S?bado, 29 de julio de 2006



La prensa espa?ola ha dado especial relieve al nacimiento en un hospital p?blico de Sevilla de una ni?a, hija de un matrimonio que ten?a alta probabilidad de transmitir la anormalidad gen?tica que lleva a desarrollar la distrofia muscular de Duchenne. Esta enfermedad provoca la degeneraci?n progresiva de los m?sculos. La ni?a naci? sana. La t?cnica m?dica que permiti? seleccionarla fue el diagn?stico gen?tico preimplantacional, en combinaci?n con los procedimientos habituales de la reproducci?n asistida. Tras fecundar in vitro varios embriones, los portadores de la enfermedad fueron descartados, y se implantaron dos sanos en la madre, y al final naci? una ni?a.

La novedad no radica en la t?cnica empleada -el diagn?stico gen?tico se realiza desde hace a?os en cl?nicas privadas-, sino en que la sanidad p?blica ha empezado a asumir este diagn?stico entre sus prestaciones, y por lo tanto resulta gratis para las familias.

El Ministerio de Sanidad, y a la zaga muchos medios de comunicaci?n, ha presentado el caso como un avance terap?utico, el de "una ni?a liberada de un mal hereditario". Los obispos espa?oles han salido al paso de esta interpretaci?n, y han precisado en una declaraci?n: "La ni?a que ha nacido en Sevilla no ha sido curada de nada, ni librada de ninguna enfermedad. Ella ha estado sana desde el principio y por eso ha sido seleccionada para vivir. En cambio, algunos de sus hermanos, en su fase de embriones, han sido destruidos o congelados para un futuro incierto".

Aunque al principio el DPI se justifique para evitar enfermedades raras y graves, la experiencia de pa?ses que llevan m?s a?os aplic?ndolo muestra su deriva eugen?sica: cada vez se admite para anomal?as gen?ticas menos importantes, y que incluso tienen tratamiento. As? se se ha observado en el caso del Reino Unido, donde ha facilitado que se admita una pr?ctica eugen?sica cada vez m?s intolerante con las deficiencias (ver Aceprensa 65/06).

Ya anteriormente, algunos expertos en procreaci?n asistida, como el franc?s Jacques Testart, advirtieron la "pendiente resbaladiza" por la que la ?tica acaba siempre sacrificada ante las posibilidades abiertas por los avances m?dicos

ACEPRENSA
ImagenAdopci?n espiritual

Comentarios