S?bado, 21 de junio de 2008

?

Un m?dico brasile?o relata su dolorosa e intensa experiencia de conversi?n.

Gaceta.es?

R?o de Janeiro. En un testimonio a la emisora?de radio?'Rainha da Paz', un m?dico brasile?o que efectu? durante a?os el aborto relat? su dolorosa e intensa experiencia de conversi?n, iniciada despu?s de la muerte de su hija.

El m?dico coment? que es el ?nico hijo hombre de una familia humildedel interior de Minas, y que "con sacrificio y uni?n" fue el ?nico quetuvo la oportunidad de estudiar, "pues mis hermanas no terminaron laense?anza secundaria".

"Mi madre era una simple costurera quetrabajaba hasta las madrugadas para ayudar a mi padre. Mi padre era unaguardia nocturno. Por eso se pueden imaginar el sacrificio que hicieronpara tener un hijo m?dico. Luego escog? la ginecolog?a y la obstetricia", afirm?.

"Entre las mayores dificultades enfrentadas como m?dico reci?n formado, choqu? con la realidad de lo que es mi profesi?n. En un largo tiempo los m?dicos se vuelven ricos, y yo quer?a m?s, quer?a enriquecerme y tener m?s dinero".

"Me enriquec? escondido tras la m?scara de la vitalidad"

"Fue as? como viol? el juramentoque hice cuando me formaba para dar la vida, para salvar la vida. Ayud?a muchos ni?os a venir al mundo, pero tambi?n a muchos de ellos no lespermit? nacer y me enriquec? escondido tras la m?scara de lavitalidad", agreg? el m?dico.

Sobre su vida abortista, el expertoexplic? que "puse un consultorio que en poco tiempo se convirti? en elm?s visitado de la regi?n. Y saben ?qu? es lo que hac?a?: abortos".

"Ycomo todos los que cometen el crimen, me dec?a a mi mismo que todas lasmujeres tienen el derecho de escoger y que era mejor que sean ayudadaspor un m?dico para no correr los riesgos de ir a una cl?nicaclandestina donde los ?ndices de muertes son alarmantes".

"Un ciego e inhumano oficio de medicina"

"Yfue as?, en un ciego e inhumano oficio de medicina, que constru? unafamilia con muchos bienes, muy rica y que nada le faltaba. Mis padresmurieron con la ilusi?n de que su hijo era un doctor bien logrado,exitoso".

"Cri? a mis hijas con el dinero manchado con la sangre de inocentes y fui el m?s despreciable de los humanos. Mis manos, que debieron ser bendecidas para la vida, trabajaron para la muerte", agreg?.

Su conversi?n

Entrando al tema de su conversi?n, el m?dico explic? emocionado que "s?lo par? cuando Dios en su sabidur?a infinita, rasg? mi conciencia e hizo sangrar a mi coraz?n con la misma sangre de todos los inocentes que no dej? nacer".

"Mi hija menor, Leticia, dej? de respirar por una infecci?n generalizada?despu?s de haberse sometido a un aborto.Ella, de 23 a?os de edad, sali? embarazada y busc? el mismo camino detantas otras que me fueron a buscar: el camino del aborto. Y s?lo supede esto cuando ya nada se pod?a hacer".

"Al lado del lecho demuerte de mi hija, vi las l?grimas de todos esos angelitos que yo mat?.Mientras ella esperaba la muerte, yo agonizaba junto a ella".

"Fueronseis d?as de sufrimiento para que en el s?ptimo d?a ella partiese haciael encuentro con su hijo, al cual un m?dico asesino le impidi? nacer",coment?.

"Cansado por las noches que pas? al lado de mi hija, yo so?? que andaba por un lugar absolutamente oscuro y muy h?medo,en el que quer?a respirar pero no pod?a, yo quer?a salirdesesperadamente pero fui envuelto por un lugar en donde el estruendome dejaba at?nito".

"Eran los llantos dolidos de los ni?os que enmi pensamiento, como si un rayo me cortase por la mitad, ve?a en mientendimiento: los llantos eran de dolor, eran los lamentos de los angelitos que yo no dej? nacer. Era la triste consecuencia de mis actos sin pensar, esos llantos que gritaban ?asesino!, ?asesino!", afirm? el m?dico.

"Asustadopara salir de aquel lugar, pas? mi mano por mi rostro para secar misudor y mis manos se mancharon de sangre! Aterrorizado grit? con todala fuerza que me quedaba un pedido de perd?n: ?Dios me perdone! S?lo as? logr? respirar nuevamentey me acord? de que era tiempo de acoger y valorar el ?ltimo respiro demi hija, que muri? por las consecuencias de la infecci?n que leproduzco el aborto. Yo s? eso a trav?s de mi sue?o", agreg?.

El experto coment? que "Dios me hizo entender que a partir del momento de la fecundaci?n del ?vulo existe vida, por lo que entend? que soy un asesino".

"Ahora, practico una medicina de verdad"

"Nos? si alg?n d?a Dios me va a perdonar, pero para restar mi culpa y midolor, vend? mi consultorio y todos los bienes que consegu? con lapr?ctica del aborto y con ese dinero, constru? una casa de amparo para madres solteras y me dedico hoy a atender y practicar ?una medicina de verdad!".

"Hoy soym?dico de los pobres, de los desamparados y desvalidos, y los ni?os quevienen al mundo a trav?s de mis manos son hijos que adoptopues s? que tengo una sola misi?n: traer la vida al mundo y darcondiciones para que los ni?os tengan un lugar feliz donde el padre esJes?s".

"Recen por m?, recen para que Dios tenga piedad de m? yme perdone, porque tengo la seguridad de que participar? del juiciofinal", concluy?.




Adopci?n EspiritualAborto


Tags: abortero convertido, testimonio, muerte por aborto

Comentarios