Viernes, 23 de junio de 2006


Hay personas que si no est?n hablando mal de algo o de alguien dan la sensaci?n de ser mudos o estar muertos.

Por murmuraci?n entenderemos aqu? la conversaci?n un poco denigrante, en voz baja , en ausencia del sujeto denigrado y con un tanto de regodeo o recochineo sobre el ausente . Se corroe la buena fama de personas o cosas, sin razones y con cierta mala voluntad sobre ellas. La murmuraci?n tiene muchos nombres: maledicencia , trapisonda, enredos, chismes, calumnias, despellejar, poner como hoja de perejil,? todas ellas son primas entre si y de la mentira y el enga?o.

Generalmente, la murmuraci?n no produce graves da?os; pero en ocasiones puede causar verdaderas tragedias. Extender las ideas de que : ?Me han dicho que tal empresa est? arruinada? Me acabo de enterar que la mujer de X se entiende con Y? Se de buena tinta que Z le est? robando a su empresa,?? y otras an?logas, sin pruebas de ning?n tipo, pueden causar por desprestigio la ruina de esa empresa, que X se separe de su esposa o que Z sea expulsado de su empresa sin que los afectados sepan ni por qu?.

? Por qu? se murmura? Por envidia, por odio, por intereses, por vanidad,?Es muy corriente que cuando varias personas empiezan a hablar mal de alguien, este alguien no importe a ninguno ni un comino. Solo les importa el propio YO a cada uno. Si decimos que Fulano es feo, torpe, necio, pobre,?en el fondo estamos dando a entender que nosotros somos guapos, ?giles, inteligentes y ricos. Algo que nos alegra y llena de satisfacci?n. Con frecuencia, la causa es un complejo de inferioridad, adobado con la cobard?a de quien es incapaz de dar la cara.

En la costumbre de murmurar interviene en buena medida la aquiescencia de quienes les escuchan y jalean con agrado por miedo a ir contracorriente. A Jes?s le condenaron los mismos que unas horas antes le aclamaban. Bast? que una mayor?a pidiese la muerte de Cristo para que, incapaces de oponerse, gritaran como ?todos? : ?Crucif?cale! ?Crucif?cale!

De vez en cuando surge una de esas personas a quienes desagrada el trapicheo y termina encar?ndose con el chismoso. Resultado: se expone a perder las amistades con ?l o , si no lo hace, se convertir? en un c?mplice. Mal embrollo moral ?t?o?. Todas las cosas se pueden decir sin empeorar las situaciones, pero cuando hay algo que decir, ? se dice claramente y sin pamplinas!. Y si hay que perder a ciertos amigos, no perder?amos gran cosa. Hay una forma de quedar siempre mal ante los dem?s: andar con subterfugios y medias tintas.

Cuando iniciamos ciertos comentarios, sin importancia aparente ?Sabemos el da?o y los perjuicios que podemos ocasionar? La mentira tiene muchas facetas: reticencia, cabildeo, murmuraci?n... Pero es siempre arma de cobardes. Son los mismo que tras despellejar a Don Fulano corren a decirle: Oye se dice por ah? que tu?Te lo digo para que est?s sobre aviso. Al final todo termina sabi?ndose, pero ?y mientras tanto? Pues ese final puede tardar a?os y los perjuicios familiares, sociales y econ?micos pueden ser irreversibles

?Y que puede hacer el ofendido? M?s bien poco, pues suele ser el ?ltimo que se entera de lo que se dice y de quien lo dice. Y si se entera, carecer? de pruebas para ir a juicio. Si adem?s es un alma noble, de prestigio y con autoridad habr? encontrado una dura cruz que sobrellevar. Es el momento de recurrir a Cristo, el ?nico amigo que nunca falla.

?Ay, esos medios de comunicaci?n! Vendidos al poder pol?tico, empresarial o social a los que sirven contra sus rivales a base de susurraciones, murmuraciones, trapisondas, enredos, chismes, cuentos, insidias, calumnias,?, envileci?ndose hasta grados animalescos. No hay que preocuparse, como son muy listos : Todo lo justificar?n muy bien y en todos los casos

Alejo Fern?ndez P?rez

ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 20:55  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios