Jueves, 27 de julio de 2006


La prensa del pasado 25 de julio recoge la noticia del nacimiento del primer beb? libre de enfermedades hereditarias de la sanidad p?blica espa?ola gracias al diagnostico gen?tico preimplantatorio. Me imagino que lo de enfermedades hereditarias se refiere a las del beb?, no a las de la sanidad p?blica espa?ola. Nada dice la noticia sobre los embriones que han quedado en el camino y que no tendr?n oportunidad ni siquiera de padecer enfermedad. Las t?cnicas de fecundaci?n que se aplican, a?n teniendo efectos positivos importantes, son siempre un ataque a seres humanos a los que se priva de la vida en el comienzo, lo que hace injustificable el uso de estos m?todos.

Un embri?n (preembri?n lo llaman para anestesiar la conciencia) es un ser humano, es cuesti?n de ambiente adecuado, alimentaci?n y tiempo para que dentro de unos a?os asistamos a su graduaci?n universitaria o a su boda.

En la guerra de Irak, en la del L?bano, hay un bando que considera al otro material gen?tico defectuoso, embriones adultos sobrantes o enfermos polig?nicos multifactoriales para la sociedad; lo bombardea, le impide la ayuda humanitaria. Y nos horrorizamos. En las t?cnicas de reproducci?n asistida, en la fecundaci?n in vitro, en la manipulaci?n de embriones, alguien decide que hay que eliminar a seres humanos molestos para la sociedad, d?biles, enfermos, tarados, cargas in?tiles, gravosos. Alguien decide qui?n sobra.

Que nadie se alegre en mi nombre, que no me hagan part?cipe de este importante retroceso para la humanidad, que no cuenten conmigo, que no quieran hacerme creer que defienden al ser humano, que no esperen mis palmas. Quiero dejar estas l?neas en homenaje a tantas v?ctimas inocentes cuyo ?nico defecto es que no se ven (ojos que no ven coraz?n que no llora). De cada cien embriones mueren ochenta y cinco. No en mi nombre.

Jos? Mar?a Mart?n Rubio. C?diz

ImagenAdopci?n espiritual

Comentarios