Jueves, 16 de marzo de 2006



A prop?sito de una entrevista



Acabo de participar en una entrevista de televisi?n. El tema, la nueva ley de reproducci?n asistida. Compart?a conmigo la entrevista una escritora, excelente investigadora y catedr?tico de Bioqu?mica. El planteamiento me `pareci? atractivo. Se hizo la grabaci?n y una hora despu?s se emiti?. El entrevistador nos present? ?la noticia? con unos videos breves, de diferentes cadenas, y los comentarios correspondientes. Las preguntas, y las respuestas, surgir?an as? espont?neamente de lo que o?amos y ve?amos.

Intentar? contar, brevemente, c?mo nos fue en esa conversaci?n que iba a saltar a las pantallas pocos minutos despu?s. Sab?a que mi contertulia es una gran conocedora de todo lo que pasa en ese mundo de las c?lulas madre, las que llaman embrionarias y las que est?n escondidas en los tejidos de cualquier adulto. Y adem?s est? al d?a de los enredos de las cl?nicas de fecundaci?n in vitro y cu?les son sus intereses. Yo intento seguir el tema de cerca y s? que para obtener c?lulas madre embrionarias hace falta matar un embri?n de pocos d?as de vida. Y s? tambi?n que no sirven para nada. Ni curan, ni curar?n. En cambio, las c?lulas madre que est?n escondidas en nuestros tejidos, incluso en el adiposo, ya han demostrado que son ?tiles. Y estoy convencido de que seguiremos sac?ndoles un buen partido en la medicina regenerativa.

Me sorprendieron las noticias que nos mostraron al principio. Cantos al proyecto de ley. Embriones sin cuento de padres deseosos de tener un hijo? Promesas a padres deseosos de adoptar embriones sobrantes? Embriones para investigar? Diagn?stico gen?tico preimplantatorio? Padres dolidos con un hijo enfermo a quienes se abren puertas de esperanza?

Salt? y dije que esa ley es una ley injusta. Que es una ley que enga?a. Que es un atentado contra el sentido com?n. Que cierra los ojos ante adelantos reales de la medicina. Y que es una mentira sentimental hacer creer a los padres que la ?nica puerta para curar al hijo enfermo ser? ayudarles a generar un hijo sano despu?s de haberles matado unos cuantos. Y me atrev? a decir que en este turbio negocio los grandes beneficiados ser?n los que rigen las cl?nicas de fecundaci?n in vitro.

?Parejas est?riles? Que la mujer vaya antes a un buen ginec?logo. Y si tiene alg?n problema en el endometrio, posiblemente tenga arreglo y no le har? falta ir a la cl?nica de fecundaci?n. ?Por qu? en estas cl?nicas, una vez que inician el tratamiento hormonal, recomiendan a la mujer que se abstenga de relaciones sexuales? ?Temen que la mujer quede embarazada antes de que ellos puedan actuar?

?Por qu? fuerzan las ovulaciones m?ltiples? Las estad?sticas muestran que los ?vulos m?ltiples son de peor calidad? Los resultados de cl?nicas que limitan el n?mero de ?vulos al implantable o implantables suelen ser parejos a los de otras que abusan de la ovulaci?n m?ltiple. Adem?s, en Espa?a suelen inyectar el espermatozoide. ?Buscan una mayor eficacia? Si el ?vulo fecundado mediante inyecci?n se congela despu?s, para posible uso, suele dar mal resultado. Mi contertulia nos cont? que hab?a hecho varias llamadas de exploraci?n a unas ocho o diez cl?nicas de fecundaci?n para ver qu? respond?an al manifestar el deseo de hacerse con un ?vulo fecundado y adoptarlo. Contestaci?n un?nime. Se?ora, venga que le ofreceremos uno fresco, y que podr? elegir, y tendr? un mejor resultado? Espa?a, al parecer, es el para?so de las donadoras de ?vulos. Estudiantes, y en n?mero creciente inmigrantes? Y esto atrae a mujeres alemanas, inglesas, italianas, americanas? deseosas de tener un hijo.

Se abren las puertas al diagn?stico gen?tico preimplantatorio. Embri?n temprano, de ocho c?lulas, al que se arrancan dos para analizarlas. Las cl?nicas de fecundaci?n lo ofrecen a parejas f?rtiles que tienen miedo de generar un hijo enfermo. Poco sabemos a?n de lo que pasa con el embri?n al que han arrancado hasta un cuarto de sus c?lulas? ?Se producir? alguna anormalidad mayor que la que se trata de evitar?

Un comentario al enga?o sentimental a los padres con un hijo enfermo. No nos han dicho todav?a qu? enfermedades pretenden curar con el ?ni?o medicamento?, el ni?o presumiblemente sano que llega, posiblemente, despu?s de eliminar ocho o diez embriones, hermanitos del enfermo. Apliquemos el sentido com?n. Mucho m?s razonable ser?a encontrar esa compatibilidad en otro hermano, en alg?n primo, o t?o, o incluso en alguien no relacionado con la familia?

Al parecer la ley permitir? la llamada ?clonaci?n terap?utica?, que no existe. Ha quedado ahora bien confirmado tras el fraude de Hwang, el veterinario coreano. Acabamos de enterarnos de que varias de las mujeres sanas a las que Hwang arranc? ?vulos est?n hospitalizadas con fallo renal? De poco nos va servir este negocio? Bueno, posiblemente s?, a las cl?nicas de fecundaci?n in vitro.

Antes de cerrar la entrevista vimos tambi?n un par de videos cortos de Telecinco sobre la sangre del ?cord?n umbilical? de la infanta Leonor? Las noticias difer?an: en una dec?an que el cord?n umbilical serv?a, y en otra que no. Tambi?n dijeron, que si la sangre serv?a, no le servir?a a la infanta. Esperemos que no le haga falta. Se me ocurre que podr?a salvar la vida de alg?n familiar, o de alguna otra persona, si fuera necesario. En la sangre del cord?n umbilical encontramos c?lulas madre de ?adulto?, de un adulto joven. Son un tesoro. Ya han arreglado enfermedades? Y empezamos a saber que han sido una buena ayuda en alg?n infarto de miocardio. Buena cosa ser? que esa sangre se guarde. Lo que s? parece que est? prohibido es que se venda. Pero gastarse dinero para que se guarde ?por qu? no?

Esperemos que nuestros legisladores aprendan un poco, un poquito de medicina, y no nos enga?en con ?leyes avanzadas? que permiten matar y manipulan irresponsablemente ?cuando no deliberadamente- las esperanzas de muchas personas, y, adem?s, ensombrecen los verdaderos avances de la medicina

Esteban Santiago
Catedr?tico de Bioqu?mica
y Biolog?a Molecular

Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 8:23  | C?lulas madre
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios