objeciones ?ticas. No hay duda de que se trata de una selecci?n que se practica por razones de ajuste a un perfil gen?tico preconcebido con anterioridad a la implantaci?n, lo que sin duda alguna obedece al modelo neueugen?sico que describimos anteriormente. De hecho, la selecci?n de embriones implica el descarte y eliminaci?n de la mayor?a de los embriones producidos, bien por ser portadores de genes defectuosos o faltos de inter?s, bien por tener el sexo no deseado, bien por la inseguridad del destino de los embriones preseleccionados, bien por las consecuencias para el desarrollo ulterior del embri?n en el que se ha practicado una biopsia, o finalmente, por la incertidumbre de las pruebas gen?ticas realizadas en los embriones seleccionados, que podr?an no ser concluyentes. El DGP es el ?ltimo eslab?n de la larga lista de desprop?sitos derivada del encarnizamiento reproductivo derivado de la FIVET.

Por lo dem?s, resulta cuando menos contradictorio el reconocimiento del valor de un embri?n solo si pasa la prueba de la ?calidad gen?tica?, para desechar el resto de los embriones bajo el argumento de que all? todav?a no hay seres humanos sino en todo caso ?preembriones? o ?conglomerados de c?lulas?, t?rminos que tratan de ocultar la realidad de la vida humana existente desde el momento de la fecundaci?n. ?Debe esto suponer el abandono de las t?cnicas de DGP?, ?existen otras alternativas?.

Afortunadamente, la naturaleza humana y la investigaci?n biom?dica est?n demostrando ser un manantial inagotable de nuevas tecnolog?as, no siempre tan discutibles, desde la perspectiva de la ?tica personalista, como el DGP. Entre las posibles alternativas que se ofrecen en un horizonte pr?ximo podemos citar dos: la tecnolog?a de la terapia g?nica en embri?n, para contrarrestar y curar los efectos de una herencia defectuosa, que es una de las ideas que impulsaron el Proyecto Genoma Humano, y la b?squeda de otras fuentes celulares para el trasplante para eludir la producci?n de los ?beb?s medicamento?, como la sangre de cord?n umbilical.

Lamentablemente la terapia g?nica, que trata de restaurar, suplantar o anular la expresi?n de un gen defectuoso, no es posible todav?a en embriones y se abre paso en contados casos para la correcci?n de enfermedades gen?ticas no complejas en ni?os o en adultos, aunque es de esperar que sea abordable a medio ? largo plazo.

En 1999, Eliane Gluckman [12] y sus colaboradores del Hospital San Luis de Par?s, demostraron que el cord?n umbilical contiene unas c?lulas madre sangu?neas que dan resultados satisfactorios para el tratamiento de la leucemia y linfomas infantiles, frente al recurso del transplante de m?dula ?sea, que ha sido el procedimiento m?s utilizado para solucionar tan graves enfermedades en los ni?os. ? la producci?n de los ?beb?s medicamento?. De hecho, la sangre del cord?n umbilical, que es lo que se utiliza del ?beb? medicamento?, es rica en c?lulas madre hematopoy?ticas (CD+34), que ofrecen resultados superiores en t?rminos de mejor pron?stico de supervivencia frente a la enfermedad del ?injerto contra hu?sped?, que plantea el trasplante de m?dula ?sea para las mismas enfermedades. Frente a los problemas ?ticos, las dificultades t?cnicas, el tiempo requerido y las incertidumbres diagn?sticas de los ?beb?s medicamento? cabe el recurso del uso directo de muestras de sangre de cord?n umbilical para realizar trasplantes alog?nicos. De ah? la importancia de conservar la sangre de cord?n umbilical (SCU) en congelaci?n, recogida en el momento del parto y convenientemente procesada y caracterizada desde el punto de vista inmunol?gico (HLA) y gen?tico. Los Bancos de SCU, tras la caracterizaci?n inmunol?gica de las muestras, son la garant?a de futuro para el propio ni?o que nace (trasplante ant?logo) o para sus hermanos u otros miembros de la familia (trasplante alog?nico emparentado), y para personas no emparentadas (trasplante alog?nico no emparentado). Dado que los sistemas gen?ticos determinantes de la histocompatibilidad son muy polim?rficos (gran diversidad de alelos en un conjunto de varias unidades g?nicas) hacen falta varias decenas de miles de muestras de SCU para cubrir la demanda de una sociedad, como la espa?ola, cada vez m?s exigente en n?mero de muestras por la diversa procedencia de una poblaci?n creciente en n?mero y origen de los potenciales destinatarios. Previsiblemente, una reserva en n?mero de muestras de SCU equivalente a la mitad de los ni?os que nacen anualmente en Espa?a, permitir?a cubrir las necesidades de trasplante del conjunto de la poblaci?n en pocos a?os.

Lo que no tiene sentido es el planteamiento sobre la conveniencia de que la conservaci?n de la sangre de cord?n umbilical se haga solo en bancos p?blicos, o en p?blicos y privados, siendo necesarias y compatibles ambas opciones. Lo importante es la caracterizaci?n gen?tica e inmunol?gica de las muestras en ambos casos, y la acumulaci?n de un n?mero de muestras suficiente como para satisfacer la demanda de trasplantes de la poblaci?n. Los bancos p?blicos, tienden a conservar de forma an?nima miles de muestras de SCU, con un fin exclusivamente alog?nico, para cualquier receptor necesitado de la poblaci?n. Por el contrario, los bancos privados, tendr?an por fin tanto un uso aut?logo ? intrafamiliar, como en su caso tambi?n alog?nico. De hecho, el uso ant?logo, quedar?a desatendido de implantar solamente bancos p?blicos, y sin embargo supone la situaci?n ideal de m?xima efectividad en un trasplante de sangre de cord?n umbilical, siendo extensible a un receptor compatible emparentado, habitualmente un hermano o un miembro pr?ximo de la propia familia, en contraste con la laboriosa e insatisfactoria soluci?n de los ?beb?s medicamento?. En cualquier caso existen razones sobradas a favor de la conservaci?n de SCU en bancos privados. En primer lugar, no se ha demostrado que el trasplante no emparentado sea mejor que el relacionado, pero adem?s existe una raz?n de coste, ya que la utilizaci?n de una muestra de origen no emparentado obliga a la realizaci?n de costosos an?lisis, innecesarios en el caso de trasplante relacionado. Por otra parte, las opciones de ?xito probablemente sean mayores, aunque este hecho no haya sido demostrado aun estad?sticamente.

El Dr. Wagner [13] es miembro del equipo que realiz? el primer transplante de c?lulas madre de cord?n umbilical en un paciente con leucemia y una autoridad reconocida mundialmente. En estos casos, la disponibilidad y aplicaci?n de SCU es inmediata, al estar identificada la muestra como de la propia persona desde el nacimiento, con las m?ximas garant?as de viabilidad tras el transplante y una reducci?n significativa de los riesgos de incidencia de la enfermedad de injerto contra hu?sped. En coherencia con este hecho, en todos los pa?ses de nuestro entorno y nivel de desarrollo similar, se est? favoreciendo el establecimiento de los dos tipos de bancos, p?blicos y privados, e incluso mixtos, de modo que queden cubiertas las necesidades de las personas individuales que lo deseen, las del inmediato entorno familiar y el conjunto de la poblaci?n. Respecto a esta aplicaci?n, es de destacar el ?xito del trasplante ant?logo logrado por el Dr. John Wagner, en tres ocasiones para la curaci?n de ni?os con anemia apl?sica grave. En declaraciones del Dr. Wagner, a Diario M?dico "en los tres casos, la recuperaci?n con el autoinjerto de SCU fue muy r?pida. Se puede aducir que son pocos casos, pero hay que tener en cuenta que los bancos aut?logos apenas llevan diez a?os en marcha" [14]. Desafortunadamente la mayor?a de los enfermos de leucemia no disponen de un donante relacionado de SCU, por lo cual la opci?n es recurrir a un trasplante no emparentado. En otras palabras, no se hacen m?s trasplantes relacionados porque no se dispone de m?s donantes emparentados. A medida que aumente el n?mero de bancos p?blicos y privados y con ello los dep?sitos de SCU, ir? aumentando el n?mero de trasplantes entre personas emparentadas.

En resumen, dado que el DGP conlleva la destrucci?n y la selecci?n eugen?sica de embriones, es necesario el desarrollo de normas reguladoras, que m?s all? de la ordenaci?n de su aplicaci?n en los casos concretos de las enfermedades gen?ticas importantes que se puedan diagnosticar, evite su desplazamiento hacia otro tipo de intereses no relacionados con los fines cl?nicos.

?- ?-? -??????-?
Nicol?s Jouve de la Barreda



[1] Darwin, Ch.The origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life (1859).

[2] Galton F. Inquiry into human faculty (1983).

[3] Kitcher, Ph. The Lives to Come: The Genetic Revolution and Human Possibilities. Penguin. (1997).

[4}World Medical Association Declaration of Helsinki. Ethical Principles for Medical Research Involving Human Subjects. 18th WMA General Assembly, Helsinki, Finland, June 1964

[5] Gardner, R. L., Edwards, R. G. Control of the sex ratio at full term in the rabbit by transferring sexed blastocysts. Nature 218, 346-349 (1968).

[6] Johnson, L. Gender preselection in mammals: an overview. Dtsch Tierarztl Wochenschr. 103, 288-291 (1996).

[7] Monk, M., Handyside, A., Hardy, K. & Whittingham, D. Preimplantation diagnosis of deficiency of hypoxanthine phosphoribosyl transferase in a mouse model for Lesch-Nyhan syndrome. Lancet 2, 423-425 (1987).

[8] Benson, C. & Monk, M. Microassay for adenosine deaminase, the enzyme lacking in some forms of immunodeficiency, in mouse preimplantation embryos. Hum. Reprod. 3, 1004-1009 (1988).

[9] Saiki, R. K. et al. Enzymatic amplification of b-globin genomic sequences and restriction site analysis for diagnosis of sickle cell anemia. Science 230, 1350-1354 (1985).

[10] Handyside, A. H., Lesko, J. G., Tarin, J. J., Winston, R. M. & Hughes, M. R. Birth of a normal girl after in vitro fertilization and preimplantation diagnostic testing for cystic fibrosis. N. Engl. J. Med. 327, 905-909 (1992).

[11] Los cuerpos polares son las c?lulas no maduras que acompa?an al ovocito femenino, por divisi?n de la misma c?lula germinal. Estas c?lulas quedan adheridas externamente al ovocito y en muchos casos, se puede estudiar su contenido gen?tico e indirectamente deducir el del ovocito sin que se planteen problemas ?ticos. No obstante, los cuerpos polares proporcionan s?lo una informaci?n parcial sobre el genotipo materno, por lo que no pueden utilizarse para los casos en los que la alteraci?n gen?tica que se desea diagnosticar procede del padre.

[12] Gluckman, E., V. Rocha and C. Chastang. Cord blood stem cell transplantation. Bailliere?s Best Practice and Research. Clinical Haematology; 12: 279-292. (1999).

[13] Wagner J.E. (2003). Umbilical cord blood transplantation: New frontiers. Retrieved Sept. 11, (2003): http://www.fairviewbmt.org/ucb.asp

[14] El Dr. John Wagner y el autor de este art?culo, el Dr. Nicol?s Jouve, son miembros del comit? bio?tico y m?dico-cient?fico de VidaCord, primera entidad acreditada por las Autoridades Sanitarias espa?olas como banco privado de sangre de cord?n umbilical, de conformidad a la normativa vigente en Espa?a (RD 1301/06) y en la Uni?n Europea (Directiva 23/2004).

Tags: eugenesia

Lunes, 02 de julio de 2007




De los pa?ses europeos, s?lo en Espa?a, Italia, Portugal y Grecia se puede obtener el t?tulo sin tener que realizar un aborto, denuncia la FIAMC


Para entrar en seg?n qu? bandas criminales, como algunas "maras" de Sudam?rica, te piden cometer un asesinato, algo que demuestre que dejas atr?s la inocencia y que entras en una cultura donde matar forma parte de tu tarea.

En Europa, te piden lo mismo para ser ginec?logo. En las pr?cticas como estudiantes, te piden participar en un aborto. As?, ser pro-vida o cristiano coherente, te dificulta mucho el acceso al t?tulo de ginecolog?a. As?, esta especialidad m?dica va construyendo un "consenso" con cierto tipo de m?dicos que tiene cierto tipo de "valores".

S?lo en cuatro pa?ses de Europa se puede obtener el t?tulo de ginec?logo sin tener que realizar un aborto, explica el presidente de la Federaci?n Internacional de Asociaciones M?dicas Cat?licas (FIAMC, www.fiamc.org ), Josep Maria Sim?n: son Espa?a, Italia, Portugal y Grecia.

Con motivo de la celebraci?n la semana pasada en Zagreb (Croacia) del congreso de ginec?logos cat?licos, Sim?n explic? a Europa Press que en Espa?a, "a pesar de que cuesta, a?n se puede encontrar alg?n servicio que acepte residentes que no practiquen abortos". No es el caso de Francia, Suiza, Alemania o Austria donde "lo normal", seg?n el presidente de FIAMC es que en los planes de estudio figure la pr?ctica de abortos.

Ayuda obst?trica a las madres del Tercer Mundo

Sim?n ha explicado adem?s que el tema central del congreso era la 'Relaci?n de la pr?ctica obst?trica con el respeto a la maternidad', junto con la "urgencia de actuar en los pa?ses m?s pobres" sobre todo en el cuidado de la mujer embarazada, as? como promover en los pa?ses desarrollados "las ayudas estatales" a las mujeres embarazadas para evitar que aborten.

"La mujer embarazada no tiene en Espa?a pr?cticamente prestaciones. Si una mujer embarazada, inmigrante y sola se presenta en un ambulatorio casi que ni le preguntar?n nada y le dar?n un volante para abortar. Esto pasa y pasa sistem?ticamente", indic?.

Muchas mujeres quieren un ginec?logo cristiano

Sim?n asegur? que son "cada vez m?s" las mujeres que quieren que las atienda un m?dico que siga el Magisterio de la Iglesia, "a?n no estando de acuerdo cien por cien" con ?l. Seg?n precis?, un estudio ha revelado que en Estados Unidos hay 10 veces m?s mujeres que querr?an ir a uno de estos ginec?logos pero que no pueden porque los que hay est?n colapsados.

En esta l?nea, a?adi? que en Espa?a, la gente "no s?lo le pasa" esto con el ginec?logo sino tambi?n con otras especialidades delicadas como son los psiquiatras y los m?dicos que atienden a pacientes con enfermedades terminales. "La gente llega un momento que quiere saber y esto es propio de las sociedades occidentales: saber con qui?n te juegas los cuartos. Entre el paciente y el m?dico hay un contrato verbal o no verbal pero la gente espera que el m?dico le diga c?mo va jugar en ese caso, qu? ?tica va a aplicar", explic?.


Publicado por Galsuinda @ 21:31  | Glup!
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 01 de julio de 2007