Domingo, 23 de septiembre de 2007



Imagen


Como voluntaria de la organizaci?n Birthright ("Derecho a Nacer"), que ayuda a las mujeres embarazadas en situaciones cr?ticas, hab?a realizado cientos de pruebas de embarazo en adolescentes. Pero cuando tuve que hac?rsela a mi propia hija, Kristen, de 17 a?os, ten?a un nudo en la garganta. El examen di? positivo y mi hija comenz? a llorar.

Durante los pr?ximos d?as utilic? toda mi experiencia para aconsejar a Kristen. Le dije que la ayudar?amos con el beb?, pero no con el aborto. Me dijo que no se practicar?a el aborto, que quiz?s la adopci?n era lo mejor en su caso.

Pero luego su comportamiento empez? a cambiar. Se volvi? callada y distante. Yo sab?a que alguien estaba tratando de hacerle cambiar de decisi?n y ten?a que saber qui?n era. Pronto me enter?.

Result? ser que mi hija, aconsejada por una "amiga", hab?a llamado a Planned Parenthood (Paternidad Planificada) [la filial de la IPPF en EE.UU., la organizaci?n m?s abortista del mundo]. All? le dijeron que ella era lo suficientemente grande como para tomar sus propias decisiones, que un beb? cambiar?a su vida para siempre, que ellos la "apoyar?an" y, lo peor de todo, que en todo caso no necesitaba el consentimiento de sus padres.

Kristen decidi? entonces practicarse el aborto. El d?a de la cita sali? de la casa en silencio, retra?da y con la mirada vac?a. Nuestro hogar parec?a una tumba.

Cuatro semanas despu?s, regres? hist?rica de su chequeo en la oficina de Paternidad Planificada. Le dijeron que todav?a estaba embarazada. El aborto hab?a fracaso. Sus "amigos" de Paternidad Planificada estaban atemorizados e intentaron darle una cita para otro aborto, pero Kristen se fue corriendo y regres? a casa.

Yo misma intent? hablar con el personal de Paternidad Planificada, pero nadie quiso atenderme.

Luego fuimos a un ginec?logo para comprobar el estado del beb?. Era una ni?a. Mi hija me dijo: "Escuch? los latidos de su coraz?n. ?Esta viva!". La vimos moverse por medio del ultrasonido, parec?a estar perfectamente bien. Pero luego el m?dico, muy serio, nos dijo que la beb? ten?a varias anormalidades y le pregunt? a Kristen si quer?a continuar con el embarazo. Ella le contest? firmemente que s?. ?Este hombre tambi?n quer?a ver a mi nieta muerta!

Luego fuimos a un ginec?logo, que, gratamente sorprendido nos dijo: "Esta bebita estaba destinada a nacer". Y efectivamente, Lauren naci? pesando seis libras y en perfecto estado. Cuando contempl? su rostro por primera vez me vino a la mente una canci?n que dice: "Tu sufriste al morir, compartamos ese dolor; luego, desafiando la muerte, seguiremos vivos en la Resurrecci?n".

Fuente: Testimonio de Pat Pulliam, "Lauren Pulliam: 'Meant to Be'",
HLI Reports (marzo de 1992): 8-9.


www.vidahumana.org/vidafam/aborto/sobre.html


Adopci?n espiritual AbortoRed de madres

Tags: supervivientes

Comentarios