S?bado, 12 de agosto de 2006



LUIS DE MOYA. Sacerdote y m?dico

Este sacerdote de 53 a?os y natural de Ciudad Real no hablar? hoy directamente de sus dos oficios, sanar almas y cuerpos, sino de un hecho luctuoso. La muerte de Jorge Le?n hace unos d?as con la ayuda de una mano desconocida y buscada ?amiga, seg?n los familiares y dem?s allegados? reabre el viejo debate de la eutanasia. Desde luego, no ha tenido la repercusi?n que tuvo el filme Mar adentro, que cont? la cruzada de Ram?n Sampedro en pos de su muerte provocada. De hecho, en el filme de Amen?bar, el actor Jos? Mar?a Pou le llegaba a parodiar...
sobre la marcha
Luis de Moya


Javier M. Faya (SPC)
Diario de Burgos, lunes 15 de mayo de 2006.



Sin miedo: c?mo afrontar la enfermedad y el final de la vida
Miguel ?ngel Monge

Resulta sumamente complicado entrevistar a un ser humano porque otro, al que s?lo le un?a una carga, ha muerto asistido. Quiz?s sea Luis un adalid de la cruzada contra la eutanasia. Y su caballo chirr?a porque tiene ruedas y parece el?ctrico.

?C?mo lleg? a esta situaci?n? Un accidente supongo.

Parece que me dorm? conduciendo regresando de Ciudad Real el 1991. Como consecuencia qued? tetrapl?jico.

?Ser cura le ha ayudado a sobrellevar su particular cruz?

Pienso que s?, porque la fuerte convicci?n de ser hijo de Dios y, por as? decir, predilecto por e sacerdocio, ha hecho que me sintiera siempre seguro: que nada, me iba a ser insoportable, aun que me no fuera capaz, desde luego, de explicar c?mo podr?a ser en la pr?ctica. La vida y e tiempo no han hecho sino con firmar aquellas expectativas.

?Que sinti? al saber de la muerte de Jorge Le?n?

Antes que nada, comprensi?n con pena, sin compartir en absoluto el modo de proceder. Respecto a Jorge me he limitado, suspender el juicio. Porque no soy nadie para juzgar: quien juzga es Dios, conocedor de los corazones. Tambi?n porque me pareci? que, una vez m?s, se estaba manipulando la informaci?n, utilizando el caso para promover la eutanasia.

?Cree que lo pod?a haber evitado?

Seg?n he le?do no hubiera hecho falta matarlo intencionada mente. Podr?a haber fallecido tranquilamente en su casa, sin dolor alguno, y en muy poco tiempo, con los cuidados razonables, simplemente prescindiendo de algunos de las ayuda: extraordinarias que lo manten?an con vida, seg?n el autor de comentario le?do el otro d?a; tu m?dico aut?ntico experto en cuidados paliativos. Seg?n parece estas medidas terap?uticas no eran necesarias para una atenci?n correcta desde el punto de vista ?tico.

?Opina que tal vez no se sabe mucho de lo que son realmente los cuidados paliativos?, ?se tienden a confundir los t?rminos tal vez?

Existe todav?a un gran desconocimiento de los cuidados paliativos y, de modo especial, de lo que es una muerte digna y de lo que significaba verdaderamente ayudar a morir.

?Cree que podr?a sobrevivir a una situaci?n tan complicada como ser tetrapl?jico una persona que fuera atea?

En mi opini?n, un ateo lo tiene bastante m?s dif?cil, porque toda su esperanza se termina cuando no entiende que la vida le pueda compensar ya desde un punto de vista f?sico. La fe en Dios, por el contrario ?la que conozco, el catolicismo?, incluye el convencimiento de que tenemos un Padre infinitamente bueno y omnipotente. Como es natural, no podemos entender c?mo es esto. Pero la vida con esa persuasi?n ?es, por otra parte, mi experiencia? confirma que el d?a a d?a siempre es posible contando con Dios, por muy duras que parezcan ?o uno pueda llegar a imaginarse a menudo? las circunstancias presentes o que puedan sobrevenir.

?Vio la pel?cula Mar adentro?, ?qu? opina de ella?, ?mereci? tantos premios?

Finalmente la vi, cuando todo eran comentarios y me ped?an salir al paso y dar explicaciones a mi pretendida intervenci?n en la historia. Por supuesto que un director de cine no tiene por qu? contar una trama real. En ese sentido no me molesta en absoluto la pel?cula que, seg?n parece, es un buen trabajo en su g?nero. Lo que no me parece bien es que se haya presentado como la historia de la vida y muerte de Ram?n Sampedro; porque no es verdad.

?En qu? se basa para afirmar esto?

Me basta para asegurarlo la escena de mi papel, que nada tiene que ver con lo que sucedi?. Me pregunto, por consiguiente, por la veracidad de lo dem?s.

Se dice que le ridiculizan en la misma, ?qu? sinti? al verlo?

No. No es posible: no me imagino al director intentando algo contra m?. Adem?s, me temo que el resultado -sin siquiera juzgar intenciones- es algo bastante peor, porque no se ofende a una persona, en el fondo muy poco relevante.

Morir dignamente... ?a qu? le suenan esas dos palabras tan esgrimidas?

Morir querido. Morir de acuerdo con la dignidad de persona. Morir como un hijo de Dios. Nada tiene que ver, desde luego, con morir como el caballo que se rompi? la pata, nunca ser? ya el mismo y queda descartado para las carreras. Una inyecci?n letal, en ese caso, es lo adecuado para evitarle el sufrimiento. Porque al caballo en cuesti?n no se le quiere en s? mismo, no lo merece; la persona, en cambio, s?; y en esto est? su dignidad. 0 mejor, ese amor incondicional lo merece por su dignidad.

?Por qu? tenemos que soportar el dolor? las mujeres dan a luz con anestesia epidural en muchos casos, vamos, siempre que pueden.

El ejemplo de la epidural es perfecto. Perfecto para manifestar que es bueno quitar el dolor cuando se puede; es decir, lo que se puede mientras no se produzcan da?os irreparables; como ser?an en el caso mencionado, por ejemplo, lesiones para la madre o el ni?o. De hecho, hasta que esa t?cnica anestesista no estuvo bien desarrollada no se aplic? en ginecolog?a. Pero es que el dolor es inevitable, acompa?a siempre a la condici?n humana, aunque pretende tomar fuerza la idea de que hay que revelarse ante todo dolor, ante toda modestia, toda incomodidad, todo disgusto, incluso todo capricho insatisfecho. Lo cual es, desde luego, un error y una pretensi?n ilusoria. Por lo dem?s, est? muy claro que una cosa es quitar el dolor y algo muy diferente matar a la persona. La buena medicina sabe quitar el dolor. Precisamente el otro d?a le?a la queja de un m?dico joven que empieza su especialidad en oncolog?a: Nunca me hablaron de medicina paliativa en mis estudios.

?Qu? le dir?a a una persona cuya movilidad sea casi nula?

Que recuerde que no es un caballo ni un p?jaro, que la grandeza de su vida est? en su cabeza y su coraz?n. Y que si quiere m?s detalles que me pregunte o que lea sobre la marcha: www.fluvium.org/textos/documentacion/sobrelamarcha.htm, donde intent? reflejar algunas experiencias y reflexiones despu?s de quedar tetrapl?jico.

?Cree que los medios ayudan en estos casos al abrir un debate?

M?s bien inducen al debate.

La ministra Salgado dice que no estamos preparados para debatir sobre la eutanasia. ?Lo estaremos?

No soy profeta y mucho menos me quiero imaginar lo que la ministra pretende con esa afirmaci?n.

?Qu? le sugiere la palabra eutanasia?

Algo muy viejo y conocido, que se ha llevado a cabo cuando se pens? que el hombre no era digno de s? mismo. La historia est? llena de ejemplos, por mucho que algunos los ponen entrar par?ntesis ?despu?s de haberlos criticado justamente y sin piedad? cuando se trata de promover la eutanasia.

?Y muerte dulce?

Una contradicci?n terminol?gica, como el fuego fr?o.

Cuidados paliativos...

La asignatura pendiente.

?Es un castigo divino el hecho de que una persona est? muerta en vida, como dicen muchos?

Para nada. Sobre todo porque la frase misma no se entiende. Y no me parece que se diga tanto.

La muerte de Juan Pablo II fue dolorosa y lenta. Nadie olvida su ultima aparici?n p?blica. ?Cree que lo hizo para plantarle cara a los defensores de la eutanasia?

No.

?Tendr?a usted la misma fuerza si estuviese postrado en una cama?

Si

Clonaci?n, eutanasia, ingenier?a gen?tica, madres de alquiler... ?Hacia d?nde vamos?

Son manifestaciones del pretendido endiosamiento humano, casi tan viejo como el hombre.



ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 19:42  | Eutanasia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios