Jueves, 09 de febrero de 2006

Se acaba de cumplir el 25 aniversario de la implantaci?n de la fecundaci?n in vitro, y, aunque han nacido por este m?todo m?s de un mill?n de ni?os en el mundo occidental, muchos otros han quedado olvidados en congeladores

Adem?s de los exiguos resultados de la fecundaci?n in vitro (FIV), hay otro aspecto m?s lamentable: el enorme problema que representan los embriones que se pierden, olvidados en congelaci?n, destruidos por la manipulaci?n, reducidos tras la implantaci?n o sacrificados para fines distintos a los reproductivos.

Se est?n creando centros para la investigaci?n con c?lulas de origen embrionario en Andaluc?a, Valencia y otras regiones. Adem?s, se est? procediendo a la aprobaci?n en Espa?a de proyectos de investigaci?n que implican la mal llamada clonaci?n terap?utica, y se espera para los pr?ximos meses la tramitaci?n de una Ley, impulsada por el actual Gobierno, que desarrollar? y ampliar? el Real Decreto 2.132, de 29 de octubre de 2004, por el que se establec?an los ?Requisitos y procedimientos para solicitar el desarrollo de proyectos de investigaci?n con c?lulas troncales obtenidas de preembriones sobrantes?. Una ley que es previsible que deje en manos de los investigadores la utilizaci?n e, incluso, la producci?n de nuevos embriones, para su uso sin restricciones con fines de investigaci?n, y una puerta abierta hacia la eugenesia.

?Son los embriones seres humanos reales, o simples conglomerados de c?lulas? ?Qu? hacer con los embriones sobrantes, producto de reproducci?n in vitro? Por definici?n, en biolog?a sabemos que un embri?n constituye la etapa inicial de la vida de un ser vivo. Si se habla de embriones humanos se trata de vidas humanas nacientes. De esto no caben dudas ni es ?tico alimentarlas. En los ?ltimos a?os, se han acumulado pruebas cient?ficas irrefutables desde la gen?tica, la biolog?a celular y la embriolog?a.

En primer lugar, en el cigoto se constituye la informaci?n del genoma individual, o sea, la identidad gen?tica, el conjunto de la informaci?n sobre c?mo va a ser (es ya) el nuevo individuo humano. Desde la concepci?n, una vez fusionados los n?cleos gam?ticos materno y paterno, queda determinado todo sobre las caracter?sticas del nuevo ser humano y que ya no variar?n hasta la muerte. La expresi?n de estos genes ir? aflorando a medida que llegue su turno durante el desarrollo.
En segundo lugar, desde la biolog?a celular, los trabajos de la doctora Magdalena Zernicka-Goetz, en el Wellcome/Cancer Research (Cambridge, Inglaterra), publicadas en Nature hace dos a?os, demuestran que, ?en la primera divisi?n celular, ya existe una memoria de nuestra vida?. En ese instante queda determinado el plano general del desarrollo del ser reci?n concebido.

De cumplirse las condiciones necesarias, el embri?n ir? atravesando los diferentes estadios morfogen?ticos hasta el nacimiento. Al cabo de 4, 5 d?as presentar? el estado de blastocisto y tendr? la forma de una bola hueca, en cuyo interior presentar? una masa de un centenar de c?lulas, de las que surgir?n todos los tejidos y ?rganos, que empezar?n a formarse superada la anidaci?n en el ?tero materno.
La anidaci?n es el primer paso para una gestaci?n. Proporciona la oportunidad al embri?n de que se complete su programa de desarrollo, establecido en su genoma individual desde el momento de la concepci?n. A partir de esta etapa crucial, se acent?a la relaci?n y dependencia entre el embri?n y el ambiente materno, pero la cualidad de vida humana ya exist?a desde el principio. Un embri?n no acogido en su momento en el ambiente materno se detiene, se colapsa en su desarrollo y muere, a menos que se le congele. Pero la congelaci?n es otra fuente de problemas. Tras 25 a?os de FIV, se supone que existen m?s de 1.500.000 embriones congelados en todo el mundo, de ellos, unos 200.000 en Espa?a. ?Qu? hacer con ellos?

Dignos desde su origen


Partamos de la base de que la condici?n de vida humana es independiente del origen del embri?n. La artificialidad de su producci?n o de su conservaci?n no altera ni su naturaleza biol?gica ni su dignidad de vida humana. Frente a la situaci?n planteada por la acumulaci?n de vidas humanas congeladas, se han propuesto varias posibles soluciones: la ideal es la primera, la devoluci?n a la propia pareja de la que procedan, para futuros embarazos. La segunda, la adopci?n por otra pareja diferente, ser?a aceptable si se piensa en los embriones congelados, pero habr?a que regular el procedimiento para evitar los abusos comerciales, o la compra-venta de ?teros de alquiler.

La tercera, dejar morir a los embriones manteni?ndolos en estado congelado, es muy discutible, pues han sido creados para la vida y no puede considerarse ?tico; no hay una diferencia clara entre dejar morir o matar. El cuarto supuesto, la utilizaci?n para la investigaci?n, es inaceptable desde todos los puntos de vista, ya que se trata de sacrificar los embriones sin darles la m?s m?nima oportunidad, y adem?s no hay necesidad de ello. Hoy, todas las investigaci?n b?sicas sobre temas de desarrollo embrionario son fruto de trabajos experimentales realizados con animales, que nos ofrecen las mismas posibilidades de avanzar en el conocimiento, y no plantean problemas ?ticos. Pero, sobre todo, para las aplicaciones biom?dicas y cl?nicas no hay por qu? recurrir a las c?lulas madre embrionarias. Tras varios a?os de investigaci?n, no han dado ning?n resultado aceptable. La alternativa m?s eficaz son las llamadas c?lulas madre adultas, extra?bles de tejidos som?ticos de los propios pacientes a tratar, ante un problema de un tejido deteriorado, y que por lo tanto no requieren el sacrificio de embriones.

Profesor Jouve de la Barreda
catedr?tico de Gen?tica, de la Universidad de Alcal?

Alfa y Omega

Adopcion Espiritual

Comentarios