Viernes, 20 de junio de 2008
.
 
El 17 de abril del 2008, la “Federación Ecuatoriana de Sociedades de Ginecología y Obstetricia” (FESGO), llevó a cabo el taller “Prevención del Aborto”, en la ciudad de Guayaquil. A continuación presentamos, en forma resumida, las 15 conclusiones provida que los integrantes de la FESGO establecieron como conclusión del encuentro:
 
1. La vida humana es inviolable desde la concepción.
 
2. El aborto es un acto delictivo, como lo establece el Código Penal Ecuatoriano en el Capítulo 6, artículos 441 al 446.
            
3. La vida comienza en la concepción. Ésta no es una verdad religiosa, sino científica.
4. El embrión humano no es parte del cuerpo de la madre. Por lo tanto, no entra dentro de la afirmación de que “la mujer puede hacer con su cuerpo lo que quiera”.
            
5. La persona humana es inviolable en todas las etapas de su desarrollo: cigoto, mórula, blastocisto, embrión, feto, neonato, infante, adolescente, joven, adulto, anciano o enfermo en estado terminal.
            
6. No se puede prevenir el “aborto inseguro” (clandestino) implementando el “aborto seguro” (médico), porque el fin jamás justifica los medios.
 
7. Cuando un ginecólogo no sepa qué hacer ante el problema de una embarazada, lo que sí debe saber con toda seguridad es qué NO hacer: matar directamente a su hijo.
            
8. La forma más eficaz de prevenir el aborto es la educación moral en la infancia, adolescencia y juventud.
            
9. La embarazada tiene derecho al apoyo del padre del niño, de su familia, de la sociedad, de su empleador, de los médicos y de las instituciones religiosas.
            
10. La segunda víctima del aborto es la madre que aborta, por el terrible síndrome postaborto que se presenta.
            
11. En el caso de violación se debe castigar al violador; no al niño inocente. Eliminar el fruto de la violación no elimina el trauma de la violación, sino que añade un nuevo trauma: el síndrome postaborto.
            
12. El término aborto “terapéutico” es contradictorio, pues “terapia” significa curar, que es opuesto a matar. No se puede suprimir directamente al niño para salvar a la madre: el médico nunca mata.
            
13. En el caso de conflicto entre la vida de la madre y del hijo, es ética la intervención quirúrgica en la cual, tratando de salvar a ambos, se tolere con disgusto como consecuencia inevitable la muerte de la otra vida.
            
14. En el caso de violación de una mujer discapacitada mentalmente, la solución será cuidarla durante su embarazo, para luego dar al niño en adopción.
 
15. Estas conclusiones, dada la calidad científica y moral de la FESGO, deben servir de referencia al poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Constituyente del Ecuador.
 
VHI agradece a Amparo Medina, Coordinadora de la Fundación Acción Provida, organización que está afiliada a VHI, el envío de esta información.


Adopción Espiritual Aborto

Comentarios