Jueves, 17 de agosto de 2006


El aumento en la utilizaci?n de la fertilizaci?n in vitro est? dando como resultado un creciente n?mero de ni?os aislados de uno o de los dos padres biol?gicos. El deseo de tener hijos a cualquier coste da como resultado tensiones psicol?gicas y emocionales del m?s vulnerable: la prole tra?da al mundo en las cl?nicas de fertilizaci?n in vitro.

El peri?dico de Toronto The Globe and Mail revelaba el 2 de febrero que hay mujeres que tienen hijos para venderlos a otras parejas. Una mujer de Manitoba afirmaba que estaba usando esperma de un hombre de Ontario para tener un hijo destinado a una pareja brit?nica, a cambio del pago de unos honorarios.

Una mujer de Vancouver, que confirm? su disponibilidad para ?producir? un beb?, se ofrec?a a tener un ni?o con esperma desconocido para una pareja vietnamita, por 50.000 d?lares. Y una reportera del The Global and Mail que se hizo pasar por una madre de alquiler para tener hijos con esperma de un donante a cambio de dinero, recibi? r?pidamente ocho e-mails expresando inter?s.

La consecuencia es que los hijos desconocen qui?nes son realmente sus padres biol?gicos. El 20 de enero, el peri?dico Observer de Londres hac?a un balance de las experiencias de algunos de estos ni?os. Uno de ellos, Melissa, se enter? a los 32 a?os de que hab?a sido concebida gracias a una donaci?n de esperma. Ahora quiere encontrar a aquel que es realmente su padre.

Christine, con 46, se enter? s?lo hace una d?cada de que su padre verdadero era otro. La madre de Christine le descubri? el secreto pero rechaz? darle m?s detalles, hasta hace cinco a?os. Una vez que Christine supo que era el resultado de un programa de inseminaci?n con semen an?nimo, ella y su madre no se volvieron a hablar. Su madre muri? hace seis meses.

Seg?n el Observer, entre 1940 y 1983, 483 ni?os fueron concebidos a trav?s de donantes an?nimos en una cl?nica privada de Exeter, en el Reino Unido. (Las donaciones de esperma fueron las precursoras de las modernas t?cnicas de inseminaci?n in vitro). Christine, y otros, no tienen la posibilidad de saber qui?nes han sido los donantes o sus medio hermanos. Christine no tiene acceso a los informes, en caso de que se conserven, y no tiene derecho a saber nada sobre el hombre que la ayud? a venir al mundo.

Este tipo de problemas est?n aumentando. Casi 18.000 ni?os han nacido gracias a donaciones de esperma y ?vulos en el Reino Unido desde que se regul? en 1991 con la Human Fertilization and Embryology Authority.

La inseminaci?n de donantes ?me ha robado la mitad de mi historial gen?tico, y a mis hijos y nietos tambi?n?, afirma Christine. Su argumentos, para lograr el derecho a saber qui?n era su padre, son un eco de los propuestos en los a?os setenta por las campa?as de ni?os adoptados para conocer sus informes de nacimiento.

Desde 1991, los detalles sobre los donantes ?nombre, lugar y fecha de nacimiento, historial m?dico, caracter?sticas f?sicas, religi?n, ocupaci?n e intereses- han sido registrados por las autoridades brit?nicas. Pero los hijos no tienen derecho a acceder a ellos. S?lo pueden comprobar si tienen relaci?n de parentesco con la persona con la que deseen contraer matrimonio. Cuando lleguen a la edad de 18 a?os, tambi?n podr?n preguntar si son producto de gametos o embriones donados.

El asunto del anonimato de los donantes tambi?n existe en Australia, como pon?a de relieve el Sydney Morning Herald el 29 de noviembre. Una mujer de 19 a?os de edad de Brisbane ha llegado incluso a la Corte Suprema brit?nica para tratar de obligar a la Harley Street clinic, donde fue concebida, a que le permita acceder al archivo de su padre biol?gico. En Sydney, los hijos de donantes de esperma han formado el Donor Conception Support Group. Afirman que quieren saber qui?nes fueron sus padres.

En Australia, los donantes de esperma han sido padres de entre 10.000 a 15.000 ni?os. Estos hombres que hicieron su donaci?n de manera an?nima afirman que ellos no tienen responsabilidades legales o emocionales hacia ning?n ni?o y que su confidencialidad debe mantenerse.

??Se han mejorado las vidas de las mujeres y se ha elevado su status cuando el nacimiento de un ni?o, y el ni?o en s? mismo, se convierten simplemente en un producto que se puede comprar en un banco de genes?? preguntaba la feminista Naomi Wolf en el Sunday Times de Londres el pasado 28 de octubre.

??Se refuerza la maternidad cuando se convierte en parte de una econom?a de mercado en la que las mujeres ricas utilizan los cuerpos de las pobres?? escrib?a Wolf. ??Son las mujeres libres definitivamente por el hecho de que no tengan que interactuar con los hombres en el m?s ?ntimo de los niveles para crear una familia??.

Esta reconocida feminista defiende que las nuevas t?cnicas reproductivas, algunas de las cuales incluso promet?an quitar de en medio la necesidad de hombres en la generaci?n de una nueva vida, son un peligro para la vida familiar y el concepto de maternidad. Pon?a en guardia contra el hecho de que los ?atajos? de la tecnolog?a crean libertades que son, de hecho, ?rebajas del diablo?.

Sorpresas legales
No s?lo sufren los hijos y las mujeres. Hay que tener en cuenta adem?s los problemas legales. En enero, un tribunal sueco confirmaba una sentencia precedente, seg?n la cual, un hombre de 35 a?os que hab?a donado privadamente esperma a una pareja de lesbianas es el padre legal de tres ni?os y debe sostenerlos econ?micamente, informaba Associated Press el 31 de enero.

Anna Bjurling, la madre de los ni?os, pidi? a Igor Lehnberg que pagase el sostenimiento de sus hijos, despu?s de que la relaci?n con su pareja terminase el pasado a?o. En diciembre, un tribunal administrativo provincial sentenci? a su favor y orden? a Lehnberg que pagara una pensi?n de 280 d?lares al mes.

Lehnberg contravino la decisi?n, al defender en un tribunal de distrito, que ?l no era el padre legal. Pero el tribunal afirm? que un documento firmado por Lehnberg, que reconoc?a que ?l era el padre biol?gico, tiene validez legal. Lehnberg respondi? que hab?a firmado el documento solamente para que los ni?os pudieran saber sus or?genes, sin aceptar ninguna responsabilidad sobre ellos.

En un caso reciente en Estados Unidos, la Corte Suprema de Massachussetts sentenci? que los ni?os concebidos con ?vulos o esperma congelados de un padre muerto pueden ser considerados herederos legales, informaba el 3 de enero el Boston Globe.

La justicia dio o?dos al caso de dos gemelos de 6 a?os que nacieron dos a?os despu?s de que su padre, Warren Woodward de Beverly, muriera de leucemia. Su esperma fue congelado mientras era sometido al tratamiento contra el c?ncer, y su viuda fue inseminada artificialmente con su esperma tras su muerte.

El tribunal dio un listado de tres requerimientos que deben ser atendidos a favor de los hijos concebidos p?stumamente para que sean considerados herederos. Deben considerarse gen?ticamente relacionados con el padre muerto; el padre debe dar su asentimiento para la concepci?n; y el padre debe dar su asentimiento al sostenimiento de los ni?os. El tribunal no especific? en qu? forma deb?an darse dichos asentimientos.

Aunque los problemas creados por la fertilizaci?n in vitro contin?an multiplic?ndose, las cl?nicas siguen compitiendo en sus ofertas por atraer clientes, seg?n un reportaje del New York Times del 1 de enero. El negocio de la fertilidad es ahora una industria de 1.000 millones de d?lares al a?o, y los m?dicos est?n m?s interesados en conseguir una parte de la tarta que en proteger los intereses de sus pacientes, sosten?a el art?culo del Times.

Por ejemplo, algunas cl?nicas implantan demasiados embriones, aumentando el riesgo de que una mujer acabe quedando embarazada de tres o m?s fetos, algo peligroso tanto para la madres como para los beb?s.

El art?culo hac?a notar que desde 1995 hasta 1998, el a?o m?s reciente del que se tienen datos, los tratamientos de fertilizaci?n in vitro aumentaron en un 37%, de unos 59.000 pasaron a unos 81.000, y el n?mero de cl?nicas subi? un 28%, de 281 a 360.

?Cu?l ha sido el resultado de todo esto? Ahora que muchos est?n dejando de lado las consideraciones ?ticas, corren el riego de perderse en un laberinto de dilemas morales y legales.

Fuente: ZENIT http://www.zenit.org


ImagenAdopci?n espiritual

Comentarios