S?bado, 17 de septiembre de 2005
El embri?n ya pas? de la fase de impaciente a la fase de asustado, al principio eran los investigadores impacientes, y eso era preocupante; ahora son los pol?ticos los que han convertido al embri?n en un problema p?blico, y, caro embri?n, ahora ya lo tenemos m?s dif?cil, y eso que eres un embri?n humano. En sus Bienaventuranzas desde la Torre, Tom?s Moro dec?a: ?Bienaventurados los que saben reconocer a Dios en todos los hombres, habr?n encontrado la verdadera luz y la aut?ntica sabidur?a; bienaventurados los que saben distinguir una monta?a de una piedra, porque se evitar?n muchos inconvenientes?. Como todos nos vamos a morir ya te saludaremos, lo que no s? es lo que te dir?n, bueno, no te dir?n nada, les dir?n. Por muy noble que sea el fin perseguido, es inaceptable moralmente la producci?n, manipulaci?n y destrucci?n de embriones humanos. Nunca se puede instrumentalizar al ser humano. La ciencia y la t?cnica requieren la ?tica para no degradar sino promover la dignidad humana. Descongelar los embriones sobrantes para reanimarlos y luego quitarles la vida en la obtenci?n de sus c?lulas madre como material de experimentaci?n es una acci?n gravemente il?cita que no puede ser justificada por ninguna finalidad supuestamente terap?utica.

La directora de la c?tedra de la Unesco, Mar?a Dolores Vila-Coro, dice que si no hubiera verdades objetivas, si no existieren unos puntos de vista comunes para los investigadores, ?c?mo ser?a posible la ciencia? Y, ?c?mo ser?a posible promulgar unas leyes que no tuvieran como referente unos valores y principios que todo el mundo entiende y comparte? Si cada uno se guiara por su propia conciencia vivir?amos en un caos donde la convivencia ser?a imposible. Una fil?sofa que se dedica a la bio?tica ha llegado a proponer que se adopte una ??tica de m?nimos?: un conjunto de normas morales que todos estuvieran dispuestos a cumplir. Eso significa salirse de la filosof?a, concretamente de la ?tica, para invadir el campo del Derecho. Lo que propone esta filosof?a es lo que sucede en los parlamentos, cuando los partidos en el poder no tienen mayor?a y si ven obligados a negociar con otros partidos para promulgar una leyes que todos est?n dispuestos a cumplir. Pero esto es inadmisible en el caso de la ?tica porque mi conciencia depende de que yo cumpla o no cumpla una ley moral, pero no puedo decidir a mi antojo sobre el bien y el mal. Las leyes morales son comunes a todos los pueblos de la Tierra: en todas las culturas matar, robar y mentir son delitos que se han rechazado; las culturas que no las respetan se degradan y termina imperando en ellas el s?lvese quien pueda.

Como dec?a Einstein, en caso de duda olvidar la ciencia y recordar nuestra humanidad. En relaci?n a los embriones congelados, hay tres t?rminos, seg?n la doctora L?pez Moratalla, con diferente carga emotiva para el mismo hecho: ?Producir embriones para...?. Uno, el producir por fecundaci?n in vitro s?lo para investigar, nos lleva a corear ?no hace falta ese despilfarro humano, tenemos muchos congelados! El segundo, usar los embriones excedentes que est?n congelados y sobran en las cl?nicas de fecundaci?n in vitro para investigar nos lleva r?pidamente a gritar ?qu? crueldad negarse a que se usen para una investigaci?n tan prometedora si se van a destruir cuando pase el plazo legal de cinco a?os! El tercero, producir abundantes embriones aprovechando los ?vulos comprados -eso s?, a precio simb?lico- a j?venes chicas donantes para producir embriones y de este modo agilizar las largas colas de espera de las cl?nicas de fecundaci?n asistida, se acompa?a de un ?hay que fomentar la donaci?n solidaria! En qu? quedamos: ?sobran o faltan embriones humanos? M?s a?n, si es que sobran, ?por qu? no dar permisos y fondos monetarios para que los investigadores experimenten con ellos? La sola idea de una vidas humanas excedentes, formando parte de un lote que sobra y uno no sabe como quit?rselo de encima de una forma ?tica y digna, sugiere muchas razones para tomar la resoluci?n de no producir m?s embriones que los que van a poder anidar en la madre y llegar a nacer y vivir. De evitar que sobren, legislando y modificando leyes es la forma para garantizarlo.

Vidas humanas ?como medio para? por muy noble que sea el fin, no parece buen m?todo m?dico. Es conocido de todos que en pro de alcanzar una eficacia respetable de las t?cnicas de fecundaci?n asistida se ha generalizado, y legalizado en pa?ses como el nuestro, inducir a la que desea ser madre una multiovulaci?n: se le provoca que madures varios ?vulos en un solo ciclo. Es una forma menos molesta para ella ya que en la misma intervenci?n se le toman varios ?vulos; despu?s se fecundan, se dejan desarrollarse unos d?as y se transfieren unos pocos de los embriones al ?tero para que uno de ellos con la cooperaci?n del resto pueda anidar y el resto se congelan. Ese resto pasa a ser sobrante si la primera transferencia embrionario tiene ?xito y llega a nacer un beb?. La recomendaci?n m?dica de los investigadores es obvia y lo hacen decididamente: no producir m?ltiples ?vulos, sacar uno, o dos, que maduran en un ciclo normal. Esto es, es la ciencia, no s?lo la ?tica, la que indica la conveniencia de que no sobren embriones.

Una cosa es lo pr?ctico y otra es la ?tica, y el ideal ?tico es el respeto a nuestros semejantes y, por supuesto, a la no experimentaci?n con ellos. Bienaventurados los que saben mirar sabiamente a las cosas peque?as y tranquilamente a las importantes, llegar?n lejos en la vida.

Agust?n Villanueva es profesor de Econom?a Aplicada de la UMH.
AGUST?N VILLANUEVA
El embri?n acongojado
Publicado por Galsuinda @ 10:31  | Aborto
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios