Mi?rcoles, 03 de enero de 2007

l Premio Nobel de Medicina en 1998 considera que ?en el futuro quiz? s?lo se usen factores de crecimiento? como el ?xido n?trico

El hasta ahora frustrado empecinamiento de algunos investigadores e industrias biotecnol?gicas por experimentar con embriones para obtener c?lulas madre, con posibles aplicaciones terap?uticas, podr?a carecer totalmente de sentido en un futuro muy pr?ximo.

Seg?n el Premio Nobel de Medicina en 1998, Ferid Murad, las investigaciones sobre el ?xido n?trico (NO) prev?n que ?en vez de c?lulas madre, en el futuro quiz? s?lo se usen factores de crecimiento? como el NO.

El mon?xido de nitr?geno u ?xido n?trico era hace 20 a?os conocido m?s como gas t?xico procedente de los autom?viles o del humo del tabaco que por sus caracter?sticas fisiol?gicas. Identificarlo como mol?cula se?alizadora en el sistema cardiovascular les vali? el Nobel de Medicina y Fisiolog?a de 1998 a tres farmac?logos estadounidenses, el mencionado Murad, Robert Furchgott y Louis Ignarro.

Gracias al descubrimiento de estos cient?ficos, en la actualidad ya se pueden tratar con NO enfermedades tan diferentes como la angina de pecho y la disfunci?n er?ctil, o conocer mejor otras dolencias como el asma, el Alzheimer o el c?ncer.

Medicina de futuro

Murad asegura que el NO puede desempe?ar una funci?n determinante en el desarrollo de las c?lulas madre. ?El trasplante de c?lulas madre ya es una realidad. Se realiza trasplante aut?logo de m?dula ?sea en pacientes que sufren enfermedades hematol?gicas severas, en los que han recibido un tratamiento de quimioterapia muy agresivo, o se inyectan c?lulas madre musculares en el coraz?n cuando se sufre un infarto?, dice el investigador, en referencia a las cualidades terap?uticas de las c?lulas madre adultas.

Sin embargo, contin?a Murad, ?en un futuro se conocer? el mecanismo de acci?n de los factores que, como el ?xido n?trico, regulan el crecimiento de la c?lula. Cuando esto suceda, quiz?s, el tratamiento ya no sea el trasplante de c?lulas madre, sino s?lo la administraci?n de los factores capaces de inducir la expresi?n gen?tica de las c?lulas en los tejidos?, augura el cient?fico.

Con un m?s que prol?fico y experimentado bagaje profesional a sus espaldas, Murad lanza un velado aviso a otros investigadores: ?Los cient?ficos somos pacientes con nuestras investigaciones, pero tambi?n debemos ser conscientes de que algunas veces se tiene ?xito y otras no?

C?mo act?a

El NO es un neurotransmisor y un mediador que se encuentra en todas las c?lulas del cuerpo y en los vasos sangu?neos, pero para que se active tiene que sufrir un proceso enzim?tico. Murad y su equipo partieron de la base de que de un sustrato como es un amino?cido, determinadas enzimas, denominadas sintetasas, producen la liberaci?n del NO.

Una vez identificado el NO comprobaron que las acciones de este gas se generan como consecuencia de que el NO incita el siguiente paso, que es la inducci?n del gen GMP c?clico, el mediador com?n, el gran lector, la llave determinante que hace que se relajen suavemente las paredes de los vasos y tenga efecto anticanceroso, modulador o transmisor.

El NO se genera por la activaci?n de tres enzimas, la NOS-1, NOS-2 y la NOS-3, y, dependiendo del tejido donde se genere y la enzima que lo sintetice, desempe?a una funci?n diferente: vasodilataci?n, modulaci?n o transmisi?n.

As?, la enzima NOS-1 afecta a la memoria y a la enfermedad cerebrovascular. En el caso de la memoria, act?a sobre las c?lulas neuronales aumentando su actividad metab?lica y regenerando lo que se haya destruido. En la enfermedad cerebrovascular, como es el caso del ictus, vasodilata e impide la trombosis.

El NO modula el sistema inmunol?gico y su falta puede causar inmunodeficiencia. En el asma se utiliza como prueba en los pacientes que sufren broncoconstricci?n para monitorizar el efecto beneficioso de los tratamientos broncodilatadores. "Tambi?n est? relacionado con los mecanismos que favorecen la divisi?n celular y la formaci?n de nuevos vasos sangu?neos", a?ade el cient?fico.

Murad advierte tambi?n de que, ?como ocurre con cualquier sustancia que tenga efectos biol?gicos, se puede producir un efecto campana en el cual peque?as dosis generan un beneficio progresivo pero hay un momento en el que se produce el efecto contrario?.

A?n as?, su descubrimiento viene a cuestionar la continuidad de las investigaciones con embriones, que tan s?lo han generado fracasos terap?uticos y un serio debate ?tico dentro de la comunidad cient?fica y en la opini?n p?blica.

Adopcion Espiritual

Publicado por Galsuinda @ 21:14  | C?lulas madre
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios