Viernes, 14 de julio de 2006


La agencia Zenit recoge una noticia de Reuters en la que se cifra en tres millones los ni?os que han nacido mediante el sistema de Fecundaci?n In Vitro (FIV), tambi?n conocida como fecundaci?n artificial o fecundaci?n asistida. Es curiosa la buena prensa de que goza la fecundaci?n artificial, quiz?s porque el fin originario consiste en tener ni?os y no en no tenerlos. Si hay algo que a la sociedad le cuesta entender, incluso a muchos partidarios de la vida, es que tener un hijo no es un derecho ni puede ser una obsesi?n por muy hermosa que resulte la maternidad.

Porque lo cierto es que la FIV es uno de los grandes horrores de nuestro tiempo, pero es endiabladamente dif?cil que la mayor?a lo comprenda, dado su disfraz de t?cnica provida. Veamos en env?s de la moneda FIV:

1- La utilizaci?n hormonal de la mujer como si se tratara de una vaca.

2- A los m?dicos no les gusta fallar, por tanto no fecundan un ?vulo salvo en aquellos pa?ses, como en Alemania, que han tenido el acierto de prescribirlo por ley, fecundan tres y hasta cinco ?vulos, de esta manera se abre la puerta a los llamados, hay que ser c?nicos abortos selectivos.

3-Embriones sobrantes, como a los m?dicos no les gusta fallar se ha creado millones en el mundo, es decir de personitas destinadas al matadero, sea por cremaci?n o su utilizaci?n como cobayas humanos, ni que decir tiene que nos e ha conseguido curar ni una gripe con estas t?cnicas homicidas.

4-Se ha creado el mercado gen?tico, m?s cutre que los antiguos mercados de esclavos, pero que encima se disfraza de filantrop?a. En Europa las universitarias no dejan de recibir ofertas para que donen ?vulos a cambio de dinero o filantr?picamente -?Dios nos libre de los fil?ntropos!- de esta forma en breve se producir? el mismo efecto que at?vicamente ha venido produci?ndose con la prostituci?n. M?s de uno cuando pasee por la calle y vea a un o una joven podr? decir: ?Ese puede ser mi hijo o hija?. Si lo piensan un poco ?ste ha sido el principio eterno de la decencia social, que no religiosa: la tendencia natural de la sociedad civilizada a identificar criar a su propia prole.

5-La FIV tambi?n ha provocado ese mismo abandono de la noci?n de identidad gen?tica en el var?n. Las m?s afamadas cl?nicas FIV se han convertido en bancos de esperma que resultar?an c?micos sino fuesen tr?gicos. Volvemos al drama de los hu?rfanos biol?gicos: ?Ese de ah? podr?a ser mi hijo?.

6-En conclusi?n, la FIV que se present? como una t?cnica provida, con cifras que amenazan superar ?sobre todo por las cifras de los embriones sobrantes- en un atentado contra la vida a?n m?s salvaje que el aborto. Hay mil razones y no religiosas, sino ?ticas y m?dicas para prohibir la Fecundaci?n In Vitro FIV o al menos para prohibir toda fecundaci?n de m?s de un ?vulo.

Y todo esto quiere decir que la Ley de Fecundaci?n Asistida de la ministra Elena Salgado que ha pasado inadvertida y que ha sido saludada como una gran avance cient?fico por la progres?a, es por encima del gaymonio y el divorcio express la mayor bestialidad ejecutada por el Gobierno Zapatero. Otros?, lejos de ser un avance cient?fico supone una regresi?n cient?fica porque el dinero y los medios destinados a utilizar embriones humanos como cobayas no se dedican a investigar y aplicar t?cnicas con c?lulas madre adultas, las que no matan a nadie, las que s? han logrado terapias efectivas y cuyo uso cualquier credo o moral no puede sino aplaudir con entusiasmo.

Y con tanto manipular embriones nos aproximamos a la estupidez de las amazonas, no es broma: sesudos cient?ficos ingleses han optado por una t?cnica tan sofisticada como absurda, han matado embriones de rat?n con lo que han hecho semen cuyos espermatozoides han mezclado con el ?vulo de rata correspondiente e introducido en el animalito. Seg?n ellos el experimento resulta muy esperanzador para combatir la infertilidad masculina, es decir, que est?n pensando en destrozar embriones humanos para conseguir fecundaciones sin intervenci?n de var?n. Es el mito del amazonismo, el ideal de tantas feministas cuyo sue?o pasa alternativa y compulsivamente del sexo sin concepci?n a la concepci?n sin sexo. Una pena, porque el m?todo tradicional de producci?n de futuras v?ctimas de la sociedad de consumo ha demostrado un grado de eficiencia y satisfacci?n notable desde Ad?n y Eva hasta ahora mismo.

Eulogio L?pez



ImagenAdopci?n espiritual

Comentarios