Mi?rcoles, 29 de noviembre de 2006




Aborto, ocultaci?n, enga?o, fuente de enriquecimiento...,silencio.


La prestigiosa General Electric (GE) ha inventado un artilugio que realiza ecograf?as en lo que ellos llaman 4D. El invento en si es un avance notable para la medicina neonatal, pero le ocasion? problemas a la empresa cuando GE decidi? lanzar una campa?a publicitaria para su comercializaci?n.

En los anuncios se ve?a, claramente lo que es un ser humano vivo, un feto de pocas semanas. La fuerza de sus im?genes dieron la vuelta al mundo, porque lo que mostraban las im?genes era simplemente a un ni?o. Y ah? empezaron los problemas, porque esto, el mostrar la realidad, los grupos pro aborto no lo pod?an consentir.

GE no estaba haciendo una campa?a pro vida, sino vendiendo las ventajas de un buen producto a base de ense?ar al ser que vive en el seno de su madre, pero precisamente era eso lo que no se pod?a consentir, porque el impacto era una demostraci?n masiva de la humanidad del no nacido. Para los abortistas este progreso pod?a condicionar a la poblaci?n y especialmente a las mujeres. Ten?an raz?n: es mucho m?s f?cil matar a distancia apretando un bot?n que mirando a los ojos de la v?ctima.

Si la ideolog?a dejara espacio para el raciocinio convendr?amos, tirios y troyanos, que el aborto es un acto extremo que no deber?a formar parte del bagaje habitual de una sociedad civilizada. No tiene nada que ver con la emancipaci?n de la mujer -al contrario? las somete a un acto muy cruento, que a muchas las deja marcadas de por vida, como saben bien sic?logos y siquiatras. No es una conquista progresista, si progreso es mejora de la humanidad. Citemos solo un nombre relevante de los muchos que se han opuesto por humanidad. Paolo Pasolini, ese gran trasgresor y gran intelectual italiano, homosexual confeso en tiempos dif?ciles para las personas de su condici?n. Pasolini escribi? y bastante sobre este mal.

Que el aborto es un da?o lo contempla la propia legislaci?n espa?ola: es una figura tipificada en el C?digo Penal, una figura que no se aplica.

Los tres famosos supuestos, se han convertido en realidad en uno, la grave enfermedad mental de la madre. Si los datos fueran ciertos, un porcentaje ins?litamente alto, en comparaci?n con Europa, de mujeres espa?olas que quedan embarazadas estar?an aquejadas de enfermedades mentales muy graves. Es obvio que no es as?. Se trata simplemente de un subterfugio para practicar un fraude de ley a escala masiva.

Un fraude que ha dado pie -para mayor esc?ndalo- a s?lidos negocios y buenas fortunas de personas que empezaron con una mano delante y otra detr?s. El solo hecho de que el aborto sea en nuestro pa?s fuente de enriquecimiento deber?a mover a una repugnancia innata.

Es da?ino para la salud mental y moral de nuestra sociedad, los pol?ticos y los medios de comunicaci?n que hayan de venir de otros pa?ses para mostrarnos el fraude. En 2004 dos grandes reportajes de The Sunday Telegraph, basados en una grabaci?n con c?mara oculta, pusieron de relieve esta pr?ctica ilegal con fetos de m?s de 22 semanas. Ahora mismo alguien tan serio y nada mojigato como la televisi?n p?blica danesa DR muestra la conversaci?n para un aborto de este tipo entre el doctor Carlos Mor?n, una persona de largos antecedentes en este campo, y una periodista embarazada de 30 semanas, tambi?n grabado con c?mara oculta.

Lo peor , claro est?, son las v?ctimas inocentes, pero lo malo es la contaminaci?n de la ilegalidad que lo ha invadido todo a lo largo de estos a?os. Porque para que ese fraude tan inhumano subsista es necesaria la ocultaci?n, el enga?o y el silencio.


ImagenAdopci?n espiritual

Publicado por Galsuinda @ 21:17
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios