Viernes, 09 de junio de 2006


Por Justo Aznar

I. Introducci?n

Aunque ya se ha abordado este tema con anterioridad en Pr?vida Press (n? 181 y 199), a la vista de las nuevas posibilidades que se han abierto en este campo, parece de inter?s realizar una actualizaci?n del tema que permita a nuestros lectores estar al d?a sobre un tema de tan extraordinario inter?s biom?dico y ?tico.

El problema ?tico fundamental para poder utilizar c?lulas madre embrionarias humanas es que hay que destruir al embri?n del cual se obtienen (Journal of Clinical Investigation 114; 1184, 2004). Esto hace que cualquier experiencia que se pueda realizar con ellas merezca una valoraci?n ?tica negativa. Pero como estas experiencias pueden ser, desde un punto de vista biom?dico, de inter?s, se est? intentando buscar alternativas para poder disponer de c?lulas madre embrionarias o de c?lulas de similares caracter?sticas biol?gicas, sin tener que destruir embriones humanos.

Desde este punto de vista son varias las posibilidades que se han propuesto para conseguir c?lulas madre embrionarias o similares sin tener que destruir embriones: 1) obtenerlas de embriones congelados, y posteriormente descongelados, sobrantes de t?cnicas de fecundaci?n in vitro, a los que se considerara t?cnicamente muertos, pero que aun pudieran conservar c?lulas vivas ?tiles para experimentaciones biom?dicas; 2) extraerlas de embriones en fase muy temprana de su desarrollo, normalmente de menos de 16 c?lulas, lo que no requerir?a la destrucci?n del embri?n del cual se obtienen; 3) crear estructuras biol?gicas no embrionarias, por transferencia nuclear som?tica, a partir de material cromos?mico gen?ticamente modificado obtenido de c?lulas som?ticas adultas, de las cuales se pudieran obtener c?lulas de caracter?sticas biol?gicas similares a las c?lulas madre embrionarias; 4) reprogramar directamente c?lula som?ticas adultas hasta un estadio de indiferenciaci?n similar al de las c?lulas pluripotentes; 5) reprogramar c?lulas som?ticas adultas fusion?ndolas con c?lulas madre embrionarias; 6) obtenerlas de pseudoembriones, como pueden ser los embriones aneuploides, los partenotes o los y androgenotes; 7) obtenerlas de c?lulas germinales del propio paciente que requiere el trasplante celular y 8) otras posibilidades.

La gran mayor?a de estas soluciones plantean objetivas dificultades ?ticas y todas ellas problemas t?cnicos de importancia suficiente para que puedan constituir, en el momento actual, una posibilidad real para obtener c?lulas madre o similares. Sin embargo, lo que parece indudable es que se est? empezando a entreabrir una puerta para solucionar el problema de la consecuci?n de este tipo de c?lulas por procedimientos ?ticamente v?lidos, aunque dicha posibilidad, en cualquiera de sus variantes, haya que valorarla con todas las cautelas de una investigaci?n biom?dica incipiente.

Antes de seguir adelante conviene remarcar que, desde un punto de vista ?tico, varias de estas soluciones presentan una importante dificultad moral a?adida, derivada del hecho de que los embriones humanos a utilizar, sean destruidos o no, tienen que ser generados por fecundaci?n in vitro, t?cnica que en si misma conlleva objetivas dificultades morales.

II. Obtenci?n de las c?lulas madre o similares a partir de embriones descongelados muertos

Entrando ya a analizar cada una de las posibilidades anteriormente enumeradas, la primera era obtener las c?lulas madre embrionarias a partir de embriones descongelados muertos. Esto se puede conseguir utilizando embriones congelados sobrantes de fecundaci?n in vitro, de los que actualmente hay m?s de un mill?n y medio en todo el mundo.

En este caso se estar?a ante una situaci?n similar a que se plantea con la donaci?n de ?rganos de cad?veres humanos para transplantes. Sin embargo, entre ambos casos existe una diferencia t?cnica sustancial, al ser muy diferente el procedimiento requerido para determinar la muerte del ser humano adulto o de los embriones utilizados.

En el primer caso, en el del ser humano adulto, se admite que el cese de la actividad cerebral es legalmente equiparable a la muerte del individuo, por lo que cuando esta circunstancia se da, determinada seg?n los procedimientos t?cnicos actualmente existentes para ello (Neurology 45; 1912, 1995), se puede considerar al individuo que se encuentra en esta situaci?n como un cad?ver, por lo que podr?a donar legalmente sus ?rganos. Pero cuando nos referimos al embri?n, establecer su muerte es m?s dificultoso, al no poder utilizarse el criterio neurol?gico, pues como es sabido, en ese momento evolutivo del embri?n humano a?n no se ha desarrollado el sistema nervioso. Por tanto, habr? que utilizar otros par?metros.

Tratando de certificar si un embri?n descongelado de 4 a 8 c?lulas, que es el estadio evolutivo en el que los embriones sobrantes de fecundaci?n in vitro suelen congelarse, est? muerto, Landry y Zucker (Journal of Clinical Investigation 114; 1184, 2004) proponen seguir los siguientes criterios: los embriones congelados que no se dividen a las 24 horas de su descongelaci?n, tras el subsiguiente caldeamiento, son desechados para fines reproductivos por considerarlos inviables. Estos embriones deber?n ser observados con intervalos de pocas horas, durante las 24 siguientes. Los embriones que no se han dividido en este periodo de tiempo adicional, ya nos se dividir?n m?s, por lo que se les puede considerar org?nicamente muertos. Adem?s en estos embriones se podr?a determinar si expresan marcadores celulares que indiquen que se ha producido una parada del crecimiento celular, pero estos marcadores a?n no son bien conocidos, pero cuando est?n bien determinados ser? ?sta otra posibilidad m?s para determinar que un embri?n est? muerto. A estos embriones muertos se les podr?an extraer las c?lulas que pudieran tener hipot?ticamente vivas para experimentaciones biom?dicas.

Pero, a nuestro juicio son muchas las preguntas que todav?a quedan por responder antes de concluir que se ha encontrado una soluci?n ?ticamente correcta, cient?ficamente v?lida y socialmente adecuada, para la obtenci?n de c?lulas madre a partir de embriones humanos muertos. Entre ellas las siguientes: a) ?es en el momento actual cient?ficamente posible determinar que un embri?n est? verdaderamente muerto, pero que conserva algunas de sus c?lulas (blast?meros) vivas?; b) ?en caso de que as? sea, existen garant?as cient?ficas de que dichas c?lulas ser?n realmente ?tiles para iniciar costosas y dif?ciles investigaciones biom?dicas?; c) ?aceptar?n los cient?ficos estas c?lulas para sus experiencias o dar?n preferencia a las generadas a partir de l?neas celulares de calidad t?cnica reconocida?; d) otro aspecto importante a considerar es que en todas las experiencias a que nos estamos refiriendo se parte de embriones de 4 a 8 c?lulas, pues, como ya se ha comentado, este estadio de divisi?n celular suelen tener los embriones sobrantes de fecundaci?n in vitro, pero dado que es sabido que las c?lulas embrionarias ?tiles para obtener c?lulas madre se consiguen de la masa granulosa interna de los blastocistos, es decir cuando el embri?n tiene entre 64 y 200 c?lulas aproximadamente, dif?cilmente pueden servir las c?lulas de un embri?n humano de 4 a 6 c?lulas para los fines experimentales que se persiguen, por lo que estos embriones descongelados habr?a que cultivarlos hasta la fase de blastocisto, procedimiento que indudablemente conlleva la revitalizaci?n del embri?n, por lo que las c?lulas embrionarias ser?an ineludiblemente obtenidas de un embri?n vivo que hay que destruir.

Estas y otras preguntas, son las que habr?a que responder antes de proponer como ?ticamente correcto y cient?ficamente v?lido el uso de c?lulas embrionarias humanas obtenidas de embriones muertos para experimentaciones biom?dicas.

Pero, en caso de que se pudieran obtener c?lulas vivas de embriones descongelados muertos, su uso tendr?a adem?s objetivas incertidumbres biol?gicas (The Lancet 364; 115, 2004), fundamentalmente debidas a que se obtendr?an a partir de embriones que indudablemente son de baja calidad, pues no hay que olvidar que los embriones que se congelan son los desechados tras la primera tentativa de implantaci?n. Por ello, no se puede asegurar que estas c?lulas tengan la misma calidad que tienen las conseguidas a partir de embriones frescos, por lo que es improbable que los investigadores que trabajan en este campo estuvieran dispuestos a iniciar costosas y dif?ciles experiencias biom?dicas a partir de un material celular de dudosa calidad, cuando hoy d?a pueden adquirir en el mercado l?neas celulares de absoluta garant?a. En este sentido, uno de los miembros del Consejo de Bio?tica que asesora al Gobierno norteamericano, la doctora Janet D Rowley, mostraba recientemente grandes dudas sobre la posibilidad de utilizar c?lulas madre embrionarias obtenidas a partir de embriones muertos, y en esa misma direcci?n, un investigador espa?ol que trabaja en este campo, el doctor Carlos Sim?n, manifestaba recientemente que no entend?a que se utilicen embriones muertos de los que sobran de la fecundaci?n in vitro, cuando se pueden usar embriones frescos generados por esta misma t?cnica, con el dato adicional de que los donantes podr?an ser seleccionados de entre los m?s v?lidos.

Una ?ltima dificultad, es que la eficiencia de la t?cnica es muy baja, pues solamente un 3% de los embriones descongelados parece que pueden ser ?tiles para investigaciones biom?dicas (The Lancet 364; 115, 2004). Por ello, si actualmente se utilizaran todos los embriones congelados existentes en Estados Unidos para la obtenci?n de c?lulas madre, solamente se podr?an conseguir 275 l?neas celulares, n?mero absolutamente insuficiente para las demandas de investigaci?n de ese pa?s.

En resumen, parece que todo lo anteriormente referido indica que el uso de embriones descongelados muertos no es actualmente una posibilidad real para obtener c?lulas madre embrionarias.

III. Obtenci?n a partir de embriones muy j?venes

La segunda posibilidad referida es obtener las c?lulas madre de embriones generados por fecundaci?n in vitro que est?n en una fase muy temprana de su desarrollo evolutivo, pues en este caso las c?lulas a partir de las que se pueden generar las c?lulas madre se podr?an conseguir sin tener que destruir al embri?n que las dona, ya que estos embriones, despu?s de extraerles el correspondiente blast?mero podr?an ser implantados. Esto ya fue conseguido por un equipo de investigadores del Instituto de Gen?tica Reproductiva de Chicago, dirigido por el Dr. Verlinsky (Reproductive BioMedicine Online; htp:// www.rbmonline.com/Article 1558), los cuales obtuvieron l?neas celulares a partir de una c?lula pluripotente extra?da de un embri?n de 4 d?as (de 60 a 70 c?lulas), es decir inmediatamente antes de alcanzar el estadio evolutivo de blastocisto, generado por fecundaci?n in vitro. En estas circunstancias, la mayor parte de las veces, la extracci?n de esta c?lula no conllevaba la destrucci?n del embri?n. Pero recientemente se ha dado un paso m?s cuando Robert Lanza y colaboradores, sin duda uno de los grupos pioneros en este tipo de investigaciones, han conseguido obtener blast?meros a partir de embriones de ocho c?lulas, y de ellos generar l?neas celulares, que posteriormente pudieron diferenciarse a c?lulas de distintos tejidos (Nature 493;217,2006). En dichas experiencias, los embriones, que s?lo tienen siete c?lulas despu?s de hab?rseles extra?do el blast?mero en cuesti?n, se implantaron en hembras (ratonas) subrogadas pseudogestantes, consiguiendo que nacieran ratones aparentemente normales, con una eficiencia similar a cuando se generaban a partir de embriones de 8 c?lulas. Es decir, parece que habr?an conseguido generar l?neas celulares de distintos tejidos a partir de blast?meros, sin que ello requiriera la destrucci?n del embri?n que los dona.

Pero esta t?cnica, si se trata de utilizarla en humanos, tiene adem?s de la dificultad moral de que los embriones deben ser generados por fecundaci?n in vitro, la dificultad social de que es muy improbable que una pareja con problemas de infertilidad y que desee tener un hijo, por lo que acude a la fecundaci?n in vitro, acceda a que el embri?n generado sea manipulado, con los riesgos que esto presupone para dicho embri?n (New England Journal of Medicine 353; 2321, 2005). Por tanto, no parece que esta posibilidad, por el momento, sea factible. Adem?s, el uso de las c?lulas as? obtenidas, por proceder de otro individuo distinto al que se le va a practicar el trasplante celular, conllevar?a problemas de rechazo inmunol?gico, similarmente a lo que ocurre con los trasplantes de ?rganos procedentes de donantes.

Pero adem?s de todo lo anteriormente referido, esta t?cnica tiene otra dificultad ?tica m?s y es que hay que congelar los embriones de 7 c?lulas que se producen tras la extracci?n del blast?mero durante el tiempo requerido para comprobar que dicho blast?mero est? en adecuadas condiciones para ser utilizado para generar c?lulas de distintos tejidos, lo que presupone otra manipulaci?n m?s de esos seres humanos vivos incipientes.

Adicionalmente a todo ello, para garantizar la idoneidad ?tica de est? t?cnica, siempre haciendo la salvedad moral de que los embriones generados lo son por fecundaci?n in vitro, habr?a que asegurar que cada embri?n generado y utilizado para extraerle el consabido blast?mero fuera despu?s implantado, lo que, por el momento, no parece factible, pues con esta met?dica se genera un elevado n?mero de embriones a los que no es posible garantizarles su implantaci?n.

Pero a todo lo anteriormente referido, a?n se puede a?adir una ?ltima incertidumbre ?tica y es la manifestada por algunos autores que consideran que destruir un blast?mero, del cual hipot?ticamente podr?a generarse un ser humano adulto ?no es lo mismo que destruir un embri?n humano desarrollado?

IV. Creaci?n de estructuras biol?gicas no embrionarias por transferencia nuclear som?tica

La cuarta posibilidad, ser?a conseguir las c?lulas madre o similares a partir de estructuras biol?gicas no embrionarias creadas experimentalmente, de las que se pudieran obtener l?neas celulares ?tiles para reproducir muchos de los procesos que ocurren en las primeras etapas del desarrollo embrionario o para otros fines experimentales (Blood 106; 150, 2005).

En este campo se encuadra la denominada transferencia nuclear som?tica alterada (ANT), propuesta por William B Hurlbut, de la Universidad de Stanford, en California. Seg?n comenta Maureen L Condic (First Things 155; 12, 2005), esta met?dica se desarrolla en tres etapas. En la primera, se toma una c?lula som?tica adulta del paciente que requiere el trasplante celular y se altera su ADN cromos?mico para dirigir la expresi?n gen?tica de su n?cleo hacia un objetivo biol?gico determinado, que en este caso, tiene como finalidad que el embri?n creado no sea viable. Despu?s, este n?cleo alterado se fusiona con un ovocito enucleado, lo que da lugar a un h?brido que exhibe las propiedades g?nicas programadas en el n?cleo alterado de la c?lula som?tica adulta. Finalmente, la c?lula ANT, tras estimularla adecuadamente, puede desarrollarse hasta dar lugar a un blastocisto biol?gicamente alterado que es incapaz de implantarse y del cual se podr?an extraer las c?lulas madre que ser?an gen?ticamente id?nticas a las del paciente del que se tom? la c?lula original, c?lulas que podr?an usarse, tanto para investigaciones biom?dicas en general, como terap?uticamente para tratar al paciente que don? la c?lula som?tica adulta.

Esta posibilidad te?rica ha sido recientemente llevada a la pr?ctica por Meissner y Jaenisch (Nature 439; 213, 2006), este ?ltimo, como se sabe, uno de los m?ximos expertos actuales en t?cnicas de clonaci?n y experimentaci?n con c?lulas madre.

Pues bien, dichos autores proponen crear, blastocistos alterados a partir de un tipo de c?lulas som?ticas adultas, los fibroblastos, cuyo material cromos?mico se ha modificado para que no puedan expresar un gen, el Cdx2, necesario para que el blastocisto generado pueda implantarse. As? pues, estos embriones ser?an pr?cticamente inviables al carecer de un trofoblasto funcionalmente activo, que les impedir?a implantarse en el ?tero. Sin embargo, si que podr?an ser fuente de c?lulas madre embrionarias pluripotenciales.

Sin embargo, el m?todo ANT, adem?s de tener todav?a importantes incertidumbres biol?gicas, tiene tambi?n concretas objeciones morales. En efecto, aunque por este procedimiento t?cnico se pudiera producir un blastocisto alterado incapaz de implantarse en el ?tero, por el momento no es posible descartar que este ente embrionario en alguna etapa de su desarrollo no haya tenido las caracter?sticas de un embri?n humano vivo, circunstancia ?sta que por el momento es experimentalmente imposible de comprobar. En efecto, una cosa es que el entre biol?gico creado no pueda implantarse y otra que previamente a la implantaci?n no haya tenido en ning?n momento el car?cter biol?gico de embri?n humano. Como afirma Solter (New England Journal of Medicine 335, 2321, 2005), no se puede tener la certeza absoluta de que cada una de las entidades biol?gicas creadas sea incapaz de desarrollar un embri?n viable. A lo que nosotros a?adimos que, probablemente, durante sus dos o tres primeros d?as de vida la entidad biol?gica creada no ser?a diferente de un embri?n humano creado in vitro por transferencia nuclear som?tica. Adem?s de ello, no se puede descartar que el gen Cxd2 tenga la misma funci?n en humanos que en ratones, ya que, por el momento, es solamente en estos ?ltimos animales en donde se han realizado estas experiencias.

V. Reprogramar directamente c?lulas som?ticas adultas

A nuestro juicio, una de las m?s prometedoras posibilidades para conseguir c?lulas similares a las embrionarias, sin tener que destruir un embri?n humano, ser?a poder desdiferenciar (rejuvenecer) c?lulas madre de tejidos adultos de la persona que debe recibir el trasplante celular, para as?, tras reprogramar su genoma, obtener de las c?lulas generadas, las correspondientes l?neas celulares.

Por el momento este m?todo no parece t?cnicamente posible. Sin embargo, seg?n comenta ML Condic (First Things 155; 12, 2005), un nuevo camino se ha abierto para conseguir este fin con la introducci?n de la denominada Transferencia Nuclear Alterada- Reprogramaci?n Asistida del Ovocito (ANT-OAR). Esta propuesta, seg?n Condic, ha sido refrendada por un n?mero significativo de cient?ficos y bio?ticos de prestigio en un documento denominado ?Creation of Pluripotent Stem Cell by Oocyte Assisted Reprogramming?.

A diferencia de la ANT que propone suprimir del genoma de la c?lula adulta la informaci?n expresada por alg?n gen necesaria para que el embri?n generado sea viable, en la ANT- OAR lo que se propone es una modificaci?n gen?tica del material cromos?mico de la c?lula som?tica adulta para que ?sta s?lo se pueda desdiferenciar hasta un estadio evolutivo de c?lula pluripotente, pero sin llegar nunca a un estadio de c?lula totipotente. En este caso, a partir de la c?lula generada s?lo se podr?an derivar c?lulas de diversos tejidos, pero nunca un embri?n humano. De esta forma se habr?an solventado las dificultades inherentes a la necesaria destrucci?n de un embri?n para obtener c?lulas madre embrionarias.

Para conseguir que la c?lula som?tica adulta se reprograme, en este caso se utiliza la capacidad que para ello tiene el citoplasma de los ovocitos. As? pues, al transferir el n?cleo gen?ticamente modificado de la c?lula adulta a un ovocito enucleado, no se pretende generar una c?lula totipotente, como se consigue en la transferencia nuclear som?tica, sino ?nicamente reprogramar la c?lula som?tica adulta a c?lula pluripotente. Sin embargo, la posibilidad de poner la t?cnica ANT-OAR a disposici?n de la cl?nica humana, exigir? primero una amplia experimentaci?n con c?lulas animales, para delimitar mucho mejor todo el procedimiento t?cnico, pero si la t?cnica ANT-OAR pudiera estar disponible se tendr?a la posibilidad de obtener c?lulas madre embrionarias por un m?todo ?ticamente aceptable al no requerir ?ste la destrucci?n de embriones humanos.

Sin embargo, esta t?cnica tiene la grave dificultad social de que para practicarla requieren ovocitos humanos, lo que presupone la utilizaci?n de un gran n?mero de mujeres donantes de sus ?vulos, cosa no f?cil de conseguir, especialmente por el peligro que para cada una de esas mujeres puede suponer la importante estimulaci?n hormonal que sufren, que en ocasiones, puede incluso desencadenar en ellas el grave s?ndrome de hiperestimulaci?n ov?rica.

VI. Fusi?n de las c?lulas som?ticas adultas con c?lulas madre embrionarias

Para solventar el problema del uso de ovocitos humanos, se acaba de abrir una nueva posibilidad para obtener c?lulas madre embrionarias o similares, a partir de c?lulas madre de tejidos adultos, consistente en fusionar estas ?ltimas con c?lulas madre embrionarias, las cuales producen en el genoma de la c?lula som?tica adulta el mismo efecto desdiferenciador que produce el citoplasma de los ovocitos en la transferencia nuclear som?tica. De esta forma las c?lulas som?ticas adultas pueden llevarse a un estado de indeferenciaci?n gen?mica similar al embrionario.

En relaci?n con este proceso desdiferenciador conviene recordar que en la transferencia nuclear som?tica (clonaci?n terap?utica), el n?cleo de la c?lula som?tica debe reprogramarse hasta un estado cromos?mico m?s indiferenciado, parecido al embrionario, cosa que se consigue por la acci?n del citoplasma del ovocito. Los mecanismos que rigen este proceso son todav?a poco conocidos, pero se sabe que en este proceso desdiferenciador juega un papel decisivo el citoplasma del ?vulo que recibe el material cromos?mico de la c?lula adulta (Nature 415; 1035, 2002).

Por este procedimiento se consigue una c?lula con un estado de indiferenciaci?n gen?mico similar al de las c?lulas embrionarias pluripotentes, y con una identidad g?nica similar a la de la c?lula som?tica que ha donado el n?cleo. Por ello, si las c?lulas de distintos tejidos generadas a partir de estas c?lulas son trasplantadas al paciente donante del n?cleo de la c?lula som?tica adulta, no sufrir?n rechazo, por lo que hipot?ticamente ser?an de gran utilidad en terapia celular.

Pues bien, esta hipot?tica posibilidad ha sido recientemente llevada a la pr?ctica por Cowan y col (Science 309; 1369, 2005), quienes comprueban, que si las c?lulas som?ticas adultas se fusionan con c?lulas madre embrionarias, se puede conseguir la reprogramaci?n del material cromos?mico de las c?lulas som?ticas adultas hasta un estadio de c?lulas indiferenciadas de tipo pluripotente. En su experiencia concreta, los autores, fusionan fibroblastos, un tipo de c?lula som?tica adulta, con c?lulas madre embrionarias y tras cultivar ambos tipos de c?lulas, en un medio que facilita la fusi?n de sus membranas celulares, obtienen una c?lula h?brida dotado de un ?nico n?cleo. El principal inconveniente de esta t?cnica es que como la nueva c?lula procede de dos c?lulas, fibroblasto y c?lula madre embrionaria, que tienen un n?cleo diploide (n?cleo de 46 cromosonas), la c?lula resultante tendr? el doble de dotaci?n cromos?mica que las c?lulas adultas normales, es decir, ser? una c?lula tetraploide, con 92 cromosomas. Las c?lulas tetraploides as? obtenidas se comportan de forma muy similar a como lo hacen las c?lulas madre embrionarias, pues tienen marcadores prot?icos propios de dichas c?lulas; ofrecen el mismo car?cter de ?inmortalidad? (de hecho, en estas experiencias concretas las c?lulas sufrieron m?s de 50 pases de cultivo); se activa en ellas la expresi?n del gen OCT-4, que est? reprimida en los fibroblastos y que ?nicamente se detecta en las c?lulas similares a las embrionarias; pueden generar cuerpos embrioides, como hacen las c?lulas madre embrionarias y tambi?n desarrollar teratomas, pudiendo ambos, teratomas y cuerpos embrioides expresar actividad de las tres capas germinales (endodermo, mesodermo y ectodermo). Es decir, parece que las c?lulas som?ticas adultas, cuando se fusionan con c?lulas madre embrionarias humanas, pueden reprogramar su n?cleo y transformarse en c?lulas pluripotentes similares a las embrionarias, lo que ya se hab?a conseguido experimentalmente en ratones (Current Biology 11; 1553, 2001).

Los resultados aqu? comentados parecen confirmar que las c?lulas madre embrionarias contienen los factores de reprogramaci?n que existen en el citoplasma de los ovocitos necesarios para modificar el n?cleo de las c?lulas som?ticas adultas llev?ndolas a un estado de pluripotencialidad (Cell, DOUI 10.1016/j:cell.2005.08.023).

Por ello, este procedimiento podr?a servir para obtener c?lulas madre similares a las embrionarias conseguidas a partir de blastocistos generados por fecundaci?n in vitro o por transferencia nuclear som?tica. Incluso, seg?n comenta M Azim Surani en el art?culo de Cell anteriormente referido, es posible que las c?lulas madre embrionarias sean incluso m?s eficientes para reprogramar el material cromos?mico de las c?lulas som?ticas adultas que el propio citoplasma de los ovocitos.

Pero a pesar de estas esperanzadoras posibilidades, uno de los autores del grupo de Cowan, tambi?n firmante del trabajo, Kevin Eggan, seg?n recoge un reciente editorial de la prestigiosa revista m?dica New England Journal of Medicine (353; 1646, 2005), manifiesta que ellos a?n no han podido poner a punto la metodolog?a necesaria para generar c?lulas madre similares a las que se obtienen de los blastocistos, aunque sin duda, sus estudios, pueden ser la base para futuras experiencias que permitan conseguir dicho objetivo al ir conociendo mejor los complicados mecanismos de la reprogramaci?n cromos?mica de las c?lulas som?ticas adultas.

Sin embargo, un aspecto negativo de esta met?dica es que los h?bridos as? generados, al ser tetraploides su posible potencial terap?utico es pr?cticamente nulo, por lo que podr?an utilizarse para experiencias biom?dicas, pero no para terapia celular.

Por ello, como comentan los propios autores (Science 309; 1369, 2005), y tambi?n recoge un editorial de JAMA del pasado mes de octubre (294; 1475, 2005), para hacer terap?uticamente ?tiles estas t?cnicas habr?a que desarrollar un m?todo para eliminar el ADN sobrante, que proporciona la c?lula madre embrionaria, para as? convertir la c?lula tetraploide obtenida en diploide, circunstancia, que como el propio Eggan reconoce, por el momento parece t?cnicamente dif?cil de conseguir.

Adem?s, de las incertidumbres t?cnicas biol?gicas anteriormente comentadas, desde un punto de vista ?tico, dado que para la obtenci?n de este tipo de c?lulas tetraploides, hay que utilizar c?lulas madre embrionarias, que se obtienen de embriones humanos que hay que destruir, tampoco se habr?a resuelto la dificultad ?tica que la utilizaci?n de c?lulas embrionarias tiene.

VII. Obtenci?n de c?lulas madre a partir de pseudoembriones

Otra posibilidad es obtener las c?lulas madre a partir de pseudoembriones, es decir, de estructuras biol?gicas que no pudieron dar lugar a un embri?n viable. Entre ellos se encuentran los embriones aneuploides, los androgenotes y los partenotes.

Como se sabe, los cigotos normales tienen dos pron?cleos, uno procedente del padre y otro de la madre. Sin embargo, tras la fecundaci?n in vitro se pueden obtener accidentalmente cigotos que tienen uno o tres pron?cleos, a estos cigotos se les denomina aneuploides y parece que son inviables. Pues bien, recientemente se ha comprobado que de blastocistos de embriones aneuploides se pueden obtener c?lulas madre de tipo embrionario normales (Human Reproduction 19; 670, 2004). En la experiencia concreta que se describe en este art?culo de Human Reproduction, los autores utilizaron 9 blastocistos obtenidos de cigotos aneuploides, de los cuales pudieron obtener una l?nea de c?lulas madre embrionarias. Si estas experiencias se confirmaran se tendr?a otra posibilidad m?s de conseguir c?lulas madre embrionarias sin tener que destruir un embri?n viable. De todas formas la valoraci?n ?tica positiva de esta t?cnica hay que realizarla con prudencia, pues con anterioridad ha sido demostrado (Human Reproduction 10; 132, 1995 y 12; 321, 1997) que tras la fecundaci?n de ovocitos por inyecci?n intracitoplasm?tica de espermatozoides, entre un 10% y un 30% de los cigotos aneuploides obtenidos pueden generar blastocistos normales, que por tanto podr?an dar lugar a embriones asimismo normales.

Se denominan androgenotes a embriones a los que les faltan los genes maternos, como se sabe necesarios para un adecuado desarrollo del embri?n. Son, por tanto, cuerpos embrioides con un cariotipo 46, YY. A partir de estos pseudoembriones, debido a la ausencia del cromosoma X y de la impronta gen?mica materna, no se puede generar un individuo adulto y s? en cambio una mola hidatiforme completa.

Los partenotes, en cambio se forman por duplicaci?n del material cromos?mico del ovocito y su posterior activaci?n en ausencia de espermatozoides. En ellos, por tanto, faltan los genes de origen paterno, necesarios, al igual que los maternos, para el adecuado desarrollo del embri?n. En la reproducci?n natural los partenotes se pueden generar por una alteraci?n de la impronta masculina, al igual que los androgenotes por la alteraci?n de la femenina. A partir de los partenotes no se puede generar un individuo normal. Por ello, para algunos expertos, desde un punto de vista ?tico, no habr?a dificultad para obtener c?lulas madre de tipo embrionario a partir de androgenotes y partenotes, aunque ello conllevara su destrucci?n. Sin embargo, otros afirman que, tanto androgenotes como partenotes, son simplemente embriones anormales, como se demuestra porque pueden recuperar la normalidad por t?cnicas de ingenier?a gen?tica, lo que ya se ha conseguido, tanto en ratones como en humanos, por lo que no estar?a garantizada la bondad ?tica de destruir un embri?n que se puede considerar enfermo, pero que con un adecuado tratamiento podr?a recuperar la normalidad.

VIII. Obtenci?n a partir de c?lulas germinales

Una posibilidad muy interesante que se acaba de descubrir es la de obtener c?lulas madre similares a las embrionarias a partir de c?lulas madre testiculares de ratones adultos, las cuales son pluripotentes y, por tanto, pueden comportarse como c?lulas madre embrionarias. Esto lo han conseguido Guan y col (Nature, DOI: 10.1038/nature, 4697; 24-III-2006) al confirmar la pluripotencialidad y plasticidad de las espermatogonias (c?lulas germinales masculinas inmaduras) de ratones adultos, que utilizando las condiciones adecuadas de cultivo, pueden adquirir propiedades biol?gicas similares a las de las c?lulas madre embrionarias. A estas c?lulas, los autores del trabajo, las denominan ?multipotent adult germline stem cells (ma GSCs). A partir de las maGSCs los autores obtienen c?lulas de las tres capas germinales, adem?s de producir teratomas, caracter?stica propia de las c?lulas madre embrionarias. Es decir, que a partir de ellas pueden generar c?lulas nerviosas, de coraz?n, epiteliales hep?ticas e epiteliales intestinales.

Con respecto a las c?lulas de coraz?n comprueban asimismo que las c?lulas germinales tienen muchas de las caracter?sticas bioqu?micas propias de las c?lulas cardiacas, como puedan ser la existencia de a-actina, troponina t y troponina b. Adem?s tambi?n presentan una prote?na, la conexina 43, que facilita la uni?n intercelular, lo que da al conjunto celular generado el aspecto de tejido cardiaco funcionante. Sin duda, a partir de las c?lulas maGSC, y utilizando como fuente biopsias testiculares, se podr?an obtener c?lulas de diversos tejidos ?tiles para ser trasplantados a ese mismo paciente, sin problemas inmunol?gicos, ni por supuesto ?ticos, a la vez que c?lulas similares a las c?lulas madre embrionarias que se pudieran utilizar para experimentaciones biom?dicas. En opini?n de George Q Daley, profesor de la Escuela M?dica de Harward, en declaraciones realizadas el pasado mes de abril, ?si estas experiencias funcionaran ser?a un excitante avance de cara a la medicina regenerativa?. Asimismo, a juicio de P Tadens, del National Bioethics Center de Filadelphia, ?es este un importante avance que se desarrolla en la direcci?n adecuada?. Sin embargo, hasta el momento esta tecnolog?a, con fines terap?uticos, s?lo podr?a aplicarse a varones, lo que significa una importante limitaci?n, que sin duda habr? que tratar de resolver en un futuro pr?ximo.

IX. Otras posibilidades

Obtenci?n de c?lulas troncales a partir del blastema. Como se sabe, alrededor de las lesiones o amputaciones se forma una capa celular denominada blastema. Estas c?lulas al diferenciarse pueden generar c?lulas del ?rgano lesionado en cuesti?n, contribuyendo as? a recuperarlo org?nica y funcionalmente. ?Conocer que mecanismos biol?gicos regulan la funcionalidad de estas c?lulas, es, en opini?n de Juan Carlos Izpisua (I Conferencia Internacional sobre Terapia Celular y Medicina Regenerativa.

Instituto de Salud Carlos III. 7-III-2006. Madrid), un ?rea de m?s proyecci?n biol?gica que la b?squeda de los factores que permiten diferenciarse a una c?lula madre adultas.

X. Conclusi?n

De todas formas, en el mundo de las cosas reales, todo el debate aqu? comentado, encaminado a obtener c?lulas madre embrionarias sin tener que destruir embriones humanos, parece un tanto artificial, pues a la gran mayor?a de los investigadores que trabajan en este campo no les preocupa cual puede ser el origen y el m?todo para conseguir las c?lulas madre embrionarias que utilizan, sino que lo ?nico que exigen es que ?stas sean de buena calidad, y esto, de momento, lo pueden conseguir bien obteni?ndolas de los bancos de embriones actualmente congelados procedentes de fecundaci?n in vitro o simplemente compr?ndolas en los bancos comerciales actualmente existentes. Adem?s, hay que recordar que la utilidad de estas c?lulas madre embrionarias o similares a las embrionarias as? obtenidas s?lo tienen utilidad para fines experimentales, pues para fines terap?uticos son las c?lulas madre de tejidos adultos la ?nica posibilidad real.

Adopcion Espiritual

Publicado por Galsuinda @ 10:24  | C?lulas madre
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios