Viernes, 09 de noviembre de 2007



Cuando pasan situaciones tan dolorosas como estas, es cuando muchas personas se preguntan como puede ocurrir algo as? a seres tan inocentes, puros e indefensos que mueren sin alcanzar a cumplir un ciclo de vida normal.

Es normal escuchar de amigos y familiares frases como Dios lo quiso as?, Dios la necesitaba en el cielo, hay que aceptar la voluntad de Dios, Dios sabe porque hace sus cosas o a lo mejor no les conven?a, etc? Todos tratan de darte consuelo y poderte animar para seguir adelante. Muchas veces recuerdo haber usado yo tambi?n estas frases. Pero despu?s de perder mi bebe, me he hecho muchas preguntas y he cambiado un poco la forma de ver las cosas.

Aceptar todas estas frases, es como pensar que tenemos un Dios que puede escoger a quien le pasa las cosas malas y a quien las buenas y por lo tanto tambi?n un Dios injusto, que permite que ocurran cosas malas a muchas personas buenas que no se merecen, un Dios que puede medir que tan fuerte es tu fe y tu oraci?n y de acuerdo a eso puede elegirte para que seas acreedor a alg?n milagro que alivie tus problemas y tristezas. . .

Aceptar todo lo anterior es como decirme a mi, que a pesar de yo ser una buena persona el decidi? que mi hija falleciera y que mi fe y mis oraciones no fueron lo suficientemente fuertes como para que fuera solo un error de la ciencia y todo llegara a un final feliz.

En realidad nunca he buscado responsables de las cosas malas que le pasan a personas inocentes o a mi, estamos en un mundo imperfecto, poblados por seres humanos y mortales, donde hay libertad moral y cada persona puede escoger entre el bien y el mal, donde el hecho de ser bueno, rezar, ir a la iglesia o creer fuertemente en Dios no te hace inmune a ti y a los que tu quieres de enfermedades, desgracias e infortunios, no podemos rezar para que Dios nos libere de nuestros problemas, podemos hacerlo para que nos ayude a encontrar el camino correcto, para encontrar coraje, valor, fuerza para seguir adelante, para encontrar la gracia de recordar lo que aun nos queda en vez de lo que hemos perdido. Tus amigos y parientes rezaron, Jud?os, cat?licos y protestantes. En un momento en que te sent?as desesperadamente sola, descubriste que no era as?. Descubriste que mucha gente sufr?a por ti y contigo y esto es importante. De alguna manera encontraste fuerza para no desmoronarte, encontraste el resorte para seguir viviendo e interesarte por otras cosas, te enfrentaste a una situaci?n aterradora, oraste pidiendo ayuda y descubriste que eres mas fuerte y mas capaz de manejar la situaci?n de lo que jam?s cre?ste, en tu desesperaci?n abriste el coraz?n a la Plegaria. Y que paso? no conseguiste un milagro que impidiera la tragedia, pero descubriste gente a tu alrededor y Dios a tu lado, y fuerza dentro de ti para ayudarte a sobreponer a la tragedia. Dios no provoca tragedias ni las impide, como dijo un rabino jasidico del siglo XIX: los seres humanos son el lenguaje de Dios, Dios muestra su oposici?n al c?ncer? y a los defectos cong?nitos no elimin?ndolos o haciendo que ocurran solo a gente mala(no puede hacerlo), sino que lo hace llamando a amigos y vecinos para que ayuden a llenar el vaci? y a aliviar la carga. No amamos a Dios porque sea perfecto. No le amamos porque nos proteja del peligro y evite que nos pasen cosas malas, no le amamos porque le temamos, o porque pueda hacernos da?o si le damos la espalda. Le amamos porque es Dios, porque es el autor de todo lo hermoso que hay a nuestro alrededor, porque es la fuente de nuestra fuerza, de nuestra esperanza y de nuestro valor, cualidades que nos sirven en los momentos de dificultades. Le amamos porque es la mejor parte de nosotros mismos y de nuestro mundo. Esto es lo que significa amar, es mas autentico, mas libre, cuando es ofrecido a pesar del sufrimiento, de la injusticia y de la muerte. El amor no es la admiraci?n de la perfecci?n, sino la aceptaci?n de una persona imperfecta con todas sus imperfecciones, porque amarle y aceptarle hace que seamos mejores y mas fuertes. ?(1)

Ahora despu?s de lo sucedido, aprendimos a conocer y aceptar a Dios en una dimensi?n diferente a la que antes entend?amos. Estoy convencida que los sufrimientos si les encontramos un significado y un objetivo nos hace fuertes y grandes, y nos ayuda a encontrar la salida, porque Dios nunca nos abandona, nos lleva en las palmas de sus manos d?ndonos consuelo en los momentos mas dif?ciles?

(1) Tomado del libro CUANDO A LA GENTE BUENA LE PASAN COSAS MALAS

por Harold S. Kushner










Aborto
Publicado por Galsuinda @ 15:36  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios