sábado, 10 de enero de 2009


¡
Es una revelación! dice Sarah Slater ya en casa con su hija Leslie

By Daily Mail Reporter

Cuando Lexie Slater-Folksman nació con 23 semanas de gestación-una edad en que los bebés pueden ser abortados legalmente-pesaba sólo 1 libra 8 oz, poco más de 600 gr los médicos la pusieron en cuidados neonatales y advirtieron a los padres del riesgo que corría la vida de su hija.

Era tan prematura que ni siquiera se le habían desarrollado correctamente los ojos. Al mes se la sometió a la cirugía láser. Estuvo conectada a un ventilador durante varias semanas por sus pequeños e inmaduros pulmones. Lexie superó todos los contratiempos de forma gradual.

Ahora, a los seis meses de su nacimiento con un peso de 8 libras -3.628 gr- y buena salud ha podido ir a su casa, un motivo de alegría y un gran alivio para sus padres, Sarah Slater de 20 años y Richard Folksman, de 25.

El caso de Leslie demuestra que las leyes sobre el aborto son anticuadas y hay que cambiarlas. Con 23 semanas, Lexie nació una semana antes de la fecha límite para el aborto legal! En mayo la mayoría de los diputados votaron a favor de que el límite legal para los abortos fuera de 24 semanas y rechararon una propuesta que lo impidiera a partir de 12 semanas. Activistas anti-aborto han argumentado que el plazo era demasiado largo y que los derechos de un bebé han de considerarse también sobre su viabilidad.

En unas declaraciones hechas por Sarah en el hogar de la familia en Wigan afirmó: nos alegra mucho tener a Lexie en casa con nosotros, ella demuestra qué anticuadas son nuestras leyes sobre el aborto. «Algunas madres pueden terminar legalmente su embarazo a las 23 semanas pero mi Lexie es la prueba viviente de que los bebés pueden nacer de forma muy prematura y sobrevivir.

Me di cuenta de que aunque un bebé no esté bien desarrollado a las 23 semanas tiene, sin embargo, oportunidades de vida. Añadió: estoy muy agradecida a todos los que enel hospital ayudaron a mantener viva nuestra hija. La niña es muy luchadora y no puedo imaginar la vida sin ella.

Embarazo complicado

Sarah y Richard, techador de profesión, tienen una hija, Teegan, de dos años de edad y se alegraron mucho al ver que Slater estaba embarazada de su segundo hijo en febrero. Sin embargo una semana más tarde, fue trasladada al hospital con fuertes dolores de estómago. Los médicos temieron que fuese un embarazo ectópico. El bebé era tan pequeño que podía verse en una exploración aunque las pruebas hormonales confirmaron que sí estaba embarazada. A las 22 semanas rompió aguas y fue de nuevo al hospital. Los médicos intentaron detener el parto por temor a que la niña no sobreviviera. Apenas una semana más tarde Sarah dio a luz a su hija.

Sarah cuenta: Richard estuvo allí conmigo en todas las dificultades. No es una persona que muestre fácilmente sus emociones pero al dar a luz a Lexie lloró. Cuando mi hija nació era increiblemente minúscula. En el hospital tenían todo dispuesto, una incubadora para ella, y la llevaron a la unidad neonatal.

Daba miedo verla tan pequeña y rodeada de tubos, continúa, no podía dejar de llorar. Su piel era de color rojo, como si estuviese quemada. Solo se nos permitió tocarla a Richard y a mí. En un primer momento, hicimos llegar nuestras manos por un lado de la incubadora con gran regocijo.

Durante los siguientes cinco meses, hemos dedicado dedicado innumerables horas al lado de la cama de nuestra hija. Lexie estaba muy, muy enferma; sus pulmones no se había desarrollado correctamente y no superaba la obstrucción.

Fue sometida asimismo a una cirugía a las cinco semanas porque el interior de sus ojos no se había desarrollado: estaban pegados cua
ndo nació. Cuando abrió los ojos por primera vez me embargó un sentimiento de alivio y entusiasmo. Probablemente tendrá que usar gafas cuando sea mayor, aunque si es el único efecto secundario entonces realmente no es un contratiempo.

En casa

Permaneció en Hope Hospital en Manchester 15 semanas, y más tarde estuvo en el hospital en Wigan Fue un alivio cuando llegó al Wigan: estaba más cerca de todos nosotros.

Lexie todavía tiene una máquina de oxígeno para ayudarla a respirar, y sufrirá de problemas pulmonares durante el resto de su vida, pero gana fuerza cada día.

Su madre añadió:
Lexie es una revelación: sirve para demostrar que nunca se debe renunciar a la esperanza.

Publicado en www.dailymail.co.uk de donde están extraídas las fotos





Adopción Espiritual Aborto

Tags: Lexie Slater-Folksman, Sarah Slater, prematuro, bebé más pequeño

Publicado por Desconocido @ 17:45  | Pequeños grandes milagros
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios