S?bado, 20 de noviembre de 2010


La se?ora Kelly Clinger, una artista estadounidense, que adem?s ha sido parte del elenco musical de la cantante pop Britney Spears, tuvo dos abortos durante el temprano periodo de su veintena de a?os de edad. Habla con mayor profundidad de la experiencia de sus abortos en su diario en ingl?s?la bondad y la misericordia, mi verdad sobre el aborto. En este art?culo, publicado esta semana, ella habla sobre sus continuas luchas internas para lidiar con el periodo subsiguiente, pasados los abortos.
Alguien me pregunt? si yo me hab?a enterado de lo sucedido con el m?dico en la ciudad de Orlando, en el Estado de Florida, en los Estados Unidos de Am?rica, que estaba metido en muchos l?os. Cuando busqu? las noticias para enterarme, me di cuenta que se trataba de James Pendergraft, el m?dico que me hab?a practicado los abortos. En estos momentos le han suspendido su licencia para practicar la medicina por cuarta vez, y en esta ocasi?n se debe a que realiz? abortos tard?os pasado el periodo permitido por ley.
Cuando vi una fotograf?a de la cl?nica, me derrumb?. Cuando vi una fotograf?a del m?dico, yo comenc? a llorar sin poder parar.
Cada vista, cada sonido, cada sentimiento regres? a m?. Todav?a recuerdo el cartel montado en el techo. Fue lo ?ltimo que vi antes de quedar dormida por la anestesia, y fue lo primero que vi cuando me despert?.
El art?culo en la prensa estaba repleto de historias de mujeres como yo? aquellas que han sufrido durante meses, incluso a?os, debido a los abortos incompletos que le fueron practicados.
Se relat? el caso de la?mujer que estaba despierta y vio cuando fue extra?do su beb? , y el modo en que el cuerpo del beb? ni?o se desbarat? en las manos del m?dico. Ellos escucharon su desesperada llamada telef?nica de emergencia en que dec?a que quer?a que su beb? viviera despu?s de ver que realmente es un beb?, pero nadie en la cl?nica la ayudaba. Cuando la ambulancia lleg?, ya el beb? estaba muerto.
?
Es un tema inc?modo? porque si yo lo llamo beb?, si yo admito que era un ni?o o una ni?a con diez dedos en las manos y diez dedos en los pies, y con una vida ya trazada por Dios, entonces yo estoy diciendo que yo soy una asesina. Si yo hablo de esto, escribo un diario sobre esto, entonces eso lo hace real.
Pero cuando yo pienso que he alejado los recuerdos lo suficientemente lejos de m?, de modo que no me puedan alcanzar, con todo, regresan nuevamente.
El odio a uno mismo es paralizante. Acecha muy de cerca y me dice que yo no merezco la felicidad. El sentido de culpabilidad es sofocante. Ha afectado cada relaci?n humana que tengo. No puedo confiar en otros ni hacer intentos hacia la intimidad.
Yo aceptar?a que me dispararan con una bala para salvar a mis hijos ya nacidos y fuera de mi vientre. ?Por qu? no proteg? a mis hijos que estaban dentro de mi vientre?
Ya no guardo la esperanza de que el pasado pudiera haber sido distinto. No puedo cambiar lo que hice. Cada estudio b?blico, sesi?n de consejer?a, y oraci?n, parece ser solamente una venda puesta sobre una herida que nunca se sanar?.
Por eso, yo voy a ser una voz para mis hijos quienes solamente saben del cielo. Yo voy a ser una voz para las millones de mujeres que viven con el arrepentimiento, el sentido de culpabilidad, el odio a s? mismas, y el temor de que se sepa lo que les ocurri?. Yo voy a ser dolorosamente honesta sobre cada sentimiento que tengo, y yo voy ser una defensora de la vida, a?n cuando ello sea impopular o pol?ticamente incorrecto. Por eso, por favor, ah?rrense hacerme saber de los argumentos pro-vida o pro-aborto. S? lo que vi. S? lo que siento. Nunca m?s ser? la misma persona. Nunca me voy a sobreponer a esto.
Y si yo no asumo la carga de este dolor para convertirlo en mi prop?sito de vida, creo que me matar?.

Tags: spa, aborto, Kelly Clinge

Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 14 de noviembre de 2010

?

ACI ?La demanda de una pareja contra una cl?nica de fertilidad por el nacimiento de Mariana, una ni?a con S?ndrome de Down, ha despertado la pol?mica sobre el gran negocio de la fecundaci?n asistida en Per?, una industria que para los expertos, comercia con el anhelo de ser padres y presenta al hijo como un objeto en venta.

En declaraciones a ACI Prensa, el experto en bio?tica Renzo Paccini, explic? que detr?s de la demanda por el caso Marianita "hay una aproximaci?n mercantilista a la procreaci?n humana" y "los que pagan las consecuencias son esos seres humanos que est?n en estado embrionario" y son eliminados de manera masiva".

Walter Gonz?les y Ana Mar?a Rodr?guez, denunciaron a la cl?nica Concebir de esta capital por el nacimiento de su hija Mariana de nueve meses de edad que presenta S?ndrome de Down y complicaciones cong?nitas, a diferencia de su hermana melliza que naci? con buena salud.

Los padres de Mariana exigen una reparaci?n econ?mica de un mill?n de soles (unos 350 mil d?lares) y han presentado el caso como una "estafa" alegando que pagaron 15 mil d?lares por un tratamiento de fecundaci?n in vitro del que deb?an nacer solo ni?os sanos.

Paccini record? que en las cl?nicas de fertilidad se producen embriones que muchas veces morir?n para que nazca uno. Agreg? que una de las maneras de eliminarlos es someterlos a un "control de calidad" que discrimina qu? embri?n no ser? implantado ante una posible alteraci?n o enfermedad.

El director para Am?rica Latina del Population Research Institute, Carlos Polo, dijo a ACI Prensa que ?ste "es un ejemplo claro de la terrible l?gica que introduce la reproducci?n asistida: el hijo convertido en mercanc?a" y la apertura a la l?gica abortista.

"No es necesario explicitar lo que debe hacerse con los embriones que no cumplan el est?ndar requerido. Es claro que hubieran preferido que desechen a Mariana y a todos los embriones que no fueran el hijo anhelado. Ninguna cl?nica de reproducci?n asistida produce un solo embri?n en este proceso comercial que cuesta 15,000 d?lares en el Per?. Cumplido el contrato, lo dem?s es material de desecho", explic? Polo.

Por su parte y consultada por ACI Prensa, Gloria Adaniya, presidenta del Centro de Promoci?n Familiar y Regulaci?n Natural de la Natalidad (CEPROFARENA), record? que "el ni?o tiene derecho a nacer naturalmente y dentro de una familia, tiene derecho a nacer con dignidad dentro del matrimonio, y no debe ser considerado un objeto de propiedad".

Adaniya record? que no existe el derecho al hijo sino el derecho de los ni?os a "tener padres y nacer del amor humano e integrar una familia".

"La fecundaci?n in vitro trata al ser humano como mercanc?a y es penoso porque realmente justifica eliminar tantas vidas, tantos hijos" al decidir cuantos embriones se fabrican, "cu?ntos se eliminan, cu?ntos se desechan, cu?ntos se eligen".

La doctrina cat?lica se opone a la fecundaci?n in vitro por dos razones primordiales: primero, porque se trata de un procedimiento contrario al orden natural de la sexualidad que atenta contra la dignidad de los esposos y del matrimonio; segundo, porque la t?cnica supone la eliminaci?n de seres humanos en estado embrionario tanto fuera como dentro del vientre materno, implicando varios abortos en cada proceso.

?

?

??


S?bado, 13 de noviembre de 2010

Ante la alternativa mi mujer no dud?: suspendi? inmediatamente cualquier curaci?n quimioter?pica pensando en el hijo que habr?a de nacer
?
Malgorzata Burakowska, 39 a?os, de origen polaco y conocida como Margarita, fue sepultada este jueves, 11 de noviembre en Castelnovo Monti, pueblo situado a 50 kms de Regio Emilia, en el Apennino (Italia).
La mujer hab?a llegado a Regio Emilia hace diez a?os para trabajar como empleada dom?stica. Deja viudo, Adelmo Stefanello de 66 a?os, obrero jubilado, con quien tuvo en Polonia a su primer hijo, de 15 a?os, y al peque?o Gabriele, de 19 meses, el ni?o que llevaba en el vientre cuando decidi? suspender los tratamientos, con tal de llevar a t?rmino el embarazo.

Suspendido el tratamiento, explic? el marido, la enfermedad sigui? su curso. Lo sucedido ha sido contado hoy por el ?Resto del Carlino?

Despu?s del nacimiento del ni?o, la mujer retom? la terapia pero el mal hab?a avanzado. ??ltimamente los tratamientos le hac?an sentirse mal?, cuenta el marido. ?Com?a muy poco y hab?a adelgazado mucho?.
La mujer se hab?a notado un bulto en el seno hace cuatro a?os. El medico de familia sospech? que se tratase de un tumor. ?Enseguida fuimos al Instituto para los tumores de Mil?n, donde recibimos la tremenda sentencia: se trataba de un tumor en el seno?, dice el marido.

En 2008 la mujer supo que estaba embarazada. ?Desgraciadamente el m?dico hubo de ser claro: una cosa o la otra, es decir, o curar la madre o salvar al ni?o?, recuerda el marido. ?Ante la alternativa mi mujer no tuvo dudas: suspendi? inmediatamente todos los tratamientos pensando en el hijo que habr?a de nacer. No dud? un instante, estaba decidida a sacrificarse a s? misma para salvar al beb?.
El lunes por la tarde la mujer se sinti? mal en casa y fue llevada al hospital, donde falleci? en la ma?ana del martes. Se esper? para el funeral para permitir la llegada de la madre de la mujer a Castelnovo Monti desde Polonia.


Publicado por Galsuinda @ 12:55  | Testimonios provida
Comentarios (0)  | Enviar
Y cuantos m?s a?os pasan, m?s influyen...
.
.

Publicado por Galsuinda @ 12:24  | Educaci?n
Comentarios (0)  | Enviar