Lunes, 01 de octubre de 2007



Magaly Llaguno,

Directora Ejecutiva de VHI


Hay evidencias cient?ficas de que el amor y el apoyo de los dem?s ayudan a lograr la sanaci?n. Los estudios realizados muestran grandes diferencias con respecto al tiempo que sobreviven las personas gravemente enfermas que reciben amor y apoyo, y las que no los reciben.

Uno de los estudios, realizado en la Universidad de Texas, les pregunt? a los pacientes si participaban de forma habitual en un grupo de apoyo, por ejemplo, asistiendo a una iglesia, y si esa participaci?n les proporcionaba fuerzas y consuelo. Seis meses despu?s del tratamiento, los que contestaron que no a ambas preguntas tuvieron siete veces m?s probabilidades de morir que los otros.

Otro estudio de la Universidad de los Angeles (UCLA), realizado con grupos de apoyo, investig? a personas a quienes se les practic? una cirug?a debido al c?ncer melanoma. Despu?s de dicha cirug?a, algunas personas participaron en grupos de apoyo durante s?lo seis semanas; mientras que el resto simplemente se fue a su casa. Cinco a?os despu?s, los investigadores encontraron que entre los que no participaron en ning?n grupo de apoyo hubo tres veces m?s muertes y dos veces m?s met?stasis que entre los que s? participaron.

Verdaderamente, el amor y el apoyo de otras personas constituyen una necesidad b?sica para los enfermos. El no obtenerlos es da?ino. ?Cu?nto m?s da?ino ser? el ofrecerle a una persona enferma la eutanasia o el suicidio asistido! Los enfermos necesitan una verdadera compasi?n, no la falsa ?compasi?n? que ofrecen los promotores de la eutanasia y el suicidio asistido.

Fuente: ?Cancer Recovery Today?, bolet?n de la organizaci?n Cancer Recovery Foundation of America, 2006




Aborto
Comentarios