Domingo, 06 de abril de 2008


por José Mª Contreras Luzón

www.jmcontreras.es


Cuanto más queramos probar que las cosas van a funcionar, más nos obsesionamos en que pueden fracasar, y al final... fracasan, al menos en la mayoría de los casos.

Hoy por hoy hay estudios que demuestran que las parejas que han probado si podían vivir juntos se separan más que las que no han probado. Esto hace pensar que, aparte de otros problemas que pueda haber, se ha mirado con lupa la posibilidad del fracaso. Están pendientes de que pueden fracasar; toda discrepancia se ve como un principio de lo que intentan demostrar mediante su experimento. Y al final llegan a la conclusión de que, efectivamente, no eran el uno para el otro. ¡Y a lo mejor lo eran!

Yo creo que el camino no va por ahí, quizá pueda ir por tener una respuesta clara por parte de los dos a la pregunta: ¿quiero comprometerme? Obviamente sabiendo de antemano que comprometerse es ¡quemar las naves!, es decir, ¡no hay camino de vuelta!

(...)

En una charla-coloquio que tuve en Londres una mujer me preguntó de repente, con fuerza, yo diría que con excesivo interés:

-Estoy saliendo con chicos desde joven, tengo cuarenta años y una hija, pero ¿cómo hacer que un hombre se comprometa? Porque nunca he conse­guido un verdadero compromiso.

La pregunta me cogió por sorpresa y se la de­volví:

-¿Qué me diría usted?

-Pues no teniendo relaciones sexuales con él hasta que no se haya comprometido, pero con pa­peles.

Me quedé pensando, le di las gracias por la opi­nión y pensé que el hombre, cuando consigue su objetivo, si no hay compromiso, se pone a mirar para otro lado. (...)


LE HE ENSEÑADO YO


«Empezamos a salir, me gustaba, era un chico alegre, sin tabúes. Nos lo pasábamos bien. Nos hicimos novios. Estaba deseando llegar a casa para llamarle (le había dejado media hora antes). Parece que la conversación con él siempre era nueva, tenía algo de colorido no descubierto. Fue un año fenomenal. Llevábamos saliendo un año largo cuando alguien me preguntó:

»-Pero ¿tú te acuestas con tu novio?

Yo no le contesté.

»-Se te va a aburrir -me espetó.

»Este comentario me trajo confusión. Por una parte pensaba que si se aburría, quería decir que no me quería de verdad. Debía esperar a casarnos. En cambio, por otra parte pensaba que era una niña tonta, porque eso lo hacía todo el mundo. Pero mi interior me decía que no, que no debía hacerlo. Por otra parte tenía la curiosidad de saber hasta dónde le gustaba, de ver si realmente le gustaba, quería verle emocionarse conmigo.

»Llegó una ocasión en que fuimos varias parejas al chalet de los padres de uno de ellos.

»-¿Quieres que durmamos en la misma habitación? -me preguntó.

»Yo podía haber dicho que no. No habría pasado nada. Pero dije que sí.

»Al llegar al lugar, todas las demás parejas durmieron en habitaciones separadas. Nosotros no. Nos defendimos, apelando a la modernidad. A partir de ese momento las cosas fueron iguales, pero no. Ya no eran como antes. Reíamos más, pero sonreíamos menos. Las relaciones se hicieron habituales. No quería hacerle ver que algo se había roto. Algo valioso. Era lo normal. Nos queríamos. Pero no era igual. Los fines de semana en que no podíamos tener relaciones perdían interés. Alguna vez incluso creí ver que me decía: estás en mis manos.

»Las cosas siguieron, nos casamos, me quedé embarazada de mi hija. Cuando llevaba ocho meses de embarazo un amigo me dijo:

»-Tu marido te la está pegando con fulanita.

»Repentinamente, como una corriente eléctrica, me vino a la cabeza:

"Yo le enseñé a infringir las reglas conmigo, ahora las está infringiendo contra mí".»

Ésta fue la conversación que tuvimos con una amiga cuando vino a decirnos que se había separado.

-¿Qué os parece? -nos preguntó.

-Cuéntaselo a tu hija cuando tenga edad de entenderlo -le comentamos.

Textos tomados del libro de Contreras Luzón, José Mª, "Pequeños secretos de la vida en común", Planeta (3ª ed.), Barcelona, 2000, pp.21-26. e-mail del autor: jcl01m arroba nacom.es


Aborto
Publicado por Galsuinda @ 22:18  | Dignidad humana
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios