Martes, 27 de septiembre de 2005

Le doy gracias a Dios por el obsequio de mi vida,
Y por la vida de mis hermanos y hermanas.
S? que soy responsable por los no-nacidos que no pueden defenderse.
S? que la tragedia m?s seria en nuestros d?as es la tragedia del aborto.
Hoy, me comprometo,
A nunca guardar silencio,
A nunca ser pasivo,
A nunca olvidar a los no-nacidos.
Me comprometo a ser un miembro activo en el movimiento pro-vida
A nunca detenerme en la lucha para la defensa de la vida
Hasta que todos mis hermanos y hermanas sean protegidos,
Y nuestro pa?s de nuevo sea
Una naci?n con libertad y justicia
No solo para algunos, sino para todos. Amen!

Padre Frank A. Pavone


Adopciَn espiritual

Publicado por Galsuinda @ 19:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios