Mi?rcoles, 10 de mayo de 2006


Quien piense que Olga desecha la eutanasia porque tiene una vida f?cil se equivoca punto por punto. Sus palabras, su testimonio de vida, as? lo confirma. ?Si se va la luz o se estropea una m?quina mi vida corre peligro?, dice, ?y durante los fines de semana permanezco dos d?as sin poder cambiar de postura porque mi madre no puede cambiarme?. No puede salir a la calle por s? misma, ?vamos, que llevo veinte a?os de arresto domiciliario?.

Una cosa est? clara, no ha perdido ?ni el optimismo ni el sentido del humor?, aunque ?para ser feliz de verdad tendr?a que ser m?s independiente?. ?Tengo d?as de todos los colores, como todo el mundo?, asegura, ?aunque me har?a muy feliz poder meterme en una ba?era especial, o en un ?jacuzzi?, para sentir el agua sobre mi cuerpo?. Un gesto que no puede hacer desde hace 15 a?os.

Hay algo que no olvida, y que dej? por escrito en 1995 en su ?Carta contra la eutanasia?: ?Soy cat?lica, siempre he cre?do en Dios, en la existencia del alma y en que cuando uno muere no termina ah? su vida. Cuando estuve en coma, tuve la suerte de tener la famosa experiencia del t?nel. Esto transform? mi vida. Desde entonces, no tengo miedo a la muerte, porque s? que cuando uno se va, all? se siente mucho bienestar?. Entonces, como ahora, fue muy clara a la hora de denunciar la situaci?n social: ?Vivimos en una sociedad en la que priman el placer y lo material, pero el sufrimiento y la muerte vienen incluidos en la vida, forman parte de ella.

Soy partidaria de luchar, no de ?huir? [...] por eso luchar? hasta el final?. De esto hace 10 a?os. Y parece que pocas cosas han cambiado.

Adopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 9:22  | Eutanasia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios