S?bado, 22 de abril de 2006



Ha fallecido Cristina Kaufmann. Aqu? una entrevista de octubre de 2003


Caterine Galaz. Entrevista publicada por cortes?a del Servicio de Observaci?n sobre Internet http://www.observatoriodigital.net

?Qu? ocurre cuando se pone Internet al servicio de la espiritualidad? El uso de la red en una comunidad de clausura revela su potencial para acercar a las comunidades distantes, difundir el mensaje y fomentar la oraci?n y la inspiraci?n religiosa.




Desde la apertura de las carreteras del ciberespacio, habr?a parecido que se mejorar?a la comunicaci?n entre las personas, sobre todo con las facilidades para la conexi?n. Sin embargo, a pesar de tantos medios, la comunicaci?n personal e ?ntima se ha vuelto dif?cil. De all? que algunos consideren que una comunicaci?n profunda debe nacer a partir del silencio y la soledad, sobre todo en estos momentos donde existen tantas relaciones pasajeras y transitorias. Una de las mujeres que considera que el silencio es preparatorio para la palabra, es la religiosa, Cristina Kaufmann, ex priora del monasterio de la Inmaculada Concepci?n de las carmelitas Descalzas de Matar? en Catalu?a (Espa?a).

Cristina Kaufmann nace en 1935 en Baden, Suiza, e ingresa como carmelita el a?o 1964. En 1985, dej? una huella penetrante en los medios de comunicaci?n, al ser una de las primeras carmelitas entrevistadas por la Televisi?n Espa?ola. En el ?ltimo tiempo, ha escrito algunas reflexiones sobre la necesidad del silencio y la oraci?n
(Ver http://www.mercaba.org/FICHAS/ORACI%C3%93N/668-3.htm, http://www.fespinal.com/espinal/castellano/eides/eies34.htm, http://www.fespinal.com/espinal/castellano/eides/eies34.htm)

Si bien Internet es algo que en la cotidianidad de la vida laica es muy com?n, poco se sabe c?mo esta Red ha llegado a aquellas personas que se retiran en busca de soledad y silencio, o que optan por una vida m?s contemplativa. ?De qu? manera se ve este fen?meno y el desarrollo de estas nuevas tecnolog?as desde el interior de una comunidad como la suya?

Internet espec?ficamente ha entrado bastante r?pido en las congregaciones, con una velocidad incre?ble. Y en toda clase de comunidades -yo hablo desde mi experiencia de carmelita- pero s? que incluso monasterios muy tradicionales, de aire de clausura tradicional, de rejas y todo eso, han sido de las primeras que han tenido correo electr?nico y p?ginas Web. Nosotras desde un primer momento, no nos hemos puesto en contra o en una posici?n de rechazo, sino que miramos este fen?meno con apertura y mucho inter?s. Incluso unos amigos vinieron y nos ense?aron c?mo usar algunas de las herramientas que este servicio brinda.

?Qu? herramientas son las m?s usadas? ?Cu?les son las ventajas que tiene la Red para una congregaci?n como la carmelita?

Como comunidad carmelita tenemos una p?gina Web y correo electr?nico, tanto de la comunidad como particular de las hermanas que lo desean. Es de libre acceso. Se usa igual que el tel?fono, que tambi?n es de libre acceso y queda a criterio de cada hermana, con lo que, la que tiene inter?s accede, la que tiene m?s relaciones hacia afuera.

De fondo, creo que hay un tema importante, que es la formaci?n en torno a estas nuevas tecnolog?as. Nosotras nos hemos preguntado en profundidad, ?para qu? queremos Internet?, ?para qu? desarrollar una p?gina Web? En esto, tambi?n fuimos guiadas por el centro de la orden carmelita y algunas carmelitas descalzas que se han formado m?s que nosotras en esta l?nea.

Por supuesto lo que m?s usamos de Internet actualmente es el correo electr?nico. Yo personalmente lo uso como correo, es m?s seguro, m?s r?pido que el correo postal, sobre todo si vives un poco apartada. Ahora, siempre lo uso para dar noticias, recados o cosas as?, pero una carta que me sale de dentro, que es m?s ?ntima, la sigo enviando por correo postal, con la certeza de que no tengo prisa y que no importa que llegue m?s temprano o m?s tarde.

?C?mo considera la posibilidad de generar herramientas de tipo espiritual a trav?s de este medio?

Por lo que s? en algunas congregaciones, s? de algunas en Arag?n y Valencia, las hermanas de all? se cuidan de poner alguna conferencia que sea de inter?s para la gente. Nosotras recibimos por Internet casi exclusivamente peticiones de oraci?n: pidan por esto, me ha pasado esto, me est? pasando lo otro... y nosotras les contestamos. Incluso hay mujeres que piden informaci?n sobre nuestra orden a trav?s de este medio. Una direcci?n espiritual permanente, todav?a no se da, no me he encontrado con esa situaci?n.

Dentro de la Iglesia, se ha evidenciado una preocupaci?n importante en torno a la Red y sobre todo bajo la idea de promover los valores cristianos, se han tratado de desarrollar nuevas herramientas de evangelizaci?n... ya se han visto, por ejemplo, misas por Internet, p?ginas de oraci?n, capillas virtuales. ?Cu?l es su opini?n frente a este tipo de usos?

La invitaci?n a la oraci?n me parece muy bien; sin embargo, no creo que cada comunidad o congregaci?n que se dedica a la oraci?n tenga que hacer sus propios programas para ello, porque existen ya muchas y muy buenas opciones. Por ejemplo, los jesuitas en Barcelona tienen una p?gina sobre la oraci?n en que invitan, dan algunos m?todos y cada d?a o cada semana la renuevan, para ense?ar a orar, a entrar en oraci?n, a incorporar el silencio. Pero colocarse frente al ordenador y asistir a misa... no s?, tengo mis reservas.

?Y de qu? forma Internet les ha servido a ustedes como comunidad de clausura?

Hay m?s noticias y tambi?n hay m?s ocasi?n de manifestar lo que nosotras vivimos concretamente en la vida contemplativa. Pero por otro lado veo que hay casi una inundaci?n de noticias, no s?lo de afuera sino de la misma Iglesia, de los creyentes en general. Pero cada d?a no llegas a todas las noticias que se dan, es imposible. Por ello creo importante saber escoger, educarte para aprender a escoger y no creerte que cada comunidad, cada persona tiene que ser a la vez, receptora y emisora. Te tienes que convertir en emisora seg?n una real necesidad o una real inspiraci?n, no decir: como ahora tenemos la posibilidad, vamos a hacer eso. No, sino que decir: yo quiero hacer esto, c?mo lo hago, con esta posibilidad que hay ahora con Internet. Que sea en primer lugar la inspiraci?n antes que los medios. A veces se llenan los medios con inspiraciones que no se sostienen. Hay que saber escoger, y cuando uno escoge siempre est? renunciando, y eso hay que tenerlo claro.

?C?mo evitan ustedes la sobresaturaci?n de informaci?n, que es una de las cr?ticas que se hacen de Internet?

Tenemos una hermana dedicada a esto, cada ma?ana mira lo que entra y seg?n su criterio, lo deja a la Priora y despu?s se comenta. Hay cosas que imprime, otras que no, se comenta en los momentos de convivencia que tenemos como comunidad. Se comentan las noticias que llegan, tanto religiosas como no religiosas.

Y yo, como ahora vivo apartada en una ermita, me he servido de Internet para ver la prensa nacional e internacional. En ocasiones tambi?n, la hermana encargada utiliza Internet para buscar m?s informaci?n sobre alguna noticia que haya le?do en la prensa de papel.

?Y la Red les ha ayudado a mantener contacto con otras comunidades religiosas de otras zonas, de otros pa?ses?

S?, much?simo. Ahora tenemos contacto con comunidades de Estados Unidos, Argentina... tenemos un listado de comunidades del mundo, y muchas tienen correo electr?nico y p?gina Web. Con estas comunidades tenemos un intercambio muy bueno y vivo. No nos hemos visto nunca, ni nos hemos o?do nunca, pero a trav?s de Internet tenemos un di?logo fluido. Nos mandan ellas informaci?n o nos piden informaci?n sobre Santa Teresa, por ser originaria de Espa?a. Y tambi?n tenemos mucho contacto con Am?rica Latina.

El contacto sobre todo se establece para comunicarnos los acontecimientos de las comunidades, de las federaciones, aunque en alg?n momento, por ejemplo con una hermana de Argentina, s? que hemos ido intercambiando ideas sobre temas concretos, de m?s profundidad.

? http://www.observatoriodigital.net


Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 15:58  | Dulce Roma
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios