S?bado, 29 de marzo de 2008


Las familias que educan a sus hijos en casa piden que se legalice esta alternativa del aprendizaje.

G. Sánchez de la Nieta




En España hay cerca de 2.000 familias que han optado por esta sistema de educación casera.

La escolarización es un deber y un derecho irrenunciable que debe protegerse sancionando a los padres que la obstaculizan. Con esta idea, el juzgado de instrucción número 4 de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) imputó hace una semana a los padres de un niño de 11 años por un delito de abandono de familia por no escolarizar al menor y optar por la enseñanza que le proporciona un profesor en casa. Los progenitores se enfrentan a penas de hasta tres años de prisión. La Junta de Andalucía, por la vía administrativa, podría determinar que el niño sufre desamparo al retirarles la tutela.

Padres combatientes con el sistema educativo. La clase donde aprenden los hijos Branson-Sánchez es el cuarto de estar de su casa. El patio es el pasillo, los profesores, sus padres. Niños que crecen de forma distinta, con jornadas más anárquicas, sin la tensión por los exámenes aunque con un ritmo que marca de forma rigurosa las treas. "Mis hijos saben las mismas materias que sus compañeros y además, dominan varios idiomas", explica Ketty, la madre-profesora.

 

Sorina Opream, presidenta de la Asociación para la Libre Educación (ALE), defiende a estos padres que “escogieron esta alternativa porque su hijo necesitaba otro ritmo de aprendizaje. No es cierto que haya abandono familiar. Todo lo contrario. Hay un gran interés en proteger al niño”. 

Es la primera vez que un caso como éste llega a los juzgados. Otro reciente, el de unos padres de Irún que educaban a sus cuatro hijos en el hogar, acabó en la Fiscalía de Menores, que decidió ponerlo en manos de la Consejería de Educación. La madre de esta familia, Ketty Sánchez, desmonta todos los tópicos en torno a los riesgos que conlleva tener el cole en casa. “Ni tengo unos hijos insociables ni tienen menos nivel de conocimiento que otros compañeros de su edad”. Todo lo contrario, sostiene. “Saben todas las materias que corresponden a su curso, dominan varios idiomas y además casi todos ellos saben tocar dos instrumentos”.

Aunque en España es un fenómeno incipiente, este sistema tiene cerca de 2.000 seguidores que prefieren no llevar a sus hijos al colegio. Muchos padres se afilian a grupos como la Asociación para la Libre Educación (ALE), que lleva años tratando de avanzar en la legalización de esta alternativa. Motivos para escoger esta opción son muchos y muy variados: desde la defensa de la identidad cultural —el típico caso de los Amish en EEUU— hasta la minusvalía física, pasando por familias obligadas a cambiar continuamente de domicilio. 

Valentín Martínez-Otero, psicólogo y pedagogo, explica que con este modelo “lo que se gana en el ámbito del conocimiento se pierde en el plano social”, explica. “Es indudable que el alumno que se educa en casa está más aislado. Además, es difícil que unos padres dominen todas las materias que debe aprender un niño”, añade. Sin embargo, “mientras persistan problemas como la violencia o el fracaso escolar, no sorprende que algunos padres se organicen para educar en casa”.
 Amable Cima, psicólogo, también insiste en la importancia del factor socializador. “Es difícil alcanzar una formación integral sin la convivencia con otros compañeros




Aborto

Tags: educacion, libertad de enseñanza, Ketty, ALE

Publicado por Galsuinda @ 10:00  | Educaci?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios