Mi?rcoles, 14 de junio de 2006



Entre el 80 y el 90% de las discapacidades detectadas en los diagn?sticos prenatales derivan en un aborto. Los argumentos a favor van desde un ego?smo expl?cito (no complicarse la vida con un hijo enfermo), hasta el "bienpensante" ideal, extendido en las sociedades occidentales, de que el sufrimiento debe evitarse a toda costa, porque m?s vale una muerte r?pida que una larga agon?a, que es a lo que se reduce la vida de cualquier enfermo. Entre medias, hay todo un culto a la "perfecci?n" de cuerpo y mente. Los candidatos a la eugenesia no son s?lo ni?os con enfermedades graves, sino con simples deficiencias curables como un pie deforme o con labio leporino.

La australiana Melinda Tankard Reist cuenta en Defiant Birth: Women who resist medical eugenetics (Spinifex, 2006) las historias de 19 madres que respetaron la vida de sus hijos en el vientre en contra del consejo de m?dicos y, a veces tambi?n, familiares y amigos. "Son, en cierto sentido, proscritas de la gen?tica", escribe la autora.

Un "caso de libro" era el de los Streckfuss. A su beb? se le diagnostic? una anomal?a en la columna vertebral que le provocar?a la muerte en horas o d?as despu?s del nacimiento. El mismo dilema se les present? con el segundo embarazo. Pero esto no cambi? las cosas. El primer hijo vivi? apenas un d?a, y el segundo seis. Durante ese breve tiempo -destacan los padres-, conocieron el amor de una familia y fueron bautizados. Despu?s tuvieron un entierro digno. "Algunos piensan que seguimos adelante con el embarazo de Benedict y Charlotte porque no estamos de acuerdo con el aborto, porque somos cat?licos o, quiz?, porque nuestro sobrino sali? adelante despu?s de un diagn?stico fatal. Probablemente hayan jugado un papel importante en nuestra decisi?n todos estos factores, pero eso no es lo fundamental. Se trata de amor. Se trata de nuestros beb?s... Haberles provocado la muerte antes s?lo nos hubiera privado de la hermosa experiencia de conocerlos y amarlos".

A menudo, seg?n destaca el libro, los diagn?sticos fatales no se cumplen. Nirmala Jegathesan, de Singapur, pas? por una prueba digna de Abraham. Su primer hijo naci? con lupus, una enfermedad que afecta al sistema inmune. El segundo es autista. A los 40 a?os, sin esperarlo, volvi? a quedarse embarazada, y las pruebas prenatales revelaron una grave variante del S?ndrome de Down o tal vez del de Turner. Nirmala entendi? "por qu? el aborto parece ser la respuesta perfecta", pero su marido y ella fueron incapaces de matar al ni?o. Fue ni?a y todo lo que quedaba de la enfermedad era un peque?o exceso de piel en el cuello.

Entre los 19 casos hay otras historias similares de ni?os que han vivido en contra de las previsiones de los m?dicos. "Los beb?s son m?s fuertes de lo que se piensa, y tambi?n sus madres y sus padres". El problema, seg?n la autora, es una mentalidad eugen?sica cada vez m?s extendida, presente no s?lo en los diagn?sticos prenatales, sino tambi?n en el diagn?stico pre-implantatorio (introducido en Espa?a con la reciente Ley de Reproducci?n Asistida) o en la selecci?n de embriones con las t?cnicas de fecundaci?n in vitro.

La autora no renuncia a entrar en otro debate. ?Se puede tomar la decisi?n de procrear cuando existe la posibilidad de transmitir una grave enfermedad hereditaria? El no de Reist no es un aval para el aborto. Cuando hay ya una nueva vida, es un deber moral preservarla.

El problema es que la ley parece apuntar hacia otros derroteros. Los partidos pol?ticos no se conforman con prometer mejores pensiones; se anuncia un mundo sin sufrimientos. Pero entonces, pregunta la autora, "?d?nde quedan la humanidad, la empat?a, la interdependencia?". Una madre cierra el libro con una reflexi?n sobre lo que le ha ense?ado su hijo enfermo: "Las apariencias externas, las minusval?as f?sicas e incluso el dolor m?s grotesco no son las cosas m?s importantes en la vida". Se enriquece la vida de la familia hasta extremos incapaces antes de sospechar: "Andrew ha cambiado nuestras almas de un modo en que s?lo ?l pod?a hacerlo".

Fuente: MercatorNet


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 11:31  | Testimonios provida
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios