Domingo, 18 de septiembre de 2005

Por qu? ?Bea? abort? a los 6 meses si se supo con 4El caso de Beatriz, una mujer de 25 a?os pero con una edad mental de tres, conmocion? a Espa?a hace unas semanas al conocerse la disputa entre quienes quer?an que abortara y quienes se opon?an.Seg?n ha sabido CRONICA, hubo constancia mucho antes del embarazo, pero por cuestiones burocr?ticas se dej? pasar el tiempo. [-?OBSERV? muchas irregularidades... con respecto a los ni?os, puse en conocimiento a la direcci?n que no recib?an la atenci?n que necesitaban, hasta el punto de que hay una chica interna embarazada. Que teniendo conocimiento de que el Ayuntamiento de Avil?s concede subvenciones a dicha entidad, solicito que se tomen las medidas oportunas para controlar dichas irregularidades...?]

    - ESCRITO DE UNA EX TRABAJADORA (Recibido en el Ayuntamiento de Avil?s el 25 de noviembre de 2004)
PATRICIA DEL GALLO
Beatriz, en el centro rodeada por un c?rculo, junto a un grupo de internos disminuidos ps?quicos en el centro La Amistad, de Avil?s, donde presuntamente se qued? embarazada hace ahora seis meses.



La vida de Beatriz dej? de ser privada y an?nima el pasado mes de noviembre, tras salir a la luz su embarazo. Con 25 a?os y una mentalidad de tres, su familia hab?a decidido pedir al juez la tutela para que le fuera practicado un aborto que finalmente se le realiz? en enero, a los seis meses de gestaci?n.

Muchos fueron los que lanzaron entonces sus voces y sus cr?ticas contra la decisi?n de la familia, pero muy pocos se preocuparon de averiguar en qu? condiciones hab?a vivido la joven los ?ltimos meses, cu?l era la situaci?n por la que atravesaban sus padres o qu? apoyo hab?an recibido en todo este asunto.

Cansada de ver el sufrimiento de esa familia acosada por algunas asociaciones antiabortistas y medios de comunicaci?n, Rosi, una amiga ?ntima de la familia de Beatriz, ha querido dar a conocer lo que realmente ocurri? porque ellos, asegura, ?no son los culpables.Lo son otros, con nombre y apellido. Y, en este caso, hubo como m?nimo negligencia?.

Seg?n esta amiga, los padres y hermanos de Bea, como la conocen todos, se enteraron del embarazo de la joven el d?a 3 de noviembre por una llamada de la Consejer?a de Asuntos Sociales, y no de los responsables del centro en el que viv?a. Apenas dos d?as antes, en una visita habitual, su hermana hab?a notado que Bea parec?a ?muy gordita, con la cara hinchada y muy nerviosa?. Estaba ya de cuatro meses y medio.


SUSTO


En ese momento el mundo se les viene encima. Con un padre cargado de problemas personales y una madre con una grave enfermedad, los hermanos no saben qu? hacer ni d?nde acudir. Solo saben que no quieren que la gestaci?n siga adelante. En la familia han fallecido ya tres hijos deficientes, el ?ltimo en el centro donde vive Bea. Lo que hasta ahora no han logrado entender es c?mo ha podido pasar tanto tiempo hasta que se dieron cuenta del embarazo.

D?as m?s tarde, el 24 de noviembre lleg? un escrito al Ayuntamiento de Avil?s -y poco despu?s a la Consejer?a de Bienestar del Principado- en el que, entre otros asuntos, se alertaba de que los ni?os que junto a Bea viv?an en el centro La Amistad, especializado en deficientes mentales y subvencionado por la Administraci?n, ?no reciben la atenci?n que necesitan? e incluso se hace referencia a que en ese momento ?hay una interna embarazada?.

La Consejer?a pide entonces un informe al centro y a partir de ah?, seg?n asegur? el responsable de comunicaci?n, Silvino Alvarez, ?debe ser la familia quien lo denuncie, si cree que ha podido haber alg?n tipo de abuso?. Y as? lo hicieron. Los familiares de Bea acudieron al Juzgado porque est?n convencidos de que su hermana sufri? abusos sexuales.

Comenzaron los tr?mites legales, las idas y venidas de Beatriz a los juzgados de Avil?s, y los contactos con cl?nicas madrile?as para realizar el aborto. Ah? surgi? otra sorpresa: Bea, a pesar de sus 25 a?os y de que vive amparada por una asociaci?n especializada en discapacitados, no tiene la tutela familiar. Es decir, que ellos no pueden disponer de la suerte de su hija. Seg?n Rosi, a la familia nadie le hab?a dicho que ten?an que hacerlo. Este extremo ha extra?ado a muchos juristas porque no es habitual que con 25 a?os una deficiente con una mentalidad de tres no tenga la tutela de sus padres.

Cuando la solicitan, Bea ya est? de cinco meses. Los tr?mites son largos y el tiempo pasa. El embarazo sigue adelante. Los amigos de la familia aseguran que la joven en ning?n momento fue consciente de su estado. ?Ten?a mucho apetito y lo que le alteraba era ese ir y venir de un lado para otro, madrugar para acudir al Juzgado, coger el coche y viajar a Madrid cuando nunca lo hac?a...?, aseguran.


ABORTO GRATIS

Desde una cl?nica de la capital de Espa?a, seg?n Rosi, les ofrecieron incluso la posibilidad de llevar a cabo el aborto antes de tener los papeles de la tutela en regla, pero la familia se neg?, porque quer?an hacerlo todo legal y porque si Beatriz abortaba no habr?a posibilidad de demostrar una posible violaci?n. Los tr?mites siguen su curso en el Juzgado, pero lentos. Es diciembre y los festivos no cuentan.

En el puente de la Constituci?n y la Inmaculada, Bea ya est? de cinco meses y medio. Veinte d?as despu?s el titular del Juzgado n?mero 1 de Avil?s, Jos? Luis Ni?o, devuelve por fin la tutela a sus padres. No era el final. El pol?mico asunto llev? al fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, Gerardo Herrero, a anunciar una hora antes de que terminara el plazo legal que presentar?a un recurso a esa decisi?n. Aunque finalmente no lo hizo, s? retras? unos d?as m?s todo el proceso.

En Espa?a, el l?mite legal para realizar un aborto es de 24 semanas, a excepci?n de que corra peligro la vida de la madre o tener el hijo suponga un deterioro de su salud f?sica o mental. Expertos consultados aseguran que un feto de 24 semanas de gestaci?n ya grita dentro del vientre y Bea estaba de m?s de 20. Adem?s, el asunto trasciende y pasa del ?mbito privado a ser un tema de debate y portada de los medios de comunicaci?n de media Espa?a.Varias organizaciones antiabortistas se ponen en pie de guerra.

Hazte o?r organiz? una campa?a de recogida de firmas y concentraciones silenciosas. ?sta y otras organizaciones llegaron a solicitar la tutela de la joven y su beb? para que no le fuera practicado el aborto. Se comprometieron a buscarle al ni?o unos padres adoptivos.Llegaron a enviar cartas a cl?nicas de Madrid y Barcelona pidiendo que, en caso de que el juez autorizase el aborto, se negaran a realizarlo. Tambi?n recurrieron el fallo judicial que permit?a acabar con el embarazo.


AMENAZAS


La Asociaci?n Asturiana de Defensa de la Vida Humana (ADEVIDA) intent?, sin ?xito, personarse en la causa para defender los derechos del nasciturus pero su petici?n no fue atendida. Rosi, la amiga de la familia, asegur? que esos d?as ?fueron muy duros.Todo el mundo hablaba de nuestro caso, y de nosotros. Se recibieron llamadas insultantes y amenazas: "si lo hac?is, ateneos a las consecuencias"?.

Finalmente, en el mes de enero y con todos los papeles en regla, a Bea le practican un aborto, dos meses despu?s de que sus padres tuvieran conocimiento de su avanzado estado de gestaci?n. Seg?n Rosi, ?no entendemos c?mo se tard? tanto y por qu? no se pusieron los medios adecuados, porque, de haberlo hecho, esta situaci?n se habr?a evitado?.

Sobre este tema Aida Fern?ndez, responsable del centro, asegura que ?lo poco que ten?amos que hacer en este tema lo hemos hecho.El resto le corresponde a la Justicia. Nadie se puede creer que en tanto tiempo el centro que cuida a los ni?os no se percatase del embarazo?. Fern?ndez no quiso a?adir nada m?s. Tan s?lo pidi? respeto para la joven y la familia en todo este asunto que se aclarar?, asegur?, ?muy pronto?.

Durante los ?ltimos a?os Beatriz vivi? en esta casa tutelada de Avil?s perteneciente a la asociaci?n La Amistad. El centro posee un piso de los denominados respiro en Avil?s, al que los ni?os deficientes acuden a recibir clases. Luego regresan a sus casas, salvo algunos, como Bea, que duermen en la casa que la Asociaci?n tiene en la misma ciudad.

Quienes conocen a Beatriz, aseguran que es una ni?a risue?a y alegre, que no calla ni un momento. ?Habla por los codos? afirma Rosi. Le gusta pintar, dibujar y hacer deporte. F?sicamente su aspecto no denota su retraso: es morena y bajita y tiene total movilidad. S?lo necesita ayuda para alimentarse.

Cuando entr? en este centro, seg?n Rosi, la familia solicit? que se tomaran medidas porque era una joven con la sexualidad muy despierta y tem?an que algo as? pudiese ocurrir. Sin embargo, los responsables no lo creyeron oportuno porque los ni?os estaban controlados d?a y noche por sus monitores y no habr?a ning?n problema. Pero puede que los hubiera...

Al menos dos personas que hicieron pr?cticas en este centro, entre noviembre y diciembre de 2003, Mar?a Teresa Alonso y Alicia Fern?ndez, aseguraron a este suplemento que lo que vieron en los dos meses que estuvieron all? ?no era normal?.

Una de las internas, a la que llamaremos Sara para preservar su identidad, ronda los 40 a?os y padece un retraso mental profundo.Seg?n el testimonio de estas dos j?venes, y de otras tres personas que estuvieron vinculadas laboralmente al centro y que han querido permanecer en el anonimato, la joven pasa todo el d?a atada con correas a la silla, sin que nadie la mueva ni la saque a pasear.?As? la dej?bamos cuando nos ?bamos por la ma?ana y as? la volv?amos a encontrar cuando regres?bamos al d?a siguiente?.

Sara est? ciega pero no sorda. Las dos j?venes, para proporcionarle alguna estimulaci?n ya que ?nadie le hac?a ni caso?, decidieron comprar una pandereta para jugar con ella. ?No te imaginas c?mo se puso con nosotras la gerente por la pandereta que hab?a costado 100 pesetas?, recuerdan. Pero eso era parte del d?a a d?a. Ambas j?venes aseguran que all? la higiene era nula. Apenas hab?a una toalla para todos los internos as? que ?la misma serv?a para limpiarle el culo a uno que la cara a otro. Cuando dec?as algo, nadie te hac?a ni caso?.

Tampoco sab?an c?mo actuar con los ni?os: ?Nosotras est?bamos de pr?cticas, no conocemos las enfermedades de los chicos y nos dejaban solas con ellos. Imag?nate si les da un ataque u otra cosa?. Tras terminar las pr?cticas, estas dos j?venes aseguran que abandonaron el centro, no sin antes informar a los organizadores del curso de formaci?n en atenci?n al discapacitado de lo que all? ocurr?a. ?Pensamos que eso ser?a suficiente para que alguien tomara cartas en el asunto, pero no fue as??, concluyen.

Las hermanas de Sara, Felisa y Amada Alvarez, quisieron hacerse con la custodia de la interna porque, seg?n hicieron constar en el Juzgado, la joven, con una deficiencia muy profunda, ?no era atendida correctamente?. Incluso, aseguran que en algunas de las visitas al centro la encontraron con las manos llenas de heridas.

Tras el proceso judicial, el juez entendi? que las hermanas no podr?an cuidarla mejor que en la casa La Amistad, que se hizo con su tutela. El juez les ha permitido un r?gimen de visitas de dos veces por semana, pero, aseguran que no les resulta f?cil verla. En los ?ltimos dos meses no han podido entrar en el centro, siempre seg?n su versi?n, porque se lo han impedido.

Hace ya dos meses que no tienen noticias directas de Sara. ?No sabemos si est? viva o muerta?, dicen. Tambi?n sabe de esto Rosi.Asegura que en m?s de una ocasi?n acompa?? a la familia de Bea a visitarla, pero que siempre ten?an que hacerlo junto a la verja de entrada a la casa: ?Nunca nos dejaban estar dentro, no sabemos porqu?.

Adem?s del escrito del pasado 25 de noviembre, hace un a?o una persona acudi? personalmente a la Consejer?a de Bienestar Social con una carta en la que hac?a referencia a malos tratos a los ni?os en dicho centro, de los que hab?a sido testigo. Cuando se le pidi? la identificaci?n, se neg? a darla. La responsable del centro, al preguntarle CRONICA por el contenido de estas denuncias, fue tajante: ?No respondo a denuncias an?nimas?.


INSPECCIONES

A d?a de hoy, el piso respiro y la casa tutelada de Avil?s donde viv?an estos chicos, todos ellos deficientes, han pasado todas las inspecciones. La ?ltima se realiz? en el 2001 y tan s?lo solicitaba aumentar la iluminaci?n de algunas zonas y hacer m?s variada la dieta de los residentes. Lo dem?s estaba correcto.Una informaci?n oficial que choca con el testimonio de algunas personas que estuvieron de una u otra forma relacionadas con el centro.

Por ahora s?lo la familia de Sara da la cara. Otras seis personas aseguraron a este suplemento que el trato con los ni?os no era bueno, pero no se atreven a denunciarlo por v?a judicial. Eso, y el hecho de que no tengan pruebas, hacen poco probable que pudieran ganar un juicio. Sin embargo la Consejer?a de Bienestar Social cree que es necesario que estas personas, si es cierto lo que dicen, se armen de valor y lo hagan p?blico para actuar, ?de lo contrario?, afirman ?tenemos las manos atadas?.

Cuando se notific? a la familia de Bea su embarazo, ?sta abandon? inmediatamente el centro. Mientras dur? todo el proceso legal para lograr su tutela, y hasta el momento del aborto, fue trasladada a otra residencia de acogida de Oviedo. Por fin, esta misma semana se ha marchado a otro centro de Gij?n, regentado por una orden religiosa, lugar que casi con seguridad ser? su casa desde ahora.

Y es que Bea trata por fin de recuperarse del estr?s que le ha producido todo esto contemplando el mar desde su nueva casa.Quienes la han visitado ?ltimamente aseguran que ha recuperado la sonrisa, perdida tiempo atr?s, que est? m?s tranquila y que nunca fue consciente de su estado.

Pero su familia sigue sufriendo por la situaci?n que atraviesa.Su padre y su hermano han tenido que someterse a pruebas de ADN puesto que se han convertido en los primeros sospechosos del embarazo. Su hermana ha perdido el empleo. Su jefa aleg? motivos personales pero ella est? convencida de que ha sido por todo este asunto y porque no le ha gustado c?mo termin?. El pasado jueves la familia ratificaba en el Juzgado de Avil?s la denuncia por supuestos abusos sexuales a la joven deficiente y espera que una vez se analice el ADN de los m?s allegados se sometan tambi?n a esa prueba los j?venes y cuidadores con los que Bea manten?a contacto.

El aborto no ha sido para ellos una decisi?n f?cil, seg?n Rosi, y les ha supuesto tambi?n un coste econ?mico que no pueden pagar.?Algo as? para una familia con pocos recursos es muy duro?, asegura.La pesadilla parece haberse acabado para Bea. Su familia, en cambio, tardar? todav?a en despertar. Hay mucho que aclarar...



Publicado por Galsuinda @ 16:59  | Pelayo, su historia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios