Martes, 01 de noviembre de 2005
Por una parte dese?bamos y plane?bamos tener este hijo y no pensamos que ten?amos derecho a elegir, como diciendo: "lo conservaremos en tanto re?na lo que esperamos de ?l..." Nunca sabemos lo que vamos a obtener cuando nos decidimos a crear otra persona. ?Y por qu? decidir de antemano que un ni?o con minusval?a ha de ser una experiencia negativa? Doy las gracias a todos nuestros hijos, con sus defectos y sus cualidades, por la alegr?a y la riqueza que han tra?do a nuestras vidas.

Cuando Pearl S. Buck reflexion? sobre lo que significaba su hija, que ten?a retraso mental, afirm?:

Si me hubiese sido posible conocer de antemano la frustraci?n de su vida, ?habr?a deseado un aborto? Con plena conciencia de mi angustia y desesperaci?n, mi respuesta es no. No lo hubiera deseado. Incluso con pleno conocimiento, hubiera escogido la vida; y esto por dos razones: primero, porque me da miedo este poder de elecci?n entre la vida y la muerte en manos de los hombres. No alcanzo a ver un ser humano en el que pueda confiar tal poder. No basta la sabidur?a humana, ni la integridad humana. Segundo, la vida de mi hija no ha carecido de significado. Verdaderamente, ha proporcionado consuelo y apoyo pr?ctico a muchas personas que son padres de ni?os retrasados, o que ellas mismas tienen alguna discapacidad. Bien es verdad que lo ha conseguido a trav?s de m?, pero sin ella yo no hubiera logrado aprender a aceptar esa pena inevitable ni hacer que esa aceptaci?n fuera ?til a los dem?s.

En este mundo en el que la crueldad prevalece en tantos aspectos de nuestras vidas, yo no a?adir?a esa nueva carga que supone el poder elegir la muerte en lugar de la vida. Un ni?o retrasado, una persona disminuida, brindan a la vida su propia aportaci?n, incluso a la vida de los seres humanos normales. Esta donaci?n se resume en las lecciones de paciencia, comprensi?n y piedad, lecciones que todos necesitamos volverlas a vivir y practicar unos con otros, seamos los que seamos.


Enlace

Adopcion Espiritual

Publicado por Galsuinda @ 7:51  | Dignidad humana
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios