Lunes, 26 de enero de 2009
25-V, ENERO 2009. IN CRESCENDO

25 de enero. El primer día 25 de 2009 y el sexagésimo largo desde que se iniciaron estas veladas ante las clínicas abortivas; estamos en Barcelona, España, en la calle Viladomat. Somos cerca de 400 los que hemos acudido a la cita mensual. Aproximadamente el quíntuplo de lo que venía siendo habitual. Nuestra voz, mucho más potente y más segura ¿Cuál ha podido ser la causa de ese tirón tan espectacular? Mucho me temo que una vez más, Dios ha escrito derecho con unos renglones bien torcidos.
mano bebe
En la acera opuesta, por segunda vez, un grupo de fervorosos amantes del aborto, a juzgar por las consignas que coreaban, cada vez más nerviosos y excitados porque sus gritos, sus insultos y su alboroto no mellaban la entereza de los defensores de la vida humana. Ellos eran alrededor de 50, unos pocos más que la vez pasada, pertrechados esta vez con dos megáfonos que acercaban cuanto les era posible a nuestro grupo, con el fin de rompernos los nervios. Pero no, no lo consiguieron. La serenidad fue la tónica que presidió todo el acto. Nuestros jóvenes, muy numerosos, se contuvieron.

Ahí teníamos con toda probabilidad la escenificación de nuestra realidad social: una gran mayoría de gente sensata a la que el aborto no le parece una solución, sino un terrible problema, un cáncer social que actúa con infinita mayor virulencia contra la mujer. Y enfrente un pequeño número de vociferadores que teniendo a su favor todos los poderes (el poder legislativo, el poder mediático, el poder sanitario y el poder docente), hacen lo posible y lo imposible por ahogar la voz de los sentimientos y del sentido común de la mayoría.

Se respiraba la satisfacción de haber sido capaces de darle voz, una voz cada vez más potente, a esa inmensa mayoría silenciosa de ciudadanos enmudecidos por el asombro ante las doctrinas tan en boga, que le traen el aborto a la humanidad como el no va más del progreso. Los discursos, encendidos y aplaudidos. Hablaron el coordinador de HazteOir.org en Cataluña, Efrén Pablos, el presidente del foro de la Familia de Cataluña, Jorge Buxeras y una espontánea que leyó su Manifiesto contra el aborto con una contundencia argumental y con una fuerza oratoria electrizantes. Tras el Manifiesto, como coletilla, nos pasó una información reveladora: los mismos que han legislado sobre todas las formas permitidas de matar el feto para poder abortarlo (el envenenamiento mediante solución salina, especialmente largo y doloroso), que no merecen otro calificativo que el de tortura, esos mismos legisladores han prohibido por razones éticas que se haga la desratización mediante cepos, porque en el cepo las ratas se estresan y sufren.

La oración, emocionante. Se rezó el rosario como siempre, pero esta vez con mucha más fuerza: el alboroto de los abortistas nos arrancó del alma una oración declamada con voz potente, casi un cántico. Y para terminar, el canto de la Salve Regina. Su última plegaria, et Jesum benedictum fructum ventris tui, nobis post hoc exilium ostende, oh clemens, oh pia, oh dulcis Virgo María. En eso andamos, en poder decirle a toda madre, “Muéstranos el fruto bendito de tu vientre”.

Nos disolvimos con la honda satisfacción de haber conquistado la libertad de manifestarnos en plena calle como cristianos y como defensores de la vida, cuando tan mal se toleran desde el poder una cosa y otra.

Mariano Arnal


Adopción Espiritual Aborto

Tags: velada en barcelona, mariano arnal, HazteOir.org

Publicado por Galsuinda @ 22:03  | defendiendo la vida
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios