Viernes, 23 de diciembre de 2005



Por Brian Clowes, Ph.D.

"La recuperaci?n del control moral y el retorno del orden espiritual se han convertido en la actualidad en las condiciones indispensables de la supervivencia humana"
Christopher Dawson, historiador cultural (1).

Lo que dicen los que sostienen una ideolog?a antivida

"No creo que la pornograf?a degrade a las mujeres. Las mujeres que la practican quieren hacerlo. Nadie les est? apuntando con una pistola a la cabeza. No entiendo cu?l es el problema" - Madonna, Sex, 1992 (2).

Otras personas, tan despistadas como Madonna, afirman que la pornograf?a es simplemente una "v?lvula de escape" que las personas usan para disipar sus impulsos sexuales. Su efecto, dicen ellos, es "cat?rtico". Ello quiere decir, afirman estos ilusos, que las personas que de otra forma hubieran expresado, por medio de su actuaci?n, sus violentas fantas?as sexuales, de esta manera, en cambio, usan su material pornogr?fico sin causar da?o.

Introducci?n

Los nocivos efectos de la pornograf?a, tanto la mal llamada "leve" como la fuerte, son extensos y permanentes. Hay grupos de investigadores que han realizado m?s de 500 estudios sobre estos efectos y sus conclusiones son concretas, coherentes e irrefutables.

A trav?s de estos estudios aparecen consistentemente muchas relaciones importantes. Las seis conclusiones en relaci?n con el impacto de la pornograf?a que se encuentran en la lista m?s abajo tambi?n se presentan en el estudio sumario de David Scott: Pornography, Its Effects on the Family, Community, and Culture ("La pornograf?a, sus efectos en la familia, la comunidad y la cultura") (3). Obs?rvese que estas conclusiones no son el resultado de estudios aislados o de estudios que han sido agrupados al azar. Los n?meros de los estudios que arrojan cada una de las conclusiones encabezan los p?rrafos correspondientes a trav?s de este art?culo y han sido tomados de la obra de Scott.

La lista de referencias bibliogr?ficas de todos estos estudios aparece tambi?n al final del libro de Scott. Esa lista ser?a de gran valor para el que est? interesado en llevar a cabo una investigaci?n seria sobre los efectos de la pornograf?a.

A continuaci?n ofrecemos la lista sumaria de los principales efectos de la pornograf?a, cada uno de los cuales es descrito en los p?rrafos subsiguientes:

? 1. A?n la pornograf?a "leve" hace da?o a cualquiera.

? 2. Toda pornograf?a insensibiliza al que la ve.

? 3. La pornograf?a causa adicci?n.

? 4. La pornograf?a degrada al matrimonio.

? 5. La pornograf?a aumenta la intenci?n criminal de delincuentes peligrosos.

? 6. La pornograf?a impulsa a realizar otros cr?menes y los facilita.

1. A?n la pornograf?a "leve" hace da?o a cualquiera

Dieciocho estudios distintos han demostrado que la pornograf?a "leve", que exhibe actos entre adultos, aun con su consentimiento, definitivamente insensibiliza a todos sus videntes, y puede provocar un comportamiento extremadamente violento (4).

La pornograf?a afecta adversamente a toda persona que la ve y no s?lo a los peligrosos criminales sexuales que aparecen en las tiras c?micas. La pornograf?a interfiere en las relaciones interpersonales y en el desarrollo moral de todas las personas que la ven.

De hecho, la pornograf?a "leve" ha sido un factor que ha estado presente en numerosos suicidios de adolescentes varones. El FBI ha informado de muchos casos de j?venes que se han colgado del cuello y se han masturbado mientras sosten?an una revista de pornograf?a "leve". No es sorprendente que estas muertes (que se clasifican como "asfixia autoer?tica") a menudo no son dadas a conocer al p?blico. Se calcula que alrededor de 1.000 de estos suicidios accidentales ocurren en Estados Unidos todos los a?os. (5).

En muchos casos, hasta ha habido jovencitos que sin quererlo han matado a sus amigos y hermanos por seguir las sugerencias que se encontraban en las revistas de pornograf?a "leve". Ello demuestra que no son solamente los pervertidos y los criminales endurecidos los que han sido afectados adversamente por la pornograf?a. Por ejemplo, Zachariah Hurt, de 13 a?os, ley? una revista de pornograf?a y luego coloc? con cuidado unos cordones de zapato alrededor del cuello de dos ni?os: su hermanito de 8 a?os, Benjamin, y Todd Pigg, Jr., de 7 a?os, luego tir? de los cordones y accidentalmente estrangul? a los chicos.

2. Toda pornograf?a insensibiliza al que la ve

Toda pornograf?a, "leve", fuerte y aun los materiales de "educaci?n" sexual "neutral", insensibilizan al vidente y lo condicionan a los actos sexuales, violentos o no, como parte integral de la conducta humana -26 estudios distintos han llegado a esta conclusi?n (4).

Una encuesta de Gallup de 1984 arroj? que dos tercios de los que respondieron cre?an que el ver violencia en la televisi?n era da?ino para otros, pero s?lo el 5% de ellos cre?a que era da?ino para ellos mismos (4).

Neil Malamuth, Ed Donnerstein y Dolf Zillman, tres de los principales investigadores de la violencia sexual, han declarado que, en general: "La pornograf?a insensibiliza. El ver estos materiales, sean estos violentos o no, coactivos o no, aumenta experimentalmente la conducta agresiva del hombre contra la mujer, y disminuye la sensibilidad, de tanto el hombre como la mujer, hacia la violaci?n sexual y hacia la situaci?n deplorable de las v?ctimas. Tanto los hombres como las mujeres, despu?s de haber visto este material, creen que la mujer que ha sido v?ctima de una violaci?n sexual ha sido menos perjudicada, es menos digna y hasta es responsable de su propio sufrimiento (6).

Esta investigaci?n demostr? que, luego de haber visto brevemente un material pornogr?fico, las dos terceras partes de los varones universitarios estar?an m?s dispuestos a obligar a una mujer a realizar actos sexuales, si se les pudiera asegurar que no ser?an atrapados o castigados. Un tercio de los estudiantes expres? sentir un aumento del deseo de cometer una violaci?n sexual (6). Estos son cambios escalofriantes de la actitud, tomado en cuenta que la mayor?a de las violaciones sexuales no se reportan.

La pornograf?a es particularmente eficaz en insensibilizar a personas emocionalmente perturbadas. Por lo menos 26 estudios han demostrado de forma definitiva que las personas emocionalmente perturbadas y aquellas con una tendencia hacia los actos violentos pueden llegar a ser significativamente insensibilizadas durante varias semanas luego de haber visto pel?culas pornogr?ficas y/o violentas durante tres horas (4).

3. La pornograf?a es adictiva

Varios estudios han demostrado que todas las personas, normales o desajustadas, que ven pornograf?a desarrollan el deseo de ver material pornogr?fico cada vez m?s perverso, as? como los adictos a las drogas desean drogas cada vez m?s fuertes. Todas las personas fantasean acerca de materiales pornogr?ficos y actos m?s perversos y aun muchos de ellos los incorporan en sus relaciones sexuales. Muchas personas comienzan a emplear m?todos cada vez m?s violentos en sus relaciones sexuales.

Los psiquiatras brit?nicos Martin Roth y Edward Nelson han declarado que "lejos de tener un efecto cat?rtico, el ver pornograf?a produce un mayor inter?s en la desviaci?n sexual" (7).

Donnerstein, Zillman y Malamuth informan que "el ver prolongadamente pornograf?a com?n, no violenta y no coactiva, cre? el apetito de materiales m?s inusuales, extravagantes y desviados, incluyendo los violentos en un contexto sexual, como la exhibici?n del sadomasoquismo y la violaci?n sexual".

Como ocurre con el caso de los drogadictos, aquellos que consumen pornograf?a llegan a sentir que necesitan materiales m?s y m?s perversos para mantener su nivel anterior de excitaci?n sexual (4).

4. La pornograf?a degrada al matrimonio

Los que consumen pornograf?a generalmente ven material que muestra a mujeres atractivas que realizan casi cualquier tipo de acto con cualquier n?mero de hombres (o animales). Los usuarios de la pornograf?a comienzan a creer que sus esposas tambi?n deber?an realizar actos que sean por lo menos un poquito m?s "aventurados" o "experimentales" que aquellos a los cuales est?n acostumbradas. Cuando las esposas de estos irresponsables no satisfacen las fantas?as que la pornograf?a les ha producido, entonces dichos usuarios se sienten insatisfechos. Puede que se sientan a?n m?s insatisfechos con las imperfecciones f?sicas de sus esposas. Las esposas, por supuesto, se sentir?n disgustadas y rechazar?n el comportamiento cada vez m?s pervertido de sus esposos.

Entonces los esposos a menudo buscan a las prostitutas, quienes est?n acostumbradas a lidiar con estas peticiones tan extravagantes y perversas (3,8).

5. La pornograf?a aumenta la intenci?n criminal de delincuentes peligrosos

Hay m?s de 65 estudios que demuestran que los criminales peligrosos (pederastas, asesinos, violadores, padres incestuosos) no s?lo son m?s propensos a cometer sus delitos si consumen pornograf?a, sino que tambi?n son m?s propensos a usar extensamente la pornograf?a poco antes de cometer sus cr?menes (4). Los hombres delicuentes que usan pornograf?a pronto comienzan a manifestar un comportamiento adictivo y compulsivo. Todos sus mecanismos para liberar tensi?n pronto se llegan a relacionar con las perversiones sexuales y su conducta se hace cada vez m?s criminal.

Cerca de dos millones de pederastas, violadores, s?dicos y practicantes de relaciones sexuales con adolescentes o prostitutas infantiles cometen m?s de 2 millones de delitos al a?o. Esta cifra se refiere solamente a los incidentes que se reportan, el n?mero total es evidentemente mucho m?s elevado.

Los ingenuos que creen que la pornograf?a "no tiene v?ctimas" deber?an bajarse de la nube en que se encuentran durmiendo y darse cuenta de los hechos. Miles de personas han sido torturadas, violadas y asesinadas por seres humanos perturbados como resultado directo de la pornograf?a. Miles de estos casos abarrotan los archivos de la polic?a en todo Estados Unidos.

Jeffrey Dahmer, condenado por pederastia y al mismo tiempo un practicante confeso del homosexualismo, logr? convencer a 17 jovencitos que fuesen a su apartamento. Una vez all? tuvo relaciones sexuales con ellos y luego los mat? y los desmembr?.

Este individuo fue un activista en organizaciones que defienden los "derechos de los homosexuales" y particip? en desfiles para promover el "orgullo homosexual". La polic?a tambi?n encontr? una enorme cantidad de pornograf?a fuerte y de videocintas en su apartamento (9).

El 24 de enero de 1988, el d?a antes de ser ejecutado por asesinato, Ted Bundy declar?, en una entrevista que le hizo el Dr. James Dobson de la organizaci?n Enfoque en la Familia, que: "Al principio, la pornograf?a enciende este tipo de corrientes de pensamiento... Como en el caso de las adicciones, sientes deseos de algo que sea m?s fuerte, m?s fuerte, algo que te provoque una excitaci?n m?s intensa, hasta que llegas a un punto en que la pornograf?a ya no te ofrece m?s, llegas a un punto de salto en el cual te comienzas a preguntar si a lo mejor el hacerlo te dar?a aquello que est? m?s all? de s?lo leerlo o verlo".

Cuando Enfoque en la Familia public? los resultados de esta importante entrevista, se encontr? con la burla de aquellos que no acaban de aceptar las da?inas consecuencias de la pornograf?a, pero que en el fondo reconocieron cu?n cierto fue lo que arroj? el di?logo de Dobson con Bundy. Evidentemente, las ?nicas personas que atacaron esta entrevista fueron aquellas que apoyan o lucran inmensamente con la pornograf?a.

Arthur Gary Bishop, que fue ejecutado en el Estado de Utah en 1983 por violar y matar a cinco ni?os, entre las edades de 4 y 13 a?os, declar? lo siguiente: "La pornograf?a no fue la ?nica influencia negativa en mi vida, pero sus efectos en m? fueron devastadores. Yo soy un homosexual pederasta condenado por asesinato, y la pornograf?a fue el factor determinante de mi ca?da".

Los cient?ficos del FBI de Quantico, Estado de Virginia, hicieron unos comentarios del papel que desempe?? la pornograf?a y sus efectos en el violador de Miami, Estado de la Florida, del caso de "la funda de la almohada". "Adquiri? revistas [pornogr?ficas] ... y so?? con realizar violaciones sexuales. Luego cruz? el umbral que separaba la fantas?a de la realidad de los asaltos sexuales."

Ray Bauer, un adicto a la pornograf?a de St. Louis, Estado de Missouri, a menudo obligaba a su esposa de 29 a?os de edad a mirar pel?culas de pornograf?a fuerte y luego la ataba y la torturaba. Finalmente, en abril de 1986, la Sra. Bauer no pudo aguantar m?s este maltrato y mat? a su esposo a balazos despu?s de un episodio de tortura particularmente violento. La espalda, el pecho y las posaderas ten?an profundas marcas de latigazos. Los agentes del orden registraron la casa y encontraron la extensa colecci?n que su esposo ten?a de pornograf?a violenta y sadomasoquista, tambi?n encontraron instrumentos de tortura (10).

Los negociantes de la pornograf?a dicen que ?sta no hace da?o. El siguiente caso los desmiente.

En enero de 1986, Linda Lee Daniels, de 22 a?os de edad, de Albuquerque, Estado de Nuevo M?xico, fue secuestrada en pleno d?a del estacionamiento de su propia casa por tres j?venes, cuyo prop?sito era usarla, contra su voluntad, en una pel?cula pornogr?fica.

El productor de la pel?cula, Johnny Zinn, dijo a los tres secuestradores, a quienes ?l mismo hab?a empleado, que quer?a un "producto" rubio para su pel?cula y que les pagar?a $1.500 si encontraban a una mujer con esas caracter?sticas.

Despu?s de raptar a Daniels, los j?venes la drogaron y la violaron durante toda la noche y filmaron toda la secuencia de las violaciones. Los diarios matutinos del d?a siguiente mostraron una foto de Daniels. Entonces Zinn orden? a sus compinches que la mataran. Ellos le dispararon repetidas veces, mientras la pobre v?ctima suplicaba que no le quitasen la vida.

A Zinn lo condenaron a cadena perpetua. Dos de sus c?mplices, aunque los encontraron culpables de violaci?n, ya est?n en libertad rondando las calles, quiz?s en b?squeda de m?s "productos" (11).

El FBI ha encontrado que el 80% (29 de 36) de los m?s recientes asesinos en masa utilizaron la pornograf?a extensamente como parte integral de sus cr?menes sexuales, los cuales inclu?an violaciones y asesinatos en serie (4).

Algunos de estos asesinos fotografiaban a sus v?ctimas ya muertas, recortaban las fotos de sus rostros y los pegaban sobre fotos de pornograf?a fuerte como preparaci?n para su pr?ximo asesinato.

El FBI y la polic?a de toda la naci?n estadounidense han informado que han encontrado extensas colecciones de pornograf?a en las casas de pr?cticamente cada asesino en masa y pederasta que han arrestado.

El cap?tulo 18 del estudio, realizado en 1986, de la Comisi?n sobre la Pornograf?a del Fiscal General de Estados Unidos se?ala que las principales revistas pornogr?ficas para hombres (Playboy, Penthouse, Hustler, Chic, Club, Gallery, Genesis y Oui) tienen una tasa de circulaci?n cinco veces m?s elevada en los Estados de Alaska y Nevada que en el de Dakota del Norte (12). Es muy significativo que las tasas de violaciones sexuales de Alaska y Nevada son ocho veces m?s elevadas que la de Dakota del Norte.

Otros investigadores han confirmado que el 64% de todos los pederastas que son practicantes del homosexualismo y el 86% de todos los violadores usaron pornograf?a durante el momento en que comet?an sus cr?menes o inmediatamente antes.

Un sondeo de m?s de 400 criminales j?venes en prisi?n demostr? que los presidiarios que hab?an visto grandes cantidades de pornograf?a eran mucho m?s propensos a cometer actos violentos y sexualmente perversos que los otros presidiarios que no hab?an visto pornograf?a (3).

6. La pornograf?a impulsa a realizar otros cr?menes y los facilita

Los que promueven la pornograf?a tambi?n promueven la pederastia al trivializar los actos sexuales entre ni?os y adultos.

Organizaciones como la Asociaci?n de Norteam?rica para el Amor entre Hombres y Ni?os o NAMBLA (North American Man-Boy Love Association) y la Rene Guyon Society est?n muy involucradas en el movimiento en pro del homosexualismo, del aborto y en la pornograf?a fuerte. Ambas organizaciones tambi?n cabildean para que se eliminen las leyes que proh?ben las relaciones sexuales con menores de edad.

Es un hecho que los magnates de la pornograf?a usan su gran riqueza e influencia para promover directamente los actos ilegales en sus revistas, incluyendo el uso de drogas peligrosas. Ello coincide con su ideolog?a hedonista de que "todo es aceptable".

Seg?n la Dra. Judith Reisman, presidenta del Institute for Media Education (Instituto para la Formaci?n de los Medios de Comunicaci?n Social), con sede en Washington, DC, la legalizaci?n de todos los tipos de uso de drogas ha sido una de las metas principales, a nivel econ?mico, editorial y legislativo del imperio de la revista pornogr?fica Playboy desde 1966. La primera indicaci?n de que Playboy iba a promover el uso de drogas y su legalizaci?n tuvo lugar en el n?mero de septiembre de 1966 de esta revista. En ese n?mero, Playboy public? una entrevista que hizo a Timothy Leary, en la cual la revista se congraci? sobremanera con este portavoz del movimiento en pro de la legalizaci?n de las drogas.

En 1970, la Fundaci?n Playboy formalmente subscribi? el establecimiento, por parte del abogado Keith Stroup, de la National Organization for the Repeal of Marijuana Laws o NORML (Organizaci?n Nacional para la Anulaci?n de las Leyes que prohiben el uso de la Marihuana). A finales de 1971, la Fundaci?n contribuy? con $100.000, la primera de una larga series de donativos peri?dicos a NORML para su campa?a en pro de las drogas de 1972.

Playboy ha continuado proporcionando una gran cantidad de asistencia, tanto editorial como econ?mica, a la legalizaci?n de las drogas desde 1970. En 1973 y en 1975, los esfuerzos de NORML, con el respaldo de Playboy, tuvieron un triste ?xito al lograr abolir la criminalidad legal de la mariguana en los Estados de Oregon y Alaska. La revista Playboy ha publicado an?cdotas ficticias agasajando much?simo a los que usaban drogas, ha impreso cuadros sin?pticos sobre el uso de las drogas y ha servido de plataforma para numerosos portavoces a favor de las drogas, incluyendo a Timothy Leary y a la estrella de f?tbol estadounidense Don Rogers -que luego muri? de una sobredosis (13).

Seg?n fuentes del Congreso de Estados Unidos, las drogas il?citas constituyen un negocio de $70 mil millones al a?o. En la actualidad tenemos 20 millones de personas que fuman marihuana con frecuencia, 7 millones que usan coca?na con frecuencia y medio mill?n de adictos a la hero?na (14). Nuestra sociedad se est? realmente ahogando en un diluvio de drogas y ning?n ni?o est? plenamente protegido de las drogas y de la pederastia (?incluyendo el suyo!)

Lo ?ltimo que necesitamos es que venga un grupo de libertinos ricos a instigar a los que promueven el uso de drogas con sus il?gicos argumentos publicados en costosas revistas a colores.

Brian Clowes, Ph.D. es el Director del Instituto de Capacitaci?n Pro vida de Human Life International y autor de la monumental obra en ingl?s Pro-Life Activist's Encyclopedia (Stafford, Virginia: American Life League, Inc., 1993). Este art?culo es la traducci?n del cap?tulo 133 de esta enciclopedia. La enciclopedia es distribuida por la American Life League, Inc., P.O. Box 1350, Stafford, VA 22555, USA, tel.: (540) 659-4171, p?gina web: www.all.org y por Human Life International, 4 Family Life Lane, Front Royal, VA 22630-6453, USA. Tel. (540) 635-7884. Fax: (540) 636-7363. Email: [email protected] P?gina web. http://www.hli.org. En espa?ol: www.vidahumana.org

Notas: 1. Christopher Dawson, durante las Conferencias Gifford de 1947, en Edinburgh, Escocia. Citado en la National Federation for Decency Journal (noviembre-diciembre, 1987). 2. Madonna, Sex (1992). Citado en Suzan Bibisi, Los Angeles Daily News, "Madonna: Sex Has Some Raunchy Text, Artistic Photography." The Vancouver [Washington] Columbian, 22 de octubre de 1992, B2. 3. David A. Scott, Pornography. Its Effects on the Family, Community and Culture. Publicado por Child and Family Protection Institute y por Contact America. Pida su ejemplar (en ingl?s) a Family Policy Insights, 721 Second Street NE, Washington, DC 20002. 4. The Hill-Link Minority Report of the Presidential Commission on Obscenity and Pornography. Este informe se puede pedir a Morality In Media, 475 Riverside Drive, New York, New York 10115. 5. R. Hazelwood, P. Dietz, y A. Burgess. "The investigation of Autoerotic Fatalities." Journal of Police Science and Administration. September 1981, 404-411. V?ase tambi?n el Post-Dispatch de St. Louis, 25 de agosto de 1990. 6. P. Zimbardo. "Sexual Murderers." Psychology Today, noviembre de 1977, 69-76 y 148. 7. "Porn Traffickers Share Guilt in Sexual Murders." The Wanderer, 9 de marzo de 1989, 2. 8. Frank Morris. "Pornography and the Degradation of Society." The Wanderer, 9 de febrero de 1989, 4. 9. Michael C. Buelow. "Police Believe Suspect Killed 17." The Oregonian, 26 de julio, 1991, A1 y A24. Tambi?n: "Relative in Dahmer Case Sues." USA Today, 6 de agosto de 1991, 3A. V?ase tambi?n la Carta, publicada (en ingl?s) mensualmente por Focus on the Family, de octubre de 1991. 10. "Woman Kills Porn Addict Husband." National Federation for Decency Journal, mayo-junio, 1986, 7. 11. Dixie L. Gallery, madre de la v?ctima. "Co-ed Picked at Random is Kidnapped, Raped, Murdered By Pornographers." National Federation for Decency Journal, abril, 1987, 5. 12. Final Report of the Attorney General's Commission on Pornography. Rutledge Hill Press, 513 Third Avenue South, Nashville, Tennessee 37210, USA, 1986. 13. "American Drug Culture Has Roots in Playboy." National Federation for Decency Journal, noviembre-diciembre de 1986, 4. 14. News of Interest. "Drug Use Continues to Grow." National Federation for Decency Journal, agosto, 1987, 15.



Fuente: Human Life Internacional,



Salva a un ni?o de la muerte

Comentarios