Viernes, 21 de octubre de 2005

PATRICIA

Me sent? muy deprimida y pens? en un aborto. No me importaba morir y cre?a que era la soluci?n. En una estaci?n del Metro vi un cartel que dec?a ?embarazo no deseado? ?necesitas ayuda? y aparec?a un tel?fono al que llam? y como pensaba que no ten?a nada que perder acept? asistir a una entrevista personal .


Durante el embarazo me recibieron en el Hogar de Acogida, me ayudaron con lo que necesitaba y todo el tiempo tuve el cari?o y respaldo, que me hicieron ver la vida de otra manera.

MARCELA

Mientras estuve en el Hogar continu? asistiendo a la Universidad. Me sent? muy acogida y siempre estaban pendientes de mis controles m?dicos y de lo que me pudiera faltar.


Mi hijo es la personita que m?s quiero en este mundo y me ha dado las fuerzas para querer salir adelante y en las noches cuando lo veo dormidito y pienso que casi fui capaz de abortarlo, le doy gracias a Dios por mostrarme el camino correcto.

CRISTINA

Cuando la prueba de embarazo dio positiva vi mi vida echa pedazos.

Pens? que el aborto era la soluci?n a mi problema, por lo que empec? a experimentar con un mont?n de pastillas y brebajes que no lo provocaron, pero que me agregaron la incertidumbre de creer que mi beb? vendr?a con malformaciones.

En el Hogar de Acogida a la Vida consiguieron que un m?dico me hiciera una ecograf?a. Cuando la vi movi?ndose y chupando su dedito sent? una emoci?n que no puedo describir y tambi?n escuch? los latidos de su coraz?n y desde ese momento supe que mi hija nacer?a.

JENNIFER

Mi madre muri? cuando ten?a 2 a?os y mi padre no pudo hacerse cargo por lo que mis hermanos y yo fuimos internados en Hogares de Menores.

Yo crec? en el Hogar de la Fundaci?n Regazo, me trataron bi?n y pude estudiar, pero hubiera querido poder tener a mi mam?

Cuando estaba en tercero medio me enamor? de un compa?ero de colegio. Me d? cuenta de mi embarazo cuando ya ten?a cuatro meses. ?Dios m?o! no pod?a ser verdad. Cre? que era un mal sue?o.

El aborto nunca fue una idea clara en mi mente. Trat? de pensar que el embarazo no era real, pero se me empez? a notar. Las hermanas se dieron cuenta y me dijeron que por estar embarazada no pod?a seguir en el Hogar de Regazo y consiguieron la posibilidad de ir a otro Hogar donde recib?an a j?venes embarazadas.

En el Hogar de Acogida a la Vida, viv? poco m?s de a?o y medio. Mi hija naci? en Octubre y era muy chiquita. Al principio se me hizo dif?cil cuidarla, pero fui aprendiendo y tambi?n pude terminar cuarto medio y obtuve mi t?tulo en electr?nica.

La asistente social del Hogar de Acogida a la Vida me ayud? mucho. Me tuvo paciencia y siempre se preocup? por m? y por mi hija. Gracias a ella pude restablecer contacto con mis hermanos y volvimos a estar juntos, pues ellos me recibieron con mi hija en la casa donde viven.

Me gusta ser madre a pesar de que mi embarazo no fue planeado. Mi hija me da fuerzas para superarme y siempre voy a estar con ella, pues nadie mejor que yo sabe lo importante que es para un hijo tener a su madre.

ROSANA

Qued? embarazada cuando estaba por terminar los estudios, que me permitir?an alcanzar uno de mis sue?os: ser una bailarina profesional.

Durante los ensayos sent?a n?useas y mareos, por lo que me hice una prueba de embarazo que result? positiva. Me dec?a a mi misma, ?no puede ser?. No pod?a tenerlo. ?Qu? pasar?a con mis sue?os? y ?Qu? ser?a de mi vida?


No contaba con el padre de mi guagua, pues con ?l solamente tuvimos una relaci?n ocasional. Se lo dije a mi mam?, quien por temor a la reacci?n de mi padrastro me propuso abortar y consigui? una direcci?n, d?nde pod?an hacerlo.

Cuando fuimos a ese lugar el m?dico me hizo una ecograf?a y dijo que ten?a que volver por la noche para poder hacerme el aborto. Al salir de ah? mis piernas temblaban y el miedo se apoder? de m?. Lo ?nico que sab?a era que yo no regresar?a.

Tuve que abandonar mi casa, ya que mi padrastro no permiti? que siguiera ah?. Una amiga me tuvo por unos d?as en el peque?o cuarto que arrendaba y tambi?n me acompa?? al Hogar de Acogida a la Vida para pedir que me recibieran.

En el Hogar estuve durante todo el embarazo. Fue un per?odo dif?cil, ya que me invadi? una profunda depresi?n y no s? que habr?a hecho sin el apoyo de mi amiga, de las personas del Hogar y del psiquiatra que consiguieron que me atendiera.

Mi hijo naci? y cuando me lo pusieron en el pecho recib? su calor, lo que fu? una experiencia maravillosa. Me siento muy unida a ?l. Al tenerlo entre mis brazos he recuperado las fuerzas y el empuje para intentar salir adelante.

Trabajar? en lo que sea. Una de mis antiguas profesoras me ha ofrecido hacer clases de baile en una Academia. Estoy muy contenta, pues con el dinero que logre juntar podr? arrendar un lugar para vivir cuando deje el Hogar.

Espero alg?n d?a poder terminar mi carrera de bailarina. Mis prioridades han cambiado. Ahora lo m?s importante y lo que me llena de alegr?a es mi hijito. Sin ?l mi vida estar?a incompleta.

ANGELICA

Nac? y fui criada en Guariulihue, un lugar agr?cola cercano a Coelemu en la Octava Regi?n. Siempre ayude a mi familia con el trabajo en el campo y solamente estudi? hasta octavo b?sico.

Una prima ven?a a trabajar a Santiago y me invit? a venir con ella. Durante tres a?os trabaj? como asesora del Hogar puertas adentro y as? pod?a mandarle dinero a mis pap?s y hermanos que estaban en el sur.


En Santiago conoc? a quien fue mi pololo por dos a?os. La verdad es que me ilusion? y pens? que nuestra relaci?n era algo serio, lamentablemente cuando qued? embarazada pude comprobar que estaba equivocada, pues se desentendi? de la situaci?n y la ?ltima vez que lo v? me di? dinero para que me hiciera un aborto.

La verdad es que no sab?a que hacer. A veces pensaba que el aborto era lo mejor, pero no estaba segura y ten?a miedo a que me pasara algo.

A los cinco meses de embarazo se lo cont? a mi patrona, quien me dijo que conoc?a un Hogar donde pod?an ayudarme. Ella misma me llev? a hablar con la asistente social del Hogar, la que me entreg? la orientaci?n que necesitaba y los antecedentes para empezar a realizar los controles m?dicos. Me qued? tranquila, ya que me recibir?an cuando el embarazo estuviera m?s avanzado y no pudiera trabajar.

Lamentablemente cuando me hicieron los ex?menes el doctor descubri? que mi hijo ven?a con Hidrocefalia. Grit? y llor? amargamente. Todo el tiempo me preguntaba ?Por qu? me pasa esto a m??.

Me deprim? much?simo y casi todos los d?as deb?a asistir al hospital, lo que me imped?a cumplir con mi trabajo. Cuando ten?a 26 semanas de gestaci?n llegu? al Hogar de Acogida a la Vida, donde todos me apoyaron mucho, se preocupaban por m? e incluso me acompa?aban a los controles m?dicos.

Mi hijo Jos? Manuel naci? por ces?rea. Cuando lo v? por primera vez, me di? mucha pena, porque era tan chiquitito y su cabecita estaba con tantas v?lvulas y mangueras para extraer el l?quido que ten?a. Permaneci? cerca de tres meses en el hospital y antes de darlo de alta me ense?aron como lo ten?a que cuidar.

Estoy tan agradecida del Hogar, pues a mi hijo y a m? siempre nos trataron con cari?o. Me ayudaron con todo lo que mi hijo necesit? y algunas cosas como las v?lvulas eran muy caras.

Cuando Jos? Manuel cumpli? un a?o dejamos el Hogar de Acogida y a mi hijo lo pude llevar al Peque?o Cottolengo, donde lo visito todas las semanas. He podido salir adelante, retom? mi trabajo en una casa particular y si bi?n lo que me ha tocado vivir no ha sido f?cil, al contemplar la inocente mirada de mi hijo, me doy cuenta que todos los sacrificios han valido la pena.

CARMEN GLORIA

Yo soy hija de una mam? soltera. Qued? embarazada a los 20 a?os. Cuando yo ten?a seis meses encontr? trabajo con un matrimonio que no ten?a hijos. Ellos son mis padrinos de bautizmo y desde que recuerdo viv? junto a mi mami en esa casa.

Cuando empezaba el segundo a?o de la carrera de Ingenier?a qued? embarazada. Pens? que una posibilidad era el aborto, pues ten?a mucho temor a la reacci?n de mis padrinos.

Mi pololo me apoyaba en lo que yo decidiera y me coment? que un amigo le hab?a dado una direcci?n donde pod?an ayudarnos. Hicimos una cita y acudimos a ese lugar que result? ser la oficina del Hogar de Acogida a la Vida de Santiago.

La persona que nos atendi? nos abri? los ojos sobre lo que era un aborto, sobre el desarrollo del beb? en gestaci?n y nos tranquilizaron, d?ndome la seguridad que contar?a con un lugar donde vivir.

Cuando mis padrinos se enteraron del embarazo se enojaron conmigo y no quisieron que continuara con ellos en la casa. Al principio fue un drama, pues nunca hab?a estado en otra parte y mucho menos lejos de mi madre.

Ingres? al Hogar cuando ten?a dos meses de embarazo. Continu? asistiendo a la Universidad, pero no alcanc? a terminar el a?o, pues mi hija naci? en Octubre y qued? con los ex?menes pendientes para el a?o siguiente.

No s? lo que hoy ser?a de mi vida si me hubiera practicado un aborto y doy gracias a Dios por haber encontrado ayuda. En el Hogar me sent? muy querida y encontr? la tranquilidad que necesitaba. Siempre recuerdo cuando en una madrugada empezaron las contracciones. Ten?a miedo, la encargada del Hogar que estaba de turno me llev? al hospital y me acompa?? con mucho cari?o hasta que entr? a la sala de partos.

Mi hija ya cumpli? 9 a?os. Me cas? con un hombre muy bueno que la quiere como si fuera propia y Dios nos ha permitido darle un hermano, que tiene tres a?os. Estoy muy contenta y amo a mi familia. Si bi?n he tenido que trabajar duro, suspender mis estudios y ahora continuar en horario nocturno no me arrepiento de las decisiones que he tomado.


DURANTE MI ESTAD?A EN EL HOGAR


An?nimos por la vida
Publicado por Galsuinda @ 15:50  | Testimonios provida
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios