Domingo, 03 de febrero de 2008



POR M. J. P?REZ-BARCO. MADRID.

ABC

Pocas leyes de nuestro ordenamiento jur?dico han suscitado tanta convulsi?n en la sociedad espa?ola como en su momento se vivi? la despenalizaci?n del aborto. M?s all? de los apasionados debates que se desarrollaron en las salas y pasillos del Congreso de los Diputados y del Senado, la pol?mica calde? la calle durante meses con multitudinarias manifestaciones de quienes se decantaban tanto a favor como en contra de la reforma.

Han pasado veinticinco a?os desde que la despenalizaci?n del aborto ech? a andar y el debate no est? cerrado, si cabe se ha reactivado con gran fuerza, sobre todo a ra?z de los procesos judiciales abiertos recientemente contra algunas cl?nicas privadas de Madrid y Barcelona a las que se acusa de pr?cticas abortivas ilegales.

Un d?a como ayer, el mi?rcoles 2 de febrero de 1983, el Consejo de Ministros aprob? por primera vez en Espa?a una iniciativa legislativa in?dita para una joven democracia que ya hab?a vivido meses atr?s un gran giro pol?tico cuando el PSOE consigui? la mayor?a absoluta. Aquel d?a, la despenalizaci?n del aborto se puso en marcha.

Constituci?n de la Ponencia

El PSOE propuso la despenalizaci?n del aborto en su programa electoral. Un mandato que ?impuls? Fernando Ledesma, entonces ministro de Justicia?, como recuerda Carlos L?pez Ria?o, uno de los diputados socialistas que vivi? en primera persona el tr?mite parlamentario de la reforma.

?l junto a sus compa?eros de partido Mar?a Dolores Pelayo y Vicente Antonio Sotillo formaron parte de la Ponencia, que se constituy? dentro de la Comisi?n de Justicia del Congreso y que redact? el informe sobre la despenalizaci?n del aborto, que despu?s se votar?a en las C?maras.

Junto a ellos -adem?s de representantes de Iniciativa Catalana, PNV e CiU- se encontraban dos oponentes de excepci?n: Jos? Mar?a Ruiz-Gallard?n -padre del actual alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallard?n- y Antonio Pillado Montero, que enarbolaban la bandera del Grupo Parlamentario Popular, por entonces una coalici?n de la que formaba parte la antigua Alianza Popular y que hab?a obtenido 107 representantes en los comicios.

Se trataba de reformar el art?culo 417 (bis) del antiguo C?digo Penal regulando tres supuestos en los que el aborto no se considerar?a delito: cuando sea ?necesario para evitar un grave peligro para la vida de la embarazada?, cuando sea consecuencia de una violaci?n (hasta las 12 semanas) o cuando sea ?probable? que el feto nazca ?con graves taras f?sicas o ps?quicas? (hasta las 22 semanas). Faltaba por concretar los informes m?dicos y psicol?gicos necesarios, que hoy se precisan para practicar la interrupci?n voluntaria del embarazo.

Grandes manifestaciones

Pero antes de que comenzara el tr?mite parlamentario, el debate ya estaba en la calle. ?Exist?a una gran inquietud social por ver c?mo se decid?a este asunto -explica L?pez Ria?o-. La mayor?a de la sociedad no era propicia a la despenalizaci?n?. Como prueba de aquella preocupaci?n la Comisi?n Nacional de Defensa de la Vida congreg? en Madrid, en marzo de aquel a?o, a cerca de un mill?n de personas contra del aborto. En octubre, volvi? a repetirse, como id?ntico ?xito de asistencia, la marcha.

Mientras, en la Comisi?n de Justicia y por la v?a de urgencia, los diputados defend?an sus posturas en ?apasionados y duros debates desde el punto de vista jur?dico y moral?, recuerda el ex diputado popular Antonio Pillado. Su partido se mostr? en contra de la despenalizaci?n desde el primer momento. De hecho, interpuso una enmienda a la totalidad que fue rechazada y, despu?s, una serie de enmiendas al articulado que no prosperaron.

Y es que la mayor?a absoluta de los socialistas hac?a inviable otro resultado que la aprobaci?n del proyecto salido de la mesa del Consejo de Ministros presidido por Felipe Gonz?lez. Las decisiones estaban ya tomadas. A?n as?, Ria?o no olvida ?las duras negociaciones. Ruiz-Gallard?n era un parlamentario excepcional?. Como tampoco lo hace Mar?a Dolores Pelayo, su compa?era: ?Se discut?an ideas con much?simo respeto y siempre en un tono intelectual de altura?.

En el pleno, el ?enganch?n? fue con Santiago Carrillo, del PCE. ?Defend?a el cuarto supuesto econ?mico, porque lo consider? un derecho de las trabajadoras con menos recursos. Sin embargo, no era el momento hist?rico -explica Ria?o-. Hab?a circunstancias en el Estado espa?ol que no permit?an ir m?s lejos?.

El Gobierno socialista consigui? su objetivo y la despenalizaci?n del aborto sali? de las C?maras tal cual hab?a sido la propuesta inicial. En el ?ltimo pleno hubo alg?n que otro desmarque. ?Algunos diputados del Grupo Socialista votaron en conciencia. Hubo compa?eros que no asistieron a la votaci?n -recuerda L?pez Ria?o-. En cierto modo, los partidos dieron libertad?. CiU tambi?n se sum?.

Pero s?lo dos d?as despu?s de que el Senado aprobase definitivamente la reforma (30 de noviembre), Ruiz-Gallard?n, junto a 54 diputados, interpuso un recurso de inconstitucionalidad. La despenalizaci?n del aborto se paraliz? en espera de una respuesta del Tribunal Constitucional (TC), que tard? dos a?os en pronunciarse.

En su famosa sentencia de abril de 1985 el TC declar? ?disconforme con la Constituci?n? la reforma que se hab?a emprendido. Con el fallo en mano, el Gobierno reformul? el proyecto que entr? en vigor en julio de aquel mismo a?o como lo conocemos hoy d?a.







Aborto
Publicado por Galsuinda @ 17:34  | Para pensar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios