Domingo, 17 de septiembre de 2006


BUENOS AIRES, 16 Sep. 06 (ACI).- Tras los casos de Mendoza y La Plata, donde dos j?venes discapacitadas violadas fueron sometidas a abortos "legales", un diario local recuper? la historia de Mart?n, un saludable ni?o que hace cuatro a?os se salv? de ser abortado y hoy vive feliz con sus padres adoptivos.

El diario La Capital public? un reportaje sobre la vida actual del peque?o recordando el drama de su madre y c?mo su bisabuela lo libr? del aborto.

"Teresa tiene 64 a?os, trabaja como empleada dom?stica y vive en la zona sur de Rosario. Junto a su esposo cri? a su nieta Marta desde los seis meses, cuando la peque?a sufri? una meningitis que le dej? graves secuelas neurol?gicas. Desde entonces Marta llama a Teresa ?mam?, aunque ?sta sea su abuela", indica el reportaje, que no revela la identidad de los protagonistas.

Marta tiene ahora 25 a?os, pero ella dice tener s?lo dos. La enfermedad le dej? dificultades musculares en el habla, en las manos y no pudo aprender a leer ni a escribir.

Cuando cumpli? 20 a?os de edad, Teresa qued? viuda y debi? dejar a su nieta con su madre biol?gica, para poder mudarse y arreglar asuntos familiares.

"Cuatro meses despu?s la llamaron de urgencia para que fuera a buscar a Marta. ?La encontr? toda golpeada, con el pelo rasurado y embarazada. Me quise morir?, recuerda con desesperaci?n la abuela, quien confiesa que en ese momento ?no sab?a qu? hacer?".

Teresa present? una denuncia por violaci?n y luego llev? a su nieta al m?dico. "El doctor me dijo que era una l?stima no haber ido antes porque se lo hubi?ramos podido sacar", recuerda. Marta ya ten?a cinco meses de gestaci?n.

Sin embargo, Teresa ya hab?a tomado una decisi?n. "Desde el primer momento dije que no ?bamos a hacer un aborto, aunque Marta hubiese estado embarazada s?lo de un mes. Aunque era por una violaci?n, el inocente no tiene la culpa. Marta ten?a una vida adentro y yo no lo pod?a admitir (al aborto). S?lo me preocupaba que Marta estuviera bien, sobre todo en el parto. Despu?s ver?amos qu? hacer con la criatura", se?ala.

El 16 de abril de 2002 naci? Mart?n. El ni?o naci? sano.

"A pesar de que muchos ven a Marta y creen que ella entiende poco y nada por su edad mental, la chica recibi? a su hijo con l?grimas y enseguida lo abraz? con fuerza. Lo cuid? durante un a?o. Con ayuda de su abuela aprendi? a amamantarlo, ?se re?a con ?l y hasta ?logr? cambiarle los pa?ales?, relata Teresa. Pero, aunque Marta quisiera al ni?o, toda la familia sab?a que ella no podr?a hacerse cargo de la criatura y se decidi? darlo en adopci?n", evoca el diario.

Una prima de Teresa, tambi?n empleada dom?stica, decidi? adoptar al ni?o. Estaba reci?n casada y quiso hacerse cargo del peque?o. "Les aclar? que yo no iba a poder darle plata, pero s? amarlo y educarlo", sostiene la madre adoptiva que permite a Marta visitar con frecuencia a su hijito.

"El peque?o Mart?n hoy tiene cuatro a?os y una sonrisa p?cara le ilumina el rostro. Inquieto, corre con los autitos y arma torres de ladrillos alrededor de su madre adoptiva. Le encantan los videojuegos y las fiestas de cumplea?os". Adem?s, sus padres adoptivos concibieron una ni?a, su hermanita.

Hace algunas semanas naci? Guadalupe y comenzaron las preguntas. "?am?, ?yo tambi?n estuve en tu panza??, dec?a Mart?n. Su madre le explic? con sencillez que no: ?Le dije que ?l hab?a estado en la panza de otra se?ora, pero que desde siempre lo llevaba en mi coraz?n y que con pap? lo queremos mucho?".




ImagenAdopci?n espiritual

Comentarios