Jueves, 27 de diciembre de 2007


El d?a 15 naci? Teresa, mi quinta hija. Momentos de alegr?a, satisfacci?n, de celebraci?n. Pero al poco de nacer me comentaron que ten?a el s?ndrome de Down. Toda nuestra alegr?a se convirti? en sorpresa ante lo que nos contaban, parec?a como que la felicidad intentaba desvanecerse. No nos hab?amos hecho la prueba de la amniocentesis, ya que tampoco ten?amos pensado abortar pasara lo que pasara. Nadie puede decidir qu? tipo de vida merece ser vivida, ni tampoco soy nadie para romper una vida por el hecho de que no encaje dentro de un prototipo. S? que acaba de nacer lo que seguramente ser? lo m?s grande que nos haya sucedido.

Tal vez sea un regalo para otros mal envuelto, que no es llamativo a primera vista, pero estoy convencido de que cuando destape este regalo me encontrar? que lo que hay dentro es maravilloso, algo bello que no lo cambiar?a por nada del mundo. Bienvenida Teresa, tal vez algunos no sepan apreciar tu belleza, no les hagas caso, simplemente son superficiales y s?lo se fijan en el envoltorio. S?lo podr?n apreciar tu belleza aquellos que se detengan y miren lo que hay dentro de ti, el regalo que escondes.


Luis L?pez Mart?nez / Getafe (Madrid)
www.laraz?n.es



Aborto

Tags: SD niños down

Comentarios
Publicado por melque
S?bado, 23 de febrero de 2008 | 15:47
El texto dice verdades como pu?os. Cuando se decide tener un hijo es con los ojos cerrados y el corazon abierto. Expectante, deseando que venga el hijo so?ado, Pero siempre es un hijo, venga como venga lo que ha venido. Enhorabuena Teresa por tu padre.