Martes, 01 de agosto de 2006


Hace unos d?as se informaba en todos los medios de comunicaci?n, y con especial ?nfasis en los locales y regionales, de que en el Hospital Virgen del Roc?o de Sevilla hab?a nacido una ni?a "libre de taras gen?ticas" gracias a las nuevas t?cnicas m?dicas de las que Andaluc?a se presenta como abanderada. Pude leer en algunos medios que estas t?cnicas hab?an curado a la ni?a y permitido su feliz y sano alumbramiento.

Ser?a oportuno aclarar la noticia y justo reclamar al menos un m?nimo rigor a los medios, e informar de que a esta ni?a -de cuyo sano nacimiento todos nos alegramos- no ha sido curada de nada por ning?n m?dico. Esa avanzada t?cnica de la que algunos presumen consiste en observar un determinado n?mero de embriones -es decir, de seres humanos en su primera etapa de vida- para escoger aquel que cumpla determinadas caracter?sticas -en este caso carecer de una tara gen?tica, en otros en funci?n de su sexo u otra condici?n- y desechar el resto. Al sano no se le practica ninguna cura, ning?n tratamiento. Simplemente se le escoge por ser mejor que sus hermanos, a los que se sentencia a muerte por no ser "apropiados".

O dicho de otra manera, una simple y clara eugenesia: La destrucci?n del imperfecto para quedarnos con el mejor. Lo que cuando se trata de seres humanos me resulta escalofriante.

Una ni?a sana ha nacido. Bienvenida sea. Unos supuestos m?dicos y cient?ficos con sueldos a cargo de nuestros impuestos han sido los encargados de elegirla a ella y exterminar a sus hermanos. ?En nombre de qu? progreso? No en mi nombre.


Gonzalo Garc?a Yang?ela

Totalmente de acuerdo, Gonzalo




ImagenAdopci?n espiritual

Comentarios